“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



jueves, 9 de diciembre de 2010

AMARTE DUELE . EPILOGO


Epilogo


DISCLAIMER: Los personajes le pertenecen a Stephanie Meyer, sólo la historia es de mi propiedad. Prohibida su adaptación, copia parcial o total.


Perdonaran la hora de actualizar pero aja niñas aun ando sin internet… si lo sé, es feísimo, llevo días de lectura atrasada como no imaginan y para completar no les puedo actualizar a tiempo, este capitulo estaba listo desde el sábado y pues perdón… dirán y porque no usaste un cyber ¡nah!, este pecho estuvo liadísimo por fin comenzare mis practicas, si, por fin estoy que brinco en una pata, ya me nombraron y posesionaron así que bueno… Dejando de lado los avisos parroquiales, quiero decirles fue un placer escribir este fic, si aunque algunas querían Lemmon, bueno este fic no daba para eso este fic era algo como una enseñanza de vida, espero haber dejado algo en ustedes… Disfruten del poema 16 de 20 poemas de amor de Pablo Neruda.
Por utlimo agradecerle a todas ustedes por el paoyp... Tngo lo publico apenas llegue del trabajo eso es tipo 2 o 3 hora Colombiana perdón por todas las complciaciones espero mañana a la tarde ya tenrr internet abrazos.
Ada Cullen

Los finales felices existen en la vida real, solo que no se asemejan a los de los cuentos de hadas que además son para siempre. Para ser felices solo se necesita una cosa ser y hacer lo que en verdad se siente, desnudar el alma y explorar los sentimientos, equivocarse y corregirse, el final feliz depende de las decisiones que tomes en el camino, el final feliz marca la culminación de una etapa y el inicio de una nueva.

Dos meses atrás Esme había logrado un final feliz, el primero de muchos más.

La luna de miel fue de ensueño playa, sol y mucho amor, conocer países como México, Puerto Rico y Brasil, disfrutar del paisaje y bueno también de la mejor compañía que alguien pueda merecer.

- Cari, confía en mí- le susurro Carlisle al oído

- Confió en ti, pero vendarme los ojos, no me parece buena idea, amor-

- Arruinaras la sorpresa- aseguro su esposo- son nuestro últimos días en Brasil, Cari, déjame consentirte un poco mas-

Acepto con un poco de recelo sobre la petición de su esposo que cada noche logaba sorprenderla, corrección cada segundo a su lado le sorprendía. Era un hombre inigualable, prefecto con sus imperfecciones, y bueno es que Esme estaba completamente enamorada de aquellos pequeños defectos de Carlisle.

Con las manos en sus hombros quemándole sus desnudos hombros, le guio por la calle, indicando cada obstáculo y paso que debía dar, sus sentidos estaban al máximo, alertas, preparados para reaccionar, quedando así solo preparados porque Carlisle le protegió de cualquier tropiezo

- Con cuidado siéntate- ronroneo Carlisle ayudándola a sentarse en un delgado sillón

- ¿A dónde vamos?-

- Esme, no preguntes disfruta-

Pronto sintió el ruido de un motor, y un lento avance- ¿Estamos en el mar?-

- Sí, quiero que veas el atardecer, cuando lleguemos te quitare la venda, ahora Sra. Cullen relájese y sienta las olas-


El aroma salino del mar, la brisa fresca y la leve caricia de los últimos rayos del sol la acompañaron por lo menos por quince minutos. Cuando la embarcación se detuvo, Carlisle bajo rápidamente para anclarla y ayudarla a bajar, claro antes decidió quitar sus sandalias

- La arena aquí parece de algodón- murmuro alegremente- Te amo, Cari- le aseguro por millonésima vez en los últimos dos meses. Instintivamente le rodeo el cuello con sus brazos para besarlo emocionada.

Una vez roto el pequeño beso se colgó en su espalda como un mono, la risa de Carlisle calentaba todo su cuerpo y su alma, de aquel roto corazón no quedaba nada, porque él con sus cuidados lo curo, un poco de cinta y mucho amor fueron suficientes para cauterizar todas las heridas, un tanto de risas y caricias dieron un nueva capa reluciente y alegre.

- Hasta aquí- dijo el bajándola con cuidado sobre la arena, cuando sus pies la tocaron se estremeció por la suavidad, rio como una cría y aun con los ojos vendados comenzó a dar vueltas haciendo que la falda se ondeara, las fuertes manos de su compañero la sujetaron cuando tambaleo, manteniéndola presa hasta que aquella sensación de vértigo paso- Te quitare la venda y lo que veas aquí , todo, es tuyo- dijo. El nudo de aquel trapo negro dio paso a que la tela dejara sus ojos, le costó unos segundos acoplarse a la luz.

Dejo que una muy grande palabra de admiración dejara su cuerpo, el sol caía dejando un rastro naranja que se aunaba con el azul del cielo , creando de paso otros colores que se reflejaban sobre el brillante mar- ¡Oh Carlisle, es hermoso!- susurro con voz quebrada, los últimos días había visto muchos atardeceres, amaneceres, anocheceres y todos tenían algo especial, ninguno se parecía al del día anterior o al anterior, no cada uno era especial, único, simple y sencillamente hermoso

- Muy hermoso- aseguro su esposo, quien la sostenía recargada contra su cuerpo- ahora date la vuelta y mira todo lo que es tuyo-

Ella rio tímidamente antes de contestarle:- Pero a ti te veo siempre y ya sé que eres mío por unos años más, espero que por doscientos años mas –

Él también rio un poco. Con tan solo un movimiento le giro, frente a ella se elevaba una gran casa de madera y vidrio, una sola planta pero desde donde se encontraba podía asegurar que era lo suficientemente grande como para albergar a un batallón, abrió y cerró la boca en varias oportunidades pero las palabras no fluían, Carlisle le arrastro en silencio, con cuidado abrió la puerta permitiéndole a ella ver todo. Una hermosa y amplia casa, muy iluminada con cuatro cuartos con baños, sala-comedor, un baño general, cocina, terraza y una pequeña vereda que conducía a una piscina natural, un pedacito del mar para ellos solo.

Sus ojos le escocían, se giro para lanzarse a los brazos de Carlisle llorando enérgicamente, por varios minutos él la sostuvo hasta que se calmo

- Car…

- Cari, esto es poco para lo que mereces- aseguro, con una mano levanto su rostro dejando que sus miradas se enlazaran- Esta casa, esta isla es tuya, solo tuya-

- Pero… ¿gastaste…?

- Poco para lo que mereces, créeme, este es mi regalo de bodas, además podremos venir a vacacionar aquí cuando queramos -

Dejo que sus labios se unieran, además de amar besar sus labios, era la mejor forma de decirlo lo perdidamente enamorada que estaba, candorosos movimientos, dejándose llevar por sus sentimientos- Te amo- susurro contra sus labios.

Los mejores sesenta días de sus vidas, sesenta días que culminaron rápidamente, regresar a Estados Unidos fue como un despertar a la realidad y dejar atrás el país de las maravillas, claro que su realidad parecía un día feriado en un parque de diversiones, y eso lo comprobaron cuando aterrizaron en Seattle, luego de los tediosos papeleos, habían decidido descansar en un hotel y a la mañana trasladarse a Port Angels y lo hubiesen hecho si sus amigos no les esperaran con un gran cartel de “Bienvenidos Tortolitos”, globos y la estruendosa algarabía que armaron cuando les vieron:

- Pensé en solicitar una vacante en Brasil dado que ustedes no volvían, Edward, Jasper y Eleazar analizaban nuevas opciones de trabajo- grito Emmett haciendo que todos estallaran en risas y varias personas se detuvieran a ver el espectáculo. Lo que duro la luna de miel no se comunicaron con ellos por tanto entendían aquella actitud juguetona de su amigo.

Esme observo a cada uno de los presentes Renesmee, Irina, Tania y…

- ¿ Kate?- pregunto incrédula soltando la mano de Carlisle para correr a la carriola- ¿ y los padres?- cuestiono mirando a Tania fijamente

- Llegan mañana- consto con tranquilidad la joven

- ¿Aun la darás en adopción?, creí que este tiempo te había hecho cambiar de parecer-

- Kate estará bien con ellos, créeme, además poder verla cuando quiera- sonrió alegremente.

Después de los abrazos y besos de bienvenida, fueron a la casa de Eleazar donde compartieron una pequeña cena, una breve charla.

Muy temprano cuatro autos partieron rumbo a Port Angels, Carlisle y Esme viajaron en el auto con Edward, todos sus amigos actuaban algo raro, miradas traviesas, señas raras y comunicación cero para ellos dos.

- ¿Qué les pico?- le susurro Carlisle. Esme negó encogiéndose de hombros.
El clima de la cuidad a pesar de los nubarrones era agradable, extrañaban la cuidad, la gente y su rutina, cada uno extrañaba realizar su labor. Cuando llegaron a la casa la sorpresa fue mayúscula, en la sala se encontraba un sonriente Jenkins, junto a él una botella de vino tinto

- Hey, bienvenidos- saludo sin levantarse, encima de la mesa tenía varios documentos

- ¿Sucedió algo?- pregunto rápidamente Carlisle alarmado, desde la adopción de Tania, había otorgado poder especial a Jenkins para manejar varios negocios. Todos sus acompañantes a excepción de Esme ingresaron y acomodaron en la sala

- Bueno pasen, los esperábamos- dijo serio Eleazar

Intercambio una mirada confusa con Esme, quien aun con su duda le incito a ingresar

- ¿Qué sucede?- volvió a preguntar

- Verán- comenzó el abogado- todos los documentos están listos, como esta será una adopción privada solo tendrán que someterse a algunas visitas esporádicas de una trabajadora social que garantizan la estabilidad y condición en la que se encuentra la menor-

- ¿Qué menor?- pregunto Carlisle

- ¿Qué adopción?- replico Esme

Todos sus amigos rieron, Tania se levanto explicando lo que sucedía

- …Kate merece un hogar estable y que mejor con ustedes, yo podre estar con ella pero será su hija- dijo brevemente

- Tania… yo…- Esme dejo sus palabras en el aire.

Carlisle sonrió ante las palabras de Tania, durante un prolongado tiempo todos contuvieron el aliento en espera de la respuesta

- Si- dijeron los dos al unisonó

- ¡Oh! Tania cariño- susurro Esme corriendo a ella para abrazarla- gracias por confiar en nosotros, tesoro-

- Ustedes cuidaran tan bien de ella como cuidaron de mi- le aseguro la joven con algo de llanto

Una vez los tutores legales, y los nuevos padre s firmaron Tania entrego a Kate en los brazos de Esme- Te dije ayer que sus padres llegarían mañana. Cuídala mucho Tía- deposito un beso en la frente de la bebé- Es lo mejor Kate, yo aun soy muy inmadura para cuidar de ti, espero lo entiendas más adelante, siempre estaré junto a ti- sonrío.

Con una coipa de vino todos celebraron la decisión de Tania, quien sonreía ampliamente a la pareja.

¡Padres!, tanto Carlisle como Esme no podía creer lo ocurrido, serian padres, padres de la hermosa Kate, Esme aun se preguntaba porque nunca se dio cuenta de las insinuaciones de Tania, todo era ahora tan obvio, pero en aquellos días…

Lentamente se incorporaron en sus vidas, Carlisle solo trabajaba de día en turnos de seis horas para dedicar tiempo con su hija. Esme dividía su tiempo entre la pequeña empresa que comenzaba a florecer y Kate.

Una pequeña familia, pequeña pero feliz, una molécula que se unía fuertemente a la célula que conformaba la relación con sus amigos, una gran familia, una familia que por azares de la vida les unió para enseñarles un lado de la moneda, aquel lado que te ayuda a sobrellevar los días oscuros y que te hacen llorar de la alegría en aquellos días soleado, una familia que hace por ti más de lo que hubieses imaginado

- ¿Eres feliz?- musito Carlisle pasando sus brazos por debajo de los brazos de su ángel, uniéndose al lento acunar al que se sometía la pequeña Kate

- Mucho- respondió Esme, mirando con devoción a la bebe- gracias por devolverme la vida y brindarme un nuevo día-

- Te amo, y te amare por lo que reste de vida- con cuidado dejo una línea de besos en sus mejillas.- y amare a nuestra hija-

- Lo sé, siempre lo sabré y nunc a lo olvidare-

- Y si quieres podemos adoptar otro bebe pronto-

Esme rio altamente haciendo que la bebe se removiera en sus brazos- No, aun es muy pronto dejemos que Kate Cullen tenga unos años y veremos. Por el momento no quiero compartirte con nadie más, somos unas chicas celosas- termino diciendo en un murmullo.

- Si que si- respondió Carlisle dando paso a uno de los poemas que le recitaba a sus mujeres:

En mi cielo al crepúsculo eres como una nube
y tu color y forma son como yo los quiero
Eres mía, eres mía, mujer de labios dulces
y viven en tu vida mis infinitos sueños.
La lámpara de mi alma te sonrosa los pies,
el agrio vino mío es más dulce en tus labios:
¡oh segadora de mi canción de atardecer,
Cómo te sienten mía mis sueños solitarios!
Eres mía, eres mía, voy gritando en la brisa
de la tarde, y el viento arrastra mi voz viuda.
Cazadora del fondo de mis ojos, tu robo
estanca como el agua tu mirada nocturna.
En la red de mi música estás presa, amor mío,
y mis redes de música son anchas como el cielo.
Mi alma nace a la orilla de tus ojos de luto.
En tus ojos de luto comienza el país del sueño.

Muchos días vendrían, cosas desconocidas acaecerían pero lo importante es que estaban juntos y así las todo sería más llevadero. Un año, dos años, tres años, la felicidad nace del interior, amarse y valorarse así mismo es el primer gran paso para ser felices y sobre todo mantener el respeto y la confianza es lo que permiten que muchas páginas se llenen y se obtenga el final feliz.


6 comentarios:

  1. Ada te quedo hermoso este capi!!!!
    me gustaba tanto este fic, no sabes la falta q ya me esta haciendo jejeje
    Bueno espero q a pesar de tanto trabajo, saques un tiempito para regalarnos más de tus maravillosas historias.. Igual con paciencia te esperamos :D
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que pilogo mas hermosooo... Aditaaa simplemente hermosooooo!!! y el poemaaaa maravillosooo!!!
    Mil felicitaciones x la terminacion de otro proyecto mas... Gracias x hacernos tan felices con tus escritosss!!! Miles de abracitoooos!!!
    Te quiero mi Aditaaa!!!

    ResponderEliminar
  3. ayyy dios este epilogo esta super espectacular, y tan hermoso, me encanto, con esta historia nos muestras y nos enseñas tantas cosas, felicidades por haber terminado esta hermosa historia voy a extrañarla mucho, cuidateee, besosss

    ResponderEliminar
  4. Ada amor, todo ha sido precioso ¡TODO! No puedo creer que termine....adoré la poesía, la dulzura de Esme, el amor de Carlisle y ahhhh! que se quedaran con la pequeña Kate.
    Nena con cada letra que escribes siempre dejas mucho, un regusto a veces dulce, a veces amargo (todavía me acuerdo de la "familia" de Esme y gruño) y las reflexiones de esta historia han sido sensacionales.
    Nada más preciosa, enhorabuena por las prácticas!
    I love you girl
    T.

    ResponderEliminar
  5. Ada, mi linda niña, ¡¡Que bello final para tu historia!!!!, sabes que me gustaba muchísimo y esperaba con ansias la actualización, éste ha sido el cierre perfecto....
    Saber que detrás de cada nube negra siempre se oculta el sol, y que luego que las nubes desaparezcan siempre el astro rey brillará, nos entrega un mensaje de esperanza que se hizo vida en Esme, ya que siempre encontré atroz lo herida y desesperanzadaque ella se encontraba frente a su historia y su familia... ¡¡De verdad que me gustó el final!!!...
    Felicitaciones, un abracito lleno de cariño y nos leemos...
    Macaries

    ResponderEliminar
  6. estuvo genial el epilogo neta me encanto
    voy a leer los demas nos vemos pronto

    ResponderEliminar