“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



domingo, 7 de septiembre de 2014

Scort, Capítulo Final: Para toda la Eternidad






SCORT

CAPÍTULO FINAL

“PARA  TODA  LA ETERNIDAD”

(Per tutta l'eternità)




Bueno chicas no les daré  la lata ahora disfruten el final y nos leemos abajo…




Edward POV:


Paso solo un segundo antes que el ruido sordo del disparo hiciera temblar mi cuerpo, de pronto el frio de la pistola ya no se sintió más, ni tampoco mi cuerpo, ni nada…
La oscuridad…


Bella POV:


Negro, no había nada más en mi vista que oscuridad, sentí como algunas voces a mi alrededor hablaban pero ni siquiera sabía quiénes eran. ¿Dónde estaba? ¿Todo había terminado? ¿Estaba muerta?, de pronto mi cabeza oscura recordó algunas cosas, solo podía ver luces, flashes y sentir dolor. Intenté abrir mis ojos pero parecía que toda la fuerza de mi cuerpo me había abandonado ¿Qué estaba pasando?
Mi cuerpo tampoco respondía, mis piernas parecían atadas al igual que mis brazos, si estaba inconsciente o quizás en qué estado debía estar acostada, mis dedos tampoco funcionaban ¡Qué demonios está pasando!


    Bella— sentí la voz de una mujer llamarme, intenté con todas mis fuerzas abrir los ojos  pero nada resultaba, me estaba comenzando a desesperar, la oscuridad nunca había sido una de mis mejores amigas y ahora creo que menos lo era.
    Bella cariño— la misma voz nuevamente me llamaba, comencé a gritar en mi mente, la exasperación se hacía cada vez mayor ¿Por qué no podía hablar?, cuando menos lo esperé sentí más voces a mi alrededor.
    ¿Por qué no despierta?— preguntó la voz de una mujer, la sentía muy cerca mío— ¿Será por todo lo que vivió?


¿Lo que viví? Pero… ¿Qué viví? ¿Por qué no puedo despertar? ¿Qué me pasó? Mi memoria comenzó a trabajar a toda su potencia y las luces que aparecieron antes comenzaron a tomar forma, lo último que recordaba era un bosque, mis piernas saliendo por una estrecha ventana y… un disparo, ¡Ángela!  Mi corazón comenzó a latir frenético, Ángela me había secuestrado, ahora lo recordaba claramente. Después de la fiesta me abrían encerrado en un edificio, después me habían disparado y cuando desperté ella… ella, ella me había golpeado hasta que no aguanté más el dolor y me desmaye.


¡Demonios! Ahora lo recuerdo todo aunque en un momento de mi oscuro tormento sentí esa voz, aquella voz que podría diferenciar entre miles y a la que hasta el momento no había sentido, la voz de mi amor, la voz de Edward.


    Pobre Bella, sin duda todo esto será terrible para ella— me concentré en esa voz y creo que era la de Rosalie, la cuñada de Edward, mis oídos se agudizaron aún más intentando escuchar o mejor que eso tratando de oír la voz de Edward.


Mi cuerpo se sintió cansado de pronto, mi viva conciencia se fue apagando hasta que todo volvió a ser oscuridad nuevamente


***


    ¿Por qué mi mamá aún no despierta?— una voz pequeña y masculina hablo cerca de mi oído haciéndome reavivar desde la oscuridad, no sé cuánto tiempo llevaba inconsciente parecían años pero la voz pequeña de Antho me indicaba que tal vez no fuera tanto, quizás solo un par de meses.
    No lo sabemos cariño— una voz que no había escuchado hasta el momento hablo cerca mío, Alice— pero debemos tener paciencia, tu mamá es una mujer muy fuerte, despertará pronto… hay mucho que debe afrontar— lo último salió en un susurro pero me caló hasta el último de mis huesos, esto era una tortura que no sabía cómo soportar ¿Qué pasaba afuera? ¿Dónde estaba Edward y Nessie? Los demás, ¡Donde estaba todo el mundo!
    ¿Algún cambio?— preguntó una voz masculina muy parecida a Edward, no era él.
    No papá— contestó Alice— Aún nada pero tenemos fe de que pronto abrirá sus ojos ¿Cierto Antho?
    Si Nono, mamá pronto despertara— La respiración de mi hijo se sintió cálida contra mi piel, sus labios tocaron en mi mejilla haciéndome estremecer de alegría, no podía demostrárselo pero cuando me levantara de esta maldita cama lo llenaría de besos, a Nessie y a Edward— Despierta mamá, con Nessie te extrañamos mucho.


Sentí unas ganas horribles de llorar, de gritar, de aventar algo contra la pared pero esta maldita inconciencia no me dejaba hacer nada ¿Estaba en coma? Al parecer o tal vez muy sedada que ni siquiera podía despertar.  Que podía hacer, ni siquiera sabía cómo despertar, chasquee mis dedos mentalmente pero nada, intente mover mis pies pero nada ¡QUE DEMONIOS PASA!, otra vez esa oscuridad, me aferre a la conciencia pero nuevamente el lado oscuro de esta fuerza me llevo hacia lo más profundo de mi inconciencia.


**


    ¿Qué esperamos doctor? ¡díganos! ¿por qué Bella no despierta? ¡lleva semanas así!— la voz de mi padre fue inconfundible, se escuchaba nervioso y completamente desencajado, ¿había dicho semanas? ¡Dios! Además si ellos están aquí ¿Estoy en Italia o en Jacksonville? Pero los Cullen también están aquí… necesito recuperar mi conciencia.
    El coma en el que esta la Señora Cullen al parecer es más profundo de lo que pensamos, le hemos hecho todos los exámenes posibles y ella aún no responde a ningún tratamiento… si todo continua igual— la pesada respiración del doctor corto el aire de la habitación— puede que permanezca por un tiempo indeterminado de tiempo— hubieron muchos sonidos al mismo tiempo respiraciones contenidas, gemidos y sollozos ¿Cuánta gente había dentro de la misma habitación?— lamento ser yo el que tenga que dar esta noticia pero todo lo que hay que hacer ahora es esperar.
    ¡Ya no quiero esperar más! ¡quiero a mi hija de vuelta ahora!— el chillido de la voz de mi madre termino por alterarme más, sentí sus sollozos y algo que la contenía, tal vez era el pecho de mi papá o de alguien más pero porque no escuchaba a Edward, agudicé todo lo que pude mi oído pero  una súbita oscuridad me arrastro de las piernas… el coma me había llevado.


**


    Se ve hermosa— la voz de Esme me hizo salir de la laguna en la que me sumergía de repente— siempre me ha gustado como Bella lleva su cabello, la siento elegante y hermosa.
    Sí por eso se lo peino así, me gusta que mi mamá lleve su cabello suelto— ¡Nessie! Mi pequeña, que ganas de abrazarla por lo menos sabía que ella estaba bien y protegida, Edward ¿dónde estás? Sentí como si una puerta se cerrara, una voz profunda me hizo sobresaltarme, mentalmente claro está.
    ¿Cómo sigue?— La voz del grandote de mi cuñado, Emmett— ¿Algún cambio?
    No nada— susurro la voz de Esme
    Ness, afuera esta tía Rosalie esperándote dijo que te compraría un helado ¿Por qué no vas con ella?
    ¡Sí!, vuelvo pronto mami— un beso se estrelló contra mi mejilla— despierta pronto— Reneesme salió cerrando la puerta y un silencio se esparció a mi alrededor
    Pobre Bella— suspiro Emmett— lleva semanas sin despertar
    No entiendo porque no pasa nada, sus heridas han sanado, al menos las  más terribles, su… ella ya no está… ¡Dios!— el sollozo de Esme me hizo estremecer ¿Yo no estaba? ¿Qué cosa? ¿Qué me pasaba? De pronto todo vino a mi mente, recuerdo que antes de que me secuestraran yo estaba embarazada.


Osea que realmente si estaba, había perdido al bebé.


Mi cuerpo se sintió extraño en ese momento, mi mente me quiso llevar a la oscuridad nuevamente pero esta era aún más permanente, mi vida había perdido un sentido, el pequeño hijo que estaba en mi vientre ya no existía más, sentí un pitido de alguna máquina, los gritos de Esme y las manos de Emmett en mi cuerpo pero a pesar de eso me deje ir, había perdido las ganas de estar acá.


Abrí mis ojos no sé cuánto tiempo después, estaba en mi casa, en mi cama, en la cama que compartía con Edward pero me sentía extraña ¿Cómo había llegado hasta aquí? ¿No se supone que estaba en coma? ¿Cuándo desperté? Eran muchas las preguntas que se atropellaban en mi cabeza por lo que me levanté de la cama pero al pisar en el suelo sentí que una fuerza extraña me rodeaba el suelo era más blando de lo normal y mi caminar eran más que saltos sin gravedad, de pronto lo comprendí… Estaba soñando.



En mi sueño la mansión Cullen estaba como siempre, era de día por lo tanto estaba todo lleno de luz. Caminé hacia la entrada de la habitación y el hall apareció ante mis ojos, todo estaba tan brillante por el sol que me costaba acostumbrar mis ojos a tal intensidad, salí a los pasillos buscando a alguien pero al parecer estaba sola en este sueño, llegué a las barandillas de la gran escala y en ese momento lo vi. Se encontraba parado justo al final de la escalera apoyado con solo una mano en la baranda, su mirada era intensa y reflejaba la ilusión que había en este encuentro, Edward se encontraba vestido con el frac con que lo había visto la última vez, su sonrisa era la misma y me hacía estremecer desde la lejanía. Acorté la distancia que nos separaba bajando los escalones de uno en uno, su sonrisa me prometía muchas cosas una de ellas era amor por toda la eternidad, por siempre del que disfrutaríamos hasta el último de nuestros días pero no quería pensar en nada, me dejaría llevar por el momento, este era nuestro momento.


    Se ve elegante esta noche Sra. Cullen— sonreí para evitar el rubor de mis mejillas pero ¿Cómo había llegado este vestido a mí? Me miré asombrada y un hermoso vestido de color verde que hacia juego con mis ojos estaba enfundado en mi cuerpo
    Gracias Sr. Cullen— Edward tomó mi mano y me hizo estremecer al igual que el primer día que nos conocimos. A mi memoria vinieron miles de recuerdos nuestro primer encuentro, el día que nos volvimos a ver pero no como dos adolescentes si no como una famosa Scort y él como exitoso empresario. Tanto tiempo había pasado ya desde ese día, me llevó hasta la mitad del salón dónde una suave música nos envolvió
    ¿Baila Conmigo?
    Claro que si— su suave tacto estuvo rápidamente en contacto con la piel que dejaba al descubierto mi vestido por lo que mis terminaciones nerviosas estaban a mil cuando sus dedos se clavaron en la carne de mi espalda, lo sentía tan real— ¿Esto es un sueño?— le pregunté aventurándome
    Es solo lo que tú quieres que sea— me dijo acercándose a mis labios para besarlos, lo sentía tan cerca, tan real
    Quiero estar contigo para siempre Edward, ¿Por qué no puedo despertar?
    Hemos pasado por muchas cosas cariño, es normal que tu cuerpo se resista a despertar y puede que cuando lo hagas te encuentres con algunas sorpresas, algunas más desagradables que otras— sus ojos buscaron los míos pero su rostro mostraba un tinte de tristeza
    ¿Qué pasa? Dime ¿Dónde estás? ¿Por qué no me has ido a ver al hospital? He sentido la voz de todos menos la tuya.
    Yo estoy siempre contigo mi amor, aunque no me puedas ver siempre estaré a tu lado— sus palabras eran como promesas pero desde un plano en que no comprendía ¿Dónde estaba realmente? Una idea se cruzó por mi mente pero fui demasiado cobarde como para pensarlo, la sola idea me hacía querer morir en ese mismo instante.
    Edward ¿Don…— alcancé a decir
    ¡Bailemos! Amore mio— me dijo soltando una risa y haciéndonos girar, el movimiento hizo que mi estómago se revolviera pero de alegría, aunque algo en sus tono no me dejaba tranquila— Te amo tanto Bella, jamás pensé que llegaría a amar tanto a una persona— sus palabras me hacían emocionarme
    Yo también Edward, te amo más que a nada en este mundo y estaremos juntos por siempre
    Por toda la eternidad— sentenció el acercándose aún más, me beso como si su vida dependiera de ello, era un beso hambriento, lleno de pasión, de amor— Hemos pasado muchas cosas desde que nos conocimos, ahora nos queda lo más difícil… no dejes de amarme nunca Bella— susurro contra mis labios— yo te amaré por siempre.


De pronto sentí su ausencia, sus brazos ya no me abrazaban ni sus labios desprendían su calor cerca de mi cara, abrí mis ojos y lo vi caminando hacia las puertas de afuera, el sol brillaba tan fuerte que no podía ver con claridad su figura se perdía dentro de la luminosidad.


    ¡Edward! ¡No te vayas! ¿Dónde vas?
    Voy donde el destino me quiera llevar amore mio
    ¿Pero dónde?— pregunté intentando acercarme, la luz era tan fuerte que ya no podía ni siquiera levantar la cabeza— no te vayas ¡No me dejes aquí!— le grite presa del miedo, lo quería cerca conmigo, no quería que se fuera a un lugar donde yo no lo pudiera alcanzar— ¡Déjame ir contigo!— le grité en un último intento.
    No— sonrió o pude sentir su risa volando en el aire— lo que debes hacer ahora es despertar, hay mucha gente que quiere ver esos hermosos ojos… así que ve, Despierta Bella.
    ¡Edward! No te vayas mi amor— comencé a llorar, la luz de apoco se fue apagando, la figura de Edward desapareció con ella, mi desesperación creció ¿Dónde estaba? ¿Dónde se iba?, la sola idea que cruzo por mi mente me hizo sentir desesperación y ganas de arrancarme el corazón. De pronto recuerdos vinieron a mi mente
Ángela con una pistola dentro de la cabaña, Edward llorando sobre mí, Ángela apuntando el gatillo a la cabeza de Edward y… y…

El disparo…

Oh por dios

Edward estaba muerto, él no había logrado salir con vida de allí.



    Miren— gritó una voz con palpable felicidad— Dios mio, ¡Bella!, se está movimiento ¡Papá!— el chillido que lanzó Alice me hizo estremecer inmediatamente, mis dedos habían salido de ese largo letargo que me tenía presa comenzaron a moverse, mis piernas ya no parecían amarradas y todo mi cuerpo estaba nuevamente en funcionamiento, abrí mis ojos y la luz de la ventana me dejo ciega en dos segundos, pude diferenciar algunas sobras que se movían con alegría por la habitación pero sin saber quiénes eran
    Dios ¡Bella hija mía!— mi padre sollozo sobre mi estómago, mi madre lo siguió detrás ambos estaban sobre mi abrazándome, con todo el esfuerzo del mundo levante mi mano y la puse sobre la cabeza de mamá, ella la tomó y beso repetidas beses la palma, me hizo cosquillas. Desde el pasillo sentía gritos y sollozos de alegría ¿Cuánta gente estaba aquí? ¿tantos se alegraban por mi despertar?
    ¡Bella, Bella!— gritaron Esme y Carlisle detrás de mis padres, ellos también lloraban, ¡Todos lloraban!


Mis recuerdos vagamente volvían a mi mente, vi a mis padres, a Esme y a Carlisle, Alice, Rosalie, Jasper, Emmett, todos metidos en la habitación, cuando intente buscar a alguien más la cara de un hombre apareció cerca mio vestido con una impecable bata blanca. Unas enfermeras sacaron a todos de la sala, mis padres me besaron nuevamente y salieron a llorar al pasillo.


    Buenos Días señorita — me saludo alegre el doctor, tomó una linterna y la paso por mis ojos
    Buee... buenos días— respondí con una voz de ultratumba, al parecer mi boca no se abría hace un año. No quería ni pensar en cómo olía
    ¿Sabe cuál es su nombre?
    Isabella, Isabella Swan
    Muy bien, ¿Sabe dónde está?
    ¿En un hospital?— respondí con una pregunta intentando sonreír pero los músculos de mi cara no querían cooperar.
    Si, muy bien, ¿Sabe qué día es?— pregunto dejándome con la palabra en la boca, recordaba haber escuchado algo de semanas pero no sabía si era realidad.
    No
    Hoy es Sábado, Sábado 22 de Diciembre.
    ¿Qué?— mis cejas se alzaron por la sorpresa, el último recuerdo que tenia de la fecha es el día de la fiesta y no pasaba más de un 2 de diciembre, eso significa que llevaba 20 días en coma.
    Es casi navidad señorita y usted ha despertado justo para darle el mejor regalo a su familia, ¿Cómo se siente?
    Aletargada— le respondí cerrando mis ojos y suspirando lentamente, mi cabeza comenzó a repasar lo que recordaba. El periodo de inconciencia no fue del todo inconsciente  por lo que resonaban en mi cabeza conversaciones, sueños…


Sueños… sueños con Edward, Edward despidiéndose de mi
Él, él… estaba, él estaba


    ¡EDWARD— grité con toda la fuerza que tenía dentro de mi cuerpo, el médico se puso de pie y rápidamente intento calmarme
    Sra. Cullen, tranquila, no se asuste
    ¡NO! ¡NO! Edward ¿Dónde está Edward? ¿Dón…— el medico intentó hacerme recostar pero con una fuerza que desconocía me estaba parando de la cama a pesar del entumecimiento de mi cuerpo, sentí una puerta estrellarse contra la pared y al levantar la vista mis ojos se abrieron en pares.
    ¡BELLA!— grito la voz de Edward dentro de la habitación, tenía sus ojos rojos y sus ojeras cinceladas a la piel, su cabello era un desastre y su barba parecía no haber sido cortada en años, era él, mi Edward… tan hermoso como siempre. Sus pasos se acercaron frenéticos a mí y me abrazo.


Las manos de Edward me pegaron a su cuerpo y sentí por fin su respiración viva, estaba vivo, estaba conmigo, era él ¡ERA ÉL!, su calor llenó cada partícula de mi cuerpo haciéndome sentir la mayor felicidad del mundo ¡ESTABA CONMIGO, COMINGO Y VIVO!, mis ojos no aguantaron tanta tortura y comencé a llorar, lo hacía como si tuviera 5 años, dejé que toda la presión, la emoción y la desesperación se fueran en esas lágrimas.


    ¡Estas vivo! ¡estas vivo!— le gritaba mientras lo besaba una y otra vez, sentí al doctor murmurar algo y después la puerta se cerró detrás de él.
    ¡Bella! ¡bella!— sus manos me tocaban, me acariciaban todo lo que podía la primera impresión era que necesitaba saber que era real, ambos teníamos que asegurarnos pero mis lágrimas no querían ceder, cuando me di cuenta ambos llorábamos de felicidad por nuestro encuentro.
    Sentí que te había perdido, sentí que ya no ibas a estar más conmigo, te viniste a despedir en sueños ¿Por qué?— le decía incoherentemente, ni siquiera podía contextualizar mis palabras, al parecer todo siempre fue un sueño, el miedo de perder a la persona a quien más amo en el mundo me  hizo pensar  lo peor, afortunadamente todo eso quedó atrás.
    Tranquila mi amor, ya todo paso, estas bien, estamos bien, todos estaremos bien— Edward tampoco sabía cómo expresarse, sus palabras salían casi sin sentido, su respiración que antes se expresaba por jadeos ahora estaba más calmada. Respiro cerca de mi cabeza intentando calmar su corazón, sus labios tocaron mi frente para después unirla con la suya, su aliento golpeaba como la más maravillosa de las sensaciones en mi piel.
    ¿Qué pasó? ¿Dónde estamos? ¿Por qué ha pasado tanto tiempo?— le pregunté intentando calmarme, quería saber la verdad, quería toda la verdad. El me acaricio el cabello y me miro con una expresión más calmada pero también más seria.
    Es mejor que te recuestes
    ¡No! No quiero recostarme, quiero saber la verdad. Dentro de mi inconciencia pude escuchar muchas conversaciones, hay cosas que no entiendo y quiero saber.
    Bella cálmate, necesito que estés con la mente tranquila, te contaré todo sin omitir ningún detalle pero acuéstate. Tu cuerpo estuvo inerte por casi 20 días por lo que necesito que estés tranquila poco a poco te recuperaras— sin ganas le hice caso, a decir verdad mis músculos se sentían como si hubiera corrido una maratón y lo único que hice fue intentar pararme de esta cama.
    Bien— le dije un poco más relajada, entrelazamos nuestros dedos y él se sentó aún más cerca mio, desde hoy en adelante esta distancia seria la máxima que aguantaría, lo quería siempre junto a mí— cuéntame que sucedió.
    Esa noche, la noche en que te secuestraron pasaron muchas cosas Bella, una de ellas es que casi no salimos con vida de esta historia— mi respiración se detuvo ahogando un gemido— te contaré…


La noche en que te secuestraron fue la más horrible de toda mi vida, la policía te busco por interminables horas hasta que dieron con tu paradero. Yo por supuesto al saber me abalancé hacia el lugar para ir a buscarte, como mi auto es más rápido logré adelantar a los policías y a Emmett y Jasper que iban conmigo. Cuando entre en la cabaña en donde Ángela te tenia fui golpeado hasta casi desfallecer, fue tanto que rompieron tres de mis costillas y dejaron golpes y moratones por todas partes.


Sin poder evitarlo mis manos se fueron a su cara, era verdad, al mirar con detención podía ver un moretón de color amarillo en su mejilla, sus ojos que antes parecían negros por las ojeras ahora se combinaban con el morado de los golpes, por su camisa se asomaban golpes también. Mis ojos fueron rápidos en su examen pero me hicieron darme cuenta que en realidad contamos con suerte.


Tranquila, todo está bien— bajo mis manos y las besó con devoción— como te decía fui golpeado muchas veces antes que Ángela me llevara contigo, cuando lo hizo creo que morí en el preciso instante en que vi tu cuerpo tirado en el suelo. El vestido que llevabas en la fiesta estaba casi destrozado y tu cuerpo estaba lleno de heridas y golpes horribles, tu cara estaba casi irreconocible, me libere de mis atacantes y corrí en tu ayuda. Cuando me acerqué me di cuenta que tenías una herida de Bala en el hombro, esa noche Ángela intento matarte con un tiro en la cabeza, para suerte de nosotros tiene mala puntería, solo te dio en el hombro.


El escalofrío hizo a mi cuerpo convulsionar un segundo ¡había intentado matarme a golpes y más encima con una bala atravesando mi cabeza!, las imágenes rápidamente volvían a mi cabeza, recuerdo haber estado tirada en la tierra, el dolor y la sangre escurriéndose por mi brazo.


Cuando pensé que podía salvarte estábamos tan mal que ni siquiera fui capaz de mover un músculo cuando Ángela puso una pistola en mi cabeza, te pedí perdón, se lo pedí a Dios y a nuestros hijos, solo me acurruque a tu lado y esperé la muerte sintiendo el poco calor que quedaba en nuestros cuerpos. Ella tiro del gatillo pero nunca llego al final, un impacto de bala atravesó…— Edward se estremeció— Atravesó su frente, su cabeza fue perforada de lado a lado, Ángela está muerta, la policía la  mato.


En ese momento creo que mis pulmones se chuparon, mis ojos se abrieron de par en par. Ángela era una mujer hermosa y distinguida pero también fue alguien que nos hizo daño y que atento contra nuestras vidas, mi moral estaba dividida, sentí pena por su familia pero también tranquilidad, la mía al fin podría estar tranquila. No dije nada, creo que mi expresión era más que suficiente


Me imagino que debes estar un poco consternada, a ese disparo le siguieron dos más y todos los efectivos entraron en ese momento a la habitación, mi cuerpo estaba casi inerte sujetando el tuyo pero  aún permanecía consiente. Los otros dos disparos habían dado en las luces por lo que después de que Ángela cayera muerta todo fue oscuridad. Emmett y Jasper entraron enseguida, los efectivos cubrieron en cuerpo de Ángela y antes que me diera cuenta ya íbamos de camino al hospital. Intentaron separarme de ti en la ambulancia pero no lo consiguieron, tenía tres costillas quebradas pero no me importaba, nadie me iba a separar de ti jamás.


Los días siguientes fueron terribles, tú estabas mal herida, golpeada y en coma. El doctor no sabe ni siquiera como el embarazo resistió todos los golpes si incluso…


    Un momento ahí— puse mis dedos sobre sus labios— ¿Dijiste que…? ¿Qué aún estoy…?
    ¿Embarazada? Claro, el doctor lo confirmo cuando llegaste aquí, yo en un estado de euforia le gritaba que te salvara y que salvara al bebé dando por sentado que estabas en estado. El doctor te hizo todo los exámenes y tres ginecólogos obstetras te revisaron y confirmaron que el bebé aún está ahí— Oh por dios, mis ojos nuevamente se llenaron de lágrimas y las deje correr libremente
    No puedo creerlo— gemí agarrando mi rostro con mis manos— escuche… yo escuche
    ¿Qué pasa Bella?— Edward se acercó y me abrazo
    En mi inconciencia escuche una conversación de Esme y Emmett que decían que “yo ya no estaba” y que habían muchas cosas que afrontar cuando despertara, en mi desesperación por despertar pensé que se trataba de mi embarazo y que había perdido al bebé pero esto… esto— Y lloré, lloré con toda la alegría y pena del mundo, tenía pena porque no merecía tanta felicidad y alegría porque mi bebé aún estaba conmigo, Edward y mis hijos aún seguirán a mi lado.
    Si mi amor, tranquila, el bebé está bien aunque el doctor dijo que este embarazo era de riesgo por el estrés y los golpes que pasaste, debemos tener cuidados especiales— asentí aun llorando, lo abracé tan fuerte que nuestros cuerpos formaron un solo latir
    Bueno pero— acune mi vientre sintiendo el instinto maternal florecer en mi cuerpo— cuéntame, cuéntame en que termino todo esto.


Bueno, al saber que estabas en coma nuestra vida cambio, le avise a tus padres y ellos volaron inmediatamente desde Jacksonville para acá, Vera tu mejor amiga también ha venido pero se fue hace dos días prometiendo volver lo más pronto posible. Todos nos hemos desvelado en el hospital, yo lamentablemente estuve hospitalizado 10 días casi sin poder verte, me mataba la idea de estar tan cerca y tan lejos a la vez por lo que mande a que me instalaran en el cuarto que esta junto a este, no podía dormir contigo pero por lo menos estábamos lo más cerca que se podía. Con respecto a Ángela sus funerales se realizaron en la completa clandestinidad, solo fueron familiares de ella, nadie de nuestra familia apareció. Ángela fue acusada de intento de homicidio y secuestro por lo que si hubiera estado viva habría pasado toda su vida en la cárcel.

Si escuchaste a mi madre y a Emmett tal vez estaban hablando sobre la demanda, la familia de Ángela demando a la mía por incumplimiento de palabra en relación a nuestro matrimonio y también se me acusa de haber llevado a Ángela a la locura, en simples palabras. Lo que quieren es dinero pero mi padre trabaja en una contra demanda, nada por lo que te tengas que preocupar Amore mio. Mi  madre siempre ha dicho que para ti sería algo difícil de afrontar, e secuestro, los golpes, ella ha estado muy preocupada de ti  en realidad todos lo han estado, por eso quizás la escuchaste decir lo de “afrontar cuando te despiertes”. Desde que estas aquí han pasado 20 largos días, estamos a dos días de Navidad y recién ahora podemos respirar tranquilos, creo que en resumidas cuentas es eso lo ha pasado.


No podía creerlo ¿Los padres de Ángela tenían el descaro de acusar a Edward?


    Los padres de Ángela están completamente locos— murmure con la vista perdida
    Si, toda la razón pero en cierta parte los entiendo, que de un día para otro te conviertas en padre de una secuestradora y asesina te hace cometer errores, muchos errores como intentar meterse con la familia más poderosa de Cerdeña. En todo caso esto no es lo más terrible que paso.
    ¿Qué fue lo más terrible que paso?— susurré abriendo mis ojos
    Hace solo unos pocos días tu corazón dejo de latir, mientras estabas con Esme tuviste un paro cardiaco que casi te arrancó de nuestro lado, por suerte los doctores lograron estabilizarte y te recuperaste pronto, tú y el bebé están bien.


¿Entonces si había estado a punto de morir?, Demonios, me había enfrentado a la vida y a la muerte más veces que en toda mi vida.


    Creo que necesito unas buenas vacaciones— comenté intentando sonreír
    No lo dudes— Edward sí que me mostro una de esas sonrisas que te dejan sin respiración— Tú, yo y nuestros hijos, el mundo nos espera Bella.
    ¿Dónde están Nessie y Antho?
    En casa, son las 8 de la mañana, me imagino que deben venir en camino hacia acá. Como la escuela término por vacaciones de fin de año ellos han estado aquí todos los días, solo se van para dormir.
    Mis bebes, solo quiero abrazarlos y verlos nuevamente.
    No te preocupes pronto estarán aquí— Edward suspiró— no puedo creer que esto acabó
    Si, ahora por fin podemos estar en paz.



Y así era al fin podíamos estar tranquilos, por mi reciente despertar tuve que quedarme una semana más en el hospital, Edward, los niños y nuestras familias pasaron la navidad conmigo en  mi  habitación. Gracias a  las locuras de Alice tenía  un árbol  y  una cena de navidad en  el  hospital, el día antes de irme me hicieron una ecografía, Edward estaba atento a la pantalla  sujetando mi mano.


    Vaya, vaya—  dijo el doctor  moviendo el aparato  en mi  barriga— como era de esperarse  señora Cullen usted  tiene  casi 16 semanas— el mismo día que Edward me había contado sobre la continuidad de mi embarazo hablamos con el médico el me comento que mi estado ya superaba la barrera  de  los 3 meses por lo tanto los cuidados debían existir pero que lo peor ya  había  pasado, el  doctor se  giró y me sonrió— es usted una fábrica para traer niños al mundo señora— Edward y yo nos miramos
    ¿Por qué dice eso doctor?— le preguntó el enarcando una ceja, sabia de sobra que el comentario lo había molestado
    Porque la señora tiene  otro embarazo doble  pero esta vez son gemelos— nuestras bocas se abrieron, la de Edward soltó una  gran carcajada  y de inmediato beso mis labios aun con  la  sonrisa  en  sus  labios
    No  puedo creerlo—  le dije  con  visible  asombro—  ¿Gemelos?
    ¡GEMELOS!—  gritó Edward  levantando sus  manos al cielo— soy la máquina de “Gemelos & Mellizos Cullen”  poblaremos este mundo amore  mio.
    Muy gracioso—  le  di  una palmada riéndome, el doctor  seguía pasando  la maquina pero la sonrisa de nuestros labios no se iba, definitivamente esta noticia me sorprendía.
    Grabare  la  cinta para que  ustedes puedan mostrárselo a sus familias— el repicar de los dos  corazones era muy fuerte pero ¿Qué serian? ¿Niños o niñas?
    Doctor ¿cuándo podremos saber el sexo de los gemelos?
    Yo creo que el próximo mes señora, más o menos nacerían entre Abril y  mayo del próximo año ¡Felicidades!


Mire la cara de Edward y creo que no había mejor expresión que la que tenía, estaba maravillado mirando la pantalla, con los mellizos se había perdido de todo esto pero ¿Gemelos? Sin duda la vida le retribuía de la mejor manera, ambos serian amados, nuestro cuatro hijos tendrían una maravillosa familia que  los adoraba.


    ¿GEMELOS?— dijeron  las voces de nuestras familias al unísono, me habían dado el alta en el hospital y estábamos todos en el gran salón de los Cullen acompañados de nuestra, ahora, numerosa familia. Nessie y Antho estaban a cada uno de mis lados y Edward sujetaba mis hombros sentado en el  respaldo del sofá, Esme y Mamá se abrazaron con fuerza, ambas se habían hecho buenas amigas, todos rieron y nos fueron a felicitar, los gemelos Cullen serían bien recibidos. Alice no tardó en anunciar que comenzaría de inmediato a planificar las habitaciones nuevas, ropa, zapatos y todo lo demás, Antho y Nessie estaban emocionados ambos miraban mi pequeña pancita con interés y ansias por sus nuevos hermanitos o hermanitas.



Esta era la noche de año nuevo y por lo tanto había muchos motivos para celebrar, Alice corría por la casa acompañada de Rosalie preparando todo para la cena y la fiesta, este año sería en familia para evitar posibles tragedias, creo que pasará un tiempo antes de dar nuevamente una fiesta pública.


    ¿Qué falta en la mesa?— preguntó mi madre tan cantarina, Esme estaba detrás de ella con los brazos cruzados observando
    Creo que nada Reneé, está todo listo— batió sus palmas como niña pequeña, en la sala Papá, Carlisle y todos los hombres de  la familia conversaban mientras  los niños  corrían por el lugar. Yo en cambio estaba en una esquina contemplando la noche.


Había tanto que agradecer, tantas cosas por las cuales ser felices y dar gracias, mi vientre cada día se sentía un poco más abultado, las manos de Edward se posaron en mi barriga y su cabezo descansó en mi hombro.


    ¿En qué piensas amore mío?
    En lo feliz que vamos a ser, crees que alguna vez lleguemos a estar  más felices que ahora  ¿Existirá una mayor felicidad?
    Para mi si la hay— dijo y sonrió
    ¿Qué es dime?— me gire para enfrentarlo el solo siguió mostrándome su sonrisa
    Vamos a cenar— me insto
    ¡Ya está listo!— anunció Alice— todos pasen a la mesa por favor
    ¡Edward dime!— le jale una mano cuando él ya había comenzado a avanzar, se acercó y besó mi descubierto hombro
    No— susurro contra mi piel— vamos a comer, muero de hambre.


Fruncí el ceño solo de curiosidad, quería saber y como Edward no me había consentido me enoje como la más pequeña de toda la mesa, mi expresión cambio al ver como estaba decorado el salón, las luces eran bajas y habían flores y enredaderas colgadas en todo el techo si no lo supiera pensaría que estaba comiendo en el jardín.  


    Wow Alice, Rose— suspiré sentándome y observando todo— sí que se han esmerado
    Claro que si Bella— me giño un ojo— esta es una noche muy especial— soltó una risita y miro a su esposo Jasper. Conocía esa cara de Alice ¿Qué estaba planeado?
    Buenos sentaros todos— anunció Carlisle, mi puesto era al lado de Edward y mis hijos estaban frente a nosotros, la mesa de los Cullen era enorme, mis padres estaban uno al lado de los mellizos y pronto también serían los gemelos… ¡Gemelos! ¿Quién lo diría?— Para mí es muy grato tenerlos a todos aquí en esta mesa, sepan que tener a mi familia unida es el mejor regalo de todos. Hemos sufrido, hemos pasado desgracias pero todo ha sido recompensado en este momento en que con alegría les puedo anunciar que el nuevo año comienza y lo hace de la mejor manera posible. Gracias a todos por compartir nuestra mesa, nuestros nuevos amigos y familia Charly y Reneé, a mis hijos, sus esposas y a mi hija, su esposo e hijos ¡Mis nietos! A todos ellos y también a los que vienen en camino, que tengan una linda noche y les deseo prosperidad, amor y mucho éxito para este nuevo año— el jefe de hogar levantó su copa, junto a él todos hicimos el salud.


La cena fue muy divertida, las bromas de Camillo y Pablo nos hacían sonreír a todos. Mis hijos estaban concentrados aprovechando en lo que más podían a sus abuelos, desde que desperté no se separaban de mi pero tampoco lo querían hacer de sus abuelos sin duda los extrañaban mucho. Al terminar de comer salimos al patio ya que la noche estaba exquisita y porque además en la playa se lanzarían fuegos de artificio para conmemorar el nuevo año. La casa de la Familia Cullen estaba en lo alto de un cerro por lo que teníamos una vista panorámica de toda la isla se veían todas las playas, Edward sujetó mi mano fuertemente mientras nos dirigíamos hacia los balcones del patio, desde que nos habíamos enfrentado a la muerte el me protegía aún más. Llegamos al final y todos nos paramos a contemplar la noche se escuchaba la algarabía por toda la Isla, mis padres tomados de la mano y besándose amorosamente se veían felices, todas las parejas lo eran incluso los niños que corrían por los pastos de atrás.


    ¿Cómo te sientes amore mio?— preguntó Edward en mi oído.
    Bien, feliz de la vida— respondí besando sus labios, de pronto como si nadie estuviera a nuestro alrededor sentí que me zambullía en una burbuja en la que solo estábamos él y yo.
    Qué bueno porque hay algo que necesito decirte— una sonrisa se extendió por su cara, para hacer más intenso el momento una canción comenzó a sonar desde el fondo…


(A Thousand Years— Christina Perry, Les digo que es un crimen no escuchar esta canción mientras leen, yo escribí todo esto con ella de fondo, ¡háganlo! No se arrepentirán) .


    ¿Y esto?— miré al lado y todos nos estaban mirando, mi madre tenía lágrimas en sus ojos y mis hijos miraban con auténticas sonrisas, todos tenían la misma expresión— ¿qué pasa Edward?— la música me hizo sentir una emoción en el pecho, algo que no podía describir
    Bella, amore mio, sin duda este año ha cambiado nuestras vidas, sin duda he sido  el hombre más feliz del mundo desde que te conocí. Marcaste  mi vida con fuego y eso nadie jamás lo podrá cambiar, eres la mujer más hermosa,  inteligente, hábil  y más especial del mundo, mirar tu cara todos los días es una completa bendición además de todo esto agrégale que eres la madre más amorosa y entregada que jamás he conocido. Sacaste a nuestros hijos adelante convirtiéndolos en unos niños hermosos, creo que por eso no podría estar más agradecido.
    Edward— susurre presa de la emoción, mis manos temblaban, el las tomo y las besó.
    Esta noche he querido que sea especial, además de ser un nuevo comienzo para los dos quiero que todo lo que ha pasado, lo malo, sea olvidado y se lo lleve este viejo año. Mira tú reloj— le hice caso— ya solo quedan dos minutos para que acabe el año, quedan dos minutos para que todo lo malo se vaya de nuestras vidas, por lo que solo me queda una cosa por hacer,  quiero que tu  ultimo recuerdo de este  año sea el mejor de todos
    Edward— volví a susurrar dejando lágrimas caer, él se agacho en una rodilla y sacó una pequeña caja de terciopelo, dentro venían tres anillos, uno de compromiso y dos argollas.
    La noche en que desapareciste lo tenía todo listo pero la vida me lo impidió solo para darme un momento aún mejor rodeado de nuestra familia y amigos— mi cuerpo se paralizo ¿Era lo que estaba pensando?, en ese momento nadie más existía


No hacía falta mirar al lado para saber las caras que tenían todos Alice, Rosalie, Esme y Mamá lloraban a mares, hombres en cambio tenían sonrisas de esperanza, de futuro, de amor, de familia. Mis hijos estaban tomados de la mano y sosteniendo sus corazones para ellos esta era la prueba más grande de que sus papas estarían juntos por toda la vida.


    Isabella Marie Swan… amore de la mía vitta, ¿aceptas casarte conmigo? ¿Aceptas ser mi esposa por toda la eternidad?


La canción que sonaba decía que habría muerto esperándolo, que no había que tener miedo que lo había amado por mil años y que lo amaría por mil más… así era con Edward, era el amor de mi vida, el todo, el que hacia mi mundo girar y ser así… siempre feliz.


    Sí— susurre llevándome la mano a la boca, el gemido se escapó igual— si acepto
    ¡10, 9, 8, 7…!— comenzaron a gritar todos, alzando sus copas y preparando el confeti, Emmett y Jasper eran los más emocionados.
    Te amo Bella— Edward salto hacia mí y me beso con vehemencia, como si nuevamente nuestra vida dependiera de ello
    Te amo Edward, te amare por siempre
    ¡5, 4, 3, 2, 1! ¡FELIZ AÑO NUEVO!— Un trueno nos sobresaltó y millones de papeles de colores volaron mientras todos se abrazaban deseándose un nuevo mejor año.


El repicar de las campanas, las bocinas y el tronar de los fuegos de artificio se juntaron en uno solo indicándonos que el año había cambiado, lo último que siempre tendría era lo mejor, lo tendría a él, al amore de la mia vitta.


    ¡Feliz Año nuevo!— gritaron nuestros hijos, ambos nos separamos y los recibimos en nuestros brazos, los cuatro o mejor dicho, los seis  nos abrazamos y dimos la bienvenida al nuevo año


Habíamos pasado por tanto, aún recordaba a mis amigos en San Francisco, a Jake, a la Compañía, a las Scort. Una vez me había convertido en una mujer por necesidad, una vez Lucia Biccalo era quien gobernaba mi vida y  mi futuro pero ahora y con este  panorama Lucia quedaba  definitivamente atrás. Mi vida como  Scort me había  ayudado a salir adelante, a  criar a mis hijos y a terminar mis estudios para ser Arquitecta pero ahora tenía una misión más importante, ahora tenía que ser feliz junto a mi familia. No me arrepentía de nada, si tuviera que vivir todo de nuevo lo haría mil veces


Conocer a Edward en Grecia

Tener y criar sola a nuestros hijos

Volvernos a encontrar

Enamorarnos como la primera vez

Odiarnos

Sufrir

Amarnos por siempre

El empresario y su Dea Greca

La Scort y su acompañante

Edward e Isabella

Ahora seriamos uno solo

Juntos,  juntos por siempre.

                                            


                                                        FIN



_______________________________________________________________________________

¿Qué pensaban?

¿Qué sería tan perra para dejar un final triste después de todo lo que me demoré en escribirlo?
Jajajajajaja, no queridas, TiwiiC. Es una buena persona...


Bueno comienzo agradeciéndoles a todos, me he emocionado hasta las lágrimas  escribiendo este  final por lo que espero haya causado el mismo efecto en ustedes, de verdad muchísimas gracias por permanecer fieles a mi lado, las que no me abandonaron, este capítulo se los dedico a ellas
A las que sin importar cuanto tarde me esperaban de alguna manera.
¡GRACIAS A TODAS POR TODO EL AMOR ENTREGADO!
Les aseguro que cada palabras, cada frase  la  hice con mi corazón, espero se haya notado.


Algo importante: Les pido que comenten  el final, ¿te gusto? ¿no te gusto ¿no era  lo que esperabas? Ojalá se den el tiempo de hacerlo, es gratificante  para  cualquier escritor amateur cuando alguien se dedica a escribir una palabra.


Un beso y  un gran abrazo para todas, desde siempre
Y con todo el amor

Tiwii Cullen.