“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



sábado, 17 de julio de 2010

LIMITES PELIGROSOS CAPITULO 10 KIT DE CARRETERA I




CAPITULO 10 KIT DE CARRETERA I

Perdón se que es tarde, pero andaba mas que atareada con dos casos de mis examenes, ya libre de eso esta tarde pude terminar este capitulo, sera POV especial; quise subirlo antes pero todos estaba en m contra, entrevistas y cada 5 minutos alguien tocaba la puerta, en fin espeor que les guste.. miles de beso y TWINS Te amo gracias por algunas ideas

POV ALICE

¿Alguna vez han sentido ganas de asesinar a alguien?, yo, sí muchas y desde hacía más de un mes que quería ver bajo tierra a malnacido-petulante-King, no podía creer que osará a lastimar a quien decía amar más que su propia vida

-Si ven, cuando yo digo que alguien no me cae bien es porque algo negro y turbio tiene, no se necesita ser bruja para adivinarlo- me quejaba por millonésima, Vera y Bella no daban crédito ni a mis palabras, ni mucho menos a lo que veían en mi amiga

- No es posible, o sea Alice, es Royce, él es… - suspiraba Vera

- Sucio, cretino, mal nacido, desgraciado, engreído, tonto, idiota, escoria, piltrafa, hm, tengo muchas más palabras menos cariñosas que lo definirían a la perfección- ataque nuevamente

- Si, las cosas no son como aparentan ser- dijo una meditabunda Bella- Alice tiene razón, yo personalmente no meto mis manos al fuego por él

-¡Bells!- grito Vera en tono de “¡amiga, es broma!, ese hombre hace que me derrita”, rode los ojos.

-Shhh-la calle antes que siguiera con sus adulaciones- Vera razona, mira acabamos de llegar del médico, bueno técnicamente de la fiscalía y has visto como esta Rose

- Tienes razón- se daba por vencida y encogía lo hombros- ¿Qué pasara ahora? ¿La boda? ¿Su relación?

- ¡Es que no piensas en más! - gruño mi novio, algo, solo un poco alterado, nada , ni nadie lograba eso tan fácilmente, Jasper es uno de los hombres más estables emocionalmente, en realidad siempre es neutro, casi nunca se saben sus verdaderos sentimientos.

Me levante del sofá tomando la mano de mi amado y arrastrándolo conmigo hacia la habitación de Rose, mi amiga dormía plácidamente, pareciese que nada había ocurrido algunas horas atrás.

Después de encargarme de que la policía prácticamente arrestara a Royce a una celda, volvimos a casa a buscar a mi amiga y como suponía se había rehusado a que Emmett le llevara al médico; se había duchado y cambiado de ropa, con Jas la persuadimos para que se acercara a un hospital -“una valoración general”- le rogué con mis ojos aguados; una hora más tarde el médico informaba que solo eran algunas contusiones y hematomas, nada para preocuparnos, aseguraba calmadamente.

Veníamos de regreso a la casa cuando sus padres le llamaron, ya sabría que le dirían, no se necesitaba tener poderes para suponer lo que iban a decir: “Imagínate que dirán nuestras amistades Lilian- si porqué ellos siempre le llamaban por su segundo nombre- esto se verá mal!,¡¿Qué dirán de nosotros en el club?!, ¡Perdónalo y retira la denuncia! mira que no paso a mayores”- si esas serian las palabras de los odiosos padres de Rose, desde su ingreso a la Universidad se había ido a vivir sola, si, aun viviendo en Nueva York decía: “Ya no dependeré de ellos, no seré su Barbie para siempre, quiero tomar mis decisiones” y lo había logrado, era una mujer independiente y exitosa, fría, calculadora y arrogante, todo producto de su relación con estúpido Royce, yo la conocía desde el segundo grado del instituto o antes cuando mis padres se mudaron a esta ciudad y era una de las chicas más dulces y tiernas, ahora era algo pesada casi todo el tiempo, una cabezota completa; la palma de Jasper se movió en mi pierna haciendo que dejara mis divagaciones, de vuelta a la realidad veía como mi amiga cambiaba de colores y gritaba a su madre

-¡No! ¡Mamá! ¡por mi que se pudra en prisión!, ¡se acabo!, ¡ni muerta me caso con él!- estaba ofuscada, seguía gritando, cada vez sus palabras se hacían más fuertes y punzantes-¡Por eso nunca les visito!¡ Son unos desalmados e insensibles, el bastardo pudo asesinarme y ustedes desean hacerle un altar!- guardo silencio por un rato, gire para verla en el asiento trasero del auto de Jasper, le hice señas para que se serenara, pero parecía no verme ya que su ceño se fruncía a la vez su mandíbula se tensaba fuertemente y su puño apretaba el equipo amenazando con romperlo- ¡Excelente!¡Oye bien, de hoy en adelante nunca, entiende, nunca me vuelvas a llamar porque desde hoy la que era tu hija se murió!¿entiendes?- colgó bruscamente el móvil y fijo su vista en un punto lejano

Todos guardamos silencio, uno muy , demasiado incomodo y molesto, pose mi mano sobre la mano que Jasper tenía en el freno, tratando de buscar consuelo y tranquilidad, algunas calles después él fue quien rompió el eterno silencio

-Rose, sé que no es el momento, ni estas de ánimo, pero como abogado te aconsejo que vayamos a impetrar la correspondiente denuncia por lesiones personales- mascullo serenamente mi hombre

-Si, hagámoslo, es mejor ahora que nunca- su voz no tenia atisbo alguno de emoción alguna “¿Podría ser Rosalíe Hale más fría e indiferente?” pensé

Esa noche fue eterna; a la mañana siguiente cuando desperté ya no estaba, en todo el día no le vi en la casa y en la noche manifestó que se mudaría de cuidad e inclusive de país aducía “Necesitar aire nuevo” y por tanto estaba dispuesta a vender su compañía, lo más preciado y amado en su vida, la seduje el resto de la noche para que viajáramos a vacacionar a Seattle junto con mis padres o a Texas con la familia de mi novio

-Seattle- dijo monótonamente- después me podre largar a donde quiera ¿de acuerdo?

-Como quieras primor- susurre para hacerla enfadar, necesitaba que alguna emoción surgiera, algo, aunque fuese un pequeño indicio que indicara que aun era humana

-¿Tierra o aire? ¿A qué horas viajamos? ¿Frio o calor?

-Cómo quieras, a la hora que quieras y frio, lleva todas las chaquetas y suéteres que puedas

-Aire, primer vuelo, consigue los tiquetes y llevare mis blusas de verano, las chaquetas se pueden quedar aquí.

-Te congelaras tu hermoso trasero

-Es mi problema ¿ok?

Después de hacer las correspondientes reservas, alistar nuestro equipaje y anunciarle a mi novio nuestra separación momentánea, me dispuse a dormir.

El viaje transcurrió calmada, nada alteraba a Rose así que era como ir con una pared a todos los lados, cada tanto segundos torcía la boca, levantaba la ceja, miraba con superioridad a la azafata e incluso fue hiriente con otro pasajero, desde que subimos al avión quedo prendado de mi amiga ¿y quién no? Es hermosa

-Mira para otro lado tonto, cierra la boca vas a babear todo el aeropuerto y deja de soñar despierto nunca tendrás a una mujer como yo- tomo su equipaje, al pasar junto al chico que cambia de colores como un camaleón le empujo un poco con su hombro y camino hacia la entrada- Brandon te vas a quedar ahí como una estúpida, o nos vamos- sacudí la cabeza

-Eres una odiosa

-No, no lo soy, Soy hermosa y una diosa, nunca más nadie llegara a mi tan fácilmente- aseguro y si hubiese sido psíquica seria como Raven, mi cerebro maquino una respuesta y un nombre del que me había olvidado

-Ni siquiera osito boo- reí ante mi nuevo sobrenombre para mi amigo- segura, Rose, ni siquiera Emmett McCarthy – su cuerpo se tenso y por fin en casi tres días vi algo de sentimiento, claro diría Jas: “fue como la fama fugaz y efímera”; recobro su compostura rápidamente

-¡No! Ni siquiera ese- sus palabras temblaban, decidí no ahondar la herida, desde ese día comencé a maquinar mi plan para que ella volviera - ¡Ah! Lo Olvidaba - abrió su bolso rojo y saco su móvil- serás mi secretaria, no me pases llamadas que no sean urgentes.

La observe atónita desde cuando era yo su empelada, tome el móvil y la vi desafiante

- Desde cuando eres mi jefa

- Tu dijiste que necesitaba descansar, eso hago, manejaras mis asuntos, ahora cállate y llévame a casa, deseo dormir un poco.

Cada minuto que pasaba Rosalíe Hale se parecía más robarle su puesto a las grandes villanas del cine y la tele, Cruela Devil, la bruja blanca de Narnia, la reina roja de Alicia en el país de las maravillas, Lord Voldemor de Harry Potter, a su lado se veían como principiantes.

Cada día era peor, la mayor parte del tiempo optaba por dejarla con su sarcasmo en la casa de mis padres, irónicamente vivía pendiente del móvil de Rosalíe desde nuestra llegada Seattle, pero había olvidado estar atenta al mío, ya iban varios días sin ni siquiera saber algo de mi novio y nueva york, revolví mi equipaje buscándolo

-Mierda, pero así como iba a saber quien me llamaba- refunfuñe, mi equipo estaba muerto, busque el cargador y una vez pegado a la toma eléctrica lo encendí, dos segundos después comenzó a sonar, mensajes como >el numero… te ha llamado< <<”Alice, ¿Dónde se han metido? ¿Cómo está Rosalíe? ¿Qué ha pasado con el infeliz? ¿Puedes llamarme?, Enana es enserio no querrás que movilice medio departamento de policía, soy capaz de decir que las han secuestrado, apenas puedas comunícate conmigo”>>

Me sentí culpable por no haber comunicado nada a Emmett, pero en el momento era mejor que se mantuviera lejos; muy en el fondo anhelaba ver como medio departamento policía de New York se movilizaba para buscarnos, elimine todos los mensajes, luego hable con mi novio.

Tortuosamente los días transcurrían y con ellos mis ganas de regresarme y dejar que Rose hiciera con su vida lo que le diera la reverenda gana, todos los días y muchas veces al día Emmett marcaba a Rose, una y otra vez estuve tentada a contestarle; “Contrólate Alice, todo a su tiempo”- me repetía a mí misma.

Durante los más de quince días en Seattle fuimos a cine, a algunos abres, creo que a todos los bares, Rose quería tomarse una copita cada noche

- Esta haciendo como sed, ¿no te parece?

- Eso dijiste ayer, el día anterior y oye desde el segundo día que llegamos dices lo mismo, ¿no es raro?- su actitud me tenia aburrida- pero, en fin, estamos aquí por ti, así que te seguiré la cuerda, ¡Si, Rose! Hace una sed del demonio ¿podrías invitarme un trago?

- Vamos, he encontrado un bar de lujo- murmuraba

Estábamos frente al muelle tomándonos la quinta cerveza de la noche cuando ella me sorprendió

- Al, ¿extrañas New York?

- Obvio, extraño mi empresa, a mi novio y a mi amiga- dije viéndola a los ojos

- He sido una perra desagradecida ¿verdad?, Ali, lo siento ya sabes cómo soy- tomo un nuevo sorbo de su cerveza y continuo hablando- regresaremos, mañana si es posible, mi empresa necesita que yo esté en frente

- ¿Ya no la venderás?

- ¡No! Eso sería como darle gusto al cretino de Royce

No evite demostrar mis sentimientos, así que me abalance a su cuerpo en un fuerte abrazos y muchas risitas, incluso ella rio tenuemente pero rio, poco a poco recuperaría a mi Rose.

- ¿veras a Emmett, cuando regresemos?- inquirí

- No lo creo, esta mejor, mucho mejor lejos de mi-

- No comparto tu opinión, yo digo…

- Alice, ¡cállate!

Bufe, bueno sería el kit de carretera para mis amigos, ellos merecían ser felices, ya vería la forma de hacer que ellos estuviesen juntos como correspondía, mi intuición nunca me había defraudado, sonreí ante mis pensamientos

Volver a New York me costó un día mas, ya que no habían vuelos, le anuncie a mi novio; mi corazón palpitaba locamente mientras el avión aterrizaba, luego de desembarcar nos dispusimos a salir de la zona de equipaje, saliendo de allí nos encontramos con nuestra familia putativa, vera, bella y Jasper estaban sonriendo cuando nos encontramos, después de muchos abrazos y cotillear un poco, salimos del aeropuerto, ya en el parqueadero le pedí a mis amigas levaran mi equipaje

- Alice- se quejo mi novio-¿creí que sería nuestro día? Llevamos tiempo sin vernos- me acerque a él para regalarle un casto beso

- Bebe, mas tarde seré tuya, por el momento tengo que ir con un cliente- todos asintieron si algo hacia que dejara a mi novio era mi trabajo.

Me lleve su auto, luego que nos separamos en la autopista, conduje por la vía alterna hacia Queens, ya cerca marque a Emmett

- ¿Qué quiere?- “¡wow! alguien está enojado” pensé - más vale que sea bueno acaba de interrumpir algo importante.

- ¿Estás con alguna mujer?-

- No, veo un juego de Baseball- ya sabía que equipos jugaban y todo porque me encantan los deportes, así que si algo le daña las ganas de ver un juego a un hombre, es que una mujer se atreva a decir como quedaran

- Ganan los Yankees 14-3 , ahora que ya sabes cómo quedaran podemos hablar con calma más vale que todo este arreglado en tu apartamento, voy llegando- colgué, disminuí la velocidad.

Para darle tiempo, di más de cinco vueltas a la manzana, al ingresar a su edificio hice platica al portero y a una señora que buscaba a una diseñadora ofreciendo mis servicios, así mi mentira se volvió real, sonreí malévolamente el destino jugaba mi favor, me despedía amablemente; subí en el ascensor, toque sutilmente, Emmett apareció y aun sin mediar palabra alguna su rostro las gritaba

- Antes que digas algo, no estábamos en la cuidad; si, lo están procesando; no, Rosalíe no sabe que estoy aquí; no es conveniente que vayas ahora mismo a mi casa.

- Eee… Bien, claro- dijo dejándome entrar y largándose a la cocina- ¿quieres café?

- Sí; bueno mientras te voy contando…- le narre todo lo que pude sobre Rose, su decisión de abandonarnos, vender su empresa, lo fría que se estaba volviendo y lo primordial- Ella no quiere verte, se rehúsa a tener algún contacto contigo- dije seria, observando cómo su rostro se contraía

- Pero … yo… ¿Por qué?- sus palabras eran torpes

- Necesita tiempo- me sentí culpable de habérselo dicho, pero debía ser sincera

- Me ayudaras a ser parte de su vida- no tenía ni porque pedirlo, lo haría aun sin que lo pidiera

- Solo porque veo amor en ustedes, lo hare- no pude evitar sonreír ante la idea de ayudarlos, y esa noche comenzaría mi plan

- Espero no arrepentirme de esto-

- Si crees que te arrepentirás, entonces me voy- me levanto del cómodo sofá dejando el café en la mesa, reí tontamente cuando sentí que sus manos se aferraban a mis piernas evitando que avanzara

- Por favor, por favor, ayúdame

- Está bien, tu relájate deja todo en mis manos- aplaudí como solía hacerlo cuando obtenía algo que quería y di unos saltitos - Sera excelente, bien Osito de felpa te estaré llamando.

Mis acciones no iban a ser cautas, ni suaves, iba a atacar el hielo con el fuego, porque si algo he aprenden ido es que lo frio cede, me despedí del portero, conduje a ritmo medio, antes de llegar a la casa le envié un mensaje a Emmett

>Comienza la acción, llámame y es un buen osito sígueme la corriente<>

- ¿Cómo te fue?- indago Rose, no se veía convencida de mi excusa

- ¡Excelente!, la señora Sue quiere aparte de obras reconocidas, unos nuevos diseños para su casa y algo de exclusivos y reconocidos diseñadores-

- ¿Sue?¿quién es esa?- porque Vera nuca cerraba su pico, gracias a Dios mi móvil sonó , sonreí mientras lo levaba a mi oído

- ¿Sí?- todos observaban atentos, hasta Rosalíe que se hacia la desentendida- ¡Emmett! ¡sí! ¿Cómo? ¿Novia? ¡no te creo! ¿Desde cuándo? Pues me la quiero conocer, no te quejes, ya veré si te conviene, ¿Qué tal hoy?, por favor, ah esta fuera de la cuidad, bien pero entonces tu si vienes, a las 8 , besos.

Emmett después de pronunciar novia, se puso como loco, pudo haber dañado mi plan el tontín, la boca de Rose estaban abierta en una perfecta “O” y su expresión decía “¿No es cierto?¡él es mío!¡mío!¡mío!”, bien a pesar de todo mi amiga si tenía sentimientos quien lo creería

- ¿En qué quedamos?- pregunte Jasper me veía inquisitivo, sus ojos iban de mi cara a la de Rose

- ¿A quién invitaste?- cuestiono Bella

- Emmett, un amigo que hacer mucho no veía, estoy tan feliz- Dios me sentía una traidora y con lo que diría me sentiría peor- Tiene novia y esta tan contento, les invite a ambos, pero ella no está en la cuidad, Rose ¿te acuerdas de él?

- Creo- tomo su taza de café - si me disculpan , tengo cosas más interesantes por hacer

Ninguno chisto nada mas, continuamos nuestras charlas por largo tiempo, al cocina suele será la sala de juntas; alrededor de las cinco Vera y Bella salieron, a veces pensaba que eran mellas, o algo a si, una no daba un paso sin la otra, salte de mi asiento y me dirigí a las gavetas a buscar las ollas y los ingredientes para la cena, me movía por la cocina ignorando a Jasper, ya sabía que algo me diría

- Alice Mary Brandon- me llamo seriamente, me gire frunciendo mi ceño y poniendo mis manos en forma de jarra en mi cintura- ¿Qué tramas?

- Nada, ¿ahora no puedo invitar a un amigo? ¿desde cuándo eres celoso?

- Alice, a mi no me engañas, te conozco.

- Pues , si crees que t engaño vete, ¡Adiós!¡Chao!¡Te vi!- me gire y continúe con mis labores tenía una cena por delante y una obra por dirigir en el teatro que me invente, después vería como me disculpaba con mi novio.

Prepare unos tacos y quesadillas, no sabía si le apetecía la comida mexicana, pero yo si tenía antojos de algo de chile en mi comida.

Después de dejar lista la cena me preparé, puse la mesa, esperaba que Jasper viniera a cenar.

- Espero que todos estén aquí en 10 minutos- grite desde la cocina, verificando por última vez la comida, note que se me había olvidado el guacamole, así que rápidamente lo prepare

- Huele a bien- murmuro Vera, atrás de mi- Ese amigo tuyo debe ser importante, nunca haces comida mexicana a menos que no aprecies a la persona, llevaba dos meses rogándote por un burrito, y a él le haces tacos- se quejaba como una bebe

- Si, es muy importante y especial- hice énfasis en estas palabras

- Ya estamos listas- anuncio Bella desde la sala

- ¿quieren una cerveza?

- ¡Sí!- dijeron al unisonó

- ¿y Jasper?- preguntó Rose

- No sé, dijo que tenía algo pendiente, ya sabes cómo es de entregado a su carrera

Entregue a cada una su botella de corona, que era la única cerveza que quedaba, siempre tenemos la nevera con distintas marcas de cerveza, mientras era la hora nos tomamos la cerveza en medio de bromas y el sarcasmo e ironía de Rose, el sonido de la puerta tenso a Rosalíe, brinque de mi lugar a abrir

- ¡Emmettcito!- grite mientras mis brazos lo rodeaban- Uno osito lindo- prácticamente me alzo y me apretaba fuertemente

- ¡Alili! Pequeño monstruo- aproveché que reía de sus pabaras para advertirlo

- Mas te vale que no la cagues y me sigas la corriente- susurre en su oído

- Osezno, bájame- ya en el suelo acomode mi ropa- bueno niñas este es Emmett McCarthy, nada de Emm, de Oso, solo yo y su novia podemos llamarlo así -advertí dirigiéndome a Rose.

Comenzó a saludar a mis amigas, cuando llego a Rose, groseramente retire su mano para que no la saludara así

-Emm, cariño a Rose ya la conoces ¿recuerdas?

-Hm, ¡ah! Claro la chica mala del billar, en verdad eres pésima, cuando quieras te enseño- murmuro divertido- ¿recuerdas, Ali? No fue capaz de ni de tocar una de las bolas

- Estúpido-murmuró entre dientes Rose

- como digas y ¿como estas? Rosalíe

- Bien Emmett- su mirada totalmente desafiante a la risa de mi amigo- ¿y tu novia?- sus palabras están cargadas de rabia

- Bien, Alice, debes conocerla, ella es tan – suspiro audiblemente- Perfecta es poco, duende, ella es lo mejor que he podido encontrar en mi vida

- ¡Qué lindo!- aporto Bella, ya había dicho el destino me ayudaba
- ¿y porque no vino?

- Esta en Vancouver con su familia, pero la extraño, cada minuto sin ella es como si me faltara el alma, mi corazón deja de latir- toda Rose era un completo mar de muecas, “Oh si Rosita, ¿estás jodidamente celosa?” sonreí al verla

-Ya, apenas regrese me la presentas

- A todas a punto Vera

- A mi no, no soy lesbi- tomo su corona y se la tomo de golpe

- Ella tampoco lo es; es una mujer, mujer, como diría mi primo Félix encendió la licuadora (refiriéndose al sexo) y me dejo prendido a una carga de más de 200 voltios.- Su móvil sonó y todas nos quedamos observándolo- ¡Ups! Perdón, es que mi osita no puede estar sin mí-contesto más que amoroso- ¡Bebe!.. ¡Cielo!.. ¡Sí!, yo también te extraño! ¡Te amo mucho!, chica buena, dale descansa, besos sabor a fresa

“Y por actuación Emmett McCarthy ha sido elegido el mejor actor del año”, la gente se levanta de sus asientos y le ovaciona- pensé

- Vamos a cenar- anuncie, ante la mirada despiada de Rose

Todos tomaron sus lugares, lentamente pase los platos a la mesa, luego la gaseosa y las cervezas, estaba a punto de sentarme cuando Jasper llego, así que me demore un poco sirviéndole, no nos dirigimos palabra alguna, era mejor

- ¿Cómo estás?- pregunto en la mesa, como no sabía a quién se dirigía no conteste

- Bien- respondió Emmett- ¿y tú?

- No tan bien- me sorprendí que armaran charla tan rápidamente, la cena transcurría entre risas, bromas y las ganas de Rosalíe por matar; levante los platos, Jasper ofreció su ayuda e inmediatamente me negué

Les lleve otro par de cervezas a cada uno mientras lavaba los platos y arreglaba cocina, me distraje en el correr del agua, esa distracción fue rota cuando todos ingresaron a la cocina a una nueva sesión, las manos de Jasper rodearon mi cintura, sus labios besaron mi cuello

-Perdón, no quería herirte, solo que a veces te metes en donde no debes- acuso tiernamente

-Quítate- susurre

- ¡Hey! enamorados, no nos antojen, recuerden que mi chica esta a varias millas- todos rieron ante su comentarios a su aporte , todos excepto Rose que apretaba fuertemente la botella de corona -Cuidado te cortas- apunto Emmett manteniendo sus ojos en Rose- sería una lástima que se regara ese preciado liquido

Rose no tuvo oportunidad de decir nada, ya que nuevamente el móvil de Emmett sonó, estaba vez duda en contestar

- Hombre estas condenado con ese tono, enserio, ¡I’m Single Ladies!

- ¿Qué? Me encanta Beyonce, además de su cuerpo, sus labios , canta bien y se mueve mejor-

- ¡Contesta Niñita!- grito Jasper ya mas confianzudo-

A regañadientes lo hizo- ¡María! Cielo, oye pero si no ha pasado mucho tiempo, si, si, si, también te extraño, aquí te espero, besos , duerme bien, y María recuerda lo mucho que te quiero-

- Si que te tienen cuidado- aporto Bella- ¡Quiero uno así!

- Me largo a dormir- apunto de pronto Rosalíe, todos la vimos como “¡No jodas!”- Que descansen- ya en la puerta se dirigió a Emmett- Que sueñes con tu osita- dijo sarcásticamente

- Así lo hare, lindura- contesto él.

Y tras la salida de Rosalíe, Emmett se disculpo diciendo que necesitaba hacer una llamada urgente

-Llama desde el estudio- indique confiando en que aprovecharía y buscaría Rose, esperaba no estar haciendo mal y como había dicho Jas metiéndome donde no me llamaban.






Gracias a todas por su apoyo y por sus comentarios me hacen ser más loca y feliz, Gracias
Ada Cullen

1 comentario:

  1. jejejeje
    Super bueno este cap!!!
    me rei muchismo con la maravillosa actuacion de Emmet!!!! ahhh ya kiero el proximooo!!! Estoy segura de que si no hubieran estado todos Rose hubiera roto la cabeza de Emmet con la botella de cerveza!!! jejejeje
    Eresss geniall mi Aditaaa!!!!
    Pikotessss y Abrazotesss!!!
    Att: Claudia Sierra

    ResponderEliminar