“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



miércoles, 27 de abril de 2011

El Aprendiz. Capitulo 10







Capitulo 10


Bajar del auto me costó mucho, mis piernas se negaban a dar paso me obligue a afrontar la situación, esta sería la primera vez que estaría frente a toda mi familia, y no cabía duda alguna de que Rosalíe estaría presente. Exhale con pesar cansancio. Camine hasta la puerta del copiloto para ayudar a s
alir a mi amiga, la única persona que no me fallaría, no, conociendo a Isabella Swan ella me diría:—“Esto lo mereces por imbécil, así que no te quejes”— Sheep tiene un sentido de la vida muy peculiar y la traición para ella debe hacerse de frente y anunciada. Le sonreí en tanto tendía mi mano

Vamos linda ahí una cena romántica que nos espera—

― ¡oh cariño! Tu sí que sabes cómo hacer que una mujer caiga a tus pies, que mejor manera que traerla a una casa do
nde pueden poner veneno en la comida— hablo rápidamente. Conociéndole sabía que estaba incomoda y yo mismo me sentía así, ¿que podía esperar de mi familia?¿qué traten a Bella como la maravillosa que es?¿qué le den una calidad acogida?¿qué sonrían cada vez que la vean? No, mi madre y Alice no le querían y eso quedo claro en los últimos encuentros—esto es un error debe quedarme en tu casa, debajo de las mantas con una buena peli y un bol de palomitas de maíz y soda— susurro


― Sheep la cuidad te muerde…además es nuestra casa, recuerda cariño somos una familia— le dije firme, levantando su hermoso rostro para que viera en mis ojos la verdad, ella era el salvavidas en mi mundo de mierda y auto desprecio, ella confiaba en mi más de lo que yo podía hacerlo— vamos ayúdame con esto y te llevo a Brasil— prometí sabiendo que tendría que cumplir si o si


― Brasil dos semanas lejos de todo, nada de trabajo, nada de ju
egos, nada de nada, solo tú y yo playa, brisa, mar, deportes acuáticos, cocteles afrodisiacos y chicos con cuerpos calientes que me pongan el bronceador— respondió con una gran sonrisa— así mato a quien me digas, cariño— se alzo un poco para dejar un beso en mis labios, si señores delante de todo el mundo me beso, atrape su cintura acercando mas su cuerpo al mío. Su dulce risa llego a mis oídos como un suave canto— no abuses, esto solo es teatro— a regañadientes permití que nuestros cuerpo se separaran—el vino para mi suegrita— dijo con una amplia y perversa sonrisa. Se inclino lo justo para que el vestido dejara ver sus blancas y firmes piernas, así como se inclino se levanto sujetando la botella de vino— no mires tan fijo que estas piernas no se enredaran en tus caderas—sonreí. Tome la botella sosteniéndole con la fuerza justa, y con la mano libre tome su mano, mi amiga sudaba


― Te pongo nerviosa— le susurre al oído mientras avanzábamos, ma
ntuve la vista fija en el portal donde mi familia esperaba, con una sonrisa picara y viendo lacara de todos, deslice mi lengua por el oído de mi amiga haciendo que contuviera el aliento—mi rey gladiador se muere por hacerte gozar— solté e inmediatamente me eche a reír, mi amiga se detuvo en seco—vamos queremos que esta noche termine—



Tire de su mano llevándole escaleras arriba, toda mi familia
parecía lista para una cena con la realeza, Alice, mi madre con vestidos de noche muy a la moda, mi padre y Edward, incluso el pequeño Sebastián vestían de traje. La cara de sorpresa de todos al ver a Bella fue para fotografía, a mi madre casi se le salen los ojos de las cuencas, tampoco disimulo la mueca de desagrado. Afiance mi mano sobre mi amiga, salude con la cabeza a todos, y entregue el vino a mi padre


― Es un placer tenerlos aquí— aseguro mi padre quien sin duda alg
una abrazo a Bella en un fuerte abrazo, Sebastián prácticamente se colgó a ella desde el instante en que toco la ultima escalera


Gracias Carlisle por la invitación, de igual extiendo los agra
decimientos para toda su familia por este detalle Emmett y yo estamos encantados de poder acompañarlos— hablo de la manera más formal


― Mi novia es tan linda ¿verdad?— hablo Sebastián con una mega sonrisa en su angelical rostro


― Hermosa—respondió m
i hermano quien prácticamente se la devoraba con los ojos, cuando la miradas de ellos se encontraron Bella se sonrojo e inmediatamente aparto la vista de él.


― Pasemos— dijo mi madre evaluando a Bella— tomaremos algo y luego cenaremos



Alice prácticamente arrebato a Sebastián de los brazos de bella para ingresar a la casa seguida por mi madre, negué la mald
ita actitud de ellas, aunque mi amiga mantuviera la sonrisa en su rostro sabia que aquello le dolía, sin decir nada ella amaba a mi sobrino, ¡Por dios ella ama a los niños!.


Levanto su rostro y camino segura dentro de la casa, seguida por nosotros,, la mano de Edward sujeto mi ho
mbro antes de que pudiera entrar en la casa, le mire y arque una ceja


Me gustaría que oyeras mi parte de la historia, la verdad no de una sola cara— dijo manteniendo la mirada fija en mí— Negué con la cabeza— antes que sigas Jasper está en la casa—

Claro que esta en la casa, es el esposo de Alice— con un ligero
sacudón me deshice de la mano que algún día fue el modelo a seguir, ¡Puto Edward y su perfección!


No tuve tiempo de reaccionar, el golpe llego de repente sacando el aire. Una vez reacción devolví el golpe, alguien grito, alguien intento detener los golpes pero no fue suficiente

Eres un maldito mal nacido— la voz de Jasper Hal
e llego a mi fuerte , claro y cargada de veneno— tanto decías de mi y no eres mejor— dijo antes de golpear mi estomago haciéndome jadear— no te vuelvas a acercar a mi hermana


Reí sin pizca de alegría— ella ya esta
grandecita para decidir quién se acerca y quien no— levante mi mano para propinar un golpe en la cara de porcelana del estúpido de mi cuñado -desde el comienzo nuestra relación se baso en el amor puro… puro golpes- antes de poder estrellar mi mano contra el cuerpo de Jasper, vi la figura de Bella frente a mí, su cara una máscara de ilegible lectura, sus ojos mirándome fijo y fríamente, sus labios en un línea tensa y sus brazos sobre el pecho



― No me importa quié
n es el caballero a quien se nota estimas, pero vinimos a una cena con tu familia no a la lucha libre, si te apetece seguir dando muestras como estas avisas y me evito la molestia de permanecer bajo este techo— juro que gruñí a mi amiga por interponerse, de mala gana baje el brazo. Mire con odio latente a Jasper, un rápido vistazo me dejo ver la cara de asombro de todos y las lagrimas en las caras de Sebastián y mi madre ¡maravilloso, cada segundo la cagas más!


― ¿Por qué papi y tío Emmett se atacan?— pregunto la voz llorosa de mi sobrino


― Porque son unos tontos
que no recuerdan que están delante de damas y menores inocente—contesto Bella tajante— te pido el favor te comportes o me voy— se giro a evaluar a Jasper—vamos pequeño muéstrame donde está el baño, necesito retocarme— sin mirar a nadie tomo al niño en sus brazos y se marcho

― Desde cuando las zorras tienes modales— mascullo Alice entre dientes


Ignore a mi hermana, necesitaba disculparme ante mis padres por mi comportamiento y sobre todo ante Bella, iba camino al baño de la primera planta, respiraba profundo para deshacerme de la incomodidad que me llenaba. En verdad deseaba poder tener una noche en paz con mi familia, tratar de unir los pequeños pedazos que había dejado atrás, sentirme de alguna forma completo y poder borrar el puto vacio en mi interior


― No soy nadie para ju
zgar—oí hablar a Bella—ni soy la más indicada para oír que paso, no fue a mí a quien rompieron el corazón o burlaron. Si me permites necesito usar el baño —


¿En verdad son pareja?—


― No preguntes cosas que no quieres saber— respondió cortando de plano cualquier intento por saber la verdad.



Sin hacer el menor ruido me gire sobre mis talones y regrese a la sala a hacer frente al resto de mi familia, Mi madre daba a mi padre una copa de vino, Edward miraba fijamente por la ventana. Ni Alice ni Jasper estaban en la sala


― Puedes limpiarte, no quiero que Rose tenga otro disgusto suficiente que hallas traído a esa amiguita tuya—

sin hacer caso me senté en una de las sillas de madera con mis pies atraje otra de las sillas para dejarles reposar cómodamente, me observe solo para cerciorarme que mi traje no estuviera manchado de sangre, arregle la chaqueta y alise el suéter de debajo , mire mis zapatos que para nada eran elegantes. Alice entro en silencio y tiro el sombre a jugó con mi traje, con un leve gesto lo puse en mi cabeza.

Creo que es mejor que me vaya y me lleve a Isabella conmigo—dije notando lo tenso del ambiente y aunque no fue mi culpa aquel percance si tenía responsabilidad

― Hoy tendremos una cena familiar— dijo mi madre quien se acerco solo para obligarme a sentarme correctamente—pase toda la tarde en la cocina y no terminaras de arruinar esto. Por una vez compórtate como un hombre adulto no como un niño—


― ¡Yo!...—


― Emmett— la voz de mi padre freno mis palabras— complace a tu madre— nuestras miradas se debatieron, forcé una sonrisa tierna y hasta parpadee para complacer a todos.


Para tratar de romper la tensión e incomodidad hice lo que solía hacer en esas situaciones comencé a tontear haciendo que mi madre riera a carcajadas, y que Alice hiciera un ruidillo gracioso por tratar de contener la risa, siempre se me había dado romper el hielo, cortar tensiones, y ser el bufón de la casa, ya fuera por mis muecas, por mis chistes flojos o por cualquier cosa que se me ocurriera. Todos reíamos a ca
rcajadas cuando Rose ingreso, murmuro algo tan bajo que no pude oírle, pero inmediatamente me tense. Mi madre le alcanzo una copa de vino, no tardo en aparecer Jasper quien me fulminaba con la mirada cada dos segundos. Quería salir corriendo de esa sala marcharme de una vez por todas, darle la vuelta a la pagina, superar todo, perdonar y olvidar como dicen por ahí, pero algo me impedida dar ese paso y mas después de oír su pregunta a mi amiga


El amor es una putisima mierda.


― Y conoces a los famosos—los alaridos de Sebastián llamaron mi atención


― No, pero cuando conozca a uno le pediré su autógrafo para ti— decía mi amiga mientras entraban a la sala— ¿Quién te gusta?—


― Emi Moore—



― Demi— corrigió mi amiga— a mi no me gusta ella porqué se quedo con mi Ash—


― Tú te quedas con ese, y yo me quedo con Emi Moore— Bella se echo a reír, camino hasta mi lado antes de que se sentara le sujete de la cintura e hice que se sentara sobre mi regazo, a pesar de su reticencia le mantuve en mis piernas


― No puedes usar una silla para ti solita— ataco Alice sin
previo aviso


― De poder puedo, pero no se sentirá tan cómoda como las piernas de mi hombre, él sabe lo que me gusta— respondió sonriendo e inclinando su cabeza para dejarle reposar sobre mi pecho
ven Sebas siéntate con nosotros— el niño prácticamente salto sobre nosotros haciéndome tambalear, jugueteo con un mechón del cabello de mi amiga y luego beso su mejilla


― A mí me gustas así a mami y a la abuela no le agrades—dijo haciendo que las acusadas miraran para otro lado— eres muy linda y me consientes, no como todos mis tíos o mis papis, eres mi novia— le aseguro volviendo a besar su mejilla



Desde ahí el comportamiento de mi amiga era casi ausente, claro intervenía cuando era necesario, su mirada se concentraba en mi sobrino o lejos de las mujeres de mi casa. En algún momento
como en toda cena alguien apareció con el álbum de fotos, si, aquellas fotografías donde apareces desnudo en una tina cuando eras bebe, cuando a alguien se le ocurrió retratar tus momentos mas vergonzosos como cayendo por estar mirando lo que no debes, fotografías donde aparece la evolución de pollito a gallito, en aquellas donde están todos los que amas, hasta los que quieres odiar y no puedes. Mientras que Bella observaba cada página mi familia recordaba los momentos



― Emmett siempre has sido hermoso— dijo mi amiga con tanta sinceridad que quise arrebatar el maldito álbu
m, faltaban pocas páginas para que terminara pero sabía que fotografías venían. Una donde estaba sentado junto a mi hermana con el uniforme del instituto, seguidas por varias donde aparecía Rosalíe sola o conmigo, fotografías que había olvidado hasta ese momento


― Cariño, ya deja eso—



¡No!— chillaron Sebastián y Bella. Sin hacer caso llegaron a la fotografía donde Rose estaba junto al auto de papa con su gran perro negro


Mi tía es linda ¿verdad Sheep?— pregunto el niño haciendo que todos observaran atentos a mi amiga


Si— dijo pasando a la siguiente foto, una que alguien había arreglado y en la cual ella reía sus ojos estaban cerrados, su frente recargada en mi rostro, yo miraba a la cámara. Nuestros ojos se encontraron, se inclino hasta mi oído y susurro—aun te brilla la mirada cuando estas a su lado

Tengo hambre—



― Cobarde— dijo en voz alta cuando se levanto, Rose nos miro antes de salir, sujete el trasero de mi amiga haciéndole gritar un poco— me la pagaras


― Tu sabes dónde y cómo te las puedes cobrar— guiñe el ojo, quite el álbum que aun tenía en manos y lo deje sobre la silla.


En la mesa todo estaba pulcramente ubicado, mis padres ocuparon los extremos, Alice se sentó junto a mi padre seguida por Jasper, Rose frente a ella yo, seguido por Bella, Sebastián quien pataleo para que le dejaran sentar al lado de su novia y Edward junto a mi padre


Rose dio gracias por la comida, unas pocas palabras y comenzamos a comer, mi familia se enfrasco en conversaciones de índole familiar, sobre la profesión de Jasper, el negocio de mi madre y Alice, el trabajo de Rose, de Edward, de mi padre, sobre cosas que sucedieron antes de irme, temas que excluían por completo a Bella


― Prometo que sera un mes en Brasil— le susurre al oído, su respuesta fue un distante si con la cabeza


― Rose ayer nos encontramos con tu James, pregunto por ti—dijo Jasper. El aire pareció congelarse y ponerse pesado. Levante la cara para ver a Rose frunciendo el ceño y mirando fijamente su plato, los puños sobre la mes
a estaban más que apretados— James ha estado enamorado de ti desde hace tiempo deberías verte con él—



― No me interesa— mascullo entre dientes, sin levantar su rostro que cambia de colores


― Lo viste antes— dijo el imbécil— cuando la cosa que tenias por novio se la pasaba jugando al trotamundos—



Mi mente comenzó a rememorar los amigos que Rose tuvo… James…. James… ¡maldición! Gruño mi mente, no podía ser que ella me viera la cara con una de las personas que mas odiaba en mi época de jugador James Gigandet, l
a persona que me remplazo en el equipo.


― ¿Lo viste cuando estabas conmigo?— las palabras salieron cargadas de dolor y celos— ¿Cuándo?— cuestione sin importarme el resto de gente


― No te interesa— respondió modosita levantando su rostro por unos segundos y luego apartarlos— como alguien me dijo no preguntes cosas que no quieres saber—


― A diferencia de ti yo si quiero saberlo. ¿con cuántos te burlabas
de mi?—


No me burlaba de ti, al principio era una relación abierta— sujeto la copa con agua y bebió rápido— después fuimos tu y yo—Aseguro— no hubo nadie mas—


Me reí con amargura— no, no más James Gigandet, y mi hermano. Si hay alguien más notifícamelo. Quiero ver si aun tengo que limar los cuernos que me pusiste

― No digas nada de lo que te arrepentirás luego— intervino Bella


― ¡¿De parte de quien estas?!— estalle— ¿eres mi amiga o la de ellos? Ellos te odian, te ven como una zorra y aprovechada, no eres más que una persona tan baja como una prostituta— dije sin pensar— y aun así me dices que no diga nada—


El peso de mis palabras cayó como cubo de hielo sobre mí. Isabella dejaba la servilleta sobre la mesa junto a la comida que no había tocado— han sido muy amables en invitarme a la cena, la pase muy bien— le sujete el brazo sin atrever a mirarle—es hora de que me marche, ha sido un día largo y muero de sueño, espero que tenga una feliz velada. Te espero en la casa—


No trajiste tu moto—



― Iré en taxi, no te preocupes por mi—


― Yo te llevo— intervino Edward quien ya se levantaba. Iba a protestar pero ella sacudió el brazo con fuerza


Una vez se marcharon comenzaron a murmurar, bueno más que murmurar fue criticar Alice le decía a Rose lo delicada que era la machorra que tenia por novia, lo tonta que reaccionaba ante una verdad a gritos. Solté los cubiertos de la manera más grosera


― Solo para que se enteren— hable observando y taladrando con la mirada— ella es más decente que algunas de las que ocupan esta mesa—


Deje la estancia y como cuando era joven y me enfadaba con mis hermanos corrí a mi habitación, abrir la puerta del que algún vez fue mi refugio y le lugar donde incontable noche le ame solo hizo que doliera mas, dolió mas mis palabras. Dolió mi actitud. Dolió los pocos cojones que tenia para oír las verdaderas razones. Dolió porque herí a más de una persona. Porque metí las patas por completo con una de las pocas personas que está ahí para mi sin juzgar, sin criticar, que con su peculiar sentido de la vida me mantiene a flote.


Más aun en el fondo sabia que lo que más me dolía era que l
a expresión de angustia que Rose mostro cuando nombraron a James-cabronazo-Gigandet. En la mesa junto a la cama reposaba una retrato donde ninguno miraba a la cámara y nuestras sonrisas eran sinceras, una de las fotografías que nos tomo Alice antes de que saliera de viaje a Boston en busca de un talento que mi jefe quería, estábamos en un café, pero afuera había tanta gente que parecía que esperaran a uno de esos actores famosos. El dolor en mi pecho se incremento, y no precisamente porque la herida de la bala me resintiera


Nunca me dijiste a donde ibas o cuanto te demorarías— su voz casi hace que suelte el retrato. Mantuve mi vista fija en la fotografía—estuviste fuera más de un mes y nunca me llamaste, creía que algo te había sucedido—


― Y aprovechaste para revolcarte con James— acuse. Deje el retrato en su puesto— ¿Qué quieres Rosalíe?—


¿Qué quieres Tu, Emmett?¿en verdad crees que te traicione con tu hermano?¿con James?— pregunto atragantándose en con el nombre de el perro ese


Me acerque a ella como el oso a su presa, dispuesto a matar— ¿No fue así? ¿O para ti el engaño no significa revolcadas y besos con otras personas?—


― Tu— dijo acortando el espacio entre nuestros cuerpos— eres quien menos debe hablar. ¿fuiste sincero conmigo?¿no me engañaste?— negué— así de cobarde eres que no lo asumes, te marchabas cada cierto tiempo ni tu mejor amigo sabia a donde te ibas o porque demorabas tanto—

― Trabajaba— susurre, mis ojos se cerraron sentirle tan cerca aun me alteraba , mi respiración se hacía pesada cada que inhalaba—ustedes creían que estaba en malos pasos, pero en realidad trabajaba, me partía el lomo para poder tener todo lo que pidieras, para seguir tratándote como la princesa de mi corazón— confesé



Un pequeño sollozo hizo que abriera los ojos. Sus ojos se hundían en las lágrimas que caían por su delicado rostro, mis manos fueron a su rostro, mis labios fueron por su propia voluntad a limpiar cada lagrimilla.

¿A caso no era yo culpable de su actuar con mi torpe manera de hacer mis cosas?

Tome su boca en la mía, deguste aquel sabor dulce y amargo, que se mezclaba con la sal de sus lagrimas, mis dedos se encargaron de limpiar las lagrimas que persistían en caer por su rostro. Le bese con fuerza, con pasión, con el maldito amor que aun corría mi cuerpo. Mi lengua devoro con gusto su bella boca, recorriendo a profundidad aquel tomento, aquella cavidad que tanto añoraba.


Nuestras manos recorrían calmas nuestros cuerpos, seduciendo oscuramente nuestros sentimientos


― No quiero herirte— susurre sinceramente. No podía volver a soportar ni las lágrimas, ni el dolor en sus hermosos ojos— Es mejor…


― Ámame, Emm, ámame aunque sea la última vez— murmuro contra mis labios. Una última vez. Ahí radicaba el problema no podía haber una última vez porque mi cuerpo, mi mente, mi alma e incluso el estúpido de mi corazón clamaban por ella, por toda ella.


Mis ojos se concentraron en sus parpados cerrados, sus pestañas ocultando sus hermosos ojos, sin esperar palabras algunas mis manos fueron a las finas tiras de su vestido marfil, una vez dejaron libres sus níveos hombros mis labios le besaron , mientras mis dedos bajaban el cierre de su vestido, sin prisa el vestido fue dejando al descubierto su cuerpo, no me atrevía a gesticular palabra alguna ya que el deseo era mayor. Ella ayudo a deshacerse del vestido y de sus zapatillas, las minúsculas prendas que cubrían sus intimada y senos solo provocaban que mi cuerpo se tensara aun mas


Su cuerpo con ropa o sin ropa siempre me ponía duro. Excitación es poco para lo que me provocas.


Las almohadillas de mis dedos recorrieron su delicada piel, lentamente, sin mirarnos, sin hablarnos. El sostén cayo antes de que mi boca y mis manos se apoderaran de sus firmes senos, mi lengua se regocijo en cada pezón lamiendo tiernamente, mi boca succiono todo lo que pudo y más.


Caí de rodillas para devorar su preciado tesoro, para ahogarme en el manjar se su cuerpo, mis dedos tiraron del fino hilo de sus bragas hasta romperlo, un pequeño grito escapo de sus labios, no evite sonreír, mi boca ataco por completo aquello que tanto me tentaba y que en las anteriores veces no disfrute. abrí sus piernas y deje que mi rostro se sumergiera, sabía que mi barba rapaba su sensible piel, pero no importo, mi lengua lamio a profundidad, jugueteo con su botón, mis labios presionaron ante los jadeos bajos que ella me regalaba, su cuerpo temblaba, sus manos se aferraban a las solapas de mi chaqueta. Lentamente tome lo que era mío, lo que fue y lo que aun quería


― E-em…— su voz era el reflejo de lo que yo mismo sentía— no me trates como si me quisieras— logro completar la frase, sus palabras me alcanzaron a detener, pero continúe mortificándole solo con mi lengua. Obligue a que una de sus piernas se posara sobre mi hombro permitiéndome más acceso a su intimidad, dándole vía libre a mi lengua para hundirse en ella, para gozar de ella, su cuerpo se contrajo, notando la tensión de su cuerpo deje que dos de mis dedos le embistieran con fuerza haciendo que su clímax llegara, bebiendo todo de ella.


Su cuerpo temblaba, con cuidado baje su pierna, me alce para besarle y hacer que se saboreara en mis labios, le tome en brazos y le lleve al lecho que alguna vez nos cobijo. Mis ojos aun negros devoraron la visión de su majestuoso cuerpo en la cama, desnudo, vulnerable, dispuesto.


Me desnude rápidamente sin importar dónde o como caía la maldita ropa que al momento estorbaba, lo único que necesitaba era perderme en su cuerpo, sentir el calor consumiendo mi dolor, arrastrando lejos todo.


Su pechos subían y bajaban al ritmo de la acelerada respiración, su boca entre abierta era una invitación a mi perdición, sus ojos cerrados ocultaban sus sentimientos. Deje que mi cuerpo tocara su caliente piel, algunas gotas de sudor alimentaban la lujuria del momento. Con un suspiro bese nuevamente sus labios con la misma candencia, con el amor de viejos tiempos, dejando a flote mis verdaderos sentimientos


Menudo aprendiz, dejándome engatusar por su cuerpo y sus lágrimas


Si la corriente es fuerte déjate llevar. con mis piernas separa las suyas para permitir que mi glande se ubicara en su preciosa entrada, con el más lento movimiento me hundí en ella, gimiendo al poderle sentir sin barreras.

Una y otra vez le embestí, una y otra vez su cuerpo respondía, ella gemía, nuestros labios se unían, una y otra vez desee que el pasado no existiera, y que continuáramos siendo solo ella y yo. Amando la manera en que jadeada, en que su cadera se unía a mis movimientos, amando la manera en que sus uñas se clavaban en mi piel y la forma en la que su boca mordió mis labios cuando el placer le consumió. Como aun así me llevo al límite de mi propia excitación, las gotas de sudor bañan nuestros cuerpos. Beso su piel, sus labios, y me obligue a separarme de ella.


Me deje caer a su lado tomando aire, gozando de la sensación de haberle hecho el amor, si, por qué esta vez no podía decir que solo era una cogida, esta vez me permití hacerle el amor a la mujer que nunca olvidaría, a la mujer que cambió mi vida.


Abrió los ojos cuando se movió, mis dedos recorrieron su columna haciéndole estremecer


― Es mejor que me vaya— dijo sin mirar. Quise gritar de frustración no quería que se marchara, aunque mañana me arrepienta le deseaba a mi lado— es…esto no— sacudió la cabeza— ella no merece que le engañes— susurro bajo, muy bajo.

Me arrastre hasta ella, mis labios besaron su cintura, mis manos corrieron la cortina de su cabello dejando desnuda la espalda— Bella no es mi novia— admití

― No le niegues. Me consideras mala persona por mi actuar y tu le haces lo mismo a ella—

― Rose— le obligue a mirarme, las lagrimas volvían a sus ojos— solo por hoy, olvidemos todo. Déjame dormir contigo aunque sea la última vez— sujete su cuerpo trayéndole contra mí, sintiendo el latido de su corazón y la calidez que emanaba de él.

Te amo. Grito mi mente

Algún día te permitirás saber la verdad y perdonarme— susurro— volver a ti familia—

― Hoy el mundo no existe solo somos tu y yo— le dije , volviendo a tomar su cuerpo, volviéndole a amar, dejando que mi corazón se entregara para luego volver a ser el despiadado y mal nacido que aseguraba ser. Su aprendiz, la persona sin sentimiento o remordimiento.


10 comentarios:

  1. LO MATO SI LA VUELVE A CAGAR. TODAS LAS MUJERES DE ESA MESA, EXCEPTO ROSALIE, ME CAEN COMO UNA PATADA EN EL CULO, ME MOLESTA QUE JUZGUEN A BELLA SIN CONOCERLA Y ELLA EN CAMBIO LES DIO UNA LECCIÓN HOY Y SE COMPORTO COMO LA GRAN MUJER QUE ES.
    ES HORA DE HABLAR A CALZÓN QUITADO Y DE QUE RECONOZCAN LA MIERDA PORQUE COMO DIJO EMMET ESTÁN HIRIENDO A MUCHAS PERSONAS QUE NO SE LO MERECEN.
    ESPEREMOS QUE EL VIAJE DE BELLA LE SIRVA PARA ACERCARSE A ED...
    YA MUERO POR EL PRÓXIMO...

    ResponderEliminar
  2. ohhh... mi Ada.... me hiciste llorar....
    que mala eres.... buahhh....
    siento no haberme pasado antes... ame esta historia....
    muchos, muchos besos amiga

    ResponderEliminar
  3. ahhh!! que intenso el capitulo Adis, uys llegó a quemar, estoy ansiosa por saber mas.

    Me gusta mucho la historia, esperemos que comienze a desarmarse el lio o a enredarse mas jajaja.


    Besitos adis maravilloso capitulo quiero mas mas :D besitos

    ResponderEliminar
  4. OMG dios que hombre para necio porque no la escucha y luego la jusga...Sigue asi hermosa..Besos..

    ResponderEliminar
  5. Ada, Dios Ada! qué capítulo!!!! Me has zarandeado completamente! Wowwww! Cómo disfruté la parte de la cena!! Amo a esta Bella! Dios sí! y ellos dos se aman...y no hay nada que puedan hacer contra eso! Ahhhhhh! Me voy con una sonrisa...y cuento los minutos hasta el próximo! te adoro preciosa!
    Un beso
    T.

    ResponderEliminar
  6. me encanto este capitulo que pasara cuando se entere de lo que paso

    ResponderEliminar
  7. ADA HOY ME DECLRO TEAM SHEEP!!!....NO PUEDE SER QUE EMMET LA HAYA GRITADO ASI....PERO LA ESCENA DE AMOR FUE MUY LINDA....GO SHEEP GO!!!

    ResponderEliminar
  8. Super capitulo, cada vez me encanta mas esta Sheep les dio una buena leccion a todos en la cena, pero que le pasa a Emmett hablandole asi cuando ella es quien mas lo apoya en todo esto.
    Estuvo genial el encuentro que tuvieron Emmett y Rose, ojala se de la oportunidad de escucharla y luego que decida que pasara con ellos, a veces juzgamos sin saber realmente lo que paso.
    Simplemente excelente este capi, me supereencanto, esperare con ansias el sig. capi haber que sucede con Edd y Bella.
    Saludos y besitos.. Cuidate preciosa:-)

    ResponderEliminar
  9. Por fin puedo comentar!!
    A ver, por donde empiezo: realmente Emm perdio los nervios y le gritó a su amiga, está destrozado anímicamente, quien no ha explotado alguna vez con la persona que siempre está al lado?
    Y en menuda situación que lo ponen, una "entrañable comida familiar" en donde la hermana y la madre desprecian a la única persona que lo apoya, el hermano y la que era su novia (antes de que los viese besándose) de comensales en la mesa, el cuñado que engaño a su hermana,...se me olvida algo?
    Como para estar la mar de tranquilo...
    Y como era poco lo anterior, todos le dicen que es un frívolo, que escuche a su hermano querido y a la rubia de los coj...
    Claro, claro,..Emm es malísimo por gritarle a Bella.
    Este hombre necesita tiempo para pensar, para ver todas las cosas desde cierta distancia, y no que todo el mundo lo estea agobiando con el monotema.
    Pobre osito.
    Y lo que le queda por sufrir despues de acostarse con Rosalie? por una vez se permitio a si mismo hacer lo que el corazón le pedía (nadie duda de que sigue enamorado de ella) y ahora las va a pasar canutas
    A ver que le haces Adita...(suspiro)

    ResponderEliminar
  10. wowwwwwwwwwwwwwwwww Ada que gran capitulo todo el me encanto lo haces pasar por infinidad de sentimientos en solo un noche!!!!!! la llevaste como una gran Dama toma esto Esme ella tambien es una Gran Dama y que!!!!! me gusto ese pedazo de lemmon se siente en el corazon XD la amo como hacia tiempo no lo hacia y ahora que?.....me toca esperar que sera
    besos

    ResponderEliminar