“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



martes, 22 de junio de 2010

Pasion a Segunda Vista, Capitulo 16: Perdí mi Corazón





Pasión a Segunda Vista



Capitulo 16:



Perdí mi Corazón






POV Alice:



Esto no podía estar pasando… no podía ser.



Miraba atónita la escena, mi hermano, mi amado hermano corría por toda la casa con un rostro lleno de amargura y dolor, estaba horrorizado, sus facciones se distorsionaban por la enorme combinación de sentimientos que tenia en su cuerpo. Yo misma, estaba parada en el medio del salón sin poder hacer nada, Edward había recorrido por enésima vez la casa en busca de su corazón… En busca de Bella.



- ¡Bella!- gritaba a todo pulmón en cada cuarto.

- ¡Edward ya basta Bella no esta aquí!- dijo mi padre

- ¡bella!- seguía gritando segado por el dolor- Bella- susurro entre sollozos, las rodillas de mi hermano colapsaron contra el suelo cuando volvió al primer piso, sus manos se fueron a su cabeza y los sollozos se hicieron aun mas fuertes, lo único que pude hacer fue correr y brindarle mi apoyo.

- ¡Edward!- dije tomándolo entre mis brazos

- ¡Alice esto no puede estar pasando!, ¿Dónde esta? ¡Bella!

- Edward ya tranquilo por favor- a mi lado estaban nuestros padres con la misma expresión de horror y desconcierto.

- ¡En su casa!- dijo Edward levantándose rápidamente- ¡ahí deben saber de ella!



En un movimiento extremadamente veloz, saco sus llave y corrió hacia el estacionamiento, Edward estaba tan cegado por el dolor de perder a Bella que ni siquiera recordaba la llamada que había recibido, Bella había sido secuestrada.

- será mejor que vamos todos Edward podría cometer cualquier locura en un momento como este- dijo mi padre apresurándose a seguirlo.



Mama y yo tomamos las llaves del auto de mis padres y los seguimos, Edward manejo como loco hacia la casa de los Swan, la ciudad estaba como detenida, en las calles no había ni un auto o alguna persona, ya eran casi las 11 de la noche y esta debía ser la noche mas feliz del mundo, Edward y Bella nos anunciarían su compromiso, pero esos malditos habían acabado con su felicidad. Edward se estaciono rápidamente afuera de la casa de los Swan, al salir del auto la puerta principal se abrió, una mujer de cabellos castaños iguales a los de Bella salio corriendo en dirección hacia Edward, un hombre rubio y alto la seguida de cerca.



- ¡¿Dónde esta mi hija?!- grito la mujer, se acerco y trato de golpear a Edward pero fue detenida por el hombre que la seguía- ¡porque no la cuidaste! ¡es tu culpa que esta perdida! ¡porque! ¡porque!

- ¡Rene cálmate!- decía el hombre. Los ojos de mi hermano se perdieron en el suelo, papa y mama rápidamente se pusieron a su lado dándole su apoyo.

- ¿los llamaron los secuestradores?- pregunto mi padre

- Si- respondió el hombre- nos pidieron dinero, estamos reuniendo la cantidad para poder tranzar.

- ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Dónde esta mi hija?- se preguntaba la mujer en un evidente estado de colapso nervioso, por todo lo que decían ellos deben ser los padres de Bella.

- ¿Por qué no mejor vamos a dentro por favor?- dijo el padre de Bella- la policía llegara en cualquier momento y es mejor que ustedes nos acompañen- dijo con voz pausada pero que denotaba la enorme preocupación que sentía.

- Entremos- dijo mi padre a Edward, el solo pudo asentir con sus ojos llenos de lágrimas. Entramos en la enorme casa, era hermosa, de un diseño perfecto, nos condujeron a la sala. Todos los empleados estaban sentados o parados alrededor del salón, cada uno tenía una expresión diferente que denotaba la preocupación y el horror por el que la familia estaba pasando.

- Alfredo- dijo el padre de Bella.

- Si señor Phill

- Sírvale algo a nuestros invitados.

- Como usted ordene señor- el mayordomo se acerco a nosotros y nos pregunto lo que queríamos, todos pedimos cafés, excepto Edward el estaba en otro mundo.

- ¿Por qué tubo que pasar esto?- pregunto la madre de Bella poniéndose a llorar nuevamente- ¿Dónde esta mi hija?

- ¿podrían contarnos que fue lo que le paso a nuestra hija por favor?- yo sabia que este hombre no era el padre de Bella, pero por lo que ella me había dicho el la quería igual que si fuera de su sangre.

- Estábamos en la cena- conteste- salimos al jardín a tomar un refresco ya que la noche esta muy calurosa, Bella estuvo afuera un rato y luego entro al baño y de ahí no supimos mas de ella- conté bajando la mirada, Edward comenzaba nuevamente a respirar entrecortado recordando cada momento de esta fatídica noche.

- Ya veo- dijo el hombre, unos golpes en la puerta nos alertaron de que alguien venia llegando, sirenas y balizas se oyeron entrando en la propiedad de los Swan, la policía había llegado.

- Buenas noches- saludo cortes el oficial- mi nombre es Nahuel Patros soy el comisario encargado del secuestro de la señorita Swan.

- Comisario- dijo la madre de Bella- encuentre a mi hija- sollozo.

- No se preocupe señora Swan la encontraremos- se aclaro la garganta- necesito saber, la niña, ¿Dónde desapareció?

- En nuestra casa- respondió Esme- estábamos en la cena de compromiso de ella con mi hijo cuando fue raptada.

- Bien necesito los datos de su casa entonces- le proporcionamos todo lo que necesitaba saber, el hombre saco una radio y dio instrucciones de que nuestra casa fuera allanada en busca de pruebas.



La policía se comenzó a mover rápidamente, el operativo en la casa Swan no se hizo esperar, muchos policías buscando pruebas y cosas que nos pudieran hacer llegar a Bella, otros estaba haciendo arreglos en los teléfonos, conectándolos a aparatos para grabar las llamadas y a detectores de números. Las horas pasaban y nada sucedía, Edward seguía aun mas sumido en la pena que antes, su rostro estaba sombrío y ojeras comenzaban a salir de sus ojos, eran las 4 de la mañana y estaba sentado en las afueras de la casa, la policía seguía trabajando incansablemente para dar con el paradero de Bella, pero nada sucedía.



- Edward- dije tratando de hacerlo volver a este mundo.

- Esto es mi culpa Alice- me dijo casi en un susurro, su mirada estaba perdida.

- Claro que no… No seas estupido Edward, esto no es tu culpa.

- Claro que si- respondió con la mirada sombría y apagada, el brillo de sus ojos se había esfumado completamente- ella era lo más valioso y este es mi castigo Alice, por haberle cagado la vida. El cielo me la había mandado y ahora la misma vida me la esta quitando.

Dejo caer su cabeza en las manos, mi corazón se oprimió de una manera que casi no podía respirar, no soportaba ver a mi hermano así de triste, Bella tenia que estar bien, ellos se amaban y tenían que estar juntos.

- Tranquilo- le dije, pase una mano por su cabello- ya veras que Bella estará bien-



Su silencio me perturbo, si en el peor de los casos ella no llegaba a aparecer, ¿Qué seria de mi hermano?, me estremecí de solo pensar en las consecuencias de todo esto.



Los minutos y algunas horas pasaron, a eso de las 5 de la madrugada Edward aun seguía en un estado de completo shock, lo único que podía hacer era tener su mirada perdida en la nada, varias veces en la noche y preso del horror de perder a Bella se había intentado fugar para salir a buscarla, pero todas las veces que lo intento fue detenido por la policía, el comisario dijo que seria muy peligroso que Edward fuera a la buscar a Bella ya que podrían hasta matarlo. Resignado siguió sentado en las escalinatas de la casa. Era increíble el alboroto que había hecho la policía, tenían cercada toda la residencia de los Swan, los padres de Bella estaban junto a los míos, creo que a pesar de todo ellos se llevaban bien.



- Alice Cullen- me llamo una voz a mi espalda, me gire y el comisario estaba parado detrás mió- necesito que venga al despacho de la casa con su hermano por favor.

- Si, claro- respondí

- Edward- lo moví- Edward ¡reacciona!- jale su brazo y sus ojos triste se enfocaron en mi cara pero parecían no mirarme realmente- debemos ir a dentro- asintió débilmente, lo ayude a ponerse de pie y lo guié, mi hermano se había quedado sin vida.

Entramos en el salón y ahí estaban todos, nuestros padres, los de Bella y nosotros.



- los he citado aquí porque necesito hacerles algunas preguntas.

- ¿Cuáles?- pregunto Carlisle.

- Quiero saber la relación de los Cullen con la señorita Swan.

- ¿relación?, quiere decir ¿Cómo nos llevamos con ella?

- Si, pero me interesa saberlo todo- se sentó- quiero saber ¿Cómo conocieron a Isabella Swan?- pregunto como sabiendo que algo malo había.

- Bueno nosotros…- dije algo nerviosa, no sabia como se tomarían los padres de Bella y los nuestro la verdad.

- La conocimos en el colegio, en Forks- dijo la voz de mi hermano, me sentí feliz al escucharlo nuevamente, pero en su cara estaba decidido a sacar a la luz la cruda verdad.

- ¿en Forks?- pregunto el comisario Nahuel.

- Si, nosotros viajábamos mucho por el trabajo de nuestros padres, cada año nos cambiábamos de ciudad, hasta que un día llegamos a Forks. Mis hermanos y yo llegamos a la preparatoria y conocimos a Bella tiempo después.

- Y ¿Cómo era la relación que llevaban?- pregunto el agente, Edward levanto la cabeza y miro a nuestros padres.

- Siento que todo lo que piensan de nosotros se derrumbe de esta manera- mis papas lo miraron con ojos atónitos al igual que yo, Edward planeaba contar la verdad, toda la verdad- nos llevábamos pésimo- contesto mirando nuevamente al comisario.

- Edward- dije en un susurro.

- Nosotros éramos los chiquillos mas malcriados y consentidos del mundo, nuestros padres siempre nos dieron todo y eso nos hizo desarrollar un sentimiento de superioridad sobre los demás. Cuando llegamos a la preparatoria de Forks no fue diferente, rápidamente nos hicimos populares y con eso nuestros egos se fueron acrecentando más. Bella era la muchacha más callada e invisible de la preparatoria, por lo tanto nuestro blanco perfecto. Mi hermana mayor Rosalie fue quien la escogió, ella no soportaba a la gente gorda y sin gracia, siempre nos decía que este mundo estaba plagado de gente horrible y que no servia para nada- admitió horror en sus ojos.

- Lamentablemente nunca medimos las consecuencias de lo que hicimos- interrumpí, Edward por primera vez me vio y sus ojos brillaron pero no con la misma intensidad de antes- Bella fue nuestra victima por mucho tiempo, la dañamos, la humillamos e hicimos de su vida un infierno. Ella nunca debió de pasar por eso pero nuestros estupidos prejuicios como niños ricos y superiores fueron mas fuertes y nos llevaron a cometer todo tipo de atrocidades y no solo con ella si no con muchos mas de la escuela-

- Cuando estábamos por terminar el semestre, se nos ocurrió un plan maestro. Bella iba a ser nuevamente nuestra victima, yo debía pasar toda una semana con ella y enamorarla, de a poco todo se fue dando, mis hermanos dejaron de molestarla y yo entre en su camino para enamorarla, al cabo de unos pocos días la vida dio un giro inesperado y el que se sintió atraído por ella fui yo, me enamore perdidamente de Bella.

- Edward no quería continuar con todo esto- suspire- pero nuestra estupidez y nuestras burlas lo instaron a seguir, tanto lo humillamos que por orgullo y por no quedar de menos continuo. La bomba la hicimos estallar en un café, Edward tubo que humillar a Bella en frente de todo el publico que estaba allí, ella salio corriendo y no supimos mas de ella.

- ¡MAL NACIDO!- dijo un grito a nuestras espaldas, el padre de Bella, Phill, estaba siendo sujetado por René sus ojos destellaban odio contra nosotros y no podíamos negarlo- ¡TU FUISTE EL MALDITO QUE DAÑO A MI PEQUEÑA, JAMAS TE LO VOY A PERDONAR, INFELIZ!



Estaba en un estado de furia máxima, los padres de Bella salieron de la sala y nos dejaron solos, mire a Edward y su expresión era totalmente sombría, pero la que me llamo mas la atención fue la de mis padres, ellos nos miraban como si jamás nos hubieran visto, veía la enorme decepción que se habían llevado.



- ¿así que humillaron a Isabella?- dijo Nahuel.

- Si, después de ese incidente al otro día fui a su casa y ella ya se había marchado, pasaron 3 años y nos mudamos a los Ángeles donde la encontramos nuevamente en el campus.

- ¿Qué paso cuando se volvieron a ver?- el comisario nos miraba atentos, estaba pendiente de cada uno de nuestros movimientos.

- Todo fue diferente- dije sin mentir.

- ¿diferente en que sentido?

- Bella estaba mas hermosa de lo que era antes- dijo Edward- ella había salido adelante y se había convertido en una mujer segura y más hermosa de lo que ya era. Cuando nos vimos nuevamente ella nos ignoraba pero poco a poco yo me pude ir a acercando a ella.

- ¿hasta que se hicieron novios?

- Si- admitió- Bella es la mujer de mi vida y me arrepentiré toda mi vida el daño que le cause, jamás podré perdonármelo.

- ¿Cómo pudieron hacer esto?- dijo al fin mi padre, todo el rato estuvieron callados y sin decir nada- ¿acaso nos equivocamos con ustedes?

- Papa… perdóname- dijo Edward yo solo agache mi cabeza, no tenia cara para mirarlos. Mama se acerco a nosotros, sus ojos estaban llenos de lagrimas, su mano se fue directamente contra la mejilla de Edward y de inmediato siguió la mía, era la primera vez que nuestra madre nos pegaba.

- Me avergüenzo de su actitud, tanto daño hijos… tanto ¿y para que?, para ser lo mas populares y sentirse superiores- los brazos de mi papa cobijaron a mi madre, ella estaba destrozada por todo lo que se había enterado, Edward no hacia mas que mirar al suelo y estar en silencio.

- De verdad que me ha dolido enterarme de esto- dijo Carlisle- ustedes a nuestros ojos siempre fueron perfectos, pero después de esto siento que mi labor como padre no fue tan buena como nosotros pensamos, mis hijos son capaces de dañar a otras personas sin arrepentirse de lo contrario.

- Hay algo que no me cuadra- dijo el comisario- tomamos declaraciones a los padres de Bella y ellos me contaron que desde que se volvieron a encontrar ella a sido victima de constantes ataques, ¿algunos por parte de su familia?

- ¿ataques?- exclamo Carlisle- ¿Mas?

- Si papa- respondió Edward- yo trate de proteger en todo lo que pude a Bella, pero mis hermanos…- callo

- Nosotros intentamos hacerle daño a Bella cuando la volvimos a ver, la considerábamos una amenaza y teníamos… miedo de que ella se vengara por lo que le hicimos en el pasado.

- ¿Qué fue lo que le hicieron?- pregunto el comisario.

- El primero en atacarla fue Jasper…. El… el- dije con lagrimas en mis ojos, revivir el terrible momento era como un puñal en mi corazón.- el intento violarla- dije con toda la fuerza que tenia, mis padres se quedaron sin respirar, Esme se sujeto de Carlisle ya que sus piernas flaquearon.

- ¿violarla? ¿pero no fue denunciado?- exclamo el policía con rabia

- No, Bella no quiso su nombre corazón aun después de esa atrocidad fue capaz de “pasar” lo que sucedió- confesé con pena y dolor.

- Los ataques de Jasper cesaron, el se desapareció de la ciudad hasta que volvió y tubo que ser internado por una sobredosis.

- ¿y los demás?- pregunto el comisario

- ¿Rosalie y Emmett?-pregunto Edward- ellos nunca pudieron tocarla porque jamás se los permití, con Rose tuve varios encuentros en donde tuve que defender a Bella con mis propias manos.

- Esta es una interesante historia señor Cullen- dijo el comisario- pero dígame una cosa ¿Dónde están sus hermanos?

- Jasper esta en un centro de rehabilitación en las afueras de los Ángeles, Emmett esta jugando un campeonato de fútbol americano y Rosalie fue de visita al centro para ver a nuestro hermano.

- ¿tiene los números donde encontrarlos hoteles, residenciales, casas particulares?

- Si- respondió- enseguida se los traigo. Edward salio del salón y nos quedamos a solas con el comisario

- ¿sospecha de mis hermanos?- pregunte.

- Ahora sospecho de todos señorita Cullen- dijo serio, se sentó en el escritorio y espero a que Edward le trajera los números, después de eso salio del salón dejándonos solos.

- No puedo creerlo- dijo mi padre con sus ojos perdidos, se dejo caer en uno de los sofás seguido por mi madre.

- ¡En que demonios estaban pensado al tratar así a una mujer!- pregunto mi madre horrorizada.

- Mama lo siento- dijo Edward tratando se acercarse

- A mi no me tienes que perder perdón Edward, ruégale a Dios porque algún día esa niña de perdone, ahora no tengo cara para mirarla, la vergüenza es mayor.

- Debemos ir a hablar con sus padres- dijo Carlisle decidido.

- Vamos- dijo mama parándose- ojala hayan aprendido de todo esto, la vida les enseño con lecciones duras lo que no se debe hacer.



Ambos nos dedicaron miradas de decepción y se fueron, Edward se dejo caer al suelo y por primera vez en la noche saco todo el llanto que tenia apretado en su corazón, lloro como jamás lo había hecho, el dolor de perder a su amor y de haber decepcionado a nuestros padres era mas de lo que podía soportar. Cobije a mi hermano y le di consuelo por el momento era lo único que podía hacer.



Las horas seguían avanzando y no se sabia nada de Bella, cuando el reloj marco las 9 de la mañana yo aun estaba despierta, no había podido pegar un ojo, mis padres se habían marchado al amanecer, iban a ducharse y por ropa limpia para todos. Los padres de Bella tomaban un descanso, mire hacia el sillón y ahí estaba mi hermano, sus ojeras se hacían cada vez mas profundas y abarcaban mas piel de sus rostro. Su semblante era mortificado su sueño era traumático ya que no tenia la típica expresión de paz cuando dormía al contrario, parecía estar siendo torturado. La puerta del salón se abrió y la figura de mi madre apareció en la habitación.



- ¿despertó?- pregunto.

- No lleva dos horas durmiendo y al parecer no va a despertar.

- Siento que todo esto dañara aun mas esa alma rota que tienen los dos, uno por el daño que hizo y el otro por el daño que recibió.

- No se mama, Edward y Bella son extraños, ellos a pesar de todo se aman mas que cualquier pareja que yo conozca, son una dulzura.- dije sin poder evitar demostrar mi simpatía hacia su relación.

- Si lo he visto, cuando los vi en el hospital supe de inmediato que ellos terminarían juntos, si al parecer están hechos el uno para el otro.


Edward se removió en donde estaba y abrió los ojos, contempló con detenimiento el lugar donde estaba, mi madre se acerco a el y acaricio su frente.



- Edward quieres comer algo- pregunto mi madre tratando de darle aunque fuera agua, llevaba toda la noche sin probar nada.

- No- respondió con la mirada perdida y los ojos irritados. Unos pasos en el pasillo nos alertaron de que había alguien por entrar.

- ¡Edward! ¡Edward!- grito mi padre entrando desesperado al salón ¡Despierta tienes una llamada!

- ¡BELLA!- grito y una opresión se introdujo en mi corazón, Edward reacciono de inmediato poniéndose de pie.

- No… es de la cárcel del condado, tienes una llamada de un tal “Jake”

- ¿Jake?- pregunto Edward incrédulo.- ¿estas seguro?

- Si dijo que necesitaba hablar urgente contigo.


Corrimos todos detrás de Edward, al entrar al salón vimos que todos los aparatos estaban prendidos, la llamada seria grabada.



- ¿Jake?- pregunto Edward.

- ¡Edward! ¿dime que demonios pasa?- dijo Jake pero su voz resonó en el grabador, todos podíamos oír.

- ¿Por qué? ¿a que te refieres?

- ¡a Bella!, la loca de tu hermana, la rubia que parece barbie estuvo aquí hoy en la mañana, me pidió la estupidez mas grande del mundo.

- ¿Rosalie? Pero si mi hermana esta de viaje.

- ¡y bien engañados los tiene! La maldita esta aquí y tubo el descaro de venir a ofrecerme sacarme ahora mismo de prisión si la ayudaba en algo.

- ¿ayudarla en algo?-pregunto mi hermano, mire a mi alrededor y todos tenían puestos los ojos en la caja que parpadeaba cada vez que Jake hablaba.

- ¡si!, la muy maldita me pidió que le ayudara a matar a Bella

- OH… por dios- dijo Edward casi sin aliento

- ¡Edward! la desgraciada me dijo que estaría en unas bodegas de gasolina en las afuera de la ciudad, cerca de la carretera 48, temo que esta tramando algo contra Bella. Quiero saber como esta ¿Esta Bien?- pregunto.



Un silencio recorrió la sala, Rosalie… ella era, Rosalie tenía a Bella. La cara de Edward estaba pálida, su cuerpo colapso y se dejo caer en uno de los sillones contiguos. Mis padres tenían una cara de horror que me hacia presagiar lo que venia.



- ¿Edward?- pregunto Jake- ¡Dime maldita sea! ¿Cómo esta Bella?

- Ella… ella…- Edward no conseguía articular ninguna palabra. Sus ojos estaban perdidos y su respiración era rápida y entrecortada.

- ¡Con un demonio responde maldita sea!- grito desesperado.

- Rosalie ya… tiene a Bella- cuando logro pronunciar esas palabras algo hizo conexión en su interior ya que su rostro se crispo y sus ojos se llenaron de rabia.

- ¿Qué fue…?- antes de alcanzar a preguntar Edward colgó el teléfono en seco.



Todo estaba en silencio Edward estaba pegado mirando un punto fijo, sus puños y su cara estaban apretados, temía lo peor.



-¡MALDITA ROSE!-grito estampando su puño contra la mesa- ¡MALDITA SEA!- su mano se torno de un color rojizo pero eso no pareció importarle, las demás personas que estaban a nuestro alrededor reaccionaron, el dispositivo policial comenzó a moverse, el comisario con su equipo salieron de la casa en dirección a los hangares que nombro Jake.

- ¿A dónde van?- pregunto René antes de que partieran

- A buscar a su hija señora

- ¡iremos con ustedes!- grito y salieron corriendo hacia fuera.



En un acto casi instintivo todos tomamos nuestras cosas y también nos dirigimos a nuestros autos, Edward fue el primero en salir, se subió al volvo y partió a toda velocidad, adelanto a la policía y esquivo cualquier obstáculo que pudiera haber en su camino, nosotros lo seguimos esquivando también a la policía. Los hangares que nombro Jake era unos que estaban abandonados, en las afueras de la ciudad había un sector industrial, habían muchas empresas que tenían sus bodegas, a medida que nos íbamos acercando mi cuerpo comenzaba a experimentar el nerviosismo y los terribles sentimientos que esta situación traía. ¿Y si Rose había matado a Bella?, ¿le habría hecho daño?, ¿Bella estará viva?, cada pregunta golpeaba con mas fuerza que la otra en mi mente, una sensación de terror recorrió mi cuerpo, ni siquiera podía permitirme pensar esas cosas.



Llegamos a la bodega y el volvo de Edward estaba estacionado afuera, el estaba escondido detrás de unos pilares esperando para entrar.



- ¡Edward!- lo llamo mi padre- si Rosalie es realmente la que la tiene debemos entrar, solo nosotros podremos persuadirla

- Si tienes razón, vamos…

Estaba aterrada y no sabia realmente lo que pasaría. Solo podía pensar en que adentro encontraríamos a Bella… y esperaba que fuera sana y salva.




POV Edward:




- ¡ahí están!- dijo Alice al entrar.



La escena que tenia frente a mis ojos era la imagen de la peor de mis pesadillas. Bella estaba atada de manos y arrodillada en el medio del angar, su rostro pálido tenia muestras de malos tratos al igual que todo su cuerpo, su ropa estaba rasgada y manchada. Atrás de ella y con una mirada aterradora, estaba para mi hermana, la dulce chica que un día llego a nuestra casa y que considere siempre como mi hermana, Rosalie Hale.


- Rose- dijo mi madre que estaba a mi lado.



No pude evitar sentir una ira incontenible en mi corazón. Todo el dolor que había acumulado por la desaparición de Bella se convirtió en un odio que jamás pensé sentir, odiaba a Rosalie con toda mi alma, ella me había arrancado mi corazón de cuajo y se lo había llevado, había perdido mi corazón y tenia que recuperarlo, al costo que fuera.


- ¡Bella por dios!- dijeron los padres de Bella al entrar en el angar, afuera se sentían las sirenas de los autos de policía estacionarse.

- ¿Qué demonios haces Rose?- pregunto mi padre aterrado por la escena que presenciaba.

- ¿acaso no esta claro?- respondió Rose con una sonrisa de aspecto demencial- pobrecita esta princesita, tanto luchar por su felicidad para nada.

- Dime que demonios pretendes Rose- dije con voz segura, por dentro estaba muriendo al ver a Bella tan vulnerable. Ella abrió sus ojos y nuestras miradas se encontraron, no pude evitar sonreír y derramar algunas lágrimas con solo ver que estaba bien, la reacción de ella fue la misma.

- Hermanito, se que no eres estupido- levanto una de sus manos para llevársela a la cabeza y en esta tenia un arma, el aire de todos se contuvo y grititos ahogado salieron de las gargantas de todos. La policía entro en el angar y se dispersaron en línea apuntado a Rose.

- ¡NO SE ACERQUEN MALDITOS!- grito y su mirada estaba perdida en cualquier parte, el arma tomo un vaivén que hacia enloquecer, el pánico colectivo fue creciendo al darnos cuenta de que el arma se podía disparar en cualquier momento.

- Rosalie, por favor- trato mi padre de calmarla- hija deja esa arma.

- ¡NO ME DIGAS HIJA!- grito- tu no eres mi padre- sus ojos se llenaron de lagrimas.

- Rosalie- dije intentado avanzar, quede a la mitad del camino cuando su brazo dirigió el arma a la cabeza de Bella, mi aire quedo atrapado y mi estomago dio un vuelco, mi corazón se detuvo inmediatamente- no te atrevas- dije en un susurro.

- ¿Por qué no Edward? porque tú no quieres, no me hagas reír.

- ¿Por qué demonios haces esto Rose?, no seas imbecil, caerás a la cárcel por tratar de matar a Bella.

- Claro que no, te aseguro que nadie saldrá con vida de aquí- Bella tenia su vista clavada en la mía, nos mirábamos como dándonos ánimos en esta critica situación, lo único que deseaba era correr hacia ella y llevármela lejos, en donde la maldad no nos pudiera alcanzar.

- ahora si que morirás maldita imbecil, de esta te juro que no te salvas- dijo poniendo una pistola en la cien de Bella.

- No te tengo miedo y te juro que si me haces algo lo pagaras- Bella me miraba y yo solo podía rogar que ella no la matase, moriría en ese mismo instante.

- Me podría ir ahora mismo al infierno con tal de llevarte conmigo- presiono aun mas la pistola y empujo su cuerpo hacia un lado.

- ¡NO TE ATREVAS! ¡PORFAVOR MATAME A MI!



Rogué esperando que se compadeciera, podría cambiar por lo que fuera la vida de Bella, ella tenia que vivir, inclusive si el precio era no verla mas.





4 comentarios:

  1. Super romántico... Espero que mi Edward personal (JL) sea capaz de hacer eso por mi :D

    ResponderEliminar
  2. aqui me mori dios mio se me paro la respiracion y el corazon eso es una familia de locos los hale estan transtornados

    ResponderEliminar
  3. es el mekor fic q eh leido me mata estoy ahorita a las 4:48 de la mañana leyendo esto y no me importa q me castiguen si se dan cuenta con tal de terminar a leerlo

    ResponderEliminar
  4. wiii ya lo acabe y me encanto y parece q mis papas no se dieron cuenta pero ya me voy no sea q me vayan a descubrir ahorita bueno bye y sigue asi estos fics estan geniales con tal de leerlos me pasaria cualquier noche en vela bye n_n

    ResponderEliminar