“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



miércoles, 18 de mayo de 2011

El Aprendiz. Capitulo 11





¡Miércoles! ¡Miércoles! Y esta semana ya va a por mitad, para algunas ya será juernes … yo que puedo decir esta semana ha sido de trabajar como esclava jajaja… pero estoy súper feliz, porque a muchas personas que adoro con mi alma las cosas le están saliendo cuando ya no tenían esperanza, eso me recuerda decirles TODO SUCEDE A SU DEBIDO TIEMPO. Este capítulo va con todo mi amor para ustedes, que puedo decir gracias por sus comentarios, no saben lo feliz que me hace llegar a casa y ver un RWS, y sentir que mi trabajo es apreciado por las más exigentes criticas Ustedes, porque sin ustedes nosotras no seriamos lo que somos. El viernes subo el prologo de METRAMORFOSIS, y más adelante hare un out .take de la luna de Miel de Tango. Otra vez gracias a todas por continuar en esta sintonía.
Ada


Capitulo 11



La suave respiración, incito a mi cuerpo, una sonrisa se coló en mis labios, una sonrisa sincera y nacida del corazón. La paz y la tranquilidad hacían que mi cuerpo flotara, o seguramente había fumado algo, la verdad no importaba, no quería que aquella alucinación se disipara. Ceñí mis brazos alrededor de ese cuerpo dándome una nueva dosis de su olor un poco picante y un poco agrio, ese aroma sutil se deslizo por mis fosas nasales mezclándose con el inconfundible olor del sexo. Mi cuerpo se amoldo al acolchado cuerpo que me acompañaba. Hundí la nariz en la curvatura de su cuello, mi Rose, mi Rosita, mi cuerpo le reconocía porque nuevamente volvía a cobrar vida, y no es que nunca tuviera una erección matutina, pero está definitivamente tenía el nombre de Rosalíe en ella.


Mis manos se deslizaron de su estomago hasta sus senos, y viceversa al tiempo que mis labios se degustaban en su cuello, dejando besos a lo largo

― Hubiese sido tan lindo— murmuro bajito. Mis manos se detuvieron de inmediato y me obligue a levantarme para ver, sus cejas cian sobre la parte alta de sus pómulos formando una media luna. Estaba dormida, viéndose tan frágil, tan delicada, tan…


― ¿Te reirías si te dijera que aun te amo?— pregunte en un murmullo más bajo casi sin sonido.


Tuve ganas de despertarle y hacerle una vez el amor, de tenerla una vez, de saborearle para luego… extrañarle, un espiración de cansancio y frustración dejo mi cuerpo, me obligue a levantarme. Cubrí su cuerpo con la manta, y me dirigí al baño. Camine desnudo por la habitación dándome un festín del desorden de nuestras ropas, volví a sonreír con pesar, ciertamente todos los días despertaba deseando mañana como esta, junto a ella, con desorden y con mucha probabilidades de un buen desayuno de sexo matutino.


En los cajones debajo del lavabo aun mi madre almacenaba varios cepillos de dientes y dentífricos, saque unos para mi uso, lavado los dientes, me hice a una de las tantas toallas blancas la cual colgué en la arandela de la pared, fui a la ducha abriendo de una vez los grifos y dejando que el agua helada corriera por mi piel.


En mi mente le invoque, en mi mente mientras el agua rozaba le imaginaba besando las gotas, jugando con su lengua por todo mi pecho y bajando hasta mi potente dolor, en mi mente esta vez a hacerle el amor, me permitía llorar pidiendo en silencio que se quedara conmigo.


Vamos chico, deja de actuar como una niña y es el hombre que dices, ten el valor de enfrentarlos, de saber de una puta vez lo que quieren contarte.


El sonido de mi móvil rompí mi pequeña fantasía y mi pequeña cavilación. Cerré el grifo y sujete una toalla, y salí dejando a mi paso el regreso de agua.


Rose estaba sentada vistiéndose, y observando alternamente el pantalón donde nuevamente sonaba mi móvil, creo que noto mi presencia porque de inmediatamente su mirada cayó en su ropa.


Creo que ninguno de los dos sabia como manejar la “mañana siguiente”, la incomodidad se veía en nuestras posiciones ella sujetando con fuerza el vestido y yo apretando la mandíbula. Tome el pantalón entre mis manos y con dificultad saque el móvil que otra vez sonaba


― Maldito vagabundo, si no me va a contestar que apague el puto móvil apuesto mi sueldo a que esta con Rose— farfullaba mi amiga sin darse cuenta que había contestado


Cariño creo que debes cuidar de esa boquita tuya, podrías dejar sordo a un sacerdote— le dije a modo de saludo—¿no estás enojada?—


― Claro que estoy enojada contigo… mucho, en realidad pero te disculpo por ser un total gilipollas y carbón de mierda, así te amo… y… como te fue con tu Rose, ¡oh, Rose mi eterno amor!— decía riendo suavemente


― Quien te dice que sucede algo—


Esta vez rio con más ganas— porque te conozco como a la palma de mi mano y sé que tu pene no puede quedarse tras la bragueta una vez ve a la rubia—aseguro—más tarde me contaras los detalles escandalosos, sabes que tengo vena de voyeur. La cosa es que llamaba para decirte que voy a Forks, Marissa llamo para que pasáramos por el instituto, alguien le llamo para asegurarle que había unos chiquillos con talento para los deportes así que iré—
― ¿Iras en tu motocicleta?— pregunte con la paciencia de un santo

Por supuesto, no creerás que iré en bus o andando—
― Bella, cariño en Forks el cielo está roto, si vas en tu motocicleta podrás accidentarte, luego dices que soy yo el irresponsable dame una hora e iremos juntos, déjame conseguir un buen carro, ya que ni siquiera mi carro pasaría esa carretera—
― Mmmm… no, creo que debes de una vez por todas hablar con tu adorado tormento—

― Aun no estoy preparado—le confié— Me esperas— ordene, y de paso zanjando el tema de oír a Rose y mi hermano— media hora, cariño, media hora


― ¡Ash! Bien, yo que quería conquistar a uno de esos niños— dijo con fingida molestia

― Tu siempre conquistas a todos esos pobre incautos, eres una planta carnívora— le dije riendo


― Y estoy hambrienta— murmuro— si en media hora no vienes marcho sola. Dale besos a mi novia— con eso colgó. Volví a guardar el móvil en el bolsillo


― No tienes cargo de conciencia al saber que la engañas—
― No la engaño— respondí, mientras soltaba la toalla comenzaba a secarme— Bella es Bella—

― Cámbiate en el baño—


me gire con una tonta sonría en mi rostro y la ceja enarcada— Bebé, eres la que mejor conoce mi cuerpo desnudo así que no comiences con reparos o flasa timidez—

Sin apartar mis ojos de ella me vestí, lenta y seductoramente— Podemos repetir esto luego— respondí queriendo erguir mi escudo protector— quizás cuando venga de Forks. Te llamo— dije tomando el sombreo y la chaqueta, junto con las llaves.


Deje las llaves de mi Corvertte en el cajón de la cocina junto con las llaves del auto de mamá y tome las llaves de la jeep, cuando regresara de Forks dejaría el auto en su lugar y tomaría a mi pequeño tesoro.


Tenía solo quince minutos para llegar a por Isabella o me dejaría botado, conduje como loco para llegar en un tiempo record de catorce minutos y medio, mi amiga me esperaba vestida con su habitual traje de motera.


― Cariño, tu hada madrina se arrepintió de transformarte en la princesita y me devolvió a la bestia— hable desde el auto—sube chica mala, asi te vez condenadamente caliente—


― Devolvió a la bruja— respondió cerrando la puerta de la casa, camino de manera peligrosa hasta el auto— lindo vejestorio, lo robaste de algún sito de mala muerte— tiro su bolsa en el asiento trasero, y en lugar de abrir la puerta se coló por la ventanilla


― No pareces una dama— dije con sarcasmo— y este jovenzuelo era en el que nos transportábamos en el instituto—


Sin previo aviso salto sobre mi golpeando constantemente mi pecho con los puños cerrado— Eres un estúpido, un carbón de mierda, quiero abofetearte por ser un tonto, por ser tan cretino— deje que golpeara hasta que se cansara, una vez dejo de golpear, me sobe el pecho, me lo merecía y no iba a decir nada


― Vamos— murmure echando a andar el auto

La primera hora de viaje fue en completo silencio, ya que mi amiga decido ponerse cómoda y dormir como morsa.

Hubiese sido tan lindo


Mi mente rememoro aquellas suaves palabras ¿Qué hubiese sido lindo? ¿Estaría soñando? ¿Con que?


― Falta mucho, tengo ganas de hacer pis—

Reí ante las palabras de mi amiga, Bella era un mundo de contradicciones—Hacer pis, seguro que no te golpeaste en la cabeza, eres la única niña mala que dice hacer pis— puye


― Bien me meo, puedes detener el auto y orinare en la carretera para que veas que sigo siendo la niña mala—
― Uno kilómetros y puedes ir a uno—


Le vi de reojo apretando las manos contra su entrepierna, a la vez que cruzaba y descruzaba las piernas continuamente, hasta se balanceaba constantemente y cerraba los ojos como haciendo oración

― Tu madre debió decirte que antes de viajar debes ir al baño—
― Púdrete— respondió retornando a su pequeño ritual para aguantar las ganas de orinarse


Cuando el jeep se detuvo le vi parear la puerta para que abriera y le vi correr casi en puntillas hasta el mostrador, con calma le seguí


― Vamos, vamos, muévete que me meo, ¡si me quedo sin vejiga será tu culpa!— le decía a la puerta cerrada. A los pocos segundo salió una joven del baño con una sonrisa presuntuosa en sus labios— mujer tenía que ser para demorarse tanto— gruño entrando y dando un portazo. Pocos segundos después salió con cara de alivio— cuando se tiene claro para que se hicieron los baños uno no se demora— corrió hasta mi—Emmett— parpadeo— ¿te gusta el salpicón?—asentí. Fue tarde cuando me di cuenta de su intención, sus manos tiraban agua sobre mi rostro y ella reía como una cría en juguetería

Le perseguí hasta el coche, no dejaba de reír, eso me calmaba porque con ello sabia que en verdad no estaba tan sentida como debería estarlo

Yo siento lo de anoche—

― Amor, no dañes mi alegría lo que paso, paso y no peso, ya eso se me olvido, entiendo tu ira, pero te hare un favor piensa en todo lo que sucedió en los últimos meses de relación con la grandísima bruja del hielo, recuerda todo… creo que debes oírlo—

― No, aun—
― Quizás te interese saber que Edward me conto algo de…. — corto sus palabras


Dime—
― Ella… mmm… se comportaba rara, alguien le amenazaba y… ¿Por qué no le llamabas?—


Mi cara palideció con aquellas palabras— Creí que estaba cansada de mi— murmure tenso— ¿Como rara?¿amenaza?¿quién?¿cuándo?—
― Cuando me nombraron la bruja de la historia olvidaron darme todos los poderes, no lo sé, solo eso dijo Edward ¿sabías que tenía problemas de alcohol?— negué con la cabeza— ella te ama— ― ¿Cómo te enteraste?— pregunte viendo que faltaban solo unos kilómetros para llegar a Forks

― Edward me lo conto—
― Supongo que eso lo conseguiste luego de que lo devoraste de cabo a rabo—
― Puede ser, una dama no tiene memoria el día siguiente—


Los dos nos reímos. El tema quedo finiquitado ahí, pero la duda comenzaba a crecer ¿estaría siendo injusto con Rose, con Edward?¿quien le amenazaba?¿por qué le amenazaba?¿con que le amenazaba?¿cómo rara? Maldita conciencia apreciando cuando no debe.


― Me gusta tu hermano— soltó. El letrero de Bienvenido a Forks ya estaba a la vista
― Ya lo sé—

― Mucho— ― ¿Qué tanto?— ― Tanto que no paso nada entre nosotros, tanto que no puedo permitir que me guste más y tanto que siento que te estoy traicionando— ― Nunca has sido una novia fiel, desde que te conozco juegas con todos y no te quedas con nadie—
― Mi espíritu es libre y mi lado salvaje aun no explota— le vi encoger los hombros— vamos al instituto, haber si regresamos de hoy mismo a la casa, no traje sino una muda para cada uno— ― Esta es mi chica—

― No soy tu chica— negó, golpeando mi hombro


Después de perdí indicaciones logramos llegar al instituto, la lluvia caía recia, Bella frunció el ceño. Tomo su móvil y hablo algo con Marissa, después de colgar salió del auto llevando consigo la bolsa


― Me niego a pasar más de un día aquí, así que más vale que sea bueno lo que veremos, traja la cámara para grabar y ver en casa que tan bueno son los chiquillos, también traje tu liberta de señor Enigma—


Como cachorro le seguí por el parqueadero, pregunto a varios alumnos donde encontraba al entrenados y luego de que un joven rubio y ojos verdes le guiara con una sonrisa libidinosa hasta las canchas cubiertas, le agradeció guiñándole el ojo


― Te acusaran de corromper menores—
― No he hecho nada—


Empujo la puerta, nos sentamos en la partes altas de la gradas, varias jóvenes estaban atentas a lo que ocurría en la cancha, varios jóvenes de diversas alturas jugaban baloncesto. Algunas chiquillas nos miraban detenidamente mientras yo apuntaba las correspondientes observaciones, Bella grababa la práctica. Los cuchicheos no se hicieron esperar. Eso hizo que el señor de la gorra roja y sudadera negra hiciera sonar el silbato. Mi amiga salto rápidamente para abordarle, nuestra forma de trabaja era distinta a casi todos los demás reclutadores, invadíamos practicas y juegos a nuestro antojo, claro siempre que fuera el mismo entrenador quien llamara


― Entrenador— le llamo mi amiga. Cuando se giro mi boca formo una mueca de desagrado, era mi suerte que el causante de mi ira la noche anterior fuera el mismo entrenador— Encantada, Isabella Swan— se presento, le vi devorarle con los ojos, hasta se lamio los labios de la forma más obscena y desagradable— este es mi socio Emmett Cullen— se giro para verme parado en las gradas, me hizo señas para que bajara.
― ¿Socio, él?— cuestiono James con igual desagrado

¿Se conocen?— ― Claro, buenos amigos. Soy James Gigandet— ― Bien estamos aquí por Jacob Black, y Sam Uley— ese era su tono de decir esto es profesional, si quieren sacarse los ojos luego de esto, ahora enfoquémonos

Black, Uley, al frente. Los demás pueden marcharse—

Los dos jóvenes no debían pasar de los 17 años, altos, musculosos-chicos demasiados esteroides- de tez morena y cabellos oscuros. Rápidamente Bella comenzó a grabar mientras les entrevistaba y yo dejaba mi shock para luego y apuntaba ciertas cosas, los dos jóvenes pertenecían a un tribu indígena los dos tenían una destreza peculiar, los dos estaban prontos a terminar el instituto y ansiosos de ser reclutados para poder ir a la universidad.


El llamado Jacob no dejo de coquetearle a Bella y ella no dejo de responder con risas y ojitos

― Eres un monito— le dijo—¿verdad cariño que es guapo?—
― No lo sé, cariño, a mi la única guapa eres tú. Chicos gracias, vendremos a la noche al partido— les asegure
― Bien— dijeron los dos chocando los pechos

― Demostraciones de macho— refunfuño Bella—ahora tu, llévame a un hotel, tienes muchas cosas por decirme — creo que los dos nos habíamos relajado tanto que olvidamos al famoso entrenador.

Bella salto sobre mi espalda, colgándose como un mono, sus tacones casi me sacan el aire, mis manos sujetaron sus piernas para evitar que se resbalara, dejamos el sitio, le lleve por todo el instituto asi, muchis se detuvieron a ver la escena, Bella reía mientras yo alternaba el paso entre correr o caminar lento. Muchos se reían, y las chicas suspiraban

― Estamos haciendo el ridículo— ― Estamos mostrando que por mas mayores que seamos tenemos un niño dentro— ― Tu lo tienes fuera— le acuse, dejándole cerca del Jeep— tienen talento— ― Mucho— reconoció

Son mis alumnos, todo lo que yo toco tiene a brillar— la voz de James nos hizo voltear a verle, estaba recargado contra un mazda— tengo una pregunta ¿como todas las mujeres guapas se quedan con un fracasado como tú?—
― Soy guapo—
― Encantador—aporto Bella

― ¿Como una hermosura como tú, puede salir con este tipejo?—

― No sabes las maravillas que hace en la cama— respondió ella mandando la mano a mi trasero— este hombre sabe que es un polvo y un polvazo—

― Que tengo que hacer para destruirte Cullen, intente chantajear a la puta que tenias por novia, le acose de todo modo posible, presione con revelar su secreto, ¿quién diría que la porrista mayor pudiera ser tan casquisuelta? La muy digna coqueteaba con todos “tus amigos” pero siempre me repelía— dijo desdeñoso— intente acosas a tu pequeña hermana, quien para ser amiga de tu putita es igual de saltona

― Saltonas y todo pero son mujeres inteligentes, saben que meterse contigo es una pérdida de tiempo— soltó Bella— Emmett sabe que no necesita de eso para que cualquier mujer caiga a sus pies. Él es un hombre de verdad—

Puedo mostrarte lo que es ser un hombre no un marica— gruño James mostrando los dientes
― ¿Qué hiciste?— pregunte cuando la bruma se fue de mi mente


― Le dije que eras un fracasado, que eras un ampón, luche por lograr sacarte dl maldito equipo no fue fácil pero al final “ tu accidente fue gratificante”— rio— parecías una niñita llorando mientras los demás continuaban su vida, y fuiste tan estúpido que dejaste a todos tus amigos para que ella disfrutara—
― Ella no haría eso— gruñí apretando al mandíbula. Durante nuestros días de universidad Rose solo salía con un tonto ricachón y conmigo, solo fue una vez.

― Ella hizo eso y mas, pregúntale por el “accidente” cuando iba a la biblioteca, estuvo en la clínica dos días, eso fue hace más de un año. Qué suerte tuvo de que fuera yo quien le ayudara—


Tanto Bella como yo nos miramos sorprendidos, los ojos de ella se abrieron demasiado ― Todos los días suceden accidentes— corto Bella— ahora entrenador nos tenemos que marchar, en la noche vendremos a ver el juego—


― Mi propuesta de demostrarte que tan hombre soy está en pie, este pelele no tiene nada que hacer a mi lado—

Vi a mi amiga hacer un puchero y moverse hacia él. Pasó su brazo por encima dl hombro de James, me mordí la lengua para evitar decirle que corriera, conociéndole algo tramaba
― Sucede Coach, que soy mujer de un solo hombre, así que busque a otra— ― En la cara se te ve que eres igual o más puta que Rosalíe Hale—


¡Ouh! Hieres mis sentimientos— su rodilla le levanto y con un movimiento fluido le golpeo la entrepierna, James se recargo mas contra el auto mientras se cubría con las manos su parte noble. Bella remato dándole un puntapié en la espinilla— No soy ninguna puta, Rose no es ningún puta, ahora me defiendo como niña, a la próxima te hago tragar el asfalto y créeme lo puedo hacer, si no pregúntale a Emmett. Dios entrenador cuide esa lengua mira que sus alumnos pueden oírlos, que estará enseñando. De aquí en adelante Señor Gigandet espero se comporte como un profesional y no como un adolecente cachondo, solo para que mire el único fracasado creo que es usted Emmett y yo tenemos un buen negocio, y usted es maestro de instituto, labor loable para otros pero no para usted—

Como si nada hubiese sucedido volvió a tirar la bolsa a la parte trasera, y esta vez si abrió la puerta

― ¿Ahora si crees que es hora de hablar con tu Rose?— cuestiono cuando dejábamos attas la escuela

Creo— ― ¿Qué hacia?— ― Antes de titularse le contrataron en la universidad para realizar auditoria, era el mejor promedio de su carrera, la presidenta de su escuela y fraternidad, una alumna modelo en pocas palaras, al terminar la universidad le contrataron para trabajar de planta conociéndole hacia algún favor al decano de Ingeniera Industrial. Ella lideraba el semillero de investigación de esa facultad—

Ella te quiere—

Me reí incrédulo— Rosalíe solo se ama a ella misma—
Mi amiga opto por guardarse sus opiniones, pronto conseguí un hotel no importaba si era bueno, o malo solo quería llegar y tirarme en la cama a pensar a relajarme, a olvidar todo
Hubiese sido lindo. Aquella frase volvió a mi mente mientras jugueteaba con mi móvil tentado a llamarle y decirle que me dijera lo que tenía que decir, al final desistí, esa conversación debía ser cara a cara para ver que tantas mentiras podría decirme
Hubiese sido lindo.

9 comentarios:

  1. ohh... me encanto Ada!!!
    que cabezota es este Emmett... jejeje...
    me voy a clase... besos!!

    ResponderEliminar
  2. Magnífico capi Ada!!! Dios! Me encanta Bella y ese momento road-trip fue tremendo!! Después de lo que se ha enterado espero que Emmett escuche a Rose!!
    Mi amor eres un sol, no me cansaré jamás de decírtelo! Te adoro
    Un beso grande, grande
    T.

    ResponderEliminar
  3. Me encanto el capitulo, sin duda soy fan de Bella me fasina su manera de ser y de poner a la gente en su lugar, maldito James quien se cree para hablar asi de las mujeres lo bueno fue que Bella le dio lo que se merecia......
    Me dejas muy intrigada con lo que le paso a Rose, que sera????... Ojala Emmett ahora si se decida a escucharla, estare esperando el proximo capitulo con muchas ansias.
    Gracias Ada por este capi fue magnifico......
    Saludos y besitos.

    ResponderEliminar
  4. dios querida Ada te adoro me encanto este capitulo pero hasta cuando será tan cabeza dura Emmett y dejará que Rosalie le explique las cosas...Sigue asi...Besos..

    ResponderEliminar
  5. OH MI ADA ESTOY EN ASCUAS, QUE FUE LO QUE PASO CON ROSE.....YA QUIERO LEER EL PROXIMO....BESOS

    ResponderEliminar
  6. Bueno, ahora si quede peor que antes porque.... no entiendo ni mierda que coños? osea de verdad no entendí, ella lo engaño o que hizo? o con quién se acostó? cuál secreto esconde? con tal de que no salga con que estaba embarazada de él y lo perdió o la violaron, ohh porque de ser así Emmetsito se nos muere ha ha ha muero por ese cara a cara, va a ser muy revelador y emocional...

    ResponderEliminar
  7. me encanto que pasaria con el accidente de Rose

    ResponderEliminar
  8. SI!!!
    Hace tiempo que lo digo: Emm marca la diferencia entre un polvo y un POLVAZO!! JAJAJA...
    Cuando se sienta preparado ya hablará con Rose, todo a su tiempo. Y el impresentable de James? se puede ser más gilipollas y andar de pie? Me da a mi que este maromo va a traer cola...
    Eres una artista Ada, muchos besos.
    Nos vemos el sábado en la fiesta de Reinas!!

    ResponderEliminar
  9. wowwwwwwwwwwwww como lo dejas en la mejor parte me dejas con el Jesús en la boca que sera eso tan bien guardado de Rose y por que se accidento? ya quiero saber....
    espero el próximo pronto
    besos

    ResponderEliminar