“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



viernes, 3 de diciembre de 2010

Tango con un Vampiro. Capitulo 8


Capitulo 8


¡Hellos!
Feliz fin de semana para todas...
Ho he de felciitar a todos los medicos en su día, gracias por dedicarse a cuidar de nosotros. por esa razón este capitulo va dedicado con mucho cariño para mi amiga Johana, reina se que hoy desearias andar con tus colegas festejando en luga de en casa incapacitada, pero bueno a la tarde iremos a la fiesta asi que todo mejorara, mi Jo feliz día. Espero que te guste este capitulo.

con amor
Ada Cullen



La persecución de victoria solo condujo a un callejón sin salida, la arpía era muy rápida, nunca debieron desestimar su fuerza.

Edward gruño de Frustración

Si hubiese ido la habría atrapado, pero en cambio tuve que jugar a la niñera— farfullo, en verdad necesitaba golpear algo o lanzarse sobra la humana y bueno no podía hacerse responsable de lo que ocurriera luego de eso, quizá desollarla o besarla, se estremeció asqueado por su débil pensamiento, de ninguna forma y definitivamente bajo ninguna circunstancia se permitiría volver a tocar a esa mu… ¡Humana! Corrigió— tres y no fueron capaces de atraparla, sí que son ineptos—

Párala ya, ¿o quieres que te demuestre que tan inepta puedo ser? Decide bebe, me gustaría mucho hacerte morder el polvo por una vez en tu patética vida— el tono asesino de Rose solo reflejaba una vez más las ganas de asesinarlo, nunca se la habían llevado bien pero desde que Bella apareció aumento su locura y las ganas acabar con él

Te diría que lo arregláramos afuera, pero no quiero dejar viudo a Emmett— contesto mirándose las uñas y restándole importancia a Rose y al asunto— por otra parte, ¿hasta cuando tengo que cuidar de mi cena como si fuera parte de mi especie y mi familia?—

― Eso no decías cuando la besaste— maldita fuera Alice y su don, solo ella podía cagar su intento de hacerse el de la vista gorda y pretender que anda había sucedido— ¡y qué beso!— afirmo el pequeño demonio de cabello negro

― ¡Cierra tu maldita boca por una vez en la vida!—

― Tengo que pedirte que cuando te dirigirás a mi esposa, lo hagas con respeto— aunque el tono que Jasper uso era suave debajo estaba la amenaza, él siempre sobreprotector con Alice

Tomo la decisión más sabia de ese día, salir, iría a patrullar la cuidad, a liberarse o torturarse con los pensamientos sin sentido y valor de los humanos, porque prefería eso a quedarse bajo el mismo techo donde ella estuviera y como dormía plácidamente gracias al don de Jasper y los analgésicos formulado no quería tentar el poco control que le quedaba y que bueno no era más que una pizca.

― Regresa en la noche— oyó a lo lejos su voz— tenemos que alimentarnos y no puede quedarse sola, como tú eres el único que está alimentado la vigilaras—

¡Wii! Que emoción quizá me permita pintarle de rosa las uñas y hacerle mascarillas.
Bueno que hermosa era su vida en un momento eres el ser más temido y al siguiente no eres más que un enclenque.

Resoplo frustrado, en unos meses se sentía cansado, en verdad deseaba poder borrar todo, sacarse de su mente la imagen de Bella sonriendo y mejor aun el beso, ¿Por qué la beso?¿por que deseaba besarla una vez más? Mejor aun ¿Por qué quería algo más que un beso y su sangre?

Recorrió la cuidad manteniéndose lejos de la vista de cualquier humano, los tejados además de ayudarle a su propósito, le permitía tener un panorama más amplio de la cuidad

― ¿Dónde estás Victoria? ¿por qué no sales a jugar con papi?—

Por más que suplico por un milagro, algo de emoción antes de la gran batalla pero bueno el destino estaba confabulado en su contra, su móvil comenzó a vibrar

No te voy a contestar Alice, así que no pierdas el tiempo—

Paso por el apartamento de Bella, solo para cerciorarse que todo estuviera en orden, se escurrió por la ventana, la casa estaba en completo silencio, tan solo su aroma se concretaba haciéndole vibrar el cuerpo, al punto que su entrepierna comenzaba a tironearse y la ponzoña a picar en su boca

Sería tan fácil poseerla, dejarse llevar y culminar con todas la tortura que implica la mortalidad de Isabella Swan.

― Sal de ahí ahora, necesitamos alimentarnos para poder enfrentarnos a ella mañana—

Gruño con fuerza ante la intromisión de Edward

― No me hago responsable de mis actos— chillo una vez paso junto al gran cuerpo de Emmett

_ ¿Enserio la besaste?_ ignoro aquel pensamiento.

― ¿Por qué no pude ser hijo único?— farfullo mientras se alejaba de aquel sitio que solo le tentaba.


Al llegar a aquella gran casa, noto el pulso acelerado de Bella, prácticamente corrió para cerciorarse que nada mala le sucediera, claro una vez puso un pie en la sala se quedo estupefacto Rose y Jasper estaban cómodos riendo bajamente mientras ella reía a carcajadas, y le gusto, le encanto poder oírla reír como una chiquilla, pero también se odio

Patético, Edward Cullen eres un completo patético y sentimentalista

Es linda ¿verdad?—

― Supongo, si ese es un calificativo para la calidad de la cena si es linda— para cambiar de tema pregunto:—¿donde están Esme y Carlisle?

En la Patagonia, llegaran mañana, en realidad ellos cuidaran de Bella mientras el resto vamos de cacería— no dijo nada, bueno cuando lo intento Alice se adelanto anunciando que se marchaban y regresarían pronto, paulatinamente todos abandonaron la casa, todos menos su tentación, muchos buenos pensamientos fueron dedicados por parte de Rosalíe y Jasper.

Sonrió sardónico al ver como Bella se removía en el amplio sofá, además que su corazón comenzaba a palpitar mas fuerte

¿Aun crees que soy un ángel?— susurro mientras caminaba frente a ella, calculando el terreno para un posible ataque

Sí, creo que tras esa fachada de malo eres un buenazo—

― Pones en peligro tu existencia humana— mascullo.

Debía ser fuerte, alejarse de ella, sus hermanos solo le quería de niñera y eso era lo que haría, a la mañana acabaría con Victoria y su compañero y podría desaparecer, dejando a salvo el trofeo de su familia.

Camino al gran ventanal que rodeaba la casa, observando la fría noche de invierno, concentrándose en la pequeña tormenta que iniciaba.

Disfrutando de esos segundos de tranquilidad para su mente y tragando la ponzoña.

Isabella miraba desconcertada la reacción de Edward, para ella nada cambiaría la imagen de buenazo, además de su bello rostro, de su cuerpo solido, porque a pesar de tener toda la ropa encima podía divisar su cuerpo bien formado, no musculoso si no atlético, nadie más habría intentado meterse aquel día en que victoria parecía loca y mucho menos se habría portado como un galán, no los niños malos simplemente le ignorarían.

Ese hombre le intrigaba y desesperaba al tiempo, su constante negación a que era buena persona le sacaba de sus cabales y aquellas actitudes , ¡Dios! Acaso no le habían enseñado que nuca debía jugar al gato y al ratón, en momentos parecía interesado en ella, como cuando accedió a besarla y al siguiente bueno simplemente daba la espalda y le ignoraba por completo. Y nadie podía culparle pero aquella situación simplemente la excitaba, nunca en su vida se había sentido tan imantada hacia alguien y menos si ese alguien se resistía, cuidadosamente se levanto del sofá, tratando que el dolor físico no impidiera su alcanzar su objetivo, camino en puntitas hasta donde él estaba, inundo su sentidos con aquel aroma a hombre y peligro. Todo su cuerpo se regocijo.

Piensa bien lo que haces Bella, aun queda tiempo para la retirada

Si fuera cobarde lo haría. Deslizo sus manos por el trasero bien moldeado de Edward Cullen, un sonrisa traviesa se formo en su rostro

― Bella— hablo entre dientes Edward

― Shhh…. Relájate Cullen, no muerdo— susurro metiendo una de sus manos por debajo de la capa de ropa— estas frio, ¿te ayudo a calentarte un poquito?—

― Pero yo sí, pequeña humana— respondió Edward entre dientes , el solo contacto le estremecía, quizá si ella seguía su corazón volviera a latir— y por más que intentes no harás que me caliente—

― ¿no?— rumoreo ella en tono bajo y cadencioso— yo creo que si—

― No, y aleja tus manos de mi—

Bella ignoro aquella orden, y siguió acariciando el duro cuerpo, sus dedos se queman con el contacto, su cuerpo se recargo contra él.

Las carias bajo por su duro abdomen solo acrecentaban la curiosidad en Bella, sin pensarlo bajo sus manos hacia la entrepierna.

Dios, como desearía que no tuviera ropa

Poso la mano sobre aquella parte. Sonrió ampliamente, hasta ahí estaba duro y Edward no podía negárselo, habilidosamente sus dedos masajearon por unos segundos aquel monumento a la virilidad.

De repente Edward se retiro bruscamente

― Te dije que mantuvieras tus manos lejos de mi—

Te gusto— acuso Bella satisfecha de lo hecho, ni en sus sueños habría osado hacer semejante cosa— además Cullen de que te preocupas, ni que fueras virgen— expresó manteniendo su cabeza en alto y sus ojos preparados para el momento en que él se dignara a verla.

Vio que se tensaba un poco, para luego girarse y enfrentarla, aquellos extraños ojos estaban cargados, su claro color era remplazado por un tono más oscuro, brillaban como los de un gato a punto de atacar. Rencor, lujuria, miedo, eso fue lo que alcanzo a divisar antes de que él se abalanzara sobre su cuerpo, tan rápido que no le dio tiempo de retroceder un poco.

Sus frías manos su cuerpo, cerró los ojos, aquella situación solo hacía que su intimidad se mojara, ni siquiera la había tocado sexualmente pero su cuerpo estaba completamente listo para él.

Respiro pesadamente, su carrazón tamborileaba frenéticamente.

A la mierda el autocontrol. Se dijo Edward si la humana quería jugar con fuego y quemarse él le ayudaría, pero no se haría responsable de las consecuencias.

Con un brazo sostuvo el cuerpo, mientras con la mano libre comenzó a devolver las atenciones que le había brindado, por encima de su ropa acaricio sus senos, aquella parte suave, bajando con mucha sensualidad por el resto de su cuerpo


― Es como el tango— le susurro Edward al oído, tragándose toda su escancia, quería rugir— lento pero caliente—

― Ah…— fue la respuesta obtenida por Bella, bien al menos el no era el único afectado por sus estúpidos juegos.

Acerco mas su rostro al cuello, acariciando con su fría mejilla la cálida piel, podía sentir su sangre corriendo desesperada por el cuerpo, dejo que sus labios besaran aquel pecaminoso cuerpo, pausadamente con cuidado de no enterrar aquellos colmillos, tomaría su tiempo.

Bella estaba más que llevada, bueno esto era mejor que colocarse, en su vida no había probado los ácidos pero si esto era tan bueno como aquello entendía a los adictos, con un poco tu cuerpo exigía mas y mas.

Gimió alto cuando aquella lengua recorrió su cuerpo. Su reacción fue pegarse más a él. Error garrafal, su erección rozaba la parte baja de su vientre y sus pobre piernas, la gelatina era poco para la tembladera que tenia.

No me sueltes. Pido mentalmente

Claro el no la dejo, todo lo contrario abrió el abrigo que cubría su cuerpo para dejar caer su boca sobre sus senos, llevándoselos a la boca con todo y blusa.

Gracias a Dios no me puse sostén.

Volvió a gemir cuando suavemente jalo de su pezón. La misma reacción obtuvo cuando se apodero del otro pezón, además de sentir su fría mano b sobre su piel jugueteando con la parte baja de su espalda

― ¿estás mojada?— susurro Edward con voz ronca.

su pobre cerebro no podía generar media frase, y claro que estaba mojada, si el intentaba meter su mano allí, lo notaria.

― ¿El gato te comió la lengua, Bella?—

Despejo un poco su mente para contestarle

― ¿Quisiera que fueras tu el que se la come…?— musito bajamente. Si su madre le oyera esas palabras le daría un azote, ya que René pensaba que las damas debían ser damas en toda situación.

El se apodero de sus labios, urgido por la tentación y por la maldita erección que tiraba de él, hace tanto que no se excitaba así, podía sentir algunas gotas de liquido pre seminal mojando el pantalón.

Mientras la besaba la llevo hasta el sofá.

Su sabor estaba mesclado con algún medicamento, algo más dulce, más caliente, más…

Adiós autocontrol y cualquier mierda

Hundió su lengua como si fuera su miembro el que la penetraba, duro, rápido, salvaje, moviéndola por toda la cavidad, memorizando cada detalle, se sintió complacido de que ella respondiera tan bien a aquel besos, sus manos se enredaban en su cabello, tirando de él para profundizar el beso. Algo en su cerebro hizo clic y se separo un poco.

Bella de la emoción había olvidado respirar. Su pecho subía y bajaba descontrolado, mantenía los ojos cerrados, y Edward no pudo evitar sonreír.

Aprovecho la ventaja que aquel beso le dio para deslizarse a la parte baja de su cuerpo, enredo sus dedos en la cinturilla del pantalón de tela que vestía, bajándolo con calma, el aroma de esa parte le noqueo, mas fuerte, más caliente.

Con las almohadillas de sus dedos acaricio la zona púbica, estremeciendo a Isabella ante el contacto.

Oírla jadea, solo provoco una reacción similar

― Te voy a devorar lentamente, te hare gritar y enseñarte mantener tus manos alejadas de mi— le susurro contra la caliente zona, haciendo que su frio halito chochara con fuerza. Ganándose un gemido más. Nadie nunca había gemido tanto para él como ella.

Corrió un poco la braguita blanca de encaje, dándole paso a su dedos, que no perdieron tiempo en apoderarse del palpitante clítoris, masajeando, halando, deslizando sus dedos sobre toda esa zona y hasta irrumpiendo como un animal dentro de ella.

Y si que en ese momento quería clavarse en ella tan fuerte que no le importaba si la partía a la mitad.

Para disipar aquel pensamiento clavo su cabeza entre sus piernas, devorando famélico aquel dulce manjar, su lengua se enredo en la abultaba perla, sus dientes rasguñaban un poco, y bella gemía, gemía cada vez más fuerte, dio varios lengüetazos antes de hundirla dentro de ello, con una de las manos sostenía las caderas de Bella que luchaban por aumentar aquella tortura y con la otra masajeaba su monte. Dejo que su lengua se moviera en un danza erótica dentro de ella, un jadeo desgarro se oyó, mientras el cuerpo bajo su dominio se tensaba, estaba llegando lo podía sentir, los músculos se estaban apretando. Abandono aquella calidad guariada, para observarla.

Recargada contra el sofá, manteniendo los ojos completamente cerrados y apretados, y las manos cerradas en puños a lado y lado del cuerpo.

¿Por qué no la desnudo por completo? Se pregunto, así podía aumentar aquel placer

Abre los ojos— ordeno. Esperaba ver en ella todo, que se abriera como un libro, espero pero nada sucedió— abre los malditos ojos si quieres correrte. ¿quieres correrte, verdad Bella?— ella asintió— abre los ojos y te hare correrte como nunca nadie lo ha hecho—

Se quedo sin aliento cuando sus miradas se engancharon, aquellos ojos chocolates estaban negros por la lujuria y el placer, brillando como su piel bajo la luz solar. Le sonrió de medio lado, ganándose otro jadeo.

― Ahora mira, mírame haciendo que te corras. Quiero que me veas mientras te corres. ¿Entiendes? Si no me miras no te corres—

Manteniendo enganchadas sus miradas volvió a penetrarla con la lengua y retomo el masaje a su sensible clítoris, una, dos o tres estocadas con su lengua fueron suficientes para hacerla correr, claro no sin antes ganarse un muy buen merecido grito de placer.

Bebió todo y más, aquello que no alcanzaba a beber simplemente lo lamia. Sin más dejo que el encaje regresar a su lugar y subió el pantalón.

ella yacía flácida sobre el sofá, aun respiraba entrecortadamente, y mantenía los ojos lejos de él

― ¿Te ha gustado Isabella?—“Porque a mí me ha fascinado”.

Sss….si—

― Ahora ya sabes que debes mantenerte lejos de mí. Créeme soy un peligro para tu humanidad
— "¿pero yo me mantedré lejos de ti?"

Ella rio histéricamente, en parte presa por todo lo el placer que recibió, en parte por los inverosímiles sentimientos que emergían de sí y también por aquella cantaleta de “su humanidad”

¿ Acaso que eres, un extraterrestre o un elfo? Que yo sepa también eres humano— respondió tratando de controlar aquel estúpido ataque

No extraterrestre, no elfo, tengo cara de pequeño y tramposo—

― ¿Entonces que eres? ¿Qué son?—

― Tu pesadilla y el que seguramente ocasionara tu muerte dentro de poco

Ella volvió a reír ante aquellas palabras, Edward Cullen no parecía ser ni loco, ni psicótico, solo debía estar bromeando se dijo, muchos hombres se escudan en inventos para evitar liarse enserio con alguien

― Si es así, yo pido ser una ninfa o una bruja. Así las cosas ya no soy humana—

No sabes a lo que te enfrentas ¿Por qué no puedes creer que no soy bueno, acaso no puedo ser el malo de la historia al que todos persiguen? ¿tengo que asesinar a alguien para que me creas? ¿y si no soy el malo que soy, dímelo Bella?—

Sopesare varias hipótesis pero estoy segura que no eres el malo, eso te lo aseguro—

― Terca— chillo. Sentía la necesidad de volver a besarla, a pesar que le exasperaba también le atraía.

Se acerco a ella dejando que sus rostros se rozaran, tan solo una muy diminuta distancia separaba sus labios, vio como ella cerraba los ojos y el también hizo lo mismo.

Solo un beso y no la volveré a tocar.

Antes de que sus labios se rozaran alguien interrumpió

― Huele a sexo— aseguro Alice. En acto reflejo Edward se alejo de ella, no le importo si lo veía, salto de un solo golpe hasta el ventanal

― Lo siento, sexo, miedo y…—

Todos se guardaban los pensamientos, mientas ingresaban a la sala.

Bella abrió los ojos desconcertada ¿cómo ha llegado allí tan rápido? Se pregunto. Al levar los ojos vio cuatro pares de ojos sobre ella, sin poder evitarlo sus mejillas se encendieron. Una vez más pedía a gritos que la tierra se la tragara

― ¿La pasaste bien?— Cuestiono Alice, quien se acercaba al sofá. Rápidamente se levantando y se alejo. No permitiría que se acercara y menos sabiendo que todo su cuerpo gritaba sexo

― Yo… eh… si, bien, me iré a dormir— dijo tratando de salir de aquel pequeño recinto, bueno pequeño desde que todos la veían como si hubiese cometido un delito

El ruido de una puerta corrediza la hizo volver a ver. Edward se marchaba sin decir nada, mordió su labio inferior fuertemente

― ¿Sucede algo pequeña?—

No, por supuesto que no, me iré a descansar ya es muy tarde y— bostezo, para hacer creer que estaba cansada— mañana quiero ir a mi apartamento a buscar algo— desvió la mirada a un reloj— cielos que tarde es… que descansen termino de decir mientras corría a la habitación que le había adecuado para ella en el segundo piso.

Se metió en la cama pensado en él, prometiéndose que averiguaría que era y porque juraba ser malo, y analizando la forma que el también cayera rendido a sus pies.

Edward Cullen igual a Perdición.

Con ese último pensamiento cedió al cansancio.

11 comentarios:

  1. Wuauuu estubo genial y te adoro x ese capitulo y espero q los demas esten tan buenos como este .Besos desde Ecuador ..Cuidat

    ResponderEliminar
  2. Wiiii, fantastico, wuau, yo quiero un chico igual de malo, bueno yo quiero a este chico malo, no me importa que me quiera matar, jajajaja.
    Estuvo genial Ada, muchas felicidades, espero que los demás caps estén igual de intensos y que pronto se dé cuenta nuestro queridisimo Edward que Isabella es el amor de su existencia.

    Saludos Ale74

    ResponderEliminar
  3. wowwwwwwwwwwwwww!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Ada este capi esta de lo mas fenomenal te fajaste no puedo creer que no se de cuenta de cuanto la ama pero se que lo hara.......................................
    Espero que los otros capi sean igual de intensos o mas (si se puede)))))))))))))))))))))))))))
    Besos desde colombia

    ResponderEliminar
  4. CAYO!!!CAYO!!!CAYO!!!!HA.HAH....EDWARD CAYO EN LAS REDES DE BELLA, EL CAPI ESTUVO GENIAL LOS PROXIMOS DEBERAN ESTAR MEJOR LOS ESPERO CON ANSIAS.. DESDE COLOMBIA TODA LA ENERGIA POSITIVA . ABRAZOS LILY..

    ResponderEliminar
  5. Hola soy feliz poco a poco Edward se esta dejando llevar y cuando menos se lo espere va a aceptar que esta enamorado de Bella gracias por este capi de verdad me ha encantado
    saludos desde México

    ResponderEliminar
  6. ADA MI LINDA, ESTUVO MUY HOT EL CAPITULO, GRACIAS POR TODO.....TE AMO AMIGA....

    ResponderEliminar
  7. Ha ciado....jejeje¿ y ahora que mi querida ADA?
    nos esperan unos capis que..
    Genial capitulo mi Ada, podrías participar con esta historia, me encanta, me apasiona, me entusiasma, esta genial.

    Besazos...

    Bonnie

    ResponderEliminar
  8. Perdón, quería decir caído, se me fueron los dedos y es que después de leer este capi tan...HOT , me puse de los nervios.
    AGUAAAAAAAAAAAAA

    ResponderEliminar
  9. Madre mía del amor hermoso!!!!!!!Adaaaaaa!!!!! ha sido genial!!! Tu Edward es magnífico y Bella zas!!! me encanta!!! me encanta!!!!! Como el tango, preciosa, me gusta tanto como el tango! Ahhhhhh!!!! Ahora me voy a quedar aquí, suspirando hasta el próximo capi!!
    Qué manera de plasmar los sentimientos encontrados mi niña, qué bien escribes!
    Mil besos
    T.

    ResponderEliminar
  10. okkkk sin palabras...por todo lo sagradooo...lo amo definitivamente madre mia pero q calor hace jajaja...este edward lo amo jajaja y sta bella es de lo maximo...

    ResponderEliminar
  11. fuerte, fuerte, fuerte....
    me dejaste sin aliento ada! estoy con la boca abierta....edward es un SUCIO!! un ammmm....loco?, deskisiado?, awwwwww°!
    ke extremo estubo...amo tanto a la famili cullen, y mas ke nada ke ahi nadie se guarda nada!! todos dicen lo ke piensan tal cual; y ps gracias por hacer ke nos diera calorcito a todas tus lectoras jaja eso ke?
    bueno aver ke pasa con esta controvercial pareja...tkm chao

    ResponderEliminar