“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



martes, 22 de junio de 2010

Pasion a Segunda Vista, Capitulo 5: Una Marca en mi Alma





Pasión a Segunda Vista


Capitulo 5:


Una Marca en mi Alma





Hola mis hermosas Lectoras: aquí tienen un capitulo mas de esta emocionante historia, primero que todo quiero agradecer a Diana quien es mi Beta, muchas gracias mi dianis por ayudarme con los Caps. También quiero agradecer como todos los martes a mi colaboradora, socia y amiga, la Javiii a quien quiero mucho y es un placer escribir con ella… muchas gracias mi wuaxis!



Bueno nenas les Advierto que este capitulo tiene el Primer lemmon de esta historia, debido a la petición de una lectora el lemmon esta marcado con unos discretos asteriscos (*****) así sabrán cuando comienza y cuando termina, en todo caso creo que no sirve de mucho amiga debido a que la historia es basada en Lemmon, pero espero que sirva de algo lo que puse. Las dejo leer y espero ansiosa sus comentarios…




La mirada de Bella decía todo y a la vez nada, me fijé en que esa mirada cargada de repulsión era apuntada hacia donde estaban Jasper y los demás, sus ojos eran fríos y duros, guió su mirada a mis ojos y pude ver algo diferente, pero sabia que eran solo producto de mi imaginación ella solo quería destruirnos… aunque sabía que no lo hacía intencionalmente.

– ¡Edward!... ¡Edward! – Me llamaban mis hermanas, aparté la vista de la mirada de Bella, me subí al volvo, arranqué a toda prisa, salí del estacionamiento hacia algún lugar en donde nadie me pudiera encontrar, solo quería pensar.



POV Bella:




– ¡Corran! ¡Hay pelea en el estacionamiento! – Gritaban los chicos que iban corriendo como alma que lleva el diablo hacia los aparcamientos, me despedí de mis amigas y me fui a esperar a Jake como era de costumbre nos juntábamos en el estacionamiento, conversábamos con los chicos y luego nos íbamos, cuando llegué mis ojos y mi boca se abrieron al máximo, por entre medio de los curiosos se podía ver la batalla campal que tenían Edward y Jasper en el suelo, me acerqué un poco y ellos se estaban dando de golpes en frente de todo el mundo.

– ¿Qué demonios te pasa imbécil? – Gritó Jasper desde el suelo.

–Te lo dije, te advertí no te atrevas a hacerle algo – Le gritó Edward desde donde se sacaba la sangre que se derramaba por su cara.

–Demonios Edward como puedes perder la cabeza por una mujer.

–No te admires tanto Jasper, que no soy el único que la desea, ¿o no hermanito?– Un silencio invadió el espacio – Ya estas advertido – Lo agarró de las ropas y lo levantó del suelo, todos asombrados de la escena estaban callados – Tócala y te juro que te mato – Terminó Edward arrojándolo por el suelo, todos quedaron impactados con el espectáculo, inclusive yo pero compuse mi rostro al ver a Edward avanzando directamente hasta donde estaba yo.




La multitud se abrió y Edward camino sacándose los restos de sangre, vi las figuras de los 4 Cullen, Rosalie y Emmett en el suelo asistiendo a Jasper que estaba como que le hubiera dado un auto y Alice que tenía sus ojos brillantes y estaba estática en un lugar, mis ojos se fueron de inmediato a las 4 figuras que estaban en el lugar, me dió una rabia el verlos, pero me sentía a gusto con la imagen, ellos que en el colegio tanto que pregonaban sobre su unión y mírenlos ahora, peleándose como callejeros en los estacionamientos, pero a mi no me remordía al contrario seguía repudiándolos.



El cuerpo de Edward se tambaleaba, se paró en seco al verme, mis ojos aún seguían mirando las figuras de sus hermanos, clave mi vista hacia él y tuvimos contacto por algunos segundos, “te lo dije, te advertí no te atrevas a hacerle algo” “no te admires tanto Jasper que no soy el único que la desea” “tócala y te juro que te mato”, un escalofrío recorría mi espalda de solo pensar a quien estaba defendiendo Edward, ¿defendiendo? ¿Él seria capaz de defender a alguien?



Su mirada se apartó tortuosa y se dirigió al volvo, aceleró a toda prisa saliendo del estacionamiento, las miradas incrédulas de todos los espectadores se dirigieron nuevamente a los Cullen, ellos tomaron al maldito de Jasper y lo subieron a su auto saliendo también a toda velocidad del campus. Jake llego al rato después/



–Bella mi amor ¿qué pasó?, todos están diciendo que los Cullen se pelearon.

–Si es verdad, algo vi.

–Bueno, ¿y qué quieres hacer ahora?

–Mis padres no están en casa porque no vamos a nadar un rato – Lo único que pensaba era en alejar estos pensamientos, las miradas de Edward me torturaban, necesitaba sacarlas de mi cabeza.

–Bien vamos, te sigo en mi auto.



Nos encaminamos cada uno a nuestros autos, hoy Jake había venido en su auto de carreras y yo traía mi convertible negro, un regalo de Phil al cumplir la mayoría de edad. Nos encaminamos hacia mi casa, el trayecto fue sumamente tranquilo y relajado, cuando nos estacionamos fuera de la casa, William, el mayordomo, salió a recibirnos.



–Buenas tardes Señorita Isabella – Saludó con una reverencia – Sr. Jacob.

–Buenas tardes Will, ¿mis padres llamaron?

–Si señorita el Sr. y la Sra. avisaron que llegarían hasta mañana bien temprano, ya que la conferencia de arquitectura del señor Phil se había alargado, me dijeron que en la noche la llamarían.

–Muchas gracias, podrías por favor servirnos el almuerzo en la terraza porque estaremos en la alberca.

–Claro que si señorita, seria un placer – Will se despidió y se fue a estacionar los autos.



Nos cambiamos de ropa y nos fuimos a nadar, luego almorzamos y descansamos debajo de los árboles, estuvimos toda la tarde jugando y disfrutando del sol, en los Ángeles lo mejor de todo es que siempre hacía sol, eso me encantaba, el clima era perfecto, will se acercó a nosotros con el teléfono en sus manos.

–Srta. El Señor Swan la llama.

– ¡OH! Muchas gracias – Tomé el teléfono y me fui a sentar en una de los sillones de playa- ¡Hola papá!

–Hola Bells, ¿cómo estas cariño?

–Bien papá.

– ¿Estas segura?

–Si, claro que si papá, estoy con Jake en la alberca.

–Que bien hija mándale mis saludos.

–Claro papa yo le diré, ¿y tú como estas?, ¿cómo vas con Sue? – Unos meses después de que me fui, mi padre me anunció que estaba conviviendo con una amiga del, Susana Walt o Sue como le decía yo, me alegre bastante porque así no estaría solo.

–Bien hija, por aquí anda arreglando su jardín.

–Mándale mis saludos, bueno papá te dejo porque debo ir a disfrutar del sol, mañana nos hablamos.

–Bien cariño cuídate y que lo pases bien.

–Gracias papa, cuídate tú igual, te quiero, adiós.

–Yo también Bells, adiós.

–Muchas gracias Will – Le dije pasándole el teléfono

El mayordomo, se retiro y Jake se acerco para sentarse detrás de mi, sus manos me tomaron por las caderas apegándome a su cuerpo, sus piernas me rodeaban y sentía su calor en toda mi espalda, mis hormonas comenzaron a reaccionar ante su contacto.

– ¿Qué te dijo Charlie? – Preguntó depositando besos en mi espalda y hombros.

–Nada, solo te envía saludos – Mis ojos se cerraron al sentir su lengua en mi espalda.

–Tu piel es tan suave, mi amor.

–Es toda tuya Jake – Le dije girándome hacia su boca, buscando sus besos, su lengua, su sabor. Desde anoche que mis hormonas habían quedado alborotadas y este era el momento preciso para saciar mis instintos, unos que se que Jake estaba dispuesto a satisfacer, antes de comenzar algo me fui a la pequeña cabaña que estaba en el fondo del jardín escondida detrás de un montón de árboles, le indiqué el lugar a Jake con todo el deseo contenido que tenía, el me siguió con su mirada pícara y sus labios adornados con una hermosa sonrisa.

Estuvimos en nuestro lugar secreto toda lo que restaba de tarde amándonos, no podía creer lo bien que me sentía con Jake, se marchó muy tarde ese día, disfrutamos hasta el último momento de nuestra compañía.

Exhausta me recosté en mi cama, los recuerdos de lo que vi en el estacionamiento golpearon mi mente, no pude evitar recordar los ojos de Edward, me miraban tristes, a decir verdad, sentía que Edward ya no me miraba de la misma forma, era un extraño sentimiento, pero a quien quería engañar, no podía confiar en ninguno de ellos, si no nuevamente saldría lastimada.


Me dormí pensando en la persona que Edward defendía hoy día, ¿quién podría ser?



El despertador sonó y me levanté con mucha pereza, cuando menos me lo esperaba ya estaba vestida y caminando hacia la moto de Jake.

–Buenos días mi amor – Susurró en mi oído.

–Buenos días, ¿cómo dormiste? – Pregunté con una mirada pícara.

–Como un bebe – Me respondió con la misma sonrisa.



Nos subimos y rápidamente partimos hacia el campus, como siempre las miradas de todos se posaron en nosotros, caminamos por el estacionamiento seguidos por los ojos de nuestros compañeros y sorpresivamente por los de los nuevos, los Cullen me miraban con cierto recelo, el sentimiento era mutuo, trate de reojo de buscar a Edward pero no lo vi por ninguna parte, ¿dónde demonios estaría?, a pesar de todo, no le deseaba la muerte ni nada por el estilo, mi madre siempre me decía “no hagas lo que no quieres que te hagan”.

Mi primera clase era de lenguas, me metí en mi sala y estaba el asqueroso de Jasper Hale, su cara parecía una betarraga estaba morada a mas no poder, su labio lo tenia partido en muchas partes y se podía ver a través de los lentes de sol que traía que ambos ojos los tenia hinchados, Edward si que golpeaba bien, lo había molido la cara.




Traté de sentarme lo mas alejada de él, aunque sus ojos estaban tapados por los cristales podía ver como me dirigía miradas, mi cuerpo se tensaba por completo al sentir sus ojos recorrer mis níveas piernas, mi estómago casi se volcaba de solo pensarlo, cuando el profesor terminó la clase salí lo mas rápido que pude, respiré y me fui caminando hasta el casino, cuando entre al edificio inmediatamente vi unos ojos color verde que me siguieron a lo largo de todo mi camino hacia las bandejas, me permití mirar su rostro por unos minutos, su cara estaba mucho mejor que la de Jasper, tenía un corte en la frente y su labio estaba hinchado pero nada más, a diferencia de su “hermano” que parecía haber sido arrollado por algún auto, me reí de mis pensamientos y me metí en la fila, estaba por pasar cuando sentí unas cálidas manos depositarse en mi cintura, mire hacia atrás y Jake tenía una gran sonrisa en sus labios pero sus ojos negros que me indicaban precisamente lo que necesitaba.



– ¿Qué te parece si nos vamos a las bodegas de atrás? – Me dijo en un susurro, que provocó un involuntario gemido que ahogó con una caricia en mis labios, mi sonrisa salió a flote y asentí, cuando salíamos del casino los ojos de Edward estaban clavados en nosotros, en su mirada se veían, bueno no lo sé, le dedique una pequeña sonrisa de esas que me encantaba darle, malévola, con picardía y salí abrazada de Jake, nos dirigimos hacia las bodegas que estaban en la parte mas alejada del campus para allá nadie iba, siempre nos escapábamos cuando el deseo o nuestros besos querían ser profundizados, ese era nuestro lugar, uno secreto en el cual podíamos hacer todo lo que quisiéramos..



******



Abrí la puerta con rapidez y dejé que mi novio pasara, cerré con pestillo y comencé a caminar muy lentamente hacia donde estaba parado, lo empujé hacia una especie de mesón que había ahí, era bajito pero simulaba perfectamente una cama, los ojos de Jake estaban negros por el deseo, se mojaba los labios continuamente al verme desamarrar los tirantes del hermoso vestido que hoy llevaba puesto, me quedaba corto y era provocativo, una combinación que me gustaba llevar.


–Eres hermosa Bella – Estiró sus manos para tocar mi cuerpo pero se la baje con sumo cuidado.

–No bebé, todavía no – Él sonrió y se entrego a mis caricias.



Me monté sobre el y saqué su polera, el cuerpo de Jake era hermoso, bien formado y muy fuerte, tenia perfectamente marcados todos los músculos de su pecho, acaricie, bese y lamí cada parte de su piel, de los labios de mi novio se soltaban sonoros jadeos y gemidos de placer, con el solo hecho de sentirlo gemir, mi cuerpo comenzó a reaccionar de manera alarmante, mi centro se humedeció dejando paso a un incesante palpitar que indicaba que cada vez era mas a excitación.



Me bajé de donde estaba y me arrodillé ante él, podía ver su erección aprisionada por su pantalón, se veía dura, lista solo para mí, me relamí los labios al pensar que este hombre era mió. Saque rápidamente su correa desabotone su pantalón, su bóxer era la cárcel de su miembro, estaba presionando con fuerza para salir, comencé a besar sus piernas sintiendo como el cuerpo de jake se tensaba ante mis labios, subí hacia su boca y el me agarró en mi recorrido, su mano se fue a mi nuca presionándome sobre sus labios haciendo el beso aun más demandante y pasional, en el Sexo, la característica que mas destacaba en el era la pasión y el deseo contenido que liberaba generalmente solo nos dejábamos llevar por nuestros insititos, unos que Jake sabia saciar bastante bien


–Te deseo – Me dijo en un susurro contra mi oído, no pude evitar gemir y apegarlo más a mi cuerpo, cuando abrí mis ojos, ambos estábamos sobre la mesa, desnudos y besándonos como locos, sus manos viajaban a lo largo de todo el cuerpo, tocando todas mis partes sensibles, sus manos viajaron a la base de mis nalgas y tuve un pequeño pinchazo en mi cabeza, demonios al sentir su tacto en esa parte, ciertos ojos verdes vinieron a mi mente, ¿¡cómo podría estar pensando en el ahora?!. En un movimiento me puso sobre el mesón y sus ojos negros brillaron ante mi, una sonrisa maliciosa se despegó de mis labios sabiendo lo que venia, Jake puso uno de mis pezones en su boca haciéndome lanzar un enorme gemido de placer, succionó y lamió ambos alterándolos, sus lamidas siguieron bajando hacia mi vientre al igual que las corrientes eléctricas que se reprendían de cada una de sus caricias, sentía mi centro arder en deseo, la humedad se esparcía por mis piernas haciéndome gemir aun mas alto, los besos de Jake llegaron a la parte baja de mi estómago, sus ojos se encontraron con los míos, sus labios sonreían de manera maliciosa pero extremadamente sexy, lentamente sacó mis bragas para dejarme desnuda ante sus ojos, mi espalda se arqueó y mis puños se apretaron sobre la cubierta del mesón al sentir su tibia lengua dentro de mi, estaba extasiada con el placer, lamía y succionaba mi centro dejándome en un estado de excitación máxima, subí bruscamente su cara hacia mis labios, mis besos fueron furtivos y pasionales.


–Te necesito – Dije entre jadeos mientras lo giraba y me ponía sobre él – Ahora – Terminé diciendo, acaricié su miembro por unos minutos logrando que los jadeos y gemidos de Jake fueran aun mas intensos, su cuerpo que siempre tenía una temperatura más arriba que la de los demás, parecía arder ante mis caricias, acaricie su hombría con mis manos, el contacto con mi piel hacia que mis vellos se erizaran, lo puse en la entrada de mi centro y presioné para que entrara, ambos gemimos con fuerza ante la sensación, muy pronto comencé a cabalgar desenfrenada sobre su cuerpo, nuestras manos acariciaban al otro cuanto podían, Jake sujetaba mis duros pezones y los pellizcaba haciéndome gemir aun mas alto, él me tomó por la cintura y rápidamente me tumbó en la superficie pero sin salirse de mi cuerpo, sujetó mis piernas sobre sus caderas y comenzó a embestir, su cabeza se iba hacia atrás constantemente debido al placer que estábamos alcanzando.



– ¡Jake! – Comencé a decir entre gemidos que salían más fuerte debido a que estaba entrando en el clímax.

– ¡OH Bella! – Decía gritando y jadeando, sus embestidas fueron más rápidas envolviéndonos en un pasional y delicioso orgasmo.



Su cuerpo cayó exhausto sobre sus manos las apoyo sobre la mesa para poder sostenerse, nuestra respiración era agitada debido a nuestro singular ejercicio, giré mi cabeza hacia las ventanas, la luz entraba potente, me costo que mis ojos se acostumbraran, al tener un poco mas de visibilidad, tuve la peor de las alucinaciones, porque si no era eso, la tierra podía abrirse y tragarme de inmediato.

******


Los mismo ojos verdes me observaban por medio de la ventana, su rostro estaba contraído y se veía torturado, deje de respirar al tener contacto directo con su mirada, Jake seguía recuperándose, yo lo único que pedía era que alguien me matara ahí mismo.


Solo quería desaparecer de esta escena.



POV Edward:




Después de la pelea con Jasper no había visto mas a mis hermanos en lo que quedo del día, vagué por la ciudad buscando respuestas a las preguntas que jamás podría responder, mi cabeza se fué hacia otra parte, pero estaba contento, sabia que después de esto a Jasper le costaría mucho planear algo en contra de Bella y si no era así, estaría para defenderla.



Al despertar en mi cama ni siquiera recordaba como había llegado hasta ahí, miré el reloj y eran casi las 9:30 estaba muy retrasado, me levanté con toda la calma del mundo, total igual llegaría tarde, por mas que me apurara, hoy me tocaba clases de Anatomía, pero la profesora no dejaba entrar a los atrasados así que debía de esperar igual al próximo. Periodo para entrar, me metí a al ducha y el agua caliente me recordó el dolor de lo que había pasado ayer, mire mi abdomen y tenia un gran moretón por el lado de las costillas, además del corte de mi frente y el de mi labio, pero sabia bien que Jasper había quedado peor, así que aun así me sentí victorioso.



Me terminé de bañar y me vestí, la casa estaba desierta papá y mamá pasaban en su trabajo todo el día, solo los veíamos por las tardes y mis hermanos y yo siempre andábamos juntos. Las mucamas me sirvieron algo para desayunar, disfrute un poco del delicioso plato y salí de volada al campus.



Caminé por los extensos jardines en solitario, los alumnos todavía estaban en clases, me quede por mas de 2 horas divagando en mis pensamientos, constantemente Bella aparecía en ellos con una fuerza arrebatadora, sus hermosos ojos, llenaban cada parte de mi cabeza y el olor de su perfume parecía andar en el aire porque a cada momento lo sentía, casi a la hora del almuerzo me fui al casino a esperar a mis hermanos, el timbre sonó y poco a poco se fue llenando, hasta que la figura mas hermosa del campus atravesó las puertas del casino, estaba creo que mas hermosa que todos los días que la había visto, sus hermosas piernas níveas caminaron lentamente hacia el lugar de las bandejas, por mas que trataba no podía quitarle los ojos de encima había algo que me lo impedía, era una tortura verla caminar y sentir una reacción muy poderosa en mi cuerpo, era increíble lo que ella podía provocar en mi, con solo verla caminar, nuestras miradas se juntaron por escasos minutos pero me supieron a gloria, ver esos ojos reflejados en los míos era un placer que muy pocas veces podía experimentar, me miro con una pequeña sonrisa y se metió en la fila, mi cuerpo se estremeció cuando vi que Jake la tomaba de las caderas y acercaba a su cuerpo, sentí una punzada de dolor y algo que podrían ser, ¿Celos?, no lo sé, traté de controlarme ante tales sentimientos, él le susurró algo en su oído a lo que ella asintió y rápidamente la sacó del casino, los seguí con la mirada hasta que salieron, ganándome una seductora sonrisa de Bella, de esas que me hacían perder la cabeza.



Mi cuerpo se comenzó a mover por si sólo, los seguí lo más lento que pude, se dirigían hacia unos edificios que estaban en la parte de atrás, cuando llegaron se metieron rápidamente y cerraron la puerta, me quede pensando por donde podía mirar, pasaron unos 10 minutos y me di la vuelta y por atrás habían unos ventanales en lo alto, me las ingenié para subir pero casi morí al ver lo que pasaba adentro, la maldita curiosidad me estaba dando el castigo que hace tiempo debería haber llegado, uno que no aceptaba por mas que lo mereciera, por lo menos no de esta manera.



Vi el rostro contraído de Bella debido a la excitación, su espalda se arquea en forma escultural sobre la mesa, su cara estaba desfigurada por la sensación que seguramente pasaba por su cuerpo, mi mente quedo en blanco y un dolor incontrolable azotó mi corazón, este era el peor castigo de todos, si algo en este mundo podría hacerme daño, era ver a la mujer que amaba en brazos de otro hombre, la sensación era como si me arrancaran mi corazón de cuajo, traté de no mirar pero mi maldita curiosidad no me lo permitía, vi como ese mal nacido la embestía con toda su fuerza y ella se retorcía del placer, mis celos se alzaron como una caldera hirviendo, apreté los puños hasta que los nudillos los tenia blancos, cerré mis ojos y trate de no presenciar la escena tan dolorosa que tenia ante mis ojos, pero nuevamente seguí observando solo para encontrarme con una mala pasada de mi mente.



Ahí estaba Bella, su cuerpo tenia espasmos y se retorcía al mismo tiempo que el la embestía, pero el que le daba esa sensación había cambiado, mis ojos se abrieron como platos al ver que era yo, ese hombre. Esto era una alucinación, restregué mis ojos y aun seguíamos ahí, los dos haciendo el amor dándonos placer mutuo, mi boca se secó ante mis pensamientos y mi cuerpo tubo una reacción ante tal Imagen, como podía ser, esto era un sueño, pero era el que estaba en lo mas profundo de mi corazón, algún día Bella y yo… podríamos ser uno.



Ambos gemidos se hicieron mas fuertes, sacudí mi cabeza y fue peor, volví a la cruda realidad, ahí estaba Jake gimiendo y penetrándola aún más fuerte, sus embestidas aumentaron a medida que los gemidos se hacían mas sonoros, se escuchaban hasta donde yo estaba, di gracias a Dios por no estar dentro, de seguro habría cometido una locura.



–Jake – Dijo Bella y comenzaron un ritmo frenético, como un excelente masoquista me quede observando con el corazón contraído, como la mujer de mis sueños y a la que ahora protegería llegaba a un orgasmo que era producto de otro, Jacob cayó rendido sobre la mesa apoyado en sus brazos, el cuerpo de Bella aún tenia espasmos del orgasmo que había alcanzado, mire su hermosa figura y las lagrimas cayeron involuntariamente de mis ojos, seque algunas con extrañeza, sentí el dolor mas profundo que jamás imagine, este era el peor castigo que podía haber recibido, jamás me pensé que todos mis errores del pasado se verían pagados el día de hoy, sonreí ante tal afirmación, ilusamente albergaba la esperanza de haberlos pagados con el karma que llevaba todos los días y el hecho de habérmela vuelto a encontrar así tan hermosa solo para recibir su odio.



Bella giró su rostro hacia donde estaba yo, sus ojos aún no se adaptaban a la luz que entraba por las ventanas, pero cuando tuvimos contacto directo ella se puso pálida como una hoja de papel.



En ese momento el que quería morir era yo, quería borrar el dolor que había causado esto, uno que sabia jamás se borraría de mi corazón. Pero sabia que ese dolor me recordaría día a día lo que tenia que hacer, tenia que pelear por ella, porque si en el pasado había sido un maldito cobarde y la había perdido, esta vez no seria así, aunque estaba en una gran desventaja ganaría esta pelea. Cuando hace años vi esos hermosos ojos detrás de los cristales de sus anteojos mi corazón reaccionó de la misma manera de cuando la vi otra vez aquí, mi cuerpo estaba destinado a unirse con ella, al igual que mi corazón, yo la amaba, me había enamorado de ella, ese era otro de los azares del destino cuando ella se quiso acercar yo la rechacé y cuando ahora soy yo el que la ama… como un loco, ella me odia, el mundo era injusto, ¿pero quién dijo que esto era justo?, ya sabía cual era mi meta y sabía que me armaría de cualquier cosa para lograrlo, nadie dijo que tenía que jugar limpio… ganaría el corazón de Bella aunque sea lo último que haga.



Wow!! A poco se llevaron una sorpresa no??? NO ME MATEN PORFISSS!, bueno mis amores ojala les haya gustado, les digo que es primera que un lemmon me costo tanto, no se porque, pero ahí esta, les pido de favor que den su opinión, ojala que les haya gustado

Con Amor…

Tiwii Cullen



4 comentarios:

  1. Dios que capitulo... esta lleno de erotismo, me encanto!!

    ResponderEliminar
  2. OK AQUI VA AUQNUE ME DUELA DECIRLO ahhhhh edward se lo merecia por maldito, pero bueno aqui abrio los ojos lo que no te mata te hace mas fuerte dicen por ahi... me gusta que aqui no es la tipica de la pelicula que elhombre se porta como un troglodita mal nacido y la vieja a la hora lo perdona, y es que asi toca para que ellos aprendan la leccion jajaja, y me parecio que en este lemmon no c estabas contenida? ojala que sea porque guardes lo mejor para cuando le toque a ed y a bells, de hecho mientras lo leia pensaba que no siga escribiendo nada mas que porfavor se lo guarde para el momento de ed hahaha gracias esta genial la historia :)
    saludos desde colombia

    ResponderEliminar
  3. hoo casi lloro con lo que sintió edward. haaa en otra ocasion me hubiera muerto al saber q bella y jacob se acostaban, pero esto me ha fascinado

    ResponderEliminar
  4. gran capitulo pobre Edward pero se lo merece por cobarde

    ResponderEliminar