“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



sábado, 6 de noviembre de 2010

LIMITES PELIGROSOS 21 CAMINOS DISTINTOS


Capitulo 21. Caminos Distintos

Un nuevo día, nuevas oporutnidades, nuevos retos, nuevos enfrentamientos, un nuevo final un nuevo cominezo.... este Fic esta en su recta final, finalisimo ¿qué sucedera? ni yo lo sé.
Para todos un Feliz fin de Semana, Bailen, Canten, Griten, y si van a tomar entreguen las llaves y no se embriaguen mucho....
Este capitulo lo dedico especialmente a Bonnie Boo, cariño vamonos a la playa, el sol soluciona todo, Santa Martha, Cartagena, Buenaventura, San Andrés. opciones hay muchas tu dime y nos vamos a que el astro sol nos cure todos los males, que bien que estes en casa ahora cuidate...
Anxos Reina espero te guste algo que va en el capitulo...
A todas miles de abrazos

Ada Cullen
POV ROSE

La chica fuerte se fue al caño una vez llegue a la casa que aun compartía con mis amigas. La chica fuerte solo es una farsa para mi, porqué hasta ellas saben lo vulnerable que estoy y si en esos días no habían dicho nada respecto a Emmett McCarthy y mi relación, lo harían si se enteraran que él estuvo aquí y sí que lo harían, definitivamente así seria, una vez ingrese a la oscura estancia me deje caer sobre la puerta, las primeras lagrimas comenzaron a bajar por mis mejillas, el nudo en la garganta me ahorcaba, quería gritar, patalear, quería volver a besarlo, sentir una vez más sus carnosos y fieros labios sobre mis labios, sobre todo mi cuerpo, sentir sus manos acariciando, palpando, poseyendo mi cuerpo, sí que lo deseaba, aun de noche me despertaba deseando que sus cálidos brazos sujetaran mi cuerpo, que sus piernas se entrelazaran con las mías, verlo reír, hacer sus bromas, mas lagrimas caían, ahora acompañando de sollozos.

Deseaba darle una oportunidad para explicarse pero mi estúpido orgullo estaba herido y necio a hacerlo, lleve mis dedos a mis labios, cerré los ojos cuando las yemas hicieron contacto con los labios, suaves carias que en el fondo reflejaban mi anhelo de que él volviera, de que me besar, de que…

- ¡Estupida!- chille dejando que mas lagrimas me bañaran las mejillas- ¿ Rose donde quedo la fuerza?- me cuestione, claro la respuesta sencilla es la fuerza esta done están el resto de mis cualidades enterradas, cerradas y con la llave extraviada.

Apreté los ojos con mucha fuerza, quizás pensado que olvidar se podría hacer de manera sencilla, que nunca existió Emmett en mi vida, que todo fue un sueño y que al abrir los ojos diría: “Nada sucedió”, pero sí que sucedió y cada que me reflejaba en un espejo lo veía claro, dos vidas por uno, dos vidas que serian la mitad de él y la mitad mía, dos vidas que los dos creamos y que a pesar de los primero percances me habían dado fuerza, que me enseñaron a amar un poco más que…

Estoy siendo tonta una vez más ¿Fuerza? ¿Esperanza? ¿Amor? Tonterías, pendejadas, pérdida de tiempo, desde ese día había transcurrido dos meses largos, dos meses en los cuales mis sentimientos eran los mismo, frustración, dolor, amor, porque maldita sea deseaba poder perdonarlo, poder tenerlo a mi lado, poder sonreírle en las mañanas, gritar, jugar, pero mi orgullo puedo más, no podía dar el brazo a torce, no vale que mis a migas intenten mil terapias conmigo, no vale que su amigos me persuadan, la máscara de hielo se elevo aquel día, de todas las personas del mundo con las que podía traicionarme tenía que ser precisamente con su ex.

Dos meses son mucho, en dos meses las cosas habían cambiado físicamente y en mi interior, ahora prácticamente salía cuando podía, mis pies se inflaman con suma facilidad, cada dos segundos deseo estar en el baño, el cabello, ¡Cristo! Necesito urgente una cita en el salón de belleza, mi cabello roza con mi trasero y si hablamos del peso sencillamente dos vidas mas, doble peso.

Las citas con Kristhal dejaron claro que los bebes aun no estaban posicionados para salir, y a pesar de que faltara unos ideas o semanas mi medico aseguraba que ya debían estar moviéndose

- Rosalíe, si en nuestro último control no se han ubicado tendremos que hacerte una cesárea- mis ojos comenzaron a escocer, el miedo me estaba dominado, miedo por mí, por ellos, por toda la situación, aquella noticia me fue notificada poco después de que Emm se marchara. Pase mis manos por mi vientre, mi abultado vientre, mientras trataba de concentrarme en lo que sucedería- No ha nada de que preocuparse, se que estas pasando por una situación difícil- dijo en tono maternal

Y claro todo el mundo sabía por la situación que estaba pasando, genial, tan solo les había faltado publicarlo en el New York Times solo para asegurarse de acabar con la poca firmeza que tenia, con el poco valor

- ¿Pero están bien?- cuestione omitiendo cualquier cosa respecto a mí, bueno y es que yo en el momento no importaba solo esos dos seres

- Perfectamente, fuertes como un roble- sonrió ante esa última frase.

Ese día pensé en llamarle, bien, a quien engaño, una y otra vez que tomaba el móvil marcaba el ya tan familiar numero pero antes de que diera tono colgaba, si, lo sé una infantil, ¿Qué acaso no podía tener una charla con el padre de mis hijos? No, definitiva e inequívocamente no, es que simplemente no podía ver a Emmett como el padre de mis hijos y ya, así no mas, no, no podía hacerme a la idea que sería aquel sujeto a quien verían solo una o quizás dos veces por semana, aquel que depositaba su mesada y ya pues no.

Ese y los siguientes sesenta días o mas hice la misma tarea, al menos era la única que lo hacía, las constante llamadas perdidas de Emm hacían que mi corazón retumbara fuerte y claro, sus mensajes, sus intentos de entrar en la oficina, acercarse a mí. Solloce nuevamente, ¿Por qué las cosas tendrían que ser así?

Nuestros caminos se habían separado, nuestras vidas nunca más se enlazarían, claro tener dos hijos suyo a punto de nacer solo significa que seguirá irrumpiendo en mi vida, que tendría que verlo con su novias, con otras mujeres, y solo volver a pensar en aquello laceraba un poco mas mi corazón, y aunque muchos creen que no tengo , si que lo tengo y muy herido, claro ese día lo guarde en el congelador para aminorar cualquier daño, solo que el frio lo estaba dañando mas, me apetecía un poco de calidez.

Después de mi momento de debilidad, me levante, camine a mi habitación y me despoje de las molestas ropas que solo hacían verme mas redonda, rápidamente prepare la bañera con un poco de sales minerales y alguna esencias, una vez lista me metí en ella.
Quizás me quede dormida dentro de la bañera, o sencillamente me sentía tan cansada y cuando termine me acosté sobre la cama desnuda.

- Rosita, Rosita- oía que me llamaban pero mis ojos estaban muy pesados, sumida en el letargo- Rosalíe despierta, tus padres te llaman- sentía como sacudían mi cuerpo, cada vez más fuerte, pero no quería despertar, quería seguir en el mundo de los sueños donde Emmett estaba conmigo, donde no existía ninguna bruja mala, donde podría decir sin miedo ser lastimada que lo amaba loca, perdida y retorcidamente- Levántate, toma el teléfono-

Aun con los ojos cerrados hable- Déjame dormir, estoy cansada, me duele todo, quiero…- mi voz se quebró, volví a girarme durante estos últimos meses mi sueño variaba mucho, algunas veces descansaba de mas, otras noches ni siquiera podía dormir de corrido dos horas - Además a ellos se le olvido que yo no era su hija-

- Rosalíe Lilian Hale, coge ese teléfono, es justo que por lo menos le confirmes que serán abuelos dentro de poco- Bella como siempre negándose a mantener su linda boca cerrada claro a menos que se tratara de la…. Tome el teléfono y aun con los ojos cerrado apunte al botón rojo, colgando la dichosa llamada

- Ups no hay nadie, ahora déjame dormir- gruñí

- Eres una completa tozuda, no eres más que una niñita mimada y mal criada, te vas a quedar sola, Rosalíe sola, definitivamente merecías perder a Emmett- algo nuevamente se quebró, ella no lo noto pero me hirió- antes de que él pobre siguiera aguantando tus putas pataletas, haznos un favor si vas a seguir en esa tónica ¡Lárgate! ¡Vete!- grito, ipso facto me icé y tome el albornoz cerca a mi cama, las maldita lagrimas comienzan a picar

- Tranquila para el medio día te desocupo- respondí fría, le deje ahí mientras corría al baño.

Tarde o temprano tendría que macharme, solo Alice sabia del pequeño departamento que tenia rentado cerca de la quinta avenida, el apartamento temporal, lejos de Queens, lejos de Bella, si lejos de todos los que conocía, los primeros días luego de dar a luz me iba a quedar allí con una nana que había contratado, la empresa estaba en proceso de venta, mi accionista estudiaba las diversas alternativas y propuestas, no dejaría mi parte a cualquier imbécil, una vez todo estuviera en orden me marcharía lejos, Seattle me había gustado, pero definitivamente prefería mas el calor así que pensé en Miami, Orlando o quizás irme a Europa, Suramérica, si un lugar donde nadie me conociera donde empezara de cero, donde sería tan invisible que nadie se molestaría en enojarse conmigo.

Impedí que las lagrimas rodaran, me impedí chillar, para que hacerlo, sería darle la razón a Bella y decir que soy una malcriada cantaletuda.

Sentí golpes en la puerta, no respondí, en verdad necesitaba agua, baño, me metí bajo la regadera dejando que el agua fria, recorriera mi cuerpo, tuve que apretar los dientes, al fono sentia los golpes ahciendose mas fuerte, exasperando el poco humor que quedaba

- ¿Qué? ¿Por lo menos puedo bañarme antes de dejar esta casa? De todos modos yo también pago-

- Rose… yo no quería- dijo titubeante

- Pero lo hiciste, no pasa nada, de todos modos me iba a marchar mejor ahora que después, mejor cuando te corran como un perro que cuando te tratan con una familia, ahora vete Isabella necesito arreglarme

- Rose...-

- Nada Isabella déjame sola-

- ¿Desde cuándo Isabella?¿por qué por una vez no te paras y analizas las cosas?¿qué de nada vale todos estos años de a mistad?- me quede en silencio por mucho tiempo-¡ Rosalíe! - grito

- Gracias por todo Isabella, no te preocupes dejare tu casa antes del anochecer- los golpes cesaron.

Me tome el tiempo necesario para arreglarme y llamar a una empresa de mudanzas, solicite como servicio adicional me enviaran alguien que ayudara a recoger mis cosas, por lo menos lo que estaba en la habitación, el reloj macaba mas de las once cuando salí de la habitación, la encargada de la mudanza llegaría pasado el mediodía así que tenía unas horas para finiquitar unos asuntos menores.

Pensé que la c asa estaría sola, cuando llegue a la cocina estaban mis amigas, Bella cabizbaja, Vera enfadada y Alice, bueno caso aparte desde que no había dado la oportunidad vivíamos bajo tensión, camine hasta la encimera y me hice a un vaso, luego camine a la nevera y saca una caja de jugo de naranja

- Buenos días- dijo al fin Alice

- Hola - respondí haciéndolo general

- Tenemos que hablar- esta vez fue Vera quien hablo

- Bien- respondí, metí la caja a la nevera, una vez la cerré me recargue contra ella- ¿Y?

- Siéntate-

- No, aquí estoy bien, pueden decirme de que se trata rápido tengo cosas que hacer

- Puedes por un momento dejar de actuar tan altiva y prepotente y sentarte- rugió Vera

- Lo siento así soy, llena de mierda snob. Ahora si no es importante...-guarde silencio- las dejo- fui al fregadero y lave el vaso- solo quiero decirles gracias por recibirme, esta tarde desocupo, espero que Isabella les halla comunicado nuestra decisión- me gire y les dedique una medio sonrisa, una maldita sonrisa falsa, tan falsa como yo

- Rose… lo siento, no quise… yo …-

- Tranquila Isabella lo merecía y por cierto Rose murió soy Rosalíe-

- Déjate de pendejas- por fin Alice intervino- ¿Cómo que te vas? ¿enserio nos dejas?

- Enserio Alice, ya sabes a aquel apartamento-

- Rose, pero no podremos estar allí todo el tiempo y si los bebes vienen y….-

- Nada Alice es mi decisión es hora de partir, de tomar mi camino, lo sabías, sabias que me marcharía, tu sabes donde está ubicado ese apartamento-

- ¿Qué apartamento?- cuestiono Vera, sin embargo le ignore

- Puedes llamarlo y pedirle que me facilite las cunas y algo de ropa, sabes que todos mis ahorros fueron invertidos en cosas para los bebes y el alquiler del apartamento-

- Llámalo tu- se cruzo de brazos-

- Como sea, mi cama es amplia ahí podrán dormir los bebes y podre recurrir a mis últimos ahorros para comprar las cosas básicas-

- Rose-

- Enserio, seguiremos siendo amigas, no se preocupen, solo me mudare, podemos hablar por teléfono, y quizás visitarnos- al menos esa parte era sincera, me regrese a mi habitación.

Las preguntas comenzaron asaltarme, quería mi vida de regreso, ¿desde cuando me había convertido en la reina del hielo? ¿qué paso?¿por qué tengo que lastimar a todos en mi camino?¿por qué no puedo simplemente dejar tanto drama?

Saque una de las valijas y comencé a guardar mi ropa ahí, prendas tras prenda, primero la ropa de antes del embarazo, luego algunos conjuntos del embarazo, al menos esto servía para dejar aparte aquella ropa que no necesitaba y de camino a mi apartamento podía desviarme y dejarlo en alguna casa de caridad.

La puerta se abrió, levante la vista para encontrarme con Alice más seria de lo normal

- ¿Qué hay?- susurre

- No puedo creer que te marches, ahora y sola-

- Ali, es mejor sabes que todas estamos bajo tensión por mi culpa, es mejor darnos un respiro antes de herirnos de verdad-

- Pero… estarás sola, sola y a poco de dar a luz-

- Si me siento mal te llamo, lo prometo- las comisuras de mis labios se elevaron un poco-

- Pídele a Emmett la casa que estaba negociando, pídesela no te vayas a la quinta avenida, Dios Rose estarás tan lejos Manhattan, enserio porque allí, porque no aquí Queens es lo suficientemente grande, nunca lo veras, ¡pero Manhattan!

- Alice- respondí riendo- sabes que Manhattan esta en New York ¿no?, solo e s un poco más de tiempo en coche, además no me estoy marchando a otro continente aun- esa última parte la susurre

- ¿Vas a dejar el país?- chillo- habías dicho que te mudarías de cuidad, peor dejar el país, ¡Rose! ¿Y Emmett?¿crees que no querrá ver a su hijos?¿no le dejaras que les ponga su apellido?

- El ya tiene su vida- respondí tajante- una en la que no estamos incluidos, además mis hijos solo tendrá mi apellido cosa que facilita mi salida del país, iniciaríamos una nueva vida los tres-

- Por favor pídele esa casa, pídesela por lo menos mientras el parto, Rose, no seas terca- sollozaba mi amiga-

- No quiero nada de él, quizás lo que te pedí, nada más, no quiero nada. Es mejor así-

- Los dos sufren, sabes, tan innecesario, llegara alguien te lo conquiste definitivamente-

- Si, totalmente de acuerdo quizás una Española , alta, delgada de cabello oscuro y refinada, menos cantaletosa y mas amorosa, y olé por ellos- respondí sin pizca de humor

Se marcho no sin antes proferir un “Contigo no se puede”

Los encargados de la mudanza llegaron a las tres, rápidamente desarmaron la cama, levantaron los muebles, la televisión y las valijas, durante todo ese tiempo ninguna había vuelto a hablarme, una vez la habitación quedo desocupada, deje escapar un suspiro cansado, buenos días se quedaban ahí, como recuerdo de lo que fue y pudo ser pero no fue, limpie la única lagrima que salió.

Recorrí la casa para despedirme de mis amigas, pero bueno no me asombro encontrarla vacía

- Si que las cague- resople

No sé por qué razón a mi mente vino una estrofa jarabe de Palo

Cómo vas. Como lo ves
Tu maleta y la mía señalan rumbos distintos
Como vas como lo ves
Tu maleta y la mía viajan en vuelos distintos
Cómo vas cómo lo ves
si tú receta y la mía tienen sabores distintos
cómo vas cómo lo ves
si tu cabeza y la mía viven paisajes distintos

Líneas paralelas, agua y aceite, sal y azúcar, miel y mermelada, no se unen si bien las pones juntas pueden darte un dolor fuerte.

- Señora, estamos listos- dijo uno de los hombres, la mujer que le acompañaba me sonreía cálido- ¿Vendrá con nosotros?- pregunto y asentí.

- Rose- gire para ver a Alice recargada junto a su auto, con una maldita sonrisa ladina en su rostro, me plante en mi lugar, cuando un escalofrió me caló, ¿Qué tramaba la duende?¿por qué tan feliz?¿qué?¿qué?....

Lo siguiente que vio fue su gran mano agarrando fuertemente mi brazo, la sonrisa de Alice se hacía cada vez más amplia, levante mi vista, y ahí estaba él, mirándome duramente, escrudiñando, calcando mi reacción…

¿Alice no podía haberle dicho? ¿No le contaría?¿no? Alice estaba decepcionada ¿o no?¿Alice le dijo?

- Vamos a hablar, quieras o no- anuncio - y hablaremos en un lugar tranquilo-

Intente zafarme, luchando un poco, su agarre en verdad me lastimaba, dolía- Suéltame- en lugar de ser el alarde fue nada más que un murmullo, lleve mi vista a Alice, la fulmine y gesticulo un “Me la pagaras”

- Estoy haciendo lo correcto-

- Vamos Rose, por la buenas- repitió Emmett

- No, no voy a ningún lado, ¡Suéltame!- los encargados de la mudanza se debatían entre intervenir y mantenerse a raya

Él levanto la vista a los encargados, advirtiéndoles que se quedaran quietos- Bajen eso, ella se queda aquí- ordeno

- Muérdeme primero- ladre enfadada- no eres nadie, nadie, para decidir sobre mis acciones, ¡nadie!- grite alto, la situación me estaba alterando demasiado, los ojos se me nublaban cada segundo mas- Cierra tu boca Emmett, ciérrala-

- Ya les dije- ignoraba por completo mi estado - Regresen todo a donde lo sacaron y tu hablaras conmigo- Perfecto ahora los dos estábamos más que alterados

- Gracias Alice, gracias por terminar de fastidiar este día, era lo que le faltaba a estos meses- chille, ahora las lagrimas bañaban mi cara, gracias a Dios ya no me maquillaba

- Cálmate- le oí decirme antes de intentar abrazarme, con una de mis manos le empuje, no quería que me tocara, no quería nada, solo marcharme iniciar de nuevo, el rechazo debió ser suficiente porque soltó un poco el agarre entonces aproveche y me zafé por completo , comencé caminar rápido lejos de ellos, lejos de ….

- Rose, por favor Escúchame- pidió

- No quiero, no quiero, yo confié en ti, me abrí. Te amaba Emmett y solo era un juego, yo…- me calle abruptamente- ¡perfecto ahora me meo! - deje pasar el detalle quizás nadie lo notara, maldita incontinencia –Yo no … ¡Alice!¡Alice!-

- Rose ¿Qué pasa?-

- Vienen, pero… faltan unas semanas, un mes creo…- no podía ser cierto, aun les faltaba algo de tiempo, aun no estaban listos, ni siquiera había tenido contracciones, o dolores nada…

- Vamos- dijo presto

- Contigo ni al mismo infierno, ¡Alice!- volví a chillar

- También son mis hijos- con esto me levanto en sus brazos para llevarme a su jeep.

Los nervios me consumían, miedo por los bebes, miedo por mí, miedo por mi actuar, miedo por todo, miedo a lo que venía, a lo que me esperaba, miedo a de verdad estar actuando mal y negarme la posibilidad de amar, pero nuestros caminos nunca se unieron de la forma correcta, siempre habían sido caminos distintos, siempre ajenos, distantes pero que en algún punto llegaban a ser uno…. Caminos distintos donde al final solo era uno, sin bifurcaciones, sin desvíos, solo uno que aun no termiaba

7 comentarios:

  1. yupiii primera, ayy q hermoso este capi me encanto, uyyy ya vienen los babys jejeje, mm ojala rose se calme y todo se solucione , y asi dejen de sufrir todos, besosssss

    ResponderEliminar
  2. .Tienes premios en mi blog,espero q te gusta.Feliz fin de......besos desde((^Out of the Blue^))
    http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/2010/11/premios-para-fin-de-semana-for-all.html

    ResponderEliminar
  3. Que bueno!! Cicas, me presento: soy la epañola alta, delgada, refinada y amorosa con la qe está Emmet.
    jajaja
    Ada , ahora voy aleer el capi con calma. besos y gracias guapa

    ResponderEliminar
  4. Como lo disfruté!!
    Le está bien empledo a Rose, no se puede ir por la vida así.
    Pero en fin, como Emm está enamorado hasta las trancas la fue a buscar.
    Espero quelo arregles no me gusta verlo sufir.
    Besos y gracias Ada

    ResponderEliminar
  5. ohhhh Ada amor!!! qué capítulo nena!! Lo he disfrutado muchísimo!terca Rose y wowww está de parto!!!! diosssssss!!Que nervios!! mi pequeña, ha sido magnífico y me dejas con ganas de másssss
    Un beso
    T.

    ResponderEliminar
  6. Por favor que alguien abofetee a esta mujer, haber si reacciona de una buena vez. Dios que ya se de cuenta que la esta cagando, peor no sólo eso, que se de cuenta y de por dios csmbie y rectifique sus errores porque sus amigos la han cagado pero ella se tira todooooooo, su egoismo afecta a todos, sobre todo a sus futuros retoños.

    Ay mi adi fue todo tan intenso y emocional ufff vamos a ver que les depara el destino.

    Te Amoooooooooo <3<3<3

    ResponderEliminar
  7. En seriooo mi Adiiii como sabes que odio este comportamiento en Roseee lo resaltas massss!!! Me desesperaaaaa totalemte quisisera cogerla a cachetadas yo mismaaaa!!! En serioo que la aterrizada despues de hablar flotado tanto con su orgullo va a ser duraaaa, esperemos que la caida no duela tantoooo!!! Yo se que los gemelos le daran un poquito de comprensión, bueno no lo see pero al menos confio en que asi seaaaa... jejejeje

    Bueno que emoción... Emm ya va a tener a sus hijos en sus brazos!!! Aunque se que no sera facil el que Rosita lo deje estar a su lado en el parto, se que el podra lograr la rendicion de esta mujerrr... :P

    Gracias mi Adiiii x un lindo capituloooo!!! No sabes cuanto te extrañooo ,pero es que tu internet esta fatal, en serioooo fatal... jejejeje ojala pronto vuelvas a bucara para poder hablarr y si no, no me queda de otra que llamarteeee... jejeje pero luego xq en este momento no tengo minutos!!! :P

    Mi Adiii te quiero muchisimooo, una y mil veces maste doy la gracias x entrar en mi vidaaaaaa!!!

    PD1: dile a tus neuronas que las amo con locura
    PD2: eres mi idolaaaaaaaaaaaa... awwwww awwww

    Miles de pikototesss y apapachotesssssss!!! Muack!!! :)

    ResponderEliminar