“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



jueves, 21 de octubre de 2010

Amarte Duele. Capitulo 17 CAMINO


CAPITULO 17 CAMINO

Hola a todas bueno aqui por fin esta la actualizacion de este fic, quiero decir qeu este fic esta llegando a su fin tan solo tres capitulos mas y se termina esta historia, espero que todas hayan visto el motivo para escribirlo.... Gracias a aquellas que se toamn su tiempo para visitar este hermos rincón.

Tambien quiero agradecer a mi Twins por todo su apoyo y mi Tiwii sabes que el segundo lugar que obtuve es todo para ti, gracias por haber contado conmigo apra crear este nuevo sueñoo TE AMOOO

ADA CULLEN

- Si pudieras cambiar algo de tu vida, ¿qué sería?- Tania sorprendió a Esme, la joven está sentada en una de las sillas reclinables del jardín delantero, su mirada fija en la fotografías de su ultima ecografía- sabes… yo no me ilusionaría, no permitiría que … me sedujera y prometiera el cielo y la tierra, no cambiaría la historia solo mi reacción… actuaria con más prudencia, con responsabilidad- dejo que un suspiro vagara

- Yo, no cambiaría nada, bueno creo que lo único que haría sería poder haber tenía fuerza y coraje en antes cuando…. Cuando permitía que me lastimaran, cuando mi voz no era más que un susurro silencioso- su voz era algo melancólica

- ¿Perdonarías a aquellos que te han lastimado alguna vez?-

Eso intentaba, no quería seguir viviendo con el desasosiego de estar resentida, de guardar rencor contra ellos
Cursiva

- Espero poder hacerlo ¿y tú, los perdonarías?-

- A mis padres ya les perdone, al menos hicieron algo bien por mi esta vez, a Estefan, si también a pesar de todo no puedo tener resentimiento para con él, siempre que lo necesitaba estaba allí cuidando de mi hasta el día que se comprobó el embarazo creo que huyo por temor mas no por qué no nos quisiera-

- ¿si regresara volverías con él? ¿podrías amarlo nuevamente?-
cuestiono

- No, no podría… lo quiero pero no confió en él, quiero iniciar una nueva vida y se me hará difícil pero… debo continuar, Carmen Iri y Eleazar son mi presente- dijo segura-

- ¿Y Kathe?-

Sus ojos se dilataron levemente, un ligero brillo se apodero de ellos deseo, anhelo, melancolía, tristeza, Esme sabía que la decisión de Tanía era firme la pequeña una vez naciera seria dada en adopción

- Ella será feliz con su familia- respondió en tono tajante- bueno iré a hacer tarea y luego a pasear con Carmen y la niña-

Sola en el jardín pensó en varias opciones para ayudar a Tanía, opciones que le ayudaran a por decidirse conservar a su hija

Nunca una madre debe separarse de sus hijos no si existen alternativas y deseos de sacarlos adelante, no si tiene gente que le ayuda- los pensamientos de Esme se concentraban en esa teoría Tania y Kathe juntas como siempre debe ser, suspiro resignada llevaba mucho tiempo allí dando vueltas sin sentido a ese pensamientos y nada coherente se había formado aun.

se dirigió hacia el interior de la casa cuando la voz cantarina de Alice la detuvo

- Ni lo pienses Sra. Cullen- se giro rápidamente para ver que se tramaba su amiga- Tenemos una cita- anuncio

- ¿Cuál? ¿por qué nadie me había dicho?¿quiénes son los clientes?...-

- ¡Ey! Calma, no hay clientes bueno si tu y yo… hoy iremos a probar nuestros trajes de boda- sonriente la pequeña mujer corrió hasta ella y comenzó a bailotear- Oh, Esme será tan divertido, he visto varios modelos- desconecto su mente por unos segundos cuando Alice comenzaba nadie la detenía las cosas se ponían peor cuando se trataba de su futura boda… para evitar que se enojara asentía y sonreía tontamente – Esme… Esme… ¡ash! no me estas prestando atención- se quejo

- Claro que si-

- A si, si es así ¿qué fue lo último que te dije ah?
- parpadeo varias veces tratando de inventar algo -Vez- repuso rápidamente - Carlisle si que te tiene boba, vamos- con eso se la llevo, sin bolso, ni llaves, ni dinero, prácticamente la metió en su auto y rápidamente lo arranco, la velocidad con la que conducía debía ser delito, todo fuera del auto parecía un mero borrón

- Alice, despacio- claro su amiga en ningún momento disminuyo el ritmo

- No te quejes, necesitamos ir y volver antes de que noten que te secuestre- interpuso después de varios minutos seria

- ¿A dónde vamos?- pregunto viendo que cruzaba la cuidad rápidamente

- Seattle- inmediatamente su cuerpo se tenso, su respiración se acelero y sus manos se aferraron a la puerta, aun no estaba preparada para pisar Seattle, no quería regresar a esa cuidad no ahora, no …- Niña.. Seattle es como el Nueva York de este lado del país, qué creías que en Port Angel encontraríamos nuestros vestidos.

- Y-yo… Regresemos por favor- suplico su voz alarmada, ante este gesto su amiga desvió el auto hacia un lado del camino, rápidamente se bajo del vehículo y corrió al lado de Esme, abrió la puerta y tomo el rostro de su amiga en sus manos, los ojos de Esme estaban fijos en alguno punto lejano aunque sus miradas se cruzaban sabia que no la veía

- Mírame- le pedía en tono alto- Esme mírame, respira hondo, respira niña respira- repetía contantemente, tras varios minutos su compañera comenzó a serenarse aun su rostro mostraba alarma- Puedes hacerlo- susurro - vamos tienes que dejarlo, el pasado pertenece al pasado no al ahora-

Claro que era del pasado pero dríceselo a mi mente, ella aun no esta preparada. Se oyó decirlo en la mente en alto

Vamos ya has avanzado mucho para que una vez muerto el tigre te espantes con el cuero, tu puedes, que puede pasar, no seas cobarde da ese paso, libérate

- No me dejaras sola- musito tan bajo que tuvo que repetirlo varias veces

- Nunca seré tu sombra, una extremidad mas, así que andando hoy reinarás en Seattle-

Una vez reino, una vez fue el centro de las miradas, de los cotilleo, el centro del mundo la reina, tenía el mundo en sus manos, se creía invencible cuando estaba rodeada de aquellos que perjuraban ser sus amigos y defenderla de todo mal, pero todo era una farsa porque una vez dejaba aquellas salas pomposas era reducida al juguete de Cayo, su mente se forzaba en olvidar todo aquello, en dejarlo pero no podía, a veces recordaba lo que había sido

Ahora soy feliz, por primera vez no tengo que fingir, rio porque quiero, grito de alegría, lloro de felicidad, sueño con rosas y arcoíris, canto en cualquier momento, no hay nada gris, no hay pesadillas y no tengo temor, soy dueña de mi vida y mi destino, soy dueña de mis decisiones, soy una mujer nueva , una mujer fuerte, una mujer que se ama

Las palabras que su mente le decía le llenaron de valor, Seattle era solo una cuidad, nada que temer cuando has enfrentado peores cosas, las comisuras de sus labios se arquearon levemente mientras su amiga continuaba el camino.

Durante todo el camino su corazón se mantuvo acelerado, podía sentir el repique en sus oídos, la música y la charla de su amiga no aminoran van su nervios.

¿Por qué Alice había decidió llevarla allí este día? ¿Por qué no mañana?¿por qué no ayer?¿por qué hoy?

Un año… un abrir y cerrar de ojos… un año donde durmió por varios meses, un año donde quiso alejar a todos por temor a ser herida, un año que le mostro el valor de la amistad, el desinterés del amor, la lealtad de la familia, el significado de amarse.

Cerró los ojos y dejo que un suspiro emanara.

Pronto llegaron a la zona comercial de Seattle, Alice le jalaba alegremente por entre la gente para meterla en todos los almacenes y boutiques, uno y otro vestido eran pasados y obligados a medir, después del quinto perdió la cuenta, con escotes, sin escotes, estilo princesa, modestos, pomposos, recatados, atrevidos, largos, cortos, con bello, sin bello, con cola, sin ella, blancos, hueso, champan, beige uno tras otros eran vestidos por ellas, Alice riendo animadamente durante todo el proceso, ella rogando al cielo que algo detuviera a su amiga, claro sus oraciones eran silenciosa s y no escuchadas, pasadas tres o cuatro horas resulto dejándose llevar por la emoción con cada vestido que se probaba daba volteretas, brincaba con su amiga, reían tontamente, los dependistas solo les miraban como si hubiesen perdido más de un tornillo.

- Este es- grito Alice cuando encontraron el vestido perfecto, un lindo vestido largo, con detalles delicados en piedras brillantes, y tirita delgadas, ceñido hasta la cintura y con caída desde ella –Es tan hermoso- dijo alargando las letras- te veras hermosa-aseguró-vamos quítatelo y paguémoslo

- Hoy no puedo, alguien me saco corriendo de casa y no pude traer mi bolso, así que tendremos que regresar luego- volvió al vestier para quitarse la delicada prenda, no era un modelo de diseñador pero era hermoso, tomándolo en sus brazos lo llevo hasta la joven que les atendía-Vendré pronto - le dijo

- De eso nada, tráelo-ordeno Alice, quien estaba recargada contra la vitrina principal y ondeaba una pequeña tarjeta

- Ni lo pienses Mary Alice Brandon-le espeto Esme

- Oh, sí- repuso rápidamente, paso la tarjeta por la maquina y acto seguido le mostro la lengua- tómalo como tu regalo de bodas, dicen que la familia de la novia obsequia el traje y la fiesta, así que nosotros ya nos encargamos de eso y no se aceptan no por respuesta-

Fue hasta ella para abrazarla fuertemente, susurrándole una y otra vez un gracias sintiéndose completamente abrumada por los actos de su amiga, claro ahora sabia que tras de ello estaban todos ellos como una fuerza solidad de primera línea.

Alice también escogió su vestido este un poco más elaborado, más ostentoso, más impactante, blanco, estilizado con una larguísima cola, y mucho detalle brillante con corsé y estraple, su pequeña amiga parecía nada más que una chiquilla en pleno parque de diversiones yendo de aquí para allá, la sesión de compras locas continuo en varios almacenes zapatos, accesorios todo fue adquirido incluso más.

- Al ya estoy cansada- manifestó Esme - podemos descansar

- No, aun falta lo mas importante, veras pensamos en hacer una especie de baby shower para Tania, claro los obsequios serán cosas para ella después del parto ya que no se quedara con la bebe-

- Bien, pero ahora me prestaras algo de dinero o si no me devuelvo caminando a Port-

- Me encantaría verlo- la risa de su amiga fue tan contagiosa que amabas rieron por varios minutos, la tarde de compras con su amiga estaba marchando de lo lindo, ni siquiera recordaba que estaban en Seattle.

En el centro comercial adquirieron muchas más cosas para la alocada fiesta de Tania, serpentinas, bombas, sombreros, silbatitos y otras tantas tonterías, cuando salieron ya pasaba la hora del atardecer y ellas iban abarrotadas de bolsas, el coche no está menos lleno dos grandes cajas reposaban en el asiento trasera con sus vestidos

- Para la próxima consigue una camioneta- susurro tras ella- Dios parece que has comprado media cuidad-
Cursiva
- Esto no es nada, pero bueno muévete vamos a cenar antes de regresar a casa-

Para que pelear con su amiga si de todos modos seria una batalla perdida, sumisamente hizo caso además su estomago rugía como león, creyó irían en auto hasta el sitio pero en su lugar caminaron hasta el sitio a esta hora el trafico fluía raudo, muchas personas inundaban las calles algunas regresando a sus hogares otros dirigiéndose a sus turnos.

El restaurant calle arriaba esta levemente iluminado, ella le reconocía solo dos o tres veces le visito con su familia,, los dueños eran allegados a sus padres, echo aquello al fondo de su mente mientas ascendían las escalerillas, su amiga la tomo de las manos infundiéndole s fuerza, bueno no podía ser tan de malas para encontrase con alguien de su pasado, hace más de un año que había desaparecido sin dejar rastro, ni siquiera la prensa amarillista había dado con su ubicación, Alice saludo al maître quien las encamino a la pequeña mesa en el centro del recinto, después de recomendar la espacialidad del chef y sugerir el trago a tomar tendió las cartas para su elección y se retiro, la decisión estuvo difícil setas con jamón al vino, brocheta de carnes y de postre Focaccia de manzana, acompaña de vino blanco, degustaron cada comida al máximo e incluso repitieron una en la porción de postre y vino, su amiga llamo su atención cuando ligeramente golpeo la copa para anunciar su brindis, sonreía ampliamente cuando comenzó a hablar

- Por esta día, porque hace un año de alguna manera volviste a nacer, porque nadie nunca más te rebajara y mejor aun por tu presente, por la boda, tu novio, que guapo esta menos mal tengo a mi caballero que si no te lo robo- dijo entre risas - por el hoy, el ahora y
el después ¡Salud!-levantando sus copas brindaron

- Gracias por todo Al- su amiga le guiño un ojo, se estuvieron en el restaurante un poco mas una vez pagaron comenzaron a desandar sus pasos, la noche en Seattle era un poco más fría, las farolas era lo único claro que se notaba, muchas veces intento ver la luna u intenta r dar con algunas estrellas pero las luces de la cuidad lo tapaban por eso amaba vivir en Port Angel allí podía ir a su jardín trasero y ver el firmamento.

Una vez llegaron al choche se pusieron en marcha, ella resoplo satisfactoriamente se había enfrentado a Seattle y triunfado, cerró los ojos un poco par a descansar de su agitada tarde.


Carlisle daba vueltas como loco por toda la casa, haber aceptado que Alice llevar a Esme a Seattle era una locura no sabía como había reaccionado su novio peor no había llevado su móvil y Alice también había dejado el suyo ya que Jasper fue quien contestó la llamad a comienzo de la tarde, ni Tania ni Carmen se habían dado por enteradas de que Esme había dejado la casa

- Cari, espero que estés bien-susurro manteniendo su vista fija en la calle esperando atento la llegada de las dos mujeres- si algo te sucede no se qué será de mi- desde que ella había llegado a su vida hace un año se sentía más que sobreprotector y si se trataba de ella simplemente era una completa fiera, el reloj marcaba mas de las 9:30, Tania y Carmen se había marchado a la cama hacia unos cuantos minutos, él se debatía entre ir por su coche e ir por ella a Seattle o seguir consumido por sus miedos- Vamos contrólate si algo le s hubiese sucedido ya me nos habríamos enterado- salió de la casa para sentarse en el jardín y continuar su espera.

Su corazón latiendo a mil , sus sentidos completamente atentos no podía perderla ahora no después de todo lo que habían vivido.

Aun la podía ver en su mente cuando era irreconocible, lentamente sus morados desaparecieron pero la vio en el borde durante cuatro largos meses, cuatros mese en los que ella no parecía querer regresar, la vio asustada, gritando, llorando en las noches, alejándose de todos, rehusándose a confiar, la vio tomar sus decisiones, enfrentarse a sus temores, había ido a tratamiento con Emmett por unos meses, ahora era diferente era fuerte y decida, era alegre, entregada pero no sumisa, valiente, emprendedora, dedicada

- Hemos crecido juntos durante estos meses- dijo observando el cielo- somos fuetes, somos uno si caes yo te levanto, si lloras yo lloro…- en realidad haría pagar a quien le hiciera llorar nuevamente- ojala pudiera darte todo para que seas completamente Feliz-

Ese era su mayor deseo poder hacerla completamente feliz y aunque ella no lo dijera sabía que su lado materno estaba insatisfecho peor ella no podía quedar embarazada no luego del accidente y aunque ella nunca preguntaba por su condición, él estaba preparado las noticas no eran alentadoras quizás con mucho tratamiento algún día lo lograran pero no en el futuro próximo.

Volvió su vista a la carretera, nada, vacía sola, si pronto no llegaban el comenzaría a desplazar a medio cuerpo policial para encontrarla, se levanto de la silla y fue a pararse a la cera, continuamente observaba a lado y lado rogando que aparecieran pronto, en que pensó cuando Alice fue en la mañana a su oficina

- Es una buena idea, veras ella superar su temor a Seattle, que ni fuera un monstruo que si no allí estaba frente a él urgiéndolo a enfrentarla, pero es una ciudad como cualquier otra, mira matamos dos pájaros de un tiro ella deja sus temores a un lado y adquirimos todo para la boda- él había comenzado a analizar los pro y los contras cuando la pequeña saco su as bajo la manga- no me dirás que aun no tienen la fecha, vaya que lentejos son- con eso le había distraído para luego ir a la puerta sonreírle pícaramente y decirle-la cuidare por ti, feliz día-


El leve rugido del motor de un auto le regreso al presente, el vehículo amarrillo iba acercándose a la casa, antes der que se detuviera por completo el ya estaba frente a la puerta, abriéndola para poder sostener a su amada, ella reía débilmente mientras sus brazos se aferraban mas y mas a ella

- Carlisle, no puedo respirar- musito Esme, rápidamente soltó un poco su agarre y antes de soltarla por completa fusiono sus labios, dulcemente saciándose de ella, explorando su boca, disfrutando el roce de sus lenguas y la exploración, sintiéndola más cerca

Se había olvidado de Alice, quien carraspeo varias veces y se quejo audiblemente sobre su comportamiento adolescente

- ¡Ew! ya cálmense- dijo alto- ahora entiendo a Tania, razón tenía al decir que era peor que una pareja de chiquillos, ahora si me ayudan a sacar algunas cosas , tengo alguien en casa que también quiere besarme y estará enfadado por no decir a donde iba y dejar mi móvil-sin decir nada soltó a su prometida y fue por las bolsas , claro creyendo que eran una o dos

- Madre mía, se han comprado toda la cuidad- exclamo, Alice rodo los ojos mientras Esme reía tapando su boca con la mano, una tras otra bolsa fueron ubicadas en la sala, Esme cargaba recelosa una caja grande, corrió escaleras arriba con ella-¿y eso?-

- Su vestido de novia- respondí serena Alice- bue
no no siendo más me voy, prepárense para anunciar la fecha y para las fiestas que vienen la de Tania será pronto- envió un beso al aire y salió casi danzando.

Después de dejar las bolsas apiladas con cuidado en una habitación del primer piso subió sosteniendo en sus manos su presente para Esme, toco suavemente la puerta, Esme aprecio sonrosada, sonriéndole dulcemente

- ¿Cómo estás?- inquirió

- Bien, soy una chica fuerte, me divertí-

- Bien, yo… te traía esto- tomo sus manos para poner en ellas los papeles, los ojos de Esme se abrieron como platos cuando se percato de que se trataba

- No, no puedo…- comenzó a replicar

- Nada de eso Cari, es un presente por estos meses de felicidad-

- Pero… pero… un viaje a Brasil, yo no tengo nada para ti-

- Claro que si- respondió seguro- tu presencia y compañía es todo lo que deseo, Cari, Te amo tanto que si pudiera te bajaría la luna para ponerla a tus pies-

- ¿Cuándo es el viaje?-

- Cuando tú quieras, las fechas están abiertas - claro no le iba a decir que aun faltaba otro regalo pero ese seria para su luna de miel, por el momento le llenaba saber que ella era feliz y estaba a salvo en sus brazos.

Los caminos que recorremos en la vida a veces parecen ser sin sentido, llevarnos a un punto sin retorno, haciéndonos caer, llorar, gritar, desesperarnos, pero a veces esos caminos solo nos están llevando a la felicidad, claro muchas veces no la vemos porque estamos pendientes de otras cosas, muchas veces los obstáculos que se presentan solo surgen para hacernos fuertes y libres, Esme ahora entendía todo claramente, todo lo que había vivido no había sido infructuoso, simplemente fue un tramo del camino que no debió cruzar a oscuras y cegada por un falso amor, un amor dañino… pero bueno todos comentemos errores y ella habaia pagado su precio ahora la vida dejaba que el sol saliera para ella.

3 comentarios:

  1. awwwwwwwwwwwwwwwwwwww jajja siempre quise saber como seria carlislie dandole la isla a esme, aw esta historia es de lo más tierno y rosa que he visto gracias mi pequeña, por la historia y por estar ahí para mí. siempre tienes las palabras exactas de aliento te amooooo <3

    ResponderEliminar
  2. Antes que nada pedirte disculpas por no pasar antes a leerte, tuve un problema familiar y estuve en el hospital viéndola, y después con mi tratamiento...me dejo echa plof mi niña, sin fuerzas para siquiera levantarme de la cama y decir mu.
    Dicho esto; empezamos con tu capi.
    Me encanta esta historia mi niña, coincido con Juliana, nunca había leído nada tan romántico sobre Carlisle y Esme, ya era hora que alguien les hiciera un verdadera historia, y nada de cortos.
    YA quiero saber mas, mucho mas, jejeje, que impaciente soy ¿verdad?.

    Cuídate mucho mi reina...

    Bonnie

    ResponderEliminar
  3. hayy dios no puedo creer q ya se vaya a acabar, amo esta historia, y esme y carlisle son una pareja tan tierna, q bueno q esme ya haya superado gran parte de su pasado

    ResponderEliminar