“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



lunes, 18 de octubre de 2010

Scort, Capitulo 3: Atracción Fatal



Scort

Capitulo 3:

Atracción Fatal

(Attrazione Fatale)


Hola nenas ¿Cómo están?, espero que muy bien. Aquí está el tercer capítulo de esta emocionante historia, ojala les guste ya que es bastante intenso y la historia ya está tomando vuelo, les aseguro que muchas y en especial algunas no esperan todo lo que tengo preparado para ustedes, ¿pensaban que el centro de la historia era que Edward descubría a Bella?... jakjakajkakja si fue así se equivocaron, la historia es mucho más que eso… xD espero que les guste y nos leemos en los rws… gracias por el apoyo incondicional, las amo.


Con Amor…




Tiwii Cullen



Edward POV:


El silencio de la habitación fue lo único que había entre la puerta y yo, Lúcia Bicallo había irrumpido en mi vida y trastornado mi mundo en solo algunas horas, ahora estaba seguro que no podría sacármela de la cabeza, nunca más.


Aún mi cuerpo sentía espasmos del intenso placer que ella había despertado en mi, tenerla entre mis brazos había sabido a gloria, su piel era tan suave y tersa como mucha veces había pensado dentro de la noche. Baje mi vista y aun sentía los estragos de su cercanía, mi erección aun estaba lista y dispuesta por si ella quería volver, cerré mis ojos e intente controlarme, hace muchos años que una mujer no me trastornaba de esa manera tan frenetica. Sin pensarlo dos veces camine hacia mi habitación sacándome la ropa que traía puesta, el baño me llamaba como jamás lo había hecho, apagué la calefacción y el agua fría se dejo caer en la ducha, eso era lo único que podría remediar mi problema, una ducha de agua gélida seria lo único que podría apagar el deseo tan grande que sentía por ella. Salí de la ducha casi con hipotermia, me puse ropa abrigadora y me senté en frente de la chimenea a contemplar el fuego, era así como habría imaginado un encuentro con la mujer de mis sueños, Lúcia a pesar de todo se veía una mujer frágil, buena y llena de pasión, cosas que me hacían recordar a la única mujer que había despertado mi pasión y aun seguía morando en mis pensamientos, la chica de la cual me había enamorado por primera vez, Isabella Swan… mi primera mujer, por un momento la conexión entre las dos mujeres se hizo una llevándome a recordar ese maravilloso verano.


Cuando había cumplido los diecisiete años mis padres me habían llevado a Grecia, tenía unos cuantos familiares que vivían allí además de unas propiedades, mi familia no había sido rica toda la vida pero a esa edad ya disfrutábamos de poder y dinero como para hacer un viaje de esa envergadura. Como había salido del colegio y tenía que decidir mi vida decidí tomarme dos semanas de vacaciones para pensar en lo que haría luego de la escuela, la universidad o iniciar un negocio propio rondaban en mi cabeza pero en la de mi padre estaban el matrimonio y el formar una familia.


Mientras jugaba con mi perro en la playa la vi por primera vez, estaba sentada sobre unas enormes rocas y me observaba, a la distancia pude ver el intenso verde de su mirada y me sentí atraído hacia ella. Me acerque rápidamente a conversar pero desde ese día se me fue imposible separarme de ella, me había quedado embelesado por su belleza. Desde entonces pase las dos semanas que me quedaban a su lado y agregue aun dos más, con algunas excusas y mintiéndole a mis padres logré que mi estancia se prolongara unas cuantas semanas, la lleve a conocer todos los lugares que yo amaba de Grecia, ella estaba tan feliz a mi lado, parecía que cada parte que visitábamos era algo que siempre llevaría consigo, sin darme cuenta me enamore como un loco de aquella ragazza, sentía una pasión que me consumía día a día, temiendo no poder estar con ella por mucho tiempo le declare mi amor y pasamos las dos semanas más increíbles de mi vida. Un día mientras estábamos en una playa privada los besos y las caricias se hicieron intensos y llenos de deseo, ella a mis ojos era una diosa… era mi diosa. Hicimos el amor por primera vez en un atardecer, la amé e idolatré en aquella tarde y prometí no separarme nunca más de ella, sabía que nuestra situación sería muy difícil después de nuestras vacaciones pero tampoco sería imposible, lucharía por conservar a la mujer que quedaría grabada para siempre en mi piel como la primera, esperaba que algún día ella fuera la última.


Sacudí mi cabeza, el calor de la chimenea era tanto que abrumaba mis pensamientos. Me puse de pie para acercarme a la ventana, el frio de la noche comenzaba a empañar los vidrios. Isabella o Bella como a ella le gustaba que la llamasen había calado hondo en mi alma, al ser la primera mujer en mi vida y también mi primer amor se me hacía difícil de olvidar, ella jamás saldría de mis pensamientos de la misma forma que lo estaba logrando… Lúcia, ambas podía despertar la pasión en mi, ambas eran dueñas de mis deseos. Mientras miraba las luces de la ciudad comencé a pensar ¿Cómo estaría Bella?, ella tenía un año menos que yo, ¿estaría casada? ¿Tendría a un hombre que la protegiera?, no tenía idea… mi vida después de esas vacaciones había cambiado rotundamente ¿Por qué la de ella no lo haría?


Antes de que pudiera decirle adiós mis padres me llevaron de Grecia, mande un número de teléfono y mi dirección en un  mensaje a su hotel pero ni siquiera tenía la certeza de que ella lo hubiera recibido, al pasar el tiempo y no recibir noticias suyas me di cuenta que tal vez ese papel jamás había llegado a sus manos. Mis padres me llevaron nuevamente a Cerdeña y me presentaron a la que iba a ser mi esposa, Ángela Webber una chica una año menor que yo. La muchacha era bonita pero algo en sus mirada me decía que lo que ella buscaba no era un amor para toda la vida, con el tiempo me daría cuenta que lo que ella siempre había ansiado era mi fortuna, el compromiso para mi sorpresa había estado hecho desde hace muchos años pero mis padres no habían hecho alusión a aquello diciendo que no pensaban que el padre del Ángela lo fuera a hacer real pero para mi sorpresa el si pensaba en hacerlo efectivo, la chica creció con una sola idea en la cabeza, ser la mujer de un Cullen, ser la mujer de el primogénito de la familia. Cuando cumplí los dieciocho años decidí que podía ir a la universidad e iniciar mi propio negocio, gracias a la fortuna que me había heredado mi abuela antes de morir compre unos cuantos hoteles y comencé a manejarlos.



    ¿Cómo le gustaría que se llamasen, señor Cullen?— me pregunto el publicista encargado de la promoción de mi negocio, pensé por unos momentos  y las únicas palabras que se me vinieron a la mente fueron las que tenia para descubrir en parte la hermosura de la mujer que jamás había olvidado.
    “Dea Greca”— le dije cerrando mis ojos, la imagen vivida de Bella apareció en mi mente y me ayudo a confirmarlo— ese será el nombre de los hoteles— Dea Greca… Diosa griega, susurré, a pesar de saber que ella no era griega de nacimiento nuestro amor había florecido en aquel país, ella siempre seria eso para mí, una diosa griega que bajo desde las alturas para robar mi corazón.


Sin poder retardarlo más y por imposición de mi padre fui comprometido en matrimonio con Ángela, a pesar de no amarla y habérselo dicho en reiteradas ocasiones ella parecía no importarle, Ángela sabía perfectamente que mi corazón era de otra mujer y jamás se lo desmentí pero como siempre había pensado el dinero era más fuerte y ella era capaz de olvidar “ese pequeño detalle” como algunas vez lo habría llamado. Pasaron los siguientes tres años y aun seguía comprometido con ella, mi padre en un claro ultimátum para que le propusiera matrimonio me exigió que me casara con ella a lo cual yo no accedí. Aunque jamás la había vuelto a ver y por más que la busque nunca la encontré aun seguía amando a la ragazza de ojos verdes, a la mujer que me había hecho un hombre y al primer amor de mi vida, sin algún ápice de dolor rompí mi compromiso con Ángela y seguí adelante. Ella aun es mi amiga y no pierde su tiempo para insinuárseme pero yo nunca he caído en sus redes y creo que ahora menos que nunca lo hare, Lúcia era la única mujer que al igual que Bella podía despertar mis sentimientos, pero ella también despertaba la parte primitiva de mi, la que tenía ganas de poseerla en cualquier momento.
 Intente explicarme lo que me había dicho Lúcia, “No puedes hablar de atracción siendo que me conoces hace solo algunas horas” en eso creo que tenía razón, ¿Cómo podía hablar de atracción sexual cuando la conocía hace unas horas? ¿Sería por el frenético deseo que había sentido al tenerla entre mis brazos?, seguramente tenía que ser eso. Tampoco podía negar que no había estado con alguna mujer, ya que eso sería una completa mentira, miles de chicas se arrojaban a diario a mis pies pero solo algunas tenían la fortuna de haber compartido mi cama, ella era diferente, tal vez el color de sus ojos, su mirada, su cabello, su cuerpo… había algo en ella que me trastornaba y no me dejaba pensar con claridad, tenía algo que me hacía sentir una nostalgia terrible hacia ella.


    Lucia Bicallo— susurre en la oscuridad del pent house, mi mente se aclaro por un momento, si ella tenía algo que me eclipsaba tenía que estar seguro de que nadie más la tocara, un instinto protector salió a flote, camine hacia mi despacho y busque el teléfono que Andrew había dejado para mí— Tyler Crowley— decía en la tarjeta, tomé el teléfono y marque rápidamente el número.
    Agencia Crowley— respondió la voz de la mujer. Me alegre que a estas horas de la noche aun hubiera alguien trabajando en ese lugar.
    Necesito hablar con el señor Crowley— dije con seriedad en mi voz.
    Lo siento señor, pero el señor Crowley ya no recibe llamadas a estas horas.
    La mía la recibirá, dígale que soy Edward Cullen y necesito tratar un negocio con el— una música salió en el auricular y solo unos segundos más tarde la voz de un hombre contesto mi llamada.
    Tyler Crowley— dijo con evidente nerviosismo
    Buonanotte­— salude— mi nombre es Edward Cullen y lo llamo porque necesito tratar algo con usted.
    Señor Cullen, que honor es hablar con usted, ¿Lúcia no ha cumplido bien con su trabajo?— pregunto en un hilo de voz
    Al contrario, la señorita Bicallo ha hecho una excelente presentación es por eso que deseo hablar con usted.
    Dígame señor— respondió sumiso el hombre.
    Quiero saber cuál es la afluencia de clientes de la señorita
    ¿afluencia de clientes?, lo siento señor pero…— carraspee mi garganta y el pareció intimidarse con mi voz— no muchos— respondió— Lúcia tiene como tarea atender a los mejores clientes, ella solo se roza en el circulo VIP—
    Buena respuesta— le dije— mi propuesta es la siguiente, pagare lo que sea necesario para que Lúcia Bicallo sea mi Scort exclusiva, no quiero que salga con nadie más que no sea conmigo.
    ¡¿exclusiva?!— pregunto en un grito— lo lamento señor Cullen pero ella…
    Pagare lo que sea necesario— le dije y al parecer la frase fue procesada por su mente— pagare lo que sea para que Lúcia Bicallo sea solamente mía— concluí y espere su respuesta.


Bella POV:




    Debes estar bromeando— le dije casi al borde de un colapso— ¿Quién demonios piensa que es?
    El hombre con más dinero que podría haber imaginado, lo siento Lúcia pero el trato está hecho y el dinero está en la cuenta de la agencia a partir de hoy tu contrato es con la agencia y tu nueva misión es estar a disposición de Edward Cullen.
    ¡no puedes hacerme esto!— le grite presa del pánico que sentía
    No hace falta que nombres tu dichoso contrato, créeme que anoche lo leí bastante como para saber que no hay nada en el que pueda liberarte de un cambio así, lo siento Lúcia, el trato está cerrado.
    ¡maldita sea Tyler!
    Calla Lúcia sé que me odiaras por un tiempo pero cuando veas los dividendos que esto te deja me lo agradecerás, ambos sabemos que tú necesitas el dinero— entrecerró sus ojos y pude ver exactamente lo que estaba pensando
    No me puede estar pasando esto— le dije horrorizada, mis ojos se llenaron de lagrimas, sentí sus manos en mis hombros
    ¿Por qué te disgusta tanto el cambio?, recuerda que el es un cliente como todos los demás, nadie te obligara a tener sexo o hacer otro tipo de cosas si tú no quieres, eso no ha cambiado, anoche le deje claro esas clausulas a ese hombre— por primera vez Tyler pareció compadecerse de mi tormento, sujeto mis hombros con algo de presión y me ayudo a reaccionar— no temas Bella si él te hace algo prometo deshacer el negocio.
    No mientas— le dije soltando su agarre— si no lo hiciste de un principio ya nunca lo harás Tyler, a ti te mueve el dinero.
    Lúcia yo…—
    No digas mas, quiero saber cómo será el proceso ahora.
    Por lo pronto el ya tiene el numero de tu móvil de la empresa, así que se pondrá en contacto contigo. Otra cosa más es que pidió que Jake ya no te acompañara, el pondrá alguien de su seguridad a tu cargo.
    ¿Qué?, no, eso no lo tolerare, si Jake no es mi guarda espaldas aunque el pague una fortuna más uno por mí no accederé a sus peticiones.
    Conversa eso con el cariño, por lo pronto Jake ya ha sido revocado de su servicio contigo y le he asignado a una nueva Scort, Leah Clearwather.
    ¡maldito Cullen!— gruñí molesta, deje a Tyler con la palabra en la boca y me fui, en este momento no quería ver a nadie, lo único que haría sin pensar era correr hacia Jacksonville a la casa de mis padres, mi único refugio. Mientras salía de la agencia mi celular comenzó a sonar, el número era privado y no salía en la pantalla— Bicallo— respondí.
    Buongiorno signorina— dijo el tono de voz que ahora reconocería entre miles, después de haber crecido la voz de Edward habría cambiado volviéndose profunda y varonil— ¿come stai Lúcia?— pregunto con evidente frescura, apreté mis puños y contuve todo lo que tenía que decirle, debía guardarlo para cuando nos viéramos, cosa que estaba segura seria pronto.
     Bien— dije con mi voz disfrazada— gracias por preguntar ¿y tú?
    Eccellente— dijo nuevamente con una voz que me hacia enfurecer mas, ¿Por qué demonios tenía que aparecer nuevamente en mi vida?— por el tono de tu voz creo que ya te han informado de tu nueva misión—
    Si, no se preocupe, solo espero sus instrucciones de ahora en adelante.
    No cara, no seré un dictador, solo quiero ser el único que disfrute de tu compañía ¿es mucho pedir?— pregunto y un silencio invadió la comunicación— por ahora puedo decirte que nuestro próximo evento es esta noche, hay un baile a beneficio de un hogar de niños en el centro de la ciudad, pasare por ti a tu casa a las ocho—
    ¿Qué?, no yo iré a tu hotel no te…
    No repliques cara, no es bien visto que un  uomo  sea recogido por su donna—  dijo con si fuera lo más natural del mundo.
    Pero hay un problema, yo no soy  tu donna— le dije utilizando las mismas palabras, el rio e hizo que me descompusiera aun mas.
    Lo eres cara, de ahora en adelante lo eres, nos vemos en la noche, arrivederci­— termino y la comunicación se corto.


Reprimí el grito exasperado que amenazaba por salir de mi pecho, ya podía ver la sonrisa burlona en su boca, sabía que no tenia alternativa, lo único que me quedo era hacer la llamada a mi protector.


    Oficina del señor Jenks— contesto una voz conocida.
    Annie, soy Bella, dile a Jasón que voy a verlo enseguida—  colgué mi teléfono y partí en dirección a la oficina de mi protector, de mi abogado y de una de las pocas personas en quien podía confiar.
    Estas en una situación difícil, pequeña— me dijo mientras se paseaba en su oficina, conocí a Jasón cuando llegue a la ciudad, el era un abogado que estaba recién titulado y se ofreció a prestarme ayuda, con el tiempo nuestra amistad fue estrechándose aun  mas y nos convertimos en excelentes amigos— ambos sabemos que Cullen no descansara hasta averiguar quién eres.
    Lo sé— le dije con mis manos sobre mis ojos— eso lo sé, por eso el miedo que tengo, Edward no puede saber que yo soy Bella Swan si no…— no fui capaz de terminar, mis ojos se llenaron de lagrimas al ver el miedo que tenia.
    Tranquila— me dijo y paso su mano por mi espalda— no resisto verte llorar— mire sus ojos y vi el gran cariño que sentía el por mí, Jasón no era tan mayor, me llevaba diez años pero aun así lo sentía como un hermano— no te preocupes por ahora veremos qué podemos hacer con lo de tu contrato— paso más de media hora leyendo una y otra vez el escrito hasta que elevo sus ojos y supe que no había nada que hacer.
    No hay nada que podamos hacer ¿verdad?— pregunte evadiendo su mirada
    No Bella lo siento, cuando redacte este contrato veo que deje unas cuantas cosas en el aire, esto jamás lo imaginé.
    No te preocupes, yo tampoco lo imaginaba, creo que mi suerte esta echada, tendré que hacerle frente a ese hombre.
    No te deprimas, sabes que cualquier cosa aquí estaré para ti, no dudes en avisarme.
    Gracias Jasón— le dije y me acerque para abrazarlo, nos separamos y Salí de su despacho.



La tarde fue horrible, me bañe, arregle y vestí pensando en la enigmática mirada de Edward, no podía sacarme ni sus ojos, ni sus manos de mi cabeza, aun podía sentir su lengua sobre mi piel y la excitación que se produjo cuando el me toco nuevamente, había pasado tanto tiempo pero las sensaciones aun estaban vividas. Para esta noche había escogido un vestido Straplees de color verde, la agencia había enviado todo lo necesario para poder indumentarme, el vestido tenía una delicada caída hacia el borde mis rodillas, mi cuello iba adornado por una suave cadena de oro y pendientes a juego. Me solté el cabello  y deje que cayera en ondas sobre mis hombros, cuando el reloj marco un cuarto para las ocho el timbre de la puerta sonó y me estremecí por completo, el ya estaba aquí. Deje todo lo que tenía en mis manos y me acomode el vestido, el impaciente timbre sonó nuevamente, gruñí un poco al sentirlo ansioso, ¿acaso también debía abrir de inmediato?, mi mano giro la perilla y respire antes de abrir la puerta, un hombre vestido con un elegante frac de color negro estaba parado en mi puerta, sentí sus ojos recorrerme por completo y hacerme estremecer por aquel escrutinio, nuestras miradas se unieron y sentí aun mas fuego que la noche pasada, esto se estaba convirtiendo en una atracción fatal.


    Buenas noches— salude al ver que el no contestaba. Una sonrisa se extendió por su rostro y lo hizo reaccionar
    Buonanotte—  dijo acercándose a mí, sin pensarlo me corrí de su trayecto dejando que su cuerpo en vez de abalanzarse contra mi entrara en el apartamento— Bellísimo appartamento— susurro mientras se paraba en el estar, observo todo lo que había allí— come il suo propietario— se giro y me miro intensamente, un escalofrió atravesó mi espalda y me hizo reaccionar.
    iré por mi bolso, volveré enseguida— le dije y me perdí en el pasillo, entre en la habitación e intente calmar mi respiración— calma Bella, tu puedes con esto— susurre en la oscuridad del cuarto, prendí la lámpara de noche y de inmediato mi bolso salto a la vista. Lo tome y deje la habitación, volví al estar y Edward se había movido hacia la ventana del apartamento.
    No guardas fotos de ti o de tus familiares— me hizo la observación y me tense— ¿Por qué?
    Porque esta no es mi casa, mis padres viven lejos y no hace falta tener fotografías para recordarlos— cosa que era mentira porque tenía una caja llena de sus fotografías escondida en un lugar recóndito de mi closet
    Interesante, cada vez me pareces más enigmática, cara— susurro.
    Vámonos antes de que lleguemos tarde.
    No te preocupes— se acerco a mí, tomo mis manos y las llevó a su boca— hay tiempo aún, además creo que me debes una explicación del porque saliste de mi habitación como una oveja escapando de un león— beso la piel que tenía en frente y mi cuerpo se prendió rápidamente, me solté de su agarre y puse unos pasos de distancia entre nuestros cuerpos, comprobé que aun así su energía me tiraba hacia él.
    Ya te lo dije, yo no doy servicios sexuales— le conteste con calma.
    Lo sé y tampoco los estoy pidiendo, no me acostaría contigo si los dos nos estuviéramos de acuerdo, jamás obligaría a una mujer a ser mía, nunca lo he hecho y no lo comenzare a hacer ahora—
    Es bueno saberlo— le dije caminando hacia la puerta
    Tenias miedo de mi ¿verdad, cara?— pregunto
    Algo— asumí— créeme que esto de la exclusividad es algo nuevo para ti como para mi, jamás me habían privatizado de esta forma, creo que me tomara un tiempo acostumbrarme a que dependo de tus ordenes.
    Ordini non sono, cara. Ten eso bien claro, yo no te obligare a estar conmigo si tú no quieres— me gire al sentir lo cínicas que eran sus palabras.
    ¿no me obligaras?, demonios Edward, pagaste para que yo fuera solamente tu scort
    Lo hice  pero solo para asegurarme de que no salieras con nadie, no me preguntes porque pero hay algo que me impide verte con alguien más, de eso solamente soy culpable, de querer que solo sonrías para mi— se acerco a mi sin dejarme escapatoria, nuevamente me encontraba en sus brazos— realmente no se qué has hecho conmigo, te conozco hace solo unas horas y parece que has cambiado mi mundo  Cara, lo único que puedo hacer es demostrarte cuanto significas para mi, donna mía—  susurro encima de mis labios, entreabrí mi boca presa del deseo y no fue más que una invitación para él, nuevamente me estaba besando.


Sus manos me pagaron su cuerpo y las mías sin poder evitarlo se fueron hacia su cabeza, juguetee con sus cobrizos cabellos y con la piel de su cuello, su lengua cálida se entrelazo junto a la mía creando un vals interminable de caricias húmedas, pronto lo que había comenzado ansioso se torno pasional, Edward me elevo, mis piernas se fueron hacia sus caderas y me apreté contra él, recorrió el espacio hasta chocar mi espalda contra una muralla, el choque nos hizo gemir a los dos ya que nuestros sexos se juntaron dejándonos ver el estado de excitación que ambos teníamos. Sus besos fueron bajando hacia mi cuello y llegaron rápidamente a mis pechos, el vestido era estrecho así que no fue impedimento para que Edward lo bajara y apresara mis senos contra sus dientes.


    Edward— gemí mientras convulsionaba de placer— ¡Edward!— grite envuelta en el placer de sus caricias
    Bella— susurro contra mi pecho— mi Bella— dijo y me hizo reaccionar, ¿había descubierto quien era? No, el estaba confundiendo a Lúcia con Bella, ¿después de tantos años aun seguía recordándome?, al parecer así era.
    ¿Qué fue lo que dijiste?— le dije intentando liberarme de su agarre, el me soltó y pude ver claramente la expresión de desconcierto que había en su rostro, sus ojos estaban abiertos de par en par y miraban fijamente el suelo, estaba conmocionado.
    Lúcia yo…— dijo en un hilo de voz, el era más humano de lo que yo recordaba.
    No te preocupes, Edward. No pasa nada— le dije conteniendo la alegría de saber que él no me había olvidado— será mejor que nos vamos a la fiesta— arregle mis ropas y abrí la puerta, Edward hizo lo mismo y salió sin decir ni una palabra del departamento.



Edward POV:



¿Cómo demonios había llegado a decir eso?, ¡maldiciones!, pero mi mente no estaba del todo perdida porque debo reconocer que cuando bese a Lúcia de inmediato sentí nostalgia por Bella pero… no, debía de estar loco, además Bella y Lúcia no se parecían en nada, recuerdo más que perfectamente el hipnótico color verde de los ojos de Bella, en cambio los de lucia son de un color chocolate. Estaba completamente confundido, el viaje hacia la fiesta fue en un completo silencio, Lúcia y yo íbamos inmersos en un silencio pero ninguno de los dos hacia nada para romperlo, ¿Cómo podía haber confundido a Bella con Lúcia?, pero de algo estaba seguro en todos estos años Bella había cambiado, eso no se podía evitar el paso del tiempo no era ajeno para nadie sabía que ya no sería la misma ragazza de dieciséis años que conocí en Karpatos, mi Dea Greca  sin duda se había convertido en una mujer y ahora más que nunca tenia deseos de encontrarla algo en mi interior me decía que este era el momento preciso para buscarla.


    ¿aquí es?— pregunto Lúcia, me gire para ver su rostro y nuevamente parecía ser ella, ser Bella, ahora que la miraba con detención ella tenía muchas cosas que se parecían a mi Dea Greca, tal vez estaba alucinando o tenia demasiada nostalgia hacia Bella, o tal vez era la primera vez que me encontraba con alguna mujer parecida a ella, jamás pensé que existiera algo así pero tenía que aceptar el parecido de Lúcia con la Ragazza que me había robado el corazón en Karpatos.
    Si, es aquí— le conteste con voz neutral, mi cuerpo sentía deseos de nuevamente estrecharla entre mis brazos y sentí la conexión que había entre ella y la Bella de mis pensamientos— andiamo—  le dije y la ayude para salir.


La fiesta estaba en su mejor parte como muchos nos dijeron al entrar, salude a muchas personas y me encontré con conocidos de mi país natal, muchos empresarios eran benefactores de este país y la coincidencia es que la mayoría de los hombres ricos que había en esta fiesta no eran nacidos aquí.


    Edward— me saludo un hombre mayor al cual conocía bien
    Tío Aro, ¿come stai?—  pregunte al ver a uno de mis familiares acercarse
    Edward, Figlio, bene bene, ¿Ma chi é la signorina che ti accompagna?—  Lúcia me miro  y pude ver la incertidumbre que había en sus ojos, ella no sabía como yo la presentaría. A decir verdad ni yo mismo lo había pensado, tenía la certeza de que si decía la palabra Scort mi familia podría tomar un mal concepto de lo que ella hacía y no quería que hicieran prejuicios contra Bella.
    Lei é una amicca, si chiamma Lúcia— le dije y mi tío de inmediato sonrió
    Ma che bella Bambina, figlio, Lúcia é un piacere conoscerti— dijo el hombre visiblemente agradado, Bella me miro y creo que entendió lo que le dijo
     El placer es mío, señor—
    Bene figlio, e devo lasciare, arrivederci fligios—
    Arrivederci, tío—  me despedí, Lúcia parecía algo confundida— él es uno de los hermanos de mi padre, está aquí por negocios al igual que yo, la familia de mi padre tienen parcelas en donde fabrican vinos en Cerdeña, mi tío Aro es relacionado publico y se encarga de la promoción de nuestros vinos en América.
    ya veo, me pareció un hombre muy educado y encantador.
    Lo sé, el es amante de la belleza femenina, esta demás traducirte que te encontró hermosa.
    Gracias pero esa parte la entendí— comento con una delicada sonrisa, sus labios se tornaron aun mas carmesís, esta chica me estaba volviendo completamente loco, tenía que hacer algo y rápido, hoy mismo me encargaría de disipar todas mis dudas.
    Bene, ahora vamos a disfrutar del baile— le dije y pase su mano por encima de mi antebrazo, la guie hacia la fiesta y por primera vez disfrute de una celebración como esta.


Baile con la mujer más bella del salón, Lúcia destacaba entre todas las demás, era de una gracia sin igual y de una cara única, sin duda había acertado con la decisión de hacerla exclusiva, se que tal vez la estaba tratando como un objeto pero primero tenía que dilucidar mis dudas, algo en ella me atrajo desde el primer momento y si era lo que estaba pensando, Lúcia Bicallo seria más que mi Scort exclusiva, esto solo sería el comienzo.  Cuando llego la hora de partir mis guarda espaldas nos sacaron por el estacionamiento subterráneo, podía ver en el rostro de mi acompañante lo cansada que estaba, Lúcia tenía sombras bajo sus ojos, me acerque a ella en la limusina y pase un brazo por detrás de sus hombros, su cabeza cayó sobre el mío con los ojos cerrados, viajamos por la ciudad envueltos en la atmosfera de paz. Cuando llegamos al edificio donde vivía Lúcia se despertó de repente.


    ¿Dónde estamos?— pregunto incorporándose, arreglo su cabello y su vestido
    En tu edificio, Cara, te has quedado dormida en mis brazos— comente con satisfacción.
    Bien…— respondió y se removió para salir— gracias por la velada, nos vemos— dijo y salió del auto, sin pensarlo la seguí, no era preciso de un caballero el dejar a una donna fuera de su casa sin acompañarla— ¿Por qué me sigues?— pregunto mientras me encaminaba hacia el edificio.
    Porque no es propio que mi donna  camine sola hacia su casa—
    Yo no soy tu donna— me dijo y volvió a caminar, la acompañe en un silencio sepulcral, subimos hacia su apartamento y al abrir la puerta ella se giro para despedirme impidiendo el paso, no iba a dejar que entrara nuevamente— hasta pronto Edward, que pases buenas noches— me dijo y se encamino hacia adentro, cuando iba a cerrar una de mis manos detuvo la puerta haciendo que ella se girara violentamente.


La tome entre mis brazos y la bese con pasión, esa que solo yo sabía quién despertaba, si era cierto lo que estaba pensando y si esta mujer e Isabella Swan eran la misma persona tendría que darme muchas explicaciones pero por el momento pretendía disfrutar del beso, nada en el mundo podía sacarme de la cabeza que Lúcia y Bella eran la misma persona, sus labios y su cuerpo me lo decían, ahora teniéndola entre mis brazos se hacían aun más parecidas, ambas reaccionaban de la misma manera, Bella y Lúcia se acoplaban a mi cuerpo como si hubieran nacido para ser mías.


    No, basta— me susurro mientras mordisqueaba sus labios— no quiero que me vuelvas a besar— me dijo con el ceño fruncido pero disfrutando de mis caricias.
    Tu cuerpo no dice lo mismo, Bellezza mía— sus piernas parecían temblar ante mí, la bese aun con más frenesí hasta que sentí que ella desfallecía en mis brazos por la falta de aire pero tenía que parar, no le haría el amor teniendo mis dudas, tenía que saber la verdad. Me separe de ella de improviso, su respiración era agitada, sus labios estaban hinchados y sus mejillas rojas por el ejercicio
    Vete de aquí— me dijo en un hilo de voz y mirando un punto fijo del suelo
    Lo hare, cara mía pero no dudes que volveré y lo hare cuando tengamos un tema que resolver, nos vemos en unos días, arrivederci—


Así sin más Salí de su apartamento, no volvería a verla hasta que mis dudas se vieran despejadas, momentos después de sentir la puerta cerrarse saque mi celular e inicie los trámites para logar lo que quería.


    Andrew, sono Edward, necesito que averigües todo lo que puedas sobre dos mujeres.
    Si señor dígame los nombres— me contesto mi asistente personal.
    Isabella Swan y Lúcia Bicallo, quiero saber todo sobre ellas— sonreí.



Estaba claro que encontraría la verdad y si estaba en lo cierto, Bella tendría muchas cosas que explicar.

21 comentarios:

  1. si tiwii soy la primera ,me encanta esta bella,yo x un edward asi venderia mi cuerpo jaja.besitos vanesa benitez x fin pude comentar

    ResponderEliminar
  2. hay la va adescubrir,el siempre tan caballero y bella q si q no pero siempre aprobecha jja.t quedo d infarto tiwii,m devore el cap.besitos y gracias x publicar a pesar d lo q estas pasando,muchas fuerzas y cariños.vanesa benitez

    ResponderEliminar
  3. ohhh dios esto me dejo prendida, se me hizo muy corto porque quería leer más y más ahyyyyyy eddy lo va a descubrir jajajaj ya quiero ver cuando se digan todo lo que se tienen que decir, y bueno yo si sabía que ese no era el hilo de la historia jajaj ya te leo muy bien my tiwwi ;)

    y por cierto me encanto


    sile a eddy que yo estoy dispuesta aser su scort que me llame jajaja

    ResponderEliminar
  4. WOW! te quedo fabuloso Tiwii y espero la semana pase rápido ya quiero leer ya la cara que pondrá Edward cuando averigüe que no se equivoca sobre Bella/Lucia, esta historia esta buenísima me encanta.
    xoxo
    Angie

    ResponderEliminar
  5. Hola Tiwii!!!
    WOW te quedo genial el cap, me encanta esta historia me tienes con el alma en un hilo jeje, se que el que el descubra todo es solo el principio siendo tu la que escribes no podria ser de otra forma jaja pero bueno ya que siempre me sorprendes tendre que esperar una semana mas para seguir leyendote, esta demas decirte que como siempre eres genial, cuidate mucho y saludos desde Mexico. Besos.
    Liliana

    ResponderEliminar
  6. Gracias por el capi te quedo buenisimo y me encanta que Bella no desaprovecha la oportunidad de besar a Edward saludos desde Mexico

    ResponderEliminar
  7. SUUUUUUUUUUUUUUUSPIROOOOOOOOOOOOO
    DIOOOOOOOOOOOOOOOS
    SON TAN INTENSOOOOS TUS ESCRITOOOOOOS MO TIWII Y NO PORQ SEAS MI AMIGA MI HERMANA, MI WINS, MI BF NOOO CIELO EN VERDAD ESCRIBES REGIOOOOOOO LEEER A ED ITALIANISIIMOOO
    A BELLA JUGANDO A SER LUCIA AAAAAAA DIOOOOOS HERMANA EREEES UNICA QUE EMOCIN DURANTE TOOD ELCAPI ME MANTUVISTE EN VILO Y CON SENTIMEINTOS ONDEANTESSS... MJERO DICHO KILLINB ME SOFTLY

    ResponderEliminar
  8. oh, oh, la cosa esta mas tensa que nunca, edward la ha descubierto, haber que pasa ahora...
    besosssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  9. WOOOOOOOW ESTO SE PONE CALIENTE!!!!!!!!!!!. YA VEREMOS LO QUE PASA DE AQUI EN ADELANTE.ME ENCANTA LA TENSIÓN QUE PRODUCE.......UN BESOTE.

    ResponderEliminar
  10. lo sospecha!!!!!!! madre mia menudo cap mas intenso
    me encantooooo
    un besazo wapisima

    ResponderEliminar
  11. hay hay sisisisi sospechaaaa sisisis su gran amor eta super cerca haya hay dios me encantaaaaaa sissisi me vuelve locaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa no podes tenerme asiiiiii

    ResponderEliminar
  12. HOLA MI NIÑA, ESTUPENDO COMO SIEMPRE,AHORA ME PREGUNTO EL PORQUE ELLA NO QUIERE SABER NADA DE EL, YA SE DIO CUENTA DE QUE EL LA SIGUE RECORDANDO Y ELLA NO LO HA DEJADO DE AMAR, PERO BUENO ESPEREMOS A VER COMO SE VAN DANDO LAS COSAS, ESTOS DOS ESTAN QUE ARDEN, JAJA, CUIDATE Y BESOS, LOQUIBELL

    ResponderEliminar
  13. OMG wow¡¡¡ Edward ya sospecha wow¡¡ no ma esta de orir este capitulo q lindo q Ed todavia recuerde a Bella jeje es tan romantico no ma creo q voy a acabar hablando italiano jeje si de porsi lo se hablar jejeje no Tiwii me encanta q allas puesto a Edward como un Italiano jeje esq ellos son tan hermosos q a tdos los amo aa cariño me encanta este capitulo esta tan bello y lleno de pesion q me deja absorta esa manera de escribir tuya esta super genial...jeje entonces Edward ya esta sospechando algo mmm para mi q ya lo suelte jejeje ntc es tu historia y te esta quedando suer jeje no mi corazon encerio q me estoy enamorando de esta historia heee pero sere fiel a la secuela jeje esta siempre me robo el corazon pero Dios esta historia tambien es mi preferida la amo con locura me dejeas tan...orprendida ahh amo la historia esta super genial cariño
    bueno nos leemos
    atte Viviana Bv

    ResponderEliminar
  14. DIOS MIO, DIOS MIO, DIOS MIO, DIOS MIO!!!!!! cada vez se pone mas y mas interesanteee!! quiero saber YA como va a ser su primer encuentro Edward-Bella!! jajajaj seguro que vaa ser incleiblee!!! ^^
    enserio, amo tus historiaaas!
    te esta quedando de lujo esta... :D
    muchos besos cariño!

    ResponderEliminar
  15. hay un problema !!!!!!!!!!!!!!!!!..... no voy a guantar hasta el martes k viene !!!!!!!!!!.... esta encantadoraaaaa, pliixxx k sea pronto k me morire si no lo leo !!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  16. Guaaauuuuuuuuuu
    me dejaste comiendome las uñassssssss
    que se acabe ya esta semana, que se acabe ya! quiero saber q pasaaaaa

    ResponderEliminar
  17. No se porque me da la sensación de que no va a encontrar mucho su asistente!!! pero estoy segura que de todas formas encontrara la forma de hacerla confesar la verdad.
    Que le habrá pasado para que no quiera saber de el??? no me vas a decir que tiene un hijo suyo, que vive con sus padres y que no quiere que el descubra??
    Si le pegue en algo no me lo digas deja que quiero seguir leyendo pronto.
    Nos leemos.
    http://miangelpersonal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  18. Como siempre increíble! nos dejas con las ganas para variar, pero ahora mismo voy a por el siguiente capi.

    ResponderEliminar
  19. ohhh por dioss muero tiwii te quedo perfecto eres fenomenal la descubrio y con solo unos besoo mira q esto si esta bueno ahora siii hoy no voy a dormir hasta q no me lea todos los otros capi..jaja nena te encanta dejarnos con la intriga verdad

    ResponderEliminar
  20. si!!!! por lo menos ya sospecha!!! esto está buensimo!! :D

    ResponderEliminar
  21. jiji edward no es tonto a q no?? ajajaj me encantaaa!!

    ResponderEliminar