“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



sábado, 19 de junio de 2010

LIMITES PELIGROSOS CAPITULO 8 A UN LADO DEL CAMINO


CAPITULO 8 A un Lado del Camino

Hola a todas, perdón por la demora en la publicación sé que no tengo excusa, bueno pero ciertamente todo se debió a la visita de una amiga y la pijamada con mi familia, así que pues perdón mis niñas enserio, además a eso se suma que tengo un pequeño bloqueo mental, la inspiración se escapa de mis dedos como si fuese humo, pero a pesar de todo lucho por cumplirle a nuestros seguidores, nuevamente gracias por el apoyo brindado , este capítulo se lo dedico especialmente a Bonnie, mi Doña Bonnie, amiga espero que este mejor de salud te extraño mucho.

DISFRUTEN DE ESTE CAPITULO Y DE LO QUE RESTA DE FIN DE SEMANA



Caminamos por las calles de Queens despacio y con las manos entrelazadas como un par de enamorados, mis mejillas aun estaban sonrojadas, podía sentir la paz manar por mi cuerpo, dejándome llevar por lo que en verdad mi corazón dictaba.


Estaba actuando como una adolescente loca pero no me importaba, ya nada me importaba en realidad Royce podría ser el boleto directo al infierno, además que tenía en común con él aparte de que nuestras familias desearan una unión para mantener el status, nada, nada me ata a él ni siquiera el sexo porque a su lado suelo sentirme una puritana, una vaca muerta como diría Alice, a su lado soy nada y nadie, soy simplemente otro cuerpo con par tetas y buen culo, a su lado, mejor dejo de ver ese lado y me concentro en el lado en que ahora estoy Emmett McCarthy si nunca imagine ir caminando por la calle de New York tomada de la mano de este gran y hermoso hombre, salvaje, descarado, incontenible, si Emmett me hacia vivir, con Emmett me sentía viva en todo sentido, no podía evitar que mi rostro revelara una gran sonrisa, la calidez de su cuerpo y el sexo, el me hacia enloquecer y por mas lejos que me mantuviera de él durante estos dos meses mi mente y mi cuerpo estaban siempre pensándolo y deseándolo

-¿Contenta?- inquirió sobre mi oído su cálido aliento hizo que mi cuerpo se erizara

-Eso es poco Oso, Feliz, me siento muy viva- admití- ¿y tú?

-¿Yo qué?- le mire con cara de pocos amigos-Yo excelente Rose, excelente- termino dedicándome una gran y deslumbrante sonrisa.

La tarde estaba espectacular que mas podía pedir “ah si Dios por favor que el cretino no aparezca y si aparece que vea que yo la paso de ataque en los brazos de Emmett” pensé

-Rose, me estás oyendo- decía Emmett sacándome de mi divagación

-¿Qué?

-Que si el miércoles vamos a jugar billar

-Si

-¿Sabes jugar?

-Con quien crees que hablas, puedo arreglar un coche, pero crees que no puedo jugar billar, además claro que se jugar, mmm ¿qué quieres billar o Pool?- dije aferrándome a su brazo fuertemente

-¿Quién te daño mujer, porque yo no fui?

-Alice, ella es aficionada al billar

-La que me dijo ciego

No pude evitar dejar que mi carcajada se escapara, cuando mi amiga se estalla y está completamente furiosa es mejor no acercársele, ni siquiera cruzarse por su camino

-si ella, la misma dinamita

-Dile que me las pagara nadie le dice ciego a Emmett McCarthy

-Díselo tu mismo cando la veas, será interesante

En verdad cuando uno se divierte no se da cuenta de que tan rápido se pasan las cosas

-Bien señorita- dijo usando una voz más que sexy- mi ducha la espera

Cualquiera que me conoce sabe que soy muy seria pero con el no podía dejar de reír, volver a su departamento trajo a mi mente la noche que regresamos de Miami y el sexo en las escalera, me volví a sonrojar y a reír

-Rose el que se ríe solo de sus picardías se acuerda

-¿Quieres que te las comparte?- insinué girándome y chocando con su pecho, mis manos se deslizaron por su pecho, lentamente le quite los botones- ¿tu baño queda muy lejos?- susurre en su oído dejando que mi lengua se deslizara por su odio, mi respiración se hacía más pesada sus labios atraparon los míos fundiéndonos en uno de los placeres de la vida, la suavidad de los movimientos me abrumaba, a pesar de su tamaño y de que muchas veces nos descontrolábamos Emmett era delicado con sus movimientos, el roce de su lengua hizo que una jadeo muriera en su boca.


Me deshice de mis sandalias de tacón fino con suma facilidad, el rápidamente uso sus pies para deshacerse de sus zapatillas deportivas, la camisa cayó en la mitad de la sala, a medida que nos besábamos y acariciábamos avanzábamos hacia el baño, mi ropa aun se mantenía en su lugar cuando ingresamos al baño, dominándolo le fui empujando hasta que llegara a la ducha hábilmente abrí la llave dejando que el agua corriera, le empuje para que el agua cayera por su cuerpo

-Rose- se quejo haciendo un puchero

-¿Qué?- mi voz estaba completamente oscura como mis ojos, el deseo fácilmente me dominaba en su presencia

-Ven- sus manos dieron con la manija de la puerta de cristal

-Quieto, yo solita entro- con movimientos sexys fui sacando mi ropa, la camisa, la falda, mi ropa interior pronto estuve a su lado, nuevamente besándonos y acariciándonos, mi piel, mi alma, todo mi ser se estremecía ante él - deja que te caiga agua bebe- mi voz era más un hilo que cualquier cosa, su piel era mas suave baje el cristalino liquido, s sonrisa y los besos por mi clavícula ligeramente me hacían olvidar todo lo que quería hacerle a mi hombre, porque al fin y al cabo es mío.


La pastilla de jabón pronto estuvo rodando por nuestras pieles dejándola completamente lisa, nuestras manos se perdían en la infinidad de nuestro cuerpo, así como cuando un artista se deleita del arte que ha creado.


En un arrebato mi boca se fundió con la suya, el agua caía sobre nuestros rostros haciendo que nuestras respiraciones casi colapsaran, su miembro pronto estuvo listo para mi, sus manos viajaron a mi caderas para elevarme y acercarme a él y tomar posesión completa, mis piernas se sujetaron fuertemente en su cadera, su boca se entretuvo con mis senos, su lengua cálida y suave bajo el agua terminaban de estremecerme, si un rayo hubiese caído en mi su intensidad seria menor a lo que Emmett producía con solo hablar, mi respiración fallaba por completo, el baño estaba inundado de mis jadeos y suspiros, los movimientos eran cada vez más suaves, cada embestida me transportaba a un nuevo mundo, ¿para que las drogas? Si él era mi propia adicción no veía elefantes rosas, la sensaciones con él se viven a mil cien por hora

-Creo- comencé von voz rota- que no vamos a quedar muy limpios- un gran respiro termino la frase mi cuerpo ya comenzaba a tensarse alrededor de su erección, mis dientes se calvaron en su hombro y mis uñas se enterraron en su espalda, a pesar de los movimiento lentos mi cuerpo, mi grito se sofoco en la tersa piel de sus hombros, el calor inundo todo mi cuerpo culminando con la llegada al clímax


-Rosee- su voz y su respiración estaban completamente idas, las embestidas habían aumentado el ritmo, poco minutos después me acompaño en el placer, nuestros cuerpos estaban recargados contra la pared, dejando que el agua cayera sobre mi espalda, luego de controlado el ritmo de nuestro cuerpo me bajo, sentía frio por lo que rápidamente me duche ignorándolo porque si no lo hacía nunca saldríamos.


Cerré la llave y el salió a buscar toallas, para cuando regreso me hallaba hecha un ovillo en uno de los rincones de la ducha, me brindo su ayuda para levantarme y envolverme en la toalla, mis dientes castañeaban y mi cuerpo temblaba, en su rostro se dibujo una gran sonrisa, mientras sus brazos me cargaban

-No- mis dientes chocaban abruptamente entre ellos- te rías- mis brazos ya se habían adueñado de su cuello

-Que floja mi Rosita- sus labios besaron mi frente dulcemente, pronto estuvimos en su cuarto, en un movimiento sutil me deposito sobre la alfombra negra de su cuarto -¿Quieres algo caliente?- asentí mientras cruzaba mis brazos para tratar de darme calor- bueno primero deja secarte y luego te traigo algo de tomar.

Quitándome la toalla la fue pasando por mi cuerpo, no evito ningún lugar, hasta el cabello se dedico a secarlo, al menos el frio se había reducido considerablemente a pesar de que aun temblara

-¿No te vas a enfermar verdad?- el tono de su voz era de completa preocupación

-No claro que no - respondí tratando de controlar mi respiración- necesito mi ropa – acuse rápidamente

-No, no la necesita, vamos acuéstate mientras te traigo algo y pues te abrigas con el tendido

Hice caso a todo lo que me dijo, su cama era como estar en una nube, antes de dejar la habitación encendió la tele, no importaba que pasaran mis ojos luchaban por no cerrarse, después de algunos minutos regreso al cuarto con un pocillo de agua aromáticas una mezcla entre yerbabuena y canela, se metió en la cama pasando sus brazos por encima de mi hombro, deje el pocillo en la mesita de noche, mis manos se abrazaron a su dorso y mi cabeza reposo en su pecho, el latido de su corazón fue como una nana a mis oídos, rápidamente caí en los brazos de Morfeo.


POV EMMETT

En definitiva recuperarla era mi prioridad, y queda más que claro que los dos deseamos estar junto, lo vivido en ese callejón y en mi ducha lo dejaban completamente claro, Rose se veía completamente tierna y delicada mientras descansaba en mi cama, luego de tomarse la bebida caliente nos sumimos en sueño, bueno eso hasta que sentí que llamaban a la puerta insistentemente, temiendo que despertaran a mi ángel fui hasta la puerta, al abrirla me encontré con los rostros de mis cuatro amigos

-¿Y Rose?- inquirió Esme realmente preocupada, pase mis manos por mis ojos

-Durmiendo- admití, a ellos no podía decirle mentiras además el desorden que había en la sala y el pasillo podían contrariarme

-¿Volvieron?- adujo Carmen

Carmen!- regaño Eleazar - como van a volver si nunca han sido nada más que una aventura

En esos momentos quise golpear el rostro de mi amigo, aunque ciertamente no éramos novios, ni amigos en el momento, bueno eso lo tendría que solucionar rápidamente

-Como ninguno de los dos ha comido algo- intervino Carlisle- le hemos traído un poco de comida- me paso una bolsa –Comida China- dijo antes de que preguntara algo

-Cuídala- solicitó Esme, como si no lo fuera a hacer de todos modos, por ella era capaz de atrapar un hada, después de asentir desaparecieron.

Deje la comida en el frigorífico y luego comencé a recoger mi ropa regada por la casa, dándole orden, seque el baño y lleve su ropa hasta la habitación depositándola a los pies de la cama.

Me recosté en la cama con control en cama, las imágenes en la tele eran completos parche, mi mente viajaba en las palabras de Eleazar “ como van a volver si nunca han sido nada más que una aventura”, si como eso había iniciado todo, esa era la excusa que había inventado yo mismo para poder estar cerca a mi ángel, y aunque hubiese jurado no volver a entregar mi corazón irrevocablemente el ya pertenecía a Rosalíe Hale, aun sin que ella se halla notificado cada latido iba dirigido a ella, cada respiración era por ella, porque claro me quedo en estos mese s sin ella que ningún podía despertar la bestia en mi, y a ninguna quería oír gemir en mi oído, ninguna que no fuera ella.

El sonido de u celular me regreso a la realidad, sonreí cuando reconocí el ring tone, Crazy de Aerosmith, como si fuese un hilo Rose abrió sus hermoso ojos, notándose su desconcierto

-¿Dónde está?- inquirí

- En el bolsillo de la falda- dijo aun con voz adormilada, rápidamente lo saque de allí y se lo pase

Lo puso en altavoz

-Rose- decían en un susurro al otro lado de la línea- ¿Rosita, estas con él?

Mi ángel no pudo evitar rodar los ojos y que sus mejillas se tiñeran de color escarlata-Si, Ali, estoy con él

-¡Ah! ¡Ah! ¡Ah! ¿Lo sabia! Rose eres mala, Bella y Vera están que se arrancan los pelos, me tienen loca para que les diga donde estar, ¿¡Uy! no interrumpo?

-Si- conteste yo esta vez ganándome un pequeño golpe en el brazo- No sabes todo lo que le estaba haciendo

-Cállate, me vas a pervertir- se quejaba al otro lado de la línea la voz chillona, bueno no chillona pero si cantarina

-Ahí Alice como si alguien pudiera hacer eso- la risa al otro lado del móvil, me contagio

-Así que eres una pervertida

-No claro que no, quien dice eso, además no te conozco - se defendía la pequeña voz

-Pues después me dijiste ciego asi que cualquier cosa puedes esperar

-¡Ups!, en fin, Rosita te demoras- el cariño con el que se dirigía a mi ángel me llenaba de gozo

-Yo- comenzó a habalr mi musa, antes de que mi palabrota saliera

-Claro que se demora- dije con total firmeza- ¿quieres saber que le voy a hacer?- un no se oyó al otro lado de la línea pero lo ignore- Así que toda la noche voy a

-¡Rose contrólalo!, Jasper cariño aquí se están encargando de inundar mis castos oídos con porquería - una voz masculina dijo “Al nadie puede pervertirte, no más de lo que tú lo puedes pervertir” -Después no te quejes porque te falta algo- amenazo la voz- Rose cielo te dejo, y cegatón cuídala si no quieres que te enseñe una lección, te amo Rosita, picos- colgó

Unos segundso de silencio reinaron en la habitación, después las carcajadas nos acompañaron, los ojos de Rose estaban inundados de lagrimas

-Pobre Jas, Alice le va a cortar los servicios por un buen tiempo – sus risa era música para mis oídos

-Rose- hable serio, por primera vez en mucho tiempo

-Dime Osito

- ¿Cuándo vas a romper con Royce?

Su cara se contrajo en una mueca de fastidio- Supongo que antes de que termine esta semana, si, esto lo tengo que hacer antes de que los preparativos de la farsa continúen ¿Quién sabe con cuantas me ha engañado?¿Desde cuándo?- su voz se oía lejana

-No importa, lo importante es que no cometerás una locura- La curva se sus labios se alzo en una medio sonrisa que no llego a sus ojos - ¿Qué pasa?

- Emmett, creo que nos debemos dejar de ver- sus ojos recorrían todo, pero nunca se concentraban en mi

-No, no y no Rose, déjame estar a tu lado, déjame conquistarte- casi suplique

-Emmett, no quiero ocasionarte problemas, además tu tiene s tu vida, es mejor asi creeme.

-No- corte su frase -voy a luchar por ti, lo entiendes- no iba a permitir que sus miedos o lo que este cretino hubiese roto me alejaran de algo que deseaba profundamente- te voy a hacer feliz-dije abrazándola nuevamente y acercándola a mi cuerpo , el camino que me espera es largo y peligroso, con Rosalíe cualquier cosa puede suceder, pero nada, como que me llamo Emmett McCarthy, nada me impedirá darle la felicidad que merece. Sin importar a qué lado del camino me arroje ahí estaré, luchando por ella.






Gracias a todas por su apoyo y por sus comentarios me hacen ser más loca y feliz, Gracias

Ada Cullen

3 comentarios:

  1. Qh Dios mío del jabón hermoso! qué baño! Ada linda, me encantó el capi y es que son una pareja explosiva!! fenomenal nena.
    Besos mil.
    T.

    ResponderEliminar
  2. Mi Ada hermosa...amo este fic.. amo a Emmett y Rose!!!
    Me encanta como los juntas y ya saboreo la victoria de Emmett al lograr conquistarla!!
    Ellos son geniales porque tu escribes genial!
    Besos mi Ada querida
    Espero ansiosa los siguientes capis!
    NENY

    ResponderEliminar
  3. Adaaaa en realidaddd me enamoree de este fic!!!!
    ♥♥♥♥ mi cabecita quiere explotar!!!!
    No veo la hora de poder conocertee!!!
    ahhhh que felicicdadd!!! ♥
    Att: Claudia!!! ♥

    ResponderEliminar