“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



martes, 28 de febrero de 2012

El Aprendiz, Capitulo 26



Hola,  hermosas.  Perdón  la demora  de la actualización  de  esta  historia. He  de decirle  se debió a  un bloqueo mental,  falta de  tiempo por el trabajo  y   si  en parte  por  desmotivaciones y  pensamientos locos que  llenaron mi mente  en los  últimos meses,  muchas  cosas que  al final  quisieron rebasarme  y   casi  logran  llevarme lejos de lo que  me  gusta  y genera pasión  en mi.  Por  eso he de agradecer a  unas personas  por su apoyo, sus palabras,  y los consejos, a mi Johanna, doctora pervertida  gracias por  todas las  sugerencias y la lluvia de  ideas que  al  final generaron una  tormenta.  A mi  Sarri  y mi Jes  mis  coterráneas y  amigas, por  oírme  y  dar  sus  opiniones en  silencio y  a toda voz,  y a mi gatita  Estefanía  por   no dejar de estar  a mi lado.

También he  de agradece a  todas  y cada  unas de  Uds.  por  seguir con nosotras  a pesar de  todo,  a las que comentan y  a las  que no.  Confieso que  si  no  fuera por  los comentarios y  el apoyo de   todos  hubiese hace meses  cerrado esta etapa,  pero hoy  con la mente  clara,  aquí estoy.  El final de esta  historia,  pero ojo  que traeré  uno  o dos  Out-take.  Ah  y  Teles me  robe  un poco a  tu Isabella Afterhours…  gracias  hermosas.  Ada





 Dos  semana  parecen nada  cuando  tienes  sobre tu  cuello a  una  novia  histérica, una  hermana  hormonal y  una madre  quisquillosa,  de  haber sabido que tres de las cuatro mujeres  influyentes  en mi vida  actuarían como dementes  hubiese  tomado en brazos a  mi Rose  y me la hubiese llevado  a las  Vegas y en una capilla   delirante  le hubiese desposado. Sonreír  al imaginármela  en una   de esas capillas o  en un drive up, más  rápido, menos  costo e  igual de importante.


La parafernalia  desplegada  entorno de nuestra fecha  especial  me estaban  haciendo replantearme  la idea del matrimonio,  por lo menos  la primera  semana,  en ese  momento quise  haber  volado con Sheep al sur,  quizás  inventar un   viaje de  última  hora  a  Hawái o  Japón, quizás Marte.


—¡Emmett!— regaño Alice, entornando los ojos— despierta,   tenemos  que ir  a la panadería—


 Le mire  con cara de pocos  amigos.  Tras  el anuncio del compromiso  poco  había  visto  a Rose,  sin contar ese domingo en casa de  Edward,  desde  esa  noche parecía que  a mi novia le habían llevado a una torre para que  su  gallardo caballero no le encontrara y pervirtiera


Acalle  la  respuesta  lista que  picaba en mis labios, no me convenía  cabrear a  doña hormonas


—¿No debe  la novia  estar  al tanto de la boda  y no el novio?— pregunte con fingida inocencia— yo debería  aprovechar  de mis  últimos días de soltería,  no se  ir de me  juerga con mis amigos,  ver a una  stripper— podía  haber seguido enumerando una a  una  las cosas que podía hacer


—Hombres— farfullo,  sin mirarle podía  sentir   sobre  mi mirada  enfadada

 A mediados de semana  me   escondí  como  un chiquillo en la casa de Edward,  mi hermano no tardo  en  burlarse de mi o  extenderle  las  noticias  a sheep,  quien   no  demoro más que Edward en usar la información para  burlarse


—Que  los jodan—  le  gruñí a ella  por teléfono a él  en directo 


—Eso  espero— respondió  la sabionda


Edward  solo   se  rió,  arrebatándome el móvil para hablar con su  mujercita… mierda si me  sentía celos,  frustrado, enfadado.  Rose,  ni siquiera  pasaba  más de cinco minutos  al teléfono porque   según  ella “tenía  muchas cosas pendientes”


El jueves y  viernes me la pase pegado a la laptop en video conferencia  con Marissa


— ¿Vendrás a la  boda?— pregunte  el  jueves a primera  hora— será  tu oportunidad para ver a  Sheep como una fémina— le prometí, lo cual produjo  carcajadas


— ¡Imposible! la  única vez que le  vi con algo de ropa  femenina  fue cuando tuvo esa  entrevista con la trabajadora  social,  no siquiera para las reuniones importantes se  viste más delicada—


—Es la  madrina, dama  de  honor o como quieras llamarla,  además  Rose  no le permitirá que  incordie  con  la ceremonia, mi  hermana   es una obsesa de la moda  y para no  enfrentarse  a ella  lo hará.  Créeme,  Isabella Swan  se vestirá como una  damita—


Las primeras  horas nos entretuvimos  bromeando  a  costa de  Sheep. Las  siguientes  horas   y  gran parte del viernes  no  dedicamos de lleno a todo lo referente a nuestro  negocio. Si, bien había prometido a  Sheep mantenerme, no estaba del todo seguro  de poder  seguir con el ritmo,  menos cuando  en  unos  meses  iniciaría mi profesión de  entrenador,, o cuando las dudas asaltaban mi mente y temí fallar.


—Pues... —  murmure al final de la tarde  del  viernes— aun no lo hemos hablado  a  profundidad  con  Isabella pero,  creo  que lo más  correcto sería preguntarte desde ya ¿te gustaría  ser  nuestra  socia?  sabes que me  quedare a vivir en Seattle,   pronto  emperezare  una nueva  etapa tanto laboral como   profesional, eso no quiere decir  que  lo  que hacemos no me guste… solo… bueno yo no creo disponer de tanto tiempo como antes,  ya no podre  viajar  tan seguido.  El futuro de  Isabella  es aún incierto, pero debemos tener  en cuenta que ella no  está sola, ahora tiene a los  niños y  está en una  relación y  aunque  ella no lo acepté más  tarde que temprano   se vendrá a vivir a Seattle—



— ¿En verdad?— pregunto  entre sorprendida  y  aturdida


—Si— afirme  sin  dejar  lugar  a  ningún tipo de  duda— sabes lo importante que es  el negocio para  nosotros,   es  como  el vinculo que  fortaleció nuestra  amistad y  a pesar de todos los cambios que estamos  teniendo  aun no  nos sentimos preparados para  dejarle—  pase  mis manos  sobre mi  cabeza, note dos  cosas. Uno me sentía  dividido y  dos   ya era hora de ir  al peluquero— pero  somos consientes que no podemos solos. Puedes pensarlo con calma—


—Lo hare  jefecito, lo hare.  Ahora me despido  quiero llegar  a casa y poner mis  pies  en lo alto.  Nos vemos la próxima semana. ¡AH!  Y pórtate  bien— rió a la vez que me enviaba  un beso  por  la maldita cámara


El sábado a  primera hora,  desperté, no por  gusto.  Edward,  revolvía todo  en el apartamento, pareciendo una gallina clueca, hasta  cuchicheaba para sí  y medio barrió.

 
—La gente normal, duerme  hasta que el ombligo se les para  los fines de semana— me queje


—Pues la gente  normal  se despierta temprano si tiene cosas importantes por hacer—


—¿Cómo?— pregunte  alargando las palabras,  al tiempo que  rascaba  mi pecho desnudo


—Bella y los niños  llegan  sobre el mediodía  y la casa esta desordenada—chillo  exasperado


— Evita hacer demasiado  ruido. Quiero dormir— me asegure de  pronunciar la  última frase  y echar a correr  antes que me lanzara el primero objeto que  tuviera al alcance


Por supuesto no pude dormir más. De ello se aseguro mi querido hermano  quien me  vio cara de mucama y me ordeno   ayudar en su tare, para  cuando  fue la hora de que se marchara  faltaba lavar los baños y  arreglar  el cuarto de los niños


—Que Rose  no se entere, o me querrá  fregando   los pisos  todos los  días— masculle   cuando terminaba  mi tarea— mejor  aun que  Edward no se vaya de bocazas, no quiero que  por culpa de Sheep medio  país  se  entere—


 Al menos la llegada de Bella  tuvo algo  significativo. La aparición de Rose


—Pensaba que eras  una utopía creada por mi mente— susurre  cuando  mis brazos apresaron su cintura y le acercaron a mi cuerpo.  Sin esperar  a su  respuesta o que rodara  los ojos, porque conociendo a mi mujer lo haría sin pensarlo.  tome sus labios   en un fiero y  busco beso, uno  donde  mi lengua  se   hundió en  su boca hasta  tocarle las amígdalas,  bueno esa  fue la definición  de Sheep del beso


—Paga una habitación, estás dando un espectáculo  de  quinta frente  a mis  hijos—  aseguro  haciendo sonrojar  a Rose


—Dile  a esa cosa que tienes por novio que te bese— gruñí,  antes de  besar  de nuevo  Rose—Te amo— susurre contra sus labios. Olvidándome de  lo demás


Cuando la situación  requirió que me comportara como adulto y no como un  hormonal    adulto que había pasado sin sexo por más de una semana, le  apremie para marcharnos  a la que iba a ser nuestra casa


—Alice y  Esme  están  allá, además quería hablar con Bella— aseguro con  su  normal  frialdad


­—Pero…— me queje


—Usa la mano— intervino Sheep,   quien  por su cara ya había delegado el cuidado de los niños a Edward—otrora  te funcionaba— agrego con malicia.


Mejor  vivo y  atormentado, que  muerto y  devorado.  Sin pensármelo me   apunte  a hacer de canguro de los  gemelos mientras   las mujeres  se marchaban  a donde  quiera Dios que  fuera.


Cada  segundo al lado de esos dos pequeños me  hacia plantearme la idea de  aumentar  mi futura familia.  Una semana  y  será mi  esposa. Unos meses y  estará  embarazada.  Pensé  con suficiencia. Claro está, el pensamiento  se  evaporaba como  la niebla  cuando los  niños  se mostraban hoscos  y exigentes. 


—No sabes en  lo que te estás metiendo— le dije a Edward cuando los dos  terremotitos  quedaron fuera de  juego


—Como si  tu lo supieras— porfió— a la menor  falta  Rose te cortara las bolas— Sheep, es  una mala influencia.  Me dije  al ver la atrevida   respuesta del niño recto  y educado de mi familia— y  si está  muy  furiosa  quizás  te las  haga tragar— se carcajeo.


—¿Es que  soy  su puto payaso  o qué?— brame— Ustedes dos me tienen  hasta los huevos— le asegure


Mi reacción solo  aumento su  risa, al  punto que  varias lágrimas   se  le escaparon.

Esa noche cuando  Rose y  Sheep, volvieron intente convéncela  de que  se quedara en mi casa, fallando desde todo punto de  vista


—Estoy  muy cansad, Osito—


El cansancio  le duro  toda la semana.  Mientras  la  tradición dictaba que los días antes de la boda se realizaba un ensayo, mi  terca  prometida  se  negó  a hacer  nada  de aquello


—Es a mi modo  o no  se hace nada— refunfuño por teléfono— ve tú  habla  con el cura,  yo ya  mi papel,  llego tarde, camino segura,  sonrió  emocionada, te miro con cara de borrego degollado y  digo si, luego te  beso y lo demás es   historia—


Así el  jueves un muy sonriente Edward  y yo,  fuimos hablar con el cura quien  a tampoco le  hizo  gracia  entenderse  con el novio y  el padrino

—A parte  que no hacen el curso,  solo  el novio se presenta— refunfuño.  Si, mamá  había convencido al  cura que  bautizo y oficio todas las ceremonias  requeridas de sus tres pequeños, para  que  nos casara

Al  viernes  por la noche mi  desconcierto, la rabia  y frustración estaban por pasarme  factura, mil preguntas se agolpaban  en mi  frente.


¿Y  si no  funcionan las cosas? ¿y si solo  lo hace para   devolverme lo que le hice con anterioridad?¿y  si me da calabazas?


 Mi  dilema interno  fue interrumpido cuando la puerta sonó como si alguien le diera de patadas. Los  golpes siguieron hasta que me obligaron a dejar mi cómoda cama. Me  importo una madre  ir  solo en bóxer,  como buen  novio  tenía  que descansar,  a quien engaño  por ordenes  envuelta en  petición decente de Rose


— ¡Wow!— silbo  Sheep— estas para comerte todo— para reforzar la idea se lamio el  labio en un  gesto que   me pareció  grotesco y  ofensivo. así deben sentirse las mujeres cuando se les ve como si fueran  comida


—Isabella—


—Espera,  cariño  quiero  ver todo  este cuerpito  por completo antes que sea  propiedad privada y pongan el letrero de perros rabiosos.  Date la   vuelta  que  quiero ver ese  trasero duro y redondo— ronroneo— Mmmm  blanco… lo he dicho  nada como un buen bóxer blanco que marque  los atributos masculinos  y ¡Zas! mi imaginación despierta— Mis mejillas ardieron ante el escrutinio descarado de mi amiga,  mis ojos no se separaron de la cara de mi hermano que  de  relajado paso  a  verde de la ira y  roja  de celos—Se  buenito y sácate ese  bóxer para ver si  lo que hay debajo es de verdad—



— ¡Isabella!—chillamos al unisonó  alarmados y  enfadados los dos.


—Recuerda que soy  tu novio— mascullo entre dientes  Edward sin  apartar  sus ojos de los míos


—Pero por eso no  estoy  ciega.  Además  así  llego a  casa con ganas de…— podía sentir  sus  ojos  recorriéndome de  cabo  a  rabo—sabes  que  a Emmett nunca se le paro  conmigo—


— ¿Qué demonios  hacen aquí?—gruñí


—Pues  venimos a buscarte para ir a celebrar la  última noche de soltería del  Indomable y  empedernido  Emmett  Cullen—


—No.  Prometí  ser  un boy  scout—


—Ni  en tus  sueños, ya está todo preparado— hablo  Edward  aun tenso— pero, primero  haz el favor   y  cámbiate  antes que  mi novia  haga un rio con tanta  baba que  se le escurre—


—Fácil— atajo  Sheep, mirando por encima del hombro a mi  hermano— quítate  la ropa  y así  babeo  también por  ti.  Y en cuanto a ti,  con ropa o sin ella  vas  con nosotros—


—¿Desde  cuándo  una mujer está invitada a  una despedida de soltero?— pregunte  hosco


—Desde que quiero, pueda  y no me da  miedo—  respondió ella  sabionda y  petulante. 
Antes de que  nos diéramos  cuenta   la  muy  perra  hinco sus dientes en  un costado de mi  estomago  haciéndome  gritar y  a ella  reír— mueve  ese  prieto  cuerpo, guapo   o  te aseguro que ese mordisco  será  placentero si llegamos tarde a tu despedida—


 Deje  a  mi hermano  reprendiendo a su salvaje  novia. Una  novia  quien por cierto  reír a carcajadas.


Media  hora más  tarde,  un Edward aun  furioso conducía en perpetuo silencio,  mientras una parlanchina  Sheep  estaba  por   sacarme de quicio en la parte de atrás del  auto.


Una  hora después  nos detuvimos en un  hotel,  primero les mire  con cara de pocos  amigos  y luego con  preocupación. Sin saber que tramaban  y con la mente de Sheep, cualquier cosa podía  suceder.


—Vamos,  vamos, muévanse—


 Sin importarle si le seguíamos  o no,  brinco del auto y corrió  al hotel,  si aprecia que  la  fiesta  y la diversión fueran en su honor.


— A la próxima asegura de  estar presentable  al abrir  la puerta— gruño  Edward  antes de entrar al hotel


De Sheep, ni  el resto quedaba.  Subimos silenciosos  al ascensor, hasta  el último piso,  y la  ultima  habitación-Suite-.  Al  entrar me sorprendió ver a Jasper y mi padre  sentados  oyendo a  Sheep contar lo sucedido  sin reparo alguno,  a ellos  pareció  hacerles  gracias  su impertinencia  e imprudencia pues le celebraban  cada cosa con  fuertes  risas


— Sheep,  ¿Cuándo te vas?— inquirí mordaz


—mmmm… ¿cuando me de la regalada gana?—   sin dejar de  parlotear  con  Jasper y mi padre  se   dedico a servir  trago,  dejo sobre la mesa las pequeñas  copas llenas de tequila  blanco, bordeada  con sal y  a su lado  un  limón  con  picante—¡por  Emmett!— brindo  en solitario,  bebiéndose de un solo  golpe su  copa

Dos   tragos  más  tarde,  Sheep  insistió en querer   hablar  conmigo en privado.  Edward,  parecía querer matarme 


—Isabella— le advirtió


— ¿Si?  Edward— pregunto ella con fingida  inocencia— es mi regalo de despedida para  mi mejor amigo— le frunció el ceño


Con la cabeza en alto,   y  paso firme  me condujo  a  la habitación contigua. Solo encendió una luz  y le dejo tan bajo que poco se veía,  mientras me  acostumbraba  a la  oscuridad, palmeo  mi hombro


—Te  esperamos— con eso cerró la puerta


 El sonido de  instrumentos  me hizo  brincar. Retrocedí para encender  por completo la luz, entrecerré los ojos, al abrirlos me encontré  con una  habitación casi desnuda,  solo un sillón  y  un  enorme  pastel  blanco con rojo  burdeos  y  un  letrero   de  ¡Disfruta de  tu última noche! le  llenaban

Antes de poder  retroceder una sensual  voz  se  hizo sonar,  cantando “Why  don´t  you  do  rigth”.   y la cubierta  superior del pastel  se abrió,  con  el primer  crescendo de la música    los  brazos  y  una cabellera  rubia  se  vio.  El  corazón  parecía apunto de salírseme,  si  Rose  se enteraba   me mataría.

 Lentamente  fue  saliendo  el cuerpo de  espalda, dejándome ver   y contemplar una mujer de  cabello   rubio  liso  con bragas de  encaje  negro y sensual  como  una  prenda de vestir,  contorneándose deliberadamente . Con  el final de la canción la mujer  giro  sonriéndome  ampliamente

 —Mierda— exclame  anonadado.  Avance  seguro y motivado le ayude  a  dejar el  estúpido pastel.

 Sus labios   se unieron  en un caliente  pero corto beso.

 Observe detenidamente  su maquillaje cargado.   Obvie  el sonido de los acordes de “It´s a man´man´s world”, en la lúgubre voz de Etta Jones.  Mis  ojos  descendieron por su nívea piel,  llegando a  sus  hombros  cubierto por   encaje  negro  haciéndole, sus senos   también eran cubierto por  un sostén negro,  sensual, caliente y  que  si me daba la oportunidad  lo rompería con tal de contemplar  su cuerpo  totalmente desnudo.


 Mis  ojos descendieron  y  descendieron solo para    verse  atrapado por mas  delicioso y tentador  encaje  negro.
 

 Quería  aullar de  placer y  llorar de  frustración, si no podía  obtener  un poco de ese  cuerpo


—Siéntate—ordeno  bajo pero  firmemente— no puedes  tocar— advirtió  antes de  acercarse— dicen que mañana  es  tu día  especial  y debo ser  buena  por ser  tu última  noche de soltería— ronroneo  pasando  una de  sus largas  uñas  sobre   un lado de mi  rostro— no  toques— musito besándome  fugazmente 


Su  cuerpo  volvió a  contornearse  bajo  la   voz y la percusión de  I  just wanna make love to you”. sus manos   se movieron de  su  cuello a su cabeza  lenta  y  sinuosamente, su cadera   parecía un péndulo hipnotizándome,  lentamente   bajo   dejando sus senos  frente  a mis ojos, acercándose   y alejándose  lo suficiente para  hace un  giro  raro y  dejar su  espectacular trasero  frete  a mí.  Mis manos picaban por tocarle, y picaron  mas cuando  lo movió y  se inclino dejándolo  alto.   Sin la menor,  seguí  cada movimiento de  su cuerpo. No  temí ponerse entre  mis piernas y sentarse en mi regazo,  y  fritar  su caliente  cuerpo  contra el mío. Mi respiración   estaba por colapsar pero no me importaba con tal de  ver  ese cuerpo  tentándome a  pecar. cuando la voz  de la cántate  aumentó   se dejo caer  de  tal forma que  su cabello   se  arrastro por el piso  pero ello no le  impidió   seguir moviéndose en contra de mi dolorosa  erección,    se levanto rápido que  pensé  haberme  imaginado ese movimiento.  Sacudió  el cabello y me sonrió, con   parsimonia   se levanto  solo, para   poner   uno de sus  pies  cubierto por unos malditos  zapatos  altos en mi  pierna, clavando el tacón sin  misericordia. con el cambio de  la canción  cambio  el movimiento,  haciéndoles  más marcados  y  lentos,  mas  seductores  y  torturadores.



—¡Por  Dios!— exclame  al verle   sacarse  el encaje  que cubría  sus  brazos  a medida que  Etta,  gritaba en “Something´s got  a hold on me”. 


Sus ojos   y la sonrisa  ladina me hicieron seguir  hasta  la unión  de sus pechos, con un lento  movimiento  abrió   el  broche,  con  el aumento del ritmo se  saco  el sostén,  sin dejar de moverse provocadoramente.  Lo mismo   sucedió con sus bragas,  desaparecieron con movimiento  salidos  de quien sabe  Dios.  Volvió  a  sentarse  en mi regazo  frotándose  con gusto,  pasando sus manos por  mi rostro  y  pecho,  incluso provocando mi dolida  erección.

­
—Estoy caliente— ronroneo   chupando mi lóbulo, llevándome al límite con esa  irrespetuosa  y aterciopelada lengua  que  recorrió  lo que   quiso a su  arbitrio— Si me  tocas  podrás ver  lo húmeda que estoy—  su  voz  sonó  como un lánguido   gemido , uno que precede  al  orgasmo. 

Su boca me beso  como parte final de  su  acto

—Nos  veremos  pronto cariño— prometió, levantándose    dejándome  más caliente que el infierno y más dolido que  si me hubiesen clavado agujas 

— ¡No!— chille

—Solo me pagaron para un baile— musito  sin  dejar  de lado  su labor de  volver a ponerse las pocas prendas que antes  había  descartado. No sabía que era más  malévolo  que se hubiese desnudado y bailado frente  a mi  o que se  vistiera  tan     despacio  y  sin  pizca de alteración. Sus  labios  fueron humedecidos por  la misma lengua que jugueteó  en mi cuerpo


—Rose— susurre  dolido

—Un baile,  Osito,  un baile— se acerco   para volver a besarme— nos  vemos mañana  futuro  señor  Cullen— aturdido le  vi  caminar   al  baño y regresar   abrochándose  un   abrigo que  cubría   todo su hermoso cuerpo— Disfruta de  tu despedida de soltero,  yo ya disfrute  la mía— para  colmo, se  rio  y  sonrojo como   una  virgen— te amo—


Tarde  en volver  con los demás , hasta que mi   cuerpo no  volvió a  la normalidad,  o lo intento porque la imagen de  Rose  y su  baile  no se   desaparecería  nunca.  No me extraño que volver  Sheep me  sirviera  una copa de tequila sin sal,  ni  limón o picante,  o que Madonna  sonara en  la  televisión

 Edward,  Jasper y mi padre   estaba  sentado   freten  a una mesa  redonda   impacientes   por lo que  pude observar


—Vamos— dijo   indicando la mesa— hoy  te dejare  ganar— solo entonces  me fije en las cartas que  sostenía en una de sus manos— hoy  el premio  un  auto—anuncio  sentándose  y mostrando sus habilidades  barajando  las  cartas— como no hay  casa  lo   haremos  así,  seré  su  cupiere.  Vamos a  Cinco,  si  gano más de  dos. Ustedes  señores  míos  me darán el auto que yo  quiera—


Las  cartas se repartieron,  cada uno  hizo su movimiento.  Segundo a segundo  la tensión  fue en aumento,  pero nadie  se  atrevía a moverse.   Las  horas pasaron, entre  gruñidos,  risas socarronas,  faroles y   palabras  soeces siseadas, entre   jubilosas  expresiones y  algunas maldiciones. Lo que iba  a  unas  horas de  distracción  terminaron por  ser  horas de  tensión,  de  pasión.

 La  quinta  y  última  ronda  termino    cerca de las ocho de la mañana,  con una Bella  sonriente  que  si no la conociera  con  anterioridad  podía decir  que  era  una jugadora profesional.   Toda  la  baraja   revuelta y   tres  rostros masculinos  totalmente contrariados

—Han de ser  buenos perdedores— declaró insolente— tú,  tú,  tú y tú— dijo indicando a cada  uno—se  pondrán de acuerdo para darme  mi permio, y  que conste gane limpiamente— las palabras que  negaban  su declararon  cayeron   en  vacio— he de  agradecer  a Pokerstars. com y   mis largas  noches de  insomnio,  a mi inteligencia y  su  imprudencia  e  incredulidad por este rotundo  triunfo que, no se diga que las mujeres solo somos  buenas para la cocina y  criar  niños.  Hablando de niños, mujeres y  cocina, si no quieren que  les corten las  bolas  a todos, con excepción de mí Edward, surgieron que vayan duerman unas horas y se preparasen para la boda—  antes de poder abandonar  la  habitación fuimos testigos  del beso y  el abrazo  que  Sheep  diera a mi hermano— te  dije  que  tendría  un  auto nuevo   antes que  Emmett se casara, ya sabes  cual  quiero así  que asegúrate de traerlo a casa pronto—


Pasado el mediodía  el teléfono me despertó, lo ignore las dos  primeras  veces  a la tercera  lo   mande  contra el piso, a la  cuarta y con el ceño fruncido  y ojos cerrados me las  arregle para  tomarlo y  a la quinta vez, conteste  al  estilo  ogro endemoniado


—Si—


—Eres  tan condenadamente  caliente cuando  estas  gruñón— ronroneo  Bella— eso  o  como los demás miembros de tu familia aun están  sentidos porque  una mujer les desplumo— rio


— ¿No tienes nada por hacer? ¿Cambiar pañales?¿torturar al  imbécil de mi hermano?¿pelear como gatas con mi hermana?—


Un  suspiro exageradamente  sentido  reverbero por la línea—No, no  y  no, Edward y la  canguro se las  llevan bien con ellos, además,  como  madrina tengo que   asegurarme de ser  tu dolor de culo personal, así que  levanta  tu feo trasero, báñate que hasta  aquí huele  a hediondo y   arréglate Edward pasara por ti,  recuerda  es tu boda—

 Obedecí las  ordenes de mi amiga,  los nervios  que  horas antes  no  estaban  comenzaron a alterarse.  Tarde más  de  dos horas en  ponerme el maldito  traje.


Edward,  se mantuvo   en  completo silencio,  poco  me importaba  enfrascarme en una  absurda discusión con mi hermano  por lo de la noche  anterior, conociéndole  sabía  que  estaba   aun  histérico  y enfurruñado y no valía Sheep y sus  artimañas amatorias.

El trayecto de  mi casa  a la  casa de campo de  la  familia  ubicada  cerca de  Portland se hizo   interminable,  cada dos por  tres  baja la vista para cerciorarme  de  haberme vestido correctamente.  Chaqueta negra,  camisa  blanca  y  corbata blanca  y  el detalle  en la solapa que  mi madre me obligara a usar.


Los pocos  invitados a nuestra  boda  ya  estaban  arribando, por lo menos eso aprecie  mientras  ingresábamos  por el  camino  de tierra. 


—Llegan  tarde—  riño  Alice— Rose  está  en su  sesión fotografía y… ¡qué  cara tienen!— chillo— el colmo  que  todos  tenga cara de perros  apaleados, se suponía que no  se excederían en tragos  que, se portarían  correctamente  pero ¡no! Y se  suponía   que  esa mujer  estaría   para cerciorarse—


—No tomamos más que uno  pocos tragos— respondió  tenso  mi hermano


—No la defiendas, esa  mujer  es  una…—

—Una  mujer completamente  feliz y  que  durmió plácidamente en brazos de  su novio— la voz de  Sheep, produjo en  Edward una  sonrisa  presumida. En Alice, una mueca de fastidio,  y  en mi risa


— ¿Por qué  parece que tú hubieses  dormido  toda la noche?— me queje


­—Porque la  belleza  no se improvisa.  Ahora  vamos   en breve  dará  comienzo la ceremonia—


Mientras  avanzábamos  hacia   el lugar indicado,  le  vi,  una  hermosa  mujer  siendo besada por los últimos  rayos del  sol, sonriendo  ampliamente y  vestida como un  hermoso  ángel  con  girasoles  en  mano. Sentí  que el corazón se me salía de la emoción. Entre la noche anterior y  hoy podía  asegurar que de morir  lo haría  feliz.

Sheep, tiro de mi mano llevándome lejos  de ella,  mierda, cuando lo único que deseaba  era envolver mis  brazos  en su  cintura  y  besarle con locura.

 Quince  más  tarde, la  maldita marcha  nupcial  casi me provoca  un  paro cardiaco.  Primero  mi  sobrino caminado elegantemente. De  brazo de mi padre y  muy sonriente  avanzaba mi   Rosita, seguida por una  Sheep, totalmente  elegante y  mi  ceñuda  hermana.


Cada persona alrededor del  pequeño  cenador se  ubico  en  su puesto,  mi hermano y  Jasper   a mi lado. Alice  y  Bella  a su lado.  Mis padres  cercan junto con un pajecito  sonriente y  juguetón


Las pocas  veces  que mis ojos  se  separaron del  emotivo  rostro de  Rosita, se  posaban en las otras mujeres importante de mi vida, todas ella, incluyendo a mi amiga  lloraba en silencio.  Tuve que morderme  el carrillo para no carcajearme ante  la reacción  romántica de  mi amiga.


Los  votos  fueron entonados  al unisonó,  solo variando  algunas promesas  individuales.  El  si fue  precedido de  una  sonora  risa de parte de  Sheep.  El  beso   fue el más casto y puro que  hubiese dado en  mi vida. Nadie  tiro  granos, solo algunos vítores y  abrazos


—No sabía  que  llorabas en las  bodas, Sheep— me burle cuando salto a mi  abrazándome con fuerza— ¿Quién diría que eres una  romántica empedernida?—


—No lo soy— aseguro— si llore, fue  porqué  creo que  pueden  cometer un  error—


—Ciertamente,  es una romántica de cabo a rabo, si  no mira qué libro lee cando  nadie le ve— aporto Edward  tomando a su  novia y  llevándole    en dirección de  mi  mujer


El brindis,  el discurso de los padrinos, algunos  amigos  no   falto,  tampoco  escaseó el alcohol, la comida, el pastel,  la música  y las  fotografías. 


La liga  se  sorteo  y  tuve  que aguantar  una eternidad  hasta que el afortunado le sacara con los  dientes de  su  delicada pierna.  El ramo   cayó en manos e Marissa quien  sonrojada  se unió al ganador de la liga para su baile


Nuestra  noche de  bodas  termino en la  suite nupcial del  Ritz,  como  buen marido que  era y pretendía ser  desde  el  coche y  hasta la habitación  le  lleve  en  vilo,  tal como la  tradición manda.  Bese  su  cabeza,  me embriagué con su aroma  y me di  el gusto de  verla por ultima vez con su  traje de novia, antes de  empezar  lentamente  a  desnudarle.


No me sorprendió  encontrarme con un  conjuntito  parecido a la noche anterior, esta  vez  blanco  como las nubes. Un  corpiño   sensual,  una pequeña  bragas  de delicado encaje y   una  liga en su  muslo  izquierdo

—Emmett—  su voz  un  ronroneo  cargado de promesas calientes

—Sra. Cullen—  gruñí,  tomándole  en  brazos  y  depositándole en la cama


 tome  el  tiempo  necesario para  verle,  estudiarle,  memorízale  e  inmortalizarle en mi mente, alma  y cuerpo.  Una marca  para  toda la vida y   otras si las hay. Le  bese  con sigilo,  le  toco con devoción le  ame con toda mi pasión.   Una  noche  de bodas  no  era suficiente para amarle  como  se debía.  Una  vez  fue  poco  para  todo lo que  deseaba  hacerle. Por  ello  me entregue completo a amarle en silencio,  emborrachándome con sus movimientos,  con sus gemidos,  adorando el  olor  que nuestros  cuerpos generaban.  Saciándome  de  ella,  y  de este amor.  devorándole hasta que el alba  despuntó y  mi  cuerpo cedió  al placer  que da  dormí con  la persona que amas  en brazos, creyendo en  inmortalidad y  seguridad. Teniendo en mente que  cada día  trae  una  enseñanza y  que unos son los maestros, otros  los aprendices  pero  que al final  todo  converge  en un punto donde somos  uno y  somos nada.


FIN

7 comentarios:

  1. Adita de mi corazón!
    Menudo broche de oro para este fic, y esa foto de mi osito con traje de ceremonia...grrrr...totalmente comestible
    Y el striptease de Rose...vistes que la llame por su nombre? casi me cae bien.
    Y ya tienes ideas para los outtakes? que te parece la luna de miel, cuando nace su primer hijo, o mejor, una parejita de gemelos. Cuando están viejecitos los dos rodeados de su familia, algo así como el 25 aniversario.
    Yo que sé!!!
    Seguro que me sorprendes gratamente con lo que hagas, como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me encanto el final de esat historia!...
    pobre Emmett como sufrio x no ver a Rose lo bueno fue q ella fue su personal stiptease y los 2 tuvieron una gran despedida de solteros,y esa shaep q mortifico al pobre de Edward y lo puso celoso con sus comentarios sobre Emmett q mala jaja,me gusto mucho este fic gracias Ada x continuar con ella y no abandonarla,saludos y nuevamente gracias!:)

    ResponderEliminar
  3. que final tan espectacular para esta historia....me queda una nostalgia porque no vere mas a mi sheep....pero igual te felicito Adita....y mi idea fue genial!!!!
    hahahahahahha
    te amo...besotes

    ResponderEliminar
  4. Ahhh me demore en leer esto siendo que era la primera en esperarlo. Llore me encanto el final y definitivamente ese baile me encanto quede plop como te habia comentado. Dios extrañare a Sheep pero estoy segura que la vere dando vueltas por ahi. uno nunca sabe xD miles de saludos mi adita gracias por tan grandiosa historia. gracias por tus hermosas palabras.

    Espero lo proximo que quieres traerme a leer. miles de besos :D

    ResponderEliminar
  5. GRACIAS ADA ME ALEGRA QUE TU MUSA INSPIRADORA HALLA CONSEGUIDO LLEGAR A TI DE NUEVO, YO AMO TUS HISTORIAS ME ENCANTA LEERLAS, ME APASIONO CON ELLAS, AH NO SABES CADA EMOCIÓN DE LOS PERSONAJES ES COMO SI FUERA PROPIA, YO SE QUE ES MUY LOCO QUIZÁ HAYA PERDIDO LA RAZÓN PERO BUENO SIEMPRE QUE SEA FELIZ NO IMPORTA, TODO TE LO DEBO A TI Y POR ESO DIGO GRACIAS, POR QUE NO NOS ABANDONASTE Y SIGO AL PIE DEL CAÑÓN.

    EN LO QUE AL CAPITULO SE REFIERE ES MAGNIFICO ME ENCANTA COMO COGEN A EMMET PARA SUS BURLAS JA UNA AMISTAD ASI EN MI 19 AÑOS DE VIDA NUNCA LA HE TENIDO Y SABERLA REFLEJAR EN UNA HISTORIA NO ES FÁCIL TE FELICITO.

    ResponderEliminar
  6. me encanto, lastima que se termino era una de mis historias favoritas

    ResponderEliminar
  7. Bueno antes que nada no habia tenido tiempo de dejarte mi comentario, pero dejame decirte que me supermegaencanto estuvo genial al igual que toda la historia, sin duda no olvidare a este Oso tan enamorado de su Rose y ni que decir de Sheep que siempre me hizo reir mucho con sus ocurrencias, Gracias Ada por darme la oportunidad de disfrutar de tan fabulosa historia,,,,,
    Besos

    ResponderEliminar