“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



martes, 22 de junio de 2010

Pasion a Segunda Vista, Capitulo 8: Forjando la Absolución








Pasión a Segunda Vista


Capitulo 8:



Forjando la Absolución





POV Edward:




- Buenos Días Joven Edward- me dijo Teresa la ama de llaves de mi casa

- Buenos días- dije en un susurro- se ha levanto alguien

- No joven sus padres y hermanos duermen

- Muy bien entonces tu no me has visto- le hice un guiño y me fui corriendo a mi habitación



Camine por los aun oscuros pasillos de mi casa, llegue a mi habitación y cerré suavemente mi puerta, la ventaja de mi cuarto es que quedaba muy alejado de todos los demás, estaba en la otra ala de la casa, me acerque a mi cama y mi cuerpo colisiono sobre ella, estaba recostado observando el techo, no se cuanto rato me quede así, pero podría haber estado horas de horas. Un sin fin de imágenes se agolpaban en mi mente y eran una dulce caricia para mi memoria, como podía tener tanta suerte… o ser tan bendecido, de verdad dios a de quererme mucho… haber podido disfrutar de Bella era un premio, una bendición, ella me quería… no se hasta que punto pero sabia que algo había, lo que paso hoy fue maravilloso, único algo que permanecerá en mi mente y en mi corazón…



Trate de recobrar la conciencia y me metí al baño, una ducha de agua caliente era precisamente lo que necesitaba, el agua relajo mis músculos y me dejo listo para dormir un poco, necesitaba recobrar fuerzas, estaba por recostarme cuando una suave mano toco la puerta de mi recamara, reconocería ese golpe en cualquier parte… Alice



-Pasa Alice…- abrió la puerta y su cabeza se apareció, su semblante era preocupado pero sus ojos me decían que no había podido dormir en toda la noche, ya me imaginaba lo que quería hablarme- que pasa?- pregunte de manera fría, no nos hablábamos desde que paso lo de la pelea con Jasper, no sabia que pasaba por la cabeza de mi hermana, pero estaba a punto de averiguarlo.

-Edward necesitamos hablar…- dijo con ojos de suplica, avanzo unos cuantos pasos y se sentó en mi cama

- de que Alice- le respondí mirando por los ventanales

-Edward quiero que hablemos de Jasper… y de Bella- me gire de inmediato y ella tenia los ojos llorosos, estos estaban desbordándose… amenazaban con renvalsarse en cualquier minuto…

- que pasa con ella?-

-sabes… desde que sucedió todo el incidente del estacionamiento he pensado mucho las cosas… acepto todo lo que hicimos con Bella… y también acepto mi castigo…

-Alice… Bella no es la que nos esta castigando… es la vida, la vida que nos enseña a aprender de todas las atrocidades que hicimos cuando chiquillos, de verdad es terrible pensar cuanto sufrimiento causamos por ser unos malditos imbeciles e inmaduros… y no solamente a Bella

-lo se Edward… y no sabes cuanto me pesa cada día mas todo ese pecado, de solo pensarlo mi mente se pone negra de tanto dolor. Pero e aprendido de mis enormes errores, lo que le pasa a Jasper no se porque será, el siempre fue así de “mujeriego” pero conmigo se había sosegado…

-pero sabíamos que existía la posibilidad de que lo volviera a hacer, es como una adicción, Alice… yo no tengo porque entrometerme pero no esta bien que le aguantes ese tipo de cosas a Jasper, de verdad me molesta que este mirando a otras mujeres teniéndote a ti…

-Te molesta que desee a Bella… verdad?- su pregunta me dejo con la guardia baja. Me gire y la mire directamente a los ojos…

-Si Alice… me enfurece que pueda hacerle daño… no dejare que nadie le haga daño

-te enamoraste de ella verdad?... pero cuando estábamos en el colegio-

-si… como un estupido, jamás me pude perdonar lo que le hicimos ese ha sido el karma de todos estos años, dañe hasta mas no poder a la mujer que amaba

-sabes que en este momento llega a tanto mi arrepentimiento que mataría o daría lo que fuera por volver el tiempo atrás y parar todas esas atrocidades, somos unos monstruos-

-si lo se… pero podemos enmendar en algo nuestro error, yo se que Bella jamás nos podrá perdonar pero por eso no dejare que nadie mas la dañe, esa será mi forma de pagar en algo todo el dolor, cuidare de ella siempre que pueda.

-te admiro sabes… yo no se como pedirle perdón, no sabría que hacer para alivianar mi culpa y su dolor

-porque no empiezas por sincerarte con ella, hablarle… tratar de explicar lo que sientes… eso seria un comienzo

-no es tan fácil edward, que quieres que le diga “OH Bella lo siento mucho fui una imbecil hace 3 años…. Pero ya paso verdad me perdonas?”… seria un milagro pero no…

-Alice… Bella es una mujer de armas tomar, pero aun así con todo lo que le hicimos aun tiene un enorme corazón, has escuchado como habla la gente de ella en el campus

-si…- sonrió- ella es un ángel Edward

-lo es- también sonreí- ella ayuda a todo el mundo, es maravillosa

-eso demuestra lo valiosa que es… pero el ser tan hermosa no le da la suficiente fuerza como para perdonarnos, se que jamás lo lograre

-pero no importa Alice… por lo menos lo intentaste, mira yo quedo feliz con eso, estas arrepentida y eso se nota, con eso soy mas que feliz

-gracias Edward- ella me dedico una mirada muy tierna y nos abrazamos, pase mis manos por su espalda y la acaricie para darle un poco de ánimos

-vamos Alice… si somos valientes para hacer daño… también debemos serlo para pedir perdón- ella asintió y seguimos platicando mucho rato mas… creo que hoy no iría a clases.



Cuando Alice se fue me acosté y mis ojos se cerraron involuntariamente, mi mente me llevo hacia Bella, todos los recuerdos de la noche anterior vinieron a mi cabeza, ella era mi mujer… mi Primera Mujer y como era feliz porque había sido Bella, jamás me arrepentiría. Desperté después de muchas horas, eran casi las 4 de la tarde, mis hermanos todavía no llegaban de la universidad, después tendría que llamar a Lawrence para pedir los apuntes de las clases, me senté en el sillón que estaba en mi recamara, involuntariamente el rostro de Bella apareció en mis pensamientos, esta fuerza arrebatadora con la que se hacia presente me indicaba que cada vez la amaba mas… el día paso lento, Alice me dijo que no había visto a Bella en el campus, así que por ende ella tampoco fue, tenia enormes deseos de llamarla pero temía causarle algún problema, ya la vería mañana




La noche fue aun mas tediosa, las horas no pasaban nunca, trate de dormir por todos los medios pero el sueño me abandono, después de muchas horas pensando solo en Bella me dormí con su hermoso rostro en mi mente, sin duda serian unos felices sueños.

-Edward cariño levantarte!- grito mi mama del otro lado de la puerta, levante mi cabeza y pude distinguir que ya era de día, mis ojos se abrieron de par en par al sentir que cada vez estaba mas cerca el poder ver a Bella, me levante con mas entusiasmo que de costumbre y me fui a toda velocidad al campus. Al llegar estaba vació, parecía una ciudad fantasma, me estacione en el lugar de siempre y pude ver el convertible negro de Bella, mi corazón casi exploto en felicidad al verla todavía sentada en el asiento del conductor, trate de esconder un poco mi ansiedad y me baje a saludar.

-Hola Bella- le salude cuando llegue a su lado, ella levanto su cabeza y me dio una pequeña sonrisa, se bajo de su auto y se apoyo en la puerta, sus brazos se cruzaron en su pecho y sus ojos penetraron los míos

-Buenos días Edward- dijo con un suave hilo de voz- como estas?

-yo.. De maravilla- dije dejando ver mi entusiasmo, ella lanzo una risita y negó con su cabeza

-Edward yo…- sus ojos cambiaron a incertidumbre, sabia lo que me iba a decir así que debía de aclarar las cosas de inmediato

-Bella espera un momento, antes de que me digas cualquier cosa déjame decirte algo yo primero… yo no te presionare, no le diré a nadie lo que paso, si tu no quieres hablarme yo no te obligare, quiero que sepas Bella que ante todo yo te amo… y aunque no te me quieras acercar ese sentimiento no cambiara…- su mirada cambio radicalmente, no sabia que significaba sus ojos brillaban y sus mirada fue mas intensa…- se que no tengo derecho a nada pero quiero que aunque sea medites lo que te dije la otra noche, Bella… yo quiero estar contigo, no es necesario que sea algo oficial yo no te pediré que termines con Jake, seria muy desconsiderado de mi parte pedirte que fueras mi novia después de todo lo que paso… pero quiero protegerte, no puedo dejarte sola, eso no me lo pidas por favor

-mira… tienes razón yo no terminare con Jake, el es bueno y me ama por sobre todas las cosas…- mi pecho se apretó Jake la había engañado y ella ni lo sabia… además yo también la amaba por encima de todo- pero no puedo ser tan mentirosa y negarme a lo que paso… yo no se lo que siento por ti Edward pero si te puedo decir que existe un sentimiento el problema es que no se si es malo o bueno… debes darme tiempo para poder averiguarlo.

-Tendrás todo lo que tu quieras Bella... te esperaría hasta el final de mis días- nuestras sonrisa de dispararon por una extraña razón me sentía bien…. Muy bien, las llantas de un coche sonaron en el pavimento me gire y Alice se estaba estacionando al lado del volvo, se bajo de su Porsche amarillo pero venia sola, nos miro y camino hacia donde estábamos, el cuerpo de Bella se tenso de inmediato

-Dile que se vaya- susurro entre dientes, mire su rostro y estaba crispado solo con su presencia

-Bella- me puse entre Alice y su vista- ella quiere hablar contigo escúchala

-yo no tengo nada que escucharla- dijo apartándome y encaminándose hacia el campus

-Bella!- le grite- Bella no te vayas

Su paso se acelero, pero sabia que Alice no se iba a quedar con eso, cuando menos lo pensé ella iba detrás de Bella siguiéndola, seria mejor que observara de cerca…




POV Bella:





Que barajo tenia que hablar conmigo Alice Cullen!


Que se vaya al demonio…




Mi paso era rápido, ni siquiera quería darme vuelta para encontrarme con esa pálida cara siguiéndome, cuando llegue a la sala un brazo me giro violentamente y me metió hacia dentro, mi cuerpo se tenso nuevamente, Alice me tenia en una sala y estaba cerrando las puertas para dejarnos adentro.



-Abre Alice… yo no tengo que hablar nada contigo

-Bella tal vez tu no pero yo si tengo cosas que decirte

-ABRE LAS MALDITAS PUERTAS!- pegue un grito que se podría haber escuchado hasta el otro lado del campus

-No Bella… esto tiene que parar y ahora… debemos hablar

- yo no tengo nada que escucharte, ni siquiera tenemos tema de conversación

-lo se, pero hay algo que debo decirte, necesito que me escuches

-No Alice- avance a las puertas y ella se puso enfrente para evitarme el paso…

-Bella quiero hablar contigo de lo que paso hace años

-y que tienes que decirme… que fue un error, que no querías hacer, que tu y tus hermanos están arrepentidos… no me interesas sus excusas

-Tal vez ellos no… pero yo si… yo estoy arrepentida de todo Bella, por ser mala contigo estoy pagando muy caro todo lo que hice.

-debería sentirme mal?- pregón te ironizando

-no claro que no… yo he madurado Bella y a pesar de haberlo hecho por las malas se que estoy mejor que antes, e cambiado…

-entonces debo dar gracias al cielo porque ya no seré tu victima?-

-nuestro mal no fue solamente a ti, fueron muchos los que cayeron en nuestro juego para agrandar nuestro Ego, es un pecado, el peor de todos pero “el cielo es de los que se arrepienten verdad”, yo ya le pedí perdón a dios… ahora solo espero que tu puedas perdonarme- un silencio se apodero del lugar

-no Alice… pasara mucho tiempo antes de que yo te perdone

-no pido que sea de inmediato pero por lo menos que lo tenga presente, además no quiero que ese maldito Odio y resentimiento sea el impedimento para que estés con Edward- mis mejillas ardieron al instante- porque yo se que el te ama, no sabría decirlo de ti, pero el esta muy enamorado y se le nota…- comencé a caminar nuevamente sus manos me detuvieron al instante

-Bella…sabes yo se lo que esta haciendo Jasper, cuando el llego a nuestra casa después del accidente de sus padres el era el chico perfecto yo me enamore de el en el instante, pero al pasar los años el se fue conviviendo en un hombre mujeriego y vividor de la vida, el siempre fue alegre y le encantaba ir a fiestas, hasta consumía drogas, pero cuando nos pusimos de novios trate de erradicar todas esas cosas que le hacían daño, lo que mas me costo fue que nunca me engañara, llevamos de novios casi 5 años y confió en que el jamás me ha traicionado, se lo que el quiere Bella, el te desea… como no… si eres tan hermosa- sus labios mostraron una sonrisa sincera, me dio una opresión en el corazón y sentí… Pena…- pero no te preocupes que yo no te culpo, tu no tienes nada que ver con esto, el siempre ha “Admirado” la Belleza femenina y no se toma las molestias de ser discreto- además de un patán era un mujeriego, a pesar de todo me daba pena su situación, lo amaba y era tan entupida para aguantarlo, sentí un deseo de perdonarla, su vida era una miseria, seria engañada toda la vida y estaba dispuesta a asumirlo, lo sentía pero no se lo diría, debía de ganárselo, al igual que su hermano.

-mira Alice… de verdad algún día volveremos a tener esta conversación y podré darte una respuesta pero por ahora… déjame ir- ya era sufriente con todo lo que había escuchado

-esta bien Bella- se aparto de las puertas- ojala algún día me perdones… rogare para que sea así…- otra sonrisa salio de sus labios y fue la gota que renvalso el vaso… se veía tan sincera!, mi estomago se revolvió y solo quise correr.




Salí de la sala y me encontré inmediatamente con los orbes de Edward, estos me miraban atentos, no fui capaz de mirarlo mucho tiempo y me aleje de donde estaban, no quería saber nada, todo esto era muy repentino… solo quería estar en paz… camine o mas bien corrí hacia un lugar apartado, llegue hasta la parte trasera del campus en donde había un pequeño parque, me senté en una de las bancas y deje escapar un enorme suspiro. Las palabras de Alice azotaban en mi cabeza, como podía ser que ella después de haberme hecho tanto daño viniera a pedir perdón, y lo peor de todo es que yo si quería perdonarla, pero no se la soltaría tan fácil.



-Bella- me gire de inmediato al reconocer la voz, Era mi novio… Jake, su rostro estaba, extraño- Que haces aquí

-e venido a clases- respondí con una sonrisa

-pero ayer no viniste, te llame, fui a tu casa y no saliste, estaba preocupado, QUE DEMONIOS PASO EN LA CITA CON EL IMBECIL DE CULLEN?- pregunto en un grito y con el tono de completa molestia, me pare tranquilamente y lo mire fijo, odiaba cuando su carácter se extralimitaba conmigo

-Mira Jake… tu me dijiste que confiabas en mi, cierto?, si anoche no te llame fue porque nada malo paso y si no Salí cuando fuiste por mi es porque me sentía mal, sabes muy bien que el trasnoche corta el cuerpo de cualquiera… no veas cosas donde no las hay- MALDICION!!! Como podía ser tan descarada el era el novio perfecto y yo lo había engañado no tenia perdón…

-si Bella… lo lamento- agacho su cabeza y puso su frente en mis hombros, pase mis brazos por su espalda y acaricie su cabello- perdóname mi amor- dijo en un susurro contra mi piel

-claro que si- le dije sacando mi faceta cínica… demonios

Mire hacia el horizonte y la figura de Edward apareció como arte de magia, pero era solo una ilusión, como podía pensar en Edward estando con Jake, yo sabia que con el ya no era lo mismo, pero iba a ser tan descarada para pretender tenerlos a los dos… no podía permitirme eso.

-haz estado rara mi amor, te sientes bien?

-si no te preocupes, debe ser algún malestar, sabes cuanto detesto el día después de salir- mentí descaradamente, apreté mi agarre en su espalda, estoy debía parar y pronto, si no seria una bola de nieve que algún día me impactaría.




Jake me acompaño a mis clases, el parecía no querer soltarse de mi, me llevaba a todos lados y casi no dejaba que hablara con nadie, sabia que era celoso pero no al extremo de encerrarme, cuando pasamos por fuera de la biblioteca una chica se nos acerco a saludar.

-Buenos días- dijo con una voz suave y femenina, mire su rostro y me sorprendí al ver casi los mismos rasgos indios que Jake, pero ella era una preciosidad, su piel oscura y su cabello negro azabache hacían una combinación perfecta.

-Buenos días- le respondí amablemente- soy Bella y tu quien eres- Jake estaba parado al lado mió pero su mirada estaba perdida y su cuerpo tenso

-Hola que gusto en conocerte, mi nombre es Leah Clearwater, soy de primer año de diseño, llegue hace muy poco a la universidad- sus ojos brillaban con una luz extraña, sus miradas estaban clavadas en mi

-OH que bien, como te decía yo soy Bella y el mi novio Jake- el cuerpo de Jake tomo una postura incomoda, lo mire extraña y de sus labios solo salio un “Hola”

-El gusto es mió chicos, bueno los veo mas tarde- la chica nos dio una sonrisa y se marcho

-Jake que pasa?- pregunte al verlo totalmente rígido ante la situación

-na… nada- dijo cerrando los ojos y desviando su mirada

-conoces a la chica?

-claro que no bella!- exclamo con mas entusiasmo que de costumbre- vamonos a clases y llegaremos tarde amor

-si claro vamos



Me dejo en la puerta de mi salón, me dio un fiero beso y se fue a sus clases, hoy tenia taller por lo tanto pasaría todo el día ocupado, en este momento me venia bien, deseaba pensar en todo lo que pasaba, la conversación con la hermana de edward me había dejado mal.



-Hola Bella- saludaron Ángela y Emily

-hola chicas- me deje caer en la silla y lance un sonoro suspiro

-porque tan cansada Bella- preguntaron divertidas- Jake nuevamente te abordo en estacionamiento- una sonrisa involuntaria se formo en mi rostro recordando que Edward me había detenido allí… “Tendrás todo lo que tu quieras Bella... te esperaría hasta el final de mis días” la frase sonaba con fuerza en mi mente, era posible que Edward Cullen me “amara” tanto como para esperarme siempre, esa posibilidad no estaba contemplada en mi cabeza, sencillamente no podía creerlo.

-no chicas, solo estoy cansada, estas semanas han sido muy estresantes y eso que solo comenzamos el año.

-Bella y como te fue en la “cita” con Edward Cullen- pregunto Ángela muy curiosa

-bien… solo fuimos a un club y charlamos toda la noche, nada del otro mundo- dije tratando de sonar convencida

-OH que bien, entonces no trato de lanzársete- mis ojos se abrieron como platos y el sonrojo fue inevitable

-claro que no! Y ni se les ocurra decir algo así delante de Jake, si no será capaz de matarme- ellas rieron ante mis palabras, no temía por mi… si no por Edward.

Las clases pasaron lentas, no volví a ver ni a Edward ni Alice en todo el día, Jasper y Rosalie me lanzaban miradas de repudio durante el almuerzo, el gorila de Emmett solo se preocupaba de comer, pero lo que me pareció extraño fue que ni Edward ni Alice estuvieran en el casino, algo tendría que haber pasado… ¿se estaban distanciando de sus hermanos?




En las materias de la tarde me toco con el imbecil de Jasper el profesor nos hizo realizar una composición de literatura Británica en grupos, levante las manos al cielo cuando el y yo quedamos separados, pero aun estando en dos partes diferentes del Salón sentía su mirada, varias veces se me quedo viendo, su lengua lamía sus labios y la expresión lasciva de su rostro me provoco nauseas, cuando las clases acabaron, trate de salir lo mas pronto del salón, pero no fui lo suficientemente rápida cuando iba en dirección a los estacionamientos acorte camino por unos edificios que no eran muy transitados, lamente de inmediato haberme ido por ahí, unos bruscos brazos me atraparon y golpearon contra una pared, mi cabeza rebotó en el concreto aturdiéndome por completo



-Hay Bella que difícil lo estas haciendo- su halito toco mi cara y sentí ganas de vomitarle encima, sus manos me presionaban con fuerza bestial sobre el concreto

-suéltame imbecil, SUELTAME!- mis manos se fueron a su cara y trate de enterrarle las uñas pero su agarre se hizo aun mas fuerte- dime que demonios quieres maldito infeliz

-es que a caso no ha quedado claro- dijo acercando su boca a mi piel- te quiero a ti cerdita- su lengua lamió mi cara y provocó que un grito se escapara de mi pecho

-suéltame por favor no me toques- gritaba a todo pulmón pero parecía que nadie me escuchaba, dios ayúdame… ayúdame

-ni siquiera lo pienses… no se que demonios le diste a mi hermano, pero debes ser la mejor de todas en la cama para tenerlo así de estupido por ti- sus manos comenzaron a recorrer mi cuerpo, los escalofríos y el dolor se esparcieron rápidamente por mi piel, su tacto era repulsivo.

-déjame… déjame… AYUDENME!- en un grito lleno de pánico comencé a pedir ayuda, no sabia que hacer mi cabeza estaba en blanco, el miedo se apodero de mi y me lleno por completo, pedí con todo mi corazón que alguien viniera, porque si nadie lo hacia, seria victima de su abuso… Jasper quería violarme

-JASPER NOO!- grito una voz femenina que hizo que girara su cabeza violentamente al ver de donde provenía, mis ojos siguieron el trayecto de su mirada… Alice estaba parada en el medio de los edificios con sus manos sobre su boca y una expresión de completo horror, a su lado estaba Edward… sus ojos ardían en ira, su expresión era de completa furia, lo vi avanzar a zancadas, Jasper me soltó de inmediato, caí al suelo llevándome mis manos a la cara, las lagrimas se dejaron caer como dos ríos desbocados, di las gracias a todo el que me pudiera escuchar en el cielo, afortunadamente me habían salvado de un maldito.

-TE VOY A MATAR IMBECIL, JAMAS VOLVERAS A TOCARLA- le grito edward mientras lo golpeaba en el rostro, sus golpes eran certeros, Jasper reacciono y comenzó a golpearlo también, los dos se enfrascaron en una pelea, unas manos tibias tocaron mis manos, levante mi rostro y vi los hinchados ojos de Alice mirándome, me tomo de los brazos y me saco de la escena de la pelea

-OH! Bella estas bien?- dijo con sus ojos desbordándose de lagrimas- Bella respóndeme- mi voz no salía sentía la garganta apretada, las lagrimas tampoco me dejaban hablar

-si… si… Edward…- lo único que podía pensar era en que el no manchara sus manos con la sangre de un imbecil, me pare con la ayuda de Alice y presencie el enfrentamiento, esta vez Jasper parecía igualar los golpes de Edward, un dolor incontrolable salio de mi corazón… no pude evitar detenerlos

-YA BASTA! EDWARD BASTA!- grite acercándome a ellos, ambos se miraron con repulsión y se alejaron el instinto protector de Edward salio a flote con toda su fuerza, sus brazos me pusieron de inmediato en su espalda, Alice paso por nuestro lado, su andar ya no era gracioso y feliz, como siempre lo había sido, parecía un anima arrastrado sus pies para llegar a su destino




-ERES UN MALDITO!- le grito en su cara, su mano viajo a toda velocidad a su ya golpeada mejilla, la cara de jasper era de un completo aturdimiento, no sabia que decirle, Alice lo miraba con desprecio pero la mirada de el era de… arrepentimiento?, no lo creo… el desgraciado estuvo a apunto de violarme, ahí no podía existir el arrepentimiento, sus rodillas colapsaron contra el suelo enfrente de Alice, se llevo las manos a su cara y susurro un “Perdóname Alice”- Ni siquiera lo pienses Jasper, yo no cargare con mas tus morbosidades, eres un maldito pervertido, pero esto se acabo no quiero verte nunca mas cerca mió, ALEJATE DE MI!- dijo con sus ojos explotando en lagrimas, sus puños estaban cerrados y su cuerpo temblaba por la ira contenida.

-Alice- decía en un susurro mientras le lanzaba miradas de arrepentimiento- no me hagas esto no me dejes, yo te amo

-y bien limpio es tu amor si haces estas cosas… eres un desgraciado, jamás te perdonare lo que acabas de hacer, si te vuelves a acercar a Bella te juro que yo misma te denuncio a la policía, no me va a temblar el corazón Jasper- dijo Alice muy segura de si misma

-tu no lo harías- la expresión de Jasper era de completa sorpresa

-claro que si… - termino con sus ojos penetrados en los de el, ambos se miraron por algunos segundos mas y Alice corto las miradas, me tomo de un brazo y Edward del otro, ambos me sacaron de esos edificios dejando a Jasper en el suelo y solo… porque de ahora en adelante estaría solo en este mundo.

Llegamos a los jardines y me sentaron en una de las bancas, mi cuerpo estaba adolorido por toda la presión que habían ejercido sus manos sobre mi piel, dos pares de ojos me miraron atentos, mi cabeza se apoyo sobre el hombro de Edward el solo me rodeo con sus brazos y me acogió en su regazo. Después de lo que pase no me importaba si alguien nos viera así… lo único que deseaba era sentir su calor, deposito suaves besos en mi cabeza y fue bajando hacia mi boca, junto nuestros labios y las lagrimas salieron como cascadas por mis ojos, no podía evitarlo el pánico ante la citación había explotado, cuando mis sollozos se fueron calmando era momento de explicar todo lo que paso



-lo siento mucho Alice- le dije con la mirada perdida en el suelo, la mire y ella estaba llorando

-Bella- llevo sus manos a su cara- como puedes ser tan buena, Jasper casi te viola y tu me pides perdón- se paro de la banca y se arrodillo ante mi con una expresión de pánico- Bella perdóname por favor, perdóname!- repitió las mismas palabras hasta que fui capaz de procesar la escena, ella se sentía culpable.

-no Alice… tu no eres la culpable, no te preocupes, por suerte esto no paso a mayores.

-me siento como la peor persona del mundo, como me preví esto, yo sabia que tarde o temprano jasper intentaría algo, pero fui tan ciega…

-tu lo amas Alice… contra eso no hay mal que te haga cambiar de opinión.

-pero ya no mas Bella- dijo con su rostro desfigurado por la pena y la vergüenza- ya no mas… me iré a casa, quiero llegar antes que el, debo hablar con mis padres

-bien Alice nos vemos más tarde- Edward beso su coronilla y ella me dedico una mirada de completa admiración.

-Adiós Bella- no pudo evitar que unas lagrimas se escaparan de sus ojos… sentía pena por ella, en realidad por todos, tarde o temprano la vida les estaba cobrando todo lo que habían hecho… pero no me sentía feliz.

-Edward yo…- dije pero el me puso sus dedos sobre mis labios

-antes que cualquier cosa, salgamos de aquí, no quiero que estés en el mismo lugar que esta ese imbecil




Me tomo de la mano y me llevo a los estacionamientos. Le dije que lo seguiría en mi auto, nos metimos en la carretera y por la dirección que estaba tomando sabia claramente a donde íbamos. Al mirador donde hicimos el amor hace solo días. Como era de costumbre estaba solo, el solo pegaba de manera suave y la brisa era refrescante, nos estacionamos y bajamos de nuestros autos. Edward avanzo hacia mi, cuando iba hablar sus labios se apegaron a los míos en un intenso beso, su halito se mezclo con mis sentidos y supe de inmediato que me faltaba un beso así, el se volvía en una atemorizante necesidad.

-temí perderte- dijo en un susurro contra mis labios

-a que te refieres- le dije en el mismo tono

-tenia miedo que nuevamente creyeras que todos habíamos planeado lo que paso.

-No Edward ya me imaginaba que Jasper podría hacer algo así, y también se que tu no tienes nada que ver…- nos separamos un poco y pude observar sus ojos esmeralda brillando con una intensidad inigualable, se acerco nuevamente a mi y nos fundimos en un beso necesitado, su boca se pego a la mía y de inmediato sentí su lengua explorando todo a su paso, por mi parte disfruté de sus sabor y lo incite a seguirnos besando, podría estar así con el todo el día… y no sabia porque.



Sus grandes manos se posaron en mis caderas y me pegaron aun mas a su cuerpo, sentí cada fibra de su ser fundirse con la mía, el calor de nuestra piel se fundió en el mas exquisito sentimiento, por primera vez era capaz de admitir con todo mi corazón que me sentía protegida con el, me sentía en paz y a salvo, Edward a diferencia de algunos años me daba tranquilidad, me sentía Feliz.



Nos separamos cuando la falta de aire se hizo inevitable, mis ojos aun se sentían hinchados y las lagrimas amenizaban con salir, las manos de Edward acariciaron mis mejillas, cerré mis ojos ante su contacto, nunca me cansaría de sentir su calor… pero Bella que demonios esta pasando? Preguntaba mi cabeza con una voz histérica, sabia lo que sentía pero me daba pánico aceptarlo, no podía dejar que nuevamente me destrozaran el corazón

-Bella quiero proponerte algo- dijo Edward mirándome fijamente

- dime que es-

-no hay nada mas importante en el mundo para mi que tu estés bien, quiero protegerte y cuidarte de todo y de todos, no quiero que jamás nunca alguien te vuelva a hacer lo mismo de hoy, no lo permitiría jamás, por eso…- bajo su semblante pero inmediatamente lo levanto sus ojos brillaban

-por eso que?- pregunte dudosa

-quiero que estemos juntos- mis ojos se abrieron de par en par

-juntos pero Edward yo estoy con Jake y…- mis palabras salieron atropelladas

-shhh Bella… lo se- puso un dedo en mi boca- se que no puedo aspirar por mas que quiera a ser tu novio oficial, todavía no me merezco ese titulo, pero quiero ser un “Protector” clandestino, quiero estar cerca tuyo, poder abrazarte y cuidarte, no me interesa que estés con Jake, se que no tengo calidad moral para pedirte que termines con el

-Edward… serio capaz de compartirme solo por estar conmigo- definitivamente Edward se había vuelto loco

-seria capaz de lo que fuera por ser parte de tu mundo… además no te estoy pidiendo que me dejes besarte en publico y cosas así… porque se… que siempre podremos venir aquí- termino con una sonrisa, me separe de el y me quede viendo el horizonte

-Edward no lo se.. No estoy segura, si Jake se da cuenta que estas cerca mió podría matarte

- y estoy dispuesto a correr esos riesgos, solo quiero estar cerca, por favor no me alejes de ti Bella



Dios mió… ahora si que podían encerrarme…



-Esta bien Edward…- la mirada de el centello y una sonrisa torcida que me desarmo apareció en su rostro- pero no quiero peleas con Jake, debo pensar en alguna forma para terminar con el, hasta entonces no tendremos ningún contacto físico… de acuerdo?

-lo que tu digas mi amor, pero vas a terminar con Jake?

-tu que crees Edward?... jamás e sido mentirosa y no empezare ahora engañando a Jake que es demasiado bueno, no podría destrozar su corazón, el no se merece eso…- el rostro de Edward se crispo y desvió su mirada, no pude identificar lo que estaba pensando

-que pasa?- pregunte

-nada… nada… antes de que empiece a correr el no contacto puedo abrazarte?- pregunto con una enorme sonrisa

-claro que si…- su dulce mirada me derritió, sus brazos me sujetaron y me permití la libertad de abrazarlo con los míos, estaba loca… pero loca de un amor que no podía explicar ni tampoco aceptar.




3 comentarios: