“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



domingo, 17 de octubre de 2010

Tornado en Aguas Claras, Capitulo 2: Primer Encuentro







Tornado en Aguas Claras

Capitulo 2:

Primer Encuentro


Hola nenas, ¿Cómo están?, que placer es volver a encontrarnos en una nueva semana de publicaciones. Hoy estoy muy feliz porque he podido escribir todo para esta semana así que todos los días que me toca verán las publicaciones más o menos a esta hora o un poco antes. Para mañana tenemos Scort y recuerden que el miércoles es Cuidando…


Espero les guste este capítulo a mi particularmente me encanta, les mando un beso y abrazo a todas las que leen esta historia, que aunque sé que son pocas, AMO QUE ME LEAN Y COMENTEN… prometo que por ustedes esto se pondrá cada vez más interesante…


Con Amor…





 Tiwii Cullen



POV Alice:


—Esto es peor de lo que imaginaba— me dijo mi hermana pequeña, Bella, estábamos en los corrales o mejor dicho en lo que quedaba de ellos
—si lo sé, pero algo tenemos que hacer, no podemos dejar que “Tornado Negro” muera
—Claro que, sin duda algo haremos— nos dimos una sonrisa de apoyo y nos encaminamos nuevamente a la casa, Rosalie había estado informándose de todos los movimientos financieros y de administración del lugar junto con Billy.


Mire a mi alrededor y solo veía una casa vieja y destruida con el paso del tiempo, mis ojos se volvieron a humedecer al recordar los maravillosos momentos que vivimos antes de que mama se enfermara, éramos realmente felices, de eso no había duda


— ¿Alice?— me llamo Rose
—Si dime— moví mi cabeza para salir de mis pensamientos
—tenemos que hablar, ¿Dónde esta Bella?
—afuera, pero ¿qué pasa?
—nada importante, solo debemos aclarar algunos puntos
—Está bien, vamos—nos disculpamos con los dos hombres y salimos al encuentro de Bella
— ¿Qué pasa?—pregunto ella extrañada
—Nada importante, es solo que quería saber cómo estaban— preguntó Rosalie
—Bien, ¿cómo podríamos estar?— respondí
—chicas sé que esto es muy difícil, ambas eran muy pequeñas cuando todo paso, el llegar, ver a papá así, ver el estado en el que esta se que no es nada fácil, me preocupan—comento con sinceridad y sentimientos de sobreprotección
—sabes de antemano que fue una gran impresión ver a papá después de tantos años y peor aun darnos cuenta del estado en el que vive, es por eso también que causo una gran conmoción ver la casa y en el estado que esta, deteriorada por los años.
—te entiendo, de igual manera me sentí impresionada—respondió Bella—al igual que a ti mi papá fue una enorme sorpresa, sabía de antemano por Billy que no estaba bien pero jamás me imagine encontrármelo mal y mas encima con la hacienda en ruinas
—eso nos lleva a la siguiente conclusión, chicas yo me quedare aquí todo el tiempo que sea necesario— agrego Rosalie con la mirada perdida en los pastizales secos— quiero levantar esta hacienda— termino en un susurro
—Entonces yo también me quedo— Agregó Bella mientras posaba una de sus manos en el hombro de Rose, dándole su apoyo incondicional, ambas sonrieron.
—bueno chicas yo soy una diseñadora muy importante— dije con algo de egoísmo fingido— pero jamás dejaría a mis hermanas solas, todas ayudaremos a que esta hacienda se levante— termine con una sonrisa.
—entonces ya está dicho, tenemos que poner a Tornado de pie— termino Rose con un brillo especial en sus ojos, un carraspeo nos interrumpió, nos giramos y había un muchacho parado justo detrás de nosotras, sus ojos negros y brillantes nos miraban curiosos.
—Buenas tardes— nos saludo— ¿ustedes quiénes son?— pregunto con una encantadora sonrisa en sus labios
—Más respeto con las patronas— dijo Billy apareciéndose detrás del muchacho y golpeándolo en la cabeza— disculpen a mi muchacho señoritas, es un chiquillo solamente— aclaró mirándonos, el jovencito se rio acariciándose el lugar donde había sido golpeado.
— ¿Patronas?, ¿no me digas que ellas son?— una nueva y encantadora sonrisa suplió la expresión de asombro que se había formado.
—claro que si mijo, ellas son las Hermanas Swan, hijas de Charly
—OH por Dios, pero que cambiadas están, ¿quién es quién?
—Yo soy Rosalie— se presento mi hermana con un saludo de su mano
—y yo soy Alice, mucho gusto— salude con mi mano
—Yo soy Bella— saludo mi hermana con una sonrisa, el chico nos observo a las tres
—Dios, son unos Ángeles caídos del cielo chicas, yo soy Jacob Black, hijo de Billy, llegue aquí unos meses después de que ustedes se marcharan, las conozco solo por algunas fotos— dijo atropelladamente, la sonrisa de sus labios aun no desaparecía, al parecer el pequeño estaba encantado de conocernos
—mucho gusto— respondimos al unísono
—y ¿cuántos años tienes Jacob?—
—yo tengo veintidós recién cumplidos pero díganme Jake, por favor.
—Está bien Jake, tienes casi la misma edad de Bella, ella tiene veintiuno— el asintió y miro a Bella con una sonrisa
— yo tengo veinticuatro y Rose veintiséis
—nos llevaremos muy bien, estoy para servirlas señoritas, yo soy el capataz de la hacienda cualquier cosa que necesiten háganmela saber— ofreció mucha alegría
—muchas gracias Jake— respondió Rosalie— por lo pronto necesitamos criadas por lo menos dos o tres, esta casa es muy grande y necesita ser atendida, así que con mis hermanas iremos al pueblo haber que podemos encontrar, ¿nos acompañarías Jake?
—claro que si patrona vamos


Nos subimos a la vieja camioneta de la hacienda, le pediría a Rose que compráramos una nueva ya que esta estaba muy vieja e indeseable, Jake se fue en su caballo, llegamos al pueblo al cabo de una hora y nos fuimos directamente a una pequeña agencia en donde buscaban empleo a las personas, Rosalie hablo con la empleada y ella corrió a buscarle a tres de las mejores empleadas de la zona. Prometió mandarlas hoy mismo a la casa.


Mientras Rose arreglaba todo mire a mi alrededor, estábamos en un pueblo en donde no habían más que caballos y hombres rudos, Dios… ¿aquí cuando encontraría a mi príncipe azul?, aunque ver a todos estos hombres así fuertes, corpulentos, despertaba todos mis bajos instintos, una aventura en los corrales era algo que definitivamente quería experimentar.


— ¿Entonces solo debemos esperar a que lleguen?— Rose venía hablando con Jake, mientras salían de la oficina
—si patrona, deben esperar pero no se preocupe que aquí cuando ven  alguien importante manda de inmediato
—Jake… te puedo pedir un favor
—si claro, patrona lo que usted diga— se saco el gorro y lo apoyo en su pecho, este chico era tan tierno, era como el hermano que nunca tuvimos
—no me llames nunca más patrona, por favor— Rose le dedico una mirada seria que paso a una dulce y tierna— me siento vieja Jake, además tu eres como nuestro hermano, ayudaste a papá y has estado acompañándolo siempre, no es correcto que me trates con tantas formalidades
—a mi tampoco— agrego Bella levantando la mano
—y obviamente a mi tampoco— agregué— solo llámanos por nuestros nombres, ¿bueno?
—Está bien, Chicas—
—regresemos a la hacienda— nos indico Rose, estábamos por subirnos a la camioneta cuando un gran grupo de vaqueros se adentraron en la calle que estábamos
— ¿Y de donde salieron tantos hombres?— pregunte extrañada, Jake me miro y se rió
—ellos son peones de “Aguas Claras”
—“Aguas Claras”— pregunto Bella
—sí, es la hacienda más famosa de la región, la más productiva y la que controla casi todo, sus dueños son los hermanos Cullen, ellos heredaron el patrimonio unos meses  después de que ustedes se fueron, sus padres murieron y ellos quedaron huérfanos
—Cullen— dijo Rose en un susurro— sí, yo los recuerdo, nos habremos topado en algunos almuerzos de la sociedad de ganaderos pero ellos no eran ricos al contrario eran microempresarios
—sí, cuando los hermanos heredaron todo hicieron crecer la fortuna al pasar de los años y al decaer “Tornado Negro” ellos se posicionaron como el criadero más importante.
—Así que ellos nos quitaron el titulo— dijo Bella pensativa y aun observando a los vaqueros, conocía esa mirada, mi hermana en un futuro tendría a los Cullen entre ceja y ceja
— así es chicas  pero déjenme decirles que con justa razón son dueños de ese título, sus crías de caballos y sus ejemplares de exposición son realmente hermosos, ellos son los ganadores de nueve años consecutivos y este creo que será el decimo
— ¿Aquí compiten?— pregunto Bella abriendo sus ojos con algo de emoción, le habían tocado su punto débil, ella amaba los caballos por sobre todas las cosas.
—Sí, se hace una exposición anual en donde los criaderos presentan sus ejemplares, “Aguas Claras” es siempre el ganador, los caballos son entrenados y preparados con meses de anticipación para la competencia, ganar uno de esos premios es ganarte el reconocimiento de toda la región— termino Jake—
— ¿Y cuándo es esa competencia?— pregunto Rose, ¡o por Dios! ya veía lo que estaba pensando
—el mes próximo.
—Bella — llamo Rose— ¿crees poder tenerlos listos?
—no lo sé, podrían ser unos cinco o seis ejemplares, mas no creo que alcance
—Entonces está decidido, participaremos en esa competencia— termino Rose con esa sonrisa diabólica.
— ¡pero Rose! ¿Crees que Bella pueda?, entiendo que Bella tenga una habilidad innata para entrenar caballos pero no creo que un mes sea un tiempo prudente para entrenar a cinco o seis crías.
—no te preocupes Alice si no están listos no participaremos, pero quiero ver si Bella puede lograrlo
—claro que si— agrego mi hermana pequeña— me pondré a trabajar a penas pueda
—Esperen un momento— interrumpió Jake anonadado— están diciendo… ¿qué van a participar como criadero?
—Si— respondió Rose segura— si logramos amaestrar los caballos te aseguro que podremos


A Jake casi se le abrió la boca de la sorpresa, pero cuando asimilo lo que mis hermanas decían una enorme sonrisa apareció en sus labios.


—entonces hermanas Swan, cuenten conmigo—


Camino a casa se vinieron planeando todo lo que iban a necesitar.


—El único problema va a ser el dinero— agrego Jake— por lo que se su padre no tiene ni para hacer cantar a un ciego chicas—
—el dinero no es problema Jake, tenemos la suerte de haber guardado cada peso desde que estamos trabajando y ten por seguro que tenemos bastante como para hacer brillar nuevamente esta hacienda— respondió Rose

Bella tenía los mejores contactos con criaderos de caballos en Europa, unas cuantas llamadas y en menos de cinco horas ya tenía diez ejemplares volando directamente a Texas, la una frase que venía a mi cabeza al escuchar la noticia era “El poder del dinero”.


Cuando llegamos a casa a la hora del crepúsculo, papá tomaba chocolate con Billy en el estar, entramos  y su rostro se ilumino, se notaba que lo hacíamos feliz.


— ¡Hola Papi!— exclame lanzándome en el sofá que estaba a su lado— tenemos grandes noticias
—hola pequeñas, niñas quiero saber en que andan todavía no se a cien ni a ciertas que van a hacer.
—Mira papá— Bella se puso en donde estaban sus rodillas— lo que pensamos hacer es levantar esta hacienda, mande a pedir diez de los mejores caballos de Europa, arreglaremos los huertos plantaremos nuevamente y volveremos a ser lo que éramos— a papá se le llenaron los ojos de lagrimas
—es verdad papá— dijo Rose acercándose— para eso nos quedaremos el tiempo que sea necesario, queremos que vuelvas a tener ganas de vivir y que dejes la bebida, por favor papá— termino con lagrimas recorriendo sus mejillas— por favor…
—debes recuperarte, además traeremos a los mejores médicos para que te revisen, queremos que te recuperes papá, tal vez esta invalides no sea permanente, te podrías recuperar— le dije,  mi papá acaricio mi cara con sus aun suaves manos, su piel tenia restos del paso del tiempo, arrugas en sus manos lo confirmaban
—mis pequeñas, cuanto lamento haberlas tenido tanto tiempo lejos pero créanme que no quería que vivieran esto conmigo, la pobreza no era para ustedes mis angelitos
—pero ya no será mas así, ahora volveremos a ser “Tornado Negro” el mejor criadero de la región, eso te lo juro papá— dijo Rosalie besando sus manos, las tres nos pusimos cerca de su regazo mi padre lloraba mientras asentía y miraba a Billy con alegría, todos estábamos muy emocionados este era un día de cambios, la historia de “Tornado Negro” seria reescrita y saldríamos de las cenizas como aquel fénix, nuestra hacienda no moriría aquí y estábamos seguras de que este era solo el comienzo, todo volvería a ser tan maravilloso como lo era antes.



POV Bella:




Después de cenar junto a nuestro padre todas nos retiramos a descansar, Rosalie se quedo junto a la habitación que estaba al lado de la de papá, Alice y yo tomamos una compartida que estaba al otro lado del pasillo.


—Este armario es muy pequeño— dijo dándole una rápida hojeada al closet que había en la habitación
—es lo que hay Alice, además la casa no tiene la culpa de las diez maletas que te trajiste
—claro pequeña eso lo dices tú porque te trajiste con suerte una— me respondió con altanería
—Alice, es una hacienda  no un desfile, ¿qué tanto podríamos necesitar?—
— ¡hay por Dios Bella, hermanita! Debes arreglarte ponerte bonita, Bella eres una preciosidad, no sé cómo no te arreglas un poco— esta conversación se me hacia conocida
—vamos Alice para que así me siento bien, además estamos en una hacienda por todos los cielos, a quien demonios podría conocer—
—no lo sé Bella tal vez el amor de tu vida este en la hacienda contigua o que se yo…— la mire de reojo al pensar que en la hacienda de al lado vivían solo unos abuelos, los habíamos conocido cuando niñas y siempre pellizcaban de nuestras mejillas, Morales era su apellido.
—mira Alice, ya párale con la cantaleta, mejor trata de acomodar tus diez maletas que yo me iré a dormir.
—hay Bella si vas a estar así de rezongona mejor me voy a dormir con Rose
—no creo que ella quiera dormir contigo, además te viniste para acá porque es la única habitación que hay dos camas y a ti no te gusta dormir sola—agregué con cara triunfante
—Respira Alice, Respira— se fue diciendo mientras partía en busca de sus maletas



La noche paso tranquila y rápida al igual que los siguientes días,  el mes se fue como agua entre mis dedos, los caballos llegaron y comenzamos de inmediato a adiestrarlos. Para hacer nuestras tareas más efectivas nos dividimos las labores, Rose se encargaría de toda la parte administrativa de la hacienda, Alice vería la parte de los invernaderos y de la producción de vegetales y yo me encargaría de la parte practica de la hacienda, digamos que sería el capataz, o La Capataz…


A la semana de haber llegado llamamos a los mejores especialistas del país para que revisaran a papá, nos sorprendimos bastante cuando nos dijeron que su invalides efectivamente no era permanente y que necesitaba terapia para volver a caminar, Rose se contacto con algunos colegas aquí en Texas y se ofrecieron a ir a darle terapias a papá todas las semanas, los especialistas nos aseguraron que en menos de seis meses papá volvería a caminar. Con respecto a la hacienda todo marchaba sobre ruedas, Jake era de gran ayuda, invertimos una buena cantidad de dinero en arreglarla y dejarla como antes, cuando ya casi se acercaba la fecha de la competencia y “Tornado Negro” lucia como en sus mejores tiempos, toda la casa fue pintada y decorada de nuevo, además se renovó todo el inmobiliario, todos los muebles que papá tenía estaban viejos y apolillados  en solo unas cuantas semanas la casa y la hacienda estaban como nuevas todo por cortesía de Alice. Ahora solo faltaba poner en marcha el plan para impulsarnos nuevamente como la mejor hacienda de la región. Para que el trabajo no se hiciera tan pesado, contratamos a una cuadrilla de peones, eran alrededor de veinte, así facilitábamos el hacer de la hacienda y me ayudaban a controlar todo, Jake era el encargado de ellos.


Mis días los pasaba completos en el trabajo, necesitaba concentrarme y estar 100 % pendiente de todo lo que pasaba, mis hermanas hacían un gran trabajo cada una en lo suyo, Alice logro levantar los invernaderos y comenzó a plantar, muy pronto veríamos frutos de lo que ahí se cosechaba.



1 Mes Después…



— ¡Bella!, ¡Bella!— alguien gritaba en las afueras de los corrales, solté la pala y me asomé para ver de quien se trataba.
—Alice ¿qué haces aquí?— pregunte al verla metida en una parte la cual muy pocas veces pisaba. La cara de repulsión hacia la fecha animal me lo confirmaba.
—te vine a ver hermanita, pasas metida en estos corrales y con los caballos que con nosotros, te tomaste muy enserio el trabajo.
—Alice tenemos que sacar a papá adelante—le dije comente para ver si la hacía entrar en razón.
— Sí pero no por eso te vas a encerrar como siempre en el trabajo, recuerda que ya no estamos en Paris— dijo con una ceja enarcada y sus brazos cruzados sobre el pecho
—Está bien— bufé— dime ¿pasa algo?
—sí, Rosalie nos llama al despacho tiene que darnos una noticia
—está bien, vamos


Me limpie las manos y las botas, Alice se tapaba la nariz cada vez que estaba a mi lado porque decía que olía a caballo, a diferencia de mi hermana yo amaba más que a mi vida a los animales especialmente a los caballos, creo que siempre fueron de mi preferencia porque me recordaban mi niñez, Alice camino a unos cuantos pasos míos alegando por mi hedor, al entrar en el despacho de Rose fuimos recibidas por una agradable sonrisa.


—Bueno hermana ¿qué pasa?— pregunté sentándome en una de las sillas
—quería saber cómo van los caballos, por lo que mencionaste ayer ya están listos ¿verdad?
—Sí, tengo siete ejemplares, dos más de los que pensábamos— asentí orgullosa
—Muy bien, Bella entonces déjame decirte que ya estamos inscritas, Tornado Negro ha vuelto oficialmente a las competencias— puso los papeles de la inscripción sobre la mesa, Alice y yo los tomamos y comenzamos a hojearlos
—miren esta “Aguas Claras” como primer criadero— dijo Alice
—hoy en la mañana fui con Jake y Billy a inscribirnos, el hombre casi se cayó de espaldas cuando supo que nuestro criadero iba a la contienda nuevamente, no podían creer que nos hubiéramos recuperado  además nadie sabrá hasta mañana que concursamos porque las listas de participantes ya fueron escritas y publicadas, si de hecho tuve que rogar para que nos inscribieran
—yo creo que nadie podría creerlo, si hemos hecho milagros en solo un mes
—eso demuestra lo buenas que somos hermanas— aclaró Rose con una sonrisa de satisfacción—debemos comenzar a creer lo que somos.
— En eso tienes razón— recalcó Bella— los caballos están listos para la competencia  no dudo que saquemos un excelente lugar, si tenemos suerte le quitaremos el trono a los Cullen, a penas pase esto mandare a pedir más para empezar a entrenarlos, debemos tener suficientes por si llega algún comprador.
—Si en eso tienes razón, debemos estar preparadas— Rose se sentó en el sillón del despacho y miro el techo— mañana a las doce del día comienza la competencia
—no te preocupes se que saldremos muy bien paradas— nos miramos entre las tres y sonreímos.


A la mañana siguiente cargamos los caballos en los andenes y nos dirigimos hacia la asociación de ganaderos que era donde se realizaba la competencia, por lo que nos dijo Rose el primer premio era una cuantiosa suma de dinero. Llegamos y fuimos víctimas de las miradas de todos, cada persona que nos veía pasar comenzaba a cotillar con la de al lado, nadie podía creer que estuviéramos de vuelta, Jake nos contó que el mismo día que regresamos y fuimos al pueblo la noticia de nuestro regreso se había esparcido por toda la región, algo muy común por esta zona, aquí se aplica el dicho de “Pueblo Chico, Infierno Grande”



—Buenas tardes Señorita ¿en qué le podemos ayudar?—pregunto un hombre al momento de llegar a la mesa de confirmación de inscripciones
—Hola  mi nombre es Isabella Swan, somos del criadero de Tornado Negro.
— ¡Señorita Swan!— exclamo con alegría— bienvenida nuevamente al pueblo, habíamos escuchado que estaban por aquí—
—Muchas gracias— le di una sonrisa
—Muy bien— comenzó a buscar en unas listas— si, aquí encontré la inscripción, pasen a ubicarse en el establo Nº 5 y pasaremos a realizar la inspección de rutina— recibí un montón de papeles que me entregaba.
—Muchas gracias Señor—



Le indique a Jake y Billy donde nos podíamos ubicar, ellos se adelantaron para tener todo preparado para la revisión, me quede a mitad de camino examinando los papeles que me habían dado cuando una brisa de aire me voló la mitad de los documentos de mis manos, cayeron a unos cuantos metros de donde estaba, corrí hacia ellos pero cuando los iba a levantar una mano toco las hojas al mismo tiempo que yo, una pequeña parte de los dedos hicieron contacto con su piel era fría y blanca como la cal. Levante la vista y me encontré con unos orbes verdes que me observaban curiosos.


—Me parece que esto es tuyo— me dijo con una sonrisa divertida
—Sí, muchas gracias— dije sonrojada, nos pusimos de pie y me extendió los papeles, sus ojos me observaron por unos cuantos segundos, parecían brillar, se despidió asintiendo con su cabeza.
—Ten cuidado que esta tarde correrá mucho más viento— se  giro para darme una sonrisa y un guiño de su ojo.
—Muchas gracias— le volví a repetir mientras él seguía su camino


Estaba como embobada, sus ojos verdes y el fulgor de su mirada habían quedado grabados en mi mente, sin poder evitarlo pedir la mirada en el mismo lugar donde había desaparecido, una voz lejana me llamaba pero mi cabeza aun estaba embelesada mirando, un suave toque en mis hombros rompió el encanto haciéndome sobre saltar.


— ¡Bella!— me gire y Jake estaba a mis espaldas mirándome con curiosidad— Ya estamos listos…
—Bien, vamos a ver entonces— intente disipar mis pensamientos, concentre mi cabeza en solo una cosa la competencia ya estaba por comenzar y tenía que tener todas mis energías puestas en ella.


POV. Rosalie:



—y ¿Dónde esta Bella?— pregunto Alice cuando íbamos llegando a la sociedad de ganaderos.
—debe estar en las caballerizas, me llamo para decirme que debían de esperar a la inspección de rutina y que ahí les daban el pase para exponer, somos el criadero número cinco
—ah que bien pero dime ¿en qué numero están los Cullen?— pregunto curiosa
—en el tercer lugar
—entonces lo mejor siempre va al final— dijo con una sonrisa en sus labios
—claro que si hermana… claro que si— ambas reímos – mira vete a las caballerizas y ve si Bella necesita de algo, yo iré enseguida.
—Muy bien—


Mi hermana me dio una de esas enormes sonrisas que siempre tenia y se fue con la gracia usual a los establos, mi objetivo era uno solo, antes de enfrentarlos quería conocer a los Cullen aunque sea de vista. Camine por entremedio de todos los hacendados, las miradas no se hicieron esperar  de hecho todos eran hombres y una mujer desencajaba totalmente, algunos me sonreían y otros me miraban curiosos  los más jóvenes me sonreían haciendo alarde de su coquetería, trate de esquivar esas miradas y concentrarme solo en mi objetivo, busque por más de media hora los establos donde se suponía que estaban pero no los logre encontrar, mi tiempo se estaba agotando ya que debía de estar en los establos para cuando pasaran a exponer los caballos  camine de vuelta hacia donde nos ubicábamos cuando sentí los gritos de muchos hombres a mis espaldas y un galopar ensordecedor.



— ¡Cuidado! ¡Caballo desbocado!— me gire rápidamente y un caballo venia a toda máquina directamente hacia donde estaba yo, mis pies se hicieron para atrás tratando de escapar pero ya era muy tarde estaba encima de mi cuerpo, cerré los ojos y solté un grito de miedo profundo, cuando estaba esperando el impacto dos fuertes brazos me sujetaron y jalaron hacia un extremo, sentí que flotaba por un momento para después caer seco sobre un cuerpo, abrí los ojos con todo el miedo que tenia contenido y un hombre   a decir verdad un joven estaba de sosteniendo mi cuerpo en el suelo, sus ojos azules como el cielo me miraban con cierto temor y miedo.

—Señorita ¿está bien?— preguntó con preocupación sus manos me sujetaban fuertemente de la cintura haciendo que  su tacto se sintiera tibio bajo la capa de tela, sus manos eran enormes al igual que su cuerpo, se puso de pie y me ayudo a pararme junto a él, por el rápido y minucioso escrutinio supe que aun buscaba signos de daños.
—sí, muchas gracias— dije a penas en un hilo de voz sus ojos eran hermosos tenían una profundidad que te provocaba perderte en ellos, los dos estábamos mirándonos fijamente, la profundidad de su mirada me tenia cegada lamentablemente un grito a nuestras espaldas nos saco de la burbuja solo cuando fui un poco mas consiente me di cuenta de que el sujetaba mis manos.

— ¡Emmett! ¡Emmett!— gritó un hombre— ¿estás Bien?
—sí, tranquilo, venia caminando cuando vi a esta señorita— se cayó al no saber mi nombre.
—Rosalie o Rose— conteste rápidamente
—Entonces— sonrió— venia caminando cuando vi que Rose estaba en el trayecto de ese caballo— con semejante hombre frente a mis ojos no me había dado cuenta que paso con el caballo
—pero ¿Que paso con el animal?
—no se preocupe señorita unos peones lo atraparon abajo— el chico parecía capataz de alguna hacienda
—hay Dios, tengo que irme— dije tratando de desprenderme de su mirada, sus ojos aun me tenían embobada, eran hermosos al igual que él, su cabello era del mismo color del sol y su tez muy blanca, todo combinaba perfectamente.
—Pero no— comenzó a decir, entreabrí mis labios para soltar un disimulado suspiro, un hombre nuevamente le grito interrumpiendo lo que él iba a decir.
— ¡Emmett! ¡Ven rápido!— llamo desde lejos
—Debo irme— me logre desprender y camine un poco no sin antes agradecer
—Muchas Gracias por salvarme, Emmett— una sonrisa involuntaria se esparció por mis labios y al mismo tiempo por los de él…
—cuando quieras, Rose— lo mire por última vez ya que tal vez no vería nunca más esos intensos orbes azules, cuando tenía su resplandor grabado en mi memoria me gire y encamine hacia los establos, aun cuando ya me había alejado sentía su mirada pegada en mi espalda, solo por curiosidad me gire y ahí estaba aun observando, mi cuerpo me rogaba por volver pero mi deber era estar con mis hermanas, además mi objetivo de ver a los Cullen se debía aplazar hasta conocerlos en la exposición, no me quedaba de otra.


Llegue rápidamente a los establos y las muchachas me bombardearon con preguntas, me contaron sobre el caballo que había pasado como rayo corriendo por el lugar donde estaban ellas pero no quise agregar lo que me había sucedido Alice ya parecía bastante “enojada” con el otro hecho, no quería ponerla más en contra de los animales.


—La competencia ya empezó hace rato, ¿hasta cuándo nos va a tocar?— preguntó Alice con un puchero, ya había pasado más de una hora
—debes calmarte además vinimos a eso, ponte tu sobrero o quedaras como carbón— le dijo Bella


Las tres veníamos con ropas de vaqueras, con camisas, pantalones apretados pero con protectores de cuero, además de sobreros, todas llevábamos nuestros cabellos sueltos, reconozco que no era un look para una pasarela pero aquí todas nos veíamos muy bien, de hecho sobresalíamos de todas las chicas que andaban por ahí.


—“Tornado Negro”, es su turno— grito uno de los coordinadores del evento
—Bueno chicas llego la hora— dijo Bella, pusimos nuestras manos en el centro
—por papá…— dijo Alice
—por mamá…— dijo Bella
—Y por nosotras— terminé— vamos a ganar chicas



Los caballos salieron a la pista con Jake, realizaron todo su trabajo y fueron evaluados, lo que no nos pareció fue que nos hicieron quedarnos detrás de bambalinas ya que solo podía pasar un representante del criadero, y como Bella confía ciegamente en Jake paso el al frente. Terminamos siendo muy bien calificados, antes de que salieran me asome por una pequeña orilla de la cortina y pude ver esos intensos ojos azules, estaba sentado en una de las mesas con dos chicos mas.


— ¡Rose! Vámonos— me llamo Bella al sacar todos los caballos de la pista, mandamos a Jake y a los demás peones al establo y nos fuimos a ubicar para esperar las votaciones.


—señores la exposición finalizo, daremos el resultado en una hora…— dijo el locutor por altoparlante, los jueces se retiraron y se fueron a deliberar, el tiempo paso muy rápido entre risas y bromas de Alice, cuando volvieron nuevamente sentimos la voz que pedía atención.—Señoras y señores anunciaremos a los competidores premiados en esta exposición de crías de carrera, Este año tenemos un empate…— el salón se quedo en silencio pero solo unos segundos después comenzaron los cotilleos entre los asistentes—tenemos a dos excelentes expositores este año, a los actuales campeones, el criadero de “Aguas Claras” a cargo de los hermanos Cullen y el Criadero “Tornado Negro” a cargo de las hermanas Swan.

— ¡OH por Dios! ¡Ganamos! Ganamos— dijo Alice tomándonos de las manos, todas estábamos sumamente emocionadas
—Bella cariño, eres un genio— le dije dándole un beso en la mejilla, ella me sonrió con los ojos brillantes, mi mente comenzó a maquinar rápidamente la información recibida gire mi cabeza hacia todos lados para intentar encontrar a los hermanos pero todos cotilleaban y no logre identificarlos.

—por favor los ganadores acérquense para ser galardonados…—al terminar esta frase mis ojos se agrandaron ya que Emmett, el muchacho que me salvo, se paro en compañía de dos chicos mas, ¿acaso el era un Cullen?
—Es hora chicas— anunció Bella
—miren ahí están los hermanos Cullen, los chicos comenzaron a avanzar entre la gente, mi sorpresa cada vez iba creciendo más, el era un Cullen, su nombre era Emmett Cullen.
—Bien, ya es hora—anunció Bella, Alice y ella se pusieron de pie pero yo aun no cavia en la sorpresa, los mismos murmullos que se generaron alrededor de nosotras me hicieron despertar, me puse de pie y caminamos hacia el escenario. Las miradas de los hombres eran frías, mire hacia donde estaba el hombre que me había salvado y sus ojos al igual que los de sus hermanos me miraban sin demostrar ningún sentimiento. Nos paramos una al lado de la otra y en frente de ellos.
—Así que ustedes son los Cullen— comenzó Bella al estar frente a ellos, los ojos de los Cullen nos miraban a las tres por igual, no nos conocíamos pero al tensión que se sentía entre nosotros era innegable.
—así es— respondió un muchacho que se notaba era menor que los otros dos, era de cabellos cobrizos y ojos verde intensos.
—Nosotras somos las hermanas Swan  y hemos venido a recuperar lo que nos pertenece…— Dijo Alice siguiéndole el juego a Bella
—Y ¿qué seria eso?— hablo Emmett con tono burlón, soltó una risotada y la acompaño con una mirada despreciativa, me mordí la lengua y deseé que esto no hubiera comenzado así.
—El título del mejor criadero  fue nuestro y les juro que volverá a su lugar de origen — el aire era irrespirable a pesar de estar todo el salón en silencio estaba segura de que nadie más oía nuestra pequeña riña, el odio que se palpaba en el ambiente me estremeció por completo.

—Bueno señoras y señores, démosle un gran aplauso a los ganadores de este año los Criaderos “Aguas Claras” y “Tornado Negro”—dijo el presentador acercándose a nosotros—recordemos que Aguas Claras eran los campeones indiscutidos pero este año tornado negro tuvo una excelente participación, volviendo de las cenizas como el fénix, felicidades a los dos, ¡excelentes crías!

El público rompió en aplausos nosotras estábamos felices con nuestro lugar, lo demostrábamos con las sonrisas en nuestros rostros pero por el contrario los tres hombres que estaban en frente tenían expresiones duras y acomplejadas.

—Acostúmbrense a compartir, porque desde ahora en adelante ningún premio volverá a ser solo suyo— dije en un susurro solo para que ellos lo escucharan
—Eso lo veremos— la voz que me respondió me hizo estremecer, Emmett tenía el desafío en sus ojos pero aun así me sentía deseada por sus ojos, era ilógico pensar en deseo en este momento pero mi piel así me lo gritaba.





Parados ahí, unos frente a los otros sabia que esto no sería fácil, los Cullen al igual que nosotras pelearían esta guerra y sabia que nosotras, Las Swan, no nos daríamos por vencidas, todo lo que alguna vez fue nuestro regresaría a nuestras manos, eso incluía el respeto de esta región y el orgullo de ser los mejores.




8 comentarios:

  1. Tiwii linda niña, mira que fuerza muestran ambas familias, al parecer esta historia va a ser una medición de fuerzas... ¡¡¡¡ME GUSTA!!!!.... estaré pendiente de la actualización.
    Besossssssssssssssssssssssssssssss
    Macaries

    ResponderEliminar
  2. ohh dios eso se puso candente, y bells debe ser una maestra con los animales, sin duda dominara a edward jajajajajjajaja, y lo de rose y em fue quimica pura, grrr ese ataque de adrenalina fue super hot.

    vamos aver a donde les lleva esta competencia continua, porque en mi opinión nadie le esa quitando nada a nadie, el negocio es así y si hay dos muy buenas haciendas, púes las habra y yap.

    ResponderEliminar
  3. wooow estuvo buenisimo el cap! Me encanto las competencias son algo que me facinan, obviamente siempre ganar, el encuentro entre bella y edward fue genial bueno esperare hasta que publiques el proximo

    ResponderEliminar
  4. me encanooo me encantooo!!!! sisisisis quiero masssssss sisisisisissi bueniscimo la verdad no hay palabrasssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  5. Pero que pelea se avecina!!! aunque hay que reconocer que entre b/e y r/e hubo fuego instantáneo.
    Ya conocemos el dicho donde hubo fuego... jajaja
    Genial!!! te quedo hermoso y te felicito!!
    Cuidate mucho y contá conmigo siempre
    http://miangelpersonal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Mama Miaa..... Tiiiwii estyo esta mejor que pasion de gavilanes ....Diooos hermana tusi te la yu nou.... muero lentamente siii TIIIWII TIIIIWII RARARA!!!que viene que vienes dimeeee!!!! aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    x.x ya quiero leer mas

    ResponderEliminar
  7. ohh q intenso esta cariño...me demore un poco en leer esq no me daron ocupar la compu ayer grrr bueno cariño este capitulo Dis ya quiero saber mas wii¡¡¡¡ no Tiwii esta chido el capi y mas porq Rose ya habia visto a Emmett wow¡¡¡ q imaginacion la tya heee esta historia esta quedando genial
    atte Viviana Bv

    ResponderEliminar
  8. me encanta esta historia creo que se va a poner muy interesante

    ResponderEliminar