“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



jueves, 1 de septiembre de 2011

El Aprendiz. Capitulo 19




<< Espero podamos vernos pronto. Rose<<

Sonreí estúpidamente mirando la pantalla de mi móvil, desde la cena y mi pequeña liberación verbal las cosas entre nosotros parecían haber ingresado a un nuevo status, y aunque deseara poder saltarme todo el proceso debía aceptar las cosas con Rose tendría que ir a paso lento pero seguro.

Moví enérgicamente los dedos sobre las pequeñas teclas

<< ¡Por supuesto! ¿Que deseas hacer?>>

Espere hasta que diez minutos más tarde respondió

<< No sé, sorpréndeme>>

Cosa que me parecía misión imposible. Estuve dubitativo parte del día, nos imagine en mil escenarios posibles paseando bajo la luz de la luna, pasear en la motocicleta de Bella –aunque no creo que la idea le apeteciera- una cena, una noche de… ¡wow! No ella te castraría si intentas saltarte la conquista.

Cerca de mediodía no resistí la tentación y le llame

— Hola— su voz era un ronco susurro, uno que de inmediato puso duro todo mi cuerpo

— No puedo dejar de pensar en ti— respondí en el mismo tono bajo.

— Yo también— disfrute de esas palabras— ahora tengo que volver al trabajo—

— Paso por ti—

— Ee… pues… yo, no… si, pasa— respondió al fin, permitiendo que el aire corriera por mi cuerpo

— Rose, te quiero—

— Nos vemos a la noche Emmett— no esperaba que ella terminara con un “yo también”, si, si lo esperaba t saber que no lo decía solo reforzaba mi idea de ganarme su amor, y luego robar su corazón.

A la tarde fui a la casa de Alice a pasar tiempo con mi sobrino, quien aun estaba enfadado porque Bella se marchara sin despedirse, Sebastián se veía muy retraído y silencioso, prácticamente me ignoro por completo, a cambio se entretuvo con un rompecabezas y de vez en cuando elevaba su rostro para fruncirme el ceño

— ¿Siempre genera esas reacciones?— pregunto mi hermana.

— ¿Quién?—

— Tu amiga— a Alice claramente no le agradaba Bella ni un poco—siempre que se marcha deja los corazones de todos los hombres a su alrededor roto—

— Es su encanto— respondí acercándome a ella para pasar mi brazo sobre sus menudos hombros— es una buena mujer—

— Te liaste con ella— aseguro enfurecida

No, pequeño demonio, Sheep es solo una amiga, no ha pasado nada entre nosotros, además ella tiene sus ojos y mente en Edward—

— ¡No! Ella no se acercara a mi hermano— afirmo rotundo— no es digna de alguien como él. Edward, es tan... integro, tan decente y ella…—

— Tan salvaje, vivaz, descarada, y ciertamente indebida para todos los ojos snob— complete si diatriba— En realidad creo que Bella es tan integra como tú, mama o Rose e incluso más. Sabes ella además de donaciones pecuniarias, también pasa muchas horas con niños enfermos, o en alguna institución

Que haremos con la filántropa, tanto altruismo me matara— hablo cortante

A cambio de un café le conté a Alice lo buena gente que era Sheep, lo paciente que fue cada vez que me hundía en el alcohol, o simplemente me negaba a vivir, y siendo sinceros de no ser por Bella nunca hubiera regresado a Seattle, y aunque se hubiera arrepentido o que casi pierda mi vida en mi estúpido afán de salvar alguien de un camino equivocado valió la pena porque fue el camino que me llevo a Rose, si y aunque me portara como un malnacido y ahora viendo en retrospectiva mi estomago se agitaba, había actuado movido por mi ego herido, todos esos meses anteriores perdidos y causando dolor a la gente que me rodeaba solo porque había sido un imbécil.

― Por mas que vendas la imagen de una virgen no me convence— dijo simplemente cerrándose a ver a la verdadera Bella

― Es como si yo siguiera juzgando a Jasper—

― Lo haces—

― Quizás con anterioridad, ahora mismo no. ¿Cómo hubieses reaccionado si me hubiese encontrado siéndole infiel a Rose? —

― No es lo mismo, pero de seguro te hubiese dicho de todo exigido que te alejaras de mi amiga—

― Es lo mismo que yo hice, solo que actué pensando en cómo de triste y herida estabas mientras el tenia escarceo, mientras tu estabas en casa sumida en la pena y con un bebé— sus labios se fruncieron. La abrace como cuando estábamos más jóvenes y no pensábamos más que en molestar a mi mamá— eres y serás una de mis mujeres y por tanto no puedes impedir que te defienda e incluso que sea un cretino, creo que a eso le llaman amor— ella rio suavemente— nunca pretendí causar daño, por el contrario deseaba que todo fuera a mejor, mi relación con Jasper siempre ha sido tensa porque a mí no me simpatizaba él como tu esposo, y yo no le simpatizaba a él como novio de Rose. No puedo garantizas que será mi mejor amigo pero puedo prometer que a partir del momento tratare de que nuestro trato sea cordial—

― ¿Le amas?—

Nunca la deje de amar, si alguien me hubiese dicho que se casaría juro que me hubiese loco— un frio bailo por mi pecho— irme lejos fue una manera inmadura “enfriar” las cosas y causar daño a todos—

― Eres un estúpido, todos lo sabemos pero aun así te amamos— un fuerte abrazo cerro el nuevo trato con la vida, la reconciliación con mis raíces, esboce una sonrisa sincera— esta vez no dejes que se escape. Ella también sufrió aunque aparentara estar indolente—

― Lo sé—

Esa noche tras ir por Rose al trabajo decidí que la mejor forma de iniciar una nueva relación, era ir al cine, una comedia romántica, una dosis extra grande de coca cola y palomitas de maíz. Y para sellar la primera noche un beso casto, y mucha voluntad para ser un completo caballero.


******

Todos los días eran nuevas experiencias, nuevas emociones y la ratificación de mi amor Rose, mi despiadada y cruel rubia. Y aunque quise tenerle todo el tiempo posible a mi lado fue imposible, muchas noches tan solo me permitía acompañarle a la casa de mis padres. Otro ni siquiera eso. Pero tenía paciencia, no olvidaba aquel dicho de que Roma no sé hizo en un día. En esos días, concertaba con Marissa para ir a cazar talentos, a mover hilos.

Un mes paso en un abrir y cerrar de ojos, trss semanas contando desde que Bella desapareciera de la faz de la tierra, y llámenme loco pero tanto silencio no auguraba rosas y algodones. Isabella es como los niños si están silenciosos es porque están haciendo maldades.


― Hoy quiero ir de paseo— anuncio Rose, ese domingo. Un mes— quiero salir de la cuidad, llevamos una semana sin vernos, he apagado mi móvil, y he avisado a Esme que estaría contigo por si me necesitas, pero ahora mismo Emmett necesito respirar otro aire— palmee un lado de la cama— podemos hacer un picnic, caminar, incluso puedes enseñarme a conducir el monstruo de moto de Isabella—

Un beso en la mejilla basto para convencerme, corriendo al baño me arreglé en menos del cantar de un gallo. Cuando estuve preparado para hacer unos sándwich, y algo de beber, buscar la manta de cuadros y una cesta de mimbre, me lleve la sorpresa que mi Rose ya tenía todo preparado.

― Es un día hermoso para perder más tiempo aquí—

― ¿Conoces Bainbridge Island?— negó— bueno cariño iremos allí—

― ¿Tú, la conoces?—

― Estando lucido, creo que no, ebrio alguna vez estuve allí—


La isla, en su época fue el centro para construcción de navíos, además de los cedros que existían, el sistema montañoso fue dando paso para que abogados, arquitectos, políticos se adueñaran de la cuidad, además de que por si el índice de criminalidad es bajo.

En nuestro camino fui contando a Rose lo poco que sabía de la cuidad, las distintas bahías que le forman. Como Charles Wilkes de la marina americana visitó la isla mientras que examinaba el noroeste. y como su nombre se debe al comodoro Guillermo Bainbridge, comandante de la constitución de la fragata en la guerra de 1812.


― Ahora, tomaremos el muelle de Colman— anuncie cuando estaba cerca

― Iremos… iremos…— asentí sonriendo. No podía creer que mi Rosita nunca hubiese usado los transbordadores del estado de Washington— en ferri— susurro exhalando rápidamente— yo… nunca… Dios—

Será divertido, el ferri es una cosa bestial. Muy grande, según tengo entendido transporta como once millones de vehículos anualmente. EL nuestro es el SR 305. navío directo Seattle- Bainbridge Ferri — le bromee— será divertido, una vez estemos abordo podemos bajarnos y pasear un rato, ver el mar de otra manera—

Mi pecho estaba inflado de emoción, pasar el muelle y aborda el ferri fue como un sueño, Rose mantuvo su mano enredad con la mía. Una vez dejamos el auto estacionado y todos los pasajeros abordaron, el gran ferri comenzó a navegar, le incite a dejar la seguridad del coche para disfrutar del paisaje.

― No nos vamos a hundir— me burle

― Si se hundió el titanic, puede hundirse este monstruo— aseveró, sin darse cuenta dejo la seguridad del auto.

Tomándole de la mano la lleve a la parte de los pasajeros, de allí pudimos observar como dejábamos Seattle atrás, como el azul del cielo le daba un toque irreal a la gran ciudad, y como la aguja parecía mas un edificio a escala que un gran monstruo de donde se podía a plenitud la cuidad. Cuando el viento dejo su cabello hecho una maraña le convencí de sentarnos en uno de los bancos y ver la serenidad que transmitía aun con los movimientos ejercidos por los barcos y ferri

― Es hermoso—

― No más que tu, pero te aseguro y si mi memoria no me engaña que a la noche es un espectáculo, digo ver las pequeñas luces titilantes de la isla y luego las de Seattle debe ser como un sueño

― Tienes razón— murmuro. Dejo que su cabeza descansara en mi pecho, pase un brazo para acunar su cuerpo y en completo silencio observar nuestro paseo. Un aire, había dicho, y me complacía poder satisfacer sus deseos

Por fin estaba en paz conmigo mismo, y con todos los que me rodeaban. Por fin podría decir que me había equivocado pero que una buena mujer enderezo mi camino, y que ahora esa mujer estaba feliz, que no rodarían mas lagrimas de pena por sus mejillas, y que las únicas lagrimas que rodarían serian de alegría en momentos especiales como nuestra boda, o el nacimiento de nuestros hijos.

Reí por lo bajo. Si aquel pensamiento se hubiese cruzado meses atrás hubiera aseverado que prefería la muerte a tener un hijo o una familia.

Una suave llovizna hizo que corriéramos hasta el coche riendo como chiquillos. Una vez dentro platicamos sobre nuestra semana sin vernos, sobre lo que esperaba del paseo. Sobre un concierto de Iron Made.

― Estamos por llegar, mira— con mi dedo señale el muelle que se veía a lo lejos, claro lo que permitía ver los otros coches

― No se ve nada— se mofo. Me gire para contradecirle pero a cambio asalte su boca, moviéndome raudo y pasional, mostrándole lo vivo que me hace su presencia

― Mi maestra favorita— dije tirando de su labio— tan dulce, tan— sus labios tomaron los míos con la misma fuerza que lo hiciera antes, sus manos tiraron de mi nuca para profundizar el beso. El sonido de un claxon nos hizo separar jadeantes.

Que se podía esperar de un día lejos del mundo, risa, intercambio de comida, hasta una siesta en plena playa, y hasta un pequeño paseo por un parque de cedros, evitamos adentrarnos a la cuidad.

Besos y caricias silenciosos, miradas llenas de luz, sonrisas secretas y una ganas inmensas de poderla hacer mía de todas las formas posibles, dejar que la arena tocar nuestros pies, hacerle cosquillas solo para que su carcajada atrajera los ojos de los curiosos

― Emmett— dijo entre jadeos. Mi cuerpo estaba sobre ella, y aunque con mis manos evitaba que todo el peso recayera parecía que había subido de peso. Bese la punta de su nariz— estamos en público… y… yo… no— algo en mi despertó, recordarme que debía ganarme el privilegio de hacerle el amor, que antes había sido un completo imbécil que prácticamente se propaso

― Perdón— susurre, dejando que mi mentón tocara las rodillas recogidas frente a mi pecho— debemos estar listos para ir a tomar el ferri, supongo que no quieres llegar tarde a casa— dije, mirándole y tratando de que mi voz sonara serena

― Yo...—

Tu mereces que te bese los pies, tendré paciencia, pronto volverás a confiar en mí— tome su mano para llevarla a mis labios y besarla— ahora bella dama, permítame llevarle a su carruaje y de regreso a su castillo, mañana tienes que madrugar—


Así, dejando que el sol comenzara a poner a nuestras espaldas caminamos hasta el coche, de ahí conducir al muelle y abordar el ferri fue en un plácido silencio, el mismo que nos siguió en una pequeña cena en el ferri bajo los últimos rayos de sol.

― Todo ha sido tan hermoso— dijo complacida— nunca imagine que fuera así, digo he viajado en todos los medios, bueno no barco pero si ferri— rio

― Me divertí mucho— concorde

Un beso apasionado, con mucha lengua, con jadeos ahogados y manos acariciando y despeinado sirvieron de despedida. Esa noche no dormí lo suficiente ya que en mis malditos sueños ella aparecía como una sirena seduciendo y llevando a la perdición a mi pobre alma, en ese sueño su cuerpo estaba cubierto por sudor, sus ojos perdidos por el placer y su cabello complemente alborotado y cubriendo la almohada, las sabanas bajo su cuerpo completamente desordenadas

Demonios— gruñí, dirigiéndome al baño, si pasaba una noche más despertando duro como una roca me volvería loco, de nada servía atenderme, mi erección simplemente se negaba a quedar satisfecha con el calor de mi mano, el agua fría no hacia ni cosquillas

Intente comunicarme con Bella pero como en ocasiones anteriores su móvil caía a buzón y el teléfono de la casa estaba desconectado. En vista de mi frustración opte por salir temprano para ir a hacer deporte.


Poco a poco nuestra relación empezó a avanzar, las cosas fluían con más naturalidad, de primera base se paso a segunda base, mucho toqueteo, mucho roce, e incluso sexo con ropa como calientes adolescentes, creo que todos al final somos adolescentes cachondos en lo que refiere al sexo.

― Estoy tan cansada— susurro a mediados de semana— me duele todo— se quejo masajeando su cuello con mucha fuerza. Sin decirle nada obligue a sus manos a dejar su labor, le conduje hasta la habitación que ocupara en la casa de mis padres

Desnúdate— mi voz salió estrangulada

― Eeee...—

No tendremos sexo, si no lo deseas, solo te hare masajes. Me girare solo para que estés segura que no intentare hacer nada indebido— “aunque me muera por ello” Pensé— cuando te desnudes, puedes recostarte en la cama y tapar tu lindo trasero con la sabana— le indique con mi mirada clavada en la puerta, apretando todo para no girarme y tomarle como un animal, en mi mente trataba de jugar sudoku para evitar concentrarme en los ruidos de su ropa al caer

― Estoy lista—

De la cómoda tome un frasco con una de sus caras crema, llevándola conmigo hasta la cama, para evitar que mi inquieto amigo me hiciera pasar vergüenza coloque una almohada sobre su trasero. Me ubique ahorcadas sobre ella. Una vez embadurnadas mis manos con la crema, me dedique a pasar mis manos por su caliente espalda, los ruiditos que hacía no ayudaban a que mis manos y mi cuerpo dejara de temblar.

Fue una completa tortura tocar cada centímetro de su larga espalda, presión, movimientos circulares, ascendentes descendentes, amasar su cuello, respirar sobre el- solo por maldad- y verla retorcerse y sentir como acallaba el gemido

― Están tan caliente— susurre

― Estresada, dirás— corrigió mirando de soslayo— tienes unas manos mágicas

En esa ocasión fui yo quien gimió—eres mala. Solo por eso mereces un castigo— para hacerlo cierto, me deslice para poder masajear sus piernas, bueno sus pies en primera medida haciendo presión en el puente, subiendo por su tobillo, gemelos , y muslos, respetando la privacidad de la sabana, bajando por entre sus piernas para sentir como se erguía levemente

― Emmett— su voz aunque baja y valiente traía nota de advertencia— C-creo que es suficiente—

Haciendo acopio de toda mi fuerza, asentí, no sin antes besar su espalda media

― Que descanses, Rose. Dulces sueños— porque yo necesitaría un milagro para no morir por causa del calentamiento— te quiero—

― Y yo— con eso slai sonriendo y apunto de explotar.



Tarde, tardisimooooo peor aquí está. Pronto el POV ED O BELLA

7 comentarios:

  1. Facinantemente increíble, todo va tomando un buen curso Emmet pobre sito ha echado mano de su paciencia con Rose y con sus ganas. me dejo pensando bella muy callada hay algo por ahí debajo, lo presiento.

    Me encanto gracias.

    Ps: espero ver que sucederá con metamorfosis. También esta buenísima XD

    ResponderEliminar
  2. Me encanto el capi Adita, que bueno que Emmett decidio tenerle paciencia y portarse como todo un caballero para lograr que Rose vuelva a creer en el, pobre se ha tenido que quedarse con las ganas de algo mas, pero al final se vera recompensado por su inmensa paciencia, y que sucede con Bella que no ha dado se~ales, espero que no ande haciendo nada malo y si es asi que sea con Edd, estare ansiosa por leer el proximo capi para ver que sucede con ellos.
    Cuidate Adita y gracias por subir el capi, Besotes........... :D

    ResponderEliminar
  3. OMG!!! que capitulo Adita....muy erotico lo del masaje y nos muestra que el oso se puede controlar...pero me intriga sheep, donde esta???
    tanto silencio es como sospechoso...esperare el proximo capi con ansias..besos
    johanna

    ResponderEliminar
  4. Que puedo decir Adita SUPER!! ya era hora que Ros le diera una oportunidad a Em, uff y el masaje yo quiero uno jejeje, te felicito ya me muero de gans por leer el siguiente cap, please no nos tortures tanto y cuentanos que paso con Bella, donde esta!!!
    queria pedir de favo ya sea a ti o alguien más si podrian invitarme al blogger de http://rohayhuetereichupekuera.blogspot.com/ antes podia entrar a leer sus historias tan geniales ahor necesito una invitación si alguien de casualidad sabe les dejo mi correo es debalex07@gmail.com gracias
    xoxo Adita

    ResponderEliminar
  5. Ahhhhhhhhhhhh! mi niña, no se me ha quitado la sonrisilla boba en todo el capítulo! Emmett conquistándola, Sebastián frunciendo el ceño, Alice defendiendo a su hermano (Oh My God, qué nervios por saber qué pasa entre estos dos), la cita, el ferry, el masaje...hummm... el masaje súper caliente...y Emmett estuvo muy astuto y previsor con el asunto de la almohada ;-)
    Total, mi preciosa Ada, que he amado el capítulo!
    Un beso enorme, como de aqui a la luna y vuelta
    T.

    ResponderEliminar
  6. Cof, cof, cof,...se me atragantó el masaje.
    Es un gusto ver al osito así de gentil, caballeroso y caliente, como no le pongas remedio pronto sufrirá una combustión espontánea.
    Ya me cae un poquito mejor el bicho de Rose, lo digo sin maldad.
    Besos Reina.

    ResponderEliminar
  7. parece que ya pronto van a estar juntos de nuevo, me encanta

    ResponderEliminar