“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



jueves, 2 de septiembre de 2010

Amarte Duele. Capitulo 12 Destino


CAPITULO 12 DESTINO

DISCLAIMER: Los personajes le pertenecen a Stephanie Meyer, sólo la historia es de mi propiedad. Prohibida su adaptación, copia parcial o total

Hola niñas como estan , espeor que felices, a se a cerca el fin de semana y para mi en poco las vacaciones bueno, por lo menos antes de que inice a trabajar en fin, aqui les dejo este capitulo y pues eh, gracias a una de mis amigas queridas Clau y a mi Twins este fic tendra unos capitulos mas, Gracias por sus consejos las adoro... Espero difruten de el capitulo.



Obtener la felicidad es una ardua tarea que implica dejar atrás todo lo malo, superarlo, reconciliarse con el presente y mantener la mente en el.

Esme regreso a la casa entrada la madrugada, luego de vagar por las calles vacías y haberse sentado en el parque cercano las imágenes de lo sucedido con anterioridad se repetían una y otra vez en su mente, las palabras de Carlisle laceraban su alma y sus ojos querían derramar las miles de lagrimas represadas pero, se había prometido así misma no volver a derramar una sola lagrima a causa de Cayo y lo cumpliría así su corazón desangrara por el dolor reflejado en Carlisle.

Al llegar a casa su corazón se paro por un milisegundo, no se atrevía a verlo cara a cara, la casa estaba envuelta en la penumbra total, se quito los zapatos y camino lentamente por el ahora muy frio y desolado pasillo, con cuidado empujo la puerta para quedarse estática.

Carlisle dormía aovillado sobre la alfombra junto a la cama de Esme, el cansancio y el estallido emocional que había tenido en los últimos días lo llevaron al profundo sueño y, aunque su intención era correr tras ella, había entendido que los dos necesitaban tiempo.

Esme se arrodillo junto a él y dejo que sus manos detallaran su bello rostro, ante el roce sintió un leve cosquilleo expandirse por todo su cuerpo, beso tenuemente la mejilla.

- Juntos, prometo…seremos felices, solo , necesito tiempo, no te alejes Carlisle, no me dejes- susurro en su oído. Tomo uno de los cobertores y lo tendió sobre su cuerpo, ella se recostó junto a él hasta que Morfeo vino por ella.

A la mañana cuando despertó se encontraba en su cama, rápidamente se levanto para ver que se encontraba completamente sola, dejo que cuerpo cayera sobre la cama, allí se quedo hasta que Alice llego.

- Esme- gritaba la mujer por toda la casa- Esme ¿Dónde estás?- su voz tenía una leve nota de alarma- Es…- sus palabras quedaron en el aire cuando abrió la puerta de su alcoba- ¡Cielo! ¿Qué sucedió? ¿por qué..?- su frase quedo en el aire

Esme respiro profundo y se obligo a levantarse

- Hola - musito- ¿Qué hay para hoy?

- No me dirás que sucedió, Carlisle llamo y me pidió que te acompañara por unos días…

- ¿Se marcho?- pregunto sintiéndose completamente triste

- No, solo dijo que los dos necesitaban tiempo… - Ali, necesito unos minutos sola, tengo que arreglarme- y esa era la excusa perfecta, porque en realidad quería gritar

- Vale, te preparo algo de desayunar mientras- su amiga salió de la habitación

Creyó que con la ducha su ánimo cambiaria, solo que no fue así, hasta su vestimenta reflejaba lo desolada que se sentía, unos pantalones de mezclilla sueltos con algunos agujeros y una camisa llena de pintura junto con unas zapatillas deportivas que no hacían juego y su cabello recogido en una coleta de donde salían varios mechones

- ¡Válgame Dios! - exclamo su amiga cuando la vio- ¿Qué sucedió? ¿han robado tu ropa?- en otra ocasión reiría la expresión de su amiga pero no ahora

- Alice, no tengo animo- su voz era un hilo

- No me importa, el mismísimo papa pudo haber muerto pero, no puedo tolerar que te vistas así, esto - dijo haciendo una mueca que casi le roba una sonrisa- es un atentado contra mi visión y la moda, vamos a cambiarte- su mano la jalaba devuelta a la habitación solo que esta vez se rehusó, soltó su agarre y camino hasta la barra de la cocina allí se sentó y tomo su tiempo para alimentarse, podía sentir la mirada taladrante de Alice a su espalda

- Cálmate Ali, te va a dar un ataque si sigues estresada- gesticulo

- Hoy no haremos nada, nada de trabajo- dijo firmemente

- ¿Y qué haremos? Pintarnos las uñas, hacernos mascarillas y hablar como loras mojadas, no gracias, paso-

- Si, precisamente eso, llamare a Bella

- Déjalo, ella está ocupada con Nessie

- No

Y, ese fue un verdadero no dado que dos horas más tarde allí estaba Bella junto con la bebe y Alice, tratando de hacerla hablar, casi todo el tiempo ignoro lo que sus amigas le decían, ni siquiera se atrevía a ver a Nessie a los ojos

- Creo que debemos llamar a Carlisle- dijo Bella- quizás él la haga hablar- y aunque interiormente quería y se moría por verlo no podía seguir hiriéndolo

- Déjenlo en paz- susurro- yo… estoy bien, ¿quieren que bailemos?, pues bailaremos, ¿quieren andar de cotilleras?, pues bien empecemos

Sus amigas se animaron más de la cuenta con sus palabras decidiendo pasar juntas la noche, con el paso de las horas y las continua charlas se fueron contando algunas intimidades que de seguro no habían contado a alguno de sus amigos o parejas pero, que ahora, con el paso de las horas y la lengua caliente salían a la luz

- Cuando vivía en Phoenix tuve un novio - contaba Bella casi en susurro- James, él era algo conflictivo, yo le quería así, creía que lo amaba, hasta que un día cuando salía del instituto él me esperaba me sorprendí ya que él nunca tenia esas atenciones y, claro emocionada aborde su auto, condujo varias calles hasta llegar a un callejo cerca a mi casa, él estaba completamente cegado por la cantidad de droga que había consumido se volvió totalmente violento y quería accederme, pateaba y golpeaba como podía, solo rogaba por que sucediera un milagro- su voz se quebró un poco, Esme oía atenta la historia de Bella, nunca imagino que algo así le pudiese haber sucedido a una persona como ella, animada, abierta , amable

- ¿Qué sucedió?- cuestiono Alice

- Mi madre quien siempre me recogía después del instituto se preocupo cuando no me encontró en la parada, fue a casa y como no estaba deicidio recorrer algunas calles, llamo a su marido para que le ayudara, Phil siempre me ha querido como su hija, total, recorrieron algunas calles cercanas hasta dar con el auto de James al ver el movimiento se acercaron, Phil rompió el cristal para quitarme de encima al cretino, al día siguiente me subieron a un avión directo a Seattle allí me esperaba mi padre para recluirme en el frio y lluvioso Forks-

- ¿Dónde conociste a Edward?- inquirió Esme

- En la universidad, en Alaska, pueden creer que me fui a Alaska y allí encontré el amor de mi vida, los primeros días en Forks vivía llena de miedo pero, bueno fue una mala experiencia ahora soy feliz y , tal vez, si eso no hubiese ocurrido nunca hubiese conocido a Edward ni tener a mi Nessie- sonrió ante su ultima afirmación

Luego fue el turno para Alice claro, ella aseguraba que su vida no había sido tan cargada, ni emocionante

- Se los aseguro solo éramos dos hermanas, la cuerda y yo, así que mi padre creía que tenía algún problema mental y durante la mayor parte de mi adolescencia me internaron en un hospital psiquiátrico hasta que uno de los especialistas se dio cuenta que estaba más cuerda que los demás y dio mi alta, una vez fuera de ese sitio intenten regresar a casa pero mi padre se negaba a tener a una loca bajo su techo- encogió sus hombros- así que me dedique a vagar de aquí a allá, hasta que mi hermana me dio una gran suma de dinero y me dijo que desapareciera, con eso me mantuve por un buen tiempo y pague mi primer año de Universidad, papá no supo que en psiquiátrico uno de los médicos llevaba a una maestra para que estuviera a nivel de los chicos de mi edad; durante muchos días trabaje como mesera o aseadora en varios sitios de Seattle, así pagaba mis estudios y la habitación luego que se me acabara el dinero que mi hermana me había dado, en uno de mis esporádicos trabajo conocí a Jasper quien iba acompañando a uno de sus amigos, comenzamos a salir y ya ven- sonrió al ver su mano y el delicado anillo- lo amo tanto y que digan que estoy loca pero feliz- las tres rieron ante la última frase

- ¿Esme, Qué era de tu vida antes? - pregunto Alice

Y, aunque al comienzo vacilo en responder lentamente las palabras fueron saliendo, ella no pensaba contar todo sin embargo lo dijo, una a una fue relatando cada etapa de su vida de niña mimada, de niña de cuna, sus viajes, sus amoríos hasta dar con el lunar de su vida Cayo y su relación tormentosa, las caras de sus amigas- porque al fin entendía que ellas eran sus amigas- mostraban asombro, Alice maldijo varias veces, mientras que Bella tomaba uno de los cojines del mueble y lo golpea contra el suelo

- Carlisle investigo… los vio antes de regresar… e-ellos serán padres- su voz era apenas audible- anoche… yo…

Sus amigas la abrazaron para reconfortarla- Calma cielo, él lo entiende créeme por eso es que te da tiempo.

- No quiero perderlo- admitió- yo… ¿no sé, qué hacer?

- Yo opino- musito Alice con una sonrisa picara en su rostro- que ahora seas tú la que se acerca, lo merece no- las tres asintieron- conózcanse, conquístense y Dios dejen al pobre ese en el pasado

- Sí, estoy de acuerdo, Carlisle te quiere, digo, no muchos se pasan más de tres meses en un frio cuarto, durmiendo, creo que los malos tragos que has vivido fueron para poder disfruta ahora de un exquisito vino y ya sabes que el sabor se obtiene de los años, del arduo trabajo, la dedicación en el cuidado de los viñedos y la paciencia de quien cosecha, así que, querida
- tomo sus manos acunándolas con las suyas- buscalo,si él ya cosecho ahora tu también debes corresponder, la felicidad se logra en la medida en que tu estés dispuesta- con esas palabras el ánimo y la mente de Esme parecían resurgir

Cuando Carlisle despertó y vio a Esme a su lado se sintió bien, no feliz, pero si bien, el camino a recorrer por su corazón aun era largo y con varios obstáculos pero no se rendiría, nunca dejaba lo que quería. La tomo entre sus brazos y aunque la mano enyesada era una completa molestia logro dejarla en la cama, después de arreglarse llamo a Alice para que cuidara de ella por unos días, días en los cuales no la buscaría, no hasta que ella tomara una decisión él intentaría respetar la decisión que tomara.

Sus superiores al ver su estado físico habían optado por darle una licencia la cual se rehusó a aceptar, después de mucha lucha logro convencerlos que podría ser útil en otra área así, se dedico a consulta externa, nada de bisturí o agujas, gasas, no hasta que su mano estuviese de regreso por completo.

Reviso una y otra vez los historiales de Esme comparando lo recaudado por Eleazar y lo que el hospital tenia, tal vez, creía que con releerlo obtendría una idea de cómo ayudarla, pero nada parecía servir, cuando se canso fue de paseo por el ala de maternidad, hablo con varias mujeres que sonreían plácidamente, casi todas acompañadas por su familia o sus esposos ante tanta escena romántica su corazón se encogió, dejando atrás aquellas escenas felices, se encamino a la planta baja del hospital, tomo el ascensor y antes de que la puerta se cerrara subió una joven embarazada de cabello rojizo, blanca y con tenues pecas, sus ojos claros estaban rodeados por lagrimas

- Sucede algo – pregunto amablemente, la joven negó con la cabeza varias veces- tranquila

- No… puedo - dijo exasperada- ¡Estoy embarazada!- grito - ¡tan solo tengo 16 y ya seré madre!

- ¿y tu familia?

- Ellos… soy una deshonra para ellos- musito- me dejan estar en casa solo por mi estado

- ¿Y el padre?- cuestiono él

- Bah- bufo la joven- desapareció, creo que desde ahora le diré el mago

- ¿quieres hablar?

- No, a nadie le interesa-

Una vez estuvieron en el primer piso volvió a preguntar a la joven si quería hablar, esta vez no se rehusó así que se encamino a la cafetería con ella, después de pedir un café para él y que ella pidiese lo que quisiera comenzaron a hablar.

Tanya Denalli con tan solo tenía 16 años, tenía 28 semanas de embarazo, a dos años de graduarse del instituto y pronta a vivir en la calle ya que sus padres la acogían pero, una vez el bebe naciera debía abandonar su hogar desatendiéndose de sus obligaciones, el padre del bebe un joven de 20 años con quien tenía una relación de cerca de un año, desapareció una vez le anuncio sobre su embarazo

- ¿Qué piensas hacer con el bebe?

- Darlo en adopción, no me puedo quedar con él o ella, es lo mejor que puedo hacer por los dos-
murmuro aunque con cierta pizca de tristeza

- Yo puedo atenderte este último trimestre- Ofreció él- te garantizare una excelente atención y te ayudare a buscar una buena familia para el bebe ¿aun no sabes qué es?-

- No, en la última ecografía se tapo, creo que es una niña, me gustaría que fuese una niña- balbuceo, mientras una lagrima solitaria recorría su mejilla- ¿Qué hare yo?- pregunto en voz alta

- Bien, aun eres menor de edad, creo que podría buscar alguien que quiera hacerse cargo de ti ¿te parece?

- Enserio haría eso por mi- Carlisle asintió.

Tania se levanto para abrazar fuertemente a Carlisle, durante todo su embarazo había estado sola y dejo el instituto para trabajar medio tiempo en una tienda de artesanías

- También puedo recomendarte con alguien para que te de un mejor empleo- dijo, aun con ella entre sus brazos- pásate en estos días, mientras cuídate y no llores mas ya sabes que el bebe se enferma.-

Una vez se despidieron regreso a su consultorio, varias opciones se vinieron a su mente Eleazar podría hacerse cargo de Tania, Carmen estaba loca por tener otro hijo pero lamentablemente ella no podía tener hijos y ya que Irina era adoptada no dudaba que pudiesen acoger a Tania, en cuanto al bebe estudiaría varias opciones y en cuanto al trabajo intentaría hablar con Esme acerca de ello.

La noche ya había caído y aun no decidía si ir a la casa o dormir en la camilla frente a él hasta que un leve golpe en la puerta lo saco de su pensamiento

- Adelante

- Carlisle, vamos por unas cervezas- dijo Edward-

- Eh, si, pero Bella - Bella, esta en tu casa con Esme, la amiga loca y Nessie, llamo hace dos horas a decir que no dormirían allí

- Oh, pues bien vamos, dame diez minutos y salgo

- Vale, te espero en recepción

Dejo todo en la oficina listo en su oficina, para unirse a su amigo, caminaban hacia el parqueadero cuando una gran sombra los hizo sobresaltar, la estruendosa risa hizo que los dos voltearan para identificar a su dueño

- Se mearon- dijo Emmett aun entre risa- son unas nenitas- Edward gruño ante la palabras del medico

- Emmett- susurro Carlisle

- Carlisle- contesto su saludo- Masen

- McCarthy- contesto Edward formalmente- creí que la universidad te habría hecho madurar

- Para que quiero madurar, me encanta que mi Rosita me trate como a un bebe- contesto con gran sonrisa- ¿y qué hacen?

- Vamos por unas cervezas ¿te apuntas?

- Si no hay problema

Era la una cuando Carlisle observo su reloj, los tres estaban con un poco más de lo normal en alcohol, Edward reía como tonto mientras narraba algunas de su aventuras de chiquillos, él y Emmett eran grandes amigos de infancia y aun con sus diferencias aun conservaban la amistad

- Debemos vernos más seguido- sugirió Emmett quien abrazaba a sus compañeros – Carlisle ¿y tu novia?

Se tenso ante la mención de Esme, Emmett perspicazmente se adelanto a auto responderse una vez noto las facciones de compañero

- Ya lo sabes y ella lo sabe - aseguro- debías haber esperado, ella avanza solo, necesita más tiempo- Tanto él como Edward estaban completamente perplejos ante sus palabras

- ¿Qué sabes?

- Nada, bueno si se, pero no diré nada, mi ética lo impide, solo puedo asegurar que ella busco mi ayuda y yo se la doy así, que, pequeño angelito- dijo pasando su gran mano por el rubio cabello de Carlisle y desordenándolo- ten paciencia

Paciencia, paciencia, el podría esperar un milenio si eso le garantizara que ella le permitiría estar a su lado pero, nada garantizaba que las cosas cambiaran.

Alrededor de las dos de la mañana salieron del bar, Emmett tomo un taxi mientras Edward y él caminaron de regreso al hospital, ninguno tenia ánimos de ir a casa, él porque su casa estaba llena de mujeres y respetaría su decisión y Edward porque no quería llegar a una casa sin sus mujeres.

Los golpes de la puerta hicieron que Carlisle despertar abruptamente, dormía en el sillón, levantándose fue al lavabo para tratar de asearse un poco, tendría que escaparse unas horas para ir a su casa, claro , antes llamaría a Alice - gracias a Dios su número había estado pegado al refrigerador- los golpes no cesaban y eso ya lo estaba enfadando.

De mala gana camino hasta la puerta,, quito el seguro y abrió para encontrar con Didy y Cayo, dejo caer una gran mascara ante ellos

- Señores Vulturi- dijo secamente- ¿a qué debo el honor de tenerlos por aquí? - Dr. Cullen- saludaron al unisonó- nos permitiría pasar- extendiendo su brazos para darles paso, internamente maldijo, luego se ubico en su puesto- Bien, hemos venido hasta aquí para saber su respuesta- la prepotencia de Cayo solo le enardecía

- No puedo- dijo tajante- ahora mismo tengo muchas cosa pendientes, atiendo un caso especial

- No mas especial que el nuestro- aseguro el hombre fulminándolo con una mirada, ante el gesto negó

- Señor Vulturi, es un caso demasiado especial ella es tan solo una chiquilla además, usted tiene los medios para pagar a otro médico ¿Por qué a mí?

- Porque dicen que es el mejor y no me arriesgare a que nadie más toque a mi Didy
- antes de que pudiese responder volvieron a tocar, se dirigió a la puerta para encontrarse con una de las enfermeras enfermera

- ¿Sí?

- Perdón Dr., la Señorita Esme le solicita…- la joven se silencio cuando los ojos de Carlisle se abrieron como platos- perdón susurro- le digo que no esta

- No- se apresuro a decir- dile que la llamo en un momento- solo esperaba que los intrusos no hubiesen oído

- Pero, ella está aquí, ella…

- Carlisle- llamo su ángel, las sillas dentro del consultorio se movieron

- Esa voz- musito Didy- suena como ….- evito ori lo que ellos decían, debía evitar que ella sufriera

- Cari- susurro casi a modo de suplica- tienes que irte

- No Carlisle, tenemos que hablar

- Si, lo juro pero no ahora, no…-Las manos de Cayo le empujaron para poder abrir completamente la puerta, cuando se encontraron con Esme sus rostros palidecieron
- Didy- susurro ella, sus ojos estaban fijos en su pequeña hermana, todo había imaginado una vez salió de la casa, todo, menos encontrarse con su agresor y su hermana en el mismo sitio

- Lo siento Cari- gesticulo Carlisle bajamente

- Creíamos que habías muerto- dijo fríamente su hermana, los cuatro habían olvidado la presencia de la enfermera- Te dije - se dirijo a Cayo- que ella era mentira lo del accidente, te dije que ella solo quería matarte, siempre lo quiso

- Como puede decir algo tan absurdo- la voz de Carlisle estaba llena de rabia pero Esme no podía dar crédito a sus palabras su propia hermana la estaba lastimando

Cayo le observaba atento como el depredador que siempre había sido, en su rostro se reflejaba la intención de ir contra ella una vez mas y, antes de que pudiese hacer algo Carlisle se puso frente a ella protegiéndola

- Ni se te ocurra- amenazo- no permitiré que la hieras nuevamente, ahora los dos se largan de este hospital y con eso queda claro que no atenderé a su esposa

- Es lo mejor-
dijo Cayo- Ella- miro a Esme con desprecio y asco- no vale la pena, nunca lo ha valido, es una débil además de ser una cualquiera, y usted- se dirigió a Carlisle- se arruinara ya me encargare de ello- Entrelazando la mano con su esposa comenzaron a caminar.

Esme por fin salió de su estado de shock y grito lo que herido ser tenia clavado desde hacía mucho

- Eres un infeliz, una completa escoria- ellos pararon en seco para girarse un poco- no te basto de herirme cada día de las miles maneras posibles, no te basto con matarme en vida, no te basto quedarte con mi familia ahora vienes a amenazar a la única persona que incondicionalmente a cuidado de mi, pues , te tengo una noticia ¡Jodete!, te atreves a hacer algo en contra mío o de él- tomo su mano fuertemente- y me asegurare de hacerte pagar con lagrimas de sangre- ellos bufaron lo que provoco que se encolerizara mas- Ya no soy la estúpida a la que podías venir y lastimar, no mas, ya nunca más podrás herirme, no te tengo miedo, no te temo y mucho menos huiré, y Tu Didy ¿Qué hice yo par que me odies? Quererte y mimarte, cuando me entere que te habías casado con eso- indico su verdugo- sufrí, creía que te estaba haciendo lo mismo que a mí, ahora veo, que están hechos el uno para el otro, no les maldigo, no gasto más esfuerzos en ello, espero que la vida les de lo que merecen- no podía decir que los perdonaba, no cuando aún estaba herida, quizás mas adelante.

Carlisle la envolvió en sus brazos, brindándole el apoyo que necesitaba solo Dios sabe porque ellos habían ido directamente en lugar de llamar.

-Lo siento Cari

Esme levanto su cara para verlo directamente a los ojos- No hay nada para sentir, me siento más ligera, mas aliviada, creo que era algo que tarde o temprano sucedería ahora puedo seguir adelante y vivir- escondió la cabeza en el hueco del cuello de Carlisle inhalando su aroma.

La vida y el destino muchas veces nos enfrenta a situaciones que esperamos Esme, no esperaba enfrentarse con aquello que la hirió, con lo sucedido daba fin a su pasado y abría la puerta al presente un presente donde espera encontrar el amor, en su destino estaba que ella debia librarse de los fantasmas del pasado para poder seguir su camino.



4 comentarios:

  1. horale eso estuvo fuerte, aunque esme se quedo corta con el animasl ese ugh me repugna ese asqueroso

    ResponderEliminar
  2. Ada, cielo, qué maravilla de capi!!! Ohh el final de la noche de estos hoimbres, y sus casas y sus mujeres...Dios Esme!!! Jódete Cayo! Claro que sí! Te quiero mi niña, te quiero mil!!
    Besos amores
    T.

    ResponderEliminar
  3. ohhh...
    sublime Ada!!!!
    esa Esme ya saco el genio..
    jejejeje....
    genial!!!!

    ResponderEliminar