“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



lunes, 8 de noviembre de 2010

Scort, Capitulo 6: Pertenencia



Scort



Capitulo 6:



Pertenencia



(Appartenenza)







Hola mis amores, ¿Cómo están? Yo ando por aquí subiendo capitulo, estoy contenta porque alcance a escribir todo para la semana asi que mañana por la noche me tendrán por aquí nuevamente.




Espero les guste el cap y me den sus impresiones, les aviso que esta largo son alrededor de 20 paginas en Word, creo que me inspire, el próximo cap será la antesala para el mas emocionante de toda la historia, muchos misterios serán debelados en ese capa si que antentas, las amo con todo mi corazón y nos leemos en los rws…




Con amor






Tiwii Cullen







Bella POV:




Era ella… la mujer que yo había temido que apareciera, la prometida de Edward, Ángela Weeber.




    Veo que te ha impactado la noticia querida— dijo la mujer con una sonrisa de satisfacción en su rostro— es una lástima enterarte de la noche a la mañana que solo eres una entretención— el acento italiano de la mujer acrecentaba el tono de burla en sus palabras
    ¡ya basta!, no te permito que le hables así a Bella en mi prescensencia, ¿a qué has venido?— pregunto Edward en un tono furico, el se puso delante de mí como hace unos minutos protegiéndome de la mujer, el gesto tan simple produjo un contradictorio sentimiento, me hizo sentir feliz.
    Ya te lo he dicho querido he venido a verte— dijo en un tono sensual que me hizo estremecer hasta el último de mis vellos
    Pues ya me has visto Ángela, ahora si me disculpas— comento dándole la pasada, se giro sobre sus talones y avanzo hacia la puerta. La mujer era de estatura media un poco más alta que yo mire disimuladamente sus pies y lo atribuí a los enormes tacones que usaba, su cabello era negro y sus facciones denotaban su procedencia. Camino con paso lento y pausado hacia la puerta no sin antes pasar por mi lado.
    Aléjate de el prostituta  o juro que lo lamentaras— retomo su paso hasta llegar  a Edward, sus palabras me hicieron enfurecer, ¿Quién demonios se creía?
    Espero mañana almorcemos juntos querido, estoy en la suite presidencial, pasa por mí al medio día, buonanotte— dijo pasando sus dedos por el pecho de Edward, sentí por primera en muchos años mi sangre hervir, maldita hija de… mordí mi lengua al sentir el odio que ella me infundía, nuevamente estaba haciendo de mi vida un tormento, la ultima vez ella habría acabado con mi felicidad.




Aun podía recordar después de la partida de Edward, estaba pasando por momentos muy difíciles, yo no tenía animo de vivir ni de salir adelante, el se había ido sin dejarme explicación y yo lo único que hacía era morir de amor por él. Mi madre me habría preguntado millones de veces que era lo que pasaba pero yo solo había atribuido a que era algo pasajero, había mentido diciendo millones de cosas que no eran verdad pero en mi interior sabia que sin él la vida ya no sería lo mismo. Con el paso del tiempo y con la convicción de que él me había olvidado me intente levantar pero muy poco me duro ya que cuando al fin me había decido a buscarlo nuevamente la noticia de su compromiso con una chica rica de su país me dejo completamente aturdida, el se iba a casar con otra, así tan fácil y después de tan poco tiempo, con eso me quedo más que demostrado que yo no significaba nada para él. Ángela Weeber algún día será la Señora Cullen y la sola verdad me hizo caer nuevamente en depresión una de la que me costó mucho salir adelante.




    Amore— me llamo una dulce voz, me estremecí por los recuerdos que me embargaban, las manos de Edward me sujetaban de los brazos, sus ojos consternados intentaban leer los míos.
    lo siento— dije sinceramente, sacudí mi cabeza de un lado a otro intentando aligerar mis pensamientos
    ¿estás bien Bella?— pregunto con voz preocupada, la imagen de Ángela pasando sus dedos por su pecho vino a mi mente, la sensación de celos y de asco volvió a mi cuerpo
    ¡no me toques!— le grite mientras retrocedía varios pasos hacia atrás
    Bella lamento que esto haya sucedido, créeme que yo…
    La que lo lamenta soy yo Edward pero no tienes que explicarme nada, te recuerdo que yo solo soy tu dama de compañía
    ¡maldizione!­— grito con tono enfurecido, acorto la distancia que yo había puesto entre nosotros y me tomo de la cintura— ¿todavía piensas que solo eres eso?
    Sí— dije con convicción pero que solo se remitía a mis palabras, lo que pasaba en mi interior era muy diferente
    Déjame que te explique— se apresuro a decir, cuando iba a protestar acalló mis reclamos con su dedo— es cierto que ella fue mi prometida pero eso quedo en el pasado Bella, Ángela no es nada para mi, solo una amiga
    Ella no esta tan segura de eso
    Allá ella, no estaré arriesgando lo que tenemos por una persona que no acepta su realidad, si sus padres le prometieron que yo me casaría con ella no es mi culpa los míos no lo hicieron jamás ya que nunca se tomaron el compromiso enserio
    Veo que ella si lo hace
    Demonios Bella ¿es que a caso seguiremos hablando de ella?— me pregunto, la intensidad de sus ojos me penetro hasta el alma y removió sentimientos que pensaba extintos.
    Lo lamento pero la llegada de esa mujer me ha descompuesto— le confesé, sus manos acariciaron mis mejillas y besaron suavemente en mis labios
    No es necesario que el sexo sea nuestra única manera de ver la cama cara, vente… vamos a dormir esta noche— tomo una de mis manos y me arrastro hacia la cama, suavemente saco mi vestido y en un gesto que no esperaba me puso con sus manos una de sus grandes playeras,  Edward era un hombre bastante alto y corpulento comparado conmigo, su camiseta rosaba mis muslos.




El se desvistió enfrente mío y quedo solo en un pantalón de dormir, haciendo caso a sus sugerencias me acomode a su lado, sus brazos pasaron por mi cintura pegándome a él, su mano descansó cerca de mi seno despertando la pasión que pensé evaporada por la visita anterior. Debo reconocer que Edward no hizo nada para excitarme, solo estaba durmiendo a mi lado, no había porque verle el lado malicioso a la situación pero en solo un instante me sentí excitada, calurosa y completamente lista para seducir al hombre que estaba a mi lado.




    buenas noches cara mía, sueña conmigo— beso mi hombro y acomodo su cabeza sobre mi cuello, sus piernas tibias y fuertes se entrelazaron con las mías, sentir el calor de su piel me dejaba aturdida y deseosa de mas contacto.
    Buenas noches— susurre.




La respiración de Edward poco a poco se fue acompasando hasta dejar en evidencia que estaba dormido, su pecho subía y bajaba de manera lenta, estaba volviéndome loca pero antes de hacer cualquier cosa comencé a pensar en lo que había pasado, ¿Cuánto tiempo no había temido este momento?, la mujer era bonita pero había algo en ella que no me infundía confianza, sus ojos tal vez o la expresión fría en su cara, sabía perfectamente que esta no sería la última vez que la viera y sus palabras habían sido una declaración de guerra de su parte, ella no me quería cerca de Edward y yo no estaba dispuesta a alejarme de él, por ahora, susurro mi mente atemorizada con ese pensamiento. Mi corazón se había rendido una vez más a los encantos de Edward pero ¿Qué más podría hacer? Disfrutar del momento  o salir corriendo… había otra opción pero esa jamás la pensaría, estaba fuera del campo, sabía que Edward jamás la conocería ya que nunca la llevaría a la práctica.
No sé cuanto paso, el cuarto cada vez me parecía más oscuro pero aun así me sentía protegida por sus brazos, la mujer que se había presentado esta noche no descansaría hasta vernos separados, mi mente me decía que sería lo mejor pero mi corazón sufría por la triste verdad, tarde o temprano tendría que separarme de él ¿los motivos? Ellos se irían conmigo… y jamás seria rebelados. Me levante, el insomnio se había apoderado de mi, mire el reloj de la mesa de noche marcaba las tres de la madrugada ¿tanto ya había pasado?, Edward se había girado en la cama al soltarme dejando su pecho descubierto, mis ojos recorrieron la extensión de su piel, sus músculos y cada parte que se marcaba tan bien, mi boca se entreabrió al sentir deseos de recorrer su pecho con mis besos, sentía ese cuerpo como mío, la piel que había en él había sido recorrida por mí, yo fui su primera mujer y en este momento mi corazón me hacia reclamar lo que fue mío en el pasado.




    Demonios— susurre ante el maldito deseo del que fui presa, Salí de su habitación y camine nerviosa por los pasillos del enorme pent house, estaba todo oscuro, sentía la respiración de Edward dentro de la habitación, sonreí al pensar que jamás habría imaginado este momento, cuando él se fue y luego de saber lo del compromiso jamás pensé que lo volvería a ver y me consolé con eso ya que tenía que salir adelante, mi vida no podía detenerse y debía volver a vivir. Esta noche había sido intensa, en la fiesta, en el coche, aquí mismo antes de entrar había sentido un deseo incontrolable hacia él, podría haberle arrancado las ropas en un solo segundo para hacerle el amor en cualquier parte, intente contenerme y espere a llegar a la habitación, si hubiera sabido lo que pasaría le habría dejado tomarme en el ascensor.




Mire por el enorme ventanal que había en frente mío, las luces de la ciudad  estaban aun encendidas, el Golden Gate se veía iluminado en sus puntas por luces rojas al igual que los edificios más altos. Mi vista se perdió en un punto fijo, recordé la sonrisa de Edward y sus gemidos al estar entre sus brazos ¿Cómo demonios le haría para vivir sin él?, la decisión de irme estaba tomada el problema era que no tenía el valor para dejarlo ya que sabía que él me encontraría a donde me fuera, Edward era un hombre persistente y no cavia duda que si él me deseaba como yo lo sentía me buscaría hasta en el fondo del mar. Cerré mis ojos y deje caer mi frente en el cristal




    Esto se está poniendo peligroso— susurré con los ojos cerrados, mi cuerpo se estremeció al sentir una brisa  pero inmediatamente fue suplida por un calor, un cuerpo que estaba a mis espaldas y me apretaba contra el— Edward— susurre atónita
    ¿Qué se está poniendo peligroso amore?— pregunto girándome para ponerme de espaldas contra el cristal
    ¿Qué haces despierto? Pensé que dormías
    Lo hacía pero cuando alargue mi brazo y descubrí que no estabas sentí pánico de que todo esto hubiera sido un sueño, Salí de la habitación y te vi aquí, hablando de peligros— rio
    Muy gracioso— le dije con burla— vamos a dormir— intente removerme de su agarre, no quería que insistiera pero al no verlo soltar sus manos sabia que el querría adivinar mas.
    Muy graciosa— me contesto con la misma expresión— ¿Qué pasa por tu cabeza cara mía? Te siento confundida
    Y lo estoy— acepte con veracidad— no sé qué pasa entre nosotros Edward y eso me confunde al punto de ni siquiera saber lo que quiero— examino mis ojos y asintió
    Se lo que pasas amore  y te aseguro que no es muy distinto a lo que hay en mi corazón pero ¿sabes? Creo que debemos tomarnos las cosas con calma, por primera vez nadie nos apura ni tampoco estamos bajo la presión de que alguno de los dos se va a ir de improviso— mordí mi labio inferior ocultando la verdad que había en mis ojos ante aquella frase, llegaría el día en el que yo si partiría de improviso y no dejaría señales pero eso estaba fuera de mi cabeza por el momento, solo tenía que mantenerlo alejado, lejos de mi corazón
    Tienes razón— mentí y dolió en lo más profundo hacerlo. Edward me examino con la mirada y me abrazo, pase mis manos por su espalda disfrutando del gesto, tenerlo entre mis brazos era algo que nos conectaba a un nivel diferente, no sabía porque pero me sentía aun más cerca de él solo con tocar su piel.
    ¿estás cansada?— pregunto besando mi cabello, pensé en la respuesta a esa pregunta. Mi mente sopesaba rápidamente las dos opciones
    No tanto— conseguí responder
    Entonces— espero, levante mi rostro y vi su oscura mirada, sonreí abiertamente y antes de lo que pudiera imaginar ya estábamos en su habitación, buscando el placer que solo nosotros nos sabemos dar…





A la mañana siguiente los fuertes brazos de Edward me apretaban contra su pecho, nuevamente estábamos juntos en un amanecer como tantas veces lo había soñado en el pasado pero el sol también traía mis responsabilidades tenía que levantarme para ir a clases. Me removí entre las sabanas pero solo consiguió que Edward me pegara aun más a su cuerpo.




    Debo irme— susurre
    Non voglio— me respondió entre sueños, se acerco y beso mi hombro
    ¡vamos! Sabes que tengo que hacerlo
    No lo sé— respondió abriendo sus ojos, me giro y estaba mirándome fijamente, aunque era imposible vi su mirada oscurecida
    ¿no te cansas?— pregunté mientras sonreía, el estaba  excitado y su cuerpo reaccionaba  a mis palabras
    ¿di te? ¡jamás!— sus brazos se pasaron por mi espalda haciéndome estremecer, tan fácil era estar juntos y tan difícil a la vez.
    Bueno ya me voy— rápidamente me pare de la cama sin darle oportunidad a que pudiera tomarme
    Tramposa— sonreí— cara antes de que te vayas hay algo que quiero preguntarte
    ¿Qué es?
    La próxima semana tendré que viajar a Italia ya que mi familia solicita mi presencia.
    Oh— demonios…— ya veo
    Te iba a preguntar ¿si querías venir conmigo?
    ¿Qué? ¿ha Italia?— pensé rápidamente una respuesta, irme de viaje con él era traspasar los límites, eso nos acercaría mucho mas y era precisamente lo que no quería que sucediera. Habían muchas razones por las cuales no podía salir del país, en este momento pensaba en solo una, la imagen instantánea vino a mi mente y me estremecí con fuerza.
    Cara ¿sucede algo?— preguntó examinando atento mi expresión
     No nada, no puedo salir del país en este momento— dije y el pareció sorprenderse de mi respuesta
    ¿Por qué?— insistió y los nervios se me crisparon
    Porque estoy en el medio del último semestre y no puedo faltar a clases— mentí, Edward me observo por algunos momentos pero con el paso de los segundos su expresión se fue suavizando hasta quedar en una sonrisa
    Entiendo, no te preocupes Bella, quizás algún día puedas viajar conmigo, sería un honor
    Quizás— susurre solo para mí, me vestí rápidamente, mientras terminaba de poner mi ropa sus manos me sujetaron de la cintura haciéndome girar, un beso que descargo toda la pasión que sentíamos me hizo pensar en lo que estábamos haciendo, tenía miedo, terror quizás, cada vez sentía que estábamos mas conectados, sus besos me hacían unirme a su cuerpo y lo peor es que me sentía más atada a su corazón.
    Quédate— me pidió sobre mis labios, delineo mi boca con su lengua despertado nuestro insaciable libido
    Ya te lo dije no puedo, además tú tienes tu trabajo que hacer, no seré una distracción en tu vida diaria, también…— pensé en mis palabras, mencionar a Ángela me hacía sentir insegura— tienes que atender a tu visita— su rostro se transformo, una mueca apareció en el diciéndome que no le hacía gracia mi comentario
    Lo había olvidado…— comento levantándose de la cama y dejándome ver su desnudes, un leve sonrojo coronó mis mejillas, Edward me observo divertido
    ¿aun te sonrojas con mi cuerpo amore?— pregunto caminando hacia mí, podía ver el sexo reflejado en sus pupilas, si no salía de esa habitación no lo haría jamás.
    Creo que sí pero no tengo tiempo para explicar los porqués, debo irme Edward, tome mis cosas y Salí de la habitación, a los pocos segundos Edward estaba en una bata siguiéndome hacia el hall.
    Ya entendí, no tienes para que correr. Esta noche habrá una fiesta en el centro de la ciudad, ¿me acompañas?
    ¿ya no es un deber?— deje escapar y mordí mi lengua.
    Nunca ha sido un deber cariño, siempre podrías haberte negado a mis invitaciones— Edward tomó mi mano y el beso— ¿me acompañas?
    Está bien ¿a qué hora es?
    A las diez, pasare por ti a las nueve.
    Bien, nos vemos, adiós— abrí el picaporte pero antes de salir sus manos me giraron para atraerme a su boca
    Odio despedirme de ti— susurro mientras pasaba su lengua por mis labios, gemí por la intensidad del momento y el aprovecho para introducirse en mi— sabes tan bien amore
    Edward— suspire mientras él me besaba con pasión, por un momento pensé en dejarme llevar, quería hacer el amor con él, lo deseaba, necesitaba de su cuerpo y de sus caricias.
    Quédate— pidió mientras volvía a sacar mi ropa, sentí su enorme erección contra mi muslo preparada para atacar pero mi conciencia peso un poco más que mi deseo haciéndome despertar
    Lo siento— dije separándome rápidamente— nos vemos a la noche.




Salí de la habitación como un ratón asustado, apreté rápidamente el botón para el ascensor y cuando pude subí sin perder tiempo. Mientras las puertas se cerraban mis ojos lo iban haciendo con ellas. Mi teléfono me saco del letargo en el que me había sumido, mire la pantalla y el nombre de Jake aparecía parpadeando, demonios nuevamente había olvidado mi desayuno con él. Decidí no contestarle y apresurarme hacia el departamento, no me importaba su opinión sobre mi conducta pero si le contara quien es Edward Cullen en mi vida, de seguro no me dejaría acercarme más a él, ¡soy una maldita enferma! Sé que no tengo que acercarme a él, si no… si no todo lo que tengo podría venirse abajo frente a mis ojos.




    Hola— saludo Jake mientras pase a su lado para abrir la puerta, entramos al apartamento sintiendo la mirada del hombre pegada en mis hombros— ¿a qué demonios estás jugando Bella?— pregunto de repente, me gire violentamente y sus ojos estaban cargados de molestia
    ¿a qué te refieres?
    ¿te estás acostando con Cullen?— pregunto de repente dejándome helada
    No es de tu incumbencia— le conteste fría y por primera vez distante, el conocía todos mis secretos era mi mejor amigo pero al parecer estaba confundiendo sus sentimientos y hacia confundir los míos.
    Claro que lo es, tu sabes…— mordió su labio inferior— tu sabes lo que siento por ti, daría mi vida por estar a tu lado.
    Jake no comiences, ya sabes mi respuesta
    ¿es justo que le des una oportunidad a ese maldito antes que a mí? ¡te conozco desde siempre Bella!, el apenas te conoce desde hace días ¿Qué diferencia hay?
    No contestare tus preguntas Jake— no podía decirle la verdad.
    ¿acaso el sexo con él es mejor de lo que sería conmigo?— la furia se desencadeno, acorte la poca distancia que nos separaba y acallé sus palabras con un golpe de mi mano
    Jamás…—dije con mi boca temblando por la ira— jamás me vuelvas a insultar y menos en mi casa
    No me retirare lo dicho, es injusto, tu eres injusta. Conozco cada parte de ti, hasta se de tus mas ocultos secretos y aun así no me das la oportunidad que siempre te he pedido, es algo que no logro concebir, no puedes estar con él Bella
    No me digas lo que tengo que hacer, desde siempre te he dicho lo que siento por ti y lo que te ofrezco, yo no puedo amarte Jake es imposible.
    ¡maldita sea Bella!— grito apretando sus puños, el paquete que estaba en sus manos voló hacia una de las paredes reventándose— maldito hijo de puta, ese Cullen…
    No lo metas en esto, el no tiene injerencia en mis decisiones.
    ¿te enamoraste de el verdad?— pregunto con amargura en sus palabras, ¿realmente me había vuelto a enamorar de Edward?
    No— mentí sin saber realmente la respuesta— no te diré nada mas
    Entonces no tengo nada más que hacer aquí.




La puerta del departamento tembló al ser cerrada con tanta fuerza. Respire pesadamente llevando una de mis manos al pecho, Jacob aun no comprendía todo lo que implicaba Edward en mi vida, creo que hasta yo misma no le había tomado el peso al asunto, sin duda Edward Cullen era más que un amante. Todo el día fui atormentada por mis pensamientos, a ratos la imagen de Jacob aparecía en mi cabeza torturándome aun más de lo que ya mis propias culpas lo hacían, mi cabeza era un cumulo de preguntas sin respuestas, había tanto de que hablar pero tanto miedo como para hacerlo. Como no quería ir a la oficina, tome uno de mis vestidos de fiesta y comencé a prepararme para nuestro encuentro, pensé en muchas cosas Ángela y Jacob rondaron mis pensamientos con fuerza pero Edward siempre estaba allí para recordarme la prioridad en la que debía pensar en ellos, su propia imagen se encargaba de ahuyentar a los demás y establecerse como mi pensamiento más fuerte.




Lave mi cabello con cuidado, humecte todo mi cuerpo con aceites de miel y avena la piel que iba siendo masajeada se sentía más suave que el terciopelo y exquisita al olerla, mi mente rápidamente comenzó a pensar en Edward, mi imaginación jugo rápido con los elementos dándome una imagen de Edward oliendo mi cuerpo. Cerré mis ojos y el calor que se formo en la parte baja de mi estomago se fue extendiendo rápidamente por mi cuerpo, él me hacía sentir los más oscuros deseos, despertaba la pasión irrefrenable que solo con el logre sentir. Demonios… cada vez el camino se iba estrechando mas, temblaba de pensar que Edward lograra descubrir todo  de mi, creo que no tendría la misma opinión que tiene ahora. Mire el reloj y casi eran las nueve, rápidamente termine de humectar mi piel y me puse el vestido era de color blanco con detalles en negro, lentejuelas del mismo color iban decorando cada ribete o adorno que llevaba la tela. Tomé mi cabello en una cola alta y adorne mis orejas con finos aros, cuando el reloj marcaba exactamente las nueve de la noche el timbre sonó. Acomode mi ropa y mi cabello caminando lentamente llegue a la puerta y gire la manilla, la sorpresa me hizo sobresaltar.




    Jake ¿Qué haces aquí?
    Te vez hermosa— dijo arrastrando sus palabras, estaba tomado.
    ¿Qué demonios quieres Jacob?— pregunté enfada por lo que pasaba
    Sé que no son horas de venir y por lo que veo estas ocupada— el tono que ocupo en la última palabra me hizo estremecer de coraje— pero necesitaba hablar contigo
    ¿no puede ser mañana?, estoy de salida
    No— respondió con voz dura y sin dar opciones— ¿temes que Cullen te encuentre conmigo?
    No temo nada Jacob, el no tendría porque pedirme explicaciones, recuerda quien soy y de que vivo
    Claro… ahora vives de Cullen— mencionó sarcástico— no se me ha olvidado Bella, créeme que siempre lo recuerdo
    Pasa Jake y date prisa— me hice hacia un lado y el camino hacia el estar, el hedor a alcohol que desprendía sus ropas me confirmaban la borrachera— ¿estuviste tomando?— le pregunté, el se giro en la oscuridad del estar y sus ojos brillaron, la puerta aun estaba abierta y yo seguía parada donde mismo.
    ¿te importa?— me devolvió, negué con mi cabeza y solté un bufido
    Vamos Jake dime ¿Qué pasa?
    Quiero pedirte disculpas, creo que me pase esta mañana
    ¿crees? Bueno déjame decirte que sí, te pasaste y bastante para mi gusto
    Se lo que hice Bella, no debes recordármelo pero aun no siento que te lo haya dicho todo.
    ¿a qué te refieres?
    A que debes saber Isabella Swan lo mucho que te amo y que haría lo que fuera para estar contigo— dijo con tono serio, mi pecho dejo de ventilar dejando atrapada mi respiración, una de las cosas que siempre había temido… dañar a un ser querido
    Yo…— comencé presa del miedo de dañarlo— Jake yo…
    ¿interrumpo?— salto una tercera voz, me gire rápidamente y el cuerpo de Edward estaba parado en la puerta, sus ojos estaban entrecerrados y observaban atentamente todo lo que sucedía
    Edward— susurre, mi cuerpo comenzó a flaquear, me recargué en el marco de la puerta mirando la imponente presencia del hombre.
    Si, estas interrumpiendo— le dijo Jake, gire mi cabeza rápidamente y ambos estaban mutilándose con las miradas
    Pensé que había dejado claro que no quería que cuidaras de Bella
    ¿Bella? ¿acaso sabes su verdadero nombre?— su ceño se frunció hasta el punto que sus ojos destilaron rabia
    Eso no es asunto tuyo, responde mi pregunta
    Yo no tengo porque darte explicaciones, no eres nadie para mandarme además no estoy aquí cuidándola, creo que debes recordar que ella tiene una vida además de ser Scort
    ¿y tú eres parte de ella?— pregunto Edward alzando el tono de su voz, de pronto  sentí sus ojos pegados en mi
    Claro que lo soy— dijo Jake alzando su cabeza— la conozco desde que piso esta ciudad.
    ¿y eso te hace ser parte de su vida?— una sonrisa apareció en sus labios, estaba burlándose de lo que Jake decía, sentí un gruñido salir del pecho de Jake, me gire hacia donde estaba y apretaba sus puños con fuerza mostrando la blanca dentadura.
    No me interesa lo que tu pienses, eres un don nadie un aparecido, no mereces tener a Bella…
    ¡ya basta! Actúan como si yo no estuviera aquí, dejen de discutir están en mi apartamento y si siguen así los echare a los dos.
    Cara… tranquila, no entorpeceré tu paz— me miro de pronto y un dulce resplandor apareció en sus ojos, en cambio en los de Jake reinaba la furia
    ¡maldito seas!— gruño mi amigo que estaba conteniéndose
    Jake vete por favor, no quiero peleas— el rostro de Jacob seguía tenso, me miro furico y comenzó a caminar, cuando estuvo en frente de mi se acerco peligrosamente a mi cuerpo sus manos descansaron en mis hombros y sus negros ojos me penetraron
    Quiero que sepas que aquí tienes otra opción, recuerda que el no es el único en la tierra y que tarde o temprano se irá a su maldito país otra vez, te dejara— susurro— el solo quiere entretención, yo te amare por siempre, no lo olvides— mientras decía las últimas palabras su cabeza se ladeo buscando mis labios, me sentí nerviosa y mis manos instantáneamente se alzaron para detenerlo pero una mano que agarro sus ropas fue aun más rápida que yo.
    Vete de aquí, no te atrevas a tocarla o juro que no respondo— mire el rostro de Edward y palidecí con su reacción, su cara había abandonado toda buena expresión pasando a una mirada asesina. Edward tiro las ropas de Jake sacándolo a tropezones, el evidente estado de ebriedad de mi amigo le impidió defenderse, fue sacado en solo unos segundos del estar y lanzado hacia el pasillo. Al terminar su tarea Edward cerró la puerta detrás de él, camine hacia los interruptores para prender la luz, cuando los ojos de Edward quedaron iluminados su expresión había cambiado, aun seguía tenso pero había recuperado su mirada.
    ¿nos vamos?— pregunte nerviosa intentando aplacar el silencio
    ¿estás saliendo con ese tipo?— pregunto de repente dejándome helada
    Claro que no, si hubiera sido así el que se habría ido serias tú.
    Pondré a alguno de mis guarda espaldas a cuidar de ti
    ¡no!— alcé mi voz— ni se te ocurra, ya bastante tengo con lo mediática que ha sido mi vida como para que mas encima le agregues seguridad, te aseguro que mi vida no corre peligro, Jake es inofensivo
    Un amante despechado nunca lo es cara.
     No te preocupes que se defenderme, ahora ¿nos vamos?— pregunte yendo hacia mi habitación, saque mi pequeño bolso blanco y una chaquetilla corta, volví al estar
    En una cosa si estoy de acuerdo con él estas hermosa esta noche, vitta mía.— sus labios se curvaron haciendo que mi corazón saltara con solo escucharlo.
    Gracias— respondí en un susurro— ahora vamos
    Andiamo—




Edward extendió su brazo y me condujo hacia la limusina que nos esperaba. El trayecto fue silencioso, ambos teníamos mucho que pensar creo que Edward no se había tomado bien la declaración de Jake y a mí me había tomado por sorpresa. Sin duda tendría que alejarme de mi amigo, a él no le hacía bien estar en el medio de la situación más complicada de mi existencia ni tampoco podía ponerlo como escudo, era verdad que Jake sabia todos mis secretos, todo lo que a Edward no le podía contar Jake ya lo sabía pero tenía que ser justa con el no porque haya sido mi confidente durante estos años tenía que usarlo para alejarme del peligro que significaba el hombre que estaba a mi lado, mi vida se tornaría de color oscuro el día que Edward conociera el interior de mi corazón y de mi mente.




    Esta callada— comentó mientras el chofer aparcaba la limusina.
    Lo lamento— me disculpe sinceramente
    ¿aun estas pensando en tu guarda espaldas?— pregunto entrecerrando sus ojos
    No puedo olvidarme del daño que le estoy causando Edward, soy condescendiente con el dolor de los demás, no puedo evitar sentirme culpable por su pena
    No lo eres amore, el se hizo falsas esperanzas, déjame decirte que si no nos hubiéramos separado cuando éramos pequeños él ni siquiera te habría conocido— sentencio dejándome boquiabierta, la puerta se abrió y Edward salió, extendió su mano hacia mí para ayudarme a bajar y el mismo circo de siempre comenzó.




La prensa, los diarios, la radio se agolpaban frente al hombre que me llevaba del brazo, el era famoso por sus hoteles y además por lo carismático de su personalidad, caminamos respondiendo una infinidad de preguntas hasta que ingresamos al enorme edificio en donde se realizaría la fiesta, estábamos en el  international corp. La reunión era de los empresarios más importantes de la ciudad  y de las celebridades del momento, el glamur y el dinero mezclado en el mismo ambiente, subimos en el ascensor hasta el piso 20 en donde fuimos recibidos por la estruendosa música y un sinfín de personalidades.




    De todas las fiestas estas son mis preferidas.
    ¿Por qué?— le pregunte caminando por entremedio de la gente
    Porque hay tantas personas en el salón que en cualquier momento podría llevarte de aquí y nadie notaria nuestra presencia— una picara sonrisa se dibujo en su boca provocando la misma reacción en la mía.
    Tendremos que probar algún día— le respondí en su oído, al sentir mi voz sus ojos se cerraron y pude sentir la electricidad que atravesó nuestra piel.




Fuimos hacia el lado del buffet y el bar, tomamos unas cuantas copas y disfrutamos de una amena charla, mientras los ojos de Edward me hacían volar cada vez mas alto una inesperada y altanera voz nos interrumpió




    ¡Edward caro mío!— mire hacia donde salía la melosa expresión y la presencia de Ángela apareció en la escena.
    Ángela— susurro Edward, soltó la mano que me tenía tomada y camino hacia donde estaba la mujer— ¿Qué haces aquí?— le pregunto, la chica no perdió tiempo y se acerco a él rodeando su ello con uno de sus brazos.
    Vine a hacerte compañía, hay muchos de nostri amici aquí, deberíamos ir a saludarlos.
    Lo siento pero ahora estoy con Bella, creo que…— antes de que pudiera terminar la frase otro hombre de aspecto parecido al de Ángela se acercó a él
    Edward figlio, ¿come vai?— pregunto el hombre con visible confianza.
    Don tratorio, bene bene— una charla en el idioma que poco dominaba se inicio entre estas personas, la figura de Ángela permanecía clavada al mismo suelo que pisaba Edward, parecía salir de su traje. Hablaron durante largo rato excluyéndome totalmente de la plática debido al idioma, unos cuantos minutos más tarde Edward se giro y avanzó hacia mí.
    Bella perdóname por esto, no tenía idea que ella vendría, iré a saludar a algunos amigos de mi familia y volveré enseguida ¿quieres venir conmigo?— pregunto casi con una mueca en sus palabras, de verdad le molestaba ir.
    No ve, yo me quedare aquí—
    Esta era la parte cuando me dices “no Edward quédate conmigo, por favor”  y yo acepto sin chistar— ambos sonreímos. Se acerco a mi tomado mi mentón entre sus manos, rozo sus labios con los míos haciéndome estremecer por completo, estábamos en una fiesta rodeados de gente pero aun así me sentía completamente excitada por el pequeño roce de cuerpos— volveré pronto— susurro besándome suavemente
    Aquí te espero— respondí en el mismo tono.




Nos separamos y lo primero que pude ver fue la odiosa mirada de la mujer que nos observaba, Ángela si pudiera me asesinaría con solo verme cerca de Edward y estaba segura que haría todo lo posible para alejarme de él, pero… ¿Qué estaba diciendo? De por si ella tenía aun más derechos que yo sobre él, había sido su prometida en cambio yo no había pasado mas allá de ser una simple novia de verano, mi mente me susurro una frase que me hizo estremecer, aparte esos pensamientos de mi cabeza y avance hacia la fiesta, rodeé el enorme salón que estaba atestado de personas al comenzar a recorrerlo las miradas se iban posando sobre mí, sentía a más de la mitad de los hombres devorarme con solo verme parada cerca de ellos lamentablemente para ellos el único que me interesaba iba del brazo de otra mujer. Mire con desprecio la lánguida mano que Ángela pasaba por su brazo mientras saludaban a un montón de personas que no conocía, conociendo las expresiones de Edward podía ver que ya estaba harto de la situación, saludaron unas cuantas mas y la mujer arrastró literalmente a mi acompañante a la pista de baile, los ojos de él recorrieron el perímetro como buscando los míos, antes de que pudiera verme me escondí detrás de un enorme pilar para observar la situación. El DJ estando totalmente en mi contra puso una balada lenta, para enamorados, en mi pecho se comenzó a formar una especie de remolino Ángela llevo a Edward al medio de la pista y pasando sus manos por el cuello, su cuerpo se pego instantáneamente al de él  comenzando a moverse con la tonada. El dolor de verlo con otra mujer era insoportable, pero otro sentimiento fue aun más poderoso de lo que pensaba, sentí deseos de ahorcarla en ese preciso momento, de saltar sobre su cuello y desgarrarlo lentamente, mis instintos asesinos se acrecentaron al verla acercar su boca a la de Edward. La gota que rebalsó el vaso fue la insistencia de ella por besarlo, si el tenia derecho de entrometerse en mi “vida amorosa”  creo que ese derecho se aplicaba también a mí, sin esperar más me acerque con paso veloz a la pareja que se deslizaba por la pista de baile.




    ¿disfrutando de las baladas?— pregunte en un tono sarcástico, Ella sin soltarse del cuello de Edward y el haciendo un claro intento por despegarse cortésmente respondió a mi pregunta
    A decir verdad si, podrías irte a buscar a otro que pague por tus servicios— sin un ápice de compasión, Edward se soltó de su agarre exhalando fuertemente
    Te has pasado Ángela, no permitiré que la ofendas.
    No te preocupes, puedo defenderme sola— rebatí su defensa, Edward me miro sorprendido— tengo bastante educación como para rebajarme a tu comentario.
    ¿hablas de educación?, dio mío— dijo en un tono que me hizo arder hasta el último fuego— los americanos no saben de educación
    Al parecer sabemos lo mismo que los Italianos, porque a pesar de todo he sido lo suficientemente educada como para no decirte la clase de mujer que eres al pretender quedarte con el acompañante de otra mujer— sonreí maliciosamente— espero pasen una buena noche, adiós—me despedí alejándome del centro de la pista, sentí a la mujer maldecir fuertemente en Italiano, mire de reojo hacia atrás y Edward venia siguiéndome a toda prisa.





Me mezcle con la gente para intentar pasar desapercibida pero con lo blanco de mi vestido no logre mi cometido, fue tanto lo que quería alejarme de él que la puerta de escapes fue lo único que se me ocurrió, baje unos cuantos pisos por los pasillos de emergencia, tenía el pecho apretado y aun era presa de los malditos celos que produjo la escena,  los pasos de Edward cada vez eran más fuertes a mis espaldas, cuando iba por la mitad del piso quince sus brazos me jalaron para apresarme contra la muralla.




    ¿Qué demonios sucede? ¿Por qué te fuiste así?— pregunto en tono molesto
    ¿Quién te crees para controlarme? ¡no tengo porque estar aguantando a esa…!— mordí mi labio— mujer.
    No te estoy pidiendo eso pero lo que si ruego es que no la emprendas conmigo.
    ¡tú tienes la culpa!— intente liberarme de sus manos— ella es tu prometida y aun así sales conmigo, ¡eres un desgraciado!
    ¡ella no es nada mío!— sus potentes dedos apretaron mi piel— no puede ser nada mío si tu estas aquí, eres tú la única que quiero a mi lado, la única amore, única per sempre—  sus manos apretaban cada vez más la piel, pero la presiones e hacia cada vez más excitante, estábamos en el medio de un edificio en un lugar lúgubre y solitario.
    Suéltame— le pedí mientras forcejeaba contra sus manos— suéltame Edward
    No lo haré— acerco su cuerpo completamente al mío pegándome a la pared, sentí los estragos que causaba su cuerpo recargado en el mío, sus labios buscaron rápidamente mi boca y se apoderaron de ella
    No quiero que me beses— dije intentando correr mi cara
    Tu cuerpo no dice lo mismo amore, ¿sientes mis manos?— una de ellas se soltó de su agarre para subir por mi muslo, sus dedos jugaron con la orilla de mis bragas haciéndome perder la paciencia— tiemblas cuando sientes mi piel
    Suéltame— pedí en un nuevo intento, si seguía así temblar iba a ser lo menos que sentiría
    No lo hare— susurro— antes bésame, bésame con pasión amore, con esa que nos ha consumido desde siempre.




Mire sus ojos y me sentí tan atraída hacia ellos que no pude evitar el abalanzarme contra él, bese sus labios con ansias y con el deseo irrefrenable que sentía. Mis manos comenzaron a acariciar su piel, quería estar en todas partes quería tenerlo pegado a mi cuerpo, a mi corazón y a todo mi ser, quería que nos fundiéramos en uno solo. La manos de Edward también exploraron mi cuerpo sus dedos jugaron con mis pezones, al igual que su cadera de posiciono sobre mi centro, sentía su palpitante erección sobre mi bajo vientre. Muy pronto cuando ya las caricias habían pasado a otro nivel gemidos salieron de nuestras bocas acrecentando el placer del momento, sentía celos, sentía muchísimas cosas que jamás pensé volver a sentir, Edward tenia grabado mi nombre en su piel, Ángela Weber solo era una mas jamás podría borrar lo que con pasión se escribió por primera vez en nuestros cuerpos.




    Estas celosa— dijo mientras lamia mi cuello— Cara estas celosa y no sabes lo bien que siente
    Ya cállate— gemí mientras sacaba su chaqueta
    ¿quieres hacer el amor aquí?— pregunto levantando su cabeza, el brillo oscuro de sus ojos me indicaba que él quería lo mismo que yo, ambos éramos presos del deseo— entonces así será amore, así será—




Sus manos levantaron mi vestido, acaricio y deslizo sus uñas por la piel de mis piernas, llegó a las bragas y con un movimiento rápido las deslizo de mi cuerpo, mi espalda se arqueo por completo cuando sus dedos abrieron los pliegues de mi centro para adentrase hacia mi húmeda cavidad. ¡Dios! Se sentía tan bien, era un sentimiento difícil de explicar, los dedos de Edward jugueteaban con mi clítoris mientras lamia mi cuello. Mis manos no se quedaron quietas y se comenzaron a deshacer de la ropa que sobraba, abrí su camisa y deslice mis dedos por su marcado mecho. Mis uñas se hundieron en la carne haciéndolo gemir




    Bella— gimió fuertemente, mis caderas comenzaron a rozar su entrepierna haciendo crecer su excitación. El movimiento fue acrecentado cuando las manos de Edward se posaron sobre mi cuerpo haciendo aun mas brusco el movimiento, el roce era enloquecedor— me vuelves loco cara mía,  me tienes completamente loco.




Sus manos subieron hacia mi vestido sacando mis pechos al aire, el frio de la noche se caló en mi piel haciendo aparecer a las cúspides de mis senos, Edward miro fijamente mis pezones antes de llevarse uno de ellos a la boca y hacerme perder la razón. Estaba inmersa en un mar de placer, nuestros jadeos llenaban el ambiente haciéndome excitar cada vez más, el calor de su cuerpo comenzó a subir a mi cabeza, mi frente se perlo de pequeñas gotas de sudor. Las manos de él dejaron de mover mis caderas, me tomaron por la cintura para hacerme girar y quedar de frente hacia la pared.




    No aguanto Bella, necesito tenerte— susurro sensualmente contra mi oreja, gire mi cabeza para mirar sus oscurecidos ojos y el devoró mi boca lamiendo todo lo que había a su paso. Jadeamos al unisonó mientras su erección se acercaba a mi trasero, el roce caliente de su piel me hizo excitarme más de lo que m cuerpo lo permitía.
    Edward— gemí contra la pared mientras su carne se adentraba en mi cuerpo
    ¡dio santo!— murmuro mientras comenzaba a embestir mi centro, tomo mi cintura abrazándome, mi trasero se pego a su cadera aumentando la profundidad de la penetración. Se sentía magnifico…
    ¡Ah!— múltiples sonidos llenaban mis oídos, ambos estábamos inmersos en un placer abrumante, Edward estaba haciéndome el amor en una escalera de emergencias, mis pechos golpeaban el metal duro de la pared, mis pezones se rozaban contra la muralla mandando descargas a toda mi piel. Sentía mi cuerpo explotar en cualquier momento. Las embestidas bajaron su ritmo, Edward salió de mi cuerpo atrayéndome hacia él, cambiamos de posición, sus manos me tomaron en brazos y apoyaron mi espalda en la pared, el sin ninguna contemplación entro en mi cuerpo de un solo tirón haciendo que mi espalda se arqueara, mis pechos quedaron a su merced cosa que él no desaprovechó
    Sabes tan bien  Bella, moriría feliz teniéndote entre mis brazos
    De lo único que vamos a morir es de tanto placer, ¡Dios mío!— gemí fuerte cuando el aumento de golpe el ritmo, sus embestidas eran poderosas y rápidas, mi centro se rozaba con la piel de su estomago creando un roce exquisito. Una burbuja de placer se formo en la parte baja, estaba cerca, sentía el orgasmo con la punta de mis dedos. Mi cuerpo comencé a convulsionar, Edward cada vez estaba más pegado a mi haciéndome enloquecer por la fragancia de su piel y el sonido de sus jadeos, sus labios me buscaron ansiosos por probar mi boca, nos besamos mientras el placer nos recorría a ambos, un magistral orgasmo se desato en nuestros cuerpos. Edward se arqueo mientras penetraba con vehemencia mi ser, grite su nombre presa de la sensación mas arrolladora de mi vida, el me hacía sentir completa, llena de pasión y deseo, me hacía sentir como su mujer.




Las respiraciones eran erráticas, el latido frenético de nuestros corazones daba cuenta del enorme esfuerzo que habíamos hecho pero valía la pena, el placer de tenerlo entre mis brazos era más de lo que podía soportar, cerré mis ojos e intente normalizar mi cuerpo pero no podía, era imposible teniéndolo aun cerca de mí.




    Bella Cielo mío— dijo con su respiración alborotada, nuestros cuerpos aun seguían unidos, Edward me separo de la muralla y nos condujo hacia las escaleras, su miembro salió de mi cuerpo dejándome sentir el vacio en mi centro, arreglé como pude las ropas que traía y me deje caer a su lado, ambos nos sentamos en las escaleras a contemplar la nada.
    Dios— susurré con mis ojos perdidos
    Lo mismo digo, cara— soltó un suspiro— eres maravillosa, ¿lo sai?
    Igualmente— sonreí— debemos irnos alguien puede venir— el miedo que se genero por esa idea recorrió mi lánguido y liberado cuerpo. Edward se levanto con pereza y arreglo su ropa. Tome mi bolso y camine escalas arribas pero antes de que subiera el segundo escalón Edward me jalo del brazo arrastrándome nuevamente a la muralla
    ¡Edward!— lo reprendí— ¿pretendes que lo hagamos de nuevo?
    tu sei mia ¿lo sai?— su halito recorrió la extensión de mi cara, su boca beso la mia con ternura, comprendía perfectamente sus palabras, el me estaba reclamando como suya, el miedo nuevamente lleno mi cuerpo esas palabras implicaban mucho, más de lo que yo podía toleras. No respondí nada solo le di una cómplice sonrisa— y con respecto a tu pregunta, si lo pretendo pero no aquí cara mia, lo volveremos a hacer en la comodidad de nuestra habitación
    ¿dejaras a tu amiga sola?—pregunte de repente mientras besaba con suavidad mi boca.
    La única persona que me importa esta parada en frente mío y estremeciéndose al igual que yo por unos delicados besos, no me interesa nadie del salón Bella, solo tú.




Una involuntaria sonrisa apareció en mis labios, ¿Cómo podía evitarlo con semejante revelación?, entrelazo nuestros dedos y los beso con adoración, me condujo hacia el ascensor mas cercano en donde lleno de besos mi piel, no cavia duda que esta noche seria memorable, haríamos el amor como siempre hemos querido, entregándonos el uno al otro porque eso era algo que no podía evitar, cada vez que estaba con él le entregaba lo que a nadie más le había dado, mi cuerpo, mi alma y aunque me pesara cada vez le entregaba mas mi corazón. 

30 comentarios:

  1. YUPIIII soy primera, estubo genial este capi, jejejeje sigue requete fogosa esta pareja, yo quiero un edward asi jaja , uyyy estoy q muero de curiosidad q planeara hacer bella para escapar de edward, uyyy q rabia esta angela tenia q llegar y arruinar su felicidad, besosss

    ResponderEliminar
  2. Hola tiwii
    me encanto,peo quede muy intrigada con bella..
    trato de imaginarme pero no se
    aaaaaaaaa muero por el siguiente capitulo
    te quedo genial
    gracias por tu historia...
    y aqui me tienes esperando hasta la otra semana
    muchos saludos

    ResponderEliminar
  3. Ohhhh Myyyyy. dios que carajos esconde bela, será que tuvo un hijo de él? haha estoy muy ficty jajaj pero no se me ocurre o esta casada? o no sé ahhhhhhhhhhh noooooo una semana para descubrirlo, no es justo. Mala. :P

    ResponderEliminar
  4. Omg me encanto todo el capi pero mas el final creo que necesito salir a tomar aire solo me preocupa que hara Bella cuando Ed se vaya saludos desde Mexico

    ResponderEliminar
  5. diosssss este capppp me eencataaa(creo q lo digo en todos jeej) pero es q tienes la culpaaaa estuboos uper calienteeee jeje x las peleas y x las seciones de amorr tan hottt jejeje mi idolaa jeje kisss

    ResponderEliminar
  6. Ah carajoo !! Como eres de mala, mira la hora que es y ahora me voy a desvelar pensando cual serà el secreto de Bella...
    Me encanto y hasta la otra semana :(
    como siempre genial el capi..
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Lorena:
    Tiwii!! estuvo increible.... pero qeu secreto o secretos?? que tuvo un bebe? es lo unico qeu me puedo imaginar... o derrepente mi imaginacion es muy pobre.... pero creeme me dejas intrigada y pensando que secreto es!!! Un abrazo Tiwii!! y esperare que sea martes para descubrir que sucedera!. Lorena

    ResponderEliminar
  8. ok estuvo mega genial increible fenomenal perfecto sencillamente sin palabras..
    esta parejita si q se las traen seran conocidos como los dioses de sexo jajaja..

    omggg ahora caigo encuenta falta una semana para el prox. capitulo nooooooooo...hay por dios es q tengo una duda q me hace coerme las uñas no se porq pero compart la duda con las otras chicas´.. ´
    no se a lo mejor lo tuvo y sus padres lo cuidan o lo dio en adopcion..eso el no se lo perdonaria
    hayyy tiwii si eres malitaa jajajaja esta intriga me esta matando hay diooos q secretos seran esos de los q no solo ella habla sino ahora jake... hayyy x dioss no una semana wuuee nos leemos entonces

    ResponderEliminar
  9. ohhhh q...pasion tienen esos doa jejejejeje no ma jejeje pero estuvo genial el capi.Q lindo Edward jejejeje es tan lindo y tierno, no puedo creer q se dejen llevar tanto con el placer jajajajaja pero wow¡¡ o sea esq en cualquier lugar lo hacen q tal si alguien los ve?? a mi de daria pena si eso sucede jejeje pero claro cuando estas tan concentrado en eso no hay nada mas q te pare.

    No ma Anglea es una $#"/=%$& y mas q eso grrrrrr tan bien q me caia ahora la odio...esq q pretende con mi Eddy?? quien sabe pero ya me callo mal quiero matarla y hervirla en aseite hirviendo pra luego darsela a los perros jajajajajaja...Tiwii muy intenso el capitulo estuvo genial todo ese lemon jejejejejeje estuvo tan...tan...placentero jejeje me tengo q bañar con agua herlada para recobrar la compostura jajajaja.Bueno bye t cuidas mucho
    besos y abrazos
    con amor
    Viviana Bv

    ResponderEliminar
  10. DIOS,UN POCO DE AGUA FRIA PARA MI,.Q ESCONDE BELLA,SOS MALA NOS DEJAS CON UNAS RE INTRIGAS,PERO ME ENCANTA.Y QUERIA FELICITARTE,LEI MUCHOS BLOGS,Q ESTAN MUY BUENOS PERO NINGUNO CON TUS LEMONS,SOS LA NUMERO 1.BESITOS VANESA BENITEZ

    ResponderEliminar
  11. Si en el capítulo anterior me surgió la sospecha de que Bella le ocultaba algo a Edward, en este tengo la certeza de que ese algo es "alguien" y un alguien muy pequeñito...
    Sería fantástico que así fuera... Los capítulos venideros prometen ser es-pec-ta-cu-la-res!!!!!
    Pobre Jacob!!! sufriendo en esta historia igual que en la Saga...
    Espero el próximo martes con ansias y... Te sigo leyendo!!!

    Y.O. desde Santa Fe. Argentina

    ResponderEliminar
  12. POR DIOS SANTO MI NIÑA, QUE CAPITULO, ME DA PENA CON JACOB, PERO EN EL CORAZON NO SE MANDA Y BELLA HA SIDO SIEMPRE CLARA CON EL, Y COMO ESCRIBEN LAS DEMAS NIÑAS YO TAMBIEN ESPERO QUE HAYA UN PEQUEÑIN DE CABELLOS COBRIZOS, ESTO DE ESTA PONIENDO SUPER INTERESANTE Y COMO SIEMPRE TE FELICITO, CUIDATE Y BESOS, LOQUIBELL

    ResponderEliminar
  13. la verdad no entiendo q es lo q oculta bella en q anada no lo se y ya esta pensando en huir perom q no se da cuenta q edward esta loco por ella q no la va a dejar no va a dejar q pase lo de ante se lo dijo no entiende?

    ResponderEliminar
  14. ah..!!!!! estobo muy bueno el capi tiwi como siempre jjeje..!! gueao y esa estupida de angela fastidiando a cada momento grrr..!! aunq si yo fuera bella ni loca dejo solo a edward para q se valla de viaje a italia es q no lo dejo si respirar capas y q pasara en sese viaje...!!! noooooo...!!!! por q quiere huir???? q trapo sucio tiene por ahi??? cuenta cueta tiwi plis.??????
    dios esta historia cada cez se pone mas buena jejej saludos besos y abrazos

    ResponderEliminar
  15. que secreto esconde bella, ummm, espero pronto averiguarlo, quedó espectacular el capítulo, creo me me iré a dar una duchita fría, jajaja, saludos.

    ResponderEliminar
  16. Ohhhh...el capitulo te quedo de ataque me encanto toda la pasion que se da entre estos dos pero porque eres tan mala y nos dejas con esta insertidunbre de lo que esconde Bella ya quiero que llegue el proximo.
    saludos desde colombia

    ResponderEliminar
  17. Hola ¿Copmo estás? He leido enalgun comentario que te pedian un poco de agua fria, yo n o qujiero solo un poco quiero un rio entero de agua fria. Estoy intrigadisima con el secreto de Bella, ¿Que será? Se quedo embarazada de él, o que secretito será. Me enfade un poco con Edward cuando permite que Angela le coja del brazo en presencia de ella y le sdaque a Bailar, aunque creo que Bella la ha puesto en su sitio9, pero creo que Edward debería habver tenido otra postura, en fin, desearia leer un pov de Edward para ocmprender un pelin esa situación. Cada día odio más a Angela de verdad y Jake también lo siento tema jacob, pero es que en este3 capi se ha puesto muy borde. Bueno pues nada hasta la proxima semana ¿Nos enteraremos de su secretito ?

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  18. qe oculta bella? qe piensa qe no le vaya a gustar a edward? muero de kuriosidad espero el proximo kon ansias!! ajajaja y komo no podria morirse angela? o algo parecido jajaja

    ResponderEliminar
  19. HAY!!!!!!!! COMO ERES DE MALA COMO ES POSIBLE QUE NOS DEJES CON ESA INTRIGA???? CUAL SERA EL SECRETO DE BELLA??? ESPERO CON ANSIAS EL PROXIMO CAPI OJALA PASE RAPIDITO ESTA SEMANA..COMO SIEMPRE TODA LA ENERGIA POSITIVA DESDE BOGOTA COLOMBIA ABRAZOS LILY..

    ResponderEliminar
  20. Genial jejeje bello bello como ninguno jejej amo esta historia es gennial

    ResponderEliminar
  21. Tiwii eres maravillosa siempre nos regalas tus magnificas historias me has dejado con querer mas este capitulo fue muy a apasionado y se ve que bella y Edward tienen esa pasión y solo tu podías darles esa magia para que fuera así espero que este bien porque yo me estaré muriendo de ansias por el próximo capitulo =)
    Besitos cuídate XD

    ResponderEliminar
  22. Hhahahahahahaha nadie sabe la cara de maldad que poen en estos momentos mi hermana .... recuedan como rie Bernz en los simpsom bien Tiwii rie asi..... ella sabe como hacerno sufrir... se que me dijiste que ya lo habia leido y ye digooo NOOOOO NOOOOO LO HABIA LEIDOOOO poruqe de haber sido asi me hubiera quemadoooooo..... que beuna manera de combatir el frio ..... Diooos estuvo tan aaaaaa no veo de la misma forma un piso quince jajaajajaja y Jale o pobre lo siento Jake pero la vida es asi no siempre ganamooos......
    Secretos siii me gustan los secreto... me gustan muchoooo....amo descubrirlo .....oh Ti sabes como dejar en vilo al mundo
    te amo

    ResponderEliminar
  23. Ejemmmmmm...vaya capítulo chica, agua fría para todos. Desde el Capi anterior he pensado en baby por ahí, es lo único que no le pasaría tan fácil Edward a ella. Y esta mujer todo lo soluciona huyendo, siempre tan cobarde. Otra inquietud que irán hacer Ángela y Jacob?

    ResponderEliminar
  24. Cada vez me gusta más, ya quiero saber que secretos son esos que esconde Bella aunque me los voy imaginando.
    Eres muy buena.

    ResponderEliminar
  25. uhhh y yo pensaba q el unico secreto de bella era ser scort...y ahoraaaa!!!!!!!!! mis uñas estan sufriendo a la espera del proximo capitulo.
    Un placer leerte :) saludos!!!!!!!!1

    ResponderEliminar
  26. geniaallll kiero el ke sigueeeeeeeeeeeeeeeee.... k escondera :S

    ResponderEliminar
  27. pero q oscuros secretos tiene bella de su pasado?bueno cada dia esta historia me engancha mas y solo queria darte las gracias x escribir estas historias q nos vuelven locas,gracias,chao

    ResponderEliminar
  28. aaaaah aaaaaah aaaaaah aaaaaaah! cuanta pasion por diooos! jajaja me encantaaaa! muajajajaja :D
    siento el retraso con los comentarios y eso, pero es que no tengo tiempo de leer por las clases y demas...
    BRILLANTE COMO SIEMPRE:D

    ResponderEliminar
  29. wow!!1 super hot jejeje , bella celosa! es divertido verla así. Pobre de jake, pero ke no entiende ke ella no lo kiere por dios!! seguiré leyendo :D

    ResponderEliminar
  30. guayyy tiwii como vez trato de ponerme al dia!! jajaja sigo leyendo a ver q pasa jijiji

    ResponderEliminar