“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



miércoles, 11 de agosto de 2010

Amate Duele Capitulo 9 Cruel Verdad


CAPITULO 9 CRUEL VERDAD

DISCLAIMER: Los personajes le pertenecen a Stephanie Meyer, sólo la historia es de mi propiedad. Prohibida su adaptación, copia parcial o total.

Bueno he de anunciar niñas este capitulo esta cargado, si, hay muchas cosas que no se como tomaran digo es el capitulo mas crucial que haya escrito, lo he leido y releídoy he llorado y mi amiga Lili tambien lloro asi que, pues por si acaso Puede ser que lloren, no me odien solo es algo que tenia que suceder y había pospuesto... asi que espero perdonen si las hago sufrir pero ya vendran mejores epoc
as.
Gracias por leernos y por su apoyo.


Esme no podía sacar de su mente las palabras de aquellos pequeños, una vez Carlisle ingreso a la habitación los dos niños salieron y se sentaron en ovillo contra la pared, los dos estaban desconsolados, eso partió su corazón, pues le recordó a ella misma cuando era maltratada, camino pausadamente hasta donde ellos estaban

- ¿Qué les sucedido a estos angelitos?- musito dulcemente, el instinto maternal es algo que ella siempre había tenido, su mayor deseo era poder tener hijos, su corazón dolió al recordar la pérdida de su bebe.

- Mami…- ella podía oír como los dos niños se sorbían la nariz- papi nos pega y ella nos defiende- dijo finalmente el niño de cabello rubio

- Todos los días es lo mismo- dijo el otro mientras trataba de ahogar un hipido

- Levantasen y vamos comen algo

- ¡No!- exclamaron los dos - mami no se puede quedar sola

- Bien ¿y si me hacen campo? ¿o nos sentamos en las sillas?


Después de varios segundos de completo silencio los niños se levantaron, ella les brindo sus manos y gustosos la aceptaron, se recargaron todos en las sillas y poco a poco ellos controlaron su llanto y contaron a Esme como su padre casi todos los días los golpeaba sin razón alguna y como su madre en afán de defenderlos lidiaba con los golpes e insultos que este le brindaba

- Mami siempre dice: todo está bien, papi los quiere solo, está cansado- repuso uno de los niños

- Sip, papi al otro día trae muchas cosas a casa, flores, chocolates y juguetes ¿cierto?

- Yo no quiero vivir más con él, ya no lo quiero me da miedo- y nuevamente las lagrimas corrían por sus mejillas.

“Están perdiendo la inocencia e infancia” pensó abrumada Esme

- Yo quiero que vengamos con el doctor gracioso-dijo el otro niño

- Papa no nos dejara- respondió el otro tristemente - volverá a dejarnos encerrados en la casa

Esme se estremeció ante la crueldad de ese tipo, quería conocerlo para enseñarle a respetar a una mujer pero, ¿cómo iba a lograr eso? cuando ella misma aun rehuía su pasado, los niños la rodearon con sus brazos y ella contesto el abrazo, los tres estaban heridos, los tres necesitaban curar sus heridas, los tres necesitaban ser amados y recuperar la inocencia perdida, ahora ella también lloraba, de alguna manera debía liberarse de aquel tormentoso pasado ya era hora de un nuevo amanecer, de una nueva vida.

Sumidos en su consuelo no sintieron cuando Carlisle salió del cuarto hasta que hablo


- Cariño ¿estás bien?- el observaba atentamente la escena. En su interior el sentimiento de culpa aumentaba estaba haciendo sufrir a su ángel, su rostro lo demostraba.

Todo quería en la vida menos ver sufrir a su protector, por él ella aun vivía y por él tenia más ganas de seguir adelante, desde el beso en la cocina se pillaba pensando en él, en como estaría, en más cosas sobre su vida, pero ella no podía brindar nada más que dolor y tristeza, respiro hondo y dirigió su mirada a los dos pequeños -“¿Cómo sería una familia? De seguro el seria excelente padre, afortunada era aquella que lograra obtener su amor”- pensó Esme con un poco de dolor, ella quería ser ese alguien.

Al ver que los niños se habían calmado y habían soltado su agarre se levanto y seco las lagrimas que aun quedaban en sus mejillas. Se dirigieron a la cafetería ella tomo una de las bandejas, siguió a su ángel por la barra y tomo algunas cosas, no presto mucha atención a lo que servía ya que su mente aun estaba en los niños y su dolor, ella también era una pequeña herida en su interior y ya no deseaba serlo, ya no, debía buscar ayuda, alguien a quien contarle todo, alguien que le ayudara a estar lista para el día de en que le contara a Carlisle no se derrumbara, por su mente pasaron varios opciones Edward, Bella, Alice, Jasper el novio de Alice y Emmett el psicólogo que había conocido y que aquellos seres puros habían llamado el “doctor gracioso”, estaba en el fondo de sus pensamientos cuando Carlisle la saco de ellos

- ¿Te sucede algo?- cuestiono sumamente preocupado

- Si


- ¿quieres contarme?

- Yo… solo… me afecto ver a los niños así, eso me recordó…- aun no estaba lista para contrale la verdad de su vida, así que la mejor solución era evadir el tema- - Nada, no pasa nada. Nos vemos en la casa, me tomare el resto del día para acompañar a Bella- no espero que respondiera o indagara mas, rápidamente se levanto y después de pasar el umbral que separaba cafetería del resto del hospital corrió, el pasillo se hacía interminable, corrió como si su vida dependiera de eso, al llegar a la recepción pregunto a la joven por Emmett, tras unas breves indicaciones se encamino a la oficina.

No pensó que lo que estaba por hacer fuera tan difícil su cuerpo se puso frío y sus manos sudaban, ¿Qué le iba a decir? pronto se hallo golpeando la puerto de la oficina del Psicólogo McCarthy

- Adelante- dijo el médico aunque lo había viso una sola vez podía reconocer su tono, entre niño y adulto, inocencia y picardía. cuando ingreso a la sala su rostro perdió color y sus manos sudaban incontrolablemente- Esme, ¿Estás bien?- en un abrir y cerrar de ojos él la sostenía fuertemente- Respira, cálmate- decía mientras caminaban a través de la sala hasta llegar al gran sofá de cuero y ayudarla a recostarse.

Lentamente su respiración se acompaso, el guapo medico trajo un vaso con agua y se la brindo, gustosa la recibió, el ataque de nervios la dejo seca, perfectamente hubiese jurado haber atravesado el Sahara ya que su boca parecía tener minúsculos granos de arena.

Cuando estuvo preparada hablo

- Necesito de tus servicios, necesito ayuda- dijo rápidamente

- Claro para eso estoy

- ¿Me conoces?- inquirió cautelosa

- Si, eres la novia de Carlisle y por lo que he escuchado él te salvo

- Si él me salvo, pero no, no es mi novio, Dios ni siquiera se que siento por él, yo … yo… huía de mi hogar, huida por salvarme cuando me accidente así que no recuerdo mucho ese día, pero cada noche recuerdo el tormento que pase por varios años- su tono de voz era estrangulado

- Bien, como veo que vas a iniciar tratamiento primero, ya diste el paso más importante al venir por tu propia cuenta hasta aquí, creo saber por dónde va el asunto así que felicitaciones, ahora tendrás que contarme todo lo sucedido y, una vez oiga todo iniciaremos las terapias.

- Está bien, soy Esme Ann Platt, nunca me ha gustado el segundo nombre, pero bueno, mi familia es una de las más adineradas del país, siempre me apoyaron en todas mis locuras hasta cuando decidir jugar a la trotamundos costearon cada uno de mis viajes hasta que por azares de la vida llegue a Italia, allí conocía a Cayo Vulturi , habrás odio hablar de él, el multimillonario -Emmett asintió, mientras oirá atento- Pues bien, inicie una relación con él, las cosas iban bien hasta que comenzó a celarme por todo y exigir que dejara de hacer cosas, controlaba mi vida en todo sentido, no podía moverme sin que él no se enterara, la primera vez que me golpeo lo hizo al regresar de un coctel y solo porqué su hermano me sonreía abiertamente, no vi nada de malo así que le perdone, Dios como lamento haberlo hecho-se quejo mientras sus manos se pasaban por el rostro- Pero era tonta y joven en esos momentos a lo mucho tenía 21 años y él 28 haberle perdonado fue lo peor porqué después de eso se valía de cualquier cosa para volver a levantar su mano, claro al principio eran simples bofetadas, pero luego comenzó a agredirme mas y mas. ¡Me canse! lo juro por eso regrese junto a mi familia- las lagrimas comenzaron a caer lentamente- Hui de Italia, pero él me siguió se convirtió en mi sombra, mi familia lo amo y prácticamente me obligaron a seguir con esa relación, de mala gana lo hice, los primeros meses fue como si hasta ahora iniciáramos relación era lo mejor, días felices y llenos de risas pero, luego comenzó a agredirme de nuevo, temía dormir, mejor dicho nunca dormía porque creía que si me quedaba dormida él podía asesinarme- Emmett oía atento su relato, él bien sabia que una cosa era contarlo y otro cosas haberlo vivido- abusaba de mi, y lo peor todos en casa sabían pero nadie me defendía, todo ignoraban mis gritos, mi llantos….-trago fuertemente, para poder continuar- cada que le apetecía usaba mi cuerpo para satisfacer sus necesidades, soporte porque creí que no tenia escapatoria, hasta que decidí huir nuevamente ese era mi último intento, esa madrugada llego ebrio, no podía sostenerse en pie pero, sin embargo arremetió en mi contra alcanzo a golpearme fuertemente el rostro, quede aturdía por varios minutos, cuando recupere un poco de lucidez el luchaba por arrancarme la camisa, usando lo que quedaba de mi fuerza me forcé para levantarme del suelo pateando y manoteando, una vez libre tome el candelabro que adornaba la chimenea de la habitación, cuando volvió a ir contra mí lo golpee tan fuerte como pude, una vez que cayó al suelo, volví a pegarle para asegurarme que no me seguiría, me cambie la ropa y cogí solo el bolso y las llaves de mi auto, no necesitaba más , ropa podía comprar cuando pudiera, tenía buen efectivo y planeaba estar lejos cuando volviera en sí, pero me distraje e iba conduciendo demasiado rápido y me accidente, solo puedo decir que en el momento del impacto me sentí libre- sonrió amargamente, mientras sacaba un pañuelo de su bolso

- Lo siento- susurro Emmett

- Mas lo siento yo, créeme- esbozo una medio sonrisa- bueno como sabrás Carlisle me encontró y me ha cuidado desde entonces y … Dios ese hombre me gusta, se preocupa por mí, me atiende tan bien, pero..

- Temes que se repita la historia

- Si – sus manos cubrieron el rostro, dejando ver la pena que sentía- es vergonzoso, digo él nunca ha mostrado ser agresivo pero yo no puedo confiar en nadie, no como antes.

- Entiendo, mira lo primero que vamos a hacer y esta es tu tarea será que escribas el resto de la historia, preguntándote: ¿qué sucedió con tu familia?¿ que sientes ahora? ¿perdonas a tu agresor o no?, todo lo que sientas de esos hechos escríbelos y la próxima sesión me los muestras.

- Bien y ¿Cuándo es la próxima sesión? ¿cuánto me va a costar?

- Esme todo con calma, primero lo primero, Ángela te llamara en estos días para decirte la fecha de nuestro próximo encuentros, el dinero ya veremos- al levantarse no pudo evitar abrazarlo

- Gracias – susurro contra su fornido pecho

Regreso caminando a la casa de Bella analizando cada cosa que había sucedido, ella era la única que sabia la verdad, bueno aparte de su familia, pero ellos nunca dirían nada, ella siempre mantuvo esa cruel verdad alejada de esta nueva vida.

Una vez en la casa se volcó a los brazos de su amiga, esta vez no lloro simplemente quería consuelo, una vez recobro la fuerza tomo a Nessie en sus brazos acunándola y susurrando lindas canciones de cuna al oído, la niña estaba a gusto en los brazos de Esme, mientras dormía plácidamente Bella se encargo de preparar la cena.

Cerca de las siete Edward y Carlisle llegaron, mientras Edward sonreía y besaba alegremente a sus mujeres , Carlisle estaba callado, ni siquiera la saludo como lo hacían desde hace varios días.

- Vamos a comer, dejen esas cosas- indico bella señalando las bolsas que ambos traían- lávensen las manos, mientras servimos.

Durante la cena todos hablaban animadamente, todos excepto Carlisle que solo estaba jugando con los cubiertos y la comida

- ¿No te gusta lo que preparamos?- inquirió Bella

- Si, solo que no tengo apetito

- ¿Qué tienes?- Esme no pudo evitar preguntarle

- Estoy cansado, es solo eso- ninguno le creyó porque el mantenía los ojos sobre la mesa

- Mentiroso- acuso Edward- ¿Qué sucedió?

- Nada, hm, no quería decirlo ahora pero me voy

- ¿Qué?¿Para donde?- la voz de Esme salió más fuerte y alarmada de lo que hubiese deseado

- A Seattle, mi primo me necesita unos días máximo dos días, tampoco pretendo demorar tanto- explico, esas palabras aliviaron a Esme- yo tengo algunos asuntos pendientes así que aprovechare

- Esme te quedas con nosotros- anunció Edward

- No- dijo firmemente la aludida- Alice me ayudara a terminar de arreglar las cosas y le pediré que se quede conmigo

- ¿Cuando viajas?

- Mañana a primera hora

Esa noche él no la acompaño, no calmo sus temores, esa noche se sintió desprotegida, igual fue poco lo que descanso porque su mente divagaba en posibles hipótesis acerca de la actitud de Carlisle, las cuales iban desde asuntos familiares y llegaban a novias, deseaba pedirle que la llevara consigo pero no haría eso.

Salió de la habitación a primera hora de la mañana tal vez podría hablar con él antes de su viaje, bajo las escaleras sonriente y camino hasta la sala algo en su interior le impulso hasta la ventana, corriendo un poco la cortina vio a Carlisle despidiéndose de Edward, quedo petrificada en la ventana por largo tiempo

- Esme - llamo Edward

- ¿Por qué no se despido de mi?- quería gritar, llorar, patalear como una niña pequeña

- Le duele dejarte- respondió pausadamente- además no quiere presionar te noto rara ayer así, que es lo mejor

- ¿ Puedo ir contigo al hospital?- dijo rápidamente

- Claro, puedo preguntar ¿a qué?

- Necesito ver a alguien-

La mañana la paso en el hospital esperando pacientemente a que Emmett pudiera atenderla, pero su mente estaba con Carlisle y las palabras de Edward: “Le duele dejarte, además no quiere presionar, te noto rara ayer así que, es lo mejor”.

Carlisle condujo hasta Seattle sin pausa, siempre atento a la carretera, nervioso por las noticas que le esperaban a su llegada, una vez había recibido el mensaje de su primo realizo las debidas acciones para solicitar permiso por la semana, después de una hora el director había concedido tres días, así que gustoso los acepto, la noche anterior antes de llegar a la casa comunico a Edward de su viaje, él insistió en acompañarle pero, le hizo declinar de tal ofrecimiento usando a Bella y Nessie como su talón de Aquiles, durante la cena se mantuvo distante de todos y más de Esme, no sabía que le esperara en Seattle y no sabía que sucedía con ella parecía que cuando avanzaban dos pasos algo la hacía retrocede veinte, quiso matar a Edward cuando pregunto qué sucedía, sabiendo de antemano lo que sucedía, sin embargo respondió con la verdad, vio tristeza y temor en los hermosos ojos de Esme y se maldijo por eso, se encerró en su cuarto a meditar pero simplemente su mente estaba concentrado en ella, en hacerla feliz sin importar lo que Eleazar hubiese descubierto, muy temprano se escabullo no soportaba la idea de viajar y dejarla sola.

Una vez arribo a Seattle marco el número de su primo

- Ya estoy aquí- dijo tragándose el nudo que tenía desde que salió de su casa –

- Excelente, estoy terminando mi turno ¿me esperas en mi casa?

- No, nos vemos en la cafetería que esta a media cuadra del hospital en media hora.

- Como quieras-

Tomo el camino más largo, los nervios se lo carcomían, nunca transpiraba pero inevitablemente hoy lo hacia sentía sus manos resbaladizas y cada cinco minutos se limpia unas pequeñas gotas de la frente, sin más preámbulo una vez aparco el auto negro frente a la cafetería e ingreso, se sentó en la mesa más alejada, pidió un café y un periódico, sus ojos se abrieron como platos al ver en la primer a plana la foto de la familia de Esme
El titular decía:

“Tras el regreso del joven matrimonio se inaugura la nueva Franquicia Vulturi&Platt Ltda. Filial de la multinacional dirigida por Vulturis Ltda.”

En la foto se observaban dos parejas sonrientes una joven con mucha similitudes a Esme solo que su cabello era más claro y sus ojos de cafés, el hombre vestía sobrio cabello negro hasta los hombros y ojos negros; junto a ellos los padre de Esme, Carlisle los había visto en innumerables fotos, luego de leer el pie de página, leyó calmadamente la introducción de la notica con suma cautela hasta hallar un aparte que le llamo la atención:

>>Hasta el momento se desconoce del paradero de la ex prometida de Cayo Vulturi, todos se pregunta ¿Qué sucedió con Esme Ann Platt? El misterio aun no ha sido revelado<<

- Hasta yo mismo me cuestiono ¿cuál es el secreto que hay tras todo esto? - dijo Carlisle mientras su mano golpeaba el periódico.

- Por eso me amaras cuando lo sepas todo- la voz de Eleazar hizo que se pusiera de pie

- ¿Qué averiguaste?- pregunto más que ansioso y curioso

- Bu…bueno yo de ti me siento y respiro hondo- las palabras de su primo eran un tanto quebradizas

- Elea…- su queja quedo suspendida en el aire

- Siéntate hombre es necesario.

De mala gana obedeció a su primo, su corazón se acelero deliberadamente, Eleazar se tomo su tiempo par a hacer su pedido y para indagar acerca de su vida un poco


- ¡Ya!- dijo enfadado- ¡puedes decirme de una vez por todas lo que averiguaste!- sus puños estaba totalmente cerrados sobre la mesa

Eleazar resoplo y negó con la cabeza, puso su maletín sobre la mesa y rebusco dentro de el por un momento

- Es mejor que leas, si hablo puede ser que me rompas la cara y la quiero mucho para arriesgarme- le tendió varias folios, la temblorosa mano de Carlisle la tomaron, su vista se clavo en la primera hoja por varios segundo- Lee, Primo

Con todos su sentidos alerta y la piel a punto de estallar comenzó a leer pausadamente, ciertamente su primo se había esforzado en ubicar todo lo que concerniera a Esme y su familia, la primera hoja señalaba lo que él ya conocía: provenía de una acaudalada familia, primogénita de dicha familia, vivió por muchos años fuera del país, luego regreso y se comprometió con Cayo, solo de leer ese nombre su cuerpo se crispaba; entrecerró los ojos

- Eso es lo mismo que yo averigüe hace meses - dijo quejumbroso

- Lee- replico su primo- aun faltan varios folios

- Bien- retomo la lectura, el comienzo de la segunda página indicaba claramente su estadía en Europa, sus estudios y los múltiples premios que recibió antes de titularse, además de las menciones de varias compañías para las que trabajo, no pudo evitar sonreír con orgullo.

Lentamente su sonrisa desapareció, su mandíbula se tenso y el ceño se frunció; dentro de las líneas se hablaba de varios ingresos a hospitales durante su estancia en Italia, todos por golpes y traumas, no había mayor información, su cara continuo deformándose mientras leía cada línea era más fuerte que la anterior, antes de poder terminar el informe sus ojos dejaban caer las salinas gotas, su corazón estaba totalmente roto, el solo hecho que ella sufriera hacia que él lo hiciera, no hizo pausa continuo leyendo cada línea revelaba el inmenso maltrato que padeció Esme en manos de su Ex prometido, al final del informe hallo copias de la historia clínica de Esme, en su ingreso los médicos en varios hospitales y clínicas de la cuidad, en ellos ponían varias causas nunca la verdadera, incluso habían unas fotografías de su rostro completamente inflamado y morado.

Sus lamento dejo de ser silencioso, la rabia inundaba todo su cuerpo

- Maldito Carbón de mierda- expresó – lo voy a matar- sentencio, intento levantarse pero simplemente su cuerpo fallo clavo su cabeza en medio de sus manos y dejo que las lagrimas siguieran corriendo, esta no dejaban de salir

- Carlisle- susurro Eleazar mientas pasaba su brazo sobre el hombre-Primo, lo siento- su voz también estaba quebrada

- Es un maldito, la jodió, la jodió- murmuraba - Te juro que lo matare

- Vamos Carl, piensa con cabeza fría

- Ni una mierda- eran pocas las veces que él se enfadaba y decía esas clases de palabras

- Vamos a casa, necesitas descansar

No renegó , ni se protesto dejo que su primo lo ayudara una vez tomo todos los documentos y lo guardara en su maletín, salieron, su primo condujo hasta la casa, siempre que veía a Irina jugaba y reía con ella pero hoy simplemente el dolor ganaba.

El día parecía haberse quedado en las horas del mediodía, no recordaba nada mas hasta que su móvil hizo que regresará a la realidad, no se molesto en ver quien era simplemente contesto

- Si- su voz era ruda

- Carlisle- la voz de Esme le dio algo de alivio, solo un poco ya que oírla traía a su mente las imágenes que había visto- ¿Estás bien? Yo… yo… Te extraño- susurro tan bajo que creyó que estaba imaginándolo, quería abrazarla, cuidarla y protegerla el resto de vida, quería vengar los agravios a los que le sometieron, pero no estaba seguro

- ¿Carlisle?-

- Dime Cariño- su voz esta vez fue más suave

- ¿Estás bien? No me contestabas, creo que cuelgo, solo quería saber de ti

- No cuelgues por favor, no cuelgues- suplico

- ¿Qué te tienes? ¿Qué te sucedió? Carlisle no…

- Esme te quiero tanto y querer es tan poco porque en realidad te amo, te amo locamente, deseo hacerte feliz, deseo que me dejes ser parte de tu vida, deseo abrazarte cada segundo de mi vida, besarte y poder recostarme todas las noches a tu lado, curar tus heridas, cuidar tus sueños y darle luz a tu vida-

- Yo… eh…

- No digas nada cariño, me ganare tu corazón, tu confianza, todo me ganare cada hermosa sonrisa porque lo mereces

- Carlisle ¿Qué asuntos ibas a tratar a Seattle?

- Cari, te cuidare lo juro, después te diré, ahora solo quiero perderme en el dulce sonido de tu voz –

Hablaron durante varios minutos una vez colgaron a su mente vino la escena presenciada la tarde anterior en el hospital, el dolo que vio en su rostro no solo era por los pequeños, el dolor era porque ella había sido herida y nunca nadie la había consolado, nunca nadie la defendió , ella era una muñeca rota, un alma herida, pero él sería el artífice de que esa bella joven volviera a vivir.

10 comentarios:

  1. Mi niñaaaaaaaa me encantoo este capiii!!!! y en realidad es muy dificil no llorar!!! pobre Esme yo tambien mataria al Vulturi esee!!! y Carlisleee es un amorrr yo quiero unoooo ¿me lo regalas? jajajajja Definitivamente este fic cada dia se pone mas buenooo!!!! Me encantooo la parte de que Esme decidio ir a terapia!!!! Mi Adiiiii eres un genioooo!!!
    En momentos como estos (despues de leer algo tuyo) AMOR TU CEREBRO CON LOCURAAAAA!!!! jejejeje
    Te kieroooooooooo!!!! Eres mi idolaaa!!!
    Yo se que me ibas a llamar hoy pero mi cel murioooo y justo estaba en clase en el hospital... jejejeje
    Te adorooo mi niñaaa!!!
    Se me olvidaba MUCHAS FELICITACIONES!!! x la nominacion!!! Obviamente ya voteeee!!!! Te adoroooo!!!

    PD: Mi niña si el sabado en el capi de limites no encuentras un comentario mio no te preocupes!!! Es simplemete que voy a estar fuera de la ciudad y no lo podre leer si no hasta el lunes que llegue nuevamenteee!!!! jajajaja pero tu sabes q me encanta limites con locuraaa!!!! jajajaja

    Buenooo solo queriaaa recordarteeee que TE KIEROOOO!!!
    jajajaja Muackkk!!!! Pikotesss!!! :)

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Al fin! esto es algo histórico!... voy a poder comentar!!
    Pues sí, nunca se me descarga el cuadradito este para comentar en este blog, hoy he tenido suerte.

    Y es que el capítulo lo merece Ada. Me has dejado sin palabras, y con muchos sentimientos a flor de piel. Llegas a trasmitir la rabia de Carlisle, que parece que la estás sintiendo tu misma. Y toda esa declaración de amor por teléfono, yo me derretiría si alguien me lo dijera. Y, por fin! Esme ha dado el paso crucial para poder superarlo todo, pedir ayuda. En fin, ha estado espectácular, ¡Enhorabuena! eres muy buena escribiendo Ada, en serio.

    Y ya que estoy (a ver cuándo podré comentar otra vez), si me permites dejarle unas palabras a Tiwii, "Corazón de hierro" está que se sale!! En contra del resto de las chicas no quería la versión de Edward, él se hacía más misterioso, atrayente, provocador e inalcanzable a través de Bella; pero viendo el rumbo que ha tomado la historia, ya sí que toca verla a través de Edward. Tiwii enhorabuena a ti también!!

    Desde luego que vaya par de eruditas de las letras se han venido a juntar en este blog!!

    Otro día os comento de "Límites" y "La testigo" (también las sigo, pero no quiero extenderme más)

    Besos para las dos!!

    ResponderEliminar
  3. AWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW adis dios mio pobre esme y wua donde encuentras al hombre que sufra por tu dolor, loshombres cullen son simplemnete perfectos.

    yo personalmente nunca he entendido los motivos detras deque una persona siga en una relaicon conflictiva, siempre son la smujeres y los niños los que son vulnerables, pero porque motivos ellas siguen soportando eso, la verdad eso es muy masoquista, y es que por mas que trato de imagianar y comprender le porque de aguantar ese dolor, no puedo yo seguramente no aguantaria nada, y es que no es solo el dolor de una golpe es el dolor de saber que esos te los proporciona la persona que amas en la que confias y de la que esperas proteccion y cuidado no golpes humillaciones y ultrajes...
    pero bueno mi adis esta es uan realidad cotidiana y me encanta que la hayas puesto en una historia, esem y carlislie son hermosos yo se que el se va a ganr su confianza con creces si es que todo lo que ha hehco por ella aun no ha sido suficiente...
    te amo con locura vampirica <3

    ResponderEliminar
  4. nena son malvadas nos hacen sufrir con esos cap tan fuertes
    k feo debe ser lo k vivio esme me da cosita
    pero lo bueno es k su camino se encontro con carlisle k se ve k le volvera creer en el amor

    ResponderEliminar
  5. Oyeme que te estas pasando, no juegues con mi corazoncito, si es cierto que en el momento en que me digas que se acabe me muero pero Dios leo y leo y leo y deseo continuar y continuar, con este cap o te terminas de enamorar del bello Carlisle o lo haces?? Es un dulce frio o que?? Escribes genial bella... Besitos!

    ResponderEliminar
  6. Bravo!! Bravo mi Ada!!! qué capítulo más intenso! Síiii! Me encantó! Oh Carlisle furioso, y tan enamorado yeah!! y Esme, madre mía, qué historia y qué fuerza!! Esme rules!
    Ada mi pequeña, te quiero mil
    Besos
    T.

    ResponderEliminar
  7. que capitulo mas intensocada vez amo mas a carlisle ya quisiera yo un hombre como el pero bueno nose puede mi niña como no felicitarte por esta historia realmente me haces pasar por todos los estados de animos desde la euforia a la mas grande tristesa bueno espero que esta semana pase rapido para que pronto sea jueves y poder leerte besos polyta

    ResponderEliminar
  8. hoooooooo esa declaracion de amor me mato

    ResponderEliminar
  9. ke intenso, pobre esme, aún no me cabe en la cabeza como es ke la hermana de esme está con cayo!! :D

    ResponderEliminar
  10. como llore en este capitulo q bueno q esme fue a teripia con emmett

    ResponderEliminar