“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



viernes, 8 de octubre de 2010

Tango con un Vampiro. Capitulo 2



Capitulo 2

DISCLAIMER: Los personajes le pertenecen a Stephanie Meyer, sólo la historia es de mi propiedad. Prohibida su adaptación, copia parcial o total. Algunos personajes como Mati&Gero son mios y es en honor a mi sobrinito


Bien chiquillas y chiquillos aquí un nuevo capítulo de Tango he de agradecer a tod@s por leernos y pues Joder que estamos de fiesta porque mi hermosa Tiwwi regreso a nuestro hogar y además con energía renovada Hermana este capítulo con todo mi amor para ti… Gracias a todos en especial a Ro_lizzy y Macaries por su palabras niñas tienen razón, espero os guste este capítulo…

Esta portada fue elaborada por mi hermanita Lullaby Ska, Lulla nuevamente gracias la ame lo sabes amor, ahora quiero que todas uds decidan con cual portada se quedan de sus opiniones … miles de besos mi Lu. Este es el link del video en el que me inspire para este capi click aqui para ver



La mente de Bella se hallaba revuelta por el mal sueño, sumado a eso su “incondicional y siempre presto mejor amigo” no daba señal de vida, durante el día trato de distraerse, haciendo zapping en la tele, cocinando, ordenando su pequeño piso, claro cualquiera que entrara podría pensar que ella era un compulsiva, preparándose para la presentación de la noche


― No me debo preocupar las malas noticias siempre llegan primero— se dijo tratando de mantener la calma, el reloj marcaban mas de las 22 horas, estaba en una de las salas estirándose para evitar una esguince, esa noche uno de los maestros de la academia que había otorgado su beca observaría sus avances, claro ella aun no había iniciado pero como los chismes vuelan ellos habían sido informados así que tendría que dar el 101%, los nervios la colmaba.


Su cuerpo se reflejaba completamente en los espejos que adornaban por completo el cuarto, dejando ver lo grácil y delicada que era, suspiro vagamente, mientras se deslizaba lentamente sobre sus piernas abiertas, en su mente lleva el compas de un tango falaz, lentos acordes del bandoneón y la guitarra fluían en el aire un tango sin letra ni prosa, un tango que le relajara, los ligeros movimientos que el espejo mostraban hacían su mente vagara en los principios de este arte, la concepción y conceptualización del tango como uno de los bailes más sensuales.


― Percanta que me amuraste, en lo mejor de mi vida dejándome el alma herida y splin en el corazón, sabiendo que te quería, que vos eras mi alegría y mi sueño abrasador...— seductora, cargada y algo melancólica la voz de Germino se coló en la sala, haciéndola gritar, cuando su vista se clavo en el cristal le vio recargado en el umbral de brazos cruzados, su joven pareja recitaba las hermosas letras de mi noche triste, sus hermosos ojos oscuros se mantenían cerrados, sus espesas pestañas sombreaban sus mejillas haciéndolo ver más tierno y la comisura de sus labios se elevaba un poco reflejando una hermosa sonrisa


― ¡Che! ¡Gero, avisa nene!, que me matas— y era verdad, el maldito sueño le tenía los nervios de punta, ni siquiera su pasión por la musica y el baile los menguaban

― ¡Nena! Tenis las conciencia tan pura que te asustas por oír mi hermosa voz—el suave acento argentino de su amigo le hizo sonreír. Rodo los ojos hasta dejarlos completamente blancos, su conciencia estaba limpia, bueno dentro de lo normal, nada que no se pudiera limpiar con una buena confesión y penitencia— venia a calentar, pero si vos no queres compañía iré a otra sala—

― Quieto ahí caballero, vendrás aquí ahora mismo— no tuvo que repetir la orden para que él estuviese a su lado estirándose, claro calentar con Gero implicaba hablar y reír, a veces pensaba que lo que realmente calentaban eran sus lenguas tampoco se quejaba siempre era gratificante tener alguien que le acompañara, mas cuando eran pocos sus amigos en esta ciudad.


Cuando la hora 00 llego camino al salón que se usaba como vestir para las mujeres, el vestido blanco con profundo escote en la espalda, y una larga abertura en uno de sus lados colgaba en la percha frente a su espejo, sobre la mesa había una flor del mismo color, sonrió, siempre lo hacía cuando se trataba de sus presentaciones, con suma paciencia se puso el suave vestido, los pequeños brillos reflejaban el arcoíris cuando la luz caía sobre ellos en un ángulo especifico, se peino de medio lado, haciendo unas ligeras ondulaciones a su cabellos, como toda buena bailarina su maquillaje era fuerte, los ojos enmarcados por un lápiz blanco, pero con sombras azul celeste, el gloss para resaltar sus labios y el rubor para darle color a su blanca tez, un sobrio juego de cadena y zarcillos complementaban su traje no volvió a mirarse al espejo, simplemente camino rumbo al escenario, tomo una gran bocanada de aire cuando piso la ultima escalera, las luces de la gran sala ya había sido graduadas, tenues, casi en la oscuridad, como todos los fines de semanas un grupo tocaba en vivo, esta noche los gauchos hacían el amor a sus instrumentos, el salón estaba en completo silencio.

Vamos, Isabela tu puedes, es una presentación mas, solo haz lo que siempre haces relájate y disfruta.


Cuando el bandoneón sonó solitario comenzó a caminar porque más que bailar su entrada era caminado tango en compas de dos tiempos, paso, para, paso, para, derecha, izquierda, mueve las caderas al acorde de la música lenta, sonríe, coquetea, suelta el cuerpo hasta llegar a la pista y posar como un maniquí, por el filo de su ojo ve que su compañero totalmente de negro y con un sombrero inclinado hacia un lado se dirige hasta ella, contiene su aliento, se ubica atrás de ella, posando sus manos en las caderas, su rostro se desliza por la sensible piel de su cuello, él inhala sus aroma a Fresia y canela ronronea, ella sabe es un juego sin embargo cierra los ojos, cuando la música acelera y el tango comienza en forma la hace girar sobre sus pies, inmediatamente sus posturas fueron similares un pie adelante con rodilla flexionada, el otro atrás totalmente relajado, uno de sus brazos se acuñaba en la parte alta de su espalda y el suyo por encima profundizando su agarre, el otro brazo estriado y con sus manos unidas como siempre acaecía los violines y los bandoneones rugieron al unisonó, alegres.


Él la dirige ella se deja llevar, él hace que haga un medio giro para que le dé la espalda ella cruza sus piernas simulando un golpe y así como giro regresa, atento le atrapa, haciendo que en un solo compas se muevan, así comienza un juego de seducción, el sueño de los amantes, la conquista del amigos; lentos movimientos, rápidos, caricias furtivas, paso largo, paso corto, todo marcado por la constante armonía de guitarra, bandoneón, piano violín, ella toma su sombrero y simula echarse aire, él le mira coqueto para arrebatar su instrumento con un nuevo acorde este cae en el suelo, su rostros se acercan en un nuevo movimiento le lleva hacia adelante, luego en sentido contrario, un leve ocho elaborado y con pies cruzados le hacen lucir más osados, no se fijan en nadie, no existe nadie, solo ellos dos, sus miradas se entrelazan cuando comienzan a caminar, él manda un pie hacia delante ella hacia atrás en el instante mismo se arrastraran sobre las tablas en forma circular y cuando esta por culminar ellas a su cuerpo deja caer, mira sobre ligeramente, elegante y coqueta se incorpora, medio giro permitiéndole a él regresar a su posición inicial, ella, picara reposa una de sus piernas mientras la otra sienta en su regazo, con hermosa sonrisa y mirada presumida, vuelve a su sonrisa, para dar paso a un sensual movimiento eleva la pierna que reposaba al máximo, al bajar la cruza un poco permitiendo que Gero le vuelva a conducir, giros, caricias, paso lentos, pasos largos la marcha de la banda le anuncia el final, las notas se aceleran sus cuerpos responden, es una carreara donde alguien ha de ganar, giros, cruces elevados de sus piernas, levantadas, las notas merman su andar permitiéndole a él tomar a su hermosa compañera a quien sostiene fuertemente para poder deslizarse sobre sus pies, con rodillas flexionada y pierna extendía, mano en alto, agarre ceñido, cuerpo juntos inclinándose hasta quedar demasiados juntos sus labios perfectamente se puede rozar, sienten sus cálidos alientos, ella cierra los ojos mientras él deja que las comisura de sus labios se enarquen un poco; la ovación de sus espectadores les hace sonreír, elegante le levanta, sonrientes saludan, para luego marcharse por los caminos en que llegaron.


Su corazón latía desbocado, mientras dejaba la sala oía varias persona aun aplaudía, Matías subía al escenario para animar al público, camino a la barra en busca de una botella de agua


¡Izzy!— dejo que su mirada vagara por la barra de mármol hasta encontrar a la dueña de esa voz, Victoria estaba sentada en una de las altas sillas en compañía de un tipo rubio, su cabello podía ser del mismo largo que el de ellas acompañado por una perilla, el hombre le miraba como si fuese un filete, encogiese un poco de hombros, fue hasta ellos


― ¡Vic! Creí que habías regresado Estados Unidos


― Y dejarte sola,¡ no!, ni lo pienses— Isablella noto un trasfondo en sus palabras además su compañero atento tenía una mirada asesina, sus extraños ojos se clavaban en cada movimiento cohibiéndola— te presento a mi esposo James, cielo, saluda a mi amiga, ella es de quien tanto te platique


El tal James dejo su silla para caminar a ella, extendiese su mano— Encantado de conocerte “humana”— quería decir lo mismo, pero no era cierto, la fría mano, los extraños ojos oscuros con un tinte rojo, su sonrisa sardónica, todo le hacían ir en sentido contrario, responder mucho gusto tampoco era la respuesta buscada, así que solo asintiendo, mentir nunca había sido lo suyo así que prefería pasar por hipócrita que mentirosa —¿Nerviosa?— la voz del hombre se parecía al siseo de una serpiente venenosa


― Para nada, fatigada tal vez pero nerviosa ¡nah!

― ¡Hermanita!— oyó como la dura y fuerte de un hombre llamaba a alguien muy cerca de ellos, su mano aun se mantenía bajo el agarre de James, sus huesos estaban resentidos pero no iba a gritar— B, oye llevo más de diez minutos buscándote— sintió los fuerte brazos de alguien zafarle de su agarre y abrazarla, los fuerte músculos del hombre chocaba con su cuerpo delgado— Has bailado endemoniadamente bien, vamos tengo tu agua en la mesa— levanto su mirada para encontrarse con el jugador de Rugby sonriendo amistosamente, los pequeños hoyuelos que se formaban en sus mejillas le hacían verse más guapo— conseguiste amigos nuevos pequeña, que te he dicho de platicar con desconocidos— iba a replicar pero el lo impidió—Gusto en conocerles Emmett, soy hermano adoptivo de Bella— su amiga no respondió al saludo al contrario Victoria y James les miraban desdeñosos y parecía que gruñían, al tipo grande no le importo la alejo de ellos sin permitirle despedirse o disculparse, cuando estuvo lejos por fin fue capaz de reaccionar

― No soy tu hermana— murmuro entre dientes

― Si, y no debes estar cerca de ellos, créeme ellos no te convienen, te hacia un favor—

― Me se cuidar sola gigantón—


No, no lo puedes hacer, por lo menos no con ellos a tu alrededor, ellos chica— dijo mirando sobre su hombro a la barra— son el peligro latente de tu humanidad—


¿Qué acaso todo ustedes están locos?¿que son perros?¿gatos? ¿Por qué en menos de quince minutos dos personas usan la palabra humano para referirse a un congénere?


¡Ew! Me llamaste perro, los gatos son pasables porqué son felinos al fin de cuentas, pero perro, ¿qué parezco un chucho?, me ofendes pequeña, mantente lejos de esos dos— dijo por ultimo dejándole sola cerca a las escaleras


¡Qué día! Tan solo me falta que el conde Patula, la nana e Ighor aparezcan para llevarme a Transilvania


Mientras iba a la planta superior miraba atenta la sombras, los nervios que había desparecido mientras daba su espectáculo, ahora regresaban duplicados, su cabeza parecía un ventilador hiendo de lado a lado, rápidamente se cambio para regresar a donde todo el mundo se congregaba, esa noche volvió a casa acompañada de su adorado Gero, claro no comento lo intimidada que se sintió por la inesperada visita de su amiga victoria, ni tampoco como el tipo grande le advirtió del peligro.


― En tu puerta, si quieres que te acompañe solo tenes que decir Gero dormí conmigo— los dos estallaron en risas


Ni lo pensés nene, me encanta dormir sola, pero gracias por acompañarme— beso su mejilla, entro a su casa.


Como todas las noches antes de descansar reviso su mail, se cercioro de la contestadora que tenía dos mensajes, su madre había escrito respondió rápidamente para revisar los recados guardados, al presionar la voz de Jake sonó, alegre despreocupado, juvenil

“Belly, Belly… estas bien, digo, Dios cuando vi tu mensaje casi me caigo de la cama, ¿Cómo esta Argentina?¿ya comenzaste las clases?¿quieres que vaya a cuidarte? solo dilo y allá estaré- oyó una ligeras risas atrás de su amigo- ¡Ey! preciosa aquí todo marcha bien ahora salimos a cazar, la manada te envía saludos y Sam dice que no olvides mirar a cada lado cuando vayas a cruces la calle… Bella te dejo los chico me dejan, te quiero llámame luego vale, besos”

El segundo mensaje era de Victoria


“Izzy, ese hermano tuyo es peligroso, aléjalo de ti para que podamos platicar, James quedo muy triste. ¿Qué tal si quedamos en salir? Te llamo a la mañana, descansa Izzy y aleja a ese disque hermano tuyo”

Dormir parecía para ella la mejor opción simplemente deseaba dejar atrás ese raro día…


-

Frio, blanco y desolado su corazón permanecía como los altos picos de los andes argentinos, como vampiro no podía dormir, así que tenia las 24 horas del día para hacer nada, ya que en las montañas desiertas que estaba solo había nieve y algunos animales para comer


Malditos Humanos ¡quiero paz! Pero no ellos y su maldita humanidad solo me tientan— gruño fuertemente, gruño sabiendo que estaba protegido tanto la ventisca con el inhóspito lugar le permitían ser el animal peligroso que era desde hacía 180 años.


Corrió ladera abajo tan rápido como su inhumana capacidad le dio, la amenaza de Rosalíe aun repicaba en su colapsada mente, no permitiría que por una estúpida humana su desgraciada “hermana” le arrebatara lo único que le hacía humano, regresaría para demostrar a todos quieren era Edward Anthony Cullen, Rosalíe se arrepentiría de amenazar a sus pianos. Tardo un día largo en regresar a Puerto de Santa Cruz, la casa Cullen como todas las demás se ubicaba a las afuera del pueblo, donde una zona boscosa se desplegara, grande ostentosa, llena de cristales y blancas como casi todas, toques posmodernos y decoración clásica era el sello Cullen


Mientras recorría la cuidad capto dos efluvios que le alertaron, como depredador que era olfateo bien los malditos efluvios


Vampiros


Vampiros desconocidos y seguramente de aquellos no “vegetarianos” en un pequeña cuidad implicaba peligro, menos comida y enfrentamientos, bueno por lo menos eso significaba cuando se dedicaba a cazar a los débiles humanos, quiso dejar atrás aquellos efluvios, pero algo le impulso a seguirlo, como si se tratara de un chucho, los efluvios se concentraban cerca del salón de bailes y unas calle mas allá, a medida que avanzaba podía olerlo, la tentación, su perdición, único en su especie la sangre de ella le llamaba, la ponzoña se acumulaba con fuerza sobre su garganta , una pequeña bola de fuego amenazaba con matarlo


― Eres el peligro andando pequeña humana—


La mañana pronto caería las pocas horas de la noche parpadeaban, quiso dar la vuelta poner nuevamente tierra entre ellos pero su estúpido cuerpo inmortal se rehusó a obedecer en cambio se las ingenio para llegar al sitio donde su presa dormía, el aroma dulzón, las fresias y la canela se colaboran por sus fosas quemándole, sus colmillos se extendieron, la ventana sin seguro le facilito su ingreso al pequeño departamento, sigiloso camino hasta la cama donde ella indefensa reposa, inclino su cabeza para absorber su esencia, masoquista


Contrólate- se grito varias veces, claro sus sentido hubiesen estado atento habría obedecido, pero no era el caso, dejo que sus labios rozaran la suave piel de su cuello, limpia, pura, una nueva vida humana arrebatada por su despreciable inmortalidad, abrió ligeramente sus labios permitiendo a sus colmillos rozar su cena, cerró los ojos ante lo inevitable ella moriría, la marca de muerte había sido puesta desde que la vio aquella noche

― Tu eres la única culpable— susurro antes de atestar el ultimo golpe

11 comentarios:

  1. ey hola soy nueva en el blog la entrada pasada comente por primera vez en la de scort y ahora lo hare en cdaa capi
    este capi estuvo corto para mi gusto pero aun asi geneal
    bueno me despido sigue escribiendo asi de geneal
    soy la primiisss en comentar

    ResponderEliminar
  2. estubo genial hehe
    ya soy tu seguidora
    me encanto esta buenisimo!
    pasa por mi blog
    hehe
    besos
    bye!

    ResponderEliminar
  3. Ada, amor, me matas con la descripción del baile, dios cada movimiento, Ahhhhhh!!! nena, lo amo!! Y los vampiros....cielos!!....estoy deseando leer el próximo capi!
    Un besazo
    T.

    ResponderEliminar
  4. EL tango...me encanta, yo no se bailarlo pero si tuviera que hacerlo con Edward...jejejeje, vamos estaría mas que dispuesta.
    Genial capi mi Ada, cada día me sorprendes un poquito mas.
    Besotes mi reina.

    Bonnie

    ResponderEliminar
  5. oh por dios!!! no me vas a decir que se la ceno??? jajaja que buen capitulo, es que Argentina y el tango forman mis raíces asi que es algo genial el imaginarme a Edward en mi país, oh por dios te imaginas?? jajaja que masoquista!! Bueno aunque si fuera el yo gustosa seria su cena y todo lo que el quiera.
    Chicas genial capitulo y espero que ahora ustedes opinen del mio, aunque todavía me falta un mundo para parecerme siquiera a ustedes.
    Es un honor que mi nombre aparezca en su blog que es tan genial, las leo hace mucho porque son realmente buenas en lo que hacen.
    La dirección del mio es: http://miangelpersonal.blogspot.com/ y espero sus comentarios, soy muy nueva en esto y no me tengo mucha confianza que digamos aun.
    Las quiero muchisimooo!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! En mi blog ay premios-espero q te gusta-besos

    http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/2010/10/regalos-de-fin-de-semana.html

    ResponderEliminar
  7. xd LA MUERDE DIOS QUIERO MAS ME MUERI

    ResponderEliminar
  8. OMG el tango fue genial, imaginarlo y depúes compararlo con el video awwww fue muy sexy y me encanta el acento aregentino es my favourite jaja y bueno genial el capi, todo esta tan lleno d eintriga y novedad y los personajes son tan diferentes y ahg lo ame desde el principio hasta el final, y no quiero que muerda a bells, es bella no? ahhh dios te amo tanto

    ResponderEliminar
  9. Ada querida, ¡¡¡¡¡que capítulo, está genial y no me digas que la va a matar.... no puede hacerlo... ¿o sí?...!!!!!! uffffffffff, espero la actualización
    Besos y saludines

    ResponderEliminar
  10. siiiiiiiiiiiiiiiiii"""!!!! mortallllllllllllllllllllllll!!! me encantoooooo

    ResponderEliminar
  11. ke perro el!!!
    jajajja bastante bueno! diossssssssss!
    ke se siente edward? ke peude hacer lo ke kiera ..nO!
    jajajaj y emmet y james???...wow, cada vez mejor!
    bueno nna seguire despues..chao

    ResponderEliminar