“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



domingo, 20 de noviembre de 2011

El Aprendiz. Capitulo 24





Decidir sobre el futuro próximo comenzaba a preocuparme, por primera vez después de la partida de Rose a Seattle me sentí aliviado y casi confortado, no sabía qué hacer, ciertamente la razón dictaba que mi lugar en la vida está junto a mi Rose, mi agridulce Rose y que hubiese aceptado dar otro paso en nuestra relación aun me tenia conmocionado, feliz y algo temeroso, la verdad estaba demasiado asustado como para saltar tras ella enseguida. Una semana después de su partida y aun mi cuerpo temblaba

― No sé qué hare_ susurre mirando fijamente la televisión, las imágenes en la pantalla no me interesaban en absoluto

― Tener sexo, besarla, recompensarla por lo tonto, menso e ilógico que has sido_ respondió Sheep, quien sostenía entre sus manos un vaso de leche caliente_ puedes tener mucho, mucho sexo_ una risita se le escapo. me gire hacia ella para hacerle cosquillas cuidando de no hacerle derramar la leche sobre el sofá

― Hablo enserio_ deje caer mis brazos sobre mis piernas, dando así la impresión de relajación pero por dentro corroído por el miedo_ no podemos vivir alejados, no sería una verdadera relación. Tampoco puedo pedirle que renuncie a todo por mí, sus amigos, su trabajo, la seguridad de una familia, el confort que le da Seattle_ deseaba poder tener a mi alcance algo de alcohol, mucho en verdad, y no el zumo de mora en la mesilla frente al sofá_ no puedo hacerlo_ exhale cansado

― Las decisiones son difíciles pero, ellas te llevan a la felicidad, nada es fácil en la vida, muchas veces tenemos que hacer cosas que no queremos pero que son necesarias_ por el rabillo del ojo vi el puchero que se formo en su rostro, sabía que ella también estaba pasando por momentos de cambio, los de ella comparados a los míos un desafío enorme¬—¿y tú a que vas a renunciar?— cuestiono con un tono profundo

El silencio de nosotros solo era interrumpido por los bajos sonidos provenientes del televisor. Ella no presiono por una respuesta, cosa que agradecía. Se levanto de su puesto y con el amor de siempre acaricio mi cuello, luego beso el tope de mi cabeza

― Luego me dices, por ahora descansa osito_ susurro_ recuerda que te quiero_

― Y yo a ti demente_ le confié.

Deje a mi cabeza caer contra en el respaldo del sofá, mis ojos se concentraron el techo blanco con líneas de color burdeos, no necesite de cerrar los ojos para recordar el cabello desordenado de Rose sobre la almohada, esparcido como un embrujo, perfectamente podía ver sus ojos brillando en la tenue oscuridad de esa habitación, y sus labios en una línea fina curvados para mí. Un gemido doloroso logro salir de mi boca. La extrañaba.

Mi tacto aun tenía la sensación de seda que su piel proporciono, y moría por tocar de nuevo cada parte de su cuerpo, por hacerla mía una vez más, por amarla como merece ser amada.

El sutil ronroneo reverbero por mi cuerpo, despertándole del ensueño en que estaba, las pulsaciones de mi corazón aumentaban con cada imagen en mi cabeza, su cuerpo desnudo seduciéndome, torturándome, burlándose de mí, cada movimiento perfectamente planeado para hacerme caer a sus pies. Había soportado suficiente tortura y ella no previó que mi ataque, confiada seguí balanceando su cuerpo frente a i, basto solo lanzar mis brazos hacia ella y cerrar en un fuerte abrazo sus calientes caderas

― Pagaras por esto— le advertí tirándole contra mi duro cuerpo, mostrándole lo que su jueguecito hacia en mi cuerpo.

Mordí bajo su seno, haciéndola jadear, solo para comprobarle mis palabras deje que mi lengua subiera hacia su erguido pezón y torturara, mientras mis manos amasaban su suave y firme trasero, sus uñas arañaban mi cuello, mis hombros e incluso las sentía enterradas en mi cabeza como agujas, dependía de que hiciera para obtener su reacción, lamer sus senos, chupar sus duros pezones, tentar su caliente y húmedo sexo. Sin que lo notara le recosté sobre el mullido colchón, dejando mi cuerpo sobre el suyo.

Sus manos acunaron mi rostro, sus dedos moviéndose delicadamente, sobre mi rasposa piel, llevándolos hasta mi boca para delinearlos. Me agité ante su contacto, aprovechando que abrí la boca deslizo uno de sus dedos dentro. Su risa ronca afecto mi entrepierna, cerré mis labios y succione de la misma forma en que lo hice con sus pezones.

― No creo poder soportar más_ ronroneo tirando de mi oído, haciéndome gemir.

Nuestros cuerpos conociéndose como lo hacían, lentamente se acoplaron, con cuidado me deslice entre sus piernas y luego dentro suyo. Sus piernas sujetaron de mi cadera con fuerza, sus brazos se cerraron en mi cuello. En nuestro frenesí, terminamos haciendo el amor sobre la alfombraba.

― Te amo— rugí

Desperté jadeando y desconcertado, aquella noche aun daba vueltas en mi cabeza. Pase una de mis manos sobre mi frente bañada de sudor. Solté todo el aire de mis pulmones. Hice traquear mi cuello, con lentitud me incorporé para ir a mi cama.

― Pareces un adolescente cachondo— me regañe en mi habitación cuando al desvestirme note que me había corrido. Una pequeña ducha, y descansar.

La mañana siguiente solo sirvió para enojarme, Sheep, se burlo de lo lindo de mi

― No dejas de ver porno— murmuraba entre risas— llegue a pensar que estabas engañando a Rose, oí los gemidos, al comienzo me asustaron parecías un animal herido—

― déjalo— masculle entre dientes pero, claro Isabella Swan no atendió a mi petición, siguió puyando y puyando hasta que:—¡Cierra la jodida boca!—

No me detuve a ver su reacción, deje la casa y me dedique a lo mío, el día entero lo pase lejos de mi amiga, o cualquiera que pudiera embromarme. Trabaje como mula hasta entrada la noche, cerrando algunos tratos y afianzando posibles proyectos. Solo descanse cuando Rose llamo para saber cómo estaba

― Bien, Rose— trate de no sonar antipático o quisquilloso—¿Cómo va todo en Seattle?—

― llueve— resoplo con gracia— de todos los días tenía que ser hoy, saber me alise el cabello y voy de salida cuando ¡puf! cae el aguacero de sopetón, parezco una leona—

― pues ese look me gusta— le asegure ronco, solo de imaginar su cabello revuelto y enredado en mis manos. gemí dolido—Mierda, Rose, te extraño—

― nosotros a ti— por unos segundos esas palabras me desconcentraron ¿nosotros?, hasta que recordé al chucho que le había regalado— ya tiene nombre—

― ¿Sí?— algo me decía que el nombre no me gustaría de a mucho

― Boo— ¡Sheep!— Tu mamá ha visto el anillo— susurro bajito

― ¿Qué le dijiste?—

― La verdad, por supuesto— por su voz supuse que encogió los hombros ya fuera por preocupación o por no darle importancia

― Creo que esta semana volveré y podemos hacer el anuncio oficial, fijar fecha y lo demás, ya tenemos experiencia— quise bromear

― ¿Estás seguro de querer esto?— indago con cautela— me da miedo—

― Estoy totalmente seguro, tan seguro como que me llamo Emmett y como que eres la mujer más bella del mundo, hare lo que esté en mis manos para hacerte más que feliz Rose. Prometo volver a casa y darte la seguridad que mereces—

― No nos falles— dijo tan suave que creí haberlo imaginado

Era más de media noche cuando regrese a la casa, creía que a esa hora todo el mundo y no tendría que encontrarme con Bella, con quien aun estaba enojado, no note la luz de la sala encendida hasta que mire y le vi en el sofá rodeada de esmaltes, algodón, concretada como estaba creí que no me había oído llegar.

― Deberías hacerlo de día, no cuando debes ir a la cama— hable dirigiéndome al sofá

― No tengo sueño— volvió su vista a las uñas que al momento eran un desastre, mi loca amiga se había pintado hasta los dedos—¿ya no estás enojado? lo siento, solo bromeaba—

― ya lo sé— respondi con sinceridad.

desabotone la camisa y me acomode a su lado, presto a pintarle las uñas de las manos, uno de los muchos talentos que mi desquiciada amiga hizo florecer en mi. Un año de amistad pero era como si nos conociéramos de toda la vida, la sintonía entre los dos estaba tal cual el día que nos encontramos en carretera, la única diferencia en este año los dos crecimos, maduramos y aprendimos de los erros y de los triunfos, aun transitamos por la autopista a la felicidad pero tomando otros caminos, ella con los dos pequeños queriendo lograr su sueño, yo yendo a por Rose queriendo tener lo que Bella ya tiene: Sus hijos; pero sabiendo que yo tengo algo que ella desea el amor de esa persona que amas.

― Por eso es que nos llevamos tan bien— exprese en voz alta. sus ojos cafés me miraron con cierta preocupación—no estoy fumando nada— me adelante a sus palabras— solo pensaba que somos tan distintos y parecidos a la vez que ello ayuda a nuestra relación—

― Eso y que tú me amas, solo que no lo admites pero, no te preocupes ya amare a alguien—

― Aja, como no pudiste meterte en mi cama fuiste a por mi hermano—

Bufo con fuerza y rodo los ojos—Corrección, él hizo todo para tentarme, ya me conoces Emmett, no puedo resistir la tentación de un buen cuerpo, una sonrisa ladea y esos ojos— no creo que notara la profundidad de su suspiro, o que su cuerpo se desvaneciera un poco

Apenas termino de retocarse las uñas de los pies, puso sus manos sobre mi rodilla para que se las pintara, me reí, si alguno de mis antiguos amigos lo viera me llamarían de mil maneras.

No espere a la mañana para decirle que viajaba a Seattle a formalizar mi compromiso con Rose

― ¿Iras conmigo?—

― No creo que sea buena idea—

― Piénsalo—

Los días que siguieron a esa noche fueron simplemente caóticos, aunque para algunos deportes estaban de receso otros se preparaban para las pretemporadas, correr de un sitio a otro no me molestaba pero si el hecho de que en esos días no pude hablar con Rose con calma, sentía que ya le estaba fallando.

El jueves en la tarde pedí a Marissa reservar el tiquete para volar a primera hora del viernes, Bella, aun no me daba respuesta, cosa que me ponía algo triste pero, le entendía ella ya no era la mujer que podía salir y entrar a la hora que quisiera, ahora tenía a dos pequeños de quienes cuidar y proteger.

Por medio de un mail le pedí a Alice organizara una pequeña recepción en mi casa para hacer partícipe a mi familia del compromiso. El vienes, a primera hora baje a tomar café y hablar con Bella pero no había rastro de nade, media hora después dejaba la casa con cierta tristeza, aun no había comunicado a Bella mi decisión final.

El vuelo me pareció corto, una vez puesto el pie en Seattle extrañe Los Ángeles, el sol y el cielo despejado, raro de Seattle el cielo estaba cubierto por unas nubes grises.

Ya en casa me ocupe de hacer la limpieza, de organizar todo de tal manera que ni una sola mota de polvo estropeara la siguiente noche. Alice, no tardo en aparecer cargada de bolsas y ordenes, entre los dos organizaríamos todo, como en los viejos tiempo.
Alice, no tardo en encender el estero y poner uno de esos grupos de pop y cantar como posesa. No recordaba la última vez que estuviésemos en un mismo sitio y no discutir

― Para la cena podemos hacer linguine con salsa de almejas, o marisco. acompañado de un buen vino, algo sencillo, sutil pero rico— propuse cuando tomamos un receso y beberíamos té— para más tarde podemos hacer unas empanaditas de pollo, y de postre una tarta con mucho sirope— sus ojos tenían un brillo intenso

― ¿Estas embarazada?—pregunte vacilante.

Ignoro mi pregunto y siguió hablando de las muchas cosas que prepararía, una ensalada, unos canapés y mil cosas mas


― Alice, solo es la familia, no creo que nos comamos todo eso—

― Pero yo quiero— escupió enfurruñada— mira me voy a por mi hijo, mañana vengo temprano así que alístate para pasar una tarde de canguro—

― Suerte que sea uno de mis sobrinos preferidos—

― Es tu único sobrino— resoplo ella, sin darme tiempo de hacer la corrección, si bien Camille, Aidan y Bella no eran familia de sangre, lo eran por afinidad y porque a mí se me antoja que así sea


Marque a Bella solo para saber que su móvil estaba apagado, y en casa María no respondía. Hablar con Rose, no me hizo olvidar de mi amiga

― Prometiste que vendrías a casa pronto— recostado en la cama, no evite sonreír cuando oí la palabra casa

― Lo sé, cariño, pero sucedió un imprevisto, iré pronto—

― Espero no sea nada grave— susurro sin ocultar su decepción, estuve a punto de decirle que estaba en la cuidad pero me contuve.

Hablamos de su día en el trabajo, de Boo, de mis padres

― Quisiera que estuvieras aquí Emmett, quiero dormir pegada a tu cuerpo, sentir que me abrazas fuerte, besarte y poder hacerte el amor— ronroneo como despedida. Mi cuerpo, débil como es, no tardo en encenderse como hoguera
― Pronto lo haremos y créeme querrás no haberme tentado— le asegure ronco

Poco fue lo que dormí esa noche, pasado el medio día Alice, fiel a su palabra se hizo ama y señora de mi casa y cocina, Sebastián no paraba de parlotear sobre la nueva mascota de su tía Rose, de que quería uno como ese pero que su papá se negaba a comprarle uno

― Le llamo Boo. ¿crees que tía Rose tiene novio?— pregunto curioso

― No sé, ¿tú qué crees?—

― Que si, y no quiero. Quería que tú fueras su novio así me dejabas a Sheep para mi— reí a carcajadas de las palabras de mi sobrino, sabía que quería a Bella y mi amiga le manifestaba que era su novio pero la inocencia con la que manifestaba quererla lo sobrepasaba

― aun eres una pulguita para pensar en novias—


Jugamos con su monopolio y sus reglas lo que llevo a mi fracaso, uno que tomaba con calma, nunca perdía, bueno no la mayoría de veces. Sobre las seis acompañe a mi sobrino a por su baño y luego a cambiarlo, luego me ocupe de mi propio arreglo

― Mamá y papá traerán a Rose en breve— anuncio Alice desde la puerta, sonriendo ampliamente— te estabas demorando, Emmett— susurro suavemente— Ella ha estado loca por ti desde siempre—

No quise desvirtuar sus palabras, solo Rose y yo sabíamos cómo eran las cosas en ese antes, y aquello no tenía cabida ahora, los años nos enseñaron cosas, pero el presente me recordaba que no se depende del pasado para cumplir los sueños y metas del ahora

― Avisaste a Edward—

― Si, no dijo si vendría, está muy raro… ¿Qué sucedió en Los Ángeles?—

― No sé qué quieres decir—

― Rose, me conto que Edward estuvo la semana pasada allá ¿Qué sucedió?—

― No lo sé, mi atención estaba en Rose, no en mi hermano que es lo suficientemente viejo para tomar sus propias decisiones—

― Bien— balbuceo molesta, dejándome solo.
Media hora más tarde, me sentía como perro persiguiendo su cola sin lograr tocarla, el reloj marcaba mas de las ocho treinta, y la cena era a las ocho, Alice aseguraba que mis padres no tardarían en llegar. Serví vaso de coñac y lo bebí, mi garganta parecía estar en medio de un voraz incendio, pero no me importo, nada importaba, salvo que Rosalíe Hale cruzara el umbral de mi casa, nuestra casa

― Llego el abuelo— la vocecita de mi sobrino me trajo de regreso a la tierra.

Alice, ya se había encargado de la puerta, no tarde en envolver mis brazos en la cadera de mi Rose, alzarla un poco y arrebatarle los labios hambriento, devorándole delante de mis padres, nunca antes hubiese dado semejante muestra de amor, de posesión delante de mi familia. Mi lengua penetro ansiosa dentro de su boca, su lengua respondió con la misma ansia, ahondando el beso

― Te extrañe— susurre cuando solté sus labios

En respuesta ella golpeo con fuerza mi hombro— me mentiste. Tonto, creía que estabas en los Ángeles — a pesar del golpe, podía ver se contenía de reír— yo también te extrañe— beso mis labios con delicadeza

Mi familia no había perdido detalle de lo sucedido, lo supe por las caras de mis padres, y la risa de mi sobrino. Queriendo ser el hombre serio y con un negocio rentable, salude a mis padres

― ¿Edward, no vendrá?— pregunto mi madre, con cierta tristeza, quizás creyendo que aun había rencores entre nosotros

― Esta con Jasper, no deben tardar en arribar, por el momento déjenme traerles algo de beber—

Abordamos temas sencillos como la situación de la familia, las expectativas de mis padres, respecto a una casa que querían comprar en un pueblo cercano a la frontera con Canadá, absortos en nuestra charla, teniendo la mano de Rose entrelazada con la mía, no me di cuenta en el momento en que los demás miembros de la familia llegaron.

― Ya que estamos todos, quiero comunicarles algo— hablo fuerte mi hermanita, quien tiraba de la mano de un Jasper que tenía una sonrisa ladeada— a nuestra familia se agregara un nuevo miembro—

― Espero que sea una niña a la que malcriar— complemento Jasper, mirando fijamente a mi hermana, viéndola con amor, un amor que quizás en medio de mi inmadurez no había notado— que tenga el carácter y el físico de su mamá, y las agallas de papá— alardeo ganándose varios chiflidos de parte de Edward y míos— Calma señores— pidió Jasper riendo— algo tiene que heredar de mi ^¿no?, quizás el color del cabello y la belleza— volvimos a reír— será una pequeña más que amada— mi madre no tardo en dejar su puesto y abrazar con fuerza a Alice y Jasper

― Seguimos con los anuncios importantes, familia— murmure levantándome y ayudando a Rose para pararse junto a mi— He pedido a Rose una oportunidad, si, ya sé , no la merezco, me porte como un descerebrado y mil cosas más, pero, la verdad es que no concibo una vida sin la mujer que amo, si Rose te amo más que a nada en el mundo, después de mi mamá tu, cariño— manifesté vehemente

― Y yo me creía ser a la que amas— abrí los ojos so rendido girándome para ver a Bella asomada tras Edward— oso malo, me ilusionaste, jugaste con mis sentimientos, con mi amor— sus labios curvados en una sonrisa decían otra cosa— Eres tremendo Boo, has roto mi corazón— declaro, echándose a reír. Edward no tardo en seguir su ejemplo, sutilmente le hizo poner a su lado y abrazo su cintura

― Dejando de lado las bromas de mi mejor amiga— hice un guiño hacia ella— queremos hacerles participes de nuestra felicidad—

― Espero que no hayas dejado embarazada a mi hermana Cullen, o te mato—

― tú has dejado embarazada a la mi dos veces y aun estas vivo— le recordé— Rosalíe y yo nos casaremos— otra ronda de felicitaciones, y luego las fechas en las que todos opinaban sería la mejor fecha para casarnos— Quiero que sea lo más rápido posible, no creo poder sobrevivir sin Rose más tiempo—

― Quince días, en quince días nos casaremos—anuncio Rose, callándonos a todos— no hay nada mas por decir—

― Hey, me dejaras sin mi socio, no es justo— bramo Bella, mirando fijamente a Rose— tienes que compensármelo, Rosita—

― Te doy a Edward— mi amiga no tardo en ponerse colorada y rehuir sus ojos de todos nosotros— vamos Eddy , no tienes nada que anunciar, aprovecha que es la noche de noticias— soltó Rose con malicia

Mi hermano se encogió de hombros, tiro de Bella hasta que ella quedo mirando a mis padres— Bella y yo somos novios, estamos viviendo una etapa anormal a la de la mayoría de parejas— giro a mi amiga para verla frente a frente, acuno su rostro— eres una cosa llena de sorpresas, para mí es un privilegio que me dejes entrar en tu vida, ser parte de la formación de Camille y Aidan— no creo que ninguno de los dos notaran el asombro en la cara de mis padres, Alice y Jasper. El beso que se dieron aunque corto dejo mucho por comentar— Si tu puedes amar a esos dos pequeños, yo también lo hare—

Algo aturdido mi hermana nos dirigió a la mesa. No paso mucho para que mi madre preguntara por Camille y Aidan, y nosotros cuatro en tratar de responder, Bella se notaba incomoda, respondía con cortesía pero sin ahondar en sus respuestas. Rose trato de cambiar el tema en varias ocasiones, pero siempre volvían a ello, Alice era quien más tiza daba al asunto y no hacía nada para ocultar su reprobación.
Terminada la cena, mi amiga se disculpo, Edward no dudo en marcharse con ella

― Tenemos que hablar— le dije, antes de besar su mejilla y abrazarla

― Estaré hasta el lunes aquí—

― Bien, mi socia en el club de “Creemos en el amor y esperamos un corazón”. Descansa—

Observe atento su partida, los cambios que venían nos marcarían, no sabía cómo iba a reaccionar mi amiga a mi decisión. Si la vida es ciclo, el mío esta con Rose. Me dije regresando a la pequeña reunión familiar y a la mujer que amo





Perdonaran la tardanza mis niñas, que puedo decirles anímicamente no me encontraba bien y he tenido una que otra complicación pero aquí esta, creo que no dará más largas a esta historia y en dos capítulos se dará por finalizada, estoy pensando en nuevas historias para traerles, así que si tienen sugerencias sobre temas bienvenidos sean.Ada



11 comentarios:

  1. Hermoso capitulo adita me encanto que bella al final resolviera sus disputas con edward y que permanecieran juntos y que decir de Em y rose muy encantada con la historia media triste porque queda poco pero me alegro que todo este tomando un nuevo rumbo un rumbo mas concreto y sin complicaciones.

    Animo mi adita hermosa siempre esperaremos por tus actualizaciones porque el hermoso don que tienes se agradece, y bueno te mando mis energias se lo complicado que es todo esto pero estoy segura que despues de toda oscuridad hay una hermosa luz esperandonos. miles de besitos y cariños se te quiere adita magica

    ResponderEliminar
  2. Hola Ada, gracias por esta historia me gusta mucho, es la primeraves que me atrevo a comentar jijiji, esta es una historia diferente a las que leo pero me gusta. Que pena que ya se termine, va a haber algun PVO de Edward???

    Pues con respecto a ideas para nuevos fics nose, me gustaría leer algo donde Edward y Bella se llevaran como perros y gatos jajajaj XD pero que terminen juntos, podria ser que fueran vecinos o algo asi (espero que te sirva aunque parece medio tonta la idea) Besitos Ada.

    ResponderEliminar
  3. xD leti ada escribe uno parecido en el blog de Lullaby se llama evadiendo al amor xD :P

    ResponderEliminar
  4. oh me gusto muchísimo!!!!!!!!!!!! Alice tiene que comportarse con bella. hacia falta la historia.

    ResponderEliminar
  5. Hola cariño es un placer volver a leer un nuevo capitulo y dios este estubo genial ,eres lo maximo ,me encanto y valla poco a poco las relaciones entre todos mejora....Sigue asi nena y espero estes bien,cuidate...Besos...

    ResponderEliminar
  6. Hola Ada como estas espero q bien,el capitulo me gusto mucho q bueno q Emmett y Rosalie ya pusieran fecha para la boda ellos se merecen q sean feliz x todo los malos entendidos q tubieron en el pasado eso es bueno q se casen y lastima q no se quede con Sheep xq se llevan muy bien,y una parte q me cayo mal fue cuando Alice trata a Bella mal no se la soporta x eso Alice q ca mal jaja,y al respecto del nuevo fic me gustaria q la historia fuera de una Bella y Edward muy buenos en los negocios y con buena plata pero q sean empresas enemigas y q ellos no se lleven bien pero se atraen mucho cuando se conocen aunq ellos los niegen,bueno algo asi xq no soy muy buena con las ideas de fics ja,bueno Ada saludos y te cuidas mucho!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Adita muy buen capitulo me ha encantado la reunion familiar donde se dijeron todas las sorpresas como la boda de Rose y Emmett y el noviazgo de Edward y Bella que por cierto me dio mucho gusto que tambien Sheep se de la oportunidad de ser feliz y que mejor que Edward para estar con ella queriendo a esos peques hermosos, es una pena que la historia llegue a su fin pero una alegria que todos puedan al final ser felices y aprender de todos los errores que cometieron...... Besos

    ResponderEliminar
  8. Mi amor, espero que todo vaya mucho mejor ahora.Ahhhhh! Te echo de menos muchísimo!

    y Buenoooo un capítulo espectacular, sí, por completo! la conversación con sheep, el sueño, Dios! Dios! Todas las noticias...magnífico mi niña! Todo en orden, cuanto amor! :-)

    Un millón de besos y de abrazos
    T.

    ResponderEliminar
  9. Hey!!!
    Aparecí jiji...estoy aplaudiendo con las erejas de ver a mi oso tan feliz, será contagiosa la felicidad?
    Y verlo en el papel de tio/niñero...mis bragas están arruinadas por tu culpa Adita!!! jajaja...
    Que bien que todo se está solucionando, se lleva mejor con Jasper, Ed y Bella parece que tambien están encaminando su relación...solo falta decir:...y comieron perdices.
    Besos nena.

    ResponderEliminar
  10. Adita me sorprendiste con este capitulo, npo esperaba que Bella y Edward se juntaran al fin y dejaran sus estupideces, por otro lado me encanta que Alice este embarazada again!!, y que Emmet y Rose esten juntos y se casen tan rapido....ame este capitulo en serio lo hice...besos
    Johanna

    ResponderEliminar