“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



viernes, 17 de septiembre de 2010

LIMITES PELIGROSOS CAPITULO 17 COMPAÑIA

CAPITULO 17 COMPAÑÍA

Feliz fin de semana para todas, bien otra semana que pasa y un nueva que s e abre paso, para las niñas de México y Chile feliz Bicentenario; FELIZ DIA DEL AMOR Y LA AMISTAD_ aquí, en Colombia_ este mes está dedicado para hacer sonreír a todas las personas importantes en nuestra vida, la amistad e s un gran lazo que llena nuestra vida, una amigo llega en el momento justo y necesario, una amigo sin importar la distancia siempre está contigo, no olviden expresarles a aquellos que amamos lo mucho que lo hacemos, por mi parte doy gracias a la vida, al destino a Meyer y a Summit porque por ellos pude conocer personas maravillosas, locas y divertidas, personas que son incondicionales, a todas Uds. Gracias.
P.S: TwIns Te Amo Y Te Extraño.
POV EMMETT

Felicidad tranquilidad mi Rose, por fin aceptaba su embarazo, ya no refunfuñaba ni lloraba, bueno, a no ser que sus hormonas la traicionaran, los días los dividíamos entre nuestros trabajos, y las compras que comenzamos para adquirir todos lo que nuestros hijos necesitaran, claro la discusión siempre estaba al momentos de comprar algunos juguetes y la ropa

- Emmett, aun no sabemos si son niños o niñas- gruñía mi novia cuando me veía llenar la canastas con pequeñas ropas rosas

- Y, pues llevemos ropa de otro color, así si son niños tendrán más cosas que ponerse- le decía en pro de hacerla reír, rodaba los ojos para luego refutar mi teoría

- Si como si fueras a dejar que tus hijos se vistan de rosa y flores- dijo sacando un pequeño

- Rosita, mi linda rosita, pues claro que los dejaría vestir así, no ves que soy un padre moderno, ósea, nena open mind-

Las tiendas para bebes de casi toda New York nos empezaron a conocer por nuestras pequeñas compras, claro sumado a eso Alice siempre iba con nosotros ya que sería la madrina de uno de los bebes, solo debimos haberlo propuesto una vez nacieron y no antes la enana me traía loco con sus ideas

- Cuando compres el apartamento o la casa asegúrate que sea cera a nuestra casa- decía alegremente- ya tengo montado el diseño para el cuarto, solo necesito saber de una vez por todas que serán

- Tu bola de cristal se descompuso- bufe ganándome un codazo en las costillas cortesía de Alice y otro en la nuca de parte de Rose, las remendistas se reían de mi sufrimiento, pero así actúa un hombre enamorado ¿no?

Las noches eran más extrañas, siempre intercalando donde nos quedábamos o si dormiríamos solos

- No es más fácil que ya se larguen los dos- gruñía Vera fingiendo enfado

- ¡Noo!- exclama alarmada Bella- cállate no seas mala, yo quiero consentir a Rose y a los bebes-

Me emocionaba saber que todos estamos tan animados con la llegada de mis pequeños que casi podía llorar de la emoción que sentía, lentamente a Rose se le comenzaba a ver su abultado vientre, al comienzo era leve pero cuando cumplió el cuarto mes parecía que los pequeños se habían revelado y querían que todos los vieran.

Por más que persuadía a mi linda Rosa en contarles a sus padres la noticia ella se negaba

- Si vuelves a tocar ese tema te puedes marchar y no volver hasta después del nacimiento- refunfuñaba y se marchaba despotricando.

la búsqueda de apartamento o casa fue frenada por Rose quien se negaba a irse a vivir conmigo ¿Por qué? Fácil

- Osito, no estoy preparada, son muchos cambios en poco tiempo, dame espacio para pensarlo

Y claro como yo había abierto mi bocota y asegurado que haría lo que le hiciera sentir bien, no podía ni discutir

- Haber quien tiene los pantalones en esta relación- decía Alice, siempre que salía furioso en busca de algo para tomar- ella no ha dicho que no, así que por qué no continuamos sopesando varias posibilidades-

- Quiero conocer a mis hijos- fue mi única respuesta

- Señor dramas la vil bruja no te lastimara, así que me das carta blanca- asentí varias veces, lo siguiente que se oyó fueron gritos y saltos, tanto que todos había llegado a la sala para ver que sucedía

- ¿Se gano la lotería? - cuestiono Jasper, quien enarcaba una de sus cejas y cruzaba sus brazos

- No, ya sé por fin Victoria Secret decidió aceptar uno de sus locos inventos en lencería- la socarrona respuesta de Vera hizo que todos riéramos, Alice me recordó a una niña cuando detuvo su celebración para sacarle la legua a su amiga e inmediatamente retornar a sus brincos desesperados.

- Que es Alice cuéntanos antes de que te de un pre infarto por la emoción- pidió su novio amablemente mientras intentaba atrapar al pequeño torbellino

- Nada- respondió segura, la mirada que me dedico Rose me dio a entender que ella entendía cual era el nada de su pequeña amiga, mas no me dijo nada.

El control con Kristhal llego, estaba emocionado por saber de una vez por todas el sexo de los bebes, mi corazón martilleaba con mas fuerzas que nunca, todo parecía darme vueltas, ese día cancele las clases en la universidad excusándome por tener gripe, mientras íbamos camino al consultorio creí desmayarme

- Estas bien- la voz de Rose era tan apacible, tranquila

- Si, no te preocupes-

La enfermera nos saludo alegremente, sus ojos se posaron en el ahora muy visible embarazo de mi novia, quien sonreía ampliamente, por un instante vio un destello de anhelo en sus ojos, rápidamente nos dirigió a la sala donde realizarían la ecografía

- ¿Nerviosa?

- Porque , no, para nada

- ¿Qué crees que sean?

- Pues dos bebes, Emmett, no creo que sean osos, digo por más que su papá se crea uno, ellos son dos pequeños humanos- se sobo el vientre dulcemente, y susurraba
- Dos ositos melositos, juguetones, dormilones – Dios como amo a la Rose tierna, la rose que es más suave que las nubes y más dulce que la miel, Rose la madre de mis hijos, atrape sus labios para agradecerle lo feliz que hacia mi vida, lo maravilloso que se sentía tener alguien por quien preocuparme y a quien amar.

- Hola , papitos- saludo Kristhal, hoy su cabello estaba recogido en una extraña trenza y usaba una diadema a juego con su camisa, las gafas que no dejaba y ocultaban la belleza de sus ojos

- Hola- salude tensándome nuevamente

- Kris, Emmett se pregunta ¿si tendremos ósenos en lugar de niños?-la seriedad que implemente en formular su pregunta hizo que la doctora riera a carcajadas por varios minutos, para luego levantarse las gafas y limpiar las lagrimas que se habían escapado, rose tenia tapada la boca con una de sus manos ahogando las risas.

- Sería interesante, pero lo descubriremos el día del parto, así que Papa Oso, preparado para ver a sus crías- dijo tratando de mantenerse seria.

Una vez se ubico en la camilla y Kristhal se preparara se dedico a extender el gel sobre el vientre redondeado, vi como se estremecía antes el contacto con el pequeño aparato, en la pantalla apareció la imagen, la bien formada imagen de dos cuerpecitos
- Vaya se están formando bien - aseguro confiada la medico- veamos- movió lentamente el aparato- haber amores, muéstrenos que son- los bebes parecían estar abrazados y no quererse separar, mis ojos estaban abiertos de par en par, mis pequeños bebes juntos cuidándose desde el vientre, Rose limpiaba las lagrimas con un Kleenex- No- susurro

- ¿Qué? ¿qué?

- Se niegan, no creo que sea posible ver su sexo ahora

- ¡Oh!- susurro Rose, un poco decepcionada

- Creo que tendrán el temperamento de mami- dije seguro- las cosas se hacen cuando ellos quieran, Dios ahora tengo a tres que me dominan- hice mi voz de drama, haciéndolas reír

- Pobre de ti- me consoló la doctora, el chequeo continuo con el peso de Rose, midieron su vientre y recetaron otras vitaminas para evitar que le diera anemia.

Mi mente comenzaba a preguntarse ¿Qué deseaba rose? ¿Niño? ¿Niña? ¿niño-niña?, durante todo el camino mantuve nuestras manos entrelazadas, solo la solté para ayudarla a subir al auto y para ayudarla a bajar cuando llegamos a mi apartamento.

- ¿Quieres algo?- pregunte viendo que el reloj marcaban mas de las cinco

- Hm, tal vez un Brownie caliente con un poco de helado de pistacho encima y una vaso de agua al clima

- Salen - respondí mientras iba al teléfono para hacer el pedido a una de las heladerías cercanas

Una vez el pedido llego se sentó en el comedor a jugar con el helado, luego parecía hacerle el amor al brownie, luego se ubico en el sofá junto a mí, la seduje para que jugara conmigo un poco, aceptó pero solo si era algo como Crash Bandicoot, reía cada vez que una caja con nitro se reventaba y le quitaba una vida

- No, se vale , ese perro no sabe cómo jugar- se quejaba - No hay una niña ahí con la que pueda jugar

- Calor que si- respondió perverso- él como todo los hombre tiene a su chica, se parece a ti es rubia y linda, lastimas que coco solo sea su hermana

Rodo los ojos hasta dejarlos en blanco- Hombres- susurro, sus dedos se movieron rápidamente sobre el control hasta que encontró a la hermosa coco y la eligió para su juego, quien hubiese dicho que tener la colección completa de este juego sería beneficioso, el resto de la tarde la pasamos jugando CTR y Bash, Rose desistió de Bandicoot 1 y 2 una vez el pequeño tigre en uno de los niveles la hizo caer, parecíamos un par de adolescente gritando y riendo cada que Coco me pegaba o lanzaba alguno de sus trucos para sobrepasarme.

Cuando la noche llego le invite a cenar, entre mejor comiera mejor se encontrarían mis hijos, a ella no parecía molestarle la comida, así que aproveche para pedir un delicioso asado argentino.

Los días con mi Rose cada día se ponían más interesantes, toda barrera parecía haber sido derriba por una fuerte colisión, no miento si figo que estaba nervioso la velocidad con la que ahora andábamos no parecía normal, no quería que resultara alguna infracción, pero tampoco podía alejarme o bajar el ritmo a nuestra relación.

A mediados del cuarto mes, dije: “Adiós antojos, ¡Sí!”, Rose llevaba una semana sin antojo alguno, claro la victoria no se puede cantar antes de tiempo , hasta que una noche, mejor entrada la madrugada se despertó antojada de coctel de camarones

- Rose, son cerca de las 3 Am donde voy a conseguir coctel de camarones

- No sé, pero quiero, queremos- exigió, malcriados, si los tres eran unos malcriados- sus ojos se aguaron rápidamente, así que maldiciendo por la hora me levante y corrí a mi jeep a buscar un Coctel de camarones.

Después de una hora de andar por Queens, opte por levantar a Carlisle para que me ayudara, claro si yo no duermo tengo que desquitarme con alguien, después de quince minutos me situó un Foot Mark donde preparaban lo que uno deseara, conduje hasta el sitio y regrese a casa con el pedido de mi reina.

Dos noches más tarde otro de sus maravilloso antojos, le hizo recorrer toda la cuidad, una vez lo consiguió ella llamo diciéndole que ahora deseaba otra cosa. No sabía que un embarazo pudiese ser tan difícil, yo jurando que los antojos se pasaban una vez el cuarto mes llegara, pero no con Rosita

-Eso es porque son dos- decía entre risas-


- Sí, pero porque no te dan los antojos más temprano- respondía un tanto molesto

- Porque así somos nosotros- respondía en medio de una hermosa sonrisa- además tienes que alimentar a tu familia , mira que no son dos somos tres- con esas palabras me hacia sucumbir a sus deseos.

su sonrisa y el amor que le brindaba a mis bebes era la mejor recompensa.

No me resistía amarla suavemente, varias veces despertaba con besos en sus mejillas, en sus labios, caricias esporádicas pero profundas, cada toque era dejado con gran devoción, levantar el pequeño camisón la cosa más preciada, besar su estomago, susurrarle a mis hijos, contarles cosas de sus papas, me enorgullecía, Emmett McCathy tenía corazón y salía a flote para sus seres amados, hacer el amor con Rose , simplemente era estar en éxtasis, la suavidad con la que nuestros cuerpos se manejaban, lo frágil que podía ser su respiración, los gritos y el llegar clímax juntos simplemente me maravillaba, cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo, solo lograban amarla más y estar total e irrevocablemente enamorado de ella.

POV ROSE

Ver como cada día mi cuerpo cambiaba me llenaba de orgullo, en mi crecían dos pequeños ángeles, dos pequeños tesoros a quienes cuidar y amar; con cada cambio, mas amor sentía por mis pequeños, un gran regalo, las cosas con Emmett eran más sencillas, mis hormonas revolucionadas lo sacaban de casillas varias veces, pero nunca se quejaba, tan solo negaba y al final cumplía con lo que pedía, sentir como sus fuertes brazos nos acunaban y protegían me llenaba de gozo, fuerte pero delicado, fiero pero dócil, oso pero a su vez un simple gatito.

Esta experiencia, nos estaba enseñando a crecer juntos, aprendiendo a compórtanos como pareja, en preocuparnos el uno por el otro, en pensar a futuro y no solo en hoy, en el ahora, claro aun mantengo algunos de mis recelos respecto a algunas situaciones, como irnos a vivir juntos, bueno, solos, no estar en su apartamento o en la casa de mis amigas, solos, la idea me aterraba, por más que la pensaba, mas la huía.

- No hay que temer Rose, el te ama- decía Alice quien jugaba a ser mi consejera- que mejor regalo para sus hijos que una familia solida

- Lo sé, solo que… Dios, tengo miedo, ¿si no funciona? ¿Qué?

- Como sabes que no funcionara si no te das la oportunidad, digo, se puede caer y levantarse

- Alice, estamos hablando de una familia, no de un noviazgo, a eso súmale hijos-

- Una pareja por mas caídas que tengan se pueden recuperar solo deben trabajar en equipo, un matrimonio o una familia es como una empresa, si quieres que funcione todos deben aportar, lo importante es mantener el respeto

- Quizás, tengas razón Sabrina

- ¡Ew! Ella es rubia, respétame soy morena y amo ser así, además me falta el gato parlanchín- reí abiertamente ante su reproche ¿qué de malo tiene Sabrina?.

- Bien, lo pensare mas, quizás la cabeza me estalle- su mirada decía “cállate o no respondo”

¿Vivir o no vivir? He ahí la cuestión, pros y contras iban y venían, cada momento libre en la oficina era dedicado a re debatir la idea, un pequeño papel blanco y un bolígrafo eran mis amigos

Pro´s: Ordenado, Tierno, amoroso, Sabe cocinar, abierto al dialogo, paciente, sabe cocinar (punto importante sobre todo para los fines de semana), me quiere- corrección- nos quiere

Contras: hm… todos son peros míos

Viendo las cosas así, la uncía con problemas ciertamente era yo y solo yo.

- ¡Dios envía una señal!- exhale profundamente

Mi manera de vestir ahora marcaba la diferencia, camisas holgadas, pantalones de mezclilla con pretina alta y no correas, zapatos bajos, suéteres, bufandas, maquillaje leve ya que mi piel parecía de porcelana.

Mi jordana laboral iniciaba a las nueve de la mañana y terminaba a las tres o cuatro o cuando alguna de mis amigas o Emmett venia por mi

“ Deben descansar, tanto trabajo les hará daño, si te estresas los bebes también lo harán, es tu primer embarazo cuídate”; a veces tanta atención me exasperaba, mi vida de cocteles, eventos, salidas esporádicas se volvieron nulos.

- Por fis- les rogaba- hace años no veo a Esme y Carmen, no seas malito- tenía mis ojitos de borrego y mi puchero de niña inocente, mi labio inferior se movía un poco para darle más dramatismo-Emmett, di que si ¿sí?

- Rose, ese ambiente no les hace bien- argumento

- No me importa quiero salir, por favor, antes de que mi embarazo no deje ni que me vea los pies-

- Exagerada-

- A la mierda, voy a ir así no les parezca- tome mi chaqueta, mi bolso y par a marcharme a la discoteca donde se encontrarían los amigos de Emmett, que al fin de cuentas también eran mis amigos- Quiero bailar- decía a mis bebes- necesito relajarme-

Tome un taxi e indique al conductor a donde nos dirigíamos, allí me encontré con Esme y Carmen quienes hacia miles de años que no las veía y aunque no fueran mis mejores amigas, quería verlas, después del correspondiente abrazo y un poco de cotilleo ingresamos a la discoteca que estaba a reventar, cuando entramos nos dirigimos a la sección VIP

- ¿Y Emmett?- cuestionó Carlisle

- Ya viene- mentí

- Bueno, ¿por qué han estado tan perdidos?- Pregunto Esme

- Querida el trabajo, además que mis amigas quieren secuestrarme cada dos días- respondí mofándome del hecho que prácticamente las tenía sobre mi nuca todo el día

- ¿Qué pedimos?- afano Carmen- La noche se hizo para gozar- aseguro, todos a sentimos, continuamos hablando de todo un poco, hasta que Eleazar llamo la atención de todos

- Ginebra, ginger y mucho hielo, ¿les parece?

- Si- contestaron Carlisle, Esme y Carmen, el mesero atento tomaba nota del pedido, antes de que marchara lo detuve

- Para mí una botella de agua natural, por favor- todos voltearon a verme como si estuviera loca, Carlisle arqueo la ceja diciendo claramente “¿y eso?”, el mesero se marcho y mis amigas comenzaron su cuestionamientos

- No nos acompañaras, como en Miami, recuerda- reímos ante el recuerdo, como olvidarlo

- ¿Estás enferma?- pregunto Eleazar uniéndose a la conversación

- Un poco- respondí sonrojándome

Una vez llego el trago comenzaron a brindar y reír, se sentía raro no poder tomar, luego se levantaron a bailar, en ese momento me sentí una estúpida por no haber persuadido a mi oso para que viniera conmigo, deje salir un resoplido de frustración, tome la botella de agua resignada, emocionados mis acompañante bailaron hasta que necesitaron un leve respiro, con el ruido de la música no podíamos hablar mucho, además apenas recuperaron el aliento se escabulleron a la pista, me perdí viendo bailar a la gente a mi alrededor, riendo, cantando, mi corazón se entristeció, extrañaba locamente a Emmett, sentí una mano sujetándome por la cintura, exaltada, me gire con toda la intención de golpear al atrevido que me tocaba

- E-es…- las palabras quedaron en el aire cuando encontré el rosto del hombre más hermoso, sonriendo ampliamente

- Lo siento- dijo en mi oído, mis manos abrazaron su abdomen se aferraron a su cuerpo, su mano peinaba mi cabello gentilmente- Bailamos- pido, como si hubiesen activado el botón de play me puse de pie, sus manos se posaron en mi caderas, mientras las mías se pasaron por el cuello, al son de Gilberto Santa Rosa& Víctor Manuel con sus almas gemelas, los movimientos lentos, amables, me llenaban de gozo, unimos nuestros rostros para besarnos, dulce, su lengua recorriendo mis labios, sus labios presionando los míos

- Te amo- dije sobre sus sexys y deliciosos labios- Gracias-

Canto a mi odio la ultima parte de la canción, en ese momento me di cuenta , me saque el premio gordo de la lotería

- Tú para mí, como dos gotas de agua
Yo para ti, como dos granos de arena
Tal para cual, y como dos palomas, dos palmeras
¡Almas gemelas!
Tú para mi, tal parece que fue ayer que nos unimos
Yo para ti, pero es amor de tiempo y sigue vivo
Tal para cual, es perfecto este amor tú conmigo y yo contigo
Almas gemelas
Tú para mi, yo sigo por tu camino
Yo para ti, tu caminas por mis huellas
Tal para cual, si esta feliz yo me río y lloro tu pena
¡Almas gemelas!

Perdidos en nuestro mundo, continuamos moviéndonos lentamente ,no prestábamos atención a nada mas, sus manos se ubicaron sobre mi vientre acariciándolo

- Papi los ama- dijo alto para que le oyera, un pequeño movimiento, hizo que Emmett aullara de alegría- Vez ellos saben quién los cuidara. Esos son mis hijos inteligentes como papá y tercos como mamá- negué su afirmación.

- ¿Mamá? ¿quién va a ser mamá? - pregunto Esme, los brazos de mi novio me aferraron mas, mientras le sonreía presumidamente

- Mi Rosita- el grito de Esme fue tan alto que varias personas voltearon a vernos

- ¿Por qué no habían contado?- se quejo, girándose a decirles a nuestros amigos, en un momento varios brazos estuvieron sobre nosotros, brindis, felicitaciones y bromas, el resto de la noche, claro hasta la una -porque estaba cansada y me dolía un poco la espalada - la pasamos riéndonos y bailando.

Una vez llegamos a la casa caí rendida, los brazos de Emmett nos sostenía afable, me desperté con un pequeño dolor en la parte baja del vientre, pequeñas punzadas agudas que me hicieron retorcer varias veces, con cuidado me levante para ir en busca de un poco de agua.

- ¿Estás bien?- pregunto Jasper, asentí, no quería preocupar a nadie- te ves pálida, ¿seguro que estas bien?

- Lo pálida se debe a que no me puedo broncear, necesito un poco de sol, playa, mar, deberíamos ir un fin de semana a Miami- respondí tratando de ahondar sobre si estaba bien o no

- Si, vamos, cambio de aire- una nueva punzada me hizo chillar

- Rose- llamo mi amigo

- Nada, no te preocupes necesito un baño- me dirigí al baño del pasillo- ¡Dios! - exclame cuando el leve sangrado- ¡Alice!- grite -¡Jasper! Llama a Alice- al momento tocaban la puerta

- Rosalíe ábreme- la voz de Emmett era de completa alarma

- Emm, necesito a Alice, bebe tráela- pedí, las lágrimas comenzaron a caer por mi rostro

- Rose, dime que no es un ataque existencialista- gruñía Bella, poco después Alice golpeo la puerta la deje entrar

- ¿Qué sucede?- sus dedos limpiaban mis lagrimas

- Me duele- le dije señalando mi vientre- y…- las palabras aprecian atragantarse- estoy sangrando-

En un abrir y cerrar de ojos, Alice gritaba que encendieran uno de los carros, luego los brazos de Emmett me atraparon para cargarme hasta el carro, Jasper condujo como el mismo diablo hasta el hospital más cercano, frio, miedo, pánico, lo único de lo que realmente era consciente, crudo miedo recorriendo cada parte de mi cuerpo, el dolor no aminoraba, creo que Emmett volvió a cargarme para ingresar gritando al hospital, a lo lejos oía las voces de la enfermera y un medico pero eran vagas e incoherentes.

Mentalmente pedía a un milagro, suplicaba e imploraba que no les sucediera nada a mis bebes, mi conciencia se desvaneció, vacio, vacio, mi cuerpo se sentía vacio, cuando mis ojos se abrieron, lo primero que hice fue llevar mis manos a mi vientre, cerciorarme que ellos estuvieran bien, suspire aliviada.

Las manos de Emmett se unieron a la mías

- Nos han asustado- su voz tenía un leve tinte de dolor

- Ya somos dos- mi voz estaba ronca- tenia tanto miedo ¿Cuánto llevamos aquí?

- Casi todo el día, el médico dice que las amenazas de aborto son normales mas porque es nuestro primer embarazo, además dice que debemos reposar- me encantaba oírlo hablar en plural- y pedir cita con Kristhal para estos días, hasta que no se descarte la amenaza debemos estar en continuo chequeos- asentí, aun me sentía débil, sus labios besaron los míos con necesidad, con fuerza la misma fuerza que me unía a mis hijos, la fuerza que surgía de mi para mantener a salvo a mis pequeños- Descansa- susurro a mi oído, cerrando los ojos me deje llevar a un sueño profundo.

Dicen que el camino es largo y culebreo, los percances llegan cuando menos los esperamos, las sorpresas no son todas buenas y la alergia a veces se tiñe de tristeza, lo que hace que cada momento sea bueno o malo es el o los compañeros de viaje, en mi viaje los límites han sido peligrosos, pero mi compañía me sostiene evitando que caigamos al abismo.




5 comentarios:

  1. Ada amor, qué maravilla de capítulo! Amo a Emmett, dios sí! y Alice es magnífica (la vi enseñar la lengua, :-P) y Rose, oh my God, qué mujer!! hiperventilé al final, todavía no se me ha pasado el susto!!
    La última reflexión, Ada mi niña, qué grande eres
    Te quiero, así, sin más
    T.

    ResponderEliminar
  2. Dos palabras,eres genial ¿ puedo incluir una mas? escribiendo.
    Transmites todos los sentimientos en tus letras, haces que veamos tal cual tu lo imaginas, lo dicho Ada, eres única y por ello valiosa.
    La historia tiene miga, mucha miga, como se dice aquí en mi tierra, no podía ser de otra manera viviendo de tu pluma amiga.
    SE feliz y cuídate mucho.
    Feliz fin de semana, mi Ada.

    Bonnie.

    ResponderEliminar
  3. ohh dios niñas que susto me pegaste pense que los perdia, peor buneo como dijo rose toda esta experiencia ha servido para que crezcan y bueno rose va por buen camino solo queda que acepte la propuesta del osito de irse a vivir con el.
    Feliz dia del amor y la amistad mi adiiiii te amoooo con locura <3

    ResponderEliminar
  4. AYY DIOS por un momento mi corazón se paralizo, pense q perdia a los bebes, q bueno q ya esten bien como pareja , felicidades por el capi tan genial q escribiste, besosss

    ResponderEliminar
  5. Mi Adiiiiiiii que lindo capitulooo!!! Me alcanceee a asustarrrr un poquito con la amenaza de abortooo!!! A veces me emto tanto en la lectura del capitulo que se me olvida que cosas como estan pueden pasar!!!
    Mi niñaaaaaa Feliz Dia del amor y la amistaddd!!! Espero q hayas pasadooo un lindo diaaaa!!! Te kieroooo y gracias x brindarme una amistad tan lindaaaaa!!!
    Me encanta esta historiaaa!!! Emm es un hombre hermosoooo!!! Como el que todas queremosss!!! jajaja Bueno yo seguire con mi proposito de hacerle el amor a la amistad!!!
    Mi Adiii un correcionnnn!!! Los preinfartos no existen!!! Solo existen los infartos leves y graves!!! jejejeje Tu sabes alguito como Doc tendria que aportar!!!!
    Te kiero demasiadooo mi niñaaaa!!!
    Mil veces gracias x llegar a mi vidaaa!!!
    Muack!!!!!! :)
    Con Cariño Claudia Sierra!!! :)

    ResponderEliminar