“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



miércoles, 25 de mayo de 2011

El Aprendiz. Capitulo 12





¡Suspiro!... Hola gente bella y hermosa aquí vengo yo a dejarle este pequeño capitulito, que puedo decir Gracias mi Idola por darme animos cuando en verdad no quería ni mover un dedo, este Cap, va con todo mi amor para ti, por creer cuando mi animo ando loco, y por hacer que mi mente trabaje arduamente, una plabra tuya y se dispara mi imaginación( sono rarito)... pero en verdad por ella-Ti sabes quien sos- logre terminar este capitulo. Pronto veremos que dice Rose ya es hora ¿no?. Bueno espero sea de su agrado, nos vemos el viernes en metamorfosis.. Y Dios, Greacias por esos Rws... eso me alientaXD. Ahora si a leer.
Ada


La noche del juego llego y con ella la faceta de mi amiga de fanática al deporte, la muy… Bella osó en usar un dedo de goma, de algún lado también consiguió una gorra con el logo de los Yankees, y se atrevió a usar una de mis franelas. Le mire suspicaz mientras volvíamos al colegio, la noche estaba algo nublada y con pronóstico de lluvia

― Vamos, Emmett muévete nos perderemos el juego— exclamaba entusiasmada— por Dios, pareces una tortuga, sacude el trasero y camina— repetía empujándome, sus manos estaban firmes sobre la parte baja de mi espalda, su frente recargada más arriba, para estresarla más me mantuve firme, siendo un peso muerto y pesado para su fin— M.U.E.V.E.T.E— murmuro rabiosa, reí en silencio

― La gente te mira raro— le avise

― Avísame cuando me miren normal. Camina—

Cuando se enojo por mi exceso de cooperación farfullo varias lindas y delicadas palabras y comenzó a caminar presurosa por el pasillo, el cabello que caía libre a la espalada se movió enérgicamente. Le seguí calmadamente, mi amiga logro ubicarse en los puestos altos. Apenas el juego comenzó a gritar como chiquilla: “Defiende” “bloquea” “lanza” “¡falta! ¡Falta!” “oh, arbitro de mierda” “vamos Jacob, anota, anota”

― Pareces la novia enamorada del capitán del equipo— le dije, ella atino a reír , y volver a gritar para que el equipo local defendiera ya que iba seis puntos abajo y tan solo restaba tres minutos del cuarto cuarto—Que dirá Edward cuando sepa que te gustan la carne joven—

Con eso ceso de brincar y gritar y me volteo a mirar con malicia— esa carne, querido es la que posee colágeno, y si tiene colágeno es buena, y tu hermano no tiene nada que decir porque no somos nada—

― Pero te gusta

Encogió los hombros— me gustan muchas cosas, el café caliente, la luna llena, la cerveza fría, el ají y quizás un poco la sonrisa taimada de tu hermano pero él no tiene voz y voto en mi vida— con eso dio por finalizada la charla y volvió a los gritos y los saltos.

Al término del encuentro, corrió hasta la cancha y comenzó a hablar enérgicamente con varios de los jugadores, Jacob Black se colgó a su hombro como si se conocieran de toda la vida

Entonces, ya han pensado ¿a qué universidades quieren ir?— preguntaba a los cinco muchachos que reina como tontos

― Yo no podre ir a la universidad— musito uno de los jóvenes

Mike, no supo ahorrar y su papá tuvo una caída económica y ahora tiene que trabajar para ayudar con los gastos de sus hermanos— comento otro de los jóvenes

Yo iré a la universidad de Portland—

― A Hawái con mis hermanas— dijo con mala gana Jacob

― No si puedo impedirlo— respondió Bella— tienen talento seguro que podemos hacer algo para que Mike logre una Beca en alguna universidad del estado, y tú ya te tengo fichado para Alabama o Boston—

― Desde cuando decides sola— gruñí, pasando por el reclutador malo— a estos polluelos les falta maíz para ser gallos—

Perdónenlo la falta de sexo lo pone huraño

Isabella—

Se cruzo de brazos y me miro tiernamente— vinimos porque a Mari alguien le informo del talento de los chicos—

― Jacob Black, por él vinimos a este lugar—

― Y si encuentras una gallina con huevos de oro, la dejarías solo porqué andas todo malgeniado. Piensa idiota—

¿Quien es el que sabe?—

― ¿Quién es tu socia?—

Pero, por eso no puedes prometer a todos becas o que alguna universidad se fije en ellos, al años son cientos por no decir que miles los jóvenes que aplican para las becas—

― ¡Hay algo que se llama media Beca!— grito— y si logro que uno de ellos tenga media beca yo costeare la otra mitad—

Me reí sarcástico— y quedarte pobre, tú la niña fina, la niña que dependió de papi y mami por tanto tiempo

― Trabaje de mesera— farfullo. Había olvidado a los jóvenes quienes observaban atentos el numerito—el dinero me vale mierda, porque puedo trabajar en otras cosas, puedo hacer uso de mi carrera

― Desde cuando te pagan por ir a ver desfiles de moda—

― Que te den, eres un grandísimo hijo de…— sacudió la cabeza— me canse, me canse de esta mierda, de tu variable sentido del humor, pareces una embarazada alternando tu hermoso humor, si quieres pelear y sacarte la frustración de encima búscala, a mi no me jodas— se alejo corriendo

― Son novios— susurro uno de los jóvenes, lo que produjo que los cuchicheos comenzaran—te lo dije Jake está demasiado lejos para ti, búscate a una de tu edad. Este tipo te hará añicos—

― ¡Cállense!— gruñí, me gire para verles detenidamente, todos se alinearon en una línea recta— ahora todas las niñas apuntaran sus datos en una hoja, letra legible, edades, nombre de sus padres. Todo—


Jacob como líder de su equipo fue quien inicio la tarea, rápidamente tuve la hoja en mis manos. las manos me temblaban, y tenía ganas de estrellar mi cabeza contra el primer poste que viera, últimamente me desquitaba con Isabella por todo, claro la muy tontina se estaba ablandando y dándole la razón a quienes me hirieron. Suspire cansado. Doble la hoja y sin despedirme de los jóvenes me marche en busca de Bella.

Pocas personas quedaban alrededor del campus, y ninguna era mi amiga, fui de mala gana donde aparcara el coche antes, esperando encontrarla recargada contra el lateral de brazos cruzados y farfullando mil pendejadas, pero allí tampoco estaba.

― Cuando no es Rose es Bella— masculle, sin pensármelo dos veces me metí al auto, conduje a una velocidad más que mesurada solo para cerciorarme de no pasarle por alto— Vamos Sheep, ¿Dónde te escondiste?— murmure tras la cuarta calle que pasaba El movimiento de unos pies más adelante llamaron mi atención, media calle mas allá había una parada de autobús y en la banca había alguien sentado, aceleré un poco para frenar al frente. El corazón casi se sale de su lugar al ver a mi amiga— cariño…—

― No me hables— ordeno, levantándose y volviendo a calarse la gorra— limítate a respirar— gruño, cuando se ubico.

Durante el corto trayecto al hotel intente hablar per me callaba con un “Shh” o el tamborileo de sus uñas en la ventana, o que decidió sacar el maldito Iphone y ponerse los auriculares en los oídos y poner el máximo de volumen para fingir que estaba sola.

Fue la primera en dejar el auto e ir a la recepción. Pase mis manos sobre mi cara tratando de encontrar el punto donde mi vida una vez más parecía quebrarse y venirse abajo.

Salude al recepcionista quien parecía enojado. Al menos no era el único en tener mal día

― No llevara su llave— pregunto cuándo iba a por el quinto escalón

¿Qué?—

― La señorita que le acompaña pidió otra habitación—

― ¿Qué hizo qué?—

Pidió ser ubicada en una habitación lejos de la suya—

― ¿Dónde?— ladre la pregunta devolviéndome hasta su sitio

― Al fondo— murmuro con voz temblorosa.

Mis pasos parecían hundir el piso bajo mí, la respiración estaba pesada, no estaba para soportar tanta mierda de mi amiga. En verdad no estaba para soportar la mierda de nadie y punto

― Abre, se que estas ahí— gruñí a la puerta, la respuesta de la princesa fue “muérete”Isabella Swan, abre la puta puerta o la tumbo

― Vete a la mierda— tiro algo contra la puerta— con razón Rose no te aguanto, si fue así durante todos esos años ya entiendo porqué la pobre se busco a otros—

Quede paralizado ante aquellas palabras, deje que mi mano callera laxa al costado. Me lo merecía. Los ojos se llenaron de lágrimas y algo en mi pecho dolió. No volví a insistir, de mala gana tome la llave que reposaba en el mostrador, bajo la mirada de reproche del recepcionista y fui a la habitación.

Me deje caer sobre la cama, mirando por la ventana la lluvia que ya caía sobre Forks, aquel clima era el reflejo de lo que sentía mi alma, mi cuerpo y mi corazón. Por largo tiempo me quede allí.

Tal vez sin pensarlo recurrí a la única persona que en algún momento fuera mi apoyo, llame a mi…. a Edward

― ¿Emmett?— pregunto incrédulo— ¿Emmett, eres tú?— un sollozo, fue lo que me alerto de que estaba llorando—¿paso algo..?¿le paso algo a Bella?— que ironía que preguntara por mi amiga, en lugar de preguntar por mí. Bueno, así es la vida

― ¿Por qué?— fue lo único que atine a preguntar, con voz ronca por el dolor

― ¿Por qué? ¿qué?—

¿Por qué te prestaste para joderme la vida? ¿por qué la besaste?¿te gusta, verdad?—

Al otro lado de la línea se oyó el suspiro y una maldición— nunca me ha gustado, no sé qué veías, corrijo, no sé que ves en ella, Rose es tan… déspota, fría— me reí con amargura, lo que para el mundo podía ser un defecto para mí era el complemento de la esencia de esa mujer, de mi mujer— Como le dije a Bella…

― Isabella— corregí— se llama Isabella—

― No eres su novio— se quejo

Eso no lo sabes estúpido, te puedes estar liando con otra de mis novias—

― No es tu novia— dijo confiado. Pero algo tenso— ¿no lo es, verdad?—

Creo que hice un ruido parecido a la risa— No—

― Yo nunca, oye bien Emmett, nunca en sano juicio o en uso de mis cinco sentidos hubiese hecho algo para interponerme entre Rose y tú. Yo… lo siento hermano. Siento haber estado mas perdido que una Cuba y haber permitido que sucediera ese mal entendido—


― ¿Por qué te fuiste como si nada?— cuestione recriminado su actuación aquella tarde

Tu cara dijo todo, cualquier palabra hubiese desencadenado la guerra— susurro— al día siguiente deje la casa. Tome en alquiler un Loft en el centro

― ¿Y mis papás se quedaron solos?¿y Esme, su enfermedad?—

El imbécil se rio de lo lindo— vivieron solos unos meses… luego, luego vino la enfermedad de mamá y la tristeza por ver a su familia diseminada— su voz tambaleo— Rose se mudo con ellos— la línea quedo en silencio EL shock de saber que Rose, quien para ese momento estaba fuera de ser considerada familia se mudara con ellos me dejo sin aliento

― Entiendo— susurre luego de carraspear y limpiar unas lagrimas

Ellas se apoyaron, Mamá necesito tanto de Rosalíe, como ella de mamá—

― Rose no necesita de nadie que no se ella—

― Lo necesito cuando comenzaron las investigaciones y…— se cayó abruptamente

¿qué investigaciones?—

― Investigaciones, estas alucinado no dije eso— intento convencerme

¡No me trates de tarado! ¿qué investigaciones?—

― No sé, oye te tengo que dejar, estoy ocupado—

Y una mierda, que casualidad que te ocupes cuando estoy intentando saber porqué mi hermano se metió con la que iba a ser mi esposa—solté mordaz

― Eso hermano no es asunto mío, pregúntale a Rosalíe, yo ya he hecho demasiado daño. Solo entérate que si no hubiese estado tan jodido ese día nunca, nunca la hubiese besado. Además me gustan todas menos las rubias

― Te partiré la madre— lo amenace

La puta risa de alegría de mi hermano fue la despedida. Así las cosas quedaba en las misma, confundido hasta el alma, sintiéndome un completo imbécil por no haberme tomado dos segundos para respirar y oír explicaciones por lo menos de una de las partes involucradas.

No debí volver, en los Ángeles estaba bien. Mentiroso.

Deje que mi espalda fuera contra el colchón. Tome una bocanada de aire. No podía engañarme a mismo, quería volver a ver a Rose y poderle decir en la cara que no la amaba, que le había olvidado, que no era, ni había sido importante en mi vida, que ahora era feliz… pero, todo se fue al garete al volver a tenerla, al volver a probar sus besos, al volver a sentirme dentro suyo.

“Un perdón no borra todo el daño que te cause, no creo que exista palabra alguna para resarcir el daño que cause a un ser tan maravilloso, si te digo que fui una estúpida me creerías ¿no? ¿Verdad? Lo sé, yo tampoco lo creería. Lo cierto es que… Bueno, no era yo. Quisiera devolver el tiempo y haber actuado como la adulta que soy, y no como una loca y desesperada. Me hubiese podido decirte que ya estaba lista para casarnos, muy tarde. Lo sé. Han pasado tres meses desde aquella tarde... yo… te extraño, lo siento, solo… espero que algún día puedas perdonarme”

Las líneas de su primer correo vinieron a mi mente arrancándome otras cuantas lagrimas. ¡Mierda! Ya parecía un afeminado llorando por… por Amor, Emmett y por amor hasta los más machos han llorado.


Nunca respondí los mensajes que llegaban a mi mail, nunca respondió los textos enviados a mi móvil y las pocas veces que contestaba el móvil siempre me aseguraba de no inmutarme y ocultar el latido de mi corazón, o la respiración faltante. Los primeros meses entre viajes, trabajo y la nueva vida con Bella lograba olvidarme de ella, pero en las noches tenía que recurrir a más de un trago para ahogar la pena, y menguar el dolor. Otras noches me arrastraba a la cama de alguna desconocida con quien fingía dar todo de mi, y a quien fingía querer, y a quien de seguro terminaba llamando por su nombre. Otros días cuando creía haberle superado algo traía a mi mente su recuerdo y me desmoronada, esos días Bella decidía aplicar más horas y más presión a nuestros entrenamientos

― El amor no está hecho para nosotros— gritaba Bella lazando las pesas— la gente inteligente opta por apartarse de ese camino— decía jadeando— todo es mental, y tu eres la persona más feliz. No necesitas de una mujer al lado para ser feliz, y ciertamente yo tampoco de un hombre— luego reía estruendosamente— bueno, lo necesitamos cuando el calor aumenta y no puedes satisfacerte solito—

― Me asustas— decía en broma— que mas tienes por decirme ¡oh, gran maestra de la vida!—

Que tenemos que ir a una sexshop porque necesito renovar mis juguetes

Reí, al verme envuelto entre mis recuerdos, y al darme cuenta de que no dormiría esa noche. Me levante y fui por una gorra. Baje corriendo las escaleras, pregunte al encargado por un parque o algún sitio donde pudiera correr por largo tiempo. Después de verme como loco, me indico un parque no muy lejos del hotel. Dejando la llave sobre el mostrador. Salí corriendo, sin importarme que fuera el agua cayera torrencialmente. Corrí, dejando en blanco mi mente. Corrí, olvidándome de todos y todo. Corrí, buscando un alivio. Corrí, recordando la frasecita de “el deporte es salud”. Corrí hasta que todo a mí alrededor comenzó a girar. Reí como maniaco ante aquello tan subliminal. Seguido del mareo vinieron las malditas ganas de volver lo poco que consumí ese día

― Si... no… t-te mata el… a-amor… que te ma-mate… el ejercicio— farfulle a duras penas. Tuve que ponerme en cuclillas para contrarrestar los estragos de mi extralimitado ejercicio. El corazón palpitaba tan alto que podía quedarme solo, la ropa se ceñía a mi cuerpo, el agua baja por mi piel como si fuera sudor.

Cuando mi cuerpo se hubo estabilizado retome la marcha, corrí cerca de otras dos horas hasta que esta vez el desmayo era casi inminente, con el mundo girando vertiginosamente, zigzagueando logre volver al hotel

― ¡Señor!¡Señor!— exclamaba el hombre, de seguro gritaba pero le oía lejísimos— necesita una enfermera, llamare una ambulancia—

― No, solo… deme la llave—

― ¿Está seguro?—

― Si— total a quien le importaba si llegaba a morir a causa de una apnea o una mierda así

Me tome mi tiempo para llegar a mi habitación, no fui capaz de tirarme en la cama hasta cuando todos mis sentidos parecieron regresar a su lugar.

¡Emmett! ¡Emmett! ¡Emmett! ¡Emmett!

¡Emmett! ¡Emmett! ¡Emmett! ¡Emmett!

Su risa me hacía sentir. Emmett, deja de hacerme cosquillas. Tenía sus pies ente mis manos y hacia cosquillas con una plumilla. ¡Ya, Emmett!, me orinare. Una lagrimita bordeaba sus ojos

― ¡Emmett! ¡Maldición! abre la puerta— de repente la voz de mi Rose, ya no fue más aquella voz ahogada por la risa— abra la maldita puerta. Porque no me aviso antes. Emmett pateare tu culo si algo te paso—

Rose, vuelve. Pidió mi mente, antes de que mi cuerpo fuera sacudido con fuerza

― Despierta, Maldito carbón, abre los putos ojos de una vez por todas. Emmett, no me hagas esto—

― ¿Sheep?, estas asustada

Un fuerte golpe en el pecho termino de despertarme— Eres un imbécil—

― Lo dijiste ayer— susurre con la garganta reseca. Tratando de sentarme

Te querías matar… me he enterado que saliste a ¡correr! En medio de una tempestad y vuelve casi muerto, y ese estúpido encargado no me avisa, y no te levantabas— sus brazos envolvieron mi cuello y su cara se escondió en mi pecho— volvamos a Los Ángeles, vámonos, vámonos— sollozaba— tu y yo, felices, sin peleas, tu y yo podemos con todo, vámonos—

Le deje llorar, mientras mi mano acariciaba su cabello.

― Vámonos— repitió al cabo de un buen tiempo

― Es hora de saber la verdad—

― No, vámonos, vámonos si vuelves a sufrir por su culpa soy capaz de matarle, vámonos Osito, vamos viajaremos unos meses—

― Tengo que dejar de ser el niño que ella cree y saber que paso Bella, ¿Qué sucedió con James?... yo, aun la quiero, lo necesito para poder pasar la hoja—

La verdad tendría que salir a la luz, así esa verdad dejara mas heridas.

7 comentarios:

  1. wowwwwwwwwwwwwwwwwwww que gran capi..... me encanto que gran capitulo y que no se nos enferme el oso por favor por la desesperación de no saber como enfrentar a su Rosita......
    ya quiero el proximo
    besos

    ResponderEliminar
  2. awww adita sigo muriendo y ahora tengo que recogerme a pedazitos, que emocionante capitulo, yo tambien quiero saber que paso. Aww amo este fics!!!! esperando el proximo y gracias a la hermosa persona que te dio los animos para hacerlo ^-^ besitos adita ahora recojo mis pedazitos. gracias gracias.

    ResponderEliminar
  3. Comprendo Emm, a veces es tan complicado darle la vuelta a la hoja, cuando tienes el alma atada a un recuerdo, sabes a que me refiero; así que cuando tengas la respuesta de cómo seguir y dejar un recuerdo tras de mi, sin dolor, sin amor me avisas por fis.

    Te quiero mi Estrella Polar, la única que siempre mantiene su posición y me guía para no perderme.

    Suhey Cullen
    Pepito Grillo

    ResponderEliminar
  4. Wauuuuuuuuuu maravilloso capitulo Adita, me encanto ..... pobre Emmett sigue sufriendo por Rolse lo bueno es que decidio que debe de escucharla para solo asi saber si en verdad le puede dar vuelta a la hoja, ojala y no se enferme con tremenda mojada.......
    Vamos a ver que sucede en el sig. capitulo con lo que le cuente Rose, me tiene intrigada y muero por leerlo......
    Saludos y besitos.
    Bell.mary

    P.D. No pude dejarte comentario con mi cuenta, no se porque pero no podia accesar, me regresaba y me regresaba.......

    ResponderEliminar
  5. VALLA!!!!!!!!!!!1 POR FIN SENTÓ CABEZA Y VA ESCUCHAR A ROSE BIEN O PARA MAL SABRÁ QUE PASÓ. ME ENCANTO LA PELEA TELEFÓNICA DE EMMET Y EDWARD ACERCA DE BELLA LINDO TOQUE. ESPERO SEGUIR LEYENDO

    ResponderEliminar
  6. A pesar de los percances... solo puedo pensar en Emmett jadeante después de hacer ejercicio...ñam!
    Magnífico capi amor!! me ha encantado y estoy deseando leer el siguiente!

    ResponderEliminar
  7. El pobre se va a sentir como la mierda cuando se entere, hummmm mucho dolor y sufrimiento nos esperan en los capítulos venideros.
    Espero ver también el perdón y a la familia Cullen dejando de tratar a Bella como un paria y a ella misma dejando de ser una cobarde...

    ResponderEliminar