“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



martes, 22 de junio de 2010

Pasión a Segunda Vista, Capitulo 6: Solo déjame Demostrarte





Pasión a Segunda Vista



Capitulo 6:


Solo déjame Demostrarte





POV Bella:





Estaba perpleja, Edward


Edward…


Y yo…


Con Jake…


O por dios… no podía ni reaccionar de la impresión



El me dedico una mirada mas, seguida por una sonrisa que no llego a sus ojos y desapareció de los cristales… antes de perderse de mi vista pude ver las incipientes lagrimas que salían de sus ojos… demonios… el grito en mi mente exploto y me pare en un segundo, Jake me quedo mirando extrañado




-¿Amor que te pasa?-

-Nada me quiero ir Jake- le dije poniéndome mi vestido y mi ropa interior

-pero Bella-

-Jake me quiero ir…- corrí hacia la puerta y Salí como alma que lleva el diablo, sentí su voz llamarme pero mi mente ya estaba situada en otra parte, no se porque me invadió un sentimiento extraño, inusual pero que lo provocaban esos ojos incandescentes que nos observaban por las ventanas, sacudí mi cabeza para evitar recordar esa imagen, no se porque me hacia tanto daño el ver a Edward ahí parado mirándonos, o tal vez lo que me duele es que el nos haya visto en esa situación, ¿me dolía que Edward me haya visto con Jake? Al parecer si.



Aun mientras caminaba sentía los gritos de Jake, llegue al estacionamiento y busque como loca mi auto, pero caí en cuenta que hoy el había venido por mi, maldecí todo lo que pude, mi cuerpo colapso y se dejo caer al pavimento, no sabia que hacer, no sabia que decir, solo podía maldecir y dejar escapar mis sentimientos por medio de las lagrimas, sentí unos pasos en mi espalda y pronto se situaron a mi lado…

-Bella mi amor ¿que pasa?- pregunto Jake con voz de preocupación

-nada… solo quiero irme a casa

-pero Bella si estábamos bien, a caso hice algo que te molestara

-no Jake.. Solo llévame a casa, me siento mal

- bien cariño vamos-



Por suerte Jake no pregunto nada mas y se limito a llevarme a casa, el camino fue silencioso, al llegar me despedí con un fugaz beso y entre, el se quedo parado esperando a que me devolviera pero esta vez solo quería estar sola.

-Señorita que bueno es tenerla en casa temprano- dijo Will al verme entrar

-¿ya llegaron mis padres?

-si fueron a la oficina a ver unos pendientes pero estarán aquí para el almuerzo

- bien cuando lleguen, no les digas que llegue a casa, ¿bueno?- el mayordomo me miro extrañado pero asintió.



Pase rápidamente a mi cuarto que quedaba en una de las ultimas habitaciones de la casa, por suerte alejada de todo, cerré con pestillo la puerta y nuevamente mi cuerpo colapso, caí sentada y apoyada solo por la madera, las lagrimas se dejaron caer furiosas de mis ojos y no me explicaba porque, el maldito sentimiento que tenia, no podía explicarlo ni tampoco sabia porque se producía, pero sabia cuando había salido, cuando esos ojos me miraron llenos de lagrimas, cuando su rostro contraído me miro y me dedico una sonrisa sin alegría… ahí fue cuando mi corazón se apretó y no resistió… el Dolor.

Las horas pasaron lentas, y mi karma iba creciendo aun mas, eran alrededor de las 8 cuando el teléfono de la línea privada sonó, mire el visor de llamadas que me indicaba que era Ángela.


-¿Bella?- pregunto Áng.

-si Áng. dime que pasa- pregunte con la voz pastosa por haber llorado toda la tarde

-que pasa nos preocupamos, después del almuerzo no los vimos más-

-me sentí mal y jake me trajo a casa

-OH ya veo-se quedo pensando- oye pero yo tengo la solución perfecta para que te mejores

-ah si- conteste sin nada de ánimos- ¿cual?

-Axel hará una de sus “fiestas” esta noche- mis ojos se abrieron como platos y una mediana sonrisa apareció en mis labios, si dios me quería me estaba mandando precisamente esto para olvidarme de todo… genial

-Ángela no sabes lo bien que me ha hecho esa noticia

-sabia que te animarías, ¿vienes?

-claro que si… ¿nos vemos allá?

-por supuesto- ambas colgamos y corrí al cuarto de baño a darme una ducha, al fin podría olvidarme completamente de todo…



El agua caliente relajo al máximo mi cuerpo, Salí de la ducha como alma que lleva el diablo, me puse cremas y todo lo necesario para salir, me metí de lleno a mi armario y saque el vestido mas sexy que tenia, esta noche sin duda seria una para recordar, a mi mente vino el recuerdo de la ultima fiesta de mi amigo Axel, el era un estudiante de ultimo año de la carrera de Construcción, era famoso por dar las fiestas mas distorsionadas y especiales de toda la universidad, pero solo iba gente que el seleccionaba y permitía llevar a 1 o 2 acompañantes, se preguntaran porque lo de especial, en estas fiestas teníamos acceso ilimitado a todo el alcohol y las drogas que te pudieras imaginar, Axel era traficante en la universidad.



Me puse mi hermoso vestido y deje mi cabellera suelta caer por mi espalda, unos tacones y un bolso hacían el complemento perfecto, mi vestido era negro de escote recto y sin tirantes pero lo atravesaba en vertical una gruesa línea de color rosa. Salí de mi habitación y me encontré con mi madre…



-cariño iba a verte ¿como estas?

-bien mama, justo iba de salida

-para donde Bella

-a una fiesta a la casa de Axel- mis padres lo conocían pero no sabían nuestro pequeño y sucio secreto

-ah que bien Bells

-pero no me esperen porque me quedare en casa de Ángela- la primera mentira de la noche

-bien cariño, pásenlo bien- mi madre me guiño el ojo y Salí disparada hacia en garaje



Conduje lo mas rápido que pude, en el trayecto llame a mi novio que ya había sido avisado de la fiesta e iba en camino, estaba nerviosa pero una sonrisa se desplegaba por mi cara al fin podría liberarme de toda esta tensión que me tenia muy mal



-Bella! ¿Como estas cariño?- grito la voz de Axel del medio de su sala, estaba llena, atestada de gente, todos los que eran alguien estaban ahí, avance hacia su encuentro y por su cara pude ver que estaba borracho y drogado. En el camino me tope con Jake quien me dio un beso y me atrapo la cintura con sus manos, mi novio sabia defender su territorio.

-Bien Axel nosotros también te extrañábamos- respondí mientras que Jake apretaba su agarre, nos saludamos y nos permitió continuar



Era increíble lo que podías ver, habían bandejas, posillos, platos llenos de droga, marihuana, anfetaminas, cocaína y muchas cosas nuevas que daban a probar, el bar estaba atestado de alcohol, todos los que estaban allí tenían los rostros distorsionados, risotadas inundaban el lugar, jake me dio un beso en la coronilla y se fue a reunir con sus amigos, yo me dirigí lentamente hacia la mesa en donde estaban todas las drogas, pase mis dedos por encima de los papelillos que contenían la hierba y solo sonreí… cuando menos lo espere unos ojos vinieron a mi mente, me agarre la cabeza con las dos manos y la sacudí para que esas imágenes salieran de mi cabeza pero un compilado de toda “mi historia” con Edward paso frente a mis ojos, todas las imágenes se veían tan vividas y revivían el dolor de mi pasado y todo lo que me causaba en el presente, rápidamente tome una de mis tarjetas de crédito y trace la línea, esa que me haría olvidar todo, la que daba paso a una noche en donde las penas no existían, donde el dolor queda atrás, era la instancia para liberarme y no sentir ningún remordimiento y sobre todo podría olvidarme de la sensación que provocaba tener a Edward cerca, esa que pensaba estaba enterrada en el fondo de mi corazón.



Hale todo lo que ese camino blanco me dio, limpie mi nariz y comencé a beber en una fiesta que sabia me haría olvidar de todo… y de todos.


POV Edward:




Eran las 2 de la madrugada y yo estaba sentado en un bar de la ciudad, balanceaba mi vaso con Whiskey en las rocas, a decir verdad desde que llegue era el primero, no había podido tomar ni una gota de alcohol, mire hacia la pista y mi buen amigo Lawrence bailaba muy animado con dos chicas, me hizo una seña para que lo acompañara, la cual yo solo negué y le di una sonrisa, este día no era para bailar, me volví a girar para enfrascarme nuevamente en mis pensamientos, las imágenes de Bella gozando con Jake vinieron a mi mente todo el día, era solo cosa de cerrar los ojos, demonios como podría hacer para que ella me perdonara, mas fácil podría ser congelar el calor abrasador del sol, se veía tan lejano pero confiaba en que no era imposible, debía de haber una forma de llegar al corazón de Bella y yo estaba seguro de poder hacerlo.



-¡Hermano!- palmeteo Lawrence en mi espalda- te estas perdiendo el mejor baile de tu vida, esas mujeres están para darles de azotes- reí y el bebió un trago de su vaso, Lawrence se había vuelto en un amigo muy querido no llevábamos ni un mes y ya me caía muy bien, sin duda era un buen compañero, vi. Que le dio otro sorbo más a su vaso pero se atracando con su trago porque sonó su celular- demonios casi me muero por el alcohol- rió- Alo?




Comenzó a conversar animadamente con alguien, yo solo me concentre en mirar como los hielos se derretían…





-¿Enserio?- exclamo mi amigo- OH hermano gracias, si estoy con Edward, bien te aseguro que iremos, adiós y gracias- colgó y se giro con una enorme sonrisa

-no me digas que te ganaste algo?- pregunte con sarcasmo

-no tonto, nos invitaron a una parte

-¿nos… invitaron?

-si

-¿y a donde?

-mira en nuestra universidad se realizan diferentes “fiestas”- hizo las comillas en el aire- una de ellas son las de Axel, un chico de ultimo año que va en construcción, demonios chico, tienes que ser alguien para estar allí y ¿que crees?

-¿que cosa?- seguí mirando los hielos

-que nos invitaron- dijo con la emoción contenida- ¿te animas?… Bella te aseguro que estará allí- gire mi cabeza rápidamente y el me miraba con ojos maliciosos, sentí mis mejillas arder por primera vez desde hace mucho tiempo

-que demonios dices…

-hay Edward el que sea mas alto y mas lindo que tu no significa que sea estupido- rió- en la cara se te nota que Bella te trae arrastrando la cobija hermano, me di cuenta de la primera vez que la viste, si cada vez que pasa no le despegas los ojos de encima- mire mi vaso y escondí mi sonrojo

-tan evidente es?

-si… digamos que si, pero quiero advertirte lo mismo que te dije cuando nos conocimos, cuidado con Jake, ese hombre todo lo que tiene de bueno lo tiene de animal cuando se trata de Bella, te lo digo porque e visto a varios morir en el intento de conquistarla- su rostro estaba serio- cuídate Edward yo no soy nadie para impedirte que se la quites pero cuídate... Que jake no descansara hasta hacerte pedazos

-eso lo veremos-

-bueno Dr. Cullen ¿nos honrara con su presencia?

-por supuesto- pagamos la cuenta y nos metimos de volada al volvo, estaba algo ansioso no había visto a Bella desde su encuentro con Jake, me pregunto si ella de verdad me habrá visto, eso era algo que estaba a punto de averiguar

-Wow hermano conduces rápido- dijo Lawrence pegado al asiento

-es costumbre, a los Cullen les gusta la velocidad, vieras a Emmett, Oye dime una cosa, ¿como son las fiestas de ese tipo?- el me miro y frunció el ceño

-bueno Edward, ambos somos grandes y sabemos bien lo que es bueno y malo, lo bueno de esas fiestas es que estas con la crema y la nata de la universidad, ahí no entra cualquiera y lo malo… bueno lo malo es que se ve mucha droga y alcohol, si tu quieres consumes si no… no, nadie te obliga pero la mayoría va a esas fiestas porque la droga es gratis y puedes consumir todo lo que quieras

En mi cabeza rápidamente se empezaron a formular preguntas con relación a una sola persona


-Lawrence…

-¿que si Bella consume?- asentí

-no lo se hermano no estoy en su circulo como para estar cerca de ella, pero te digo que lo mas probable es que si




Mi ceño se frunció y mi estomago se contrajo, ahora mas que nunca quería llegar, apreté el acelerador y en solo minutos estuvimos fuera de la casa, Aparcamos en la acera, una enorme y majestuosa casa se imponía frente a nosotros, la gente estaba por todas partes, en el jardín estaba lleno, avanzamos por entremedio de la multitud y claramente pude ver los distorsionados ojos de todos, estaban hasta atrás con todo lo que habían tomado y consumido, habían muchos votados en el pasto o tirados en los sillones del ante jardín, pude ver a algunas parejas teniendo sexo en donde caían y a otras que con lo que se tocaban tarde o temprano llegarían allí, entramos a la casa como pudimos, salude a todos los que ya conocía y nos encaminamos a ver el lugar, había una enorme mesa de comedor, repleta con droga, había de todo lo que te pudieras imaginar, además de Alcohol para lanzarle a todos, mire a mi alrededor y adentro estaba igual o peor que afuera, muchos de los alumnos mas codiciados, mentes brillantes, los jugadores de Football, porristas, niños ricos estaban perdidos en su “volada”, sus ojos bailaban al igual que sus cuerpos.


-¿Donde estará Bella y Jake?- le pregunte a Lawrence casi en un grito por lo fuerte que estaba la música

-no lo se Edward, Olvídate de ella que lo mas seguro es que este ocupada con Jake… disfrutemos- mi amigo se entremezclo con la gente y se puso a Bailar, pero lo único en lo que yo podía pensar era en ella, en Bella… mi sangre hirvió al pensarla nuevamente en sus brazos



Como si hubiera estado toda la noche aquí, me moví entre las personas, con una sonrisa seductora para las chicas que se me ponían por enfrente, camine hacia la parte de la cocina y comencé a recorrer la casa habitación por habitación, pero no había rastro de Bella, miraba a los chicos y cada vez sus rostros se ponían mas distorsionados, muchos no aguantaban las ganas y vomitaban en cualquier parte, por mi cabeza paso la pobre persona que tendría que limpiar este desastre mañana, la compadecía. Seguí mi camino hacia el segundo piso esquivando a todos los borrachos que habían sentados o caídos en las escaleras, mis ojos se descuadraron al ver una de las amigas de Bella, con su cara pálida y desfigurada, creo que era Ángela…


-Hola- la salude cerca de su oído- ¿has visto a Bella?- le pregunte ella me miro y sonrió, balbuceo unas cuantas cosas para después volver a un sueño forzado, por la cara que traía de seguro estaba como los demás



Seguí mi camino hacia el segundo piso, aquí no habían muchas puertas en donde pudiera revisar, solo tenia 4, me acerque a la primera y la abrí, estaba vacía, bufe y cerré la puerta para encaminarme a la otra, la siguiente tenia un pequeño letrerito que decía “Baño”, la abrí y fue una gran sorpresa la que me encontré… estaba Jake… follando con una chica… que no era Bella.



Estaba sentado en la orilla de un jacuzzi sus pantalones y ropa estaban regadas por todas partes, sentada a ahorcadas había una chica morena, con su mismo color de piel, tenia el cabello negro, sus facciones indias resaltaban de inmediato, casi se me cayo la boca al suelo al verlos, ambos estaban en un evidente estado de borrachera, la chica se contorsionaba sobre el imbecil de Jacob, mi sangre comenzó a hervir al ver que el imbecil era capaz de engañar a Bella, quizás ya cuantas veces lo abría hecho y ella no sabría, era un maldito que se las daba de bueno y se andaba metiendo con todas las zorras que se le pasaban, presentía que le echaría la culpa al alcohol y las drogas que seguro había consumido, el cuerpo se la mujer se comenzó a mover rápido sobre el miembro de Jake, saque rápidamente mi celular y comencé a grabar poniendo especial énfasis en la cara de Jake, dios como era buena esta imagen, de seguro el futuro me podía servir… a mi mente vino la frase que yo mismo formule “Nadie Dijo que jugaría Limpio” y ahora mas que nunca lo sostenía, si Jake era capaz de engañar a Bella no merecía una competencia justa.



Guarde el valioso video y deje que Jake siguiera gozando con la zorra que tenia arriba de sus piernas, cerré la puerta con cuidado y seguí revisando las habitaciones ahora mas que nunca debía de encontrar a Bella, la siguiente puerta estaba muy escondida, estaba al final del pasillo, abrí con sumo cuidado y me encontré con una gran habitación, entre con cuidado y prendí la luz… de mi cara escapo la sonrisa que traía por lo que había descubierto, Bella estaba tirada en el medio de la habitación inconciente…



-OH por dios Bella… Bella- la comencé a llamar pero no reaccionaba, tome sus signos vitales y estaban muy bajos, un poco mas allá de donde estaba tirada había un papelillo y un vaso regados, probé el contenido y supe de inmediato lo que era, cocaína, Bella tenia la base de su nariz un poco irritada, eso debió ser porque consumió mucho, trate de despertarla pero no reaccionaba, demonios podría tener una sobredosis, su pulso estaba demasiado bajo y estaba helada hasta los huesos, la cubrí con mi chaqueta y la tome en mis brazos, recorrí la casa con ella pero nadie lo noto ya que todos estaban muy idos, en el camino me encontré con Lawrence



-¡Edward!... demonios ¿que pasa?- pregunto asustado

-parece que Bella tiene una sobredosis, me la llevare de aquí antes de que alguien se de cuenta.

-si claro… llévatela antes de que Jake la busque

-no lo creo, el muy desgraciado esta demasiado entretenido con una zorra en el baño

-¿enserio?- pregunto con sus ojos abiertos

-si no me crees ve y velo por ti mismo, me voy, cúbreme

-claro hermano- acomode a Bella en mis brazos y Salí como alma que lleva el diablo hacia el volvo



Maneje a toda velocidad, pero no sabia donde, cuando ya nos habíamos alejado bastante de la casa de Alex, Bella Abrió sus ojos, balbuceó unas cuantas cosas pero seguía como ida, respire tranquilo al verla un poco mas despierta, di unas vueltas por la ciudad hasta llegar a un plaza, aparque en uno de los estacionamientos y me baje para sacar a Bella, la tome en mis brazos y avancé hacia una de las bancas, la senté y me puse a su lado…



-Bella- la llame suavemente, pase mis dedos por sus suaves mejillas, podría sonar lo mas freak del mundo, pero aun así se veía hermosa, su piel nívea reblandecía a la luz de la luna, sus labios estaba rosáceos y podrían ser mis victimas en este momento, pero jamás haría eso, yo podría ser muchas cosas, un imbecil por no haberla cuidado, un cobarde por no haberla defendido, pero jamás…. Jamás me aprovecharía de ella estando así, ya abría tiempo para disfrutar algún día de sus labios, acariciarla por todas las partes que mi cabeza pensara, pero ahora no era el momento, necesitaba que despertara quería corroborar que estaba bien- Bella…- la llame una vez mas en un susurro, ella abrió sus ojos y se incorporo mucho mas que ende nante, se refregó sus ojos y me miro extrañada, como que todo esto era un sueño



-¿Dime que… demonios haces aquí?- pregunto contrariada, su ceño se frunció, trato de ponerse de pie pero su equilibrio le jugo una mala pasada, cayo nuevamente sentada lanzando un enorme suspiro- dime donde estamos, no recuerdo que paso, donde esta Jake?- me sorprendió que estaba tranquila, para un momento así pensé que estaría lanzándome lo primero que pillara y corriendo lejos de mi…

-Bella estabas en una fiesta de un tipo llamado Axel y yo llegue en la madrugada…- comencé a ocultar cierto tipo de información- de casualidad te encontré y te saque de allí, Jacob tenia su maldito trasero demasiado drogado como para sacarte por su cuenta- su ceño se volvió a fruncir se agarro el tabique con sus dedos

-Demonios ya recuerdo- se trato de parar y ahora si que lo consiguió, se estabilizo y comenzó a andar en dirección hacia la calle

-Bella.. No estas bien

-déjame en paz… muchas gracias por sacarme pero no necesito que me ayuden y menos tu Edward- corrí a alcanzarla tomandola de su codo

-Bella no lo hagas estas muy mal, te encontré inconciente

-no necesito que me ayude Doctor Cullen- me sorprendió que supiera lo que estudiaba, pensé que no me ponía atención en lo absoluto

-creo que estuviste a punto de una sobredosis- le dije apretándole suavemente el codo

-gracias por tu examen medico pero de verdad no te molestes- quito su codo y siguió caminando

-¡BELLA!- le grite- se que no me merezco que ni me mires pero por favor déjame ayudarte

-¿para que edward?- se giro violentamente- ¿para que?... para que me vuelvas a enamorar y me humilles como una imbecil- agache mi cabeza y negué

-no aspiro a que me perdones pero por favor no te vayas…- le rogué

-y porque debería quedarme edward, me vas a invitar hamburguesas nuevamente- puso su manos en sus caderas- Rosalie y los demás saldrán de cualquier parte a molestarme de por vida- su rostro se crispo- ¡NO EDWARD! Ya no mas, no permitiré que nuevamente me dañen, eso te lo juro…

-Yo no quiero dañarte Bella, solo quiero protegerte…

-para que edward, dime porque demonios me sacaste de esa casa… habré tenido suerte o tal vez te habrás aprovechado de mi inconciencia?- pregunto con sarcasmo, mi sangre me exploto, al igual que mi ira, camine rápidamente a donde estaba ella, retrocedió unos cuantos pasos, pero no pudo escapar de mis brazos, la sujete firmemente y le dije todo lo que pensaba… ya no me podía aguantar y menos con una acusación así…



POV Bella:



-Nunca…- me dijo sujetándome fuertemente de mis brazos- nunca vuelvas a decir eso- pero no podía evitarlo el solo hecho de estar inconciente y a su merced me hacia pensar mal, yo solo conocía su lado malo y cruel el que me había hecho tanto daño… y ese era el único que habitaba en el

-porque no… si tu eres así… siempre haz sido así...

-Tu… no sabes nada- me dijo clavando su mirada- jamás me aprovecharía de ti, nunca me entiendes, escúchame bien lo que te diré- sus manos me acercaron mas hacia el, mi corazón comenzó a latir desbocado por sentir su contacto, su mano viajo hasta mi pecho y se situó en mi corazón- Algún día Bella, cuando quiera que pase algo así, será porque tu y yo lo queremos, jamás me aprovecharía de ti en una circunstancia como esta, eso te lo juro.



Sus ojos estaban puestos en los míos, un hermoso brillo apareció en ellos, su mano aun seguía en mi pecho y ambos nos quedamos pegados en la mirada del otro. Su boca se entre abrió y pude sentir que su respiración se agito en un rápido movimiento paso su otra mano por mi cintura y me pego mas a su cuerpo, mis conexiones nerviosas reaccionaron como solo lo habían hecho con el, ese extraño cosquilleo apareció por todas partes y me invadió la sensación de placer mas exquisita por tenerlo tan cerca, cuando me di cuenta nuestras bocas estaban a escasos centímetros, su exquisito aliento pegada en mi boca y hacia que me embriagara con su aroma, su mano se libero de mi corazón y viajo hacia mi mejilla



-Eres tan hermosa que nunca mas podría lastimarte- dijo en un susurro contra mis labios

-Porque demonios tenían que dañarme así- pregunte en un impulso, su aliento se sentía cada vez más cerca

-no soy el indicado para responder eso… pero lo único que puedo decirte es que nunca mas… Bella… nunca más alguien te pondrá una mano encima… juro que yo te protegeré-

-promételo- escapo sin querer de mis labios, estaba absorta en la sensación de tenerlo tan cerca que las palabras salían sin querer, salían de mi corazón, en donde estaban los verdaderos sentimientos que tenia por el, donde estaba todo ese amor contenido que fue matado por sus desprecios y humillaciones

-te lo prometo Bella-

-entonces demuéstralo-

Y sin mas nuestros labios acortaron la mínima distancia que había y nos fundimos en un beso, inmediatamente nos dimos paso para profundizar, nuevamente estaba probando los labios y el sabor de sus besos, era excitante pero la voz interna de mi cabeza, me pedía a gritos que parara y que era muy peligroso, pero no podía estaba nuevamente envuelta en su embrujo, ese que me corrompía y que me hacia perder la razón, sus labios danzaban al mismo ritmo que los míos era impresionante la coordinación que podíamos adquirir, en nuestro primer beso no lo había querido reconocer, pero ahora me daba cuenta que sus labios se amoldaban perfectamente a los míos, era como un rompecabezas destinado a calzar justamente, su boca me pedía a gritos que la degustara, al igual que su cuerpo, mis brazos se soltaron de los suyos y viajaron rápidamente a su cuello, las de el se posaron en mi cintura pegándome aun mas a su cuerpo, nuevamente solté un gemido al sentirlo, era un efecto que solamente el provocaba en mi, con solo una caricia, podía hacerme perder la razón y dejar todo el maldito odio atrás.



Las caricias se mantuvieron suaves, nos besamos por largo rato sin decir nada, por primera vez en mi vida no quería hablar de nada, no sabia que decir, no tenia como explicar lo que me pasaba, estaba besando al hombre que me hizo daño, que me humillo, pero también besaba al chico que ame por primera vez, ese que alguna vez me deslumbro solo por el brillo de su mirada, sus manos acariciaban mi espalda trazando suaves líneas, separamos nuestros labios al sentir la falta de aire, sus ojos denotaban la felicidad en el brillo que emitían, los míos no sabia que dirían pero yo podía expresar… nervios, ansiedad, felicidad, estaba nerviosa, por no saber lo que pasaría, tenia miedo pero maldición lo único que quería era confiar en el, pero no podía, no así tan fácil, un par de besos no podían borrar todo lo que me habían hecho sentir. Me tomo por las manos y me llevo a la banca en donde había despertado, ambos nos mirábamos con cierta inseguridad, nadie quería decir nada, aquí no sobraban las palabras de hecho faltaban, pero este no era el momento para ponerme a buscarlas.



-hay tantas cosas que tengo que decirte- pego su frente a la mía

-como cuales- respondí en un susurro

-se que no merezco nada de ti- paso sus dedos por mis labios, cerré mis ojos al sentirlos- pero quiero demostrarte que puedes confiar en mi Bella, no cometeré el mismo error dos veces… confía en mi- termino en un susurro

-demuéstralo… solo podré creer si lo veo… pero sabes que en mi mundo existe Jake- sentí como su cuerpo se tenso de inmediato

-Bella yo…- negó con su cabeza, separo su frente de la mía y su mirada se perdió en le parque

-Edward yo no se que pasa por mi cabeza- se volvió a girar hacia mi- de verdad es como un embrujo- pase mis manos rápidamente por mi cara- no se porque demonios produces esto en mi… no se que me haces… es algo que no puedo controlar, pero tampoco puedo ser egoísta y pensar en mi, Jake no se lo merece… por mas que quiera hacerlo, porque hoy siento que lo quiero…- sus labios rápidamente se pegaron a los míos dándome a probar el elixir de sus besos

-Déjame demostrarte- me dijo entre jadeos- déjame demostrarte que podemos ser solo tu y yo- mis ojos se cerraron y con mas fuerza pegue mi frente a la de el, las lagrimas no se hicieron esperar y rodaron por mis mejillas, sus dedos las acallaron con suaves roces- estemos juntos en secreto, si tu quieres… pero solo déjame demostrártelo- tome sus rostro entre mis manos y lo bese con todo el amor que Salio a flote en se momento, era el sentimiento contenido de hace años, ese que surgió de la nada… ese que tuve que esconder en lo mas profundo de mi alma cuando escape de Forks.

-No puedo- dije al separarnos en busca de aire… mis ojos derramaban lagrimas y los de edward se escondieron en su mirada que bajo hacia su regazo…- lo siento pero no puedo- mis sollozos se hicieron mas fuertes- es muy difícil olvidar el pasado…



Un silencio nos rodeo, ninguno de los dos atinaba a decir nada, los efectos de mi drogadera comenzaron a hacer efecto nuevamente, una puntada muy fuerte en mi cabeza me hizo fruncir al máximo el ceño…

-Puedes llevarme a casa por favor- pregunte en un susurro, el solo asintió, nos levantamos y metimos al volvo…



El camino fue silencioso, no podía olvidar el sabor de sus labios, el calor de sus manos en mi piel, era imposible, bloquee todo los malos recuerdos que pasaban por mi mente, por primera vez en mucho tiempo me sentía tranquila, jamás pensé sentirme así con el, nunca… pero ahora un sentimiento extra reapareció en mi corazón…


Amor



Llegamos a mi casa, el como todo un caballero abrió la puerta y extendió su mano, me quite la chaqueta y se la pase por los hombros



-Muchas Gracias Edward, de verdad- sus ojos brillaron y me dio una sonrisa torcida que me dejo pidiendo más

-Bella yo..

-ya me tengo que ir, nos vemos el lunes…- dije y me gire

-¡Bella!- me grito el, me gire y vi. una mirada distinta, unos ojos y sonrisa maliciosa se posicionaron en su cara- Recuerda que tenemos una cita pendiente



Demonios!, lo había olvidad… el había ganado la competencia… por lo que tenia derecho a pasar una noche conmigo… se acerco rápidamente y me robo un beso de mis labios, pero aun así hizo que mis terminaciones nerviosas reaccionaran, con la misma sonrisa se subió al volvo y se perdió en la colina.



Sin duda me esperaría lo que fuera en esa “Cita”….





3 comentarios:

  1. woooooow como puedes decir es de jake y peor de mi jake ojala que en el proximo fic expliques que estaba totalmente drogado y ebrio y si edward era muy tierno y bienal no maltratar a ella con ese video maldito desde ahora odio a los indios xp jojojo

    ResponderEliminar