“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



viernes, 14 de enero de 2011

Tango con un Vampiro. Capitulo 14


Capitulo 14

Bella, a pesar de sus temores no pudo evitar dar rienda suelta a la atracción por Edward Cullen, ¿miedo? Si bastante, a varias cosas, a lo desconocido, a sus sentimientos por él, a equivocarse, a enamorarse, pero bueno quien cuenta esos temores. Por el momento estaba feliz, su cuerpo le cubría y aunque no era tan cálido como otros le daba paz, una paz que nunca imagino, su cuerpo se amoldaba perfectamente, durmió plácidamente.

Una fresca y fría brisa corrió por su espalda desnuda provocando que todo su cuerpo reaccionara, se removió un poco dejando en claro que aun necesitaba descanso, la brisa volvió a golpear en su espalda, lentamente abrió los ojos, pensó en encontrarse con aquellos ojos miel que le hacían perder, y sus labios en su piel pero no fue así, estaba sola, desnuda, pero sola, enredo la sabana en su cuerpo, sintiéndose decepcionada. Negó y resoplo.

Camino hasta la venta al otro lado de su cuarto, corrió la cortina y se deleito con el clima, el día parecía ser mas frio y blanco que los anteriores, el invierno pronto se iría al igual que ella, no se ilusionaría, era mejor así. Fuera el mundo parecía paralizado, ni una sola persona era vista en la calle, pego la frente en el frio cristal, deleitándose con el paisaje, los minutos, y segundos pasaron y ella ni cuenta se daba que estaba siendo observada y que el peligro acechaba.

Respiro profundo antes de encaminarse al cuarto de baño, camino como quien baila tango, dejando que su adolorido cuerpo se contorneara con el sonido silencio de un bandoneón, y bajo los acordes de un contrabajo y las silenciosas y melancólico rasguño de un violín, su mirada enfocada en los azulejos del baño, suaves movimientos que ondularon su cabello, ingreso aquel pequeño cuarto cerrando la puerta y encendiendo la luz con sensualidad, su mandíbula cayo al ver la imagen en el espejo, su cabello una maraña completa, sus labios hinchados y rojos, sus ojos brillaban gritando que había tenía una de las mejores noches de su vida, eso sumado a unos cuantos cardenales que se formaron en donde las manos de Edward le sujetaron con fuerza la noche anterior, toco cuidadosamente cada cardenal, y no evito sonreír, si estaba dolida, y tenía morados, pero estaba feliz.

Dejo que la sabana cayera y se metió bajo la lluvia de agua tibia, canto como nunca antes lo había hecho, todo su cuerpo cantaba, masajeo las zonas que dolían y suspiro al recordar aquel fuerte cuerpo contra el suyo, revivio en su mente cada movimiento, cada gemido, cada toque, su cuerpo vibro extasiado con todo aquello, hasta que recordó la palabra mágica , y se tenso

¡Vampiro!

¿Vampiro? ¿En verdad podrían existir?

Pero no lo creía, si ellos fueran vampiros le habrían asesinado hace tiempo, acaso no era esa la razón de aquellas siniestras criaturas, su cuerpo se crispo ante el recuerdo de la fría y asesina mirada de James, aquellos ojos bañados en sangre y que gritaban maldad, aquel ser distaba de los Cullen con aquellos modales y atenciones, con sus mimos y sus ojos de topacio, no ellos no podían ser asesinos y muchos menos vampiros.

Sin embargo su mente se negó en olvidar aquella estupidez. Tomo una toalla que colgaba en la pared cercana y envolvió parte de su cuerpo, bueno dejando casi el 70% al desnudo

― Pensé que nunca saldrías— grito asustada al oír la voz de Edward a su lado, sus corazón latió frenético, se llevo las manos al pecho para tratar de controlar aquella reacción, sus ojos estudiaron a Edward quien estaba recargado contra la pared, relajado y con una gran sonrisa en su rostro y sus ojos viajando por su semidesnudo cuerpo.

Podría jurar que algo había cambiado pero no se atrevía a expresarlo en voz alta

― Tenía que ducharme—

― Y hueles demasiado bien para tu seguridad, eres el manjar mas tentador de la mesa— aquellas palabras en parte le atemorizaron y en parte le sonaron a cumplido e hicieron que sus mejillas se arrebolaran, él se acerco para estrecharle

― ¿No quieres probarme?— soltó sin pensarlo, sintiendo revivir el deseo.

¡Dios, soy yo o comenzó a hacer calor!


Los finos y suaves dedos de Edward recorrieron su espalda, sintió como absorbía el aroma de su cabello

― Me gustaría— su voz está cargada de deseo— pero creo que ayer no fuiste a trabajar y Matías te ha llamado. Me tome el atrevimiento de contestar al ver que no salías del baño. Pero antes tenemos que aclarar algunas cosas—

― ¡Demonios! Lo olvide, Matías me matara— exclamo, se removió entre los brazos de Edward hasta hacer que le soltara— hablaremos luego, tengo prisa— una vez libre se deshizo de la pequeña toalla, dejando su cuerpo complemente al desnudo, contorneo su cuerpo, miro sobre su hombro dejando que un mechón cubriera parcialmente su ojo, le dedico la sonrisa más caliente y susurro— ¿te gusta?— antes de recibir respuesta continuo su camino, en la habitación revolvió el pequeño closet y los cajones de un armario, sintió los ojos de Edward clavados en su cuerpo— me inhibes— dijo volteando a verle con el entrecejo fruncido y las manos sobre la cadera— podrías dejar de verme como si nunca hubieses visto una mujer desnuda—

Pero él no le prestaba atención sus ojos estaban clavados como puntillas a su cuerpo, ni siquiera respiraba

― ¿Estás bien?—

― Te… lastime— susurro él, dos octavas más bajo. Ella rio con ganas

― No, no me lastimaste, solo nos emocionamos— sus pestañas se blandieron sensualmente— sucede cuando ha sido una buena follada. Estoy perfectamente—

No respondió, Edward simplemente se giro dejándole espacio y maldiciéndose por ser el animal que era y que no dejaría de ser

En silencio, ella se cambio, tapando por completo los cardenales que se acentuaban en su dorso y parte superior de los brazos, se maquillo ligeramente y por ultimo tomo un bolso, bufanda y las llaves

― Si quieres te puedes quedar—

― ¡No!— en menos de lo que tarda un parpadeo él se giro, sus ojos se abrieron considerablemente y aguanto el aire, pero no dijo nada— voy contigo además debes comer, y tenemos que hablar—

Hm, no me apetece nada de comida…. Bueno, quizás un poco y a menos de que…— arqueo una ceja y moviéndola insinuante prosiguio— tú seas lo que me vaya a comer— oyó un gruñido, y espero a que aceptara ser su desayuno, claro esa palabra nunca llego

Tientas la suerte demasiado—

― Me gusta apostar fuerte, ese es el sentido de la vida una motivación adecuada, entre mayor sea la apuesta mayor será la ganancia—

― ¿Te gusta el riesgo?—

― Un poco, todo en la vida por mas inofensivo que parezca tiene un riesgo tras de sí— le dijo cuando salieron del pequeño apartamento

Caminaron hombro a hombro, él intentado buscar la manera de aclararle y asegurarle de que todo era verdad, y ella diciéndole que no era el momento para hablar de nada. Ella manteniendo las manos en los bolsillos de la chaqueta, y él apretando los puños para evitar tocarla, pero los dos sintiendo esa extraña carga a su alrededor. Caminaron por la calles argentinas bajo los escasos rayos de un sol renuente a aparecer, tan renuentes como su actitud por aclarar el asunto de los vampiros, o tan renuente en creer semejante afirmación.

Al llegar al club se detuvo frente a la gran puerta de madera, mordió su labio suavemente, jugueteó con el cierre de su chaqueta, todo sin mirarle a la cara

― Nos veremos por ahí— esa era su despedida era mejor así, antes de que el invierno se fuera llevando consigo su corazón, era mejor dejar las cosas así, no tener ninguna conversación, no saber nada y no entregarle más pedazos de su corazón, aunque él no lo supiera ya tenía gran parte en su bolsillo.

Edward uso su mano para levanto su rostro, señalándole con la mirada lo contrario

Claro que nos veremos Cariño, cuando termines de hablar con tu jefe. Te invito a almorzar hay cosas por aclarar— ella iba a protestar pero sus labios acallaron cualquier intento de palabra, su lengua barrio hasta sus temores más profundos— a la hora del almuerzo estaré aquí, no piense s en huir porque te encontrare, créeme— sus labios se juntaron en un corto toque, el palmeo su trasero, le sonrió y se marcho, dejándole frente a un Gerónimo sorprendido

― ¡Che!— dijo Gerónimo antes de que ella pudiese defenderse— Fui esclavo de tu corazón, a tus caprichos cedí y me pagaste con traición…— cualquiera que pasara por su lado en ese momento, creería que en verdad le había herido, la entonación de aquellas líneas fueron las más emotivas que había oído, tan solo faltaba que una lagrima rodara— haz herido a mi pobre corazón, eres la culpable Bella, de que hoy llore—

― No eres mi tipo— respondió— además no somos nada—

― ¡Uy! yo quiero ser nada y poder darte de nalgadas—

Paso a su lado y él, efectivamente le dio una nalgada, quería matarle, pero el encogió los hombres y le dijo: — no somos nada, así que puedo hacerlo—

Le siguió haciendo bromas, y contándole acerca de cómo iba el club, y asegurándole que las noches no eran lo mismo sin ella. Pensó que Matías le daría una buena reprimenda por faltar sin avisar, pero tan solo se dedico a bromearle, y hacer que se sonrojara, pronto Gerónimo le comentó acerca del cariño tan peculiar y del beso.

― Podemos dedicarnos a nuestros negocios, en lugar de seguir haciendo especulaciones sobre mi vida privada—

― Mina linda— hablo Matías con ese tono suyo tan seductor y argentino— que tu tengas una aventura, o lo que sea no puede ser privado, yo tengo que conocer a ese pibe— echo la cabeza hacia atrás como suplicando al cielo para que se callaran, pero no fue así

― Es él— Matías asintió ligeramente

― Ya lo sabía, pero no me gusta— dijo serio

Con eso dio por finalizado, toda conversación y les envió a ensayar, en lugar de usar su atuendo de siempre uso una camisa de manga larga ajustada, no quiera seguir dando explicaciones sobre lo que pasara dentro de su cama o dentro de su apartamento.

Hizo estiramiento y luego comenzaron a moverse por la sala, jugando al gato y al ratón con su compañero de Baile, riendo, y haciendo bromas tontas, Gerónimo le tocaba como si quisiera conquistarla, deslizando sus dedos por lo largo de su espalda, susurrándole cerca al oído y besando esporádicamente su cuello, le regaño, se enfado, pero él hacía caso omiso

Imagínate nena que yo soy él— le dijo en una ocasión. No tenía la necesidad de imaginarlo, su cuerpo le pedía a gritos salir de esa sala para ir a buscarlo.

Las descaradas insinuaciones de su amigo, solo le hacían desear mas a Edward, y recordar la noche anterior cuando parecía más un fiero animal que un hombre, tan desenfrenado, tan caliente, tan… el golpe que recibió interrumpió sus pensamientos, Gerónimo le miraba pidiendo disculpas, bien no fue la única vez que le dejo caer. Para cuando terminaron las prácticas supo que no solo tendría cardenales en los brazos, también en el culo y quizá una hemorragia cerebral por tanto golpe

― Si vas a bailar así mañana, entonces pediré hacer un solo—

Él no se disculpo, ella no se cambio, tomo su bolso y demás pertenecías y salió del club enojada, su móvil comenzó a sonar, pero le ignoro, no quería nada, estaba demasiado enojada como para tener que soportar a alguien.

Camino por largo rato por las calles, respiro el frio aire, se sentó en una banca y espero hasta disipar su enojo. Su teléfono volvió a sonar, lo saco y contento sin mirar quien era

― ¿Por qué no estás en casa?— la voz de Jacob, le alegro

― Porque estoy en Argentina— bromeo ella

― Ya lose, pero ¿porque dicen que ya no vives donde me habías dicho y que alguien te ataco y robo en tu apartamento?—

― Jake...—

― No Isabella, diem que sucede, donde estas, estas bien, tengo que enterarme por tu vecina, yo que iba a darte una sorpresa y mira el sorprendido soy yo—

― ¿Qué? ¿Estás aquí? ¿aquí? ¿en Argentina?—

― Frente a tu ex casa—

Ella comenzó a gritar como loca, Jacob su amigo en verdad había ido a verla— estoy cerca, espérame, voy para allá—

― Muévete, este lugar apesta a muerto— gruño su amigo

Sin pensarlo dos veces, corrió para ir a ver a su amigo, a medida que la distancia se acortaba sentía que algo iba mal, que algo no cuadraba, ¿Por qué Jake Black estaba en Argentina?, se detuvo cuando choco de frente con la amplia espalda de un hombre rubio.

discul…— su frase quedo inconclusa cuando levanto el rostro, y se encontró de frente con la cara del mal— t-tu— tartamudeo alargando la ultima letra, él le sujeto un brazo

No podía ser cierto, tan mala era su suerte para encontrarse con la única persona que le quería ver muerta

― Mi dulce Bella, veo que te tratan bien— el despreciable ser la olisqueo como si fuera un hueso, o un buen filete— hueles a él— le susurro haciéndole temblar de miedo, su tono no era nada agradable—¿Por qué no te ha asesinado?¿por qué se resiste? Eres su tua, nadie puede resistir a eso, no puedo resistirme yo y eso que no eres mi cantante— no encontraba sentido a aquellas palabras— me divertiré mas, te torturare y de paso le torturare a él—

― Estás loco— murmuro— no sé de qué diablos me hablas, ahora suéltame o grito—

James le reto con la mirada

― Inténtalo, de todos modos morirás—

Quiso gritar pero su garganta se había cerrado, a duras penas podía respirar— sabes ¿cómo te encontré?— negó con la cabeza— sencillo, no pensé en acercarme a ti, me mantuve lejos para que esos despreciables “vampiros” no me detectaran, me aleje cuando tu querido Edward estaba junto a ti y sobre todo no tome ninguna decisión hasta que te vi correr como loca de regreso por las calle donde planee asesinarte, si no hubiese sido por los otros vampiros esa noche habrías muerto—

― ¿Cuál noche?— logro preguntar, aunque ya sabía cuál era esa noche, la noche que Esme y Carlisle le acompañaron, cuando ella sentía que la vigilaban

― Tu miedo huele tan bien como tu sangre— siseo sonriéndole y dejándole ver unas filudas puntas en su dentadura— la ponzoña se acumula, creo que no podre resistirlo, te drenare, no te dolerá— le dijo, mientras su mano recorría su cuerpo, tocando sin miramiento sus senos , manoteo golpeándole con toda la fuerza, peor aquel ser ni se inmuto— no nos haces daño, no puedes matar a un vampiro, somos inmortales—

― Lo…

― Lástima que seas tan incrédula, pero como dicen hasta no ver no creer, tu veras pero no creerás porque ya estarás muerta para entonces—

¡Si me vas a matar hazlo ya!

Quiso gritarlo, pero aquel pensamiento quedo en silenciado en su mente, busco aquella siniestra mirada y mantuvo sus ojos enredados en los de aquel ser, la maldad residía allí, podía contar sus interminables pecados, le miro con desprecio antes de intentar escapar, levanto su rodilla hasta clavarla en justo en medio de sus gónadas, él le soltó y aprovecho para correr, pero no dio ni dos paso cuando su rostro choco contra el asfalto, grito lo mas fuete que pudo, él rio y le arrastro, sus dedos arañaban la fría capa de cemento, sentía un poco de dolor, quizás se levantaban las uñas y la sangre caía

― Nadie te oirá, todo el mundo está camino a sus almuerzos, al igual que yo— no había notado que lloraba hasta que él le levanto como si fuera una pluma, y paso asquerosa mano por la mejilla limpiando las lagrimas— ¿te estoy haciendo daño?. Perfecto, te espera mas, y no te encontraran sabes ¿por qué? Porque aun no tomo una decisión—

Cuando creyó que él se saldría con la suya oyó un gruñido, James le miro perplejo y vocifero algo ininteligible, la empujo contra la padre haciendo que su cabeza se golpeara por quinta vez en el día

― Suéltala maldito animal o…— la voz de quien hubiese llegado fue silenciado cuando James volvió a golpeo sus sienes, esta vez con firme intención, dejando que la oscuridad le rodeara.

13 comentarios:

  1. Adaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa como la pones en las garraz de ese animal pero bueno ojala que el que la save sea edward su principe ¿cuando dejo de ser bestia? no se pero me encanta este lado de Edward aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    espero el proximo con ansias
    Besos

    ResponderEliminar
  2. OMG bella!
    edward la va a salvar vd??!

    ResponderEliminar
  3. LLEGO JAKE.....OH DIOS ME MUERO DEL SUSTO Y DEL ALIVIO AL MISMO TIEMPO....ADA ME VAS A MATAR....COMO AMO ESTA HISTORIA....

    ResponderEliminar
  4. OMGG!!! ADAAAAAAAAAAAAAAAAAA este capitulo estubo ufffss buenisimo nena como me haces esto NOOOO pero de veras quedo magnifico q madre sorpresa la de jake ni me la esperaba y confieso q no soy muy team jake pero ahora lo amo..pobre de bellis

    ohh mi dioss dame paciensia me va dar algoo oh si no es q ya me dio jajaja..y mi pobre edward dioss si es q estaba triste xq creyo q la lastimo..si para ella eso fue al contrario
    hayyy nooo diosss no voy a poder esperar tanto.. de veras amo sta historia

    ResponderEliminar
  5. No!!! Quien llego??? yo tambien pienso que es Jake, aunque puede ser Edward... no?
    Dios... que pasara!!! Ah!!! nos dejas con la intriga...
    Espero el siguiente...

    ResponderEliminar
  6. HOLA PRECIOSA ... OTRA VEZ JAMES GOLPEANDO A BELLA ¡¡OJALÁ Q ESE GRUÑIDO SEA EL D EDWARD!! Q HABÍA QUEDADO A COMER CON ELLA POR QUE ESTOY DESEANDO Q EDWARD SU PRINCIPE POR FIN SE CARGE A JAMES Y SI BELLA ESTA SANGRANDO POR TANTOS GOLPAZOS HABER COMO REACCIONA EDWARD ANTE TAL TENTACIÓN LE MARCARÁ UN ANTES Y UN DESPUÉS A SU CONFIANZA D Q PUEDE ESTAR A SU LADO SIN DAÑARLA Y JACOD...GUAUUUU..Q INTERESANT HABER Q PASA ESTOY DESEANDO EL PROX CAPI...ADA SABES COMO HACERTE DESEAR....TU AMIGA Y ADMIRADORA D MADRID..BSSSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar
  7. Hola no puedo creer la suerte que tiene Bella apenas empieza a medio disfrutar de su relacion y alguien viene a arruinarlo todo espero que el que llego a rescatarla sea Edward y por fin pueda darle lo que se merece a James en espera del siguiente capi
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  8. Bueno si no se muere porque james la mate, definitivamente se va a morir a punta de totazos en la guama hahah a esa pobre si le han dado por todos lados, que nadie lo malpiense y por nadie digo ADA hahah, dios debe tener como un daño cerebral severo. Gr esas escenas hot son geniales y mi Eddy se puso sentimental gahh.
    Maldito james, pero ya te llego tu lobo buajaja ya quiero el proximo cap.

    ResponderEliminar
  9. buenisimo el cap,cuanto suspenso.m quedo ansiosa hasta el prox viernes.besitos ada y q esta historia no se termine nunca.vanesa benitez

    ResponderEliminar
  10. Me encanta esa Bella coqueta!!! super el capi, y espero que le den una buena muenda a James y que por tanta paliza Bella no vaya quedar medio tonta
    jejeje
    Bella

    ResponderEliminar
  11. Dios Ada nena!!! Ahhhhhhhhhhh!! me encantaaaa!!! Y ahora llega Jake ¡¡Wowww!! Muero por el próximo capi mi niña!
    Un besazo
    T.

    ResponderEliminar
  12. Maravilloso me encanto y la aparicion de Jake fantastica,genial...Sigue asi....Besos....

    ResponderEliminar
  13. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhh!
    kien llelgo? kien fue? ke paso? porke me dejas asi?? mnnooooooooooooooo! es mucho el estres!!
    no puedo soportarlo! ske no peudo respirar, me muero, kiero saber ke onda.....awwwwwww°! y jacobb esta de visita..wiiiii!
    jajaj eso si es genial!!
    pero y edward.....jajaj (por cierto ke buena noche y ke zorra es bella)
    waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!
    OMG, ya kiero el siguiente...besos, eres genial..chao

    ResponderEliminar