“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



lunes, 11 de octubre de 2010

Tornado en Aguas Claras, Capitulo 1: De vuelta a la Realidad





Tornado en Aguas Claras


Capitulo 1:


De Vuelta a la Realidad



Hola Nenas, comenzamos nuevamente con las publicaciones diarias. Aquí está el primer capi de Tornado en Aguas Claras, esta demás decirles que esta historia está basada en Pasión de Gavilanes pero NO ES UNA ADAPTACION por lo que encontraran cosas nuevas que no están en la novela, yo solo tomare algunos elementos de ella para agregarlos a la historia central, espero les guste ya que a mí me encanta esta historia y pretendo hacerla bien interesante. Nos vemos mañana en el segundo capítulo de Scort, publicare en la noche asique ahí nos leemos.


Con Amor…




Tiwii Cullen



POV Emmett:


— ¡Lleven esos caballos a los establos!— les grite a los peones que estaban acarreándolos

— ¡Si Emmett!— respondió uno de mis hombres de confianza alzando su mano en aprobación.


Mis pasos avanzaban a través de los corrales de caballos, sentía el viento y el olor del heno en mis narices, es increíble lo maravillosa que es mi vida en este momento, siento que estoy en el punto máximo y tengo todo lo que siempre quise. Miro a mí alrededor y el imperio que tengo a mis pies es más de lo que siempre desee o llegue a soñar, “Aguas Claras”, el nombre de mi pasión, el nombre de mi vida, el nombre de un Imperio, de nuestro imperio.

Mi nombre es Emmett Cullen y soy el administrador de la hacienda “Aguas Claras” la mejor y mas productiva de toda la región, es conocida debido a que en estos últimos meses se esta haciendo famosa en dos de los tres ámbitos más importantes que se desarrollan por esta región, nuestros campos estaban ganando prestigio, en lado agrícola ya contamos con ser uno de los mejores sembradíos, además tenemos plantaciones de uva que después de un largo proceso convertíamos en un exquisito vino de renombre, el apellido Cullen se escucha a lo largo de todo el país y pronto, espero, sea a través del mundo.


Salí de los corrales y mi vista fue privilegiada con el prado hermoso que rodeaba la “casa grande” como le decían los muchachos, estaba rodeado de hermosos jardines y flores, mis pasos se dirigieron hacia la enorme construcción que se situaba en ese prado, la belleza del lugar no se podía comparar con nada en esta región, nuestra hacienda era un regalo, un paraíso terrenal.


— Emmett— me llamo una dulce voz femenina, el tono ya me era increíblemente familiar. La figura de una mujer entro en mi campo de visión, su nombre es Sara, ella al igual que mucha gente que nos sirve han estado toda la vida en esta hacienda, en lo personal la mujer que estaba frente a mis ojos representaba a mi segunda madre, ella ha estado desde antes que naciera en esta región por lo que su vida es algo muy preciado para mi, ya de eso han pasado casi veintiocho años y sigue siendo tan importante como mi madre.


— Sara, dime—

— Emmett el almuerzo está servido, pero no encuentro a los muchachos— dijo con un tono de risa

— no te preocupes Sara, yo los encontrare— dije y una sonrisa salio de mis labios la cual ella amablemente respondió, me gire para dirigirme hacia los establos, ensille mi caballo y Salí al galope a buscar a mis hermanos.


A medida que iba pasando se veía lo productiva y hermosa que esta era, mi corazón se inflaba del solo hecho de pensar que todo esto era por nuestro esfuerzo, la Hacienda “Aguas Claras” había comenzado siendo un sueño pero con el paso del tiempo y mucho trabajo duro se convirtió en realidad, era el legado o un regalo si se pudiera decir de mis padres. Los peones se veía muy activos en sus labores, una parte del secreto de nuestro éxito es la enorme confianza y el excelente personal que tenemos, todos y cada uno de ellos son parte de este sueño, son nuestros amigos, nuestros compañeros pero lo mas importante los que nos ayudaron a levantar todo esto…


Mi caballo avanzo un poco mas rápido metiéndome en uno de los bosques de la hacienda, esquive muchos árboles hasta que adentrándome un buen poco llegue a mi destino, sentí la brisa y la frescura del roció que se desprendía de la cascada, mire hacia los roqueríos de donde provenía el agua y ahí estaba recostado mojándose mi hermano, Jasper Cullen.


— ¡Hey Jazz!— lo llame, el levanto la cara para ver quien era pero siguió en la misma posición

— Hola Emmett, ¿qué necesitas hermano?—

— es Hora de Almorzar, así que ándale vamos que Sara se va a molestar— Jasper rió y rápidamente abandonó la cascada, aquella era muy importante ya que pasamos muchos momentos de felicidad en ella, cuando niños nos escapábamos siempre de Sara para venir a jugar, ahora los tiempos habían cambiado, éramos hombres grandes y con responsabilidades pero la unión seguía intacta, éramos los mejores hermanos del mundo.

— y Ahora vamos por el chiquillo— le dije en todo de risa

— ese debe estar sentado donde siempre—


Subimos a los caballos y galopamos hacia las llanuras de la hacienda, en el medio de todo el campo, se situaban rocas de tamaño colosal, al lado de la mas alta había un caballo esperando a su jinete y arriba de esta misma estaba sentado el menor de mis hermanos, el mas desordenado y soñador, Edward Cullen, un chiquillo de solo veintidós años, que tenia como prioridad el amor y el vivir, su sobrenombre venia de la manera tan inmadura de ver la vida, Edward jamás se tomaba las cosas enserio, el abogaba por la locura y la pasión.


— ¡Edward!— grito Jasper hacia la llanura, él estaba sentado contemplando el paisaje, traía un sobrero de llanero de color blanco vestido con ropas de trabajo. él era un poco diferente de nosotros, Jasper y yo éramos Rubios de ojos azules igual que nuestro padre, Carlisle, pero el era de cabellos Cobrizos y ojos verdes iguales a los de mi madre, Esme, el solo acordarnos de ellos, me produce un dolor en mi pecho, nuestros padres habían muerto hace muchos años dejándonos huérfanos y con una empresa a medio construir, Edward era apenas un niño cuando esto paso, tenia doce años, Jasper quince y yo dieciocho, al momento de morir el testamento de nuestros padres nos dejaba como únicos herederos en partes iguales pero la empresa no era lo que es ahorita, estábamos comenzando y se necesito de mucho trabajo para construir este imperio, pero lo logramos, cuando aquellas imágenes del pasado se atravesaban en mi mente siempre son acompañadas con una sonrisa y con la nostalgia de un pasado doloroso pero que con el tiempo se transformo en un productivo futuro, sin duda llegaremos a ser grandes y eso nadie lo podrá evitar.


Edward bajo de la roca y se encamino en su caballo hacia nosotros


— ¡Hermanos!— dijo al vernos— ¿qué hacen aquí?—

— hemos venido por ti, el almuerzo está servido—

— Bien vamos entonces, muero de hambre— palmeo la espalda de Jasper y nos fuimos en dirección hacia la casa grande, como siempre sucedía Sara nos esperaba con una amable sonrisa en sus labios, entramos siendo recibidos por un beso maternal para cada uno.

— Muchachos, que bueno que regresaron rápido, les tengo una carne al horno para chuparse los dedos—

— entonces mi Sara ¿que estamos esperando?— dijo Jazz pasando su brazo por los hombros de la mujer— mira que este niño necesita de su alimento— agregó dándole el tono de burla a su comentario, todos lo miramos y nos reímos, edward paso por su lado agitándole el cabello y dándole una sonrisa. Caminamos por la casa, esa que nos cobijo cuando más lo necesitamos para disfrutar de un almuerzo tranquilo, Sara siempre nos acompañaba ya que a pesar de ser una sirvienta, como ella varias veces nos había aclarado, eso jamás nos importo, ella era parte de nuestra familia quisiera o no y gracias a ella somos los hermanos Cullen, gracias a ella que nos termino de criar y nos dio todo su amor, sin duda le debemos la vida y siempre sabemos como agradecérselo.


— Oye y ¿cómo vamos con los preparativos para la exposición de este año?— pregunto Jasper

— Bien, tenemos quince de los mejores ejemplares listos para competir, ayer fui a inscribirlos a la asociación de ganaderos— respondió Edward mientras degustaba uno de los vinos que nuestra hacienda producía

— En todo caso tenemos el mejor criadero de la región así que no tenemos porque preocuparnos— dije muy seguro de mis palabras, no había nadie que nos pudiera hacer la competencia

— Ayer mientras estaba en los viñedos escuche un rumor— dijo Jasper metiéndose un pedazo de carne a la boca

— ¿El de la Familia Swan?— pregunto Sara mirando a Jasper, el asintió

— ¿Que rumor?— pregunte

— Eso te pasa por no salir nunca de esta hacienda hermanito— dijo Jasper riendo, mis ojos lo fulminaron, no salía porque era el capataz y debía de preocuparme que todo aquí estuviera en orden.

— Bueno y ¿cuál es el rumor?— pregunto Edward curioso

— Ayer algunos peones comentaban que las hermanas Swan habían vuelto al pueblo, las habían visto en el centro junto con Charly Swan. — todos miramos a Jasper con expresiones de incredulidad.


Hace muchos años aguas claras no era lo que es hoy, de hecho no existía, vivíamos en un pequeño ranchito junto con mis padres y Sara, la hacienda que predominaba era “Tornado Negro”, propiedad de la familia Swan, en la época de oro de esta hacienda, era la mas conocida y la que tenia la mayor producción de la zona además de ser exportadores de vegetales y de contar con los invernaderos mas grandes de la región. Charly y René Swan eran el matrimonio mas poderoso de todos, tenían demasiado dinero, tanto como pudiéramos imaginar, pero no todo en la vida es felicidad y a los Swan les llego su etapa critica, de la cual jamás se pudieron levantar.


Cuando las hermanas Swan eran unas chiquillas, su madre se enfermo muy grave, una extraña patología sanguínea la fue matando día a día, René Swan luego de seis meses era solo un despojo de lo que había sido en su vida, una mujer bella y muy amable con todo el mundo, tenia un corazón enorme. Charly no soporto que su esposa se muriera día a día y comenzó a gastar su fortuna en médicos y tratamientos para ella, el tiempo paso pero René no mejoraba. Luego de 9 meses ella falleció de un día para otro dejando a su marido e hijas solas, Charly no soporto la perdida y abandono todos sus negocios, lo ultimo que se supo fue que envió a sus hijas al exterior y el se perdió en el vicio del alcohol, sumiéndose en la cruda pobreza. Un error garrafal.


— Pero ¿será cierto?— pregunto Edward aun escéptico

— no lo sé, pero no me interesa en todo caso— respondió Jasper tomando su copa— bueno hermanos debemos hace un salud, tengo una muy buena noticia que contarles— dijo mi hermano con una gran sonrisa

— dinos entonces

— Viñedos Cullen recibió una millonaria propuesta para expandirse, así que muy pronto estaremos exportando nuestros vinos a todo el mundo— me pare con una gran sonrisa a abrazar a mi hermano, todos hemos hecho un gran trabajo, los tres nos felicitamos bajo la orgullosa mirada de Sara, todo lo que teníamos nos había costado y nos pertenecía por derecho, nunca nos podrían arrebatar todo lo que habíamos ganado hasta ahora.

— Bueno ya basta de sentimentalismos— dije sentándome en la silla para continuar con el almuerzo— la competencia de la asociación es en un mes, como es la mas importante nos estaremos preparando para ello. “Aguas Claras” como siempre brillara ante todos

— de eso no hay duda, entonces Salud— Edward levanto su copa y todos lo seguimos sin duda seria el comienzo de tiempos muy buenos.

— Hay mijos, Hay mijos— entro corriendo al comedor nuestra ama de llaves y Cocinera. Era una fiel colaboradora al igual que Sara, su nombre es Panchita, ella lleva unos cinco o seis años con nosotros. — Muchachos hay una llamada— dijo jadeando por el esfuerzo

— Y ¿de quién es Panchis?— pregunto Jasper mirándola divertido

— Es para Edward, es el jefe de los abogados de la hacienda— mi hermano se paró de inmediato a contestar


Los Hermanos Cullen teníamos diferentes negocios, Jasper tenia que ver que con los viñedos y las exportaciones del vino, yo con todo lo que fuera de la hacienda y caballos pero Edward llevaba todos los negocios por fuera, las acciones y todo lo que mas nos traía dinero, por eso todos habíamos estudiado algo relacionado con nuestra función Jasper es Enólogo, yo estudie Agronomía y Edward Economía y Administración, nos desempeñábamos de una manera excelente en cada ámbito y eso es lo que nos había ayudado a tener en tan buenas condiciones nuestro imperio, El chiquillo se había hecho cargo hace poco de todos los negocios de afuera, ya que se graduó el año pasado de la universidad, como uno de los orgullosos mejores alumnos de su clase.


— Contestare en el despacho, espérenme para el postre— dijo con una sonrisa


Edward salio y volvió como a las 20 minutos, con Jasper nos enfrascamos en una platica sobre negocios y cosas así, por mi mente aun rondaba el rumor de los Swan, ¿sería posible que al fin las herederas de toda esa mísera hubieran vuelto? ¿Sabrían lo que pasaba en su casa?, Eso tal vez jamás lo sabríamos.


POV Rosalie:


— Pasajeros con Destino a Texas abordar por la puerta D- 467— la voz de la azafata nos anunciaba nuestro vuelo

Todavía no estoy de acuerdo con lo que estamos haciendo— dijo la voz confundida de mi hermana menor, Isabella

— Vamos Bella, es bueno que volvamos, no vemos desde hace años a papá— dijo la mas alivianada de todas nosotras Alice

— Pero no es la forma Alice, podríamos avisar— siguió refunfuñando

— sí pero no sabremos lo que pasa de verdad, aparte papá no nos dejaría ir, así que ya basta y subámonos al maldito avión— le contesto Alice en un tono liviano y guiñándole un ojo


Mi nombre es Rosalie Swan, las mujeres que estaban a mi lado son Alice e Isabella Swan, mis hermanas, Alice tiene veinticuatro años e Isabella solo veintiuno, ambas son unas nenas todavía como para comprender la triste realidad a la que llegaríamos, sabia mas o menos lo que nos íbamos a encontrar pero me rehusaba a aceptarlo, el saber que habíamos perdido todo hace muchos años no me daba muchas esperanzas. Hace diez años, cuando yo solo tenia dieciséis mi madre murió, a la semana después del funeral mi padre nos esperaba con las maletas hechas y con tres boletos de avión directo a Paris, lloramos y protestamos por lo menos Alice y yo que éramos las mas grandes, Bella solo con once años y aun no entendía la magnitud de lo que pasaba, papá nos dijo que era por nuestro bien y que algún día nos volveríamos a ver, pero eso nunca sucedió, mi padre jamás llego a nuestro encuentro.


Los años pasaron no en vano para nosotras, en Francia tuvimos la suerte de ser apadrinadas por los hermanos de mi madre y tuvimos la suerte de poder estudiar y de tener una vida muy plena, mamá siempre nos inculco el valor del trabajo y del estudio, nos esforzamos cuanto pudimos y sacamos nuestras carreras adelante con gran éxito. Alice era fanática de la alta costura y de la ropa, por ende ella estudio Diseñó de modas y era muy conocida en Paris ya había tenido muchos desfiles y estaba asociada a una de las casas de modas más importantes del país. Bella al ser la mas pequeña siempre le afecto la perdida de nuestra madre y la separación con mi padre, su carácter se endureció y se volvió una persona con una coraza, solo nosotras la conocíamos bien como para saber que era una dulce señorita pero el mundo no se metía con ella si no sufrirían las consecuencias. Bella había estudiado medicina veterinaria y además tenía un magíster en finanzas y Administración de empresas, ella junto con mis tíos se encargaban de una compañía que producía y exportaba alimentos para personas y animales, Bella era la vicepresidenta y había llevado al negocio a ser uno de los mejores solo con su trabajo. Por mi parte estudie medicina, termine mi especialización y tengo el orgulloso titulo de cardióloga, todas estábamos muy felices con nuestras vidas, las tres nos complementábamos de una manera increíble, Alice era la disparatada llena de energía y de humor, Bella era la seria y la mente fría de la familia y yo era la que me ponía en medio de las dos cuando peleaban, cosa que pasaba pero siempre terminaban como amigas, una cosa que habíamos aprendido es a mantenernos juntas, pasara lo que pasara.


— Bueno chicas ya es hora— las tres asentimos y nos subimos al avión que nos llevaría a nuestro pasado, volveríamos a Texas.


El viaje se hizo mas corto de lo que pensábamos, cuando llegamos al aeropuerto había un hombre con un cartel. Que decía “Tornado Negro”.


— ¡Miren!— exclamo Alice con Energía— dice “Tornado Negro”

— Debe ser él entonces— dijo Bella con seriedad en su voz


Nos acercamos y vimos a un hombre entrado en edad, sus facciones indias hacían de cuenta rápidamente quien era.


— ¡Benditos los ojos que las ven niñas!— exclamo el hombre abriendo sus brazos, el tono familiar de su voz se hacía paso en mi memoria.

— Billy— dije suspirando y devolviéndole el abrazo, mis hermanas hicieron lo mismo.

— no puedo creer que ya están aquí pequeñas— el hombre se llamaba Billy Black y había sido desde antes que alguna naciera el hombre de confianza de mi padre, lo conocíamos de toda la vida, una de las tantas veces que establecí comunicación con la hacienda Billy me conto lo que sucedía, mi padre estaba al borde la quiebra definitiva y de la muerte, la perdida de mi madre lo hizo caer en un abismo del cual jamás pudo recuperarse, esa era la poderosa razón que nos traía devuelta.

— ¿Como estas Billy?— pregunto Bella con una sonrisa

— bien ahora que las veo, sus rostros iluminan el lugar niñas, pero que hermosas están, no las veo desde hace diez años.

— Ha pasado mucho tiempo, pero por suerte ya estamos aquí— dijo Alice alegre

— ¡vamos entonces! Aunque su padre me matara por esto pero vamos, se que después de su enojo estará feliz de verlas niñas.


Nos encaminamos hacia los estacionamientos, ahí estaba la vieja camioneta de la hacienda esa que era ultimo modelo pero hace 10 años atrás. Alice hizo una mueca pero se tuvo que aguantar, ya no estábamos en Paris como para pedir limusinas y enormes camionetas, esto era diferente y esperaba que ellas lo comprendieran al llegar a la hacienda.


— Billy— interrumpí sus pensamientos— quiero… bueno queremos saber que pasa en “Tornado Negro”, yo no les he dicho a mis hermanas pero es momento de que sepan la verdad— estábamos de camino hacia la hacienda, Bella y Alice se miraron extrañadas pero se concentraron en la conversación, sabían que era algo importante—

— Bueno Rose… déjenme decirles niñas que ustedes no llegaran a la hacienda de la que se fueron hace 10 años, tu padre me matara por contarles esto pero ya que… si al final yo fui el que te conté todo— dijo con una sonrisa mirándome— Chicas su padre esta a punto de irse a la quiebra— el silencio inundo la cabina, Alice se llevo una mano a su boca al mismo tiempo que Bella abría sus ojos desmesuradamente.

— Cuéntanos todo— pedí

— Después de que ustedes se marcharan, su padre cayo en el alcoholismo, abandono todos sus negocios y comenzó a despilfarrar toda lo que quedaba de su fortuna, fue un golpe muy duro tener que sacarlo todas las noches de los bares del pueblo o recogerlo del suelo cuando no se podía parar de las borracheras, estuvo muchos años así, hasta que comenzó a enfermar y ahí se tranco, pero ya era demasiado tarde, el exceso y sus descuidos le habían pasado la cuenta, entre todos los que nos quedamos con él lo cuidamos pero en este momento Charly es una persona sin vida, de hecho desde que su madre falleció y ustedes dejaron la hacienda su padre cayó en una depresión de la que jamás se pudo poner de pie.

— Sabes que… no nos hubiéramos ido— dije con lagrimas en los ojos, mire a mis hermanas y Alice lloraba sin control, bella al tener el carácter un poco mas fuerte se aguantaba las ganas pero sus ojos estaban rojos e hinchados

— lo sé mis niñas, es por eso que te conté todo Rosalie, tu padre esta a punto de quedar en la calle y no permitiré que eso suceda, quiero demasiado a esta familia como para que se pierda todo lo que tienen. Debemos hacer algo pronto

— Y lo haremos— dijo Bella— te juro que haremos lo posible por sacar a papá adelante.


Sonreí a mis hermanas quienes me daban su aprobación y apoyo, habían entendido el motivo de volver a nuestro país, cuando cruzamos las grandes puertas de la hacienda de inmediato se notaba el cambio, los pastos secos y animales flacos daban cuenta de la pobreza en la que estaba sumergida la hacienda. La camioneta se estaciono afuera de la gran casona blanca, mire hacia todos lados y debajo de un árbol, protegido del intenso sol que brillaba en el cielo estaba un hombre en una silla de ruedas, tenia su pelo medio blanco y miles de arrugas se esparcían por toda su cara, su inconfundible bigote delataba quien era… definitivamente a mi padre los años le habían caído encima.


— OH por dios… papá— exclamo Alice llevándose una mano al pecho, caminamos hacia donde estaba y casi se le fueron los ojos al vernos.

— pero pero…— comenzó a balbucear

— Hola papá— salude con lagrimas en mis ojos.

— Hijas… ¿de verdad son ustedes?— dijo con su aliento contenido

— Hola papá— saludaron Alice y Bella

— si papá, somos nosotras— me acerque a el y lo abrace, sus brazos débiles me envolvieron enseguida, las lagrimas se dejaron caer furiosas por mis mejillas, sentí en su pecho los sollozos que amenazaban con salir de pronto sentí dos pares de brazos rodeándonos, levante mi cara para ver a Alice y Bella uniéndose a nuestro abrazo, los cuatro nos sumergimos en un intimo momento familiar.

— Pero ¿qué hacen aquí niñas?— dijo aun con la impresión de vernos

— hemos venido porque no aguantábamos mas sin verte papá— dijo Alice depositando un beso en su frente

— además vinimos porque algo nos decía que nos necesitabas— le respondió Bella secándose sus lagrimas

— Y vinimos a ayudarte papá— el nos miro a las tres consternado— te ayudaremos a poner de pie a “Tornado Negro”, te juro que volveremos a ser lo que éramos

— y lo que nunca debimos dejar de ser…— dijo Bella

— Por ti, por nosotras… por mamá, recuperaremos los años perdidos— agrego Alice

— Y todo lo que nos pertenece— concluí con una sonrisa



Aquí comenzaba un largo camino, uno en donde encontraríamos de todo, pero nada nos alejaría de nuestro objetivo, volveríamos a ser todo lo que éramos, recuperaríamos el paraíso que teníamos hace diez años además de todo lo que nos pertenecía, en este momento el honor de nuestra familia estaba en juego y con eso nadie podría jugar.

7 comentarios:

  1. wowowoow la batalla empezo , personalmente nunca le he visto sentido a este orgullo material que tienen algunas personas, pero es una realidad no solo para las haciendas aguas claras y tornado negro.

    la competitividad en exceso puede llegar a ser dañina sobre todo cuando los hermanos cullen y las hermanas swan vean envueltos sus sentimientos de por medio.

    lo ameee <3

    ResponderEliminar
  2. Ahh q padre jejej me gusto el primer capitulo jeje esta super mmmm pobres de Bella,Alice y Rose mmmm y tambien charly mmm pobre charly bueno jeje como dice Juliana la batalla comenzo me muero por leer mas de esta historia se nota q esta super interesante jejejeje la amo esta q arde ya quiero saber como pasan las cosas jejeje ahh me muero uffff pero de seguro tambien van a haber celos de partes de los 3 cierto?? espero no equivocarme wiii me morire jejejejejej esta historia se eswta poniendo candente (en buen sentido) jejeje uff Dios tendre q aguantar para el proximo lunes uffffff mmm 8 dias waaaaaqa bueno valdra la pena esperar jejeje
    si la verdad esq yo nunca he entendido sobre las rivalidades cada quien tiene lo sullo y se acabo pero bueno de esto es la historia y me muero por leer mucho mas de esta preciosisima historia ahhhh bueno hasta mañana ?? si hasta mañana mañana publicas la de Scort jejejejej ahh y el miercoles tambien nos veremos con Cuidando tu corazon ahhh q padre jejeje estoy q muero por ller mas de estas tres historias bueno mas me vale esperar jejeje bueno bye Tiwii querida eres lo maximo te cuidas mucho bye te adoro eres super Atte Viviana Bv

    ResponderEliminar
  3. guauuu esto esta tremendo, q mega capitulo , me encanto, se ven super decididas las chicas, me encanta esta historia , besossssss

    ResponderEliminar
  4. Hola Mi querida Tiwii!!!

    Prometi que ya iba a comentar mas y bueno aqui estoy, la verdad este ap esta genial, sabes como mantenerme clavada con una historia pero bueno que puedo decir, se ve que va genial esta historia al igual que scort y cuidando tu corazon, lo bueno es que publicas una tras otra jeje yo no se que haria en mis noches sin poder leer tus magnificas historias. Mucha suerte como siempre y ya sabes que se te quiere y se te apoya desde mexico, muchos besos y abrazos y cuidate mucho, felicidades....

    ResponderEliminar
  5. Oh tiwii!! si pretendías hacerme llorar te aviso que lo lograste y con creces... estoy llorando a moco tendido ¡¡¡ pobre chicas!!! ¡¡¡charlie!!! que pena!!! amo a Edward pero por ahora les deben ganar las chicas ya les ha ido muy mal en la vida y creo que es suficiente.
    Me encanto la novela con mario cimarro incluido jajaja y amo esta historia incluyéndote por escribirla.
    Cuidate mucho y las quiero un montón!!!

    ResponderEliminar
  6. jajajaj hoy comento detras de Ro_lizzy en todo lo que leo voy atras de ti jajaj que chist ...en fin mi Tiiwiii te extraño como no imaginas me siento perdida sin ti...
    y no puedo evitr cantar mirame yo soy la otra mientras leo oh buen cominezooo mi Twins las dos familias con sus tajgedias unos triunfando y otros quebrandoo aaa ya quiero leer besos

    ResponderEliminar
  7. isissi me encantaaaa swisisisis esta super superrrrrrrrrrrrrrrr

    ResponderEliminar