“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



jueves, 15 de julio de 2010

Amarte Duele. Capitulo 5 Malos Sueños


CAPITULO 5 MALOS SUEÑOS

Hola a todas chiquillas ¿Cómo han estado? espero que de maravilla, bueno aqui dejo un nuevo capitulo de este Fic; este se lo dedico esepcialmente a Carolina Sierra una de nuestras fans, y que como todas ustedes toman de su tiempo para Leer nuestros escritos, además Claudia es de mi país COLOMBIA y de casualidad esta en la cuidad donde actualemte resido asi que hoy nos conoceremos he de decir que estoy emocionada; tambien pues de cumple se lo dedico a otra Colombiana bella a Juliana Gomez, y obvio a todas uds que nos leen y nos comentas y anuestras seguidores animos que no comentan.... y por ultimo a mi Twins Dios perdón soy muy patosa gracias mi Tiwitha por aguantarme tanto TE AMOOOO!!




Se había mantenido alejado de ella a pedido de Edward, aun no sabían que le había sucedido y era mejor evitarle sobresaltos; su mente, intuía Edward podía colapsar por eso el día siguiente a que despertara se mantuvo alejado del dormitorio su espíritu y su alma estaban con ella. Pero su cuerpo estaba en una de las salas atendiendo a los pacientes.

Las pocas consultas que atendió fueron supervisadas por Edward después de haber cometido el error de medicar Aspirina a una paciente alérgica al Acido acetilsalicilico.

“Grave error” -se recrimino mentalmente

- Ten más cuidado Carlisle, esto te puede costar la carrera- señalo seriamente su amigo lo único que hizo fue asentir.

Todo lo que se refería a aquella joven le trastocaba, le llevaba a otro mundo, vago como zombie por el hospital todo el día, deseando poder volver a estar a su lado, pero no podía, no después de haber prometido darle espacio, la noche la paso en el hogar de su amigo, incomodo y ansioso no pego el ojo en toda la noche.

Al día siguiente todos fueron temprano por ella, ese sería el día en que volvía a la vida le darían de alta.

Al ingresar al dormitorio la vio descansando apaciblemente su rostro estaba relajado, pero la posición de su cuerpo denotaban defensa, quizás temía que algo sucediera, la posición fetal era demasiado pronunciada, suspiro frustrado

“¿Qué te sucedió?”- Se pregunto mentalmente dejando salir una exhalación de frustración, ansiaba tanto poder ayudarla, gritarle que le permitiera ayudarla.

Ella comenzó a removerse en la cama indicado que pronto despertaría, apenas abrió los ojos todos la saludaron.

- Esme te traje algo de ropa -Hablo cálidamente Bella- Edward dijo que primero tendrías que ir a la cita con Emily y luego serias toda mía iremos a Seattle ¿qué te parece?

Ante las palabras de Bella su cuerpo comenzó a moverse ágilmente “pánico” dedujo, rápidamente llego a su lado para tomarla de las manos su pulso estaba más alto de lo normal, odiaba verla así, pero al menos tenía un indicio para investigar sobre lo que había ocurrido a su musa; Seattle, en aquella cuidad estarían las respuestas a todos sus interrogantes, alguien podía darle pistas.

“Los rumores y los cotilleos a veces conducían a una verdad parcial” -concluyo

- Respira – dijo dulcemente a Esme- De nuevo, No creo que sea buena idea- sus palabras salieron más duras de lo que deseaba pero su sentido de protección se había encendido además no permitiría que nada le ocurriese de nuevo- tendrá que ser aquí Bella, ninguna saldrá de Port Angels ¿de acuerdo?

- Si – Bella se oía acongojada- perdón Esme no quería alterarte.

- No hay nada por lo que pedir perdón Bella tan solo me descontrole.

- Carlisle ¿Podrías acompañarlas?- pidió Edward.

- Por su puesto - podía saltar y acunar a Esme en sus brazos asegurándole que todo pasaría, pero debía mantenerse alejado -Las dejaremos para que te arregles-

Salió de la habitación ya fuera de aquel pequeño espacio se recargo contra una de las paredes dejando salir todo el aire de sus pulmones.

Edward le observaba atento desde una distancia prudente

- Tranquilízate- pido- poco a poco ella se abrirá, ten calma o la asustaras y por ultimo trata de controlar la forma de hablare a mi esposa no querrás quedar incapacitado- rio maliciosamente para luego caminar por el pasillo

La mañana transcurrió raudamente y como aseguro Bella después de la terapia les espero una tarde de compras, Carlisle les acompaño pero mantuvo la distancia entre ellas, recorrieron infinidad de almacenes.

Pasadas las 5 de la tarde los pies de Carlisle ardían y pedían a gritos un receso, agradeció con toda su alma cuando Bella indico el regreso a casa, el camino no varió mucho, nadie hablaba el silencio era total pero no incomodo, observo atento las calles del pueblo

- Quiero pizza- hablo Bella fragmentando el silencio del coche

- Excelente – esa fue la respuesta que inconscientemente surgió de su garganta

- Bien, estacionare aquí, mientras me esperan- expresó Bella ya fuera dijo- Se portan bien niños- rio dulcemente “¿Por qué no reía?¿por qué no le permitía oír su risa?".

Dejo que su vista se posara en Esme viéndola ansiosa, moviendo sus manos sobre las cinta del cinturón, no pudo evitar preocuparse

- ¿Estás bien?- indagó

- Si yo… Gracias- las palabras salían atropelladas, pero lo hacían sentiré mejor- por todo ya sabes…

-Estaré aquí para ti, recuérdalo, ¿quiero ayudarte?, Claro cuando te sientas preparada- No iba a presionarla, no la perdería por los afanes.

Por primera vez podía decir que había tenido una mini conversación con Esme, después que bella regreso volvieron a la casa, las cosas continuaron como en la tarde el silencio ante todo, Bella como buena anfitriona mostro a Esme la casa, espero en la sala hasta que regresaran, pero solo Bella atravesó la estancia, su prominente vientre parecía pesarle

- ¿Estás cansada?- cuestiono

- Un poco, Nessie ha estado muy inquieta- rio dulcemente mientras acariciaba su pancita- Ya quiere estar fuera, ¿y tú?

- No- aseguro haciéndole campo a Bella en el sofá- ¿Esme?

- Estaba cansada, creo, es algo tímida ¿no?, me siento impotente, no sé cómo ayudarla-

- No creo que sea timidez, en mi opinión y estoy dispuesto a apostar mi apartamento en Seattle a que es temor- apretó suavemente la mano de Bella- todos queremos ayudarla, ¿sabes cómo me siento?

Su amiga ratificó moviendo la cabeza, nuevamente reino el silencio, los dos observaban fijamente la tele apagada cada uno creando hipótesis de lo que posiblemente había acaecido a aquella hermosa mujer que ahora dormitaba a unos cuantos pasos de él, después de varios minutos así, exactamente después de una hora, se dispenso por dejarla sola; sus ojos solicitaban descansar aunque su mente se rehusara, al final el cansancio pudo más.

Vivir con sus amigos resulto ser divertido y de suma ayuda, Bella tenía nueve meses de gestación lo cual hacia que todos incluso Esme estuvieran atentos a cualquier cambio.

Los primero días se rehusó a intercambiar palabras con ellos, pero poco a poco Esme se fue soltando con Bella, brindándole ayuda a la hora de preparar las comidas, asear la casa, preparar la valija que llevaría el día el parto a pesar de todo ella nunca mencionaba nada referente a su pasado; cada día al llegar del hospital y luego que Esme se dirigiera a su habitación se convertía en investigador y asediaba a Bella con tal de obtener hasta el último detalle de lo que habían hablado durante su ausencia –se sentía acosador- muchas veces las respuestas proporcionadas eran totalmente vagas, lo que ocasionaba que el misterio que rodeaba la vida de su amada lo atormentara.

Eran muy pocas las horas de sueño que tenia, su prioridad residía en velar los sueños o mejor las pesadillas que atormentaban a Esme; desde la segunda noche en Casa de sus amigos la oyó gritar y aunque el sonido fue ahogado lo escucho perfectamente, solo bastaba que su mente indicara movimiento en la otra habitación para que se estremeciera y corriera hasta ese cuarto, casi siempre ingresaba a su aposento para tratar de calmarla, tomándole la mano, acariciando su cabello, susurrando sus poemas, especial la amada inmortal.

Al comienzo no se despertaba tan solo luchaba contra sus fantasmas, nada espacial gritos, llanto sofocado y manoteos.

En la noches era su guardián, su eterno compañero; en el día alguien invisible ante sus ojos.

Quince días más tarde Bella dio a luz; Esme acompañaba a Bella al mercado cuando los dolores la apañaron inesperadamente, sabiendo donde estaba el padre de la bebe hizo que Bella se ubicara dentro de su Chevy pickup modelo 84, a pesar de los años el auto estaba conservado, condujo rápidamente por las calles se le facilito llegar al hospital.

Bella llamo a Edward anunciando la buena nueva, cuando llegaron al hospital él esperaba en el parqueadero con una silla de ruedas, aunque en su rostro se dibujaba una sonrisa que de seguro robaba el aliento a todas las mujeres del hospital, sus ojos denotaban preocupación

- No quieres dejar ese armatoste- murmuro frustrado- la bebe pudo haber nacido en es cosa

- No te metas con el auto- recrimino duramente Bella.

Una vez estuvo en la silla su esposo corrió hacia el hospital, Esme corrió detrás de ellos, a pesar de todo lo vivido estaba feliz por ellos, pronto la pareja se perdió tras una de las grandes puertas, espero frente a ella unos minutos para luego sentarse en la sala de espera.

“¿Donde estará?” inquiría su subconsciente, las enfermeras corrían de una lado al otro con una gran sonrisa en la cara, el movimiento en esa zona cada vez era mayor, lo que le demostró el amor que todos tenían por ellos.

“Una familia, aun sin vínculos sanguíneos” pensó tristemente “yo no tengo familia, nunca la tuve”

- ¡Esme!- levantando su vista, sus ojos se encontraron por un segundo- ¡ Ya nació!-manifestó controlando todas su emociones

- ¡Qué bien!- escuchó un tono de alegría en esas palabras, no pudo evitar sonreír

- Ha sido un trabajo extenuante- observo su reloj- será mejor que vayamos a casa ¿Si te parece bien?

- Me gustaría verla- como negarse ante tal petición

- Bien vamos a los cuneros-

La condujo por el segundo piso después de pasar a la estación de enfermera y frente al gran ventanal, señalo a la pequeña hija de su amigo

- Es ella- indico a una de las bebes – es hermosa ¿no crees?

Los ojos de su acompañante se tornaron vidriosos

- Si- su voz una mezcla de alegría y nostalgia- Es tan pequeña, tan… tan frágil- su voz ya se había quebrado, Carlisle volvió a verla observando las lagrimas caer silenciosamente, instintivamente la acuno con sus brazos en un fuerte abrazo- me pregunto cómo hubiese sido.

No necesitaba que aclarara algo mas, Esme sentía dolor por la pedida de su primogénito

- Hermoso- aseguro -como su madre- las palabras salieron de su garganta sin control.

Abruptamente ella se separo de su abrazo, con el dorso de la mano se limpio las mejillas, dejo caer la mirada en la cuna de la bebe y luego hablo

- Es mejor irnos a la casa, ¿Edward ira con nosotros?

-No, ellos se quedaran aquí, fueron muchas horas de trabajo además quiere cerciorarse que las dos estén en perfecto estado, esta paranoico e intenso- aseguro- Tranquila nada te pasara

La joven asintió y comenzó a caminar en dirección contraria; camino a casa Carlisle compro hamburguesas y algunas sodas, después de lo sucedido en el hospital no hubo intercambio de palabras, vieron un poco de tele y luego cada uno se dirigió a dormir.

Pasaba la media noche cuando la oyó gritar fuertemente, el grito le rompió el corazón, los lamentos de Esme eran cada vez mas desgarradores “Que te hicieron”- gritaba internamente, esa noche por primera vez Carlisle tuvo noción de quien ocasionaba las pesadillas de su diosa.

- ¡Cayo!...¡No!...¡No!...- gritaba fuertemente, estuvo agradecido que sus amigos estuviesen aún en el hospital, todo su cuerpo se estremeció ante la relevación- Por favor …. no me lastimes…- suplicaba fuertemente -Perdóname no quería contradecirte… por fa….- todo era completamente confuso para Carlisle, que tenía que ver su ex prometido.

Se vio obligado a despertarla ya que no se calmaba con ninguna de sus técnicas, la llamo varias veces, incluso la sacudió levemente hasta que sus ojos se abrieron repletos de lagrimas, sus brazos se enredaron en su cuello fuertemente mientras sus sollozos continuaban.

“Iría a Seattle personalmente a averiguar todo acerca de ese sujeto” decidió rápidamente.

Esme se mantuvo en esa posición por varias horas, Carlisle acaricio su cabello hasta que se durmió nuevamente, la ubico nuevamente en la cama y la cubrió con el tendido; al salir del cuarto tomo su móvil y marco a su primo Eleazar, no importaba que fuese de madrugada lo necesitaba urgentemente, después del cuarto intento su primo contesto, antes de que aquel dijera algo Carlisle ataco, sin dar tregua para que su interlocutor hablara

-Necesito que averigües todo y cuando digo todo es TODO acerca de Cayo Vulturi, además necesito que investigues lo que puedas acerca de los Platt iría personalmente pero la abandonare, no mientras me necesite; por ultimo perdón por despertarte, ¡ah! Posdata lo necesito para ya, ahora sigue durmiendo primito- colgó. “Removería cielo y tierra, levantaría hasta la última piedra con tal de saber que le ocurrió a la luz de sus ojos” se dijo firmemente.

8 comentarios:

  1. O: nacio nessie! pobre esme.. y carlisle! aw. si eske es un amor! me encanta la hisotria

    ResponderEliminar
  2. ahhhhhh!!!!
    me encanta esta historiaaaa!!!
    Y Bella ahhh y Nessie ahhhhh!!!
    Graciasss x la dedicatoria mi Ada!!! Me encantooo!!!
    Yo tambien estoy super emocionada por conocerte!!! wiiiiii
    Estoy contandooo las horass!!! :)
    Ahhhhhhh voy a entrar en combustion de tanta emocion!! jejeje
    Abrazotesssss!!!! :)
    Att: Claudia Sierra

    ResponderEliminar
  3. Ada!! me encanta!!! Cayo, grrrr....Carlisle es que me tiene loca, ains su amada inmortal...Esme va poco a poco;Edward y Bella son fantásticos...me encantó la breve discusión sobre el coche de ellas... nena, qué maravilla de historia. Te adoro!!
    Un beso
    T.

    ResponderEliminar
  4. hay diso pobre!! como habra sufrido con ese loco no? hay quiero saber mas besitossssssssssss

    ResponderEliminar
  5. lindo capi nena....
    adoro a Carlisle.... :)
    ya quiero saber que hara cuando conozca la verdad sobre Aro... jejeje....
    un beso enorme....
    tqm!!!1

    ResponderEliminar
  6. jajaj otra vez gracias por la dedicatoria, y no sabes como te odio a ti y a tiwii, estototalmente frustrada amorosamnete por culpa de sus fics jajajajajaja por eso no consigo novio porque quiero a un ed, a un jacob, a un carlisli a un emmet o un jazz, no c alguien como ellos jajaj, estuvo muy bonito el capi, porbre esme ha sufrido tanto pero yo c que se va a dar cuenta de el hombresote que es carlisli...

    besotes te adoro ada :)

    ResponderEliminar
  7. haa si nacio la peque nessie.
    me gusta la historia

    ResponderEliminar
  8. ahhhh el nacimiento de nessie, debo de reconocer ke se me hace raro todavia no ver a edward como su hijo, es ke siempre los ponen así. Por lo menos carlisle ya tiene una idea de kien fue el que lastimo a esme, :D

    ResponderEliminar