“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



sábado, 2 de octubre de 2010

LIMITES PELIGROSOS CAPITULO 18 CONTROL


Capitulo 18 Control

Este capitulo esta dedicado con mucho amor a mi amiga Anxos, Reina Feliz cumpleaños nuevament e mis mejores deseos par ti. espero que este capitulo de tu amor sea de tu agrado.

Para mi T mi sirenita gracias por tus plabras sabes que te amo con locura automaitca y amo cada vez que nos reunimos miles de besos. bueno chicas aqui les dejo me voy corriendo a trabajarPOV EMMETT

¿Cuántas veces en mi vida me había llevado sustos de muerte? ¿Cuántas veces había pasado por situaciones caóticas?, creo que no fueron muchas, si no hubiese oído los gritos de Rose llamando a Alice, seguido de Jasper corriendo por el pasillo gritándole a su novia alarmado, no me hubiese dado por enterado, tan solo con el pantalón de pijama me levante para correr, Jasper se veía realmente asustado, ni siquiera fue capaz de decir lo que sucedía, solo

- Ro-rose… Baño… Rose- dijo torpemente mientras reanudaba su camino

Fui a donde supuse estaba, golpeé con la esperanza de que me abriera, pero no obtuve el beneficio, ella prefería Alice, en el momento sentí celos, porque confiaba mas en ella que en mi, la duende rápidamente se unió a nosotros a fuera del baño, una vez entro parecía que todo se hubiese quedado en pausa, nadie se movía, decía nada, o respiraba, si creo que contuvimos la respiración hasta el momento en que comenzó a gritar que encendieran un auto, Jasper fue el primero en reaccionar tomando sus llaves y corriendo fuera de la casa, Bella, Vera y yo nos quedamos mirándonos como bobos hasta que Alice me gruño para que cargara a Rose

- Muévete, muévete- gritaba desesperada- Emmett trae tu culo rápido, es para hoy, muévete- despabile para poder hacer lo que me pedía, entre al baño esperando lo peor, no entendía que sucedía ninguna decía nada, Al, me gritaba a mí y trataba de tranquilizar a Rose, quien parecía estar en shock, una vez ubicado en el auto le indico a Jazz a donde debía ir

- ¿Qué sucede?- pregunte después de varios minutos de total escepticismo, “Dios que no sean los bebes, Dios por favor no” suplicaba mentalmente, Rose parecía estar inconsciente, ajena a lo que sucedía en el auto-¡ Alice!- dije dos octavas más alto- ¿Qué es?¿qué pasa?

- Una amenaza-
susurro como si temiera decir en alto-

- ¡¿aborto?! – no sé si sonó como pregunta o como afirmación, solo sé que mi corazón se paralizo.

Oh Dulce Jesús que sea una pesadilla, no me puede estar pasando esto a mí, no a mí, no ahora que todo esta tan bien

Trague varias veces, la garganta parecía cerrarse y secarse, mis ojos se clavaron en el cuerpo de mi novia, de mi dulce Rose

- Respira, no te alteres porque la vas a alterar nuevamente- cerré los ojos incrédulo, no podía creer esto, mi Rose, mis bebes, los tres en peligro, un lagrima se escapo de mis ojos, mis brazos rodearon su cuerpo con mas amor que antes, concentrándome solo en ella, cerciorándome que respirara que aun viviera.

- Rápido hombre, esto de de vida o muerte- exaspere, nervioso de no haber dado con el maldito hospital

- Emmett- replico furiosa Alice, unas calles más y apenas aparco el auto abrí la puerta bruscamente, deslizándome fuera para poder tomar a Rose en mis brazos y correr por la puerta de urgencias, poca atención preste a lo que sucedía a mi alrededor, solo importaba la vida de los seres que amaba, el pasillo parecía vacio, la luces del techo y el blanco de pisos y paredes me ponían más nervioso, comencé a gritar cuando no vi a ninguna enfermera

“¡Ayuda!” “¡Ayuda! ¡Por el amor a Cristo ¿Dónde están todos? Esto es una mega emergencia” creo que esas fueron mis palabras, cuando por fin vi a una enfermera comencé a gritarle más cosas como “Para eso le pagan, para estar sentada viendo a la nada, trabaje, muévase, traiga una camilla, busque a alguien experto, que espera” mi cabeza no parecía procesar nada mas, mis nervios jugaban en contra, mis brazos se aferraban a ella como si fuera un salvavidas, Jasper me la quito de los brazos cuando el médico no pudo

- ¡Emmett!- grito Alice- Ya se la llevaron, ahora hay que esperar- no sentí consuelo ante esas palabras esperar, no, no podía esperar, esperar solo aumentaría mi pena, mi Rose , mi hermosa, sonriente y bipolar Rose, nuestros bebes, los brazos de Alice rodearon mi cuerpo arrastrándome a una pequeña sala

- Esto tiene que ser una pesadilla- dije de repente- si esto es un mal sueño, solo tengo que despertarme y todo estará como antes, Rose y los bebes a salvo- me abofeteé varias veces, hasta que la enana atrapo firmemente mi mano evitando que me siguiera agolpeando

- ¡Ya!, esto no es un sueño Emm, es verdad, cálmate que no sirve de nada …. Dios solo cálmate- no había notado que también ella lloraba, mis brazos rodearon su pequeño cuerpo, la abrace mientras sollozaba, en verdad deseaba que fuera un maldito y jodido sueño, Alice no se quejo mientras me desahogaba, dejo que maldijera, que renegara, que rogara, hasta que me calme- Esta bien, Osito- susurro por ultimo- veraz que solo es un pequeño susto ellos estarán bien

- Eso espero- dije en un resoplido, solté mis brazos para dejarme caer a la silla, apenas mi cuerpo hizo contacto con ella temblé, Frio, una corriente congelada recorrió mi cuerpo- ¡Mier..!- solté cortando la frase, eche un vistazo a mi cuerpo para darme cuenta que solo iba vestido con el pantalón de pijama y las pantuflas

- Jazz fue a traer algo de ropa para ti y Bella está buscando algo para Rose, Ten- dijo entregándome la chaqueta de Jasper- estaba en el auto, la puse sobre mi cuerpo, para volver a acomodarme.

Cada 10 segundos, estoy seguro, iba a ver si alguien me daba razón, no podía quedarme en un solo sitio sin saber que sucedía con mi familia, una de las enfermera por fin me informo, “Señor la situación está siendo controlada, tenga paciencia”, con el puño cerrado golpee la pared de enfrente, Alice ya ni me detenía, solo negaba con la cabeza reprochando mi actitud, cuando Jasper regreso con nuestra ropa, me obligaron a cambiarme, cuando volví a la sala el médico hablaba con Alice quien simplemente asentía.

Me acerque cautelo, temiendo lo peor

- …Debe descansar, no tener emociones fuertes, estar en control constante con su ginecólogo, que no se mueva mucho, es primeriza y esto es normal, simplemente traten de mantenerla quieta- repitió

- ¿Cómo están?- pregunte, levanto su mirada

- Bien, ahora duerme

- ¿Puedo verla?

- Esta dormida, pero, ¿Es usted el padre?- Asentí- en el momento no puedo dejar que la vea, estamos monitoreando viendo que todo este normal y estable, pero, en una hora más o menos puede pasar-

Esa fue la hora relativamente más larga de mi vida o se debatía en una de las 10 horas más largas, estaba en una sala con varias camillas, las cortinas blancas separaban una de otras, con paso lento fui a donde e me había indicado el médico, como me habían dicho antes estaba dormida, de pie junto a la cama, le observe por varios minutos, toda ella relajada, en paz, incline mi cabeza hasta que mi nariz acaricio su mejilla, cerré los ojos para inhalar su aroma, su dulce y tentador aroma, mi perdición

- Te amo- musite, acto seguido atrape sus labios en un leve beso, respire profundamente, por el momento solo había sido un susto, uno muy grande, pero estaban bien, moví una de mis manos hasta su abdomen para acunar su vientre- me asustaron pequeños traviesos, no vuelvan a asustar a papi de esa manera- dije suavemente.

Durante todo el tiempo que ella permaneció dormida la acompañe, cerciorándome que todo estuviera bien, no sé qué tanto tiempo transcurrió, solo sé que mi corazón latía al ritmo del suyo, mis manos se aferraron a las de ella, durante todo el tiempo, una de las enfermera trajo una pequeña silla que puso junto a la cama, cuando por fin abrió los ojos pude ver su miedo, el desconcierto, la angustia, sus hermosos ojos se abrieron de par en par, creo que ni siquiera noto mis manos, de las cuales se deshizo rápidamente para poner sobre su vientre, constatando que ellos aun estuvieran con nosotros, sus toques fueron cada vez más delicados, un leve suspiro surgió anunciando su tranquilidad, uní mis manos a ella, para recordarle que estaba ahí, que nunca los dejaría

- Nos han asustado- anuncie aun con un poco de dolor

- Ya somos dos, tenía tanto miedo ¿Cuánto llevamos aquí?- Dulce Jesús, como ame su voz en ese momento, quería saltar encima de ella para besarla y mostrarle lo feliz que me hacía

“Contrólate Emmett” repetí ese mantra varias veces para poder contrástale, repetí las instrucciones del médico, una vez informe de todo, no pude evitarlo y capture sus carnosos y dulces labios con los míos, evitando la rudeza, solo concentrando todo mi amor, mi devoción en ese beso, una vez los solté y abrir los ojos, note que se veía cansada, susurre a su oído que descasara, una vez cerró los ojos y su respiración pauso bese su frente y volví a mi lugar junto a ella.

Alice y Jasper me obligaron a ir a comer algo, mientras Jazz la cuidaba, Alice me obligaba a alimentarme

- Creo que se deben quedar en casa- anuncio- allá estará cuidada por todos, Tu, te encargaras de buscar la nueva casa para los dos y si es necesario entregas el apartamento que tienes ahora, Deberás indemnizar al propietario pero bueno…- su monologo me sorprendía-consigue la casa- repitió luego de varios segundo de silencio- todo lo que tienes y lo que han adquirido para los peques los llevaremos allí, y que la casa sea cerca a nosotras, ¿de acuerdo?

- Tengo otra opción- replique

- No, realmente no, a menos que quieras una muerte prematura- reí quedamente ante sus palabras

- Gracias enana, no hubiese sabido que hacer sin su ayuda-

- Lo sé, Oso tonto por eso me aman- respondió segura- además yo seré la madrina de uno o de los dos, así que es mi deber velar porque estén bien- apreté fuertemente una de sus manos para hacerle saber lo mucho que apreciaba su apoyo.

Una vez el médico dio el alta, mi corazón se aliviano y una vez dejamos las frías puertas de cristal latió con ímpetu, llegar a la casa fue alcanzar el éxtasis, acapare su cuerpo con mis brazos, sonriéndole cada vez que nuestras miradas se encontraban, tratándola como la reina que es, si aunque se negó a que la cargara en brazos, al menos logre mantener mis manos en su cuerpo.

La lucha comenzó el día lunes, una vez despertó olvido las recomendaciones del médico, una vez despertó comenzó a revolotear en la habitación, buscando sus carpetas, sus zapatos de tacón ¿Cómo puede caminar con esos zapatos y en este estado?

- Claro como tu si podrás ir libremente de una lado a otro- repetía ante mis ruegos de descansar

- Rose solo será unos días, solo hasta que Kristhal diga que puedes retomar tu ritmo

- ¡No!, ¡no! ¡Y no!-

- Por mi
- dije haciendo mi mejor cara de cordero degollado, creo que hasta logre hacer que mis ojos brillaran - por nuestros bebes, por fis- recordé como ella movía el labio inferior hasta que lograba hacer que cediera , así que use su turco

- ¡Grrr! Hombres, ¿por qué no pueden ser ustedes los que se embaracen? ¿por que nosotras llevamos la peor parte? Me voy a aburrir y si me aburro me enojo, si me enojo peleo y si peleo te va a ir mal porque dormirás en la sala y nos es amenaza es un anuncio así que ruega que no me aburra-

Trague saliva, si mi Rose con su temperamento podía dirigir un batallón completo y nadie se atrevería a retarla, me acerque lentamente hasta poder robarle un beso apasionado, un beso que le hiciera olvidar su enfado, claro en el momento el beso era lo de menos lo que en realidad quería era desnudarla y tenderla en la cama para amarla lenta y profundamente, mis manos se ceñían a su cuerpo y mi lengua se embriagaba en el dulce sabor de su boca, mis gemidos se ahogaban en sus labios

- Te amo- le dije una vez me obligue a terminar el beso- Recuerda descansar, Alice te acompañara - asegure

Por mi me toma unos días para acompañarla, par a cuidarla , pero no era posible, ahora mismo debía comenzar a buscar la casa, abrir un fidecomiso para los fondos universitarios de mis hijos y plantear la manera de pedir a Rose que fuera mi mujer, llamar a Kristhal para nuestra cita, además inscribirnos en el curso de profiláctico, porque el día del parto iba a estar con ella.

Las semana de exámenes en la universidad se venía y yo con todo mis enredos no los había planificado, así que hice lo que mejor se me daba Improvisar, unos ejercicios en papel y otros tanto prácticos, las cosas en la empresa andaba viento en popa, las horas libres las usaba para ir a inmobiliarias en busca de la casa ideal, según las indicaciones de la duende, cada media hora me comunicaba con mi Rosita, cuando no podíamos hablar le texteaba.

Así los días pasaban, Rose peleando por volver a su ritmo, todos por mantenerla atada en casa, la cita con Kristhal fue una semana después, según recuerdo dijo que no nos preocupáramos ya que Rose y los Bebes estaban de maravilla, que la amenaza era normal, que tal vez era causada por el estrés así que reitero el reposo, la asistencia al curso profiláctico, la buena alimentación y las vitaminas ya recetadas, y por ultimo lo que más me afecto a mí.

- Nada de copulación, entendido- y dirigió una mirada que decía “Nada es Nada así que olvidado, vuélvete célibe o recurre a tu amiga incondicional”

- Ni…
- intente cerciorarme, claro ella no permitió que terminara de formular mi inquietud

- ¡No! Nada de S-E-X-O- dijo firmemente mientras mira amenazadoramente por encima de los lentes, eso causo que Rose ríe bajamente

Salí ofuscado del consultorio, ¿hasta cuándo tendría que mantenerme en abstinencia? ¿Qué pasaba con mis necesidades?¿Rose no extrañaría nuestras tandas ¿enserio, nada de sexo?¿puedo intentar algo?

“Dios ¿por qué a mí?, porque no me quitas el Xbox, o la cerveza ¿por qué el sexo? porque Señor”

Haciendo uso de mi fuerza de voluntad, que de por cierto es la más débil de todas, trate de mantener mis manos lejos de su pecaminoso cuerpo, implementé la táctica de salir temprano de casa, hastiarme de trabajo y llegar a dormir

NADA DE SEXO - repetía cada vez que daba un paso dentro de la casa, claro cuando uno está en verano el resto del mundo incita al desorden, la televisión, las conversaciones, todo lo que nos rodea te hace desear llevar la contraria y con Alice y Jasper en casa eso era una tortura.

Soy fuerte, soy fuerte- gritaba cada vez que me acercaba a Rose- porque me castigas Dios- gritaba, silenciosamente, cada día hacia en Rose verdaderos milagros, su cuerpo mas pecaminoso, mas lujurioso, mas tentador, su cabello brillando como el sol, sus hermosos ojos iluminando mi vida, sus carnosos labios provocando a caer en pecado y cada vez que ronroneaba cerca de mi odio

- Osito, hace calor, tienes alguna idea para ayudarme- tenía que tragar y morderme la lengua para no brincar sobre ella

- Date un baño- respondía apretando mis ojos y clavando las uñas en mi palma

- Emm, ¿me ayudaras? -

Soy fuerte, soy fuerte, tan solo han pasado tres semanas desde la amenaza, Recuerda Kristhal dijo: NO SEXO
- me recordaba cada vez que se insinuaba

- Estoy cansado- respondía en voz alta- ha sido un día largo

- Ya tienes otra, eso es-

- Rose…

- Nada, nada, vete con esa fulana que si puede intimar contigo, déjame a mí y a mis hijos en paz-

Dios dame paciencia, cólmeme con mucha fuerza y amarra mi lengua antes de que la hiera

- Amor, por fa…

- Nada, lárgate-


- Odio Kristhal- susurraba por lo bajo, por ella, por culpa de su NO SEXO, estaba hecho mierda, un poco estresado, un tanto malgeniado y muy enfadado.

La mayoría de las noches en que peleábamos con Rose salía a dar una vuelta, una hora bastaba para que se serenara, en el peor de los casos tenía que dormir en la sala y aguantar las burlas de mis amigos

- Otra vez te han echado a dormir a la calle como un perro- decía entre carcajadas Jasper

- Pobre te tiene cortado todos los servicios- Alice parecía disfrutar de mi dolor

- Para que veas quien tiene los pantalones en esa relación- acertaba Bella a decir segura de que las mujeres de esa casa eran quienes mandaban

- Ya cachorro, Vera te traerá la comida en tu palto, solo no te mees en el sofá

Una vez que Carlisle y Eleazar se enteraron todo empeoro porque enviaban regalos a la oficina- revistas, muñecas inflables y todo tipo de juguetes sexuales y para mascotas- todos iban a parar a la basura o a manos de Alice quien juraba darle buen uso.

El único consuelo era que Rose se veía cada vez mejor y su pancita me hacia desear comérmela a besos, la nueva cita con Kristhal estaba a la vuelta de la esquina entonces aprovecharía para preguntar si se levantaba el celibato y bueno es que ya Rose cumplía 5 meses ya no habría tanto peligro.

- No quiero que me acompañes- rugió mi leona el día de la anhelada cita- Vete con tus alumnas, o intenta jugar con tus computadores, reprograma tu cerebro si puedes

- Rosalíe voy quieras o no- entonces hizo algo que me hirió , levanto su mano y me hizo pistola, mostrando su largo y estilizado dedo que decía “Muerde”


Para que ir a donde no me quieren, pedí a Alice que le preguntara a la medico sobre mi vedo, claro su respuesta fue: por lo menos tendrá que esperar unos 8 meses más, después del parto vienen los cuarenta días de dieta así que por lo menos cuando los bebes tenga dos meses podrá intentarlo y eso si para esa fecha tiene ánimos, si no creo que cuando los bebes tengan un año podrán retomar su vida sexual

Alice repitió la respuesta de la medico imitando su voz y el movimiento de sus lentes, además agrego sus mofas y risas y al final dijo

- Pobre oso te han capado- salió brincando por la sala

Hasta ahí llego el Emmett juicioso y abstenido, ahora seria ella la que rogaría por un poco de mi compañía, ese día llegue temprano a la casa, y me pasee por la habitación usando solo los bóxers blancos, de reojo vi como se mordía el labio inferior, simule hacer ejercicio, unas cuantas lagartijas, unos abdominales, un poco de sudor que corriera por mi cuerpo no era dañino, además debía mantenerme en forma, ella no parpadeaba y cuando volvía a verle desviaba su mirada

- Esta noche saldré- anuncie

- ¿Y?-

- Nada solo te digo, quizás no llegue a dormir, Eleazar quiere que vallamos a su casa a rematar la noche- su expresión estoica cambio a un rechinar dientes- te llevaría pero ya sabes lo que dijo la doc. Reposo, así que pues lo siento cielo

- Tu…-
si las miradas matara

- Yo- dije cerrando el espacio entre nosotros, dejando que nuestras narices chocaran y que nuestros halitos se mezclaran, su respiración alterada y sus ventanillas dilatadas solo me hacían desearla más-¿Qué?- hable más fiero- ¿qué harás? Mandarme a dormir al sofá por una semana, creo que me mudare allí por lo que reste de embarazo, me correrás, te tengo noticias por más que lo intentes te jodes aquí me quedo- sus labios se fruncieron ante mis aseveraciones- ¿Qué harás Rose?- repetí la pregunta

Se alejo solo un paso hacia atrás e intento girarse, antes que su cuerpo se girara completamente la hale así mi, un poco fuerte pero no me importaba en el momento, sus ojos podían helar a cualquier otro, pero a mí solo me encendían mas, incline un poco mi rostro y termine de cortar el poco espacio entre nosotros, no respondía a mi beso, claro solo cuestión de segundos para que sus labios se movieran contra los míos, sus dientes mordieron y halaron un poco mi labio inferior, apenas soltó mi labio volví a atrápale mi lengua urgía por invadir su boca

- Porque siempre me la pones difícil- dije contra sus labios

- ¿Qué quieres?- aunque su respiración estaba un poco alterada- ¿por qué no te vas con tus amiguitos?-

- Porque ellos no pueden hacer esto-
respondí bajando mis manos por sus cadera hasta llegar a la orilla de su bata, metí mis manos bajo la tela par a acariciar su dulce piel, ascendiendo hasta sus senos para masajearlos sobre el sostén, mi boca besaba y jugueteaba con sus oído, con su cuello y con el borde de su mandíbula, pequeños lengüetazos, besos eran esparcidos- porque ellos nos me han torturado por días, no me han acusado de tener otra y mejor no me han enviado a dormir a la sala como un perro y porque ellos no pueden calmar el calor que ahora siento, así que espero que aun tengas calor porque nadie sale de esta habitación hasta que quedemos rendidos en esa cama-

No respondió, pero tampoco hacía falta, su cuerpo reaccionaba a mí, su respiración al igual que la mía se alteraba , sus ojos se entrecerraban y cada varios segundos pasaba saliva, mis manos continuaban jugueteando en sus pechos, cuando no resistí mas fue al dobladillo de su bata para sacarla, sus pie como un melocotón me llamaba a gritos, le dedique una sonrisa medio torcida cuando mi rostro descendió por su pecho para besarlo, sus manos se pasaban por mi cabeza y por las espalda dejando que sus uñas rasgaran un poco mi piel. Con una mano solté su sostén, delicioso caramelo sus senos, mi lengua hacia su trabajo mientras sentía que su respiración se quebraba por completo, levante solo un poco mi vista sin apartarme de ella para ver como su color se hacía más rosáceo y sus ojos se entrecerraban

- Te gusta cielito- dije soplando sobre su piel descendí besando su cuerpo, tomándome el tiempo para susurrarle a mis hijos que fueran a dormir mientras sus papis se divertían un poco, con mis dientes atrape la pretina de sus pantaloncito corto bajándolo un poco al igual que con mis manos sacaba su ropa interior, dejándole expuesta, apenas me deshice de las molestas ropas, acaricie sus piernas, largas y estilizadas piernas, lentamente fue internándome en sus muslos, hasta llegar a sus intimidad, mis dedos fueron a su intimidad aparatando sus pliegues él como un imán masajeando su botón, deslizando mis dedos sobre su intimidad y forzándome a no arremeter con mi boca - sabes cuánto he esperado, claro la política No Sexo de Kristhal me jodido- gruñí con mi voz ronca, llena de lujuria y deseo, sus pierna se tambalearon un poco, haciéndola ve más hermosa, me levante un poco para pode conducirá a la cama y hacer que se sentara, para de nuevo ir a su intimidad y succionarla, mi lengua también se unió masajeando, lamiendo e irrumpiendo en su interior, el agarre en mi cabello aumentaba considerablemente, uno de mis dedos se desplazo dentro de su intimidad, luego dos y por ultimo tres su humedad rápidamente aumentaba peor aun no gritaba y me rogaba y lo hiciera, bombeando continuamente sin cesar, mi boca continuaba besando y succionando hasta que su cuerpo se tenso, sus musculo apretaban un poco mis dedos, hasta que por fin la ola de calor llego su grito ahogado precedido se su clímax, me hizo sentirme satisfecho

- Eso es Rosita, dale a papi lo mejor- gruñí sintiendo mi entrepierna palpitar- sabes que deseo invadirte fuerte y sin compasión si con mucha pasión pero sin tener reparo de nada, invadir todo tu cuerpo, sonreía ampliamente al ver su silencio, luchaba por recuperarse, por abrir los ojos, me levante hasta quedar frente a ella sin chocar con su desnuda piel se recupero se levanto un poco para besar mis labios, sus manos fueron a mi palpitante erección, masajeándola sobre el bóxer, estrujando un poco, haciéndome gemir

- Te lo quitas o te lo quito- con sola esa frase mis manos rápidamente se deshicieron de mis molestos bóxer, sus manos atraparon desde la empuñadura mi miembro estimulándolo arduamente, jugueteando con mis bolsa, haciéndome perder en el éxtasis, mordí mi labio internamente, el calor de mi cuerpo y los estremecimientos aumentaban considerablemente- Quieres…- su voz aun estaba distorsionada- unirte a mi-

- S-si siempre- respondí- ahora mismo, mañana todos los día- solo eso me basto para levantarme y arrástrala conmigo a la cama, dejando que me diera la espalda, deleitándome de sus espalda- ahora Rosita relájate y disfruta- separando un poco sus piernas y manteniéndola así con una de las mías, me posicione, arremetiendo desde atrás contra ella, embistiendo una y otra vez, besando su espalda, dando todo lo que mi cuerpo sentía, sus gemidos me hacían perderme y arremetí mas fuerte su calor, su cuerpo seguían siendo mi perdición mi control, se iba por el caño cuando de ella se trataba- Rose- gruñí cuando su cuerpo se volvió a tensar, el calor que exploto sobre mi cuerpo solo intensifico míos embiste hasta que logro que yo también llegar a mi éxtasis, mi cuerpo reposo sobre el colchón jadeando aun y tratando de controlar mi respiración

- Esto no se debía hacer- dijo después de varios minutos en medio de risa- Kristhal nos matara- claro en el momento no me importaba si la tierra se desboronaba solo ella, mis hijos y poder amarla nuevamente

No volvimos a hablar, solo bastaba que la acariciara, hasta que los dos caíamos dormidos, cerca juntos, desnudos y entrelazados. Los días a venir estaban abstractos pero al lado de Rose no importaba de que matiz se vinieran
, junto a ella no importaba, lo unico cierto es que mi control se habia ido a la basura y siempr e que se tratara de ella mi control era cosa de risa.

4 comentarios:

  1. Os Ada el ultimo parrafo es...Precioso.

    No volvimos a hablar, solo bastaba que la acariciara, hasta que los dos caíamos dormidos, cerca juntos, desnudos y entrelazados. Los días a venir estaban abstractos pero al lado de Rose no importaba de que matiz se vinieran, junto a ella no importaba, lo unico cierto es que mi control se habia ido a la basura y siempr e que se tratara de ella mi control era cosa de risa.
    Me encanta ese final para este capitulo. me tienes con el corazón en un puño mi Ada.
    Me encanta, sobran las palabras.


    Bonnie

    ResponderEliminar
  2. Ada mi niña,coincido con Bonnie, el final del capi es simplemente espectacular!! Adoro a Emmett...eso de susurrarles a los niños que se fueran a dormir...Dios santo Ada!!! me matas!!
    Te quiero pequeña, gracias por tus palabras!
    Un beso enorme
    T.

    ResponderEliminar
  3. me encanta emmet es tan cariñosito, jejeje, estuvo super el capitulo, sera q aguantan la abstinencia mas tiempo jejeje besosss

    ResponderEliminar
  4. Ahh!! que dulce es...
    No nos metas estos sustos ada!me lei el capi tan rápido que me lo tuve que releer para enterarme.Publica ya el siguiente plisss!!
    Besos.
    SOMOS LAS REINAS!!

    ResponderEliminar