“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



martes, 28 de septiembre de 2010

Tango con un Vampiro. Capitulo 1




Capitulo 1
DISCLAIMER: Los personajes le pertenecen a Stephanie Meyer, sólo la historia es de mi propiedad. Prohibida su adaptación, copia parcial o total. Algunos personajes como Mati&Gero son mios y es en honor a mi sobrinito

Hola mis niñas bueno aqui dejo el priemr capitulo de Tango... de antemano les pido disculpas por no haber publicado antes pero bueno estoy en casa con mis papas y aqui no tengo conexion, la persona que me facilita el modem estaba fuera de la cuidad, a eso sumenle que llueve a cantaros, varias de las vias de acceso estan fuera de servicio por derrumbes y cosas asi, y por ultimo mis vacaciones no son tan vaciones por que estoy trabajando con mis papas en la panaderia , si aunque no lo crean este pecho tambien se defiende con el negocio familiar asi que si quieren pan digan yo... en fin aqui hace un frio insoportable, a veces creo que estoy en Forks claro solo me falta Edward Cullen y Jake y ¡zaz! no me quejo, pero bueno no todo lo que se quiere se tiene... intentare publicar el jueves no garantizo nada pero por respeto a uds hare lo mejor ...
Este capitulo va dedicado ami hermana, si , diran cuantas hermanas tiene muchas, es enserio-... Bien mi Lullaby Ska feliz aniversario te amo y espor poder seguir contando con vos ... las amooo besos
Dos meses más tarde en las laderas de los Andes

― ¡Amo el invierno!— gritaba Alice, quien tenía sus brazos extendidos, la pequeña vampira se hallaba parada sobre un acantilado, el sol no saldría en varios días

― Ya lo sé— refunfuño Edward, había corrido tan lejos como pudo de la cuidad, el olor de la bailarina lo perseguía a todos lados, creyó que estando en un lugar inhóspito y aparatado calmaría la sensación, pero no, el ardor en su garganta era cada segundo más fuerte, al paso que iba acabaría con la fauna local

― Se volverán a ver— ella nunca había fallado en sus visiones, ni una maldita vez había fallado

― Claro la volveré a ver, será mi cena— respondió mórbidamente

― Eres un enfermo— exaspero su hermana

Si ya lo sé, y no me importa, los humanos son comida, su sangre es suculenta y calientan mi cuerpo, deberías probar, te diría que lo compararas con la asquerosa comida humana pero de nada servirá, hm…veamos se puede decir que el cielo existe cuando tus colmillos se clavan en la yugular de tu presa, si gritan y pelean dan más sabor, si se calma pierde la gracia…

― ¡Edward! Eres un animal— con esto la pequeña se marcho indignada, odiaba mostrarse así con Alice, pero lamentablemente era animales, monstruos y nada , ni nadie podía negarlos, parias para la sociedad que no sabían de su existencia.

Extendió las piernas sobre la fría nieve que parecía derretirse, la fría ola de aire calmo un poco la impotencia que tenia, huir, no era la mejor solución pero si el mejor remedio, no podía arrebatar la vida de otra mujer, no arrebataría la vida de nadie más por más cruel e inhumano que fuera.

Por una vez en estos más de 180 años deseaba dormir y olvidar todo lo que había vivido, cerró los ojos , la brisa que resoplaba parecía emitir el sonido del bandoneón, rememoro las notas de su piano, mientras se formaba una imagen de ella en su mente, la joven estaba de espaladas , el vestido que usaba rojo intenso brillaba en la oscura sala, la abertura lateral del mismo le permitía deleitarse de su piel y el escote seducía a sus manos a ir más abajo, el cabello recogido de medio lado dejaba que sus ondas chocolates cubrieran parte del hombro.

Un paso en reversa, sus manos se sujetaron a las cadera, observo por encima del hombro dedicándole una media sonrisa, pausa, paso al lado, piernas entre abiertas, mano arriba en tanto la otra se mantiene en su cadera en forma de aza, camina lentamente en dirección a la oscuridad, se detiene y gira para enfrentarlo.

Su frio corazón late

Ella sonríe ampliamente ante el roce se sus manos sobre su delicado cuello, paso, paso, mirada penetrante, paso , paso, se acerca peligrosamente a su muerte, paso más largo y su cuerpo se desliza lentamente hasta el suelo, sus manos bajan por los senos lentamente, el acorde del bandoneón comienza a debilitarse y el olor de su sangre se hace mas fuerte...

Aprieta fuertemente los puños y traga la ponzoña

Ojala pudiera morir

Muerde el labio inferior, permitiéndole ver sus blancos dientes

― Es mi imaginación, contrólate— se pide a si mismo

Ella se pone de pie y contornea su cadera al compas de la vaga melodía que retumba en su mente, camina grácilmente hasta él , lo toma por el cuello acercando sus cuerpos, el olor a fresias y frutos silvestres inunda su delicado olfato, cierra los ojos y lucha por borrar la imagen, antes de lograr ella le habla

― ¿Solo?— el susurro de su voz, electrifica su pérfido cuerpo

Abre los ojos y jadea, la brisa es ahora una gran tormenta, la nieve reclama su lugar en las altas cumbres de los andes.

Obliga a su pesado cuerpo a incorporarse y correr en busca de refugio, la caverna que sirve de hogar está a unos cuantos kilómetros al sur, más cerca del antártico, mas frio y solitario.

A medida que se acercaba a su destino oía los aullidos de los lobos, estos eran los únicos animales que rondaban sabiendo su presencia, los demás indefensos preferían esconderse del peligro.

_Tonto_ la voz de Rosalíe en su mente era clara

― No debes estar aquí— rugió

― Estoy aquí, allí, o donde quiera, es un mundo libre

― ¿Qué quieres?—

― Que Regreses, sabes que Esme sufre cada vez que te dan las pataletas

― Imposible— por la agudeza de sus sentidos sabia que la rubia se hallaba al suroeste

― A la mierda, niñito, vienes a casa o vienes

― Deja me rio, ni tu ni nadie me obligara a regresar

― Como quieras, ah, quizás cuando vuelvas a casa, aquí, en Forks, en Brasil, en Italia o cualquiera de las otras casas no encontraras los malditos pianos, creo que han tenido un pequeño percance, sabes que pueden arder como el infierno si aplicas un poco de alcohol

― Rosalíe— su voz era más que una amenaza, pero la rubia disfrutaba de sus encuentros

― Te amo hermano—

Maldijo las agallas de su hermana, la muy… lo haría le quitaría algo que aun amaba, sus pianos.

La brisa golpeo su rostro con fuerza y su cuerpo se balanceo, lucho por ir encontrar de ella para resguardarse de la tormenta.


¿Solo?, ¿Solo?, ¿Solo?

Su traicionera mente lo torturaba, y sabia la que solo tenía dos opciones dejarse llevar por su descubierta locura o regresar y tentar al destino.

Desde días se sentía observada, no le gustaba que la gente centrara su atención en ella, atrás quedaron los días de la chica popular y Diva, atrás quedaron las fiestas de adolescentes y estar rodeada de niños insensibles, su vida había estado llena de superficialísimo y egoísmo, estar lejos de sus antiguos amigos le habían abierto los ojos, su vida estaba siendo desperdiciada.

Phoenix había sido su hogar hasta los 17 años, su madre se había casado con Phil, ella termino el instituto con honores e ingreso a una academia, no sería modelo, pero si bailaría, a pesar de ser patosa, el baile se le daba, era como desconectarse del mundo y ser libre, cuando cumplió los 19 se inscribió en un programa de intercambio para radicarse en Argentina por todo el verano en Estados unidos Invierno en Argentina, pero, la ansiedad habían hecho que ella tomar a un vuelo mucho antes arribo a Puerto Santa Cruz a principio de mayo.

Los primeros días fueron los peores, su idioma, no era muy fluido, no conocía a nadie, solo a Victoria una joven de cabello rojizo que conoció en el vuelo, no conocía a nadie, solo a Victoria una joven de cabello rojizo que conoció en el vuelo y no parecía tenerle demasiado agrado, ella le ayudo a conseguir un piso en la zona céntrica, cerca habían varios clubs, escuelas de danza, instituciones educativas.

El clima no era de sus agrado siempre rehuía del frio y la lluvia por eso nunca había pasado más de dos meses con Charlie, odiaba el verde y ocre que rodeaba Forks.

Los primeros días había recorrido la cuidad, conociendo algunas calles, aventurándose al puerto, deleitándose con el mar, claro siempre con una parca, unos guantes y sus bufandas, ocasionalmente gorros de lana, la cuidad cada día la enamoraba, en su recorrido conoció a Matías Vallejo, hombre de facciones españolas, ojos azules claro y nariz respingada, cabello rubio claro, alto , buen mozo y de trasero deseable, tentación para más de una, perdición para otras, con picardía propia y humor admirable; administrador del mejor club -aseguraba él-

Tango Dance, un sitio mágico, lleno de música, alegría y paz, cinco salones formaban la planta superior, todos de piso de madera y rodeados de espejos, en la planta baja una gran sala que servía para cada noche hacer vibrar a propios y turistas, Tango Dance, abrió las puertas permitiéndole ganar dinero mientras su curso indicaba.

Mina, hermosa- había dicho Mati- bailas como los ángeles- su acento argentino erizaban la piel, le gustaba como sonaban las palabras algo mas alargadas y cantadas- Baila para mi Isabella

¡Yeah!- fue su respuesta.

El viernes de la siguiente semana, fue su debut, los nervios la tenían apunto de un ataque nervioso, Gerónimo su compañero de baile, un joven apuesto de piel trigueña, ojos oscuros y alegre hasta la muerte le había tendido una copa de pisco, sintió como el alcohol quemaba su garganta, pero, sirvió los nervios menguaron y a la hora de ir a la pista voló.

Las piezas, delicadas y majestuosas notas merodeaban por la sala, la primera puesta en escena fue junto con otras parejas, los asistentes aplaudían y reían , mientras ellos hacían su trabajo.

Para la última presentación saldrían solos, el tango más sensual, el golpeo fuerte y pausado le infundían lujuria, Su pierna se enredaba suavemente en el cuerpo de Gerónimo, sus manos, jugueteaban en sobre la las mangas de la blanca camisa, la picardía en los ojos de su compañero la hacían sonreír, un jalón fuerte acerco sus cuerpos, los carnosos labios del joven recorrían sus mejillas, ella cerraba los ojos, para dar más credibilidad a la pasión y erotismo que este ritmo tiene.

La mano apretó la suya para hacerla girar sobre sus cuerpo, de detuvo y escudriño a su parejo, una nueva voltereta marcada después del cuarto compas.

La gente observaba atenta cada paso que ellos daban, una gotas de sudor bajaban por su espalda, un escalofrió recorrió su cuerpo cuando Gerónimo tomo su cintura desde atrás, levanto su mirada para encontrar se con los ojos más extraños pero hermosos, perdió el paso, por un milisegundo, volvió a poner su empeño en el baile, después de volver a estar de pie, cometió el error de mirar a la columna, el guapo joven la miraba como si fuese una criminal, aparto su mirada para fijarla en su compañero, la pieza estaba por terminar cuando él, paso abruptamente junto a ella, el roce pareció quemarla, se tambaleo peligrosamente, en tanto su ágil compañero la tomo de la cintura e inclino para besar su cuello.

― Te tengo y no te dejare—

Los aplausos de la gente, la regresaron a la realidad.

Hacía dos meses, se preguntaba quien era el dueño de aquellos ojos tan extraños e inquietantes, todas las noches su vista barría el sitio en busca del misterioso hombre, pero de él, no rastro había.

Un escalofrió recorrió su espalda, un escalofrió que respaldaba su paranoia

― Estoy siendo observada

Gerónimo entrelazo su mano para sacarla de la pista, camino al vestir choco con un hombre alto y fornido, su aliento escapo, al ver sus ojos, el hombre perfectamente podría se jugador de un equipo de rugby o luchador profesional, el corte militar no daba mayor muestra de su procedencia y el traje negro solo lo hacía lucir más apuesto.

― Señorita— su sonrisa la hizo palidecer, perfectos dientes blancos— Perdón estaba distraído

― No se preocupe
— su voz temblaba

― Ha bailado maravilloso, de todas esta ha sido la mejor presentación—

― Gracias, ahora si me disculpa—

― Que pase feliz noche—


Sola en el vestir comenzó a cambiarse de ropa, podía oír a Matías anunciando el inicio de nuevos cursos de baile

― Invierno al calor— decía cómicamente— quien no quiere que la bella Bella, baile con él, anímense ¡Che! No se arrepentirán, ahora damas- ella imagino giñando el ojo— Caballeros, Tango Dance agradece su asistencia, que pasen buenas noches—

Una vez logro que su ropa comenzara a calentar su cuerpo bajo corriendo las escaleras

― ¡Mati! Que pases buenas noches— grito, la pose de Matías en la silla le hacía ver fiero, reclinándose un poco levanto la vista y sonrió alegremente, ella envió un beso

― ¿Te acompaño?—

― Nop, mi sabe ir sola –


El invierno comenzó a caer imperiosamente, la temperatura había descendió los últimos días, los dientes le castañearon cuando una nueva ola fría azoto la calle, las luces de las lámparas eran lúgubres, tenía que caminar rápido ya que la tormenta comenzaría a caer cuando menos lo esperara.

Envolví mis manos en mi cuerpo, buscando mas abrigo en la parca, la bufanda, el gorro y los guantes parecían no se suficientes, su cabeza iba de lado a lado de la calle, la sensación de estar siendo observaba no desaparecía hasta que llegaba a su piso.

Quería correr y poder llegar a un puerto seguro, del club al apartamento solo había siete calles, pero se rehusó a hacerlo, era y seria una completa patosa, no podía dar puntada sin dedal, además no quería terminar en la calle inconsciente y sangrando, odiaba la sangre.

Oyó un silbido, alguien venia atrás de ella

― ¿Hay alguien?—

― No te asustes—
la densa niebla que rodeaba la calle no le permitía ver quien, ni donde le hablaba, solo sabía que era una mujer

― No estoy asustada—respondió a la defensiva

― Oh si lo estas, no hay nada que temer— dos figuras algo distorsionadas fueron abriéndose paso entre la bruma, una mujer de cabello castaño medio y un hombre de gancho asomaron de repente, quería analizar sus facciones pero iban igual de cubiertos que ella

― Hola— la voz del hombre era suave pero encantadora— mi esposa y yo caminamos rumbo a casa, nuestro hijo se lleve el auto y nos dejo en el club

― ¡ouch!

― ¿Podemos hacernos compañía? no es hora para que una joven vaya sola a casa
― Yo, pues, eh…

― No te haremos nada, tú no eres de aquí ¿verdad?

― Correcto, soy de Estados Unidos… bien hagámonos compañía—

El hombre retomo el silbido, la mujer comenzó a tararear un tango

Si desapareció, en mi aparecerá, creyeron que murió, pero renacerá— la voz de la mujer era un completo poema, entonaba a la perfección Una Época Diferente— ... no eran buenas esas épocas, malos eran esos aires, fue hace veinticinco años que vos existías sin existir todavía…si desapareció en mi aparecerá creyeron que murió y aquí se nace, aquí la vida renace— ella debía sentirse más calmada o segura, pero lamentablemente no, y aunque la melodía acortaba su camino moría por llegar a su hogar

― ¿Les gusta el tango?- pregunto, para tratar de calmarse un poco su instinto le gritaba que huyera, pero la parte irracional la sujetaba a su compañía

― A nuestra hija y a su esposo les gusta demasiado—

― Bien— volvieron al silencio y ello a repetir la canción, se escondió mas dentro de su parca el frio ya le hacía temblar fuertemente, cuando se detuvieron estaban frente a la puerta de su hogar, el pequeño apartamento de la segunda planta se había convertido en su hogar, cálido, modesto y encantador— Gracias por la compañía— abrió la puerta, rápidamente antes de poder meterse ellos le hablaron

― Nos veremos en los cursos— la mujer sonaba demasiado animada— toda la familia ya fue inscrita, esperamos que nuestro hijo menor regrese pronto de su excursión

― Entonces, nos veremos en los cursos, que pasen buena noche

Cuídate cielo- sus ojos se aguaron, extrañaba a su madre, su ternura, los mimos y risas

― Eso hago cada día— ingreso, trancando con seguro la puerta, subió de dos en dos las escaleras, dentro encendió la calefacción, la tele y su computadora, preparo un té caliente y se sentó a escribirle a su madre

“Te extraño Espero que todos estén bien en Phoenix y que alimentes a mi hámster no lo dejes morir de hambre sabes que lo amo… te cuento seré maestra, Puedes creer, ¡maestra!, digo, es tan loco yo Isabella Swan maestra de Tango, amo Argentina ¿vendrán algún día?... en poco comeré pingüino; ¡oh! espero que alimentes a mi hámster sabes que lo amo cuídale bien, saludos a Charlie y Phil, dile a para que lamento no poder comunicarme con seguido. Te amo”

Apagada la computadora, se obligo a dormir, el fin de semana que comenzaba seria largo presentaciones en el club, mercar para ella, arreglar el apartamento, aparecer en la escuela de danza a la que había aplicado para estudiar por esta temporada e intentar localizar a victoria quien aparecía y desaparecía por arte de magia.

Sus sueños fueron oscuros, la rabia y el dolor flotaban en ellos, oía gritos y chillidos pero la penumbra no mostrar a quien pertenecía, solo distinguió una voz, Jacob su mejor amigo le llama, más que eso le suplicaba que corriera para salvarse.

Despertó agitada y temerosa, soñar de esa manera nuca era lo suyo, por lo general soñaba bailando, riendo, corriendo sobre prados o en paradisiacas playas, pero soñar con la oscuridad y oír a Jacob Black se le hacía sumamente extraño, mas cuando su amigo, estaba a miles de kilómetros en su reserva, tomo su móvil par a llama a su amigo, dejo que repicara varias veces, Jacob debía estar dormido apenas serian las 6 en Forks, una vez entro al buzón de voz y luego de pit, dejo su mensaje

Jake, H-hola oye sé que he estado perdida, quería saber ¿Cómo estás?... yo ... me gustaría hablar contigo, te quiero, llámame plis- busco distracción, pero no lograba sacarse ese sueño de la mente a eso se semana que su amigo no le llamara, este sería su fin de semana mas largo.


video

9 comentarios:

  1. Raque :D

    me encanto el primer capitulo de esta historia ya quiero leer el proximo cap me encanta el tema del tango!!!

    ResponderEliminar
  2. bastante interesanteee vamos a esperaar el proximo capiiiii

    ResponderEliminar
  3. Ada, lo bueno siempre se hace esperar, no te preocupes, no siempre podemos publicar cuando queremos hacerlo, puede ser por muy diversas cosas, pero bueno , al fin lo hiciste y nena déjame decirte que estuvo genial, mas que genial, formidable.

    No cambies nunca tu manera de escribir, lo haces genial y respecto a la pregunta del pan...YO , una por favor, me la mandas por mail mira que cuando llegue a Madrid no se como estará asi que...me la pones con una bolsita de papel ¿si?.
    Besazos mi Ada.

    Bonnie.

    ResponderEliminar
  4. Ada ha sido espectacular!!! Dios santo!! Esa Santa María de buen Ayre...nena, con los pelos de punta me has dejado! y bueno... la evolución es salvaje Ada, qué bien escribes reina!
    Un beso gigante
    T.

    ResponderEliminar
  5. ADA DIOS ES SUPER GACIAS POR LA ACTUALIZACION ESPERO QUE SIEMPRE LO HAGAS CADA CUANTO LO HARAS YA QUIER MAS

    ResponderEliminar
  6. OMG asombrosisimo mi adiii ya quiero el siguiente awwww yo quiero aprender a bailar tango seria tan chevere, ja ya quiero saber comobilan eddy y bells y me encanta como habla español bella

    ResponderEliminar
  7. dios, dios!!! Mi Ada, por aqui estoy mi amor, sumida en la tristeza, pero firme leyendote amor, gracias por incluir a mi precioso Gero, te amo. A demás ya conocí a Matias! Ayyyy esto va a estar genial!!!
    Esos bailes tan sensuales que cuando uno se los imagina y con la buena musica de fondo, me estremezco... wauuu.... la verdad que te luciste, que orgullo!!! Gracias amor, te quiero!

    ResponderEliminar
  8. ada,q intriga,me encanto ese lado perverso de edward,no reniaega lo q es.ya esperando el prox cap.y el tema del tango lo hace todo mas sensual.vanesa benitez

    ResponderEliminar
  9. esme (o por lo menos creo ke es esme) es uan compleotadora del mal!! jajaj " toda la familia", si como no?
    jajja y rosalie..desde cuando se leen la mente?
    o entendi mal? jaja bueno, edward esta mas ke perturbado y bella otro poco...y dios!! jajaj ahora kiero aprende r a bailkar tango!!
    jaja
    chao

    ResponderEliminar