“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



jueves, 22 de julio de 2010

Amarte Duele.Capitulo 6 Un Paso


CAPITULO 6 UN PASO

DISCLAIMER: Los personajes le pertenecen a Stephanie Meyer, sólo la historia es de mi propiedad. Prohibida su adaptación, copia parcial o total.

Perdón por actualizar hasta ahora no tengo excusa solo que no había terminado el capitulo y pues que en mi camino se atraveso un lindo chico que puede ser un Cullen de carne y hueso y me dejo anonadada .. en fin aqui dejo este capi.. las adoro
ADA CULLEN



Para que pedir que la tierra se abriera y se la tragara o que se esfumará de la faz de la tierra, ¡no!, esa no era la mejor idea, además ya había pasado por una experiencia similar y no fue muy grata; Se levanto de la cama temerosa nunca había sentido tan vivida aquellas pesadillas, nunca había gritado tato, ni siquiera cuando vivía con sus padres y él dormía a su lado.

-“¿Qué estará pensado?¿Qué mierda le ocurría a su mente?¿Colapsaría?¿Se volvería loca?¿Huiría?¿Se quedaría?”- muchos interrogantes se formaban en su mente mientras se dirigía al baño, estaba dispuesta a demorarse todo la vida con tal de no encéntraselo; salió de la ducha cuando sus dedos parecían una uva pasa, se cambio con suma paciencia, una falda de color beige una camisilla blanca, valetas blancas y el cabello levemente recogido en una coleta algunos mechones se le escapaban pero no le importaba y un poco de maquillaje.

Cerca de las nueve bajo todo por culpa de su estomago que exigía comida a gritos, mejor dicho a gruñidos; descendió las escaleras corriendo, llego sin aire a la puerta de la cocina dejando escapar el poco aire que aun tenía sus pulmones, ingreso confiando en que estaría sola, su vista estaba fija en el refrigerador, estando cerca de lo noto en recargado en una silla

- ¿Cómo amaneciste?- pregunto sabiendo que su noche fue tan pésima como la suya

- Bien- contesto llevando un vaso a su boca

- ¿No tienes que trabajar?- el negó con la cabeza

- Siéntate- pidió, mientras se levantaba y caminaba al otro lado de la cocina, tomo unos platos y otras cosas, se movió hábilmente frente a la estufa y estuvo de vuelta antes de que ella pudiese decir algo- Desayuna, debes tener mucha hambre

- Gracias- sus manos se rozaron, la suavidad de su piel, el calor que se desprendía de ella hicieron que su cuerpo se erizara, el contacto fue leve pero ambos sintieron los efectos.

Él se sentó frente a ella tomando más de su jugo, como deseaba poder consentirla como la noche anterior, poder sanar sus heridas, verla sonreír; dejo que un resoplido saliera, paso una de sus manos por la cara, levanto la vista solo para encontrarse con su hermoso mirar, no pudo evitar que una sonrisa se le dibujara en el rostro

- Hoy tengo el día libre- hablo observándola fijamente- me preguntaba si te gustaría dar un paseo conmigo, pensaba salir a buscar un apartamento o una casa- aunque había prometido a Edward que no la presionaría, no se podía marchar sin ella.

- ¿Te vas?- pregunto un poco alarmada, no quería que se alejara pero sería egoísta retenerlo a su lado sabiendo que no le podía querer.

- Si y No- respondió pausadamente- Bella y Edward vendrán con Nessie, la casa es pequeña y no quiero incomodar, pero… ¿Quieres venirte conmigo? Yo…

- Enserio, ¿me llevarías contigo?- sintió que todo volvía a su puesto- seré una carga

- No lo eres- su voz fue firme- ¿Qué hacías antes?- inquirió. Esme movió sus manos rápidamente, mostrando claramente su temor-Si no quieres decirme no pasa nada- aseguro él, tan dulcemente que las palabras salieron solas

- No hacía mucho- hablo resignada; si él hacia tanto por ella, era lo mínimo que podía hacer- Estudie Diseño y Decoración de Interiores, pero nunca he trabajado seriamente- claro que nunca había trabajado, en su mundo no le era permitido hacer nada, ni siquiera opinar. Una mueca de dolor se formo en su cuerpo ante los recuerdos que su mente invocaba

- Ya, ¿Qué te parece si montamos tu propia empresa? Podrías trabajar desde casa- Iba a replicar, pero él continuo hablando más animado- compraremos todo, mandaremos a hacer tarjetas y para comenzar estas contratada para decorar nuestro apartamento. Termina, trae tus cosas nos espera un día largo, buscar apartamento, comprar todo, anunciarles a nuestros amigos, ¿te gustaría que quede cerca?- hizo una leve pausa como si meditara algo- Sabes, no importa , tú decidirás- le sonrió ampliamente

- Yo… digo… nuestro... no tú, solo tuyo- articulo alarmada, no sabía cómo reaccionar él le estaba tratando como si fuesen algo, la incluía en sus proyectos y le otorgaba una nueva vida, otra oportunidad para vivir.

Carlisle regreso a la mesa, pero esta vez al puesto de Esme sus ojos estaban completamente abiertos, se acurruco frente a ella , tomo sus manos entre las suyas, para infundirle un poco de confianza y calma

- Esme - llamo- es nuestro porque tu vivirás en él, tu iluminaras cada día, cada noche, cada parte de ese sitio- su rostro se acerco al de ella dejando que sus frentes se unieran. Estaba más que tentado para besar esos bellos y sonrosados labios, sus ojos se hallaban trabados y su aroma se filtraba por su cuerpo como si fuese droga, el olor de la yerbabuena inundaba sus fosas nasales haciéndole pesada la respiración. Movió un poco el rostro para que sus labios se acercaran mas a los de ella moviéndose lentamente hasta rozar sutilmente los tiernos y temblorosos labios de Esme, cerró los ojos, la besaría ansiaba y temía este momento no sabía si ella correspondería; una de sus manos se desplazo al rostro de su ángel para acariciarlo, lentamente movió sus labios, se sentía tan suave tan propio y como si alguien le hubiese pasado un cubo de hielo por su nuca se estremeció, abrió los ojos para ver que ella le veía atenta, se separo de ella rápidamente- Perdón… yo…. No… debí…- Carlisle salió corriendo de la cocina, no sabía porque había hecho eso, aunque lo disfruto no quería alejarla.

Se Sentó en las escaleras frente a la casa dejo que su cabeza fuera sostenida por sus brazos, se dejo llevar por sus sentimientos – Tonto- se dijo en voz alta.

Dejo que transcurrieran los minutos para volver a la casa, tenía pensado tomar las llaves de su auto e ir a Seattle o quizás a Canadá, pero no pudo, ni si quiera tuvo oportunidad ella estaba sentada en la segunda escalera, observando atenta la puerta, cuando el cerro la puerta ella se levanto rápidamente

“Excelente y ¿ahora qué hare?”- se dijo internamente, agacho un poco la cabeza con tal de que su vista se mantuviera lejos de aquel ángel.

- Lo siento tanto Esme yo…

- Carlisle- interrumpió ella llamándolo por su nombre, su corazón quería salirse de su pecho- Vamos nos espera un día largo

Salieron de la casa para dirigirse al centro de la cuidad, recorrieron muchas inmobiliarias, como había asegurado Carlisle ella fue la encargada de escoger la casa a arrendar, mas de dos horas le llevo decidirse entre una casa en el centro de la cuidad o una casa algo retirada pero más cerca a sus amigos

- Son muy grandes- dijo asombrada- Solo seremos los dos y la casa tiene seis cuartos y todas con baño-

- Escoge la que más te agrade- índico Carlisle lejos de ella.

- ¡Bien! Nos quedaremos con la que está retirada de la cuidad, un poco de aire puro nos ayudara- giro un poco su rostro para sonreírle por primera vez sinceramente a su salvador


Esme se asombro de la diligencia de Carlisle, luego de firmar el contrato de arriendo, llenar algunas formas, cancelar los tres primeros meses, salieron a comprar los muebles que adornarían su nuevo hogar “Su hogar” repitió ante el hecho inminente que viviría sola con él y ante el recuerdo de sus palabras al comienzo del día.

Recorrieron todos los almacenes habidos y por haber, en algunos no consiguieron nada, en otros mucho, camas para todos los cuartos, una gran y vieja biblioteca de madera, un comedor tan viejo que reliquia era nuevo para él, muebles para las dos salas, tres televisores, un equipo de sonido, utensilios para la cocina, jarrones, pinturas, mesitas, hasta compraron en un vivero algunas plantas según Carlisle para tener un hermoso jardín para darle más belleza al sitio también compraron otros adornos que a su parecer no eran dispensables

- No importa cuánto gastemos es para nuestra casa- señalo con dulzura Carlisle, usando nuevamente el plural.

- Pero te has gastado una fortuna- su voz era de total asombro, no podía calcular cuánto habían pagado en cada tienda

- No te preocupes el dinero es lo de menos, ¿quieres comer algo?

- Bueno


Ingresaron a un pequeño restaurante pidieron algo muy sencillo para cada uno, ella quería expresarle muchas cosas a él agradecerle por ayudarla, por cuidarla y también quería sacarse de la mente el momento en que la beso, fue tan suave y se sintió tan propio que si él no se hubiese retirado había correspondido a ese beso, esa imagen se repetía en su mente cada vez que los dos se miraban fijamente. Luego de comer reanudaron su tarde de compras, recorriendo mas almacenes y hasta una imprenta donde el mando a elaborar una hermosas tarjetas en un color lila claro, letra sumamente elegante y en relieve donde se leía:

“Diseña y Decora Interiores
Esme Platt
Tú casa y tu vida agradecerán que un ángel les ilumine"

Sus ojos se nublaron ante esa frase y por primera vez ella fue quien tomo de su mano, para que decir un “gracias” cuando su gesto le demostraba su completo agradecimiento.

- ¿Crees que necesites una empleada?-

- No claro que no, ni siquiera he comenzado ¿Cómo le pagaría?

- No te preocupes, pondremos un anuncio en el periódico- el estrecho más su mano y le regalo otra sonrisa.

De nada hubiese servido contradecirlo, luego de ir a dejar su anuncio en todos los periódicos locales, condujeron de regreso a la casa de sus amigos no sin antes pasar a comprar algo de comida mexicana para sus amigos.

Durante el trayecto hablaban sobre como ella pensaba decorar, ella tenía varias ideas en mente y él confiaba ciegamente en su criterio. Ingresaron a la casa hablando de películas, coincidiendo en que su género favorito era el suspenso.

Ella se dirigió al segundo piso a ver si sus amigos ya había regresado de la clínica, toco en su puerta suavemente, poco después Edward estaba frente a ella indicándole que siguiera se le notaba sumamente feliz

- Hemos traído comida- dijo cuando paso por su lado, camino hasta la cama donde se hallaba Bella arrullando tiernamente a su primogénita y aunque Esme no veía sus ojos estaba segura que estos podrían iluminar una noche oscura

- ¡Es hermosa!- susurro junto a ellas, Bella le sonrió y asintió orgullosamente - Ha sacado lo mejor de cada uno- hablo pausadamente.

Se mantuvieron en silencio por varios minutos admirando a la recién nacida, luego Edward ingreso con un plato de comida para su mujer y Esme se retiro, ingreso a su habitación se puso su pijama, tomo el libro que estaba en su mesita de noche, un libro de poemas, el libro de Carlisle, abrió con amor aquel ejemplar y comenzó a leer detenidamente el primer poema

Princesa enamorada sin ser correspondida.
Clavel rojo con un valle profundo y desolado.
La tumba que te guarda rezuma tu tristeza
A través de los ojos que ha abierto sobre el mármol.

Sintió que era ella a quien se refería Lorca en el poema una maltrecha mujer que creyó amar y fue herida, que entrego su ser y obtuvo su muerte, que deseo la felicidad y encontró dolor

Y sin embargo, estabas para el amor formada,
Hecha para el suspiro, el mimo y el desmayo,
Para llorar tristezas sobre el pecho querido
Deshojando una rosa de olor entre los labios.


Su ojos picaban ante la certera verdad que impresas estaban en esas páginas, no noto cuando las lagrimas salieron solo veía, sentía y palpaba el dolor infligido a su ser por muchos años.

“Una vida entera”- pensó, aun con el libro en sus temblorosas manos- “ Una vida entera y no podría sanar y amar a él pecho querido, a su salvador” Estaba libre y a su vez atada a aquel espantoso pasado, esta era su nueva vida, debía estar feliz pero simplemente no podía, las lagrimas y la agonía le seguían a todas partes y las preguntas se formaba en su mente- “¿Por qué esta a mi lado?¿ por qué un completo extraño estaba a su lado y sus padres la abandonaron? ¿tanto estimaban a Cayo o solo los ceros en su vida era lo que valía?¿ y su hermana? su pequeña hermana ¿cómo estaría? Todo eso la mortificaba espantosamente, hasta el punto de temer dormirse porque entonces no podía diferencia de su sueño y su realidad, de su pasado y su presente.

Los días podía considerarlos como buenos pero sus noches una completa agonía Cayo aparecía persiguiéndola, gritándola y torturándola, podía sentir aquella desagradables manos golpeándola una y otra vez sin compasión hasta su piel quedaba completamente morada, sentía perfectamente sus asquerosos dedos acariciándola muchas horas después y observaba perfectamente como esos ojos le contemplaban y pedían de una y mil maneras perdón y que nunca más volvería a tocarla, pero todo aquello fue y siempre seria falso, porque una y otra vez siempre hacia con ella lo que le venía en gana.

Y otra vez se despertó gritando y con Carlisle a su lado acunándola y cantándole una suave canción

- Ya paso- susurro al ver que ella abría los ojos, sus manos secaron las lágrimas que caían a sus mejillas- ¿algún día me contaras que te atormente? ¿Me dejaras luchar contigo contra tus demonios? - sus labios besaron su cabello

- ¡Quédate conmigo!- susurro y él continúo con su canto.

5 comentarios:

  1. awww ya quiero el otro, sere yo o estaba un poquitin corto aunque te comprendo jaja si el niño es tan maravilloso como lo pintas cualquiera se distrae jaja

    ResponderEliminar
  2. uyyyyyyyyyyyyyyyy!!!! que cami mas hermoso yo tanmbien quiero un carlisle asi me prodrian decir donde lo encuentro jijijiji mi niña el capitulo estuvo bello ojala y pronto esme comience a confiar mas en el maravilloso angel que tiene al lado.

    ResponderEliminar
  3. awwwwwwwwwwwwwwwwwwwww
    Valio la penaaaaaa las horitas q pase sin poder leerlooo (mi internet fallo y no podia entrar :S)
    Pero definitvamente es el capitulo mas tierno del mundooooooo!!!! awww q lindooo mi Adaaa!!!!
    Dejame decirte aun estoy en shock x los labios de tu vampirito!!!! jujuju Todo un vampiro apto para pecar!!!! jujuju
    Miles de besotes y abrazotes
    Definitvamente cada vez te superas mas!!! Ya estoy esperando el OS q piensas hacerr!!! awwwwww va a estar muy buenoooo!!!! jujujuju
    PD: cruzando los deditos para poder ir a verte la proxima semana!!!! jujujuju ;)

    ResponderEliminar
  4. Ada, mi niña, me vas a hacer llorar!! qué maravilla, nena, cuánta emoción...Ohh Esme!! Ohh Lorca...divino, quedó divino. Mil, dos mil, tres mil, cielo, así te quiero.
    Besos
    T.

    ResponderEliminar
  5. wow!! regresé tenia abandonada esta historia, me encanta esta pereja es de mis favoritas. Ke bueno ke carlisle está ahí con ella apoyandola. Genial ke se hayan besado :D

    ResponderEliminar