“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



sábado, 4 de diciembre de 2010

LIMITES PELIGROSOS 23 LIMITES


Capitulo 23 Limites

POV EMMETT

Hooola gente... he aqui el capitulo final de este fic, espero sea de s agrado y pues nada mujeres, hombres recuerdern ser felices, el sabado habra un pequeño epilogo.

Gracias a aquellas que se toman su tiempo para comentar y aquellas que leen anonimamente.
Pronto habran nuevos proyectos, ahora queria recordaelr que mi Os el aprendiz esta concursando en el blogg de Electrica, las que quieras apoyamr alli pueden votar y leer otros maravillosos fics, sea como sea el resultado ese os se convertira en Fic . Besos
Ada Cullen


Haber anunciado delante de mis amigos aquella verdad solo me hacia querer gritar de la emoción, Rose se coló en mi corazón para quedarse ahí y nunc amas salir, no es que sea cursi pero es una verdad que ni con un dedo se puede tapar y a eso se suma que me dio a las dos niñas mas lindas del mundo.


La enfermera pidió a todos, incluso a mí, que dejáramos la habitación, me indigne como se atrevía a alejarme de mis amores.

A todos los padres les deberá suceder lo mismo con solo una mirada quedas prendado, si con solo ver sus dulces rostros, pues… amigo despídete de tu corazón porque nunca te lo devolverán y más si son tres mujeres, ya deseaba ver a quien se parecerían mis pequeños soles, si tendrían el carácter de su madre o algo más dócil

Por favor Dios que no sean mandonas, con una me basta y me sobra con tres mandonas... por favor Dios, por favor. Rogué para mis adentro

- ¿cuando le darán de alto?- pregunto Alice ya en la sala

- Mañana o en la tarde, por el momento llamare a los de la mudanza para que lleven sus cosas a la casa que había alquilado y para que desocupen mi apartamento. Puedes hacerte cargo de eso mientras cuido de mis mujeres-

- A Rose no le hará gracias esa decisión- intervino Vera que prácticamente gruñía como perro rabioso

- Ella ha aceptado- respondí con una enorme y muy sincera sonrisa- Rose terminara cansándose conmigo, seremos una gran familia-

-Sueña. Ella no es tonta, no volverá a caer en tus garras y menos a creer tus babosadas-

-No no es tonta, pero al menos no es tu que vive amargada tendré que hablar con tu novio e invitarlo a conocer nuevas amigas-

- Hazlo y te mato- chillo antes de desaparecer de la sala

Respire hondo, odiaba esa situación llevármela mal con las amigas de rose nunca fue parte de mi proyecto de vida, al contrario les consideraba mi familia, solo que…bueno tenía que aparecer Zafrina y cagarme la vida.

Me senté un momento para ver la cara de enfado del resto de los presentes

-Deberías tener algo de tacto- susurro Bella- esta así porque… pues …- parecía nerviosa- esta embarazada- farfullo muy bajito- está nerviosa cree que puede sucederle lo que a ustedes-

- No lo sabía, ella me desquicia, prometo disculparme. Ahora Alice ayúdame por favor- pedí nuevamente, la enana corrió a mi lado para sacar las llaves de mi bolsillo

- Me llevo el jeep- dijo halando a Jasper

Bella y Edward también se unieron a la misión de Alice, una vez se retiraron del salón y la enfermera salió me metí en la habitación donde reposaban los cuneros y la mujer más hermosa del mundo.

-¿Quieres comer algo en específico?- - No, estoy bien algo dolorida y cansada –

Enrede mi mano en su cabello, peinándolo- Descansa Bebe, yo cuidare de ustedes-

Nos mantuvimos en silencio por largo, largo tiempo, sentí como su respiración se relajaba y su cuerpo cedía

-¿A qué horas nos podemos ir a casa?- susurro

-Cuando Kristhal nos de la alta, supongo que en la tarde o mañana, ahora duerme Rosita que papi cuidara de sus tesoros-

-Espero que sea así, en verdad espero que se así- hablo como si yo no estuviera.
Así será amor, cuidare de las tres.

Podía quedarme toda la vida observándolas descansar, mis tres ángeles, una a la que tenía que conquistar y que confiara en mi y dos inocentes que pronto tendrías un hogar.

Me acerque a los cuneros, parado frente a ellas no puede evitar llorar de alegría, de felicidad, de gozo, porque a pesar de los problemas la vida es una cajita de sorpresas y la mía era doble una oscura y otra clara, pero hermosas

-Prometan que cuando sean grandes no harán sufrir a papá y que me dejar espantarles a todos los chuchos, no quiero que las lastimen- dije inclinado un poco sobre las cunas.

Las niñas dormían plácidamente al igual que la madre, ese cálido y familiar ambiente hizo que mi cuerpo también cediera y quedar profundo en el sofá junto a ellas-

Desperté cuando oí el leve llanto de Suyai, rápidamente la tome en mis brazos, para calmarla, si lograba que su llanto se silenciara Kamâl no despertaría, pero todo fue en vano porque la pequeña Suyai estallo despertando a su hermana y a su madre.

-Tráelas deben tener hambre o querrán cambio de pañal- ordeno Rose con cuidado acerque a las bebes a su madre quien comenzó a arrullarlas- trae la pañalera-

Vi como daba pecho a una de las niñas y luego a la otra con total admiración que me pregunto si sería que todas las mujer traían un chip especial que les indica cómo hacer cada cosa.

Pronto las bebes se quedaron nuevamente dormida, volví a dejarlas con cuidado en los cuneros.

Estaba fui a un restaurante para buscarle algo de verdadera comida, claro antes me dirigí a la oficina de registro par a diligenciar los papeles correspondientes a su identidad, bueno eso es lo que un padre diligente haría ¿no? y de paso me aseguraba que Rose no me negara el derecho de ser el padre.

El resto de la tarde la pasamos hablando de la nueva etapa que iniciábamos, de su descanso, de cómo nos dividiríamos nuestras responsabilidades y lo más importante disuadirla de la estúpida idea de marcharse.

-No se- respondió mirando a la nada- son muchas cosas tienes que darme tiempo, una vez esté bien me mudare al apartamento que alquile y veremos que sucede- su respuesta hizo que mi cuerpo chirriara de rabia. Terca mujer, terca y sexy

- Rosita, amor cede ese apartamento o mejor deja que se pierda ese depósito yo te lo repongo-

-¡No! déjame hacer las cosas a mi gusto-

Me resigne, una batalla perdida no implicaba que la guerra hubiese acabado.

Las deje que descansaran para llamar a Alice y vigilar como iba todo, ya que según una de las enfermeras entrada la noche autorizarían la salda de mis chicas. También me encargue de adelantar todo lo referente a la liquidación de la cuenta y demás documentos que exigiera la clínica para marcharnos.

-Rose podría recoger su leche así puede alimentar a las bebes equitativamente, claro alternándolo con su pecho, tu puedes ayudarla- decía Kristal quien me abordo en los pasillos- debe tener cuidado, su herida debe sanar, no puedo darle medicamentos porque esta amantando y perjudicaría a las bebes, así que cuida de que no se esfuerce, que se alimente bien y nada de sexo, por lo menos hasta que pase su reposo es decir mes y diez días-
- No hay sexo desde hace como un milenio porque no me sorprende que aun tenga la condena de celibato forzado- repuse con algo de exasperación, frustrado conmigo mismo – te dejo, veré si necesitan algo. Y Kristhal, gracias por todo- dije palmeado su hombro.

Que Rose dejara que le ayudara a arreglarse y con las bebes fue una titánica labor, pero al final gane.

Alice nos esperaba en la puerta en su auto, al momento me parecía que ninguno de los autos era el adecuado para transportar a mis hijas, tan pequeñas, frágiles y valiosas que podía permitirme que algo le sucediera, ni un solo rasguño.

Una vez listos y completamente ubicados en el asiento trasero cada uno sosteniendo a una de las niñas, nos dirigimos a la gran y adecuada casa que Alice alguna vez me ayudo a conseguir. Vi como las facciones de Rose se tornaban confusas, al ver que nos dirigíamos justo por la calle donde residía

-El apartamento de Emmett queda en sentido contrario, Alice-

- No cariño, nuestro hogar queda en esta calle- asegure, mientras veía por el retrovisor que Alice sonreía- necesitamos comodidad, espacio y sobre todo que ningún vecino diga algo cuando las niñas lloren en la noche- no tenía que decirle que esa cas ame estaba costando un ojo de la cara.

Me encanto ver su reacción cuando dio un paso dentro de la casa, hasta yo quede sorprendido con la labor de Alice, un cálido hogar.

La casa estaba dividida en dos amplios pisos, en el primero con tres habitaciones , sala, comedor, cocina, dos baños, la segunda planta contaba con otras tres cuartos un poco más amplios y una pequeña sala.

-Todas tus pertenencias fueron ubicadas en tu habitación- le señalo Alice mientras avanzábamos por el pasillo- la habitación de las niñas esta frente a la tuya y la de Emmett en la segunda planta. En todas las habitaciones hay un monitor para que los dos sepan cómo están las bebes- en completo silencio entre a la hermosa habitación para dejar a la bebe

- Gracias Alice- susurre tapando a la bebe- puedes quedarte con Rose mientras hago la cena- pedí- lamento abusar de tu amabilidad pero todos necesitamos comer-

- Claro, así podre cuidar de mis niñas-

-Emmett- llamo Rose- estás de acuerdo con la distribución-

- Si, Rose, no pretendo hostigarte, ni fastidiar tu reposo – respondí.

Claro y por supuesto que no estaba de acuerdo, lo que quería era descansar junto a ella, abrazarla por las noches, besarla y amarla, pero mi mala estrella me tenia condenado a aguantar.

Con paciencia se llega al cielo me repetí mientras preparaba la cena.

Aquella fue la primera noche, fue algo caótica, las niñas lloraron casi toda la noche
.
Los días siguientes días no fueron mejor que aquella primera noche, podías estar descansado de lo lindo y de repente los chillidos de las niñas, no me importaba cómo pero siempre llegaba allí justo al tiempo con Rose, juntos dábamos de comer y cambiábamos los pañales de las niñas.

Me disponía a dejar la habitación a dejar la habitación, cuando me detuve para contemplarla, siempre lo hacía sin que lo notara, antes de dejarlas besaba sus frentes y decía algo muy bajo. Siempre tan dulce, sin ninguna barrera entre ellas.

En ese mes había hecho todo lo que podía por ganarme su confianza, por acércame a ella, pero de nada valía, estaba condenado a que no creyera en mi.

POV ROSE


Cada día Emmett me sorprendía, desde el mismo momento en que llegamos a la casa se dedico a consentirnos y cumplir todos mis caprichos e incluso aguantar mi patanería sin chistar.

Todas sus actitudes me llevaron a tomar una importante decisión, Emmett y sobre todo yo merecíamos una nueva oportunidad. Si me paraba a pensar las cosas con cabeza fría y con el corazón fuera, habían muchas cosas que simplemente no encajaban.

Zafrina había engañado a Emmett con su primo, él la dejo para iniciar una nueva vida lejos de aquella pequeña sanguijuela, durante nuestra relación nunca hubo indicio de que ellos continuaran hablando, luego vino la situación de la “amiga” y el beso, esa vez creí lo que me dijo y por eso volvimos, Alice no le hubiese ayudado de no ser verdad lo que decía, Alice siempre defiende la verdad y con l noticia del embarazo se cambiaba por nada, siempre dedicándose a amarnos aun cuando se entero de que venían dos y con aquella situación crítica, cuando casi perdí a las bebes y … si ciertamente le fui empujando, alejándole de mi y negándole su derecho a defenderse y aun así continuaba dándome espacio.

Sentía cuando s e para cerca a vernos, estudiándonos, sabía que quería acercarse y yo anhelaba besarlo, abrazarlo m dormir a su lado, amanecer ovillada contra sus costillas sintiendo su calor y porque no despertar motivada por su virilidad

Aprovechando mi reposo pude hacerme cargo de algunas investigaciones entre ellas si en verdad Emmett estaba saliendo con Zafrina, dar por terminado el contrato de arrendamiento y reorganizar algunas cosas de mi empresa y claro dar consejos a Vera quien estaba embarazada y temí contarme, eso y que Henry se portara tan mal como Emmett, después de dos días de persecución logre convencerla de que todo había sido un error, uno muy grande.

Agradecía que mi cuerpo se recuperara rápidamente, ocho días después de la cesárea Kristhal retiro los puntos, de aquella cirugía tan solo quedaba un leve línea. Lo que tenía preparado para esa noche seria de no olvidar.

Decore su habitación su habitación con muchas velas aromatizadas, unas refractaria de cristal con fresas y cerezas y el cliché –pétalos de rosas sobre la cama- claro antes puse un juego de cama de satén rojo escarlata. Yo me peine hasta dejar mi cabello sedoso, me maquille ligeramente, mi atuendo solo se aseguraba de que él no se negara, me puse la levantadora para ir a la cocina a terminar de preparar su cena, y luego dar de comer a las niñas y dejarlas completamente dormidas, en la última semana no se levantaban tanto como en su primer mes, volví a subir a su habitación solo para asegurarme de haber dejado los preservativos debajo de las almohadas.

Cuando el llego me encontraba en la sala viendo televisión, total casi siempre me encontraba allí

-Perdón, tuve un inconveniente en la universidad- dijo dejando su cazadora e n la perchero- Me han ofrecido maestro de planta, eso aumentaría mis horas y mi sueldo-
-Excelente- susurre, usando mi habitual tono de me vale un bledo- eso te ayudara para cuando quieras visitar a tus hijas en Miami o en Rusia-
-Aun sigues con esa idea-

-Sí y no cambiare de parecer, así que no pierdas tu tiempo, mejor avísale a tu abogado para que cuadremos el horario de visita y la mensualidad que les darás yo me encargo del resto-

Por el rabillo del ojo vi como negaba y hasta fruncía el ceño, no quería torturarlo pero si me ponía de melosa dañaba su sorpresa y mi decisión

-Hablaremos de eso a su debido momento. Ahora déjame pedir algo de cenar y saludar a mis hijas- musito haciendo gran énfasis en “mis hijas”. Reí bajamente cuando se fue, Emmett McCarthy se alejo un poco

- En la cocina esta la cena para los dos- le anuncie- mientras saludas a tus hijas te sirvo.

Me arme de valor y luche contra los estúpidos temblores que s e apoderaron de mi mano, serví la cena algo suave dado que tan solo era a entrada, la verdadera cena seria en su cuarto. Comimos en completo silencio el ignorándome y yo riendo internamente de los nervios

-Puedes lavar los platos, me siento cansada. Que pases buen a noche- dije levantándome, dejándole con la boca abierta.

Rápidamente subí las escaleras y encendí las velas, solté la bata dejándola en el suelo y sentándome en el sillón de terciopelo, girándole de tal formo que escondiera mi presencia.

Oí cuando subía las escaleras y mi corazón comenzó a latir como loco, mi respiración ya fallaba y bueno mi zona baja ya se humedecía, solo de la emoción estaba excitada.
Cuando abrió la puerta dejo salir una exclamación muy amorosa “¡que mierdas!”. Entro meticulosamente a la habitación, sentí como evaluaba la habitación

-Lindo gesto de Rose, antes de darme calabazas- murmuro. Acto seguido comenzó a sacarse la camisa por lo menos mi oído se aguzo un poco, con una de las piernas me impulse para girar el sola y presenciar el espectáculo que tenia atrás de mi, tenía la cabeza gacha por lo que no me noto

-No te he dado calabazas, pero lo tendré en cuenta- levanto su cara de un solo golpe, sus ojos se fijaron en mi, evaluando lo que veía, era como una pluma recorriendo mi cuerpo- yo quería quitarte la ropa- susurre seductora, levantándome camine hasta él, lentamente termine de sacar cada botón hasta que su dorso quedo desnudo, lo acaricie varias veces, y me encanto cuando gimió- Oh Emm, te he extrañado tanto- confesé, antes de besar sus muy besables labios inocentes y calientes, hundiendo mi lengua en él, por un momento pensé en que me repelería pero en el instante en que correspondió fue como ir al cielo, ato sus manos en mi cintura estrechándome contra su cuerpo, permitiéndome friccionarme contra su muy dotada entrepierna.

Sin permitirnos separarnos si no para tomar aire y volver a atacar continuamos besándonos, caminando o tropezando con la cama, nuestros cuerpo se desplomaron, el quedo sobre mí, tomando el control de la situación

-¿Después de que te haga mía por juna vez más te irás?- cuestiono entre excitado y dolido. Negué varias veces, mirándole fijamente- ¿Se quedaran en la cuidad, pero no aquí?- volví a negar

-Yo… perdóname-

-¡Oh Rose!, ¿bebe que te perdono que seas tozuda o que tengas mi corazón-

Con ese pequeño acto y sin más preámbulo se dedico a besar todo mi cuerpo, haciéndome retorcer bajo él

-Se supone que yo debería hacer eso- me queje, dejando claro que me encantaba ser amada pero esa era su noche, enrede mis piernas en sus caderas para luego hacernos girar y poder dominar - Ahora relájate y disfruta- anuncie.

Dando paso a mi lengua para que recorriera desde sus labios, cuello, pecho, duro abdomen, hasta llegar a la pretina de su pantalón, sin chistar nada solté la corea, baje la cremallera y deje que el botón se quedara en el ojal- levanta tu duro y sexy trasero- obedecida mi petición, tire de su pantalón y su bóxer bajándolo por completo pero sin sacarlos.

Mi lengua retomo su camino, lamiendo su duro y erecto falo. Observar como aguantaba su respiración y eso simplemente me encendió mas, mi boca se apodero de el tangándoselo por completo, dejando que se cogiera mi húmeda cavidad, gimiendo con cada movimiento involuntario de su cadera y con el sabor del liquido pre seminal. Sacándolo y metiéndolo cada determinado segundo, dejando que mi lengua jugara con él y hasta besando tiernamente su cabeza ciruelada y sus bolsas, sus gemidos solo incitaban a mi cuerpo, mis pezones completamente erectos y mi intimida de más que húmeda, gracias a Dios está plenamente desnuda.

A diferencia de otros, Emmett dejaba que hiciera mi trabajo sin enredar sus manos en mi cabello o enterrándose más en mi boca, él tan solo acariciaba mis hombros y gemía dulcemente.

Claro hasta que se sintió explotar entonces me levanto, sujetándome desde la cadera para ponerme sobre su regazo pero manteniéndome lejos de su palpitante erección.

Beso mi boca con tanta pasión y deseo, lujuria pura, para luego torturar mis doloridos senos con sus dedos, no sin antes dejar una leve caricia en la zona baja

-Emm- susurré pidiendo a gritos a su miembro en mi interior, sin prestar atención a mi chillido tomo uno de mis senos en su boca con su mano daba atención al otro. Para luego hacer el proceso invertido
-Te he deseado cada maldita noche- dijo sobre mi pezón- hasta tuve que jalármela, pero eso no es nada comparado con esto.-

Volvió a posar sus manos en mi cadera para elevarme un poco, al ver que pretendía hacer me estremecí- Condón- susurre

-¿Qué?- -Condón- -Rose no tengo- empuje un poco su cuerpo contra el colchón- levanta la almohada- sonrió pícaro cuando encontró la dotación de preservativos, ni loca intimaría sin cuidarnos las gemelas aun estaban muy péquelas para tener hermanitos, rápidamente rasgo la envoltura y yo amablemente ayude aponérselo, deslizándolo suave y juguetonamente.

Con esta prevención me deje caer contra él, gimiendo al sentir que penetraba, los movimientos fueron lentos, cuidadosos, calmados. No había prisa para ser felices, solo me cercioraría que fuera para siempre o por lo menos por unos setenta años más.
Una y otra vez las estocas y embistes se fueron acelerando, los limites estaban por romperse y pronto los dos lograríamos nuestra liberación, cuando mi cuerpo comenzó a tensarse me apodere de sus labios para ahogar el grito que se formaba, unos cuantos movimientos muy bien acertados y mi mundo estallo, poco después el alcanzo su gloria.

Sus grandes manos acariciaron amorosamente mi espalda, mientas nuestra respiración se calmaba

- Te amo, Rose te amo-

-¿Tanto como para casarte conmigo?- cuestione ocultando mi rostro en su pecho

- ¿Me estas proponiendo matrimonio?-

- Aja-

-¡Oh! Bebe, claro que me casare contigo. Si quieres hasta me tiro de un avión, lo que sea para que las tres mujeres más hermosas se queden conmigo-

-Te amo- susurré sobre sus labios.

Limites, todos los tenemos unos más que otros, otros menos que yo, pero bueno, así es la vida una muy amplia autopista donde los limites pueden marear e incluso atrofiar, un golpe, una parada, una avería, problemas, risas, llanto, amor, desamor, hijos, maridos, gente nueva, gente vieja, si en esta autopista hay de todo, lo importante es que una vez te des cuenta de tus limites los cuides, no permitas que nada te haga colisionar o dejar aquel carril por el que transitas.






11 comentarios:

  1. La primera!!!
    No me extraña, claro. Es lo que tiene ser acosadora de la escritora jajaja.
    Bueno, por donde empiezo: se me cae la baba con Emm, como no, yo quiero uno así por reyes!!jajaja
    Verlo en el papel de padre es grandioso, así como es él, tan amoroso y protector. Por fin Rosita se dio cuenta de la suerte que tiene con este hombre, le costó a la cabezona pero al final están juntos, formando una hermosa familia.
    Espero que no se arrepienta en el epílogo por que la española refinada estará al acecho jajaja.
    Este capi cierra de forma grandiosa uno de los fics que mas me han gustado, y mira que leo unos cuantos. Se lo recomiendo a todo el mundo.
    Ada eres una escritora como la copa de u pino!!!
    Besos y mucha suerte en los próximos proyectos.

    ResponderEliminar
  2. LA SEGUNDA!!!!
    ADA TE QUEDO INCREIBLE ESTE CAPITULO.....ME ENAMORE DE EMMET, PERO NO SE PREOCUPEN NO CAMBIO A EDDY.....ESPERO CON ANSIAS EL EPILOGO...BESOS

    ResponderEliminar
  3. Joooooooo Ada, quede prendada de este capitulo, me encanto ese Emmet.
    ¿Porque no participas con este fic en el concurso? es tan original que...
    Me encanta Ada , no tengo palabras.
    Un besazo mi reina y feliz fin de semana.

    Bonnie

    ResponderEliminar
  4. felicidades ada el capitulo bueno toda la historia estubo genial grax

    ResponderEliminar
  5. Genial ese capitulo asi como la escritora es fantastico sigue asi y no dejes de escribir .Besos desde Ecuador

    ResponderEliminar
  6. Simplemente espectacularrr!!! Un capituloooo demasiado diferente, primero tierno y luego hot, mi Adiii tu si que la sacas del estadio, mira que x tu culpa mi lagartijo piensa que soy bipolar, jajajaja es que Emm fue tan tierno que se me escaparon algunas lagrimasss!!! :( Pero sencillamente espectacular!!! Estoy trite y feliz, Feliz x saber que tengo en mi vida una persona tan maravillosa como lo eres tuuu!!! Triste xq esta historia llega a su final, pero asi como lo dije en el comentario de Amarte te lo vuelvo a repetir, espero seguirte en esta aventura x muchisismo tiempoo mas!!!
    Te quieroo demasiado mi Adita, gracias x llegar a mi vida e iluminarla con tu alegriaaa!!!
    Muackkk!!! Pikotes y apapachos!!! :)

    ResponderEliminar
  7. Ahhhhhhhhhh!!! pero qué maravilla!!! he amado esta historia de principio a fin!! Ohhh Emmett ohhh Rose, nena, lo qque he llorado y he reído con cada capítulo y este último ha sido divino...cuando fue al registro, jajaja..qué bueno! y ella impasible durante la cena.. Mi amor, ninguna Rosita como la tuya. Te adoro!
    Un besazo
    T.

    ResponderEliminar
  8. OMG este capi, estuvo mas q hermoso, me encanto, jejeje al final rosita si cedio a los encantos de emmet, jejeje y el parrafo del final esta genial, amo esta parte, besossss

    ResponderEliminar
  9. hola una duda todavia estan actualizando la historia de tornado en aguas claras ......soy una nueva fan de esta pagina y me clave con esta pagina....solo que ultimamente he estado esperando ...pero no se si la actualizan....bueno solo era una duda espero y respondan por q me encanta la idea de la historia...

    ResponderEliminar
  10. No lo puedo resistir, lo volví a leer.
    Simplemente me encanta!!!

    ResponderEliminar
  11. Hahahah sólo rose tiene el poder de enfriar 15 grados bajo cero y después encender como volcan an 100 farengei hahaha Emmet se sorprendio mucho y grrr

    ResponderEliminar