“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



miércoles, 6 de abril de 2011

El Aprendiz. Capitulo 7


Capitulo 7


Buenas , buenas... perdón la demora pero espero les guste. yo ame este capitulo, espero que a ustedes también les agrade nos vermeos pronto
Ada


Esa noche Bella me obligo compartir mi habitación con ella

― Como novios que somos, y dado que en la actualidad es normal que los novios duerman, consuman y consumen sus relaciones sin la bendición de papi Dios, te aguantas— argumento seria mientras se metía bajo los cobertores

― Al menos puedes ponerte más ropa— pedí en un gruñido al ver que usaba un pequeño short de seda que dejaba poco a la imaginación y una camisa de tira azul oscuro. Y no es que con anterioridad no haya visto las minúsculas prendas en su cuerpo, no, pero ahora era diferente porque mi familia estaría rondando la casa incluso antes de que los dos despertáramos— hace frio, podrías enfermar

Encogió los hombros e hizo un puchero que casi hace que riera—esto es lo más recatado que tengo. No querrás ver las otras pijamitas que tengo o saber como prefiero dormir— contesto con una sonrisa maquiavélica— además tú has visto esto y mucho menos así que no quieras parecer puritano—

Con las luces apagadas y sintiendo su espiración a mi lado mi mente viajo al país de cómo seria, y en el maldito país aparecía una muy angelical, dulce y amorosa Rosalíe que me llamaba e incitaba a perderme en su pecaminoso cuerpo. Un suspiro resignado dejo mi cuerpo, apreté los puños bajo las mantas, frustrado y cabreado por mi puto destino, la mujer a la que ame y que seguro seguiría amando se burlo vilmente de mi amor por años y cuando creí que las cosas mejorarían le encuentro sobre mi hermano besándole desaforadamente, gimiendo mientras metía su lengua en su boca, la rabia de antaño volvía a prenderse en mi haciéndome ver todo rojo

― ¿Por qué es tan especial?—susurro con adormilada voz mi amiga—te conozco y sé que piensas en ella, tus ojos cuando la ven toman un brillo especial—aseguro posando una de sus manos sobre mi estomago. Un pequeño bostezo dejo su cuerpo

― Duerme Sheep, ha sido un día largo para los dos—acaricie su mano en mi estomago

― Quisiera poder amar a alguien de esa manera—musito más bajo— así al menos tienes idea de lo que fue el amor, y que alguna vez te sentiste amado—reacomodo su pequeño cuerpo juntándolo más a mi—te quiero Boo

Observe el pasible rostro de mi amiga y sus palabras retumbaron en mi mente, y para mi interior admití que con solo ver a Rose mi corazón se acelera y en estomago ululan las mariposas o los cuervos para el caso de Rose. Que después de esa última noche -la que suponía el fin de ese tortuoso ciclo y el comienzo de una vida sin ella- la deseaba mas. Que sus miradas heridas cuando mi amiga hacía algo amoroso o provocador lograban hacer que un nudo se formara en mi cuerpo, y que tras el beso de la tarde ansiaba volver a probar. Pase mis dedos sobre el cabello de Sheep peinándole lentamente

― ¿Por qué no puedo enamorarme de alguien como tú? ¿por qué no puedo simplemente dejarle en el pasado y no permitirle en mi presente, ni en mi futuro?— pregunte. Y la respuesta llego a mí en burla “porque estas jodidamente enamorado de Rosalíe, y porque sabes que Bella es tan impertinente y alocada como tú, lo cual solo da lugar a una hermandad”

Al despertar me encontré solo en la cama y agradecí en silencio a mi amiga por darme espacio, claro aquel día dio demasiado espacio para mí solo. Con un pequeño escozor en la herida y con el estomago retumbando por hambre me levante para ir directo a la cocina, el frio matutino de Seattle se colaba por las ventanas abiertas, sonreí ante la manía de Isabella por mantener las ventanas abiertas, según ella para respirar el aire citadino y olvidar los problemas, además que puedes ver hombres guapos. Buenos eso en L.A aquí en medio de la casi nada no lo concibió, pero es Bella su mente trabaja en dirección contraria a la de los demás mortales.

― ¡Michael!— llame a nuestro chico desde la puerta de la cocina—Michael, ven a comer algo—repetí sintiendo la garganta seca

― Se fue con esa— respondió Rose haciéndome dar un brinco y que el puto corazón se me acelerara. Tome aire profundamente, no esperaba encontrármela tan temprano en mi casa, en realidad no esperaba encontrarla y punto.

― ¿Te corrieron de tu casa?— pregunte grosero. Pase por su lado y evitando verle fijamente o me lanzaría a por esos labios rojos y carnosos. ¡Besables!. Grito mi mente— tendré que pedir una orden de restricción en tu contra para que de una vez dejes mi casa—le ladre una vez tenía abierta la nevara y buscaba en su interior un poco de jugo

― La casa de mis padres es aburrida— repuso calma— no creo que funcione tu ordencita, hasta donde recuerdo yo aparezco como dueña de la casa— proferí un taco, pero ella lo ignoro— Alice me dijo que nos viéramos aquí, Sebastián quiere venir a ver a su novia— Saque la botella de jugo y bebí directamente de ella, podía sentir los ojos de Rose clavados en mi—que mala costumbre tienes—chaqueo la lengua—pareces un niño—

― Ya lo sé—
respondí fríamente—lo dejaste claro en más de una ocasión— Volví la botella a su puesto, cerré la nevera, para marcharme de allí, el aire comenzaba a escasear. Aun sus palabras me herían, aun su comparación me hacía sentir menos—¿alguna vez me viste como un hombre?— pregunte de espaldas a ella, casi saliendo de la cocina. Solté todo el aire que hasta el momento no había notado contenía en mis pulmones.

El calor de su mano cuando sujeto la mía me hizo cerrar los ojos—no pretendía ofenderte— hablo más bajo de lo normal y más dulce—¿Qué tengo que hacer para que me perdones, para demostrarte que en verdad te quiero?— su voz tembló al final, baje mi cabeza negando.

¿Qué duele más una mentira por piedad? ¿Una mentira por compasión? ¿O una verdad dura, pura y cruda?

Quería gritarle todo lo que mi mente tenía guardada, todo lo que mi corazón anhelaba, y todo lo que mi alma ansiaba, pero como hacerlo cuando tu confianza y amor han sido burlados en incontables ocasiones, cuando tu dolor es tan grande que el corazón ya no siente o simplemente se niega a hacerlo. Deseaba llorar, sumirme en mi dolor, olvidarla por completo, lamer mis heridas como perro callejero y esperar que una nueva persona intentara curarme ¿pero sería posible?¿alguien podría arriesgarse a que se le peguen las garrapatas para sanar a otro?

― ¿Qué quieres Rose?—

― Que me creas, que me permitas corregir mis errores— reí humor. Gracias a Dios estaba aun de espaldas a ella porque si no me hubiese herido el doble ver su rostro mientras me reía

― Los errores no se corrigen, ellos permanecen allí por más que quieras enmendarlos, y si lo intentas llegara el día en que alguien los recordar—
― Si—musito quedamente

― Si ¿qué?— pregunte al tiempo que su mano tiraba más fuerte de la mía obligándome a acercarme, en un cerrar y abrir de ojos estuvimos frente a frente, nuestros cuerpos volvían a estar en contacto, nuestros rostros más cerca de lo debido, el aire mezclándose en un cálido respirar, mis manos sujetaron su femenino rostro de princesa—¿si, qué Rose?— susurre suavemente, viendo fijamente sus hermosos ojos, aquellos ojos que me hipnotizaban en las largas noches de verano, aquellos ojos soñadores y calculadores

La respuesta no llego porque mis labios le asaltaron sin pudro, sin reservar, exigiendo como un saqueador medieval, dejando que mi lengua penetrara y moviera, a pesar de la fuerza sus gemidos llenaron mis oídos e hicieron que mi mente colapsara, no había nada en ella nada mas que no fuera probarla, tenerla, saborearla, oírle gritar.

Como un animal moví mis manos hasta su blusa para sacarla torpemente, rompiendo el beso solo para respirar y ver su hermosa cara sonrojada, su pecho subía y bajaba con rapidez, al igual que el mío, nuestras respiraciones se hacían pesada

― Emm…—

― Dime que no lo quieres— hable con voz ronca— dilo y te dejo como si nada hubiese ocurrido como tiene que ser. Una vocecilla grito al fondo de mi cerebro

Sus parpados se cerraron, en tanto sus manos bajaron para deshacerse de la falda que vestía. Mis manos actuaron rápido par a bajar el pantalón de la pijama que vestía, silenciosamente sus manos lo impidieron, gemí cuando su suave tacto toco mi piel.

― Aun acostumbras a dormir sin bóxer— susurro, me permití sonreír. Mis ojos ennegrecidos por la pasión no dejaban sus movimientos, al estar el pantalón en mis tobillos levante los pies para ayudarle. Sus delicadas manos recorrieron mis piernas lentamente hasta llegar a mi entrepierna.

Sin pena, se apodero de mi erección, masajeando en cortos movimientos de de arriba hacia abajo, su boca se acerco a mi falo, y sus ojos se pegaron a los míos, la punta de su lengua lamio descaradamente la cresta de mi pene, como un vil chiquillo gemí echando la cabeza hacia atrás, rio suavemente sobre el haciendo que todo mi cuerpo se estremeciera.

Trago, lo trago todo sin contemplación alguna, succionado, apretando, aflojando, pasando su lengua por toda la longitud. Gemí más fuerte. Su boca embestía rápidamente mi erección, sus manos se dividieron una manteniendo sujeta la base de mi erección, y la otra tiraron y masajeando a las amigas inseparables, mis manos soltaron las horquillas que sujetaban aquella melena dorada y como reptadoras se enredaron en ella, tirándole y marcando las embestidas

― Rose— le llame no sé si en un grito o en un bajo jadeo, pero su nombre y el maldito te amo se revolvían en mi mente, todo mi cuerpo estaba en tensión, un movimiento y todo acabaría, dejaría todo libre, reuniendo la fuerza necesaria le retire antes de correrme en su boca.

Levante su cuerpo para sentarla en la silla que antes ocupara, mi boca atrapo el erecto pezón chupando y mordiendo con fuerza pero sin excederme. Mi erección dolía, y palpitaba frenética exigiendo liberación. mi boca alterno al otro seno repitiendo el proceso con la misma fuerza, mientras mis manos se ocupaban y tiraban de su húmedo centro, deslizando dos dedos hacia su interior penetrándole con fuerza haciéndole jadear

Te amo.

Manteniendo el pulgar sobre su monte Venus, y permitiendo un estrecho movimiento de los otros dedos en su interior, solté sus senos para besar su estomago y caer en zona caliente, mi boca devoro con ansias aquel dulce manjar, como el sediento cae en el oasis para saciar su sed, como hambriento traga todo, sus jadeos se hacían más fuertes al paso que mis dedos penetraban mas airados en su cálido interior y mi lengua retorcía su dulce centro, sus músculos presionaron mis dedos, cuando su liberación llego, mi lengua lamio todo lo que pudo.

Perfecta. Grito mi mente al ver su sonrojado cuerpo cayendo laxo contra la encimera, mi lengua ascendió desde la parte sus hasta su boca, tirando de su labio

― Ponte de espalda— ordene, con un poco reticencia lo hizo— abre las piernas y sostente con fuerza—

― Emmett— su voz se quebró al penetrarle sin previo aviso, nuestras respiraciones se silenciaron por unos segundos, la calidez de su cuerpo me hacían ansiar mas y mas de ella, no solo esto, no mucho mas.

Mi cuerpo reaccionaba con fiereza ante ella, mis manos apretaron sus senos estimulando sus pezones, mientras le embestía una y otra vez, mi boca besaba sus desnudos hombros. Mas embistes, jadeos, sudor, más ímpetu, una de mis manos bajo hasta su centro para estimular y sostenerle cuando las arremetidas se aceleraron, sus cuerpo apretó con fuerza mi miembro llevándome al límite, mi corazón sonaba en toda la cocina. Ella grito mi nombre y una suave te amo, que oí a le perfección. Le seguí grite su nombre mientras mis ojos se inundaron de lagrimas y dejándoles caer libremente. No espere a recuperarme para dejarle ahí, tentadora

Cámbiate antes de que alguien llegue— dije en mi tono usual para ella, frio y déspota— gracias por la follada—

Con el pie levante el pantalón para luego sujetarlo en las manos e irme a mi habitación.

Volví rápidamente a la habitación para dejarme caer en la cama, así desnudo posando un abrazo sobre mi rostro llore, llore como un niño, llore por aquello perdido, por lo deseado, por mi actitud, por las palabras dichas, por usarla y permitir usarme, llegando a abrázame para sentir un poco de consuelo. Durante todo el día me la pase en la habitación, escondido como la rata que todo el mundo aseguraba que era. El silencio me torturaba. Pensé que una ducha sacaría aquel sentimiento de desprecio de mi, pero no. Porque en ese baño vi su rostro herido por mis palabras, sus ojos apagados y dolidos. Ni la televisión, no dormir fueron un escape. Alice trajo el almuerzo, no intercambio palabra alguna conmigo. Lo sabía, ella era perceptiva no bastaba decirle sabría que algo sucedió. Bella a la noche me trajo la cena

― Tu novia aun pulula por ahí— dijo mordaz, y sin quererlo me hizo sentir como la peor mierda— me pregunto ¿Qué se trae la Rosita entre manos?— sus dedos repiqueteaban en sus sienes—Rosa, niña ya puedes irte a dormir tu jornada laboral termino, no querrás que nos acusen de esclavitud—grito Bella, haciendo que Rose contestara entre refunfuños, lo que produjo a mi amiga un ataque incontenible de risa—Amo esas reacciones—

Por más que intente en lo que Bella me decía acerca de un nuevo talento y las soluciones para James quien vendría a la mañana no lograba concentrarme

― Le hiciste el amor— afirmo

Me la folle—me defendí

Si y cuando yo tengo relaciones con alguien quedo como para recoger con cucharita. Aun la amas, y por mas cerdo que hubieses sido no te la follaste, le hiciste el amor—

Tendría mi amiga razón, bufe con amargura— necesito un poco de alcohol—

― No puedes, y no lo permitiré, de milagro no se soltaron los puntos de tu herida. Ahora duerme ¡oh Emmett! Copulador de rubias—

Y aunque quise dormir y me sentía cansancio fue imposible, pase por toda la casa, vi televisión, pero en mi mente seguía Rose, entrada la madrugada mi cuerpo por fin cedió

Al despertar el sol entraba con fuerza por la ventana, solté un taco y odie a mi amiga, hacia lo mismo cuando tomaba demasiado, su pasión es joder mi vida. Luego de ducharme y ante el silencio de la casa me dirigí a la cocina, bueno iba para allá cuando oí el murmullo y la risa de Bella, me acerque con sigilo

No me gustan los hombres que se creen lo último en el mundo— hablaba coquetamente, conocía ese tono y podía apostar uno de mis huevos a que sacudía sus pestañas y sonreía tiernamente

― No soy ese tipo de hombre— casi pego el grito al oír la voz de mi hermano. Maldito carbón te quieres quedar con todas mis mujeres.

Pero solo es tu amiga.
Desafío la parte noble de mí

Es mía, no quiero compartirla con él

― Eres peor— le dijo— te metiste con lo que más amaba, le partiste el corazón— me atreví a abrir un poco la puerta, lo suficiente para verles.

Estaban de pie en el estudio, cerca, muy cerca cuando Bella termino su frase Edward con dos dedos levanto la barbilla haciéndole verlo— yo no estaba en mis cabales, Bella—

― Isabella para ti—
dijo tratando de ser firme pero flaqueando

― Créeme, nunca en mi sano juicio hubiese hecho algo contra mi hermano, lo amo— mi amiga rio indiferente— estaba más ebrio que una cuba loca, entre a la biblioteca porque ahí tenía guardado algo que necesitaba para perderme más de mi mundo, y ella estaba llorando…. Todo se descontrolo, fue tan rápido, y el llego y…. Por favor Bella créeme— suplico acercando su rostro invadiendo el espacio de besos de mi amiga

― Quisiera creerte pero no puedo— respondió ella más bajo y con tono triste. Cuando quiso marcharse Edward sujeto su cintura, levantándole un poco para atrapar su boca en un beso, no uno de los que le daba, no uno con sentimientos de por medio. Ella no opuso residencia, no, ella respondió ese beso.

Apretando los puños me aleje —Sheep—llame empujando la puerta y viendo como sus cuerpos como resortes se estriban y alejaba. Quise poder hacer la broma de les encontraron con el cuerpo del delito—¿Qué sucede?— pregunte fingiendo no haber visto nada

― Vino a verte, le dije que no podía— aseguro caminado directo a la puerta, su cabeza a diferencia de otras ocasiones estaba baja y mordía sus labios sin darse cuenta, sujete su brazo

― Cariño ¿estás bien?—

Un suave si y un asentimiento eran la respuesta, sujete un poco mas fuerte— Iré a por Michael y vendré cuando él no esté— le solté de mala gana, a pesar de no estar vestida para usar la moto lo haría, la falda que levaba puesta no se interprendía a su capricho. Nos mantuvimos en silencio hasta que la moto se marcho

― ¡Lárgate!— exclame cabreado

― Solo queria hablar contigo , aclarar las cosas—

Me reí ante las palabras de mi hermano— sí, pero nos sabía que lo harías arrebatando a la otra persona que amo, la única que me mantiene cuerdo, no te basto con Rose ahora vienes a por Bella. ¿Te gusto besarla?—

― No sé de qué me hablas— pero carro que lo sabía , si se movía incomodo

― Vete Edward— pedí cortésmente alejándome de aquel sitio.

Me deje caer en una de las sillas del patio trasero, junto a la piscina ¿y si lo que Edward le dijo a Bella era verdad?¿y si hubiese sido una confusión? A la mierda que era verdad. Además ¿Por qué lloraría Rose? Mi Rose nunca manifestaba ese tipo de emociones y menos en público.

Debí haberme quedado dormido porque cuando desperté los ojos marrones de Bella me miraban impaciente—¿ lo oíste y lo viste?— pregunto en voz baja y demasiado cerca— no me voy a disculpar, ni a excusarme no debió pasar pero paso— ― Y te gusto—

No lo niego, sabes que me gusta o no me gusta— respondió con todo su cinismo—tu novia te veía dormir desde la ventana—dijo mirando la pequeña terraza— creo que deberías oírles, quizás así puedas sanar y dar fin a este amor—


― Cállate— le dije serio.

Me ayudo a levantarme para volver a la casa, en la sala estaba parte de mi familia, Michael, y Rose. Como si fuera una reunión familiar Bella se tendió en el sofá junto a Michael

― Pregunta de carácter general— dijo de repente mi amiga. Al ver la cara de expectación de todo pregunto— ¿Qué equipo de baseball de las grandes ligas tiene por sede la cuidad de Los Ángeles?—

― Los dodgers—
respondo con pesadez Michael


Bravo. ¿Cuál es el equipo de baseball preferido por Boo?— ― Los media rojos de Boston— respondió Alice haciendo a Bella rodar los ojos

― Los Yankees de Nueva York— se apresuro a apostar Michael

― Los Dodgers— respondí

― ¡Bingo!—grito— ves las coincidencias no existen. A ti toda la vida te han gustado los perros, o las perras— dijo entre risas, Rose se puso tan roja como Marte, aguantándose todo lo que de seguro deseaba decir, se levanto para irse sin decir nada, no sin antes dejarme una mirada dolida, envuelta en una nube de lagrimas, la maldita mirada que me persiguió la noche anterior.

Fulminando a mi amiga por su bromita seguí a Rose

―Él la ama— le oí jactarse

― Te estás vengando de todo el daño que te hice— hablo sin mirarme— o te falto algo-

― No me vengo de nada, yo no te he hecho nada— rio atormentada

― Déjalo Emmett, hoy no tengo ánimos de pelear por ti— con ello se marcho de mi casa. Nuestra casa
—Desde ayer no veo al hombre que me enamoro

“creo que deberías oírles”

Volví a la sala para ver a mi amiga riendo de lo lindo— te pasaste—

― No, logre demostrar algo—
aseguro

Volví a mi habitación con las tontas palabras de Bella y la mirada de Rose, una mirada que me desarmo. Ella la mujer fuerte caía ante mis ojos










8 comentarios:

  1. AHORA SI ME QUEME CON ESE LEMMON ADA ERES UNA MAESTRA MALA....MIRA QUE TU SUB TE HA TENIDO PACIENCIA Y ME SALES CON ESTE CAPITULO, ME DEJASTES EN ASCUAS....YA QUIERO LEER EL OTRO LINDA....GRACIAS, BESITOS...

    ResponderEliminar
  2. Wau cuando va a prender ese hombre haha que ahora no resulte que la babosa de Rose lloraba aquel día por algo relacionado con Emm porque ahora sí el pobre nunca lo va a superar, y ella planifica? porque va a salir con su domingo 7.
    Aguas que Ed ya va por Sheep :)

    ResponderEliminar
  3. Wooooooooooow te quedo super bien este lemmon me encanto, que tal este Edward ya va por Sheep a ver que pasa con ellos, y Emmett que se de una oportunidad de oirlos para saber que paso igual y no pasa nada, pero solo asi cerrara un circulo y podra seguir adelante.
    Simplemente una historia fabulosa.
    Saludos y Besitosssss.

    ResponderEliminar
  4. Ahhhh!! qué capítulo Ada!!! Ahhhhhh!!!!me encanta Sheep! siiiii! Espero que emmett escuche, ahí anda pero parece que le queda un pelín para sucumbir, ains, que maravilla de historia, super refrescante si!!!! Te adoro!
    Un beso
    T.

    ResponderEliminar
  5. OMG pero que capitulo dios me encanto sobre todo Bella .Espere Emmentt arregle todos sus conflictos con Rosalie...Sigue asi..Besos...

    ResponderEliminar
  6. Esto si que es despertar con alegría!!jijiji...
    Esa ncvmkljdfl...rubia ha hecho llorar a mi osito!!!
    Dale un respiro al bebé Adita, mira que está convaleciente.
    Podías enviar a Rose de vacaciones a Groenlandia, a que amargue a los pingüinos una temporada.
    No creo que el corazón de Emm estea listo para escuchar, necesita sanar primero.
    Ed ya conocio a Bella, pues que se ande con pies de plomo que esta Bella es mucha Bella.
    A esperar por el próximo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. oh ada quema quemaaaa!!!! magnifico uff despues de esto tendre que salir a la lluvia a apagarme. me encanto. me gusta mucho se esta poniendo cada vez mas interesante la historioa. siento no haber leido hasta ahora tu cap pero me gusta leer tranquila y aqui lo he hecho. Ahh yo quiero mas =) esperando el proximo!!! besitos ada

    ResponderEliminar
  8. Ahí Ada que lemmon el que te salio no me lo esperaba fue ufffffffffffff super hotttt.....
    y luego la aplastas con la fuerza de un titan con el desprecio de el hay ahora si siento pena por oxiton!!!!!!!! u.u
    besos....

    ResponderEliminar