“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



miércoles, 18 de agosto de 2010

Amate Duele Capitulo 10 Él



CAPTULO 10. ÉL

DISCLAIMER: Los personajes le pertenecen a S
tephanie Meyer, sólo la historia es de mi propiedad. Prohibida su adaptación, copia parcial o total.

Niñas les deje aqui este capitulo de este fic que aunque un poco , si , bueno muy triste me encanta, cuando visitaba uno de mis bloggs predilectos oí una canción que a mi parecer cae como perla a este capitulo, por tanto despues de terminarlo decidi incluirla dentro de el, espeor les guste gracias mi Bonnie por la canción Cuando lloras de Despitados. espeor disfruten nos leemosXD
“Cuando lloras se para el mundo y nunca se que decir

Cuando lloras me derrumbo y no me sale fingir
Cuando lloras las horas le da la vuelta el reloj
Cuando lloras a solas me muerdes el corazón”

El insistente sonido de su móvil lo hizo despertar, se restregó los ojos varias veces mientras el sonido volvía a iniciar, se debatía entre contestar o no, observo la hora 4:30 A.M, inmediatamente se preocupo, se apresuró a tomar el móvil y contestar

- ¿Sí?- su voz era un tanto patosa y ronca, se tuvo aclaro varias veces la garganta-

- Carlisle- la dulce y delicada voz de su musa lo tranquilizo claro solo por unos segundos, hasta que su oído capto el sonido de unos pequeños hipidos

- Cielo ¿Estás bien? ¿qué te sucedió? ¿Por qué lloras?- al instante su cuerpo se puso en total alerta

- Un mal sueño- vocalizo lentamente su interlocutora, el perfectamente podía oír su agitada respiración y veía las lagrimas que caían por su bello rostro- Estoy tan asustada y sola tengo mucho miedo de que deje de ser un mal sueño

- ¿Cómo sola? ¿Alice no se quedaría contigo?

- Le dije que no era necesario, pero Dios ¿en que pensé? estos sueños me atormentan mucho, creo que se han de realizar Carlisle y no quiero- un nuevo sollozo inundo la línea

- ¡Nunca!- su voz fue firme, “antes muerto” pensó - no permitiré que te hagan daño- prometió fehacientemente- ¿Qué puedo hacer?- su corazón estaba hecho migajas no soportaba el dolor de Esme

- Nada, solo háblame

“Piensa en lo que piensas cuando lloras cuando me dices que no,
piensa lo que quieras pero ahora…”

El abrió su corazón contando algunas cosas de su vida, cosas que se había obligado a olvidar, cosas que causaban dolor, su vivencia en aquellos barrios subnormales y como hacia para no caer en las garras de las pandillas y de las drogas, como luchaba para evitar que sus amigos no sucumbieran a ese mundo y como varias veces había fallado, ella le oía atento, los minutos pasaron y Esme se tranquilizo, su respiración se torno pausada por lo cual supuso Carlisle que se había quedado dormida

- Descansa princesa- colgó la comunicación, volvió a ver la hora y se sorprendió ya eran más de las 5:30, rápidamente se levanto para ir a ducharse.

“Cuando lloras se tuerce el rumbo y no tengo a donde ir.
Cuando lloras yo me hundo y tardo en volver a salir.
Cuando lloras las horas le da la vuelta al reloj.
Cuando lloras a solas me muerdes el corazón”

No podía decir que estaba feliz, nunca se había sentido tan afligido por el dolor ajeno, si bien siempre había sido muy humanitario las emociones las dejaba en casa, ahora su corazón se sentía tan débil y frágil y de solo recordar la voz llorosa de Esme se tenso, antes de que pudiese ser consiente estrello su puño cerrado contra la pared, chillo por el dolor que sintió, pero ni siquiera ese dolor pudo superar el que sentía por Esme, así que una y otra vez golpeo la pared, cada golpe lleva más fuerza que la anterior, en sus ojos se arremolinaban las lagrimas, pero esa tampoco quería salir. Se cambio sin prestar ningún tipo de atención a la mano herida, el dolor no cesaba en esa zona, pero aun así no le importaba.

Se dirigió a la cocina donde ya se oían ruidos, al entrar Carmen dejo escapar un grito

- ¡Por Dios!-exclamo- ¿qué te sucedió?

- Nada- susurro escondiendo sus manos tras la espalda como un pequeño que acaba de hacer una travesura

- ¡Eleazar! ¡Eleazar!- grito- ven a revisar a tu primo, ¡Dios Carl estás perdiendo la cabeza!

Antes de que pudiera replicar la mujer le sujetaba la mano observándola con compasión, dejando suaves caricias sobre ella, los dos mantuvieron un silencio poco convencional. Eleazar ingreso a la habitación con el ceño fruncido, traía en sus brazos a la pequeña Irina, cuando sus ojos se posaron en la mano de su primo no evito abrirlos totalmente, con sumo cuidado dejo a la niña en una de las sillas para luego girarse y tomar las manos de su primo

- Esta rota- dijo con un tono neutro- vamos al hospital antes de que se inflame mas, necesitamos cerciorarnos y enyesarte si es el caso ¿a que le pegaste?

- A la pared de tu baño- su voz no denotaba ninguna emoción, su primo arqueo la ceja notoriamente mientras negaba con la cabeza

- Pareces un niño deja ya de ser berrinchudo y si en verdad quieres ayudarla piensa a una forma racional

- Sabelotodo- su primo apretó con fuerza la mano herida haciéndole grita- Maal…-

- Mas te vale que te comportes hay una menor presente

Asintió, los dos salieron dejando a las mujeres de Eleazar en la casa, el camino al hospital fue lleno de un tenebroso silencio, una vez estuvieron frente al hospital su primo le dio una mirada de reproche.

Por un instante antes de ingresar a su antiguo trabajo creyó sentiría nostalgia y anhelos de regresar, pero no fue así, una vez ingreso y a pesar de la calurosa bienvenida de sus colegas y amigos se sentía vacio, dándoles tenues sonrisa a todos , siguió a su primo por la sala de emergencias

- El Dr. Webber te hará una radiografía- anuncio su primo, aun no dejaba su enfado de lado

- Vale- respondió encogiendo los hombros

A mitad de camino se encontraron con el doctor, el nunca lo había visto por lo que presumió era nuevo, después de que Eleazar los presentara y pidiera se realizarán las radiografías se retiro, siguió al médico que más parecía un maestro de literatura que un doctor, luego que realizara la radiografía y que la estudiaran por unos momentos, hasta que llego una enfermera que lo llevo de regreso al consultorio de su primo, no protesto ya que no quería cabrearlo mas

- Para la próxima intenta tirarte del segundo piso, capaz que así te rompes mas huesos- la mordaz voz de su primo era un condenado infierno

- ¡Ya!, lo siento, estaba cegado por la ira ¿Qué harías si alguien hubiese lastimado a Carmen o hiera a Irina? Dime

- No lo sé, ¡maldición!- los dos hombres se miraban fijamente una de las miradas denotaba dolor, la otra compasión, pero ambas en el fondo gritaban por calma- deja que enyese esa mano, ya sabes un cabestrillo no ayudara demasiado.

Una vez enyesada la mano y su humor controlado salió del consultorio para dirigirse a la estación de enfermería, no prestaba mucha atención a la gente que pasaba por su lado, aunque su vista fuera al frente solo podía pensar en ella la bella mujer que le esperaba en casa, saco su móvil y marco el numero que le había asignado unas semanas atrás

- Cari ¿cómo amaneciste?- dijo suavemente, oyó una risita tímida al otro lado de la línea y por un momento pareció que el sol iluminaba su pobre corazón- y esa alegría ¿ha sucedido algo?

- Amanecí bien, gracias por la compañía y si sucedió algo, Alice llamo hace un rato en poco tenemos una reunión con una familia de Forks, creo que tendremos un nuevo trabajo en manos

- ¿Como ya tenias otro?- ella volvió a reír amaba ese dulce sonido, el sonido de un arroyo no era nada comparado a esto, la calma se filtraba por todo lados- Esme – susurro con todo el amor que ella despertaba

- Sí , yo… esto… - su voz daba muestras de duda , pero al fin termino la frase- bueno hare un trabajo especial para Emmett

- Mmmm, ¿es el mismo Emmett que conozco?

- Aja, es tan dulce - frunció el ceño ante esas palabras, pero de inmediato lo olvido ya que Esme le hablaba con mucha más felicidad- ¡ahí Carlisle cuando vengas podemos organizar una cena o un asado por el estreno de la casa y el progreso de nuestra compañía!-

- Por supuesto todo lo que quieras- ella rio mas fuerte haciendo que el también riera

- Puedo invitar a unos cuantos amigos

- Cielo a todos los que tú quieras, esa también es tu casa y tu compañía

- Gracias, gracias- decía ella una octavas más alto de lo normal- ¡maldición!- exclamó de pronto

- ¿Qué sucedió?

- Olvide que lo que tenía comida en la estufa y se ha quemado, Carlisle, te envió un beso, espero que regreses pronto me haces falta y te dejo antes que se queme la casa-

El no pudo decir nada, sin embargo reía y el dolor que sentía disminuía un poco, al llegar a la estación de enfermeras todas se abalanzaron a él abrazándolo y diciendo lo mucho que le extrañaban, siempre había colaborado a muchas de esas mujeres, siempre las apoyaba y todos los días dejaba dulces para alegrarles la vida

- Doctor, ya sabemos que nos abandonaste por una mujer ¿Quién es ella?- todas sus compañeras se cruzaron de brazos, algunas le hacían pucheros y otras levantaban su ceja, el solo reía ante la escena ellas siempre habían sido como las hermanas que anhelo tener

- Niñas, ella es la mejor mujer del mundo, es un ángel de carne y hueso y brilla con luz propia

- ¡Estas enamorado!- exclamo una mujer pequeña de rizos negros y lentes de bibliotecaria, antes de que pudiera contestar, otra enfermera hizo una exclamación de asombro eso hizo que las demás cambiaran su posee de hermanas celosas y se giraran iniciando un nuevo cotilleo, la curiosidad logro que él también dirigiera su mirada a donde la gran mayoría veía.

“El mundo definitivamente era un pañuelo” dijo su mente con fuerza.

En la sala de espera frente a la estación estaba él, el único causante del dolor de Esme y por ende del suyo, sujetaba amorosamente a la joven en tanto la besaba con suma devoción, su estomago se contrajo al ver la escena.

¿Por qué demonios no trato así Esme?¿por qué rompió su alma y ultrajo su corazón?¿por qué simplemente no la dejo libre?”- chillaba mentalmente apretó la mano sana hasta que sintió dolor, su mandíbula se tenso deseaba saltar sobre el tipo y darle la lección que tanto merecía y la cual nunca olvidaría.

Abriéndose paso se encamino hasta donde estaban la feliz pareja, estando absortos no notaron su proximidad

- Me hace sumamente feliz- decía Cayo- Un hijo Didy, un hermoso hijo fruto de nuestro amor, Dios soy el hombre más feliz sobre las faz de tierra- abrazo a la joven alzándola un poco.

“Piensa en lo que piensas cuando lloras cuando me dices que no.
Piensa lo que quieras pero ahora, pero ahora…”

Su visión se torno roja, no era consciente de lo que podría llegar a hacer, en el momento podría jurar que bebería de la sangre de ese malnacido hasta que su cuerpo quedara drenado y sin vida en el frio suelo de ese hospital.

- Infeliz- susurro y aunque creyó haberlo gritado, nadie se inmuto con sus palabras. Y antes de poder dar un paso al frente, fue interceptado por otro medico

- ¡Carlisle!- saludo su colega, hizo un gesto con la cabeza pero, mantuvo su vista en la pareja, hasta que su mirada se entrelazo con la del criminal que daño a su ángel – Compañero, la vida sí que es sabia, justo estaba pensado en ti- musito Mike Newton. Sacudió la cabeza y dejando que lentamente el color rojo retrocediera, cambio el rumbo de su mirada y se concentro en su igual-

- Newton gustoso de verte - tendió la mano izquierda su compañero- perdonaras que sea grosero pero - indico su otra mano- no la puedo mover

- No pasa nada-
rápidamente estrecharon sus manos- oye, enserio justo estaba pensando en ti ¿quiero que te hagas cargo de un caso importante?

- Ya no trabajo aquí

- Lo sé, pero ellos están dispuestos a ser atendidos por el mejor Gineco-obstetra del país- y aunque bien Carlisle era el mejor en ese área, hacía varios meses que se dedicaba a funciones generales- ven te los presento- su cara perdió todo atisbo de color cuando se giraron y acercaron a Cayo y Didyme Vulturi- Cayo, Didy, miren que suerte tienen, justo me he encontrado con la persona que les dije- palmeo el hombro de Carlisle, haciendo que la vista de la pareja se fijara en él- Dr. Carlisle Cullen, le presento a los señores Vulturi-dijo diplomáticamente su colega.

En ese instante no sabía qué hacer su mente y su cuerpo se debatían en dejar pasar el castigo que merecía el hombre de mirada glacial y manejarse como un hombre integro o asaltar al malnacido de Cayo y hacerlo pagar por cada lagrima que Esme derramaba por su culpa, ciertamente el hombre frente a él denotaba arrogancia y frialdad, extendió su mano y con toda la repulsión posible contesto

- Encantado de conocerlo, he oído excelentes críticas a su trabajo y me sentiría honrado que pudiese encargarse del embarazo de mi amada esposa- musito, para luego depositar un casto beso en los labios de su cónyuge a lo cual respondió con un sonrojo- Es joven pero lo más valioso que tengo en mi vida- aseguro, sus palabras en otra ocasión hubiesen causado admiración pero ahora solo ahondaban la herida que sentia.

¿Que fue Esme, una muñeca de trapo o una porcelana que una vez rota se desecha?” – Su mente clamaba fuertemente por justicia, al igual que su alma

- ¡Carlisle!- llamo Newton

- Me decías-

- No le has dado respuesta a la petición de Cayo

- Pues, sinceramente no lo sé, ahora mismo no vivo en la cuidad y no puedo venir constantemente-
se excuso rapidamente

- No importa- intervino Didy, por primera vez- nosotros podemos ir a …

- Port Angels-
dijo su imprudente colega, por ninguna razón permitiría que ese par se acercara a Esme- el muy suertudo encontro a la mujer de su vida allí y nos abandono- le sonrío y palmeo nuevamente el hombro

- Bien, nosotros podríamos ir cada vez que sea necesario hasta que mi gestación este avanzada y pues si es el caso nos mudaríamos hasta que el bebe nazca- sus manos acariciaban el plano vientre, en ese instante se pregunto: “¿Qué hubiese sentido Esme de haberse enterado de su embarazo antes del accidente?¿Cómo reaccionaría Cayo?¿le hubiese tratado como trata a Didy?¿cuál sería la reacción de Esme cuando se enterara del embarazó de su hermana? Porque no cabria duda de que la noticia se expandiría como pólvora”

- Pagaremos lo que sea necesario, todo lo que mi Didy necesite y quiere se hará

- Tengo que pensarlo bien- aunque claro el sabía que no había nada que pensar , por ninguna razón aceptaría ese caso- en el momento tengo demasiados casos en Port Angels- se excuso, nuevamente- dejen lo pienso y se los comunico, por ahora si me permiten tengo que hacer algunas cosas antes de regresar a casa.

Regreso a la oficina de Eleazar, al no encontrarlo y una vez una de las enfermera informo sobre la cirugía de último minuto que estaba atendiendo, decidió regresar ipso facto junto a Esme, dejo una nota a su primo que decía:

<P.D: Gracias por todo, te debo una>>

Y aunque las lagrimas no corrieran por sus mejillas, ni inundaran nuevamente sus ojos, si lloraba por dentro, lloraba por ella , por el truncado destino que vivió al lado de ese hombre.

“Piensa en lo q piensas cuando lloras cuando me dices que no,
Piensa lo que quieras pero ahora...
el que llora soy yo, el que llora soy yo, el que llora soy yo...”











5 comentarios:

  1. wuiiiiiiiiii primera
    MALDITO CAYO Y POBRE DE MI CARLISLE POR DIOS COMO TENER LA MALA SUERTE DE ENCONTRASSE CON ESE HIJO DE SU MADRE DE CAYO UYYYY PERDON POR LA PALABROTA PERO ESE SE MERECE ESO Y MUCHO MAS LO UNICO MALO DE ESTO ES QUE TENGO QUE ESPERAR HASTA EL PROXIMO JUEVES PARA PODER LEERTE SOY UNA ADICTA A ESTE BLOG LEO TODAS LAS HISTORIAS YA ME DESPIDO
    POLYTA

    ResponderEliminar
  2. Ada, no he terminado todavía de leer el capi, pero me acabas de matar!!
    Eres un genio!!
    Si ya aluciné por estar tan inmersa en la historia que llegué a imaginarme naturalmente a Irina de bebé...cuando le han propuesto ese nuevo caso a Carlisle...Dios, Dios, Dios!!
    Sigo leyendo, nena.
    Bien, ya está. Magnífico.
    Te quiero pequeña
    T.

    ResponderEliminar
  3. ohhh dios amo tanto a carlislie, y que diferencia madre mia del peazo de basura que es en corazon jajajja, y ese cayo es un hijo de su chingada madreeeeeeeeeeeeeeeeeeee gracias mi adis hermoso cap y ya quieeo el otro

    ResponderEliminar
  4. pobrecito de carlisle y esme , como pudo hacerle eso cayo, esto es mala suerte, dios ya quiero saber q va a pasar, sera q esme se va a enterar???. bye bye besos

    ResponderEliminar
  5. esa si ke es suerte, mira ke encantrse con cayo y todavia le piden ke sea su gineco de cabecera. :D

    ResponderEliminar