“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



sábado, 13 de noviembre de 2010

Amarte Duele. Capitulo 17 PALBRAS



AMARTE DUELE
CAPITULO 18 PALABRAS

Bueno como lo prometido es deuda después de dos semanas dejo el capitulo de amarte, nuevamente lo siento, ya la semana entrante las cosas se normalizan, me regreso a Bucara- para las que no sabian, soy Colombiana- comenzare una nueva etapa en mi vida y practimanete dejo las alas de mi mamá gallina y mi papá dragón, comenzare las practicas y a buscar un trabajo, ya soy una niña grande... jajajaja.. mentiras... Recuerden queda poco para el fin dos capitulos y zas
Bueno mis amores GRACIAS POR EL APOYO QUE DIA A DIA RECIBIMOS DE PARTE DE UDS, GRACIAS POR POR PASAR A LEER NUESTRAS LCOAS IDEAS, POR TODOOO.....

TIWII MI AMOR MI TWINS A TI GRACIAS POR ESTOS MESES, POR ESTAR AHI Y SER MI SOPORTE CUANDO MAS LO HE NECESITADO Y CUANDO LA INSEGURIDAD ME ABSORBE Y QUIERO ECHARLO TODO A LA BASURA, GRACIAS POR TODO TWINS, TUS PALABRAS ME AYDAN UN MONTON LO SABES, EL LUNES TENDREMOS UNA LAGRA Y HERMOSA CHARLA ASI QUE ADELANTA TODO PORQUE NO TE DEJARE ESCRIBIR... ESTE CAPITULO CON AMOR PARA TI Y TODAS NUESTRAS SEGUIDORAS

p.s: mas tarde o a la noche subo limites asi sea que roce la madrugada del domingo lo subire.. abrazos
(Angie linda gracias por tu aporte enserio, me gusto el comentario en tango, intentare hacer mas claro las intervenciones XD)



Mientras en la mansión Cullen como era llamada de cariño la gran casa tanto de propios como visitantes- lo que se traducía a sus amigos- se vivía días de completa locura y presión por los preparativos de la fiesta en honor a Tania, y aunque la joven indagaba el motivo del revuelo todos le sonreían y contestaban:

- Habrá una fiesta- siempre restando importancia al motivo, y si llegaba a ser uno de esos días en los que se hallaba preguntona decían- Todos los días deberían ser fiesta, así que ¿Por qué no celebrar que estamos vivos?- Emmett había sorprendido a todos con la ingeniosa respuesta.

Claro no para todos era completa alegría, y nadie podía culparle más cuando el bicho de la desconfianza le picaba en los más profundo y cuando los temores calaban cada sentido haciéndole tambalear, Esme trataba de calmar su creciente miedo, miedo a todo lo que sucedía, miedo a su próxima y aun infinidad boda, miedo de sí misma, miedo de fallar, miedo a ser herida, miedo a vivir, y aunque aparentaba y luchaba por no dejarse vencer por ese maldito mal no lo lograba, Carlisle la notaba tensa, distante y distraída, a mitad de semana había llegado con la firme intención de fijar fecha para poder unirse y aunque la gente actualmente pensara que el matrimonio estaba mandado a recoger él lo veía como el ritual en el cual se juraban amor, no uno eterno pero si uno puro, sincero, incondicional, amor fidedigno, amor a prueba de todo.

La casa era un lio, prácticamente había bromeado a Alice diciéndole que debían establecer horarios para el tráfico fuera más fluido y evitar colisiones, su amiga sacudía los hombros y gruñía en bajo, y en realidad había planeado en hacer un horario o solo llegar a casa cuando la gente migrara a sus hogares, el caos era el rey en su mansión la sala, las escaleras, la cocina, y hasta la habitación de Esme estaban copadas, decoraciones, obsequios, y muchas otras cosas por las cuales no preguntaría o si no se ganaría un:

- Hombres no entienden nada de nada para ellos todo es lo mismo y nada es igual, nunca le digas tráeme las llaves porque conseguirás un pico de loro o una cruceta y entonces de nada servirá porque si querías abrir la puerta tendrás que soltar un tubo o cambiar un neumático- Si, Alice podía llegar a ser demasiado temperamental cuando nadie comprendía la complejidad de organizar una fiesta, además no sabía que tanto mas resistiera su paciencia, el comportamiento que en los últimos días tenia Esme amenazaban con hacerlo saltar de un abismo, la veía sonreír, claro, pero no era sincera, sus ojos, sus gestos, su movimiento corporal la delataban, la conocía como a la palma de su mano, podía decir que línea había y hasta donde llegaba con solo cerrar los ojos, le dolía que aun con lo vivido ella no confiara por completo en él, solo había pasado dos días, ya era viernes, al día siguiente seria la dichosa fiesta y ella cada segundo más lejana, a su lado pero inalcanzable.

- Puedes padecer de estrés postraumático- fue la respuesta profesional de Emmett le dio el viernes a la hora del té- sabes ella sufrió por mucho tiempo en silencio y de repente con un chasquido su vida da un giro de 360º, los cambios en su vida han sido drásticos, en menos de un año ha progresado mucho, lo que para otros pacientes duraría quizás dos años o más, me pregunto ¿aun tendrá traumas? ¿en verdad ha superado todo?¿o simplemente lo oculta? el ser humano es complejo, sabes, puedes parecer estar en el mejor momento, estar solido como una roca pero por dentro puedes estar literalmente destruido, los mecanismos de protección y auto conservación son tan místicos que puede ser una opción a tener en cuenta- el tono de su amigo solo le demostraba lo apasionado que estaba por su carrera- si fuera alguien más te aseguro que ni siquiera permitiría que un hombre, cualquier hombre-aclaro meditabundo- si todos los días al despertar Es se pone una coraza debe armarte de paciencia ella sola decidirá salir de esa etapa, confía Carlisle, confía, recuerda ten calma, dale tiempo- terminaba suspicaz su amigo.

- ¿Tú crees? – no sabía a ciencia cierta porque preguntaba si por su teoría del estrés o la loca hipótesis de protección-¿Y si no se quiere casar?¿ y si …?-

- Y si le preguntas, ¿no es más fácil?- a veces odiaba a Emmett, solo cuando el grandulón llevaba la razón

Claro todo sería más fácil, si no temiera perderla, ¿Dónde estaba la valentía?¿dónde estaba su confianza?, a si, en el mismo lugar donde estaba la seguridad de Esme, perdidos, refundidos en alguna parte de su ser, había estado eso era seguro pero se esfumaron aquella noche de miércoles.

pido a todas las mujeres que rodeaban a su prometida, les dejaran solos por esa única noche para poder agasajarla con una velada única, su turno lo había terminado con dos o tres horas de sobra, se arriesgo a escribir un poema o algo que se le asemejara-porque estaba seguro que lo único que escribía bien era las formulas medicas y la lista del mercado los viernes a la noche-, le recordaba lo valiosa e importante que era en su vida, y más aun le rogaba permanecer en ella por muchos días, tanto que tuvieran que ingeniarse más día en el calendario. De camino a casa había comprado una botella de vino, una flores que en lugar de tarjeta y dedicatoria cargaban una hoja de un almanaque donde se leía en letras grandes y rojas:-Abril- con marcador se señalaba el día 10 como elegido para su boda, el día propicio para unir sus vidas ante un Dios que todo lo ve, pero, bueno las cosas no salieron como quiso y deseo, había ingresado a la casa sigiloso, la sorprendería, grito su mente riendo alegremente, nunca imagino que el sorprendido seria él, Esme estaba sentada tras su escritorio con la vista fija en una serie de documentos, se detuvo en la penumbra para observarla, para deleitarse, para permitir que su desquiciado corazón se relajara un momento y dejara de latir tan frenético, esperaba que nunca por ninguna razón ese loco musculo mermara su latir frente a la razón de vivir-aunque fuera un cliché o una cursilería- Esme merecía incluso que el se vistiera de Cupido para el próximo san Valentín y le flechara así se aseguraría de nunca perderla.

Dio un paso y en ese segundo se detuvo, bajo la tenue luz la vio brillar, unas lagrimas que viajaban por sus mejillas, un suspiro y un:

- Tu puedes hacerlo, es lo mejor, él no lo merece- con eso retrocedió y fue directo al cubo de basura para deshacerse de aquello, se sentía traicionado, ¿Qué no merecía?¿que era lo mejor y para quién?¿por que no preguntaba si él creía lo mismo?, la suave brisa le golpe el rostro, ingreso a la casa por la puerta trasera y se adentro a la cocina para preparar algo de café, no había alcanzado a controlarse, ni siquiera la había sentido, fue muy tarde cuando la noto, ella había pasado sus manos por encima de los ojos tapándoselos y su cálido aliento había chocado contra su cuerpo haciéndole estremecer, cerró los ojos con fuerza y se mantuvo firme, no giro, no le beso, ni siquiera respiro

- ¿¿Hace mucho llegaste?- negó suavemente con la cabeza, ella soltó sus manos-¿Tienes hambre?-volvió a negar-¿estás cansado?-

- Si- se soltó de su abrazo pero no le miro-Me voy a descansar- fingió que nada sucedía, con la cabeza gacha se marcho de la cocina para irse a su habitación- Te amo cari, recuérdalo- con eso se marcho a su habitación.

El jueves y el viernes se la paso lo más alejado de su novia su … bueno Esme no había dicho nada , acerca de ninguna decisión, se hallaba tan absorta en los últimos toques para la fiesta de la tarde, cada media hora se repetía que debía darle tiempo como dijo Emmett y sobre todo paciencia, no sería un tonto que por precipitar y empujar al amor de su vida, lo perdiera no señor.

El sábado paso menos caótico, durante la mañana se refugio en el trabajo, nuevos casos, nuevos retos y sobre todo podía alegrar la vida de sus pacientes; pasadas las diez Eleazar llego a su despacho con una enorme, gigantesca sonrisa

- Primito- saludo sorprendiéndole con una gran abrazo- Te echado de menos, claro mas extraño a mis mujeres-

- Eleazar, ¿qué te trae por aquí? –

- Saludarte por su puesto y entregarte personalmente eso-
extendió una tarjeta lujosa, de color pastel y letras negar, extendió la mano para recibirla , cerro los ojos u negó, nunca se había considerado como un hombre que le gustara codearse con la gente de elite- es una exposición de arte, pidieron que asistieras- aseguro

- Tendré que pensarlo-

- Puedes llevar a Esme-

- Veremos- respondió serio y dedicándose a observar la tarjeta

Su primo indago fallidamente el motivo de su estado. Cuando la hora de la fiesta llego se dirigió a la casa, era hora de verla y esperar que ella le contara que era lo mejor.


Esme había invitado a Tania al centro comercial, la joven casi no podía caminar el avanzado estado de su embarazo, los pies inflamados y demás síntomas a veces complicaban todo, la niña había manifestado no sentirse muy bien, se le veía pálida pero alegre

- Tía, crees que puedo comprar esto- Esme dirigió su vista ala s manos de la joven que sostenían alegre una chaqueta de cuero negro, rio suavemente, Tania rodo los ojos- ya se ahora no me la puedo poner pero más adelante si-

- Llévala, ese será mi regalo postparto- dijo pasando una mano sobre el vientre

- Gracias-

Almorzaron juntas así permitía a las demás termina de de organizar y poder preparar los aperitivos

- Están peleando- soltó de repente la joven pelirroja

- No, para nada- claro algo pasaba pero ella lo negaba, además su estado letárgico y distante no ayudaban, no había tenido el valor de decirle que con tanta cosa se sintió vacía, que se pregunto si lo que hacía era lo correcto, sintió que debía dejar todo, iniciar lejos, que tenía miedo y dolía sentirse así cuando en sus brazos la seguridad era garantizada, que no quería dañarlo y que lo mejor era dejar las cosas y continuar de amigos, pero que era una jodida egoísta que no podía renunciar a él, a ellos, que había recibido una llamada de su “familia” y que había terminado ahondar su herida

- Segura Tía, no quieres contarme-

Rio un poco antes de negar- desde cuando te titulaste de psicóloga yo creyendo que estas en el instituto y el año entrante terminabas-

- Esme, no es necesario ser psicólogo para saber que les sucede algo, digo, las risas, los abrazos y los besos empalagadores que me hacen vomitar mermaron, corrijo se volvieron nulos y …. No están durmiendo junt
os-

- Queremos dar buen ejemplo, sabes que vivimos con una adolescente-

- Bien, si no me quieres contar, está bien, Tía, no permitir que su amor se pierda-

Esme condujo su auto hasta la casa que estaba adornada de cabeza a pies, los ojos de Tania se abrieron de par en par

- ¿Qué…?-

- Recuerda que tendríamos una fiesta- respondió aparcando el auto y sacando todas las bolsas

la joven se bajo cautelosa del vehículo y le siguió el vestíbulo estaba en completo silencio

- ¿Donde están todos?- cuestiono sustentando su vientre

- Quizás en el patio, ve mira yo dejo esto en la habitación-

- No-
respondió firme- ven conmigo- resoplo, dejo las bolsa sobre una mese en el pasillo para caminar junto a la niña al patio trasero

- Es….- antes que pudiera decir algo mas, todos gritaron un “sorpresa” que le hizo brincar y chocar levemente con la pared, abrió y cero varias veces la boca para decir algo pero ninguna palabra se formaba.

- Vamos es para ti- empujo Esme.

Su pequeña familia estaba riendo de su reacción, Irina bailoteaba con un juguete nuevo, Carmen y Eleazar con las manos entrelazadas, Raneé en su carriola durmiendo, Bella y Edward sonriendo abrazados, igual que las demás parejas, habían algunos compañeros mas, no más de cincuenta personas

- Feliz no babyshower- grito Emmett- ahora los juegos y la comida- grito, haciendo estallar a todos en carcajadas

Así fue, juegos, chistes, bromas, comida, mas juegos y la entrega y descubrimiento de los regalos, la tarde estaba serena, marzo pronto acabaría

- Tan, abre los regalos- susurro Carlisle y su corazón se estremeció, Esme deseaba correr a sus brazos y olvidarse de sus tontos temores de sus estúpidos pensamientos e inseguridades.

- Vale, pero espero que se hayan acordado de regalarme un lindo joven de ojos oscuros y cabello rubio, una foto del Edward sin camisa- dijo la atrevida joven sonrojándose antes la última frase, Emmett rio alto, mientras Edward negaba con la cabeza y bella decía que no habían alcanzado a tomarla - Bueno, Bella cuando no lo quieras me lo puedes heredar-

- Si te portas bien y abres los regalos- respondió. Edward se bufo y dedico un beso sonoro en la mejilla de su esposa

Lentamente los regalos fueron abriéndose, todo era para ella , para después del parto, los ojos de su sobrina putativa se agrandaban y brillaban con cada cosa que recibía

- Sé que todo debía ser para ti, pero creo que Katie también merece algunos regalos- murmuro Esme acercando a la mesa donde Tania estaba una canasta llena de regalos- son cosas básicas, pañales, una cobijita, crema, ropita, y cosas así-

Tania se levanto con los ojos nublados de lagrimas y la abrazo

- Gracias Es, gracias sabes serás una gran mami-

- Claro, tesoro por eso soy tu mami de repuesto, la de Iri y Ren, a y un perrito que vi en el mercado hace dos días- la estrecho mas

Luego del emotivo abrazo, volvieron a las bromas y chistes.

La noche entro con una gran luna rodeada de estrellas, optaron por pedir algo de cenar para los que había quedado ahí, fue a la cocina para hacer el pedido de cuatro pizza, napolitana, mexicana, mixta y hawaiana.

Observaba por la ventana el momento en que el repartidor llegara, le sirvió ese momento para recordar la molesta llamada que había recibido de su madre, el teléfono había sonado y creyendo que era Carlisle

- Te echaba de menos Carl, has tenido un día colmado-

- Ann- la voz de su madre fue la que respondió- eres tú, no creí a Cayo o Didy- ella se quedo en silencio que podía decirle a la mujer que le dio la vida, para luego negarla- sabes, eres una vergüenza, por tu culpa casi perdemos todo, el pobre Cayo sufrió mucho por tu culpa, el te amaba niña y tu casi lo matas, provocaste gran daño- el reproche y frialdad de su madre no le extrañaban, pero porque la había llamado- ya sabemos que te andas revolcando con un medicucho de pueblo, un fracasado como tú, no sé por qué te tuve, no sé porque no espere unos años más para solo tener a Didy, siempre fuiste tan complicada, tan libertina, eras la vergüenza de esta respetada familia, ahora que todos saben que estas viva espero te mantengas lejos de nosotros, no quiero que mi esposo tenga rabias por culpa de una descarriada- cada palabra la hirió, no dijo nada simplemente colgó y desconecto cada teléfono hasta llegar al estudio, donde se puso a revolver papeles y papeles hasta que encontró un sobre donde estaban su historia clínica, fotos y demás documentos que Carlisle había obtenido, se sentó en la silla de cuero, analizo cada reporte, observo las fotos, como había quedado, como cada vez que eso sucedida su familia se hacia la ciega y nunca le defendían “tu lo provocaste” “Cayo no haría nada de eso, eres una mentirosa” “nunca serás buena para él, agradece que este contigo”

Por culpa de esa llamada su maldita inseguridad surgió arrasando los momentos de paz, de calma, arrasando su seguridad, haciendo daño a Carlisle.

- Lo siento- susurro - desearía ser más fuerte, olvidar las malditas palabras de ella, olvidarme que existe- en verdad lo deseaba, aunque fueran su familia, nunc a se sintió como tal, su padre hubiese hecho lo posible para unirla a cualquiera de sus amigos ricos y pretensiosos, solo para mantener su estatus.

Observo su mano, el reluciente aro dorado adornando el dedo, gritándole que tenía una nueva oportunidad, una nueva vida, que el pasado era pasado que el presente era ahora y no mañana, sonrió ligeramente, llevo su mano hasta su boca dejando un beso

- No mereces esto, no mereces que me desmorone y que sufra por algo que ya paso, no mereces que me esconda, Te amo, lo demostrare-

Vio al repartidor acercarse, camino hasta la puerta, sosteniendo los billetes, el joven entrego las cajas

- Guarde el cambio, que pase buena noche- el joven sonrió y se marcho, ella ingreso a la casa, llevando las cajas hasta el patio.

Dejo que ellos se repartieran, mientras observaba la escena, el amor, la incondicionalidad, la lealtad, su familia, su verdadera familia no de sangre pero si su familia, su verdadero lugar en el mundo.

Las palabras te fortalecen o te destruyen, las palabras mal intencionadas pueden ocasionar un gran daño, dañan lo que eres y lo que deseas ser, las palabra es una virtud y un defecto, tras la breve recapacitación Esme sonrió, no permitiría que una palabra dañara su nueva vida, siendo dueña de su vida decidiría sobre ella no permitiría que nadie más le menoscabara y le hiciera dudar. Carlisle merecía una mujer fuerte a su lado no una cobarde.

5 comentarios:

  1. Hola!!
    Mi querida Ada, te tengo abandonada, pero hoy por fin! he podido ponerme al día con esta gran historia de amor.
    Me encantan las reflexiones que vas haciendo del amor, de los sentimientos, de la vida en sí misma. Eres una gran conocedora del alma humana, me tienes perpleja. Los sentimientos y sensaciones que nos vas describiendo a través de Esme los estoy viviendo como propios. Ese poder de la palabra al que haces alusión en este capi, me ha calado hondo. Yo siempre he dicho que una palabra puede dañar más que una pistola. Sé lo que es que alguien en quien confias, a quien quieres (o que hayas querido) te hiera gratuitamente con unas simples palabras. Y como muy bien dices, depende de ti si esas palabras te pueden destruir, o hacerte más fuerte.
    Gracias por este fic tan emotivo y tan realista, me está calando muy hondo. En muchas cosas me siento identificada con Esme, no es fácil volver a confiar cuando te han tratado como a una mierda, aun habiéndolo dado todo.

    Bueno, ya no me enrollo más. Disfruta del finde, te lo mereces!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Hola te invito a participar en el concurso de One Shots de mi blog para saber mas puedes pasar a
    http://kiwicullen.blogspot.com/2010/11/las-invito-mi-1-concurso-de-fics-de.html
    besos y que tengas un buen dia
    Anny

    ResponderEliminar
  3. Ada preciosa, cuánta emocion me dejan tus palabras, cuánta verdad. Te quiero pequeña.
    Un beso grande y fuerte
    T.

    ResponderEliminar
  4. ssiiii ya es hora que Esme vuelva a ser la matrona de la casa...
    lindo capi
    Besos

    ResponderEliminar
  5. holaaa me encanto el capi, fue genial, me encanto como describiste los sentimientos de esme y q en algunas ocasiones se debe hacer de oidos sordos a las personas q quieren dañarnos, besosss

    ResponderEliminar