“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



viernes, 17 de diciembre de 2010

Tango con un Vampiro. Capitulo 10


Capitulo 10


No hay excusas, no hay nada, solo tengo que decir Leymi disfruta se que te tengo en escuaz desde la tarde, bueno a todas... espero que lo disfruten, que pasara ni yo lo se... creanme.... bueno sin más a partir de hoy esta sera la portada de Tango, Gracias a Lu por el regalo lo ame.... en proximos dias aviso sobre el aprendiz.

Ada Cullen

Cuando despertó, noto el silencio en la casa, un silencio sepulcral, algo muy en el fondo de su ser le gritaba que las cosas no eran normales, que debía marcharse y no mirar atrás, su sentido común le urgía por salir de allí, quizá de marcharse de Argentina y olvidar una de las noches mejor vividas, de olvidarse de Edward Cullen, si, sobre todo alejarse de él, no podía permitirse encariñarse con una persona tan tosca y fría, no, a ella le venían mas los hombres más cariñosos, dedicados y ardientes, pero su descolocado corazón latía y estaba segura cuando él le miraba fríamente se desbocaba, enviando un torrente de adrenalina a su cuerpo, si no fuera así, no lo hubiese seducido y no …. Cerró los ojos y mientras rememoraba la noche anterior, dejo que varios jadeos dejaran su cuerpo, de solo pensar en ello sentía que sus bragas se humedecían, dejo que sus manos viajaran por su cuerpo explorando metódicamente cada parte y cada efecto, dejo que sus manos rozaran su cuerpo, imaginado las frías y grandes manos de Edward recorriendo el mismo camino, pellizco ligeramente uno de sus pezones por encima de la tela de su camisa, luego el otro haciendo que se pusieran duros, otro jadeo dejo su cuerpo, este un poco mas audible, sus manos continuaron el peligroso descenso a su zona baja, las yemas de sus dedos parecían quemarle, dejo que su mano brindara una larga caricia a su sensible zona, volvió a gemir, fascinada por el contacto, otra caricia mas corta pero a que a su vez brindaba mayor fricción en aquella zona sensible, volvió a jadear dejando que su mano subiera hasta la pretina del pantalón de pijama azul que vestía, comenzó a deslizarla por debajo de toda la ropa cuando un golpe en la puerta interrumpió, sintiéndose abochornada alejo las manos de su cuerpo, se maldijo, habrase visto auto complaciéndose cual necesitada, se aclaro la garganta

― ¿sí?— su voz sonaba grave

― ¿Estás bien?— la voz al otro lado de la puerta se le hizo familiar y extraña a la vez

― Yo… si—

― ¿Quieres desayunar?—

― Enseguida— susurro

Levantándose de la cama fue al baño a arreglarse, sintiéndose inadecuada, nunca en su vida se había tocado con tanto libido, ni siquiera cuando se duchaba se acariciaba así, no, así no actuaba una mujer.

Estas perdiendo el juicio. Se dijo

Una vez estuvo lista y hubo recogido todas sus pertenencias en la pequeña valija. Bajo las escaleras, y lo primero que se cruzo por su mente fue en que se encontraría con todos reunidos, todos incluso Edward, su corazón se detuvo ante el pensamiento, ¿como reaccionaria?¿la ignoraría?¿tendría la misma actitud de la noche anterior? ¿Lo más importante podría ella controlarse o le saltaría encima terminado lo que habían iniciado?

Ingreso a la cocina manteniendo la cabeza gacha, para evitar delatarse más

― Cariño— oyó la dulce voz de la mujer que creía conocer— Carlisle, ven, trae el desayuno, Bella ya bajo— hablo la mujer y aunque no la veía podía imaginarse una amplia sonrisa

― Voy— anuncio una voz masculina, la sensación de deja vú le hizo sentirse mareada, ¿por que tenia la rara impresionn de conocerlos, pero de donde?¿por qué nada en su vida parecía normal o simple como la de los demás, no ella siempre había sido la freaky, la rara, acaso nunc a podría encajar sin tanto misterio?

Al levantar el rostro se encontró con el rostro de una hermosa mujer, joven y resplandeciente, sonriendo y mirándole maternalmente, sintió que su garganta se cerraba, aquella mujer evocaba a su madre y la mirada que le diera antes de emprender su viaje, rogándole que no fuera y al final recordándole que se cuidara.

― Te conozco— más que una pregunta era una afirmación, la mujer de cabello claro y ojos topacio, sonrió confirmando sus palabras, por eso dicen el que calla otorga, ¿no?— yo… yo….

Tú debes comer, no querrás enfermarte, anda siéntate, los muchachos vendrán más tarde—

― Bella— hablo el hombre, su boca casi cae al suelo al ver la majestuosa obra de arte que se erguía frente a ella

Dios acaso en esta familia no se aceptan los feos, bajitos y gorditos. Pensó

Aquí no te sucederá nada, nosotros cuidaremos de ti, déjame presentarnos, somos Esme— señalo a la mujer que aun sonreía. Seguro que tenía un par de grapas a cada extremo de sus labios para no perder la sonrisa, se dijo— y Carlisle Cullen, somos los padres de …

― ¡¿Los padres?! ¿están de broma verdad? Parecen hermanos— chillo por la impresión, ni siquiera sus padres se veían así de jóvenes y eso que solo la tenían a ella

― Son adoptados, Rosalíe y Jasper son hermanos— explico Carlisle—Emmett y Edward son algo así como primos, y Alice , bueno ella es nuestra hija— explico Carlisle

― ¿Ninguno es su hijo?—

― No— respondió Esme con cierto desasosiego en su voz— nuestra naturaleza no nos permite concebir, pero les amamos como tal— aseguro— ahora que ya nos conoces siéntate y come, Emmett se enfadara si no te cuidas y Edward….— se quedo callada como meditando las palabras

― No le gusto— dijo e inmediatamente quiso morderse fuertemente la lengua, arrancársela y de paso quemarla pero claro que no le gustaba, él lo había dejado claro

― A Edward no le gusta nadie, ni él mismo se gusta— modulo Esme en un tono triste— ha perdido su humanidad, a diferencia del resto él se ve como un animal—

― ¿humanidad? ¿naturaleza? Ustedes también con ese cuentito de la humanidad, ¿acaso que son extraterrestres, fantasmas? ah ya se son vampiros— se echo a reír a carcajadas, haciendo que unas cuantas lagrimas se derramaran— ¡ porque nada en mi vida es normal!, siempre rodeada de gente rara, unos que se creen perros, otros brujos, otros vampiros y un desquiciado intento matarme y bueno si es así yo pido ser un elfo, o un duende dicen que tienen una olla con monedas de oro, bueno seré duende, quiero esa puta olla para dejar este mundo, nunca recordé haber comprado un boleto a villa demencia… pero mejor seré una sirena me gustaría ayudar a hundir y seducir a unos cuantos piratas y conocer todos los mares, ser libre—

― Te sorprenderías de lo que puedes encontrar en el mundo
— murmuro en tono críptico Carlisle

Durante varios minutos que parecieron una eternidad se mantuvieron en silencio, ella comió observándoles detenidamente y tratando de descifrar el asunto de la humanidad

No le busques cinco patas al gato, pero y si quiero buscárselas.

Y a su mente vino un destello, un lejano y vago recuerdo, niebla, dos personas y un canto, suave y melancólico….

― Ustedes eran los que me seguían— farfullo al caer en cuenta en aquella familiaridad

― No te seguíamos, Emmett se había llevado el coche y Alice estaba de viaje…

― Es mentira, Ustedes me seguían, no solo esa noche, si no muchas otras, lo sé— afirmo

― No— intervino un Carlisle más rudo y fiero— solo fue esa noche, y solo porque se hizo es necesario corrías peligro—

― Eso es mentira, desde que me choque con todos ustedes mi vida se ha vuelto demasiado…. Se…. No tiene sentido, es todo caos y cosas raras— aguardo un poco en silencio— me marcho de aquí, me regreso a mi apartamento allí estoy segura—

― No te puedes ir— murmuro Esme, tratando de calmarla

― Claro que puedo y lo hare— reto con la mirada a la mujer que ahora le veía como suplicando

― Estas en peligro—

― Mentira, el único peligro son ustedes….

― Sabes que es falso, que aquí estás segura, pero si es tu decisión, puedes marcharte cuando gustes, solo piensa como se sentiría Emmett y Edward

― Con Emmett hablo luego, y Edward estar a alegre que deje su casa libre, y que mi estúpida humanidad no se atraviese nunca en su camino— corrió por las escaleras hasta llegar a la habitación que había ocupado, dejándose caer en el sofá— Jake, mi Jake te necesito— susurro, ojala sus clamores fueran oídos, ojala pudiera confiar en alguien, se sentía confundida.

No supo a qué horas volvió a quedarse dormida, fue el sonido de varias voces lo que la despertó, eran tan bajos que podía habérselos imaginado, pero aun así sintió la necesidad de fisgonear, se estiro en el sofá como un gato desperezándose y gimiendo placenteramente

― Te lo digo ha sido un completo cretino, lo matare, no me importa que sea nuestro hermano— aquellas palabras parecían ser caricias ligeras en el aire, solo que algo crueles

― Oficialmente estoy loca— murmullo.

Cuando abrió la puerta se encontró con Rosalíe y Emmett junto a su puerta, Rose se veía tensa, enfadada, Emmett tenía cara de matar a alguien

― Edward es un cabronazo, bebé pero en el fondo es bueno, Bella le ayudara, si no yo mismo le mato—

No segura de lo que había oído, sacudió la cabeza, la próxima vez que fuera a comer se aseguraría que fuese preparado por ella y preferiblemente hecho en su cocina, quien sabe que le han echado a lo que comiste

― Bella— murmuro Rose, sin voltear a mirarla— veníamos a hablar contigo— le dijo la rubia, quien se giro para encontrarse con unos ojos penosos— Esme dijo que te querías ir— asintió con la cabeza—pero… no creo que puedas, alguien entro en tu casa, la policía llamo hace menos de una hora

― ¡no! ¡no! ¡no!— sintiéndose abrumada, las primeras lagrimas comenzaron a colarse— ¿a quién mate?¿por qué a mí? No fue suficiente con ese loco tras de mi… ¿que se llevaron?—

Vio como Emmett y Rosalíe intercambian una extraña mirada— nada, solo rompieron algunas cosas, apenas llamo la policía fuimos— le aseguro Emmett

― Esta todo lo que vimos cuando Alice y yo fuimos, solo destrozos, nada grave, Jasper y Alice están arreglando aquel lio, limpiando lo que …— se cayó abruptamente tapándose la boca

― ¿Qué?—

Oyó el resoplido de Emmett— creen que te querían asesinar, solo que no contaban con que no estabas allí, los vecinos oyeron ruidos y llamaron a la policía pero cuando llegaron no había nadie, ni huellas, ni nada—


― James— susurro— ¿creen que fuera él? Dios Victoria está en peligro—

Por sus expresiones vio que su razonamiento era infundado, de ser así ella lo habría dejado ¿verdad? Ninguna mujer aguantaría a un loco todo el día ¿o sí?

Después de haberse alimento lucho con Emmett para que la llevara a su casa, quería y necesitaba ver como habían dejado su refugio, el único lugar que le hacía sentir segura.

Cuando entraron le provocaba llorar, echarse sobre el piso frio y patalear, la vida no podía ser más injusta, algunos cuadros se habían roto, su mueble se veía inestable, el olor a gasolina o algún otro químico persistía en el ambiente, sintió una profunda pena

― Tengo que dejar este apartamento, ahora mismo— anuncio

― Te puedes quedar en nuestra casa— ofreció Emmett con una gran sonrisa

― No. ahora mismo iré a buscar un nuevo piso

A pesar de los argumentos o fundamentos se mantuvo firme, siempre había sido una mujer fuerte e independiente y no dejaría que esa bobita le hiciera depender de ellos, ni de nadie, apenas sus heridas curaran por completo o por lo menos cuando no se notaran los morados volvería ipso facto al Club y la academia, se olvidaría de todo y de todos.

Dos días y una noche después aun estaba bajo el techo de los protectores Cullen, dos días y una noche desde que él le tocara mejor decirlo desde que la llevara a la cima, ese mismo tiempo llevaba Edward sin aparecer por la gran casa, debía sentirse clamada, serena pero no, precisamente sentía lo contrario desesperación, anhelo y ansias, quería saber ¿dónde estaba? ¿Con quién?

Trato de despejar u mente yendo a bailar, mirando mas apartamentos, hasta hablando con su mama por Skipe, o dejándose mensajes con Jacob, antes esas cosas hubiesen sido suficientes para estar brincando por toda la cuidad por digamos dos semanas, además de eso Charlie le había llamado seguido.

Maldito Edward. Gruño al tercer día, la lengua le picaba -cada vez que se encontraba con sus hermanos- quería indagar sobre su paradero, saber más de él, pero se contenía, no podía dormir, a su mente venían las imagines de aquella noche. Bendita noche.

la noche estaba blanca, y silenciosa, bueno así era la vida en esa casa, cuando veías una familia tan numerosa te imaginas el ruido, las risas, los gritos, pero no con los Cullen con ellos se podía decir que se estaba más animado en un cementerio, era verdad porque hasta podía oír el eco de sus propios pensamientos.

Movida por el gusanito de la curiosidad se escabullo por la casa, recorriendo el pasillo, cuando llego al final vio una pequeña puerta, puerta que parecía llamarle, giro el pomo, una vez abierta vio las escaleras oscuras, a pesar de que su cuerpo quería que huyera, su corazón le gritaba que siguiera, no encendió la luz, simplemente subió a trompicones, alcanzo a soltar uno que otro taco, cuando las estrechas escaleras terminaron vio el corto pasillo adorando por una gran ventana de donde solo se veían los arboles, un escalofrió recorrió su medula, se abrazo con sus brazos, ignoro todo y fue directo a la puerta, al abrirla quedo con la boca completamente abierta, la habitación estaba completamente ordenada, varios muebles adornaban la paredes, libros, Cds, una gran televisión, un equipo de sonido, un gran sofá negro y una alfombra blanca, y un gran ventanal, hipnotizada se adentro en aquel cuarto, dejando que la puerta se cerrara tras de mí, una ligera brisa recorrió la habitación, la ventana estaba abierta, solo un poco, peor lo suficiente para dejar colar el frio de la noche

― ¿Se te perdió algo?—

Se puso derecha y rápidamente hizo un estudio al cuarto, junto a uno de los muebles había otra puerta y él estaba recargado en el umbral, sus ojos se encontraron, no pudo evitar que su rostro dibujara una gran sonrisa

― Siempre andas metiendo tus narices en donde no te llaman— le dijo

― Yo… yo—

― Tú— susurro él, el tono que uso hizo que unas malditas cosquillitas. Camino como seduciendo a su presa lentamente, sus labios se curvaron un poco, sin chistar nada estrello sus labios con los de ella, robándole el aliento y haciéndola gemir fuertemente, claro aquel dulce sonido se ahogo en su boca, sus lengua le penetro con fuerza, atrapando a la suya en una gran caricia, desnudándola, sus manos se aferrando en su cuello, halando su desordenado cabello hacia ella profundizando aquel momento, todo su cuerpo vibraba fuertemente, sus piernas temblaban mucho, y su intimidad, bueno, sus bragas ya nadaban, estaba presa , presa en los labios de Edward Cullen, lo sabía, lo supo desde que la beso la primera vez, no noto el momento en el que dejo de respirar

― Respira— susurro él, en su oído, luego lamio y succiono su lóbulo. Con dificultad logro tomar una gran bocanada, la misma que desapareció cuando el beso de forma caliente su cuello, cerró los ojos y se permitió jadear fuertemente

― Quiero tocarte— le dijo con voz rota, también quiero tenerte dentro. Pensó

Para el momento las palabras no hicieron falta, ella dejo que sus manos comenzaran a soltar los botones de su camina, abriendo los ojos cada vez que un pedacito de su piel quedaba al descubierto, sus dedos recorrieron su duro pecho, se mordió el labio inferior para evitar , gritar de alegría había visto hombres desnudos, claro incluso sus compañeros de baile solían vestirse y desvestirse frente a ella, pero es que Edward Cullen era la perfección andante

― E...— incapaz de vocalizar algo se inclino un poco, poquito hasta que sus labios comenzaron a moverse por dorso, el frio de su piel se fundía con el calor de sus labios, dejo que sus dientes arañaran aquella piel, se sonrió cuando Edward gimió, motivaba soltó su lengua, dejando que atacara, que se perdiera en su ombligo.

En un movimiento rápido ella se vio de pie y recargada contra aquellos muebles, su pecho subiendo y bajando rápidamente, el sujetaba sus manos sobre su cabeza, sus labios volvieron a atraparla, mientras una de sus manos le torturaba, explorando meticulosamente su cuerpo

― Eres un peligro para ti y para mi— susurro él contra sus labios

― ¿sí?—

― Si— le aseguro— de no ser así, tú no estarías aquí, y yo no haría esto— le susurro metiendo su gélida mano en su ardiente sexo, gimió, una y otra vez—tan húmeda, tan tentadora, tan…

Corto sus palabras con un fiero beso, si decía algo mas se iba a correr, Edward dedicaba a su sexo las mejores atenciones, todo su cuerpo lo confirmaba, sus caderas se mecían hacia adelante aumentando la fricción, disfrutando de aquel roce, cuando soltó sus manos, hizo lo mismo, bueno antes destrabó la hebilla de la correa y luego hundió su mano en aquella férrea erección, envolviéndola con su mano, uniéndose a su ritmo, mordiéndose el labio, para evitar comenzar a gritar y despertar al resto de los Cullen

― ¿Me dejarías morderte?— pregunto Edward con voz llena de lujuria, mientras lo decía sintió aquellos finos dedos penetrándola fuertemente. Gimió al imaginárselo mordiendo sus labios, su cuerpo. Con aquellas palabras y las imágenes de él mordiendo sus pezones, su sexo, sus labios, el lóbulo, se corrió, se corrió fuertemente.

Él continuo embistiéndola, y ella masajeando aquella erección con la mano libre termino de soltar el pantalón y se las arreglo para bajarlo dejando libre aquel monumento, se atraganto al verlo, e inmediatamente se pregunto que se sentiría probarlo, tragárselo todo, chuparlo y…

Levanto la vista cuando sus ojos se chocaron, le miro con picardía y le dedico una muy tímida sonrisa, le obligo a separar su mano de intimidad, para poder dejarse caer de rodillas frente a él

― Bella…

― Shhh— le susurro, dejo un casto beso en la punta roma, su mano brindo otra caricia y acto seguido lo engullo por completo, succionando y manteniendo los embistes con la mano, dejando que saliera y entrara con libertad en su boca, con la mano libre acariciaba sus muslos, su estomago y la parte baja del vientre, su lengua rodeo por la longitud de aquella entrepierna. Cerró los ojos, cuando él le sujeto el cabello y empujo su virilidad para profundizar la penetración, se la estaba follando, o ella se lo estaba follando, bueno al momento no interesaba, lo que si era cierto es que sus caderas comenzaban a moverse mas y mas rápido, y podía degustar sus líquidos, jadeo, al verlo corriéndose en su boca

Pronto sintió aquella longitud palpitar en su boca, así que apretó un poco cuando lo succiono , luego halo a sus compañeros, haciéndolo maldecir, él intento separarla, pero ella se obstino y se mantuvo, dejando que aquel fuerte y poderoso miembro saliera un poco de su boca dijo:

― Córrete en mi boca—

― No— respondió con dificultad él, y antes de que dijera algo mas volvió a tragarla por completo, consumiendo por completo, sacándola, lamiéndola, hasta que no tuvo más remedio que correrse como ella le dijo, sonría mentalmente mientras saboreaba aquel manjar, bueno por eso podría matar, se dijo.

Con más cuidado y delicadeza de la que pensó él la levanto, le sonrió cálidamente, para luego besarla de la manera más protectora y ….

― ¡Edward!— al oír la voz de Emmett se tenso, separándose de él se acomodo un poco su desaliñada ropa. Edward soltó un taco, maldiciendo enérgicamente

― No pasa nada— le dijo acunado su rostro con las manos y besando suavemente sus labios

― Bella no está— ahora fue la voz de Esme

Iba a protestar, sintiéndose como una criminal atrapada infraganti, con la prueba del delito en su boca, bueno ya no estaba ahí, pero estuvo— respira hondo, clámate y no nos descubrirán— le musito Edward en su oído tan bajo aquello la excito de sobremanera— clámate o nos descubrirán— repitió.

Por primera vez oía muchos ruidos en la casa de los Cullen, trato de controlarse y también deseo que la tierra se hundiera y la cargara, en menos de una semana la habían encontrado haciendo cosas no muy inocentes con alguien a quien ni si quiera parecía que le gustara

― Quédate aquí, no te muevas, no respires y lo importante— la miro por un segundo a los ojos, creyó haber visto algo de miedo, pero aquello fue efímero— no huyas, de cualquier modo te encontrare— volvió a besarla, antes de arreglarse la ropa y salir de la habitación, los ruidos fuera cesaron y el silencio retomo aquel lugar.

¿Le encontraste la cinco patas al gato? Se pregunto, ciertamente por andar de curiosa el gato la mato, bueno en realidad el gato no la había matado, a no ser que se contara como muerte por placer.

¿Me dejarías morderte? Repito sus palabras, cerró los ojos sonriendo ampliamente. No solo lo dejaría mordedme, haría más.

Camino al sofá y aovillándose en el dejo que Morfeo le llevara

13 comentarios:

  1. Hermosa gracias por este capi.....te quedo de ataque todavía estoy hiperventilando no lo puedo creer ya es hora de que el se de cuenta de que la ama y que pase lo que tiene que pasar XD..porque siempre los interrumpen!!!!!!!!! el LEMMON te quedo sin palabras mejor todavía no me salen porque eres asiiiiiiiiiiiiiiii
    Besos y te felicito por el capi a pesar de tanta distracción lo lograte subir lijero te adoroooooo

    ResponderEliminar
  2. diossssssssss q lemons,quede para un duchaso de agua fria.m encanta esta historia,y ni hablar d este edward,pero ya esta aflojando,y bella q atrevida jaja.se m va a ser larga la semana hasta el prox viernes.besos,vanesa benitez

    ResponderEliminar
  3. Huy... hace calor no??? Dios como haces para escribir todo eso???? jejejejeje
    Por que Edward es tan necio??? debería aceptar de una vez que no puede vivir sin ella, que le dan celos cuando la ve con otro, que se muere como dijo el (por tocarla) huy!!!! un ventilador para reaccionar...jejejejeje
    Pienso que cuando ella tome en serio lo del vampiro, no creo que lo tome muy bien...
    Aunque solo queda esperar... Gracias por el increíble capitulo!!!!

    ResponderEliminar
  4. Diosssss, quue capitulo ADA mas que una ducha fria, necesito hielo, felicidades por el lemmon, excelente, hasta creo que me deje llevar imaginando ups!!, pero bueno, ya era hora de que Edward cediera un poco o un mucho, jajajaja, y Bella uy que audaz y atrevida y la muy independiente queriendose ir de casa, jajaja, pero que dice, que no ve, que solo ahi lo puede ver y.... bueno.
    Ya veremos como sigue esto, será dificil esperar una semana, y para cuando vamos a saber de James??? que va a hacer cuando sepa que Vicky no va a regresar??? bueno creo que no le importa mucho verdad? pero haber que hace este vampiro y luego Jake que no piensa aparecerse por Buenos Aires... y bailar un tango, no soy del team Jacob, pero le hace falta mas decision a Eddy para aceptar su amor por Bella, o bien, su lado sobre-protector, jajaja
    Ale74

    ResponderEliminar
  5. Hola me encanta ver que Edward al menos ya se esta dejando llevar un poco espero que pronto se de cuenta de que esta enamorado de ella y en cuanto a Bella me encanta que sea mas atrevida ojala la familia no les ponga muchas trabas a su relacion
    saludos desde México

    ResponderEliminar
  6. Hola Ada este capitulo con lemmon estubo de infarto creo q si sufriera del corazon me habria dado uno ....Me encanta lo q escribes ..Te quiero sigue asi....Besitos desde Ecuador

    ResponderEliminar
  7. Bueno asi es como se doma un vampiro... jajaja... yo quiero domar asi también jajajajajajajajajaja
    El capi estuvo sublime y ansiosa esperare el próximo.
    Cuidate mucho y nos leemos siempre...
    http://miangelpersonal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Dios santo Ada!!! Ayer, agotada se me cerraron los ojos antes de poder terminar de leer...y madre mía con lo que he despertado!!!
    Es un capi buenísimo! con ese punto de ironía que me hace sonreír y ese pedazo de lemon que me muero!!
    Carlisle sabe lo que hay en el mundo... seee.
    Tu Bella me cae muy, muy bien!
    Un besazo mi amor!
    T.

    ResponderEliminar
  9. Ada..gracia,graciasss por este capi t a quedado de primera y el lemons de oscar es quedarse corta...se m va hacer eterno hasta el prox sábado pero esperaré feliz xq por lo q parece Edward comienza a dar rienda suelta a sus sentimientos por bella y el efecto bella empieza hacer mella en el al subirla y besarla con ternura y protección y buenoooo la pregunta de Edward d si le deja q la muerda m parece super sensual a pesar de no saber exactament a q se refiere perooo m a encantado..la historia cada vez esta mejor..y las palabras finales d q no se mueva,q no huya q la encontrará¡¡fantasticas!!ahí sale el Edward posesivo q la reclema como suya..geniaaal,estoy deseando ver la cara q pone cuando suba y la vea acurrucadita durmiento en su sofa..es tan tierna la excena..Bueno ahora m tomaré la pastilla d la ansiedad o morire de angustia,jajaja..lo q nos haces por ser tan buenaaa escritora.
    Un bsazoooo cielo desd España y la portada un 100

    ResponderEliminar
  10. Ejem, ejem vaya capítulo y la imaginación que hace que una se deje llevar. Que lemmon, me encantoooooooooooo.
    Eres increíble chica. Patry G.

    ResponderEliminar
  11. HAYYAYAY!!!!EDWARD CAYO !!! BELLA LE EMPEZO A GUSTAR Y ESO ME PARECE GENIAL EL CAPI ESTUVO BUENISIMO GRACIAS POR HACERNOS SOÑAR ... DESDE COLOMBIA TODA LA ENERGIA POSITIVA.....

    ResponderEliminar
  12. omggggg siiiiiii..definitivo edward ya callo no pudo aguantarse..este capi te quedo dios de peli..wow fenomenal..muero por lo q viene en los proximos cap..y mira q alice y jasper deben de saber q staban haciendo estos dos jajaja

    ResponderEliminar
  13. OMGGGGG!
    encontro el escondite del gato!
    jajajjajaj peroke buene scondite..y ke agradecido esta el gato, dioss!
    el si ke es un dios! y esme y carlisle...jjaja unos hermosos padres!
    pero no son nada discretos con su secreto, asi ke dios...ke va a pasar, ke le hara emmet?
    jajajj pero una cosa es segura..a bella en este momento le vale! esta demaciado feliz!
    jejeje gracias por el MARAVILLOSO cap!
    chao

    ResponderEliminar