“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



viernes, 15 de octubre de 2010

Tango con un Vampiro. Capitulo 3




Comienza las disculpas, perdón por no actualizar ayer Amarte estoy un poco induspuesta y me habia quedado sin internet, dos perdon la hora, hasta la tarde me solucionaron el pequeño percance y pues hasta hace poco llegue del trabajo de "verano" -recuerdan la panaderia- hoy es de los dias mas pesados y en fin... aqui esta... proemto que mañana publico antes de irme a laborar y en el trancurso del domingo subo amarte...





DISCLAIMER: Los personajes le pertenecen a Stephanie Meyer, sólo la historia es de mi propiedad. Prohibida su adaptación, copia parcial o total. Algunos personajes como Mati&Gero son mios y es en honor a mi sobrinito

Capitulo 3


Sus papilas degustaban el sabor ferroso y dulzón de la sangre, pura, caliente, exquisita, un completo manjar para el asesino, la mejor droga para un adicto, la mejor calidad para el reincidente, el infierno mismo para él, su perdición y la desgracia de su familia. Su familia nunca le perdonaría luego de esto pero no podían culparle ya que aunque el vampiro se vista de seda, vampiro se queda, era su naturaleza, una que por cierto no había deseado ser, malévolo, despiadado, cegador de vidas, un maldito bastardo a quien nadie pidió opinión para ser arrastrado a esta bella e inmortal vida de soledad

Ojala pudiera zacearme por completo, no volver a sentir esto

La sangre, la dulce sangre de su humana le llamaba con más fuerza casi suplicando por ser sacada completamente del endeble cuerpo y lo haría pero antes desnudaría la mente de su víctima, siempre lo había hecho tal vez creyendo que al oír sus pensamientos y descubriendo la desgracia de sus vidas quedaría en paz consigo mismo y así podría darse palmaditas en el hombro y decirse una y otra vez :

― Tarde o temprano iba a morir y mejor ahora que más tarde—

Abrió su mente para ahondar en la cabeza de la durmiente victima

Nada….….Nada… …Silencio….

Apretó fuertemente sus ojos tratando de concentrarse pero sin alejar sus labios de donde los tenia

Nada de nada

Todo era completo silencio, como el apartamento, su mente por primera vez desde su nacimiento descanso un poco de todos las cavilaciones, de la basura que a diario veía- bueno, oía- lástima que todo se silenciara ahora ¿Por qué ahora?¿por qué no antes? ¿Por qué con ella? ¿Acaso la justicia no existía en ningún mundo? no, claro que no, si existiera, él estaría muerto y no arrebatando la vida a una desconocida que probablemente tendría familia o alguien que le amara… una vez acabara su cena algo retrasada ella se convertiría en un recuerdo, una estadística, una horrenda noticia pero sobre todo en una muerte mas que le perseguiría por el resto de su inagotable vida bueno, eso o por dar fin a su propia vida, probablemente sería la tortura para la eternidad.

Consumado su crimen huiría como la vil rata que siempre seria, se marcharía en busca de algo de paz, tal vez Rusia, Asia, la antártica podría darle cabida o quizás una isla virgen y con muchos animales, se marcharía tan lejos que ni los poderes de Alice le ubicarían, ya vería el modo de evadir a Emmett, nunca más podría acercarse a ellos, nunca más podría contar con alguien no después de volverle a fallar, no después de reincidir como el adicto, no después de ….

― Te odio y me odio, a ti por ser la tentación y a mí por ser un ladrón— susurro casi silenciosamente

Creyó llegar al paraíso cuando sus filosos y puntiagudo dientes volvieron a rozar la suave piel pero y como dicen hasta en las puertas del horno se puede quemar el pan; su gloria y triunfo le fueron arrebatados, cuando unos fuertes brazos le arrancaron de su presa, gruño salvamente, la bestia en él despertó con ímpetu reclamando lo que era suyo, luchando por regresar a culminar lo que había iniciado, moviéndose fieramente entre los brazos que le acunaban, su mente ahora era un completo caos, los pensamientos regresaron fuertes, altos y violentos, mareándolo, haciéndolo gritar, deseaba otra vez el silencio y la paz de hacia unos segundos cerró los ojos tratando de calmar el dolor, bien, el fastidio que le provocaban pensamientos, como vampiro no se podía enfermar pero de seguro que si le dolía la cabeza cuando las olas mentales se hacían fuertes, incoherentes y más cuando todas llegaban a la vez, al abrir los ojos se hallo en la calle, calle que había recorrido unas horas atrás, aun estaba cerca de su cena su esencia le seguía llamando

¡Suéltame!— hablo exasperado— ¡Quita tus inútiles manos de mi!—

Cálmate— Emmett su hermano, nunca podría luchar con él no por temor si no por respeto y admiración, de todos Emmett era quien más le entendía— ¿En qué pensabas? Pudiste matarla y si lo hubieses logrado yo mismo tendría que matarte

― ¿Lo harías?— pregunto tratando de dar orden a su mente, aun los ruidos le molestaban sonaban distorsionados— ¿me matarías si la hubiese matado?¿por qué?—

Fácil, es buena chica, nos cae bien a todos incluso a ti y baila como una diosa— la respuesta de su hermano le dejo perplejo, toda su familia lo haría, una vez que querían a alguien lo protegían hasta que su día llegara claro, su día natural no el día que alguno de su especie decidiera; Charlie era la única persona en su mas de 180 años al que cuidaban, claro Charlie apenas era un joven que pasaba los treinta y algo de años

― A mí no me cae bien— Aseguro— la quiero para mi cena ¿por qué la quieren? Su sangre…. ¿No… la sientes?—

Claro que sí, todos nosotros e incluso “ellos”, deberíamos estar muertos si no lo sintiéramos—

― P-pero…pero…


No somos asesinos, Edward a diferencia de otros de nuestra especie aun tenemos vestigios humanos a eso nos aferramos— dijo el vampiro, con esto soltó un poco su agarre— No intentes nada

Una vez su enganche cedió por competo tuvo el impulso de correr, de regresar a la humana sin embargo se resistió primero debía averiguar quiénes eran “ellos” y porque si familia le cuidaba

¿Cómo me encontraste?— sabiendo que su preguntar era estúpida la formulo, aun no sabía cómo trabajando los poderes de Emmett, nunca lo preguntaba directamente

― Fácil, Eddy …— Como le odiaba cuando comenzaba con sus tonterías— Hacemos rondas cerca cerciorándonos que “ellos” que no le hagan daño, si ella supiera estaría alejada pero creen que son amigos por lo menos “ella”….— sus mente parecía no reaccionar, el bullicio seguía claro más bajo — Alice te vio hace rato no habías tomado una decisión solo te movías preso por la curiosidad… hasta que…. Bueno ya sabemos pequeño ahora a casa pequeño—

Con esto se obligo a seguirlo a las afueras de la hermosa ciudad

No debí regresar ¿Por qué regrese? ¿Por qué no me quede en las montañas?

― Me regreso— fue lo único que acertó a decir

― Haz lo que quieras solo debes ir a casa todos te esperan—

Todos su familia, a quienes una vez más decepcionaba, Rosalíe tendría un motivo más para seguir siendo su molesto grano en el culo, Jasper tratando de mantenerlo bajo su control emocional, Alice estaría monitoreando cada movimiento con su estúpido poder, Carlisle le castigaría con su indiferencia y Esme bueno, ella era su madre en sus ojos vería la pena pero nunca la recriminación

― ¡NO PUEDO!— chillo un poco más alto, corrían por las calles de Santa Cruz, los pocos humanos que ya habían iniciado su día no le podían ver, Emmett no dijo nada continuo su camino en pocos segundos estarían arribando a los terrenos de la casa Cullen

Del bullicio y el dolor que sentía no quedaba nada ahora, podía oír a Emmett tarareando una estúpida canción de Rock, My Sharona, una y otra vez imitando al cantante.

La casa como todas las demás era de un blanco nácar, con muchos cristales cerca a bosques, suntuosa, elegante; dentro podía sentir a su familia, todos parecían calmados, ningún pensamiento era audible, claro Emmett llevaba años instruyéndoles en como atacar su poder, desde aquel día cuando apenas eran unos pequeños vampiros de unos tanto años

Él había salido sigilosamente de la casa, en esa época estaban en Brasil -en la isla de su madre- la vacaciones se habían tornado aburridas, necesitaba algo de diversión, solo un poco lejos de una casa llena de enamorados vampiros y sus sucios pensamientos, total la mayor parte del día la pasaba lejos para evitar oír y ver sus pensamientos, sumergiéndose en el mar nado hasta la cuidad a penas si se controlaba a pesar de haber dejado de ser un neófito hacia ya unos veinte años o más; una vez toco tierra se camuflo entre las sombras, la noche era joven, el cielo completamente negro con una leve luna y unas pocas estrellas, los humanos se divertían, reían tontamente, hablaban sin sentido mientras sus mentes gritaban lo que en realidad deseaban
Sexo… amor, amor verdadero…. Drogas…. Trabajo…. Familia…. Sexo…

Aun cabreado por su nueva vida y la interminable sed, había decidido llevarse consigo a todos ellos, cual predador se ubico en la parte alta del sitio estudiando su alimento, esperando el momento oportuno para atacarles y llego una de las jóvenes alta, un poco grueso pero hermosa, de cabello anillado se había levantado y caminado lejos de la zona segura, confiada, su mente se haya dormitada por el alcohol, entonces salto sobre ella, presto para sacarse, clavando hondamente sus dientes en el cuello de la mujer, saboreando la sangre algo rancia algo amarga, las drogas y el alcohol quitaban su verdadero sabor así como las enfermedades dependiendo del padecimiento era el sabor

—Flavia…— oyó como varios humanos la llaman, claro a la joven ya era tarde demasiado, una vez seco su cuerpo y quebró su cuello dejo que su inerte cuerpo yaciera a sus pies pálido, frio, libre de tanta mierda— ¿Donde estas Flavia?—la voces se acercaban mas a su territorio— no juegues con nosotros aparece— cargo el cuerpo y se oculto en un callejón nunca dejaba rastro, siempre era pulcro, no se permitía ser atrapado por un miserable humano a quien podía matar con los ojos cerrados y era lo suficientemente listo para hacer algo estúpido y tener a los Vulturis tras su cabeza, corría hacia el muelle cuando comenzó a oír un leve tarareo, a donde se moviera el tarareo le seguía, un paso a delante y el canto parecía dar uno hacia él, correr, brincar, cualquier cosa que hiciera era inútil porque el canto le seguía, no había pensamiento alguno

― Ya para esta mierda— chillo dejando caer el cuerpo duramente en el frio y duro pavimento—¡Sal!— entonces el musculoso y grande cuerpo se había dejado ver, frente a él recargado en una farola dejando que la luz cayera en su cuerpo— ¡Idiota!— soltó con mucho resentimiento su hermano sonreía ampliamente dejando ver sus hoyuelos a pesar de ser menor que él solo había asesinado a unos cuantos humanos

― Eddy ¿Por qué tan alterado?— el tono de su voz era monótono casi aburrido

―¿Qué quieres Emmett? ¿Rosalíe no quiere una larga sesión de sexo como los animales que son?— la estruendosa carcajada de su hermano termino de exasperarlo, arremetiendo contra él, tacleándolo cayeron juntos al suelo donde los puños por su parte no se hicieron esperar, golpe tras golpe sacaba su rabia sin obtener respuesta, golpe tras golpe hasta que estos fueron aminorándose

― Ya— dijo después de un tiempo— ahora levanta tu lindo y sexy trasero y deshazte de tu pobre y desgraciada victima— con esto el cuerpo de su hermano se escabullo, pesadamente se deshizo del cuerpo prendiéndole fuego, el alcohol que aun quedaba en su cuerpo y la ponzoña le harían arder rápidamente y así fue solo unos segundo para que el cuerpo quedara prácticamente irreconocible un misterio mas para los tonto policías humanos— No permitiré que te sigas haciendo esto— la voz de hermano llamo su atención

― ¿Por qué no puedo oírte?— cuestiono misterioso

― Eddy, sorpresa— fue la respuesta obtenida mientras sus brazos se extendían en signo de alegría— Todos tenemos debilidades, todos tenemos un Talón de Aquiles solo era cuestión de tiempo para hallarlo

― ¿Cómo me hallaste?—

― Fácil Alice llamo diciendo que eras un estúpido con eso use mi don—

― ¿tienes poder? ¿don?— Emmett de todos parecía ser de lo más normal, si no fuera por la fuerza creería que aun era humano, la mirada socarrona que su hermano le dedico le hizo gruñir una vez mas

― Alta percepción— respondió como si no fuera nada—una corazonada, oh espera mi corazón no late… mmmm debería llamarla rastreador de personas, no importa donde estés te puedo encontrar si así lo quiero— dicho eso desapareció dejándole solo, desde ese día el pequeño oso había enseñado a todos sobre su talón
-
-
― ¡Edward! — la chillona voz de Alice corto el hilo de sus recuerdos—¡Volviste!—

No, solo … vine por él— con su cabeza indico a su hermano quien les sonrió

¡Ja! Créeme volviste, a pesar del pequeño incidente volviste— tomándolo del brazo lo guio a la casa, en la sala le esperaban el resto de su familia, su madre sonriéndole, Jasper controlando las emociones, Rosalíe fulminadlo con la mirada y manteniendo su ceño fruncido

― Eres un I-M-B-E-C-I-L, T-O-N-T-O, egoísta— oyó a Rosalíe, dejo que una sonrisa malévola se desplegara en su rostro mostrándole lentamente sus dientes — A la próxima te mato—

― Espero con ansias la ocasión hermanita— respondió en voz alta

Todos permanecieron en completo silencio, los ruido de la naturaleza se colaban en la casa, una y otra vez intentaban leer sus mentes, pero todo era irrumpido por canciones, pinturas, conocimientos de medicina, sexo… Emmett ahora pensaba en lo que haría una vez estuviera con Rosalíe, hasta Jasper se era movido por los deseos de su hermano

― Ya deja de pensar en eso, Maldición, no tengo porque oír eso— aunque no necesitara de respirar continuamente ahora lo hacía dejando que las ventanillas de su nariz aletearan

― ¿Qué?— siempre respondía como si no se tratara de nada— consigue una vampira que te consienta quizás eso es lo que te falta para que deje de ser un completo huraño—

No, vampira no— dijo rápidamente Alice— Edward la ha encontrado—aseguro la pequeña vampira quien comenzó a danzar por la sala, dando volteretitas, girando, tomando a su pareja para que celebrara con ella—¡Oh! Jass estoy tan feliz, ella nos querrá… ella…— dejo de moverse para caminar hacia él, mirándole fijamente, escudriñándolo— No lo vas a arruinar, Promételo

No puedo prometer nada y menos sabiendo de que se trata—

― Edward Anthony, promételo—

― Alicee, no prometo nada, además si no es vampira ¿quién es?— ahora la sonrisa de su hermana era completamente amplia y deslumbradora

― Tu ya la conoces—aseguro— Ella… ¡Dioos! — exclamo, su mente dejo caer un poco la barrera para mostrarle varios vestidos y una joven de espaldas, una joven castaña, la figura estilizada se movía torpemente entre el armario, quiso saber mas pero su hermana lo impidió — ¿encantadora, verdad?

Durante las siguiente horas su hermana se dedico a torturarlo con la imagen de la joven, siempre de espalda o ocultando su rostro, en diversos escenarios, un parque, un vestuario, la iglesia, acompañado venia los gritos de alegría de su hermana y la constante advertencia

Promete que no volverás a hacerle daño, promételo

Claro con tanta insistencia cedió sin importar si aquello era la firma de su sentencia de muerte.

Muchas dudas le asaltaban ahora que todo estaba en silencio toda su familia había salido dejando la casa para él solo, odiaba ser el único que anduviera solo, errante, por su inmortalidad, ni siquiera los nómadas estaban sometidos a tanto celibato ellos incluso copulaban con humanas, pero él ni eso se permitía, anduvo por la casa tratando de distraerse, se interno a la sala de música donde la estructura negra y brillante de su piano descansaba, sentándose en la silla, preparándose, toco la primera nota, otra y otra sus dedos danzaban sobre las bancas piezas de marfil, los sonidos incoherente comenzaron a relajarlo

― Quisiera poder dormir, solo por unas horas, descansar, olvidar—

Cerró los ojos detallando cada sonido, dejando que su cuerpo fluyera una y otra vez, deslizando sus dedos sobre el piano, imaginado en su mente el compas de la tonada, una marcha pausada y vino aquella mirada, atenta en su mente volaba, a medida que la canción andaba imagino como danzaba, delicada, elegante, seductora, sus piernas se enredaban entre ellas, sus manos se ceñían a su cuerpo, girando, caminado, retrocediendo, sus ojos siempre fijos en él como si pudiera verlo, cerró los ojos , mientras su dorso se echaba hacia atrás, pudo oír una leve risilla, cuando regreso a su posición anterior la contemplo, ella, era ella, su… sus dedos detuvieron la tonada, abrió abruptamente los ojos para verse solo en aquella fría sala

― Me estoy volviendo loco— se dijo— tengo que regresar a terminar lo que empecé— ni siquiera sabía que tanto daño había ocasionado, tal vez ya estaría muerta desangrada en su cama, sin meditarlo salió de la casa, corrió de regreso a Santa Cruz.
Mientras corría se formulaban nuevas preguntas ¿ellos?¿quiénes son ellos? Sabía que eran vampiros pero ¿por qué le querían?¿ por qué era tan importante para su familia? ¿Estaba viva? ¿Por qué Carlisle no había dicho nada? Solo recibió de su parte un:

Confió en ti, te conozco hijo sabrás que hacer llegado el momento

Se detuvo en seco cuando el efluvio golpeo su sentido, varios efluvios se mezclaban entre sí, el más fuerte partencia a un extraño uno que había percibido en la madrugada, miro hacia el cielo completamente blanco , presagiando la tormenta que en la noche de invierno adornaría a la cuidad.

A paso pausado se dirigió directo a su perdición.

Había despertado sobresaltada, gritando, sus sueños nuevamente habían estado plagados por las pesadillas, esta vez mas vividas, una vez cerró los ojos les vio perfectamente luchando unos con otros pareciendo animales aun con forma humana peleaba enérgicamente contra unos grande s lobos, sangre, gritos, aullidos de dolor, todo bajo una gran luna llena, ella era una observadora y aunque una y otra vez alguien le quería atacar no podía, pataleaba, lanzaba puños al aire en forma desordenada para protegerse de uno y otro bando, los lobos le observaban con mesura, nunca atacaban cerca de ella, los humanos por su parte si trataban de agredirle por lo menos uno, cada vez que se acercaba a ella un lobo gruñía espantándolo pero aquel hombre se las ingeniaba para regresar y darle un zarpazo, se tambaleaba una y otro vez pero no se permitía caer, el escenario poco a poco cambio se vio en un bosque espeso, negro, silencioso , estaba sola caminado a la deriva el ruido de las ramas azotadas por el aire le hacían gritar y sobresaltarse, camino mucho hasta llegar a una cueva temerosa había caminado hacia el sitio cuando la voz de Jacob se oyó

Corre, Corre, Bella corre—

― Jake, No es divertido
— dijo— deja de jugar conmigo, sal—

― Belly Bell’s Corre estas en peligro…. Co…. — su advertencia fue cortada abruptamente un fuerte gruñido en su oído le hizo abrir los ojos, levantándose de golpe con el corazón desbocada y respiración rota

― Es un sueño Bella relájate— Se dijo— un estúpido sueño has estado bajo mucha presión

Varios minutos le costó mover sus piernas, todo su cuerpo dolía, fue al cuarto de baño un poco de agua caliente y un buen masaje le calmaría, luego un té y algo de televisión serian lo mejor, lavaba sus dientes cuando lo noto unos pequeños arañazos en su cuello finos pero rojos, y unos piquetes

― Malditos insectos— susurro, movió un poco su cuerpo para detallar las heridas— Tendré que fumigar, maldito sancudo, me has jodido— eso se notaria aun con maquillaje, ahora mas enfadada se ducho y luego tomo su te.

El resto de mañana se la paso viendo la tele, chateando con algunos de su amigos en Estados unidos y hasta preparando su almuerzo y entonces pro fin detallo la venta cerca estaba completamente abierta, la noche anterior la había dejado cerrada y en el transcurso de la mañana no había ido a esa zona

― Estoy loca o hay duendes en mi casa— aseguro repasando una y otra vez ese hecho tratando de darle lógica, después de varios minutos sin respuesta simplemente decidió olvidarlo

Llegada a tarde su teléfono comenzó a sonar insistentemente pensó en dejar que la contestadora recibiera el recado pero a último momento lo tomo

― Izzy—la hermosa e inconfundible voz de su amiga Victoria llenaba la línea — ¿estás bien?
― Si… claro muy bien— respondió con sigilo—Perfectamente—

― Izzy ¿estás con tu hermano?
— la pregunta le causo un mal presentimiento

― No, Vic, él salió con algunos de sus amigos ¿Por qué?—

― ¿Qué te parece una tarde de chicas? James ha salido y estoy algo aburrida ¿te apuntas?—

Pues… yo…. Bien –

― Nos vemos cerca de tu casa dentro de media hora— sin esperar respuesta colgó y esta vez la actitud de Victoria no le agradaba, esta vez desconfiaba de ella, como deseaba poder declinar la invitación pero estúpidamente la había aceptado, su mente insistía en recordarle las palabras de “SU HERMANO”

…no debes estar cerca de ellos, créeme ellos no te convienen… ellos son un peligro para tu humanidad… un peligro para tu humanidad…


Alguien siempre va a representar un peligro para la humanidad— mascullo entre dientes— hay gente mala que solo desea extinguir a aquellos que medio nos ganamos la vida, además ese tipo está loco

el tiempo indicado por su amiga había llegado, así que tomando sus cosas y ubicando una bufanda en su cuello se dirigió a su encuentro, camino calle arriba que de seguro sería lo más probable siempre que se encontraba con Victoria ella venía en sentido contrario, caminaba distraída, absorta en las líneas del andén, cuando alguien la jalo, grito, grito tan fuerte que varias personas que caminaba n cerca se detuvieron a observar

― Izzy, clámate - pidió su amiga— ¿qué tienes?¿te vez alterada? Yo, solo quería hacerte una broma— sintiendo como sus mejillas se sonrojaban y su corazón latiendo en sus oídos, le miro una y otra vez hasta que se calmo

― Vicky no lo vuelvas a hacer casi me matas—

― Nena, relájate, no te iba a pasar nada—

― No es eso, solo que yo… nada olvídalo, vamos por la tarde de chicas— comenzaba a caminar cuando la pelirroja engancho su brazo al de ella, arrastrándola rápidamente

Despacio Vic no hay prisa—

― De eso nada—


avanzaron unas calles cuando se encontraron de frente con él, “su hermano” venia de la mano con una rubia hermosa de cabello color oro, sonriéndose, viéndose devotamente, su compañera hizo un sonido de disguto y mascullo algo como

Mentecato ella es mía, nadie me la quitara— claro no estaba segura ya que fue tan bajo que pudo haberlo imaginado.

Vamos a otro sitio Izzy tu hermano … él, él realmente no me cae

Pero no le conoces— no sabía porque defendía al extraño, ella tampoco le conocía perfectamente podría ser un asesino, su amiga comenzaba a arrastrarla cuando su hermano les intercepto

¡Hermanita!— sonaba como si en verdad le quisiera alegre, emocionado— ven ahora si te presento a mi prometida— le dijo como si ella hubiese oído hablar de la susodicha antes, como si en verdad fueran familia, zafándose de su amiga extendió la mano a la mujer quien aparentemente no pasaba de los veinte dos

Encanta de conocerte, soy Isabella ya sabes— la joven rio suave

Rosalíe, Rosalíe Hale, el gusto es mío, Emm habla tanto de ti— si hubiese planeado mentir de seguro no le saldría tan bien, había olvidado a victoria, su amiga le susurraba que se alejaran de allí, pero ella no quería por eso había iniciado una conversación con los otros dos, siempre atenta a sus expresiones Emmett y Rosalíe relajados, despreocupados y su amiga alterada, fulminado a los otros dos, casi que haciendo ruidos fieros, salvajes, el cuello de su nuca se enervo

Isabella vámonos— hablo varias octavas más altas, se notaba su enfado— Es nuestra tarde, tenga muchas cosas preparadas para….—

― Pues… Vicky yo…

Ella quedo de cenar con nosotros— acertó a decir Emmett —ya sabes noche familiar, siento si ella no te aviso— se oía tan seguro, firme pero tranquilo como si no percibiera el tono agresivo de su amiga

― Ella viene conmigo— entonces le jalo de un brazo rudamente, chillo del dolor, antes de que se la llevara su hermano la sujetaba del otro brazo pareciendo una muñeca de trapo a la cual dos pequeños pelean
― ¡suéltale!— gruñía su amiga — la estropearas, déjala o no respondo

― No, ella se queda con nosotros, ella estará bien— la puja que tenían esos dos le estaba lastimando, sus ojos escocían, las primeras lagrimas comenzaban a caer

¡YA BASTA!— grito— suéltenme ambos— Emmett soltó un poco su brazo pero sin dejarla libre, Vitoria seguía lastimándola

― Que la suelten— oyó la firme y sexy voz de un hombre, Emmett la soltó completamente y victoria se quedo quieta aun con sus manos sobre ella, las blanca manos del sujeto le libraron de Victoria, su amiga parecía incomoda, molesta y con intención de agredir a su salvador—¿Está bien? — asintió una vez, levantando su vista para encontrarse con los ojos de hace algunos meses…

— oyó a Victoria llamarlo, su tono denotaba resentimiento


Victoria— una sonrisa malévola se dibujo en su rostro haciéndola dar un paso a hacia Emmett y la rubia, sus días cada día se volvían más espeluznante, las manos de la rubia le sostuvieron mientras jadeaba un poco antes de caer en la oscuridad.



10 comentarios:

  1. wow!!! primer!!! jajajaja..
    por fin me deja comentar este cacharro!!!!

    bueno, a lo que voy:

    mi Ada, me encanta esta historia, como todas (aunque mi internete no me deje comentarte)....
    me encanta que tengas a mi Ed un poco perdido pero ya llegara Bella para enderezarle... XD
    y me gusta como incluyes a James y Victoria en la historia... es natural, sin ellos no estria completo...
    ya espero el siguiente nena, aunque apenas tengo tiempo de leer nada ni siquiera de ponerme a escribir (malditos profesores que me cargan de trabajo)
    muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Ada preciosa, menudo capi!!! Me encanta ese Edward!!! y Emmett Dios mío!!! y Alice es adorable!!
    Ahhhhhh!!! qué nervios por leer el próximo capítulo!!!
    Un beso mi linda Ada.
    T.

    ResponderEliminar
  3. Hayy me gusto un buen este capitulo hayyy encerio q yo tambien estoy amando a este Edward¡¡¡ me dan ganas por leer el proximo jejejeje ahhhhh esta muy interesante siii yo aoyo en lo q dice Laura Ed anda un poco perdido pero ya llegara Bella jejejejejeje ahhh se me hace una historia tan linda jejejeje es la primer historia q estoy leyendo tulla ...y dejame decirte q esta fantastica Ada bueno chao
    cuidate mucho
    besos
    Atte Viviana Bv
    ByE

    ResponderEliminar
  4. Por dios que susto!!! si no hubiese llegado Emmett se la cena el muy guacho... menos mal!!!
    Parece que al muchacho le gusto lo que vio sino no la hubiese defendido jajajaaj...
    Me gusta esta historia por der argentina y con Edward!!! jajaajaja.
    Cuidate mucho y contá conmigo siempre!!!
    http://miangelpersonal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. OHH MIERDA, ADI ESO FUE INTENSO, por un momento pense que se nos iba dios, jaja solo ella pensaria que la marca del cuello eran picaduras de mosquito jajajaj.
    Amo la confianza que tiene con emmet, y ahi dios este eddy es uno qu ejamas había visto, es tan nuevo y tan apasionado y que mierda es eso de victoria y edward, de donde coños se conocían, ohhhhh por dios sera posible que en uno de sus momentos de flaqueza haya matado a victoria y ella no hubiera muerto y encambio transofrmaod o sera que se conocen de otro laod ohh dios ya estoy loca, y quiero el siguiente capi

    ResponderEliminar
  7. Oh cielos!!!! Chicas!!! jajja ja... Estoy en Argentina!!! (canto alocado) Soy de Santa cruz!!! (canto alocado) en cualquier momento tengo a Edward en mi casa tomando mate conmigo ja ja ja.... Geronimo es mi hijo!! ja ja aja jaja, (lo siento mi hermanita) tenía que presumir :P
    Dios... Edward y Vixtoria se conocen???? ¿donde? un antiguo amor??? omg!! Eres increible amor, haces que me flote el edipo de adentro y mire a mi Geronimo con otros ojos ja ja ja, un bailarin de tango (ya está la suscripción para la escuelita de tango de Santa Cruz) ja ja... toy feliz!!!! Que lindo comienzo del día de la madre, graciiiasssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  8. como m gusta esta historia,ahora m quede con mas intriga.me alegro q ya estes mejor d salud.vanesa benitez

    ResponderEliminar
  9. ohh ada wow que tonta he sido por empezar a leer siempre el primer cap..y luego por x situacion no terminarlo..pero chica si es que sta historia sta superr..wow de verdad q ste edward tiene algo que me gusta..y ste emmet jajaja diosss es una hermosura siempre aparece en el moento perfecto..chiquiss fenomenal...esta historia me hace recorda q una de mis metas es apreden a bailar tango..

    ResponderEliminar
  10. SE DESMAYO???
    jajajajaja pero edward ya llego de salvador bien mueve!
    jajaajjaj y OMG! alic eya la vio! jaja a sido vista y puesta en el futuro de edward!
    wooooooooooooo! y pobre selive de mas!
    jajajja porke se abstiene de esas cosas?
    jajaja yo creo ke esta esperando a la "mujer correrta" y ahora ke alice y ala vio....
    y al principio cuando la muerde y la menza piensa ke son sancudos!!! jajaj eso ke?
    bueno gracias por escribir!
    tkm chao

    ResponderEliminar