“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



jueves, 29 de julio de 2010

Amarte Duele.Capitulo 7 Relativa Calma






DISCLAIMER: Los personajes le pertenecen a Stephanie Meyer, sólo la historia es de mi propiedad. Prohibida su adaptación, copia parcial o total.

CAPITULO 7. RELATIVA CALMA


Carlisle se había quedado en la primera planta sirviendo la comida para sus amigos, sonreía tontamente aun no podía creer que la hubiese besado y que le hubiese encantado aquel contacto.

- Que alegre estas - dijo Edward recargado levemente en el umbral de la puerta- ¿quieres decirme a que se debe tanta alegría?

Carlisle levanto la vista a su amigo y le regalo una sincera y calurosa sonrisa, por fin sentía que algo iba bien, llevando uno de los platos a la mesa

- Pasa y come - ordeno a su amigo- la vida es bella no te parece, a todos nos da regalos solo hay que ser pacientes. Tú tienes a Bella y Nessie. Yo tengo buenos amigos y una linda mujer a la que voy conquistar

- ¡Carlisle!- llamo Edward en tono de reproche

- Nada, es cierto sabes que luchare por y para ella- dijo seguro- hoy - dudo un momento- hoy la he besado y he sentido tocar el cielo con las manos- Edward se mantuvo en silencio así que aprovecho para continuar- No la he presionado, lo juro, he mantenido mi promesa. Sucedió sin querer fue, un impulso que no pude controlar, ella estaba tan nerviosa con lo del cambio de casa

- ¿Cambio de casa?- cuestiono su colega viéndole a los ojos y con la ceja derecha totalmente arqueada

Expuso todo lo que pensaba: la casa es muy pequeña, Nessie va requerir de mas espacio, tenían que tener mas intimidad ya que eran un matrimonio muy joven, sentía que ya había abusado demasiado de su amistad, entre otros en ningún momento menciono los ataques de pánico e histeria que ella sufría a causa de sus pesadillas

- Son sandeces, sabes que esta es su casa

- Lo sé- admitió - pero la casa no queda muy lejos de aquí, recuerdas las casa grandes estilo campestre de unas calles más arriba

- Si

- Allí, Esme ha escogido, nuestra casa- volvió a sonreír recordando la maravillosa tarde que habían pasado juntos- ella podrá pasar aquí todo el día mientras yo esté el hospital y cuando tenga turno en la noche, ayudara a Bella con Nessie y se concentrara en la empresa que voy ayudarle a crear- sonrió ante el gran avance que había tenido.

- Está bien- fue lo único que dijo su amigo

Lo dejo cenando y llevo su comida a Bella que estaba en la cama con la vista perdida en su pequeña hija, le entrego la comida, entablaron una pequeña charlar acerca de cómo sería cuando nessie estuviese un poco más grande, como actuaria Edward cuando fuera una bella adolescente

- Le duele - dijo Bella observándolo fijamente

- ¿A quién?¿qué le duele?- pregunto sin entender Bella había dicho esas palabras una vez levanto la vista de su bebe


- A Esme, le duele la pérdida de su hijo, se le nota en sus ojos cada vez que observa a Nessie, le duele en lo más profundo de su ser

A Carlisle se le formo un gran nudo en la garganta, apretó sus puños hasta clavarse las uñas en las palmas - “Maldito Cayo”- pensó totalmente cegado por la ira, aunque no sabía que había sucedido antes de conocerla sabia que él era la razón para que ella estuviera cerrada al mundo.

- ¡Carlisle!- llamo Bella, sacudió la cabeza y trato de concentrase en la conversación que tenia con su amiga, Edward ya estaba en la habitación junto a sus chicas- ¡La has besado!- exclamo Bella poniendo la mano en la boca abierta, sus mejillas se tiñeron de un leve rojo

- ¡Si! Y reitero ha sido como tocar el cielo con las manos

- Niño travieso- acuso su amiga con una gran sonrisa en su rostro- ahora ¿ Por qué carajos se quieren ir?

- ¡Edward! Yo iba a decírselo- fulmino por un segundo a su amigo- Bella, creo que necesitan más espacio para ustedes, Esme estará bien, además- las palabras salieron antes que se hubiesen formado- No creo que tengan buenas noches con nosotros en casa- aseguro, dio la vuelta para salir del cuarto de sus amigos- Descansen


Intento dormir y como todas las noches desde que ella había despertado solo dormía una o dos horas en paz, el resto de la noche cerraba los ojos pero estaba despierto, desde que ella despertó temía dormirse y que al despertar no estuviera, en otras noches habría leído pero, su libro favorito se había quedado en el cuarto que ocupaba Esme y no ingresaría allí a menos que fuese necesario, salió de la cama y camino descalzo hacia la primer planta

- Tal vez un poco de leche , me permita conciliar el sueño- susurro para el mismo
De la nevera tomo el cartón de leche y dejo que llenara un pequeño vaso , tomo el liquido y regreso las cosas a sus respectivos lugres, paseo por la primera planta, se quedo perdido en el reloj que ocupaba una de las paredes de la sala, ya casi era las dos de la mañana, sonrió

- Parece que por fin hoy dormirá en paz- susurro

Cuando regreso a la planta de arriba oyó como Esme luchaba contra sus pesadillas, hoy no gritaba fuertemente pero él podía reconocer cuando estaba teniendo una de esas malditas pesadillas, giro el pomo de su puerta e ingreso a la habitación a un lado estaba su libro “Le gusta mi libro” pensó .

Retiro aquel preciado objeto comenzó a hablarle dulcemente para que se calmara, si seguía sumida en ese sueño no tardaría en gritar y levantar a sus amigos, todo fue en vano porque los gritos se dieron paso en el silencio de la madrugada.

Pronto Edward apareció alarmado

- ¿Qué sucede?- inquirió aun no despertaba así que, solo le acariciaba el cabello

- Tiene una pesadilla- dijo con tono sombrío- cada vez son peores

- Porque no lo había notado-


- Vete a dormir Masen, mas tarde te explico, vete que ya despertara y no quiero que se sienta mal si te ve aquí

Su amigo salió del cuarto tan rápido como llego, suavemente la levanto para ubicarla entre sus brazos, comenzó a acunarla y cantándole cuando el último grito salió, levemente abrió sus ojos llenos de lagrimas

- Ya paso- susurro, sus manos secaron las lágrimas que caían a sus mejillas- ¿algún día me contaras que te atormenta? ¿Me dejaras luchar contigo contra tus demonios? - beso su cabello, pero en realidad quería besar todo su rostro, sus labios, tan dulce y tiernamente que aquellas lagrimas de dolor serian de amor y no sería de los ojos de ella sino de los suyos

- ¡Quédate conmigo!- sus ojos comenzaban acerrarse, el continuo cantando en susurros, hasta que se quedo nuevamente dormida, sus brazos se aferraron fuertemente a su dorso

- No me iré, lo prometo- musito el antes de acompañarla en su sueño.

Cuando despertó ella no lo acompañaba, sintiéndose un poco molesto salió de aquella habitación para ir a la suya a buscar su toalla, el cepillo de dientes y luego meterse e n la ducha, un corto baño y tras arreglarse rápidamente salió, paso por la cocina y tomo una manzana, dejo que un resoplido acompañara su caminar, iba concentrado en la manzana cuando ella hablo

- Gracias de nuevo- ella estaba entrando venia vestida con un hermoso que le llegaba hasta la rodilla, sencillo pero majestuoso en su cuerpo

Tuvo toda la intención de abrazarla, pero en lugar de ello apretó fuertemente la manzana dejando las palpables huellas de sus dedos en ella

- Te dije que te cuidaría- su voz salió más baja de lo normal

- Hoy comenzare a arreglar la casa- anuncio

- ¿Te llevo?- pregunto esperanzado en pasar un poco más de tiempo con ella

- No es necesario, iré caminando pero, puedes pasar por mi estaré allí todo el día

Camino hasta que el espacio entre ellos fue realmente reducido, calor que no intentaría nada

- De acuerdo tesoro- dijo dejando escapar aquella palabra de amor, ella se envaro y le observo atenta, él negó con la cabeza- te veo más tarde

Y esta vez fue ella quien tomo la riendas, poniendo se en puntitas de pies alcanzado su mejilla y le regalo un beso- Que tengas un buen día

Salió más que contento por aquel pequeño gesto “poco a poco” medito “Paso a paso ella me dejara llegar a su corazón”, pronto estuvo en el hospital, pasaba por los pasillos silbando alegremente y sonriéndole a las enfermeras, a sus pacientes y hasta a las paredes si le era posible, ese día su corazón estaba sumamente feliz.

Cuando la tarde llego recordó que debía pasar por ella a la nueva casa a su casa, ella en verdad estaría con él claro, estaría allí pero, ¿cómo qué? ¿Amigos? ¿Compañeros de piso? ¿Familia? ¿Cómo qué?

- Dr. Cullen es solicitado en el consultorio 110- decía una voz en el altavoz- repito Dr. Cullen es solicitado en el consultorio 110


Corrigiendo la dirección se encamino hacia el consultorio de su amigo, toco levemente y a eso recibió un “pasa”

- ¿Sucede algo?

- Eso quiero saber yo ¿Qué sucede con Esme?

- Tiene pesadillas

- Eso ya lo sé, ¿desde cuándo? ¿por qué no me había dado cuenta?

- Creo que desde que llegamos a tu casa- encogió los hombros- al principio eran leves y no gritaba, se le pasaban con susúrrale mis poemas o cantarle algo, pero cada día empeoran, me vuelve loco no poder ayudarla, su tormento me consume, su dolor…- su voz se quebró

- Debemos hacer que vaya a terapia

- Sabes que no funciona si ella no toma la iniciativa, si ella no desea no pasara

- y entonces ¿Qué hacemos? ¿dejamos que se consuma?

- No, el día del parto ella dijo algo, al comienzo me pareció incoherente pero ya están investigando

- Por eso decidiste que era mejor irse

- Si, ya sabes, Bella estará estresada con los nuevos cambios y sentir a Esme mal no ayudara

- Entiendo. Me harás saber cualquier cosa

- Claro, además pasaremos mucho tiempo con ustedes

Su amigo se acerco y le abrazo.

El resto de sus turno se paso rápido, camino a la nueva casa donde ella le esperaría decidió comprarle flores unas hermosas violetas africanas, las puso en el asiento del copiloto, condujo hasta la hermosa y amplia casa campestre que habían alquilado el día anterior, a medida que avanzaba por el pequeño camino su corazón se le aceleraba, las flores las llevaba tras la espalda

- ¡Esme! - dijo luego que abriera la puerta

- En el segundo piso- grito ella

Ascendió por las escaleras alegremente aunque la casa un estaba vacía le parecía hermosa

- ¿Dónde?- pregunto él

- Aquí- su cabeza se asomo, tenía muchos mechones sobre la cara y le sonreía ampliamente- Ven mira, todo el día me he dedicado a esta habitación

Al ingresar la vio vestida con un overol gris y machado con varios tonos de pintura

- Lo hiciste tu- pregunto anonadado, olvido las flores y comenzó a pasear por el cuarto.

La habitación había sido pintada las paredes tenia colores claros iluminándola completamente una de color beige claro, la otra uno medio , la otras dos un color hueso, la cama doble de madera estaba ubicada en la mitad de la habitación, las sabana era blancas y el tendido negro estaba llena de cojines blancos y negros dos almohada que reposaban en el cabecero.

A lado y lado habían dos mesas del mismo color de la cama, en un de ella había una hermosa lamparita negra y blanca, al otro lado se encontraba otra mesa y más arriba colgado en la pared estaba el televisor LCD. Fue al baño bueno antes tenía que pasar por donde ese halla el armario que era amplio, las paredes de esta pequeña habitación eran de color Calipso, al ingresar al baño observo como había sido arreglado y vio sales , esencias y otros frasco acomodados cerca de la tina

- ¿Te gusta?

- Si mucho- se volteo para encontrase con una hermosa mujer sonrojada , el tendió la mano en la que sostenía aun las flores- estas son para ti- el color carmesí de las mejillas de Esme se intensifico, las tome lentamente para llevárselas a la nariz y captar el aroma

- Gracias, están hermosas

- No más que tu- aseguro

- Vamos, mañana me espera una ardua labor, tu habitación me llevo todo el día y aun me falta el resto de la casa

- Mi habitación. No debiste molestarte- paso su brazo sobre el hombro de Esme, ella no repelió su acción al contrario se acerco mas - conseguiré a alguien para que te ayude- aseguro

- ¡Oh no!- una leve risita se le escapo- ha venido una mujer por lo del anuncio y le he dicho que si

- ¿Cómo se llama? ¿Es de fiar?

- A mí me lo parece, es sumamente alegre me ha hecho reír con todas sus locuras en realidad, ha sido ella quien me ha ayudado hoy su nombre es Alice, Alice Brandon

- Espero conocerla pronto, vamos a casa

El camino hasta el carro lo hizo manteniendo su brazo en ella, pro el camino hablaron de las muchas cosa s que pensaba hacer, el solo asentía y sonreía a sus palabras se le veía tan viva, que envidio aquella mujer que le había echo reír sin tanto esfuerzo.

- Te puedo pedir un favor- dijo ella antes de bajarse del coche

- Lo que sea-

- Puedes quedarte conmigo esta noche

- Claro que si- dijo evitando mostrar toda su emoción

Esa noche la acompaño, ella le pido que le leyera algunos poemas y el gustoso acepto, uno tras otro, sin tregua y sin quebrar su voz hasta que ya casi en sueños a Lorca evoco

Yo pronuncio tu nombre,
En esta noche oscura,
Y tu nombre me suena
Más lejano que nunca.

Más lejano que todas las estrellas
Y más doliente que la mansa lluvia
¿Te querré como entonces
Alguna vez? ¿Qué culpa
Tiene mi corazón?
Si la niebla se esfuma
¿Qué otra pasión me espera?
¿Será tranquila y pura?
¡¡Si mis dedos pudieran
Deshojar a la luna!!

Las pesadillas esa noche fueron más calmada se removía inquieta y decía algunas frases bajas, los gritos no llegaron tan fuertes como las noches anteriores. “¿Sería esta una relativa calma?” Se pregunto en su mente “¿o pronto se desataría la tormenta?”


Poema si mis manos pudieran deshojar la luna ¿Qué es tierno verdad? Me estoy enamorando mas de Lorca y de Carlisle, pronto vendrán verdades y mentiras
Espero le s haya gustado, este capitulo es mas de una transición... ly auqi estoy desafiando todo, a pesar de mis examens no puedo dejarlas sin que lean aunque no aseguro que el saboa haya capitulo nuevo de limites.. avisara en estos dias. Las quiere
ADA CULLEN


6 comentarios:

  1. ohh nena... me encanto....
    Esme ya se ve un poco mas receptiva con Carlisle, no?? y que mono es... yo quiero uno para mi... XD
    y ya aparecio Alice!! jejeje.... que loca....
    esta muy muy bien....
    espero encontrar tiempo para seguir leyendolas....
    un beso enorme!!!!

    ResponderEliminar
  2. olaaa oiiepp me encantoo lo empese a leer entero soi tu admiradora xdd soi nueva en esto de los blogg pero luego voi a empesar a publikar mi primer fanfic bueno si kieres me sigues yy too pero solo si kieres mmm.. mi blog es http://javiieracullen.blogspot.com/
    cudateee saludos!

    ResponderEliminar
  3. chikis
    hola ada hermosa tengop ke ser sinsera kontigo y desirte no me yamaba muchop la atencion esta pareja ppero me lograste enganchar kon tu historia me encantta
    no te preocupes tu concentrate eentus examenes y nosotros te esperamos
    cuidate besos bye

    ResponderEliminar
  4. Ada pequeña y linda, me matas de tan dulce que escribes. Amé el capi. El beso de despedida de Esme; Carlisle silbando; Edward siempre preocupado; y la intenvención de Bella sublime!!
    La imaginé perfectamente en la nueva casa, oh sí!
    Mi amor, me haces disfrutar muchísimo! Te quiero.
    Besos
    T.

    ResponderEliminar
  5. Adiiiiiiiii me encantoooo este capiiii... ahhhh yo tambiennn cada dia me enamoro mas de este hombreee!! Es tan tiernooo!!! Ahhhhh... No se ni como no me di cuenta q lo habias publicadooo y hasta hoy lo viii... Definitvamenteeee mi idolaaa!!!
    Te adoro mi Adiiii un restooo!!!
    Felicitaciones otra vez x los 3 meses de over!!!!
    Abrazototessss!!!!

    ResponderEliminar
  6. ahhhh definitivamente estoy enamorada de carlisle!!! :D

    ResponderEliminar