“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



martes, 22 de junio de 2010

Pasion a Segunda Vista, Capitulo 17: Juntos






Pasión a Segunda Vista


Capitulo 17:



“Juntos”


Nenas!!!!! Awwwww!!! (grito Alocado) estoy que me comen los nervios y la emoción, no saben lo que significa para mi el poder terminar esta historia, llevar a cabo este proyecto fue muy importante y marco un antes y un después en mi “faceta” de escritora. Les quiero dar las gracias a todas las personas que pasaron por este blog buscando “Pasión a Segunda Vista”, me siento honrada por el amor, el cariño y la preocupación de todas ustedes… quiero que sepan que las amo con todo mi corazón y esta historia como siempre lo digo, es por y para ustedes.



Muchas gracias de todo Corazón.


Le dedico este ultimo capitulo a todas mis lectoras en especial a mi amiga Naiiz que estuvo de cumpleaños el domingo y este es su regalo, ¡Feliz Cumpleaños!.


Con Amor…



Tiwii Cullen




POV Edward:



- Me podría ir ahora mismo al infierno con tal de llevarte conmigo- presiono aun mas la pistola y empujo su cuerpo hacia un lado.

- ¡NO TE ATREVAS! ¡PORFAVOR MATAME A MI!



Rogué esperando que se compadeciera, podría cambiar por lo que fuera la vida de Bella, ella tenia que vivir, inclusive si el precio era no verla mas. Rosalie empujo el cuerpo de Bella hacia el medio del hangar y apunto la pistola hacia el pecho de ella, corrí desesperadamente hacia donde se producía mi pesadilla, mi mente no podía apartar la imagen de Bella en mis brazos y de lo feliz que era con ella, la amaba, con toda mi alma y seria capaz de dar lo que fuera con tal de verla sonreír una vez mas.


- ¡no lo hagas!- le grite antes de atravesarme en la dirección de la pistola, un cuerpo me adelanto desde el otro lado del lugar y se interpuso a tiempo- Emmett- susurre



Los ojos de Rosalie se llenaron de lágrimas, Emmett y ella se quedaron mirando por algunos segundos que se hicieron eternos. Los ojos de Emmett atravesaban el cuerpo de Rose, corrí hacia donde estaba Bella, mi hermana estaba tan impresionada por lo que había pasado que ni siquiera se dio cuenta de que pude llegar a donde estaba mi amor.



- ¡Bella!- dije y corrí hacia su encuentro

- ¡Edward! ¡Edward!, sabía que vendrías por mí- dijo con su voz cargada de nerviosismo pero emocionada por nuestro reencuentro.

- No sabes lo terrible que fue esta noche, ¡gracias Dios mió!- dije contra sus labios, la bese de forma ansiosa, lo único que quería era sentir sus labios sobre los míos, el tibio roce de su boca me devolvió la vida, encontré lo que se me había perdido, mi corazón regreso a su sitio y volvió a latir.

- ¡Edward tengan cuidado!- sentí el grito desgarrador de mi padre mire hacia donde estaba Rose y ella nuevamente nos estaba apuntando, Emmett no se había movido el seguía protegiéndonos con su enorme cuerpo.

- ¿Cómo puedes traicionarme así?- pregunto Rosalie en un susurro- ¡COMO TE ATREVES A TRAICIONARME!- le pregunto con un tono cargado de pena.

- Lo siento mi amor, pero te dije que no seria parte de esta locura- dijo bajando su mirada- lamento que todo haya llegado hasta este punto muchachos pero cuando me di cuenta de la barbaridad que quería cometer Rose ya era demasiado tarde- dijo mirándola a ella pero dirigiéndose a nosotros.

- Quieres decir que tu…- trate de hilar lo que nos decía

- Emmett fue el que me secuestro- dijo Bella con su voz temblorosa- pero e sido testigo de su arrepentimiento. De hecho el me iba a dejar escapar.

- Pero yo fui más astuta y lo descubrí, eres una maldita rata traicionera Emmett. ¡nunca pensé que me harías esto!

- Lo siento, yo no me convertiré en un asesino Rosalie, ya bastante daño hice en muchas vidas como más encima agregarle el quitársela a alguien.

- ¡no lo entiendes!- dijo Rose en un estado de histeria seguía apuntándonos con el revolver que estaba en sus manos- ¡esa mal nacida!- apunto Bella y todas las respiraciones se detuvieron- ¡ELLA ES LA CULPABLE DE TODO!

- ¿Por qué Rose? ¿Por qué lo hiciste?- pregunto Carlisle desde el lugar donde estaba, mire y toda la policía seguía atenta los movimientos de Rose.

- ¿quieres saberlo?... esta bien se los diré, lo hago porque odio con toda mi alma a esta maldita. Por su culpa mi hermano se fue a la mierda. Porque si no hubiera aparecido en nuestras vidas mis hermanos… mis hermanos- el nerviosismo se delato en su tono de voz- mis hermanos me abrían seguido amando e idolatrando solo a mi, todos perdieron la cabeza por esta desgraciada.

- ¿celos?- dije- ¿hiciste todo esto por unos malditos celos? ¡eres increíble!- solté una carcajada en la que descargaba la mayor parte de la tensión que tenia acumulada, esto parecía ser una broma, una estupida y ridícula broma.

- Edward- susurro Bella a mis espaldas.

- ¿Así que era por eso? ¿por la maldita atención?- dije sin poder evitar la furia que tenia creciendo dentro de mi ser- ¡que diablos estabas pensando maldita sea! ¡Jugaste con la vida de alguien Rose!

- No me interesa, lo único que quería era que esta perra desapareciera del mapa.

- Rosalie- dijo mi madre desde el otro extremo, mire su rostro y estaba bañado en lagrimas podía ver la enorme contradicción que tenia en su cuerpo, todo el mal y la maldad que había hecho Rose habían sido producto de un sentimiento tan estupido como los celos.

- Es que de verdad no puedo creer el tamaño de tu estupidez, ¡te haz vuelto loca!

- ¡NO ME DIGAS LOCA!- dijo cargando la pistola, estaba en lo cierto, ella planeaba matar a mas de alguien el día de hoy, mi pobre hermana había perdido la razón – tu tienes la culpa- dijo apuntándome también a mi.

- ¿Por qué lo dices?

- Te enamoraste de esta perra y te separaste de nosotros. Nos abandonaste por meterte en la cama de esta puta.

- ¡ya basta Rosalie!- dijo Emmett enervado por las estupideces que hablaba Rose- deja ya de poner esas excusas baratas por el frente ¡di la verdad!

- ¿de que verdad hablas?- pregunto Bella

- De la razón real por la que Rosalie te odio desde que estábamos en la preparatoria

- ¿Cuál es la razón?- pregunto Bella sin poder ocultar su curiosidad.

- La razón es que…-

- ¡NO LO DIGAS! ¡NO TE ATREVAS!- dijo aterrada por la confesión que haría Emmett

- Lo haré ¿a que le tienes miedo?- las lagrimas de Rose se dejaron caer con frenesí por sus mejillas.

- Cuando estábamos en la preparatoria Rose se enamoro de Edward…-



POV Bella:



- no puede ser- susurro Edward consternado por lo que acababa de escuchar- eso no puede ser cierto- dijo con una expresión atónita.



Mire la cara de Rose y estaba bañada en lagrimas, sus ojos penetraban a Emmett al igual que los ojos de el lo hacían con ella.



- todo lo que paso con Bella cuando íbamos en el colegio fueron por los celos de Rosalie. Ella aunque en el futuro fue mi novia se enamoro de Edward cuando llego a nuestra casa, mucho antes de que yo le pidiera que estuviera conmigo. Cuando entramos en el colegio de Forks, yo estaba enamorado de Rose pero ella no tenia ojos mas que para Edward, como se dio cuenta de que el jamás pondría sus ojos en ella se acepto ser mi novia cuando se lo propuse, pero el odio y el dolor que le provoco un rechazo del que Edward ni siquiera fue conciente que cuando se dio cuenta de que el amaba a otra persona descargo toda su rabia contra ella. la crueldad con Bella de primera era “divertida” pero cuando Rosalie se dio cuenta de que a Edward le afectaban las bromas y en especial las que se le hacían a Bella, odio con toda su alma a la mujer que le había “arrebatado” una atención que ella jamás tubo.

- ¡Cállate!- grito desesperada- ¡ya no digas mas!

- No lo haré, todo el mundo debe ser la razón de todo este odio maldito, en especial Bella. Ella merece una explicación.

- ¡MALDITO SEAS!- dijo casi volviéndose loca por todo lo que sentía en ese momento.

- ¡Basta Rose! es hora de afrontar las consecuencias de nuestros actos.

- No puedo creer que me estés traicionando- susurro aun apuntándonos.

- Cuando Edward comenzó a enamorar a Bella, Rose los observaba todo el día con la excusa de que no quería que ella se pasara de lista, nadie se daba cuenta de los verdaderos sentimientos de ella, se que fui un estupido al pedirle que fuera mi novia pero siempre albergue la esperanza de que ella me amara y que se fijara en mi. El tiempo paso y Edward se veía cada vez mas enganchado de Bella lo cual hizo que Rose odiara a la mujer que le había arrebatado su amor de niñez. A Rose se le ocurrió el plan de hacer pedazos a Bella, todos pensamos que era por que disfrutaba haciéndole mal a la gente, pero nadie se percato del verdadero trasfondo de su odio. Yo solo me di cuenta el día que tuvimos el accidente y Bella desapareció de nuestras vidas para siempre.

- Todo esto es repulsivo- se escucho la voz de Alice resonar en el hangar.

- ¡cállate! ¡no te entrometas!- grito Rose- nadie tiene derecho a juzgarme.

- No sabes cuanto te detesto- dijo Edward en un arranque, Rosalie se quedo mirándolo fijamente, sus ojos reventaron en lagrimas y no pudo contener mas la pena- ¡TE DETESTO!- le grito, su rostro mostraba toda la repulsión que sentía por ella- ¡jamás te perdonare por esto!

- Edward… no lo hagas- decía entre susurros, el cuerpo de Edward estaba tenso y sus puños tenían un color blanquecino.

- Ojala algún día los que te amaron te puedan perdonar, de mi jamás obtendrás nada- todos estaban mirando atentos la escena.

- Entonces…- agacho su vista- ¡morías aquí!



Todo lo que siguió fue bastante rápido, las manos de Edward me empujaron al suelo y el cayo sobre mi, levante mi vista y el balazo resonó por todo el lugar, el cuerpo de Emmett cayo ensangrentado al lado de nosotros, la mirada de Rose se descuadro. En un arranque de desesperación se interno por entremedio de los botes de gasolina, la policía la siguió y se perdieron de nuestra vista.



- ¡EMMETT!- grito Esme cuando llego a nuestro lado

- ¡Bella!- la voz inconfundible de mi madre llego a mis oídos, levante mi vista y venia corriendo hacia mi junto con Phill

- ¡hija!- dijo lloriqueando

- Tranquila mama estoy bien- trate de restarle importancia

- ¡no Bella! ¡no estas bien!- me tomo en sus brazos y me abrazo, respondí a su caricia ya que esa noche pensé que jamás la volvería a ver, mis ojos se aguaron pero trate de controlar mis emociones. Cuando nos separamos vi que Emmett era asistido por los paramédicos, Edward estaba a su lado.

- No… no dejes… que la maten…- dijo el con su voz cansada, el impacto de la bala había dado en su tórax.

- Tranquilo Emmett, descansa- fue lo ultimo que le alcanzo a decir Edward antes de que sus ojos se cerraran por la morfina.

- Bella- susurro Edward, fije mi vista en sus ojos y pude ver de inmediato sus intenciones

- ¡no no no!- grite- ¡no lo hagas!- suplique- ¡por favor no vayas tras ella!

- Lo siento Bella, pero si hay alguien que puede hacerla desistir, soy yo, te prometo que volveré

- ¡NO NO NO NO!- negué pegándome a su cuerpo- ¡no me dejes!- suplique nuevamente

- No te preocupes mi amor- pegue mi boca a sus labios, tenia un sensación de angustia, miedo y terror por no saber lo que nos deparaba el futuro.

- Si vez que se pone peligroso no pienses en quedarte- mis ojos soltaron lagrimas.

- Te amo- me dijo y se giro para salir corriendo, se metió por los mismo caminos que había escapado Rose.

- ¡Bella! ¡debemos salir de aquí!- anuncio Carlisle con preocupación, el también seguía la entrada por donde había desaparecido Edward.

Los paramédicos se llevaron a Emmett al hospital, todos salimos del hangar en donde estaban aun Edward y Rosalie. Mi mirada estaba fija en el punto en donde sabia que estaba mi corazón. No se cuantos minutos pasaron cuando se sintió un nuevo disparo seguido de una gran explosión. Un incendio se desato.



- ¡EDWARD!- grite desesperada, los fuertes brazos de mi padre me contuvieron- ¡SUELTAME PHILL! ¡EDWARD! ¡EDWARD!



La policía tenía acordonado todo el perímetro y no dejaban pasar a nadie. Mi mente se quedo en blanco no sabia que pensar, mi corazón dejo de latir y mis pulmones de respirar, la vida y la felicidad se había detenido en este momento. Edward, mi amor, no estaba conmigo. Mire hacia todos lados y rápidamente planee una estrategia, tenia como fuera que estar con Edward, si teníamos que morir lo haríamos juntos y amándonos, no podía soportar perder a Edward, no podría vivir en un mundo en el que el no exista. Al cabo de unos minutos Phill me soltó de su agarre y utilicé esta oportunidad para escapar. Eludí todos los controles y los cercos policiales, corrí con todas mis fuerzas hacia ese lugar, el hangar estaba ardiendo en llamas, el olor a bencina quemada era insoportable, a mis espaldas sentí los gritos desesperados de todos pero cerré mis oídos a cualquier llamado, juntando todo el valor que tenia me adentre en el incendio, mi único propósito era encontrar a Edward y saber que estaba bien.



POV Edward:



Corrí hacia un destino incierto, podía ver adelante mió la larga cabellera de mi hermana escapando de mi persecución, ella doblo en una esquina yo la seguí muy de cerca, cuando tuve una clara visión de ella estaba quieta y dándome la espalda.



- Rosalie- le llame suavemente.

- Cuando te vi por primera vez…- dijo y mi pecho se comprimió- pensé que eras un ángel, tu pelo cobrizo y esos ojos verdes resplandecientes me hicieron perderme, fuiste mi primer amor Edward, el primero que pudo llegar a mi corazón sin ni siquiera conseguirlo.

- ¿Por qué nunca me lo dijiste?- pregunte y ella se giro, estábamos en un “claro” entremedio de todos los galones de gasolina y contenedores. Era un espacio abierto pero que estaba rodeado por escombros, el techo y las vigas de madera de la enorme bodega me recordaba que aun seguíamos dentro del hangar.

- ¿para que?, tú siempre me viste como a una hermana, jamás me miraste con los ojos que yo quería.

- Yo siempre te ame- le dije sincerándome

- ¿pero como hermana?- pregunto y yo asentí- ese no es el amor que yo quería de ti, pase largas noches imaginando que me amabas y que correspondías a mis sentimientos- con solo escuchar sus palabras mi se contrajo y unas locas ganas de apartarme de ella me invadieron, el cariño y amor que yo le tenia jamás seria como ella algunas había deseado.

- ¿y Emmett? ¿en que queda en toda esta historia?

- Aunque no creas yo amo a Emmett, con toda mi alma, si no habría sido capaz de matarlo el día de hoy. Pero los celos y la rabia me segaron dejando salir a la Rosalie herida y despechada.

- ¡porque demonios todo tenia que llegar a ser así!- grite con rabia, un disparo se escucho a lo lejos seguido de una enorme explosión.

- Creo que hasta aquí llegamos- dijo con una sonrisa malévola

- ¡debemos salir de aquí!- dije pensando en el único rostro que quería ver al terminar esta pesadilla.

- No lo creo todos los accesos están sellados, creo que te tocara morir aquí adentro conmigo- dijo con una sonrisa demencial en sus labios

- Estas loca si piensas que moriré aquí- dije sin poder ocultar mi aversión a morir a su lado

- Es tu única opción, después de todo veo que la felicidad no esta hecha para tu puta y para ti.

- ¡ya basta!- le grite comenzando a sentir odio nuevamente en mi corazón.

- Es verdad- asintió cuando una gran explosión y un incendio sin control se desato en la entrada del hangar.

- Rosalie vamos debemos salir de aquí- le pedí mientras trataba de acercarme.

- ¡no te acerques!- me grito- no te atrevas a sacarme de aquí, yo ya no tengo nada allá afuera.

- ¿y Emmett? ¿acaso ya no piensas en el?-

- Dudo que el quiera perdonarme después de cómo me porte, por mucho que lo ame el jamás podrá aceptar que antes de enamorarme de el perdí la cabeza por otro hombre, Emmett aun cree que sigo enamorada de ti.

- ¿y lo estas?- dije en un impulso.

- Debo confesar que… no…. Pero lamentablemente esto se salio de mis manos, el odio que siento por la cerdita paso a algo personal, ella destrozo mi familia y eso jamás se lo perdonare, pagaría lo que fuera por tenerla frente a mi.

- Aquí estoy- dijo una voz increíblemente familiar a mis espaldas, me gire y Bella estaba parada detrás de nosotros.

- ¡Bella!- le grite y rápidamente corrí hacia donde estaba- ¿Qué demonios haces aquí?

- Yo no puedo vivir en un mundo en donde tu no existas Edward- dijo con lagrimas cayendo de sus ojos- si tu saltas yo salto- aunque era el peor momento para pensar esto pero me sentía orgulloso de mi mujer, ella aunque estuviéramos apunto de morir era capaz de amarme hasta el ultimo momento.

- Vaya… vaya- dijo Rose apuntándonos nuevamente con la pistola- veo que la pareja feliz se reúne nuevamente, ¿no tienes miedo Cerdita?

- No, si estoy con el hombre que amo jamás temeré a nada- dijo Bella tomándome de la mano, al ver este gesto el rostro de Rose se contrajo de la rabia.

- ¡Maldita orgullosa!- grito apuntando firmemente- no sabes como te odio cerda del demonio, maldigo el día que Edward te conoció, sin ti esto jamás abría sucedido- sus mejillas se bañaron en lagrimas, los ojos de Rose estaba desorbitados y se veían confundidos, su mano que antes estaba segura de donde apuntaba ahora temblaba con cada palabra que ella emitía.

- Eres una…- dijo Bella.

- ¡cállate maldita!- el rostro de Rose se crispo ante el desafió de Bella, la ira que había podido contener hasta estas horas salio a flote dejando ver lo enervada que estaba con la situación- te juro que ninguno de los dos saldrá de este lugar ¡los matare a ambos!



Nos grito y justo en ese momento una nueva y gran explosión hizo colisionar parte del hangar, Rose soltó la pistola y lanzo un grito ahogado al saber lo que se le venia encima, tome a Bella de la mano y nos lanzamos al suelo para poder esquivar el palo en llamas que cayo sobre el cuerpo de mi hermana.



- ¡Rosalie!- grite preso de la desesperación

- ¡Edward! ¡hay que sacarle el palo de encima antes de que se queme!- me grito Bella, ambos tomamos la madera, cada uno de un extremo. Al tomar el palo mis manos se quemaron de inmediato, Bella y yo soltamos un grito de dolor por las quemaduras que nos estábamos haciendo.

- ¡Vamos Edward!- me animo Bella, con mucho esfuerzo y a punta de dolor pudimos correr la masa que estaba aplastando a Rose, cuando la descubrimos palidecí al ver las consecuencias del fuego

- ¡su cara!- grito Bella y se llevo las manos a la boca, mi cuerpo comenzó a flaquear.



Mi hermana, la dulce chica que tanto había querido y que a sido parte siempre de mi vida yacía inconciente en el medio del voraz incendio que consumía el lugar, el escombro que había caído del cielo para detener su matanza había quemado parte de su rostro y su espalda, el fuego había consumido su piel y la enorme belleza de la que ella se admiraba.

- dios mió- dijo Bella con la mirada perdida en la piel calcinada- ¡Edward debemos sacarla de aquí!- me grito con pánico en sus palabras.



Ambos tomamos a Rose de un brazo y la condujimos por algunos de los pasajes que habíamos tomado para llegar aquí, algunas salidas ya habían sido consumidas por el fuego y en un momento llegue a sentir que no teníamos escapatoria, con mis ojos busque rápidamente algo que nos pudiera sacar de aquí.



- ¡Edward! ¡por ahí!- me grito Bella indicándome un camino que no habíamos recorrido, ella comenzó a sentirse mal debido a los efectos del humo y del ambiente tan sofocado. Solté a Rose y me la puse en mis hombros, con la mano libre que tenia tome la de Bella y la conduje nuevamente buscando una salida. Avanzamos un poco mas y la luz que se colaba por una ventana nos devolvió la esperanza, afortunadamente el espacio en donde esta se encontraba no estaba aun consumido por el fuego.

- ¡rápido Bella, ven!- le grite mientras la arrastraba hacia donde estaba la ventana.



apoye el cuerpo inconciente de mi hermana sobre los brazos de Bella y busque algo con que atravesar la ventana, un cubo de Lata fue mi única y mejor opción, tome un poco de distancia y lance lo que tenia en mis manos con todas mis fuerzas, el fuerte estruendo del cubo destrozando los vidrios resonó por todos lados, con mis pies aparte los pedazos de vidrios que iban quedando al lado, puse el cuerpo de Rose sobre mi hombro y tome nuevamente a mi mujer de la mano para conducirla por la ventana que nos llevaría nuevamente a la libertad. Corrimos por los estacionamientos próximos a los hangares, las explosiones se desataron y lo que era un incendio paso a ser una explosión mayúscula, si nos hubiéramos quedado allí habríamos muerto calcinados.



- dios- respiro Bella entrecortadamente- ¿Edward estas bien?- me dijo tratando de reponerse del inmenso susto que habíamos pasado.

- Si, lo estoy ¿y tu?-

- ¿yo? Bien… no te preocupes- me dijo con una sonrisa y restándole importancia. Mire sus manos y tenían graves quemaduras al igual que las mías.



Las sirenas y los gritos de que provenían del tumulto de gente que corría hacia nosotros me hicieron reaccionar, las caras destrozadas de mis padres al ver a Rosalie fue lo que me partió el alma, mi padre y Alice me abrazaron tan fuerte que casi deje de respirar.



- ¡hijo mió!- dijo Carlisle con lagrimas en sus ojos- ¡no sabes lo terrible que fueron estos momentos!

- Lo se papa, pero ya todo esta bien-



Mire a mi lado y Bella era agasajada por sus padres, el comisario Nahuel llamo por radio a 3 ambulancias, mi padre tomo a Rose en sus brazos y junto con Alice lloraron al ver en el estado en el que se encontraba, tenia alrededor del 50% de cara quemada además de tener parte de su espalda, sin duda rose estaba pagando sus culpas.



Luego de un rato, estaba parado en el estacionamiento del hangar viendo como los bomberos terminaban de apagar las llamas, mire hacia atrás y la vida que había conocido hasta el momento paso delante de mis ojos, comencé a caminar lentamente hacia donde debía, mire hacia un costado y la figura de mi padre estaba pálida y depresiva, estaba parado hablando con el comisario, el seguramente le estaba explicando que seguía a continuación, mi madre se había ido a Hospital a acompañar a mi otro hermano, ella ya estaba al tanto de nuestro rescate y había llorado como loca por saber que estábamos bien. Mi vista se fijo en un punto, el cuerpo aun inconciente de mi hermana yacía arriba de una camilla. Rosalie estaba conectada a diferentes aparatos para prolongar su vida, los paramédicos ponían correas para asegurarla en su viaje hacia el hospital.



- ¿noche movida?- dijo alice con un pequeño tono de broma en sus palabras, sabia que intentaba subirnos el animo a ambos.

- Ni que lo digas- confesé- la vida da muchas vueltas- le dije

- Si, lo se- acepto con pesar- si pudiera retroceder el tiempo trataría de que todo esto no hubiera pasado.

- Yo no- conteste sincero, Alice se giro a mirarme con una gran interrogante en sus ojos

- ¿a que te refieres?- pregunto

- A que habría dejado que todo esto pasara.

- ¿estas loco?- pregunto sorprendida

- No, es solo que entendí el real significado de todo esto

- Que cosas dices-

- Escucha- le dije- todos nosotros somos personas comunes y corrientes, seres humanos capaces de cometer errores y también de enmendarlos. La vida esta hecha para equivocarse y aprender lo que uno hace, la vida nos dejo hacer lo que quisiéramos pero tarde o temprano y uno por uno nos fue cobrando cada una de las fechorías que hicimos.


Alice me puso atención en completo silencio.



- es así como la vida nos enseña a ser mejores personas, a arrepentirnos de nuestros errores y a tratar de enmendarlos, debemos ser lo suficientemente maduros para darnos cuenta de todo lo que la vida nos devolvió es porque simplemente fuimos nosotros los que lo plantamos y cosechamos. Todas nuestras malas acciones se nos devolvieron y nos hicieron pagar con creces los errores que cometimos. Debemos saber que mientras menos maldades y odios hagamos más felices seremos- confesé con la mirada perdida en mi hermana.

- Tienes razón- admitió- yo aprendí de todo esto, la vida me enseño a que todas las personas se deben tratar con respeto ya que nunca sabes cuando podrás estar del otro lado, debemos ser tolerantes y respetar las diferencias- dijo mi hermana con lagrimas en los ojos.

- No llores- le pedí- de ahora en adelante la vida nos sonreirá.

- ¿Cómo lo sabes?- pregunto.

- No lo se, pero tengo una corazonada, creo que ahora podremos ser felices.

- Eso espero, nuestras culpas ha sido pagadas con creces, ojala que ahora si obramos bien la vida nos deje disfrutar de lo maravilloso que es vivirla.

- No te preocupes, se que ahora es nuestro turno- le dije guiñándole el ojo.

- ¿y Bella?- me pregunto

- Están vendándole las manos, ahora nos trasladaran al hospital junto con Rose para curarnos y hacernos estudios.

- Bien los seguiremos en el auto- me dijo mi hermana, me abrazo y me dio un tierno beso en la mejilla

- Te amo hermano-

- Y yo a ti Alice, jamás lo olvides-



Mi grácil hermana se fue caminando hacia donde estaba mi padre, seguí mi paso lento acercándome aun mas hacia donde mi cuerpo añoraba ir. Cada vez que me iba acercando mi cuerpo se sentía mas nervioso y necesitado, la sonrisa de mi mujer se extendió por todo su rostro, pidió una dispensa y se reunió conmigo en la mitad del camino.



- ¿Cómo estas?- me pregunto.

- Preocupado pero contento de que esta maldita pesadilla acabo.

- Tranquilo amor, ella estará bien-

- eso espero, por mis padres y por Emmett.- su cuerpo se pego al mió, cerré los ojos y deje que la agradable sensación me llenara por completo.

- ¿sabes lo mucho que te amo?- me pregunto con sus ojos mirándome directamente a los míos

- No, pero me agradaría escucharlo- le respondí y ella rió.

- Te amo Edward Anthony Cullen, te amo como jamás pensé amar a alguien y planeo hacerlo hasta que la vida nos deje estar juntos- fruncí el ceño y ella dio un respingo

- ¡y mas le vale que sea mucho! Porque con todo lo que hemos pasado ya nos merecemos un descanso- termine riendo.

- Me debes un viaje Sr. Cullen- me dijo de manera seductora pegando su cuerpo al mió

- Sra. Cullen- dije ronroneando el nombre en su oreja, ella soltó un gemido y me beso ansiosamente.

- ¡espera!- grito Bella haciéndome saltar

- ¿Qué pasa?- pregunte asustado.

- Antes de que se me olvide Edward, hay algo que tengo rondando desde hace mucho y que no había tenido oportunidad para decirte

- ¿Qué cosa?- pregunte con incertidumbre.

- Te perdono- dijo y mi corazón se quedo parado por unos segundos

- ¿Qué?- pregunte con mis piernas flaqueando y mi respiración entrecortada.

- Edward, estuvimos a punto de morir, no te había dicho esto porque no había encontrado el momento preciso pero ahora se que cualquier momento es el correcto, te amo y quiero que estemos juntos sin ningún secreto o rencor.

- No sabes cuanto espere para escuchar esto- le confesé con la emoción que había en mi pecho.

- Lo se- me dijo.

- Te amo, Isabella Marie Swan, te amo y te amare por siempre.

- Lo se mi amor al igual que yo, si tu saltas yo salto- dijo.

- Juntos- respondí.

- Si, juntos por siempre- termino y sus labios se pegaron a los míos.



Tal vez nuestra relación no era de lo más común, habíamos pasado por muchas cosas para llegar a este punto, nuestro amor era una Pasión a Segunda Vista, fue la segunda vez que me la encontré en mi vida que pude decirle cuanto la amaba. Sabia que todo esto tenia una moraleja, tal vez todo pudo ser diferente pero si el resultado no era el mismo prefería pasar nuevamente por todo esto y aprender de la manera mas dura la importante lección que mi mujer y la vida nos enseñaron, eso jamás podríamos olvidarlo.






Wow… ¿Qué les pareció? ¿les gusto el final? Espero que si…

Las amo y ojala me dejen sus impresiones, con este cap concluyo la historia y solo nos queda el epilogo, asi que nos vemos el prox. Martes.

Las amoo nenas!!! Espero no haberla defraudado.

¿Merezco Algún Rws?



7 comentarios:

  1. me fascino la verdad... todo el mundo se lleva lo que coseca... la verdad lo hiciste muy bien...

    ResponderEliminar
  2. ahhhhhhhhhhhhhhhh que mal que se acabo esta historia da para la segunda parte jajaj
    quieor ver hijos matrimonio la revancha de kaje etc gracias por la historia besitos y exito

    ResponderEliminar
  3. ahhh me ancanto esta historia!!!!!

    ResponderEliminar
  4. me ha encantado!!! Dos noches en vela han valido la pena^^
    pero les he perdonado. Las palabras de Edward son muy sabias, de los errores se aprende no??
    Me ha encantado!!! Ahora, al siguiente fanfics Besos^^

    ResponderEliminar
  5. Que historia distinta a las demas por el comienzo y ese final ja no me los esperaba y esmuy cierto lo q dices de los errores y fracasos aprendemos y de lo demas disfrutamos!!
    Me encanto, Gracias por compartirla!....:)

    ResponderEliminar
  6. Que lindo emmett que se arrepintio a tiempo y espero que rosalie ambien se arrepienta ya esta pagando por todo lo que hizo

    ResponderEliminar