“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



martes, 12 de octubre de 2010

Scort, Capitulo 2: Pasado





Scort

Capitulo 2:

Pasado

(Passato)



Hola Nenas, wiii al fin llego el día de publicar la nueva historia, espero les haya gustado quiero dar las gracias por los maravillosos 18 comentarios del capítulo pasado, les aseguro que no se arrepentirán de leer esta historia, estamos a un paso de lo que muchas esperan el próximo capítulo se llama “Atracción fatal” y esta de lujo, besos enormes y nos leemos en los rwss
Con Amor…





Tiwii Cullen



Bella POV:


Salimos de la habitación y Jacob de inmediato se puso alerta, nos siguió al elevador acompañándonos en el descenso, el silencio del pequeño lugar me molestaba, al parecer hoy todo seria inquietante para mí. Una enorme limusina aparcada en la entrada del hotel nos estaba esperando, el chofer abrió la puerta y me deslice dentro del enorme móvil no sin antes darle una mirada a Jake, el me devolvió el gesto y rápidamente se subió en el auto de la compañía, cuando la limusina comenzó a andar Edward pareció relajarse.


    ¿vienes acompañada?— preguntó con una voz tan suave que me erizo hasta el último de los cabellos, todo en el me invitaba a seguir pero había una enorme advertencia antes de continuar, el olía a peligro… pero también a deseo.
    El señor Black es mi guardaespaldas— le conteste con la vista perdida en un punto fijo.
    ¿realmente te llamas Lúcia?— preguntó, sentía sus ojos clavados en mi perfil.
    Si, es mi nombre, es el único  que separa mi vida normal de la de una Scort
    Entonces no te llamas así— susurró— no importa, Lúcia está bien, te llamaría como fuera con tal de disfrutar de tu compañía— sonrió abiertamente y mi piel se puso chinita, ¿Cómo demonios aun tenía ese efecto en mi? ¡maldita sea!, cerré mis ojos y respire pesadamente para liberar la frustración que sentía— al parecer no hablas mucho.
    Mi trabajo no se centra en hablar señor pero si quiere iniciar una charla conmigo tengo un amplio abanico de temas que podríamos tratar.
    Chica ruda— dijo con una sonrisa que mostraba su perfecta dentadura, tuve que morder mi labio para reprimir la sonrisa de exasperación que tenía guardada. Este hombre sabía perfectamente cómo sacar a alguien de sus casillas, siempre había sido igual, al pasar los años esa característica tan nata de él no había disminuido, Edward siempre lograba sacar todo de mi pero esta vez no podría, no perdería mi calma.


El silencio inundo el espacio, intente pensar en cualquier otra cosa pero el recuerdo vivo del día que lo conocí apareció una vez más en mi mente, después de tanto suprimirlo salía a la luz nuevamente.



Mis padres amantes de la lotería y de los juegos de azar habían ganado un viaje con todo pagado, todavía podía recordar con claridad cuando mi madre, René había entrado en la pequeña cocina con el boleto en la  mano. ¡Ganamos! ¡Ganamos! Gritaba a viva voz dentro del lugar, cuando ya estuvo más calmada nos explico el porqué de su alegría y Phill, mi padrastro, y yo compartimos su felicidad, René se había sacado el gran premio, un viaje con todo pagado por un mes a una exótica isla Griega.


Aun no podíamos creerlo cuando nos bajamos del avión, estábamos en Karpatos una de las islas más hermosas de toda Grecia. Mi madre emocionada por el viaje se estudio toda la isla en un manual y señalo con un lápiz todo lo que debíamos visitar. Yo en este entonces era una chica de 16 años, delgada y de apariencia infantil, mi cuerpo parecía no querer desarrollarse ya que aun parecía una puberta. Pasamos los primeros tres días visitando lugares de sol a sol, mi mama no me dejaba descansar ella me decía que una oportunidad así no se repetiría y que debíamos aprovechar, yo le encontraba la razón pero al cuarto día me revele y decidí descansar. Mis padres salieron a unas ruinas que quedaban al otro lado de la isla por lo que demorarían todo el día, yo me quede en el hotel y decidí salir a pasear por las playas aledañas, arme un bolso con mis cosas personales, música, alimento, agua y un excelente libro. Salí de mi habitación en dirección a la playa, camine alrededor de una hora hasta que encontré una pequeña playa que parecía privada ya que nadie la visitaba además tenía unas enormes rejas pero para mi suerte un hoyo en ella me invitaba a pasar, me acomode en una roca y comencé mi descanso mientras estaba leyendo levante mis ojos al sentir bulla y ahí fue cuando lo vi por primera vez.


    ¡Vieni Qui!— grito un muchacho entre risas— ¡vieni qui figaro!— sus manos llevaban un bastón que perseguía un perro, por el pelaje deduje que se trataba de un labrador. El chico corría por la playa descalzo y vestido solo con un pantalón de color blanco, tenía el cabello tan broncíneo que de primera pensé que me lo estaba imaginando pero con el pasar del tiempo me daría cuenta de que su cabello era tan hermoso como el mismo, un dios.


El chico lanzo el bastón en mi dirección y fue ahí recién cuando noto mi presencia, di un respingo al verlo observarme y caminar en mi dirección. Me removí incomoda en mi lugar e intente esconder la vergüenza de verlo observándome pero no lo logre, mi piel se sonrojo al tenerlo frente a mí y el verde intenso de sus ojos me deslumbro, eran casi tan brillantes como los míos.


    Buongiorno Ragazza— me saludo, al ver que no le contestaba nada me miro y sonrió, dejándome nuevamente prendada primero de sus ojos y luego de su sonrisa— perdóname a veces olvido que no todos hablamos el mismo idioma ¿hablas español?— me preguntó y asentí levemente— que bueno pero ¿Qué haces aquí?, nunca te había visto por estos lugares.
    No— susurre— vine de vacaciones
    Ah que bien ¿y cómo te llamas?
    Bella… Isabella Swan— le respondí casi en un hilo de voz.
    ¿hablas bajito?— preguntó acercando su cara a la mía, fue tan cerca lo que estuvo que sentí su respiración en la piel de mis labios, di un respingo y por primera vez saco la voz que tenía guardada
    ¡NO!, solo que me sorprendió verte, pensé que era una playa privada— le dije haciendo una mueca.
    Y lo es…— rio— de hecho estas invadiendo propiedad privada.
    ¡no lo hago!— rebatí— aquí no hay ningún cartel que lo diga así que… tu niño no puedes decirme eso.
    Edward— me corrigió— mi nombre es Edward Cullen, Bella Swan— un tono suave salió de sus labios al igual que una sonrisa, esa fue la primera vez que escuche ese nombre y no sería la última dentro de ese mes… era la primera de muchas…


El suave frenar del auto me devolvió al presente…



    Lúcia ¿estás bien?— preguntó Edward moviéndome suavemente del brazo
    Si, perdóneme…— le dije sacudiendo mi cabeza en un movimiento imperceptible
    No mas señor— corrigió— solo Edward— una sonrisa apareció en sus labios.



Asentí y me removí en mi asiento, era hora de bajar. Me ayudo a salir del auto, como siempre Jake ya estaba ubicado a su lado esperando para verme. La entrada fue como siempre lo era, miradas, flashes y todo ese tipo de cosas. Sentí por primera vez que las atenciones no eran solamente para mi, el hombre que llevaba del brazo era tan o más hermoso que yo y brillaba con luz propia, el broncíneo cabello y sus ojos verdes atraían miradas igual que yo, por primera vez en todos estos años que no me sentí completamente observada. Edward Cullen me llevo con su cabeza alzada por todo el salón, estábamos en una fiesta de caridad, el había hecho una enorme contribución y la gente le devolvía el favor dando una fiesta en su honor. Pude ver a primera impresión que estaba contento pero su expresión se fue tornando aburrida con el pasar de las horas, el no había cambiado todavía le daban urticaria las fiestas y compromisos sociales.


    Yo no estoy hecho para eso— me había dicho un día mientras hablábamos— no me interesa estar rodeado de gente que solo ama el dinero, yo valoro bastante los sentimientos verdaderos—me aclaro, mis ojos se perdieron en los suyos y supe que decía la verdad.


Desde que lo conocí iniciamos una estrecha amistad, desde ese día abandoné las excursiones con mis padres para descubrir Grecia junto a él, visitamos lugares que jamás pensé que existieran, paraísos terrenales, ruinas y montañas en donde podías ver toda la Isla. Edward fue un buen amigo hasta que nuestros sentimientos se comenzaron a estrechar mas y pasaron de una amistad al amor, a las dos semanas de habernos conocido nos hicimos novios, sabíamos que después de que nos separamos se nos haría difícil seguir con este romance de verano pero a causa de eso decidimos disfrutarlo a más no poder, vivimos un intenso amor. Su piel y sus caricias fueron las primeras que recibí, junto a Edward descubrí todos los tipos de amor posibles y jamás me arrepentiría de haberlo hecho.



    Te amo— me había susurrado en el momento culmine de un acto de entrega y amor, había tocado el placer con mis dedos y me había bañado de una pasión que jamás pensé sentir, lo amaba  y el a mi pero ese amor jamás estuvo destinado a salir de Grecia y ahí murió, en las mismas arenas en donde fui su mujer por primera vez.


Sacudí mi cabeza nuevamente e intente concentrarme, este no era momento para pensar en lo que paso en el pasado, además Edward ni siquiera me recordaba y era mejor así, no tenia para que pensar en la razón por la que debía salir corriendo de su lado, el jamás se enteraría de quien soy, era capaz de llevarme este secreto a la tumba. Mire al hombre que conversaba a mi lado, quizás cuanto tiempo llevábamos conversando y no me había dado cuenta. Un momento más tarde me dejo sola para ir a hablar con uno de los encargados, en ese momento Jake se acerco sigilosamente a mí.


    ¿Cómo va todo? ¿es un cerdo o un niño aprovechado?— preguntó con algo de veneno en sus palabras
    Ninguno de los dos— le respondí y pude ver la expresión de sorpresa en su rostro— no te preocupes creo que por fin me toco uno que es un caballero.
    Esto es nuevo— respondió en un hilo de voz— ahí viene nos vemos más tarde bonita— susurro y desapareció entremedio de la gente.
    ¿marcando tarjeta?— preguntó con una sonrisa refiriéndose a Jake— ¿el hace eso a menudo cierto?
    Algunas veces, solo veía si necesitaba algo.
    Yo puedo conseguirte lo que desees, también agradecería si finges que te sientes mal y que tenemos que retirarnos— me dijo con una mueca en su rostro
    ¿no te gustan las fiestas?— pregunte ya sabiendo la respuesta
    Las odio, considero que este tipo de fiestas son un derroche de dinero que se podría utilizar en otra cosa más productiva, además a estas personas solo les interesa lo que yo puedo contribuir.
    Una fiesta dirigida por la codicia.
    Así es pero lo bueno es que es por caridad, yo me aseguro que todas las donaciones que hago lleguen a sus destinos.
    Eso habla muy bien de ti— acepte con una sonrisa, la primera que salía sincera de mis labios en una situación como esta.
    Gracias por el cumplido, viviendo de una mujer tan hermosa es el doble de gratificante— su intensa mirada me envolvió y sentí escalofríos en mi cuerpo, Edward Cullen aun me trastornaba y de la peor manera posible, acerco su cuerpo al mío rosando sus labios con mi oreja, mi piel se erizo junto a todo le vello de mi cuerpo— ahora podrías fingir un desmayo, muero por salir de aquí— me susurro haciéndome reprimir un gemido, su voz me traía los más excitantes recuerdos, había soñado muchas veces con tenerlo nuevamente cerca de mí y sentir las corrientes de electricidad que solo el provocaba porque sin duda alguna desde que nos separamos mi cuerpo no había vuelto a reaccionar así con nada ni con nadie.
    ¿tanto te quieres ir?— pregunte en un hilo de voz, su halito aun rozaba con la piel de mi mejilla, uno de sus dedos acaricio mi antebrazo y sentí mis piernas temblar por el contacto ¿después casi de ocho años sin vernos aun podía hacerme perder la cabeza con un roce?, No… no podía será así, no había forma que el entrara nuevamente en mi vida, Edward Cullen tenía que mantenerse lo más alejado posible de mi y de mi corazón.
    No sabes cuánto…
    ¿no es mejor llegar y salir?— pregunte intentando alejarme
    Si pero no sería tan divertido como un desmayo, así podría cargarte en mis brazos sin que nadie lo viera como extraño— sonrió abiertamente y sentí mi corazón dispararse.
    Salgamos de aquí— le dije tomándolo del brazo y saliendo por la puerta principal como ya le había dicho— ya bastante tenemos con ser el centro de atención— murmure antes de subirnos a la limusina, Jake me dio una corta mirada y se subió al auto para seguirnos— tengo una pregunta
    Dimmi— contesto con tono suave
    ¿para qué me contrataste si no ibas a quedarte mucho tiempo a la fiesta?— pregunte mirándolo a la cara, el me observo por unos segundos y sonrió
    Porque ahora que te conozco se me ocurren muchas cosas más que estar en una aburrida fiesta, debo confesar que mi idea anterior fue siempre permanecer en la fiesta pero ahora creo que mis prioridades han cambiado— sus ojos brillaron en la oscuridad de la limusina y sentí miedo, miedo de lo que él pudiera hacer y de lo débil que podría ser yo, estaba claro de que aun no era inmune a sus encantos, después de tantos años el seguía afectándome y con mayor intensidad. Tomó el teléfono y se comunico con el chofer, le dio unas cuantas órdenes en su lengua natal y volvió a colgar.
    ¿A dónde vamos?— pregunte al imaginarme que no volveríamos al hotel.
    A cenar, debido a mi alergia no alcanzamos a cenar en la fiesta así que corresponde que te invite a cenar ¿no crees?— preguntó y no pude hacer más que callar.


La limusina cambio de curso y minutos más tarde aparco frente al “Mazzimo” un restaurante italiano famoso en la ciudad, tenias que reservar una mesa con meses de antelación para poder cenar aquí. Edward me ayudo a bajar y nos adentramos en el local.


    ¡Signore Cullen!— saludo el anfitrión, la alegría en sus ojos se veia reflejada por todas partes— ¡Piacere avervi qui!
    Il piacere é tutto di me, ho bisogno del tavolo magliore cena con questa bella signorina—  sin poder evitarlo mire embelesada sus labios, siempre me había encantado el idioma italiano pero en los brazos de Edward había descubierto una nueva fascinación por la lengua, escucharlo susurrarme “amore mio” “vita mia” “Ti Amo mia Bella” había grabado con fuego en mi piel aquel idioma tan romántico.
    Naturalmente, sempre il meglio per il signior— respondió el hombre dándole una cálida sonrisa, nos condujo a través del restaurant hacia el segundo piso, pasamos por las amplias puertas de un salón dejando atrás a un guarda espalda. Mire de reojo a mis espaldas y Jake se había quedado en la puerta observándonos con su usual calma, por las firmes líneas en su frente y la línea que dibujaba su boca que estaba igual de tenso que yo.
    Espero que el restaurante sea de tu agrado, cara— la sensual entonación que ocupo para la última palabra me hizo erizar hasta el mas mínimo de mis vellos, tenía la impresión que el sabía perfectamente el efecto que tenía en mi. Nos acercamos a la mesa y el corrió la silla para que me sentara, el anfitrión tomo nuestra orden y desapareció dejándonos inmersos en un silencio, el salón estaba con solo algunas mesas pero nadie las ocupaba ¿acaso éramos la pareja más importante del salón?, al parecer sí.
    Si, lo es, no debías haberte molestado
    ¿disfrutar un poco mas de tu compañía es una molestia?, para nada, debes saber que al tenerte aquí el beneficiado soy yo— dijo nuevamente con tono sensual, su sola voz estaba causando estragos en mi piel.
    Lo dices que si fuera un privilegio tenerme aquí esta noche
    Y lo es— afirmo con vehemencia— después de conocerte puedo decir que no me arrepiento de haber llamado a tu agencia… pero cuéntame ¿de qué trata tu trabajo?, siento curiosidad- balanceo sus dedos sobre la mesa y sus ojos se clavaron en mi cara, examino cada expresión que le daba con la mayor atención del mundo.
    Mi labor es sencilla, yo solo soy una dama de compañía para quien lo solicite, tengo una excelente educación y un gran abanico de virtudes sociales, digamos las Scort somos una excelente compañía que jamás deja en vergüenza a nadie.
    Interesante, cara— suspiro— debo admitir que jamás imagine necesitando de los servicios de una pero créeme que como dije hace unos momentos ha sido una decisión muy acertada.
    ¿Cómo puedes decir eso si no pasamos mas una hora en la fiesta?— pregunte evadiendo su intensa mirada.
    Porque solo con verte me doy cuenta de que eres una mujer extremadamente valiosa, la intensidad de tus ojos me da cuenta de lo mucho que vales y lo inusual que eres, eres la flor más bella de todo el jardín—mi boca se entreabrió para agregar algo mas pero mis palabras se vieron acalladas por la oportuna intromisión de los meseros.


La cena continuo en el mismo tono, Edward hacia preguntas que yo respondía y el volvía a atacar con un comentario más sensual que el anterior, conocía la faceta de conquistador, había sido presa de ella y rendida ante sus pies en muy poco tiempo, tenía un miedo incontrolable de caer nuevamente en sus redes, sabía que mi cuerpo no lo había olvidado, aun podía sentir sus manos en mi piel después de casi ocho años y de ser el único hombre en mi vida mi piel aun reaccionaba a él.

Cuando la cena acabo tenía unas ganas incontrolables de salir corriendo lo más pronto de su lado, al contrario, Edward paso una mano por mi cintura y me pego a su cuerpo tenía la impresión que el leía mis pensamientos, había adivinado precisamente lo que tenía ganas de hacer.


    No tan rápido, Cara, todavía nos tenemos que tomarnos un bajativo— susurro a mi oído, mis ojos se cerraron y reprimí la ola de calor que se formo en mi vientre, intente alejarme de él pero sus fuertes brazos solo me soltaron para depositarme a su lado— andiamo.


Salimos del restaurant, Edward me condujo a la limusina y le dio al chofer la orden que más temía “l’hotel, per favore”, nos subimos en el móvil y en solo unos segundos ya íbamos de camino hacia el hotel. Edward me arrastro hacia su habitación bajo la atenta mirada de Jake, el sabia que algo andaba mal pero intente disimular mi renuencia a entrar y le di una sonrisa, se quedo como siempre en el hall esperando por mí. Edward cerró la puerta y atravesó la habitación junto a mí.


    Benvenuto—  me dijo soltándome de su agarre, avanzo hacia el bar del pent house y sirvió dos copas con una espumeante champaña.
    Gracias— susurre en un hilo de voz. El se acerco con las copas y  me entrego una, levanto la suya y pude ver el destello de deseo que había en sus ojos
    Por este encuentro y por los muchos que vendrán— dijo con su vista ennegrecida.
    ¿vendrán?— pregunte antes de alzar mi copa— soy yo la que decide con quien sale y con quien no señor Cullen— una sonrisa maliciosa se desplego en mi cara, sabía que eso no era del todo verdad pero valía la pena utilizarlo.
    Aun más interesante— dijo bebiendo el contenido de su copa— eso significa que debo convencerte para que regreses a mi cara, intentare hacerlo lo mejor posible— susurro sacando la copa de mis manos y dejándola sobre una mesa auxiliar
    ¿Qué pretendes?— alcance a hilar antes de que su cuerpo robusto y fuerte se abalanzara contra mí, sus manos pasaron por mi cintura pegándome a su cuerpo, sus dedos apretaron mi piel e hicieron que mi espalda se arqueara juntándose con su duro pecho. Mi traicionero deseo emergió de la nada y se prendió en solo unos instantes, mis pechos se hicieron increíblemente sensibles a este imprevisto contacto, mis pezones se irguieron haciéndose presentes en la escena, la vista de Edward se poso sobre ellos y nuevamente temí por mi y por mi corazón
    Squisito e belli sono due parole descrivono solo un po’ di te— susurro ladeando su cabeza, una señal de alarma se encendió en mi cabeza, el no podía besarme.
    Edward, ya basta— le dije poniendo mis manos sobre su pecho e intentando alejarlo pero su fuerza era mayor a la mia y consiguió juntar nuestros cuerpos nuevamente— esto no es parte del acuerdo, yo no soy una prostituta.
    Jamás nuevas a usar esa palabra en la misma frase que te refieres a ti, eso lo sé cara, sé que no eres una slut, puedo ver la veracidad de tu alma reflejada en tus ojos—  sus palabras se oían en mis oídos como la más dulce de las mieles, Edward estaba tan pegado a mi cuerpo que podía sentir sus respiraciones enlazadas con las mías, no podía diferenciar cual era su halito y cuál era el mio
    Es hora de que me marche— susurre haciendo caso a la alarma de mi mente, tenía que salir de aquí y rápido.
    No cara, no sin antes…— dejo la oración en el aire y acorto la distancia, cuando mis pensamientos se hicieron claros pude ver la realidad, Edward Cullen estaba besándome, una vez más.

Sus manos me apresaron contra su cuerpo y fundieron nuestra piel, mis hormonas revolucionadas por el familiar contacto se alzaron en mi cuerpo y dejaron escapar el deseo que sentía por él, su boca se entreabrió al mismo tiempo que sus manos se presionaron con fuerza sobre mi cintura haciéndome gemir él aprovecho mi debilidad para introducir su lengua en mi boca y enlazarla a la mía. El beso se prologo hasta que el aire se hizo falto en nuestro encuentro, eche mi cabeza hacia atrás soltando un gemido de placer reprimido Edward aprovecho el momento para bajar sus besos hacia mi cuello, a medida que iba descendiendo el placer crecía de manera impensada dentro de mi  pronto me encontré arqueando mi espalda ante sus húmedos labios y sintiendo su erección sobre mi muslo.

    Edward— susurre al borde de una combustión espontanea— por favor…— pedí casi con desesperación, mi voz se veía trastornada por el placer que sentía y el ruego parecía más una súplica para continuar.
    Non posso  me dijo lamiendo mi piel— te deseo cara…—  un gemido aun mas audible salió de mis labios.


Sus manos subieron hasta el cierre de mi vestido y lentamente comenzaron a bajarlo, sus labios mordisquearon mi cuello haciéndome perder la conciencia de lo que pasaba. Mi torso en solo unos segundos estaba a su merced, el brasier de encaje que llevaba quedo descubierto ante sus intensos ojos, sus manos rápidamente se fueron hacia la zona afecta de sus miradas, sus dedos tomaron uno de mis pezones torturándolos hasta que mi cuerpo comenzó a sufrir los estragos del placer, Edward bajo el brasier y se apodero de uno de mis pezones, lamio y succiono uno mientras acariciaba el otro, estaba tan absorta en el placer de sentirlo nuevamente conmigo que deje mis manos volar por su espalda y me rendí ante el ansia de tenerlo nuevamente cerca mío, gemí su nombre una vez más presa del deseo pero solo basto que mi conciencia me escuchara para  que despertara en mi la alarma general, tenía que salir de aquí, de inmediato.


    Ya basta— le grite apartándolo con fuerza sobre humana— no me acostare contigo— le dije sabiendo el dolor que causaban mis palabras, vi a un hombre completamente confundido, su cuerpo estaba claramente excitado y podía ver lo que causaban mis palabras.
    Cara yo…— intento replicar
    No me llames así, yo no soy tu querida ni tampoco lo seré— dije aun con mi respiración agitada, acomode mi brasier y mi vestido— esto no es parte de mi servicio, yo no me prostituyo por dinero— le aclare.
    Lúcia ya te dije que…—
    No vuelvas a repetir lo que yo sabía de antes, será mejor que me vaya— tome mi bolso e inicie una carrera frenética hacia la puerta
    ¿Por qué niegas la atracción que nos une?— me grito antes de que pudiera alcanzar la puerta. Me pare en seco al oír sus palabras, mi cuerpo medio se giro y vislumbre su aun excitado rostro.
    No puedes hablar de atracción siendo que me conoces hace solo algunas horas.
    ¿no puedo?, claro que puedo, ¿acaso no conoces la química entre un hombre y una mujer?— solo la conocí contigo, susurro mi mente pero rápidamente acallé ese pensamiento— eres ciega al no ver la química sexual que hay entre nosotros, es tan intensa que hace irrespirable el aire de la habitación.
    No me interesa lo que usted piense señor Cullen, adiós— le dije girándome nuevamente.
    Arrivederci seria más apropiado ya que te aseguro que nos volveremos a ver cara, eso no lo dudes— sentí su sonrisa en mi espalda y contuve la rabia que sentía, ahora estaba segura de que corría peligro, tenía que irme.


Abrí la puerta y Salí rápidamente, el cuerpo de Jake se puso alerta. Pase a su lado y presioné el botón del ascensor con más fuerza de la necesaria.


    ¿Qué pasa bella?— susurro Jake a mi lado
    Sácame de aquí Jake, llévame a casa— le dije apretando mis labios para no dejar que el llanto se desatara ahí, tan cerca de él.



Uno segundos más tarde las puertas de ascensor se abrieron, subimos al interior y lentamente el hall del pent house fue desapareciendo, rogué con todas mis fuerzas para que fuera la última vez que lo volviera a ver.



23 comentarios:

  1. sin palabras, me e kedado sin palabras y eso q acaba de empezar la historia madre mia q sofoco tengo
    ya tengo ganas a ver q va a pensar edward cuando sepa q es bella se acordara de ella??
    un besazo wapisima

    ResponderEliminar
  2. genial y estupendo como siempre mi nina, pero dede haber algo que haga que min Edward se de cuenta que es Bella por Dios santo, bueno en espera del proximo capi me despido, cuidate y besos, LOQUIBELL

    ResponderEliminar
  3. oooh diooos! no puedo esperar a saber k pasara cuando ed se entere de kien es lucia.... :D
    en esta gustando mucho, pero se me hizo mui cortito este cap jaja
    un besoo

    att.: Srta. de Cullen

    ResponderEliminar
  4. huy diosss!! no lo puedo creeeerrrrrrrr!!! casiiiii casi!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. JODERR no puedes hacer eso mujer, como es que dejas ese adelanto al principio, que te pasa me quieres matar de un cincope o que? no acabas de volver y ya estas causando pre infartos jajaj me dejaste en lo mas bueno un poquito como una maquina en combustion iba en lo más caliente y tu puff d eun momento a otro me lo cortas y me dejas fria jajajaaj ayyy dios mi tiwii eres una malvada por naturalezaaaaaaa
    me encanto, si eso fuera posible, yo me meto de scort para conocer a un eddy, ya que dudo que en unas vacaciones me pase algo así...

    ResponderEliminar
  6. OMG esta q arde Tiwii hasta me quede con una cara de What??? no ma q padrisimo esta este capitulo wii¡¡¡ osea no no no esta tan chido esq... por Dios esta super waaa cuanta tension sexual hay aqui grrrr me muero por leer el otro, ahhhhhhhhh estoy me necesito un valde de agua fria grrrr hay Tiwii esq por Dios Edward se me ace tan romantico?? si romantico y seductor y todo me encanta tanto en esta novela ahhhh bueno caiño te quedo expectacular ahh cada vez me esta gustando más esta historia ahhhh no no no no te juro q me muero tanto ahhhhhhhh desesperacion sii¡¡¡ estoy desesperada wow¡¡¡¡ ya quiero q sea proxim martes linda para leerte de nuevo ahhhhh (grito alocado)bueno mañana nos estaremos leyendo linda y apoyo lo q dice Juliana de nuevo eres un amlavada jejej haces q nos piquemos asi super cañon ahhh Dios yo tambien me meteria de Scort jeje aunq a mi en mis vacasiones a Rep. Dominicaa me paso algo igua ...claro omito unas partes apenas tengo 14 jejeje pero OMG por conocer a un Edward asi de sensualharia todo por conocerlo todo jeje bueno Tiwii nos leemos mañana en Cuidando tu corazon ahhh
    Atte Viviana Bv

    ResponderEliminar
  7. buenisima historia, y muero por que pase la semana para leer el proximo capitulo y ver si Edward cae en la cuenta de que la scort es Bella

    xoxo
    Angie

    ResponderEliminar
  8. esto esta cada vez mejor me encanta esta esta historia es buenisima, uyy pobre bella, ojala edward se acuerde de ella, besossss

    ResponderEliminar
  9. ya t e lo habia dicho herman este fic sera un exitooo totoal Dios como me emociono cncer mas d e esta histoira y el Italiano a hermanita tu si que t e la sabes completita miles de besitoooooooos...
    que puedo decir a si:KILLING ME SOFTLY...... Killing ME!!!!!
    Ese besoooo ... hasta yo senti que caia en la tentacion dde este Edward Cullen
    FELICIDADES MI MASTER

    ResponderEliminar
  10. Me encanto empiezo a contar las horas para el proximo capitulo por favor que Edward la recuerde saludos y gracias por el capi

    ResponderEliminar
  11. MUY BUENO. ESPERO QUE NO TARDE EN RECORDAR QUE SE TRATA DE BELLA. FELICIDADES.........UN SALUDO.

    ResponderEliminar
  12. casi me da un infarto, que valor hay que tener para resistirse a Edward, aunque me alegro de que lo haya hecho,lo que no se si sera capaz de resistirse durante mucho tiempo, jajaja
    estoy deseando leer el proximo capitulo
    besos tiwii

    ResponderEliminar
  13. Tiwii me encanto el cap, pobre edward! Que le hizo a bella para que lo trate de esa forma?
    bueno espero ansiosa el proximo capitulo
    besotes

    ResponderEliminar
  14. wuooooo me encantó,soy nueva en este blog y generalmente leo y no dejo comentarios pero esta historia me interesa muhísimoooo, cada cuanto actualizas??? graciass

    ResponderEliminar
  15. me encantoooooo sigue asi!!!!!

    ResponderEliminar
  16. Esta historia está genial. Me dejaste loca, deseando leer la continuación, eres una artista en lo que respecta a la incertidumbre. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Eres genial, soy fan y el toque que le das a lo que escribes son excepcionales, si era ya ferviente seguidora con Corazón de Hierro tremenda historia y ésta pinta para lo mismo. Un gustazo para leerte.

    Un abrazo desde Mx

    ResponderEliminar
  18. woa tiwi no invntes esta historia se ve super buenisima hay me encnata edward
    jajaja y eos k apenas es el cap 2 ya me imgino como se pondra esta historia

    ResponderEliminar
  19. OMGGG nena ahora si q quede madre mia ahora si q quede ¨percosso e in amore¨ de esta historia mira q eso de un amor de verano si q son los mejores pero luego algunos termina..dioss edward no puede con la atraccion y bella ella si ha de tener guaramo en las venas( haber algo asi como caracter o valentia) mira q resistirse a edward y por dios con ese sexy idioma italiano madre miaa...sigooo proxio capi..nos vemos en el otro jajaja

    ResponderEliminar
  20. menuda tension sexual.como ha podido bella parar?me encanta esta historia.chao

    ResponderEliminar
  21. wow!!! interesante, como es posible que no la haya reconocido?? bella si ke tubo que echar mano de todo su autocontrol para rechazarlo :D

    ResponderEliminar
  22. guayyy!!!! me estoy poniendo al dia jajaj un poco tarde pero voy poco a poco jijij besoss

    ResponderEliminar
  23. en verdad no se acordara de ella
    me encanto este capitulo

    ResponderEliminar