“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



martes, 22 de junio de 2010

Pasion a Segunda Vista, Capitulo 11: Terminando de Conocerte




Pasión a Segunda Vista


Capitulo 11:


Terminando de Conocerte





POV Bella:




-¡JAKE!- grite con todo el aire de mis pulmones, Jake se paro en seco y se tapo su cuerpo de inmediato el y la chica se comenzaron a vestir.

-¡BELLA BELLA!- decía Jake tratando de acercarse a mí

-no me digas nada- dije con la voz mas serena que pude- lo único que quiero es saber porque-



Mi vista paso del rostro del maldito traidor al de la chica, al estar totalmente expuesta a la luz pude ver quien era, Leah, la que nos saludo en el campus, recuerdo que Jake se puso completamente tenso cuando se nos acerco ahora calzaban tantas cosas.



-presiento que de un tiempo a esta parte todo lo que me decías era mentira verdad- dije acusándolo

-no Bella-

-no lo niegues Jake, tu se pone que estabas en “clases” y ni siquiera estas sucio o tienes el overol, creo todas esas salidas con tus amigos y clases especiales eran momentos para estar con ella

-claro que si- afirmo ella con increíble seguridad

-CALLATE LEAH!- grito jake, ella dio un salto y lo quedo mirando con ojos de reprobación.

-¿vez?- afirme con una sonrisa cínica- hasta ella me lo confirma… eres un cerdo Jake un maldito, ¡como pudiste! ¡¡¡YO TE QUERIA!!! ¡¡SIEMPRE FUISTE UNA PERSONA MUY IMPORTANTE Y ESPECIAL!! Y mira como me pagaste…- termine en un susurro

-¡No bella! Te juro que esto es solo una aventura, mi amor…

-¡Jake!- grito Leah tratando de defender sus intereses

-¡que te calles maldita sea!, ¡porque no te largas!- grito aun mas enojado



La muchacha tomo sus ropas y salio corriendo del lugar.



-como pudiste Jake, ¡eres un maldito!-

-Bella perdóname

-dime ¿desde cuando esta pasando?

-¡Bella!

-¡DIMELO DEMONIOS!

-de unos días antes de la fiesta de Alex, ella se metió en los camerinos y yo me estaba bañando- contesto con vergüenza, entonces el video que tomo Edward era solo una mas de sus revolcadas. El maldito me engañaba de mucho antes.

- y no pudiste decir que no… ¿verdad? ¿Entonces estabas con tus 5 sentidos? Porque que yo sepa jamás te drogas en el campus.

-si- admitió, su confesión hizo que mi pecho doliera aun más

-bueno entonces esta demás decir que lo nuestro se acabo, ¡vete al infierno Jake!

-NO BELLA NO PORFAVOR, ¡YO ME MUERO SIN TI MI AMOR!, NO ME DEJES- dijo acercándose rápidamente

-NO TE ME ACERQUES JAKE!, nunca mas te vuelvas a atravesar en mi camino, algún día veré si puedo perdonar lo que me hiciste, pero ahora déjame en paz Maldito cerdo.



Me di la media vuelva y Salí lo mas rápido que pude del hangar. No podía ni mirar, tenia los ojos nublados de tantas lagrimas que salían de mis ojos, no era amor lo que sentía eso lo tenia mas que sabido pero tenia el dolor de la decepción, jamás pensé que Jake me podría engañar, el era como un ángel para mi. Sabiendo mi triste realidad tome el primer taxi que paso por la calle con dirección a mi casa, definitivamente tenia que salir de esta ciudad, Ahora.



En mi casa todo fue alboroto mi madre entro a mi habitación justo cuando estaba haciendo mi maleta no podía pensar, no sabia que hacer con mi dolor, solo podía escapar, era muy egoísta pensar así pero no sabia como sobrellevar esta decepción, jamás me imagine que el hombre que el primero en muchas cosas me traicionara así. Saque lo mas indispensable al lugar donde iba no necesitaba muchas cosas.



-Bella hija que pasa- pregunto mi madre muy exaltada

-debo salir de viaje mama, estaré en la casa en la playa

-pero porque hija, ¿paso algo estas bien?

-si pero solo necesito pensar

-tuviste problemas con Jake?

-algo así, te prohíbo que le digas donde estoy

-Bella cariño ¿que pasa?

-nada mama, nada. Te llamare cuando llegue.

-bien amor, cuídate mucho

- lo haré.



Salí de casa y me subí en mi auto, mi celular no paraba de sonar, las llamadas se alternaban entre Edward y Jake, pero no quería saber nada de ninguno por lo menos hasta que se me pasara la cólera de descubrir que me engañaban.

Llegue a la casa que teníamos en un balneario afuera de Los Ángeles, era hermosa y enorme. Papa la había diseñado y Construido. Se sentía tan solitario estar allí, la última vez que había venido estaba con Jake y mis padres, eran momentos “Felices” porque ya no podía decir que con Jake conocí la felicidad. El significado de es palabra de me lo había enseñado Edward en este mes.



-Edward- susurre y saque rápidamente mi celular, sin duda debía de estar preocupado. No podía ser tan egoísta y dejarlo sin noticias en un momento como este. El estaba preocupado por su hermano y no era capaz de agregarle otra preocupación mas.



- ¡Bella!- grito al contestar de inmediato el teléfono- mi amor ¿Dónde estas? Por favor dime, me tienes preocupado. ¡Estoy buscándote!

- Lo siento Edward pero no podré decírtelo, estoy fuera de la ciudad y volveré en unos días. El enterarme de todo esto me afecto profundamente y debo pensar muchas cosas.

- ¿Qué? ¿Pero como que te vas?

- Solo necesito unos días para pensar en lo que haré…

- Bella… se que todo esto es terrible pero recuerda que te amo y no te preocupes, pero quiero que sepas que yo te estaré esperando.

- Muchas gracias, Espero que Jasper se mejore. Mándale mis saludos a Alice y cuídate mucho

- Yo le diré, vuelve pronto por favor, Te Amo.

- Hasta pronto Edward- y colgué, lagrimas se dejaron caer por mi rostro. No podía evitar sentirme como una perra al dejarlo solo con todo lo que tenía a cuestas, pero también debía de pensar muy bien lo que iba a hacer y estos días me servirían para replantearme mi vida, en especial mi relación con Edward. Ya era hora de Sanar mis heridas.


4 días después…



- Señorita Bella, aquí esta su desayuno- dijo Jazmín detrás de la puerta de mi recamara.

- Gracias- le dije abriendo para que pasara



Han pasado 4 días desde que Salí de la ciudad, me he sentido muy tranquila y en paz. Estos días sirvieron para tomar muchas dediciones y establecer mis planes para el futuro, además me sirvieron para saber como lo haría para salir adelante desde este punto.



- en la mañana llamo su madre y me dijo que cuando despertara la llamara

- esta bien, muchas gracias- dijo retirándose y cerrando la puerta al salir. mama había mandado a Jazmín desde nuestra casa al ver que al segundo día yo no volvía, ella no quería que pasara necesidades además con un extraño sexto sentido sabio que quería estar sin hacer nada mas que pensar.



Me metí a la ducha y me puse un vestido blanco con detalles azules, tipo Strapless. Aquí hacia bastante calor y me encantaba andar con vestidos y cosas que me hicieran sentir bien, en este momento necesitaba sentirme cómoda. Como todas las mañanas desde que estaba aquí, llame al hospital para saber de Jasper, para mi sorpresa me dijeron que ayer por la tarde lo habían dado de alta y que estaba en perfectas condiciones. Edward debía de estar feliz. Me alegre demasiado al saber que por fin podría estar en paz.


Baje a la terraza del primer piso y me senté cerca a la piscina, era maravillosa, tenia una vista privilegiada al hermoso mar que bañaba nuestras costas.



- esto es hermoso- dije al reconocer que el paisaje era sublime

- pero no tan hermosa como lo eres tú- dijo una voz aterciopelada a mi espalda. Me gire violentamente para ver a la persona que estaba anhelando con cada partícula de mi ser.

- Edward- dije en un susurro

- Te tardaste demasiado por lo que me atreví a venir por ti.



No me contuve, las lagrimas se dejaron caer rápidamente por mis mejillas, había pensado en el en todo momento y me sentía vacía sin tenerlo conmigo. Avance rápidamente los pasos que nos separaban y fui recibida como esperaba con un abrazo que hizo desaparecer todas mis dudas. Amaba a este hombre y estaba lista para hacérselo saber. Nos separamos solo un poco para juntar nuestros labios, la mirada de Edward fue dulce y contenía todo ese amor que me tenia. El beso comenzó lento y muy tierno, pero con el paso de los segundos se fue tornado muy apasionado. Nuestras respiraciones se entrecortaron y nuestros cuerpos pedían más. Todas las conexiones nerviosas de mi cuerpo reaccionaron ante el deseo que tenía dentro de mí, Deseaba a este hombre más que a nadie en este mundo



- no sabes cuanto te he extrañado- me confeso juntando nuestras frentes y dando pequeños besos en mis labios.

- al igual que yo, estos días han sido terribles sin tenerte a mi lado, pero ya estas aquí- dije besando sus labios con prisa- pero espera un minuto, ¿Cómo sabias que estaba aquí?, se supone que nadie sabia.

- Digamos que tuve una charla con tu madre y ella al final me lo confeso

- ¿mi madre te dijo donde estaba?

- Si- afirmo con seguridad- ella y yo ahora nos entendemos

- ¿Me estas tomado el pelo?- dije alejándome un poco con una expresión de completa sorpresa.

- Claro que no, si incluso ella te iba avisar pero al parecer no se pudo comunicar contigo- esa era la razón por la que mama me llamo tan temprano.

- Ya veo- dije soltando un suspiro- después me contaras todo lo relacionado con esa charla

- Claro que si señorita- respondió con voz solemne

- Pero ahora…- dije acercándome a el y besándolo con ansias- lo único que quiero es tenerte cerca.

- Yo también, pero primero- dijo separándose de mi- tenemos que hablar

- Si tienes razón, ya habrá tiempo para que estar juntos

- Haber siéntate- dijo invitándome a sentar en uno de los sillones que teníamos en la terraza.- quiero que sepas que jamás fue mi intención esconderte ese video, el problema es que no tenia el valor de derrumbar la imagen tan inmaculada que tenias de Jacob.

- Si lo se, entiendo tus motivos- respondí bajando la mirada

- Pero dime que es lo que piensas, me mata no saber que pasa por tu cabeza.

- Por ahora lo único que se es que quiero estar contigo para siempre, Jake ya no es un problema en nuestras vidas- Edward abrió sus ojos y estos brillaban con un destello hermoso

- ¿lo dices enserio?

- Claro que si. No quiero privarme de estar contigo por tenerle condecendecia a Jake, me importa un carájo si no le gusta. El no se merece mi condescendencia.

- No sabes lo feliz que me haces mi amor.

- Eso eres tu el que no lo sabe. Gracias a ti estoy aquí, si no fuera por que estas conmigo creo que no me abría recuperado de este golpe.

- Si comenzamos así pasaremos todo el día agradeciéndonos lo maravilloso que es estar con el otro.- concluyo Edward

- Oye espera un momento, hoy llame al hospital y me dijeron que le habían dado de alta a Jasper.

- Si y creo que ahora todo es diferente.

- Porque lo dices

- Porque Jasper se dio cuenta que estaba desperdiciando su vida miserablemente, antes de venir tuvimos una larga conversación



Entre en su habitación y aun estaba conectado a unas cuantas maquinas. La sobredosis que había tenido casi lo había matado, al estar tan cerca de la muerte creyó que lo mejor era hablar conmigo.



- Edward- dijo con la voz ronca

- Hola Jazz- salude tratando de obviar lo que había pasado

- Edward yo necesito hablar contigo, si algo me pasa no quiero irme con este peso al infierno- entrecerré los ojos imaginando lo que iba a decirme

- Habla que te escucho

- Quiero pedirte perdón por todo lo que hice- mis ojos se entrecerraron aun mas. Solté un largo suspiro y seguí

- Jasper no es a mí con quien tienes que disculparte.

- Lo se pero Bella por ahora me querrá ver, así que algún día cuando ya sus heridas estén mejor tratare de pedir su perdón.

- ¿Por qué lo hiciste? ¿Por qué intentaste dañarla?

- Realmente ella provoco un frenesí en mi, no pude detenerlo. Me segó el deseo y los celos de que ella te amara y quisiera estar contigo. Siempre fui admirador de la belleza femenina, pero Bella provoco que los celos me segaran y me convirtieran en un maldito desgraciado capaz de hacer cualquier cosa por saciar sus instintos. Cuando me di cuenta ya era demasiado tarde y el daño estaba hecho. Caí en las drogas perseguido por la culpa y el dolor de haber perdido todo lo que amaba, mi casa, mi familia, mis hermanos y sobre todo el amor de Alice. Eso jamás me lo perdonare- tocio

- ¿y que piensas hacer ahora?

- Me iré a una clínica de rehabilitación y te aseguro que no volveré hasta estar bien. No quiero cometer más errores. Esto debería haberlo hecho hace mucho tiempo, todos lo sabíamos pero yo no quería aceptarlo

- Haces muy bien hermano, el perdón que buscas no puedo dártelo yo pero te aseguro que cuando vuelvas le pediré a Bella que te escuche y ahí ella vera si puede perdonarte

- Muchas gracias Edward. Antes de que me vaya quiero pedirte un favor

- Dime que necesitas

- Cuida de Alice, ella es lo más valioso en mi vida y si algo le sucede creo que no podré seguir viviendo. Mientras yo vuelvo quiero que la protejas. Tal vez cuando ya este recuperado pueda acceder a su perdón.

- Ojala que sea así, Jasper. Por ahora duerme y recupérate

- Gracias hermano.



Se dejo llevar por el sueño y por el cansancio. Jasper sin duda había tocado fondo, su adicción casi lo había matado y estaba a punto de perder todo definitivamente pero ahora inició un camino hacia su rehabilitación.


- que impresionante- dije soltando un suspiro

- así como lo vez, la vida se cobra de todo lo que hacemos Bella, Algún día Jasper iba a pagar con creces todo lo que hizo dentro de su vida. Creo que esta vez fue su ultimátum.

- Ojala que todo resulte bien Edward, cuando vuelva de su terapia tratare de hablar con el. ¿Cuándo se ira?

- Se fue hoy en la mañana, no quería esperar más. No se despidió de nadie y partió. Lo único que dejo fue una carta para Alice.

- Que impresionante giro del destino.- dije con la mirada perdida

- Si mi amor pero lo que nos importa ahora somos tú y yo.

- En eso tienes toda la razón- nos besamos como si nada en el mundo existiera.



El estar en la casa sola con Edward fue maravilloso, pudimos disfrutar de la libertad y de no tener que escondernos de nada. Los siguientes días pasaron y cuando ya habíamos cumplido 1 semana y media entre todos los días en la casa decidimos que era hora de regresar. Edward tenía los exámenes a la vuelta de la esquina al igual que yo.



Al llegar a casa mi madre me esperaba en el estar. Sabia que ahora tenia que dar explicaciones, el perderme una semana y media de casa no era algo que yo hacia muy a menudo.



- Muy bien Isabella Marie Swan, quiero explicaciones- dijo golpeando el piso con la punta de su zapato

- Y te las daré mama, vamos a la biblioteca.



Caminamos hacia donde le indique y nos sentamos a conversar



- bien, primero que todo quiero que sepas que termine con Jake.

- Me lo imaginaba.

- ¿Porque?

- Jake llamo los primeros 5 días de tu ausencia, los primeros 3 llamaba cada 20 minutos pero con el pasar de los días fueron disminuyendo las llamadas.

- Bueno me da igual.

- Lo que quiero saber es porque demonios se apareció Edward cullen en la puerta pidiendo saber de ti

- Mama… yo…

- Bella. Edward me contó sobre lo que ustedes tenían- mi cara de asombro se asomo con furia en mi cara. Edward le había dicho a mi madre que estábamos juntos.

- Mama…

- Hija mía, quiero que sepas que yo ya sospechaba todo esto. No me refiero a Edward, si no que yo me imaginaba que había otra persona en tu vida que no era Jake. El cambio que tuviste en estas últimas semanas fue monumental. Tus estados de ánimo y tu forma de comportarte pasó a ser alegre y llena de vida.

- Mama yo estoy saliendo con Edward desde hace mas de 1 mes.

- Ya me lo imaginaba, del momento en el que apareció en la puerta casi rogándome que le dijera donde estabas, las piezas calzaron a la perfección. Pero quiero saber como llegaron a juntarse, Bella ¿Edward no fue el que te hizo tanto daño cuando eras pequeña?

- Si mama, pero el corazón no manda a la razón, no pude evitar enamorarme de el. Fue imposible, el día que nos volvimos a ver cambiaron muchas cosas, lo que yo sentía por jake se vio en minoría en comparación a lo que sentía por Edward.

- ¿Te enamoraste?

- Si mama… lo hice. Pero aun ciento que no estoy lista para decírselo, si bien en la playa pude replantearme muchas cosas prefiero estar completamente segura de todo antes de entregarle mi corazón.

- Y haces muy bien Bella, me tranquiliza saber que no estas arriesgándolo todo a buenas y a primeras. Otra cosa… ¿UE paso con Jake?

- Con Jake…. Bueno con el podríamos decir que el tiempo y la falta de atención nos jugaron una mala pasada. Lo nuestro ya no era lo mismo hace mucho tiempo.

- Bella a decir verdad me alegra saber que estas bien, pero no puedo evitar preocuparme. Yo no confió en Edward.

- Lo se mama, y tampoco te pido que lo hagas. Con el tiempo iremos trabajando eso. Además Edward ha forjado mi perdón con mucho esfuerzo.

- Si… cuando estuvo aquí me conmovió sinceramente lo que dijo, obviamente de primera lo único que quería era correrlo, pero cuando escuche todo lo que sentía por ti y de la forma que te ama, eso removió el perdón de mi corazón y accedí a decirle donde estabas.

- Muchas gracias mama.

- Quiero que sepas que como siempre te estaré apoyando pero Edward estará a prueba cualquier cosa extraña que vea lo mato Bella, te juro que no dejare que te destruyan nuevamente.

- Gracias mama, no te preocupes. Estaré bien.



La abrace agradeciéndole todo lo que me protegía, mi madre siempre había sido mi gran apoyo.



El día lunes empezó como siempre, con el sueño de tener que levantarse y con la misma rutina solo que ahora había algo diferente. Cuando estaba casi lista sentí una bocina pitar en las afueras de mi casa, cuando mire por la ventana mis ojos se abrieron como platos al ver quien estaba parado afuera en su flamante volvo plateado



- ¡estas loco!- le grite divertida cuando Salí a su encuentro

- Si, lo se… pero loco de amor por ti.

- ¿Viniste por mi?, ¡que amable!

- Claro que si, no dejare que mi novia se vaya sola a la universidad, hay muchos chuchos en el camino queriendo molestarte- sabia perfectamente a donde iba ese comentario

- Pero tu serás mi caballero de armadura dorada ¿cierto?

- Siempre… - me apretó contra su cuerpo y depósito un tierno beso en mi nariz.

- Gracias por todo.

- No hay de que- hizo una mueca y suspiro- antes de que nos vayamos hay algo que tengo que decirte.

- ¿Que cosa?

- Mi madre te invito a cenar a nuestra casa, el sábado por la noche. Ella y papa quieren conocerte.

- ¿De… verdad?- pregunte casi tartamudeando

- Claro, al verte en el hospital y al perderme una semana contigo no crees que dejarían pasar el hecho así nada más.

- Esperaba… que si- susurre

- Pero ya vez que no. Así que es tu decisión. En mi casa, el sábado en la noche, ¿iras?

- No se… creo que si, ¿pero que pasa si no les caigo bien?

- Te aseguro que ya te aman- guiño un ojo- ahora vamonos porque ya es tarde.

- Bueno déjame pensarlo y luego te digo

- Esta bien mi amor, ahora vamonos.



Nos subimos al volvo y nos fuimos a la universidad. En menos de 20 minutos ya nos estábamos estacionando y para mi sorpresa el estacionamiento estaba lleno de gente. La noticia de mi rompimiento con Jake debe haber sido la cotilla de la semana, así que no tenia porque preocuparme. Nos bajamos del auto y de inmediato sentí todas las miradas en nosotros.



- bien, ¿tenemos algo que esconder?- pregunto Edward.

- No- respondí segura

- Entonces vamos



Me tomo por la cintura y me pego a sus labios dándome el beso mas excitante y placentero del día, a todos se le cayo la boca al piso con el gesto, con una mirada cómplice y una enorme sonrisa atravesamos el estacionamiento seguidos de los murmullos de todos. Edward me encamino a la primera clase que tenía, cuando estuvimos fuera del salón me beso y me dijo que estaría aquí cuando terminara la hora. Asentí y me entre.




- ¿Bella que demonios pasa?- me pararon mis amigas Ángela y Emily

- ¿Que pasa con que?

- Como que con que, ¿terminaste con Jake?

- Por supuesto que si

- Pero que paso si estaban tan bien

- Chicas lo siento pero no quiero hablar del tema

- Pero como Bella es que entendemos- dijo Emily con un poco de histeria- terminas con Jake te pierdes casi dos semanas y apareces besándote con el chico Cullen, ¡eres una descarada!

- Mucho cuidado con lo que dices Emily, recuerda que por muy amigas que seamos jamás e permitido que alguien me falte el respeto y tu no serás la primera- mi voz era amenazante

- Te vas a arrepentir, Jake era un buen chico no merecía que lo dejaras por alguien como Edward Cullen

- Tu no sabes nada no te metas.

- Ya chicas ¡basta!- grito Ángela- Bella entiéndenos estamos preocupadas, no sabemos que paso y todo es tan confuso

- Muchas gracias por su preocupación chicas pero por ahora no quiero hablar del tema.



El profesor entro y ellas tuvieron que salir, no les tocaba esta clase conmigo, gracias a Dios pude estar tranquila y disfrutar un poco de paz.



- ¿como estuvo tu clase?- me pregunto Edward al salir

- Bien…- respondí sin ganas- pero mis amigas me acorralaron con sus preguntas.

- A mi igual- confeso afligido- muchos se acercaron descaradamente a preguntarme como lo había hecho para arrancarte de los brazos de Jacob.

- La gente ya no tiene escrúpulos.

- ¡Hola Bella!- me hablo una cantarina voz a mis espaldas.

- ¡Alice!- dije sorprendida de verla- ¿Cómo estas?

- Bien gracias ¿y tú?

- Bien, ahí solucionando mi vida- dijo con una mueca- bueno los alcanzo en el almuerzo que tengo que ir por unos libros a la biblioteca, nos vemos- se despidió cuando ya casi estaba corriendo

- Tu hermana es un torbellino

- Si no para casi nunca- dijo con una sonrisa



Las siguientes clases fueron más tediosas, los murmullos al entrar no se hicieron esperar, es lo que me hartaba de este maldito campus, todo lo que hacíamos con Jake se sabía de inmediato, ese era el precio de ser “conocida”. Lo que mas me extraño fue que en ningún momento había visto a Jake, quizás no estaba yendo a clases o era lo suficientemente cobarde como para no acercarse, y estaba bien. No quería por nada del mundo tenerlo cerca.



Las horas se hicieron cada vez mas largas, todo chico que pasaba por nuestro lado se nos quedaba viendo. Después de meditarlo… ¡al diablo con todo!, no tenia porque estarme escondiendo de nadie si el error no lo cometí yo.



-bueno el primer día fue un poco ajetreado pero no estuvo mal- concluyo Edward al terminar el día. Estábamos a la salida del edificio que estaba en la parte de atrás del campus, era tarde, casi estaba anocheciendo.

-si tienes razón, ojala que todo mejore-

-te aseguro que con solo estar juntos ya todo es mejor- se acerco lentamente y puso sus deliciosos labios sobre los míos, la sensación provoco que mi cuerpo despertara y mi corazón se acelerara a ritmos impensables, su beso comenzó lento y exquisito. Probamos nuestros labios y el sabor de nuestras bocas. Edward tenía el gusto más delicioso de todos. Siempre me enviciaba con sus besos.

-¡Así los quería descubrir! ¡Malditos!- grito una voz cargada de rabia y desprecio, nos separamos y palidecí al ver a Jake parado en el medio del pasillo pero lo peor es que tenía su rostro desfigurado.

-¡Eres una maldita Bella!-dijo acercándose a un paso veloz hacia nosotros- ¿Cómo pudiste meterte con este imbecil?

- mucho cuidado con lo que dices Jacob- dijo Edward con voz serena

- vete al demonio maldito imbecil- un puño cerrado golpeo en la mejilla de Edward mandándolo directamente al suelo.

-¡Edward!- corrí hacia donde había caído para ver su estado

-no te atrevas a tocarlo ¡maldita perra!- Jake me agarro del cabello jalándome y provocando que gritara desde lo mas profundo de mi alma, su fuerte agarre se hizo aun mas agresivo cuando me lanzo contra la muralla- así es como te quería encontrar, ¡eres una maldita puta! Y así te atreviste a cuestionarme siendo que tu también te revolcabas con este maldito- una cachetada azoto violentamente en mi mejilla dejándome atontada.



Jake fue interrumpido por la arremetida de Edward, ambos cayeron al suelo golpeándose.



-¡COMO TE ATREVES A GOLPEARLA, MALDITO ANIMAL!, ¡te voy a matar mal nacido!-Jake trato de mandar a Edward al suelo pero este se resistió. Golpeo la cabeza de Jake con su puño dejándolo atontado. Jake con la vista perdida comenzó a golpear a Edward, un puñetazo certero en su cien provoco que perdiera el equilibrio y cayera al suelo. Yo estaba casi estampada en un muro la cabeza me dolía por el golpe al igual que el cuerpo. No podía concebir que Jake estuviera haciendo esto. Jamás me imagine que el podría hacernos tanto daño. Ahora entendía lo que Edward me dijo una vez “Bella… uno nunca termina de conocer a la gente” y era verdad, Jake parecía un extraño para mi.



-¡Eres un hijo de puta!- gritaba Jake mientras se golpeaba con Edward, me arme de valor y cogí una piedra que estaba en el suelo, cuando Jake no me estaba viendo me puse por detrás y se la avente en la cabeza mandándolo directo al suelo- ¡eres una maldita ramera!- gritó cuando la sangre recorría por su cabeza manchando toda su cara. Ayude a Edward rápidamente a pararse y nos quedamos juntos.



- Jake ya basta esto se termino, tu tienes a Leah. ¿Qué mas quieres?- pregunto sollozando

- jamás te dejare ser feliz, nunca me oyes ¡NUNCA!- metió la mano a su bolsillo y con una rabia demoníaca saco una pistola, mi corazón se paro y agarre a Edward mas fuerte. Su instigo protector me puso por su espalda ¿el estaba dispuesto a morir por mi?

- si quieres disparar hazlo, yo no te tengo miedo maldito- le grito Edward.

- claro que no, si tu eres el mejor verdad, me robaste a mi mujer, mi popularidad, mis títulos, todo lo que tenia… eres un ladrón de mierda

- tu desperdiciaste todo lo que tenias. Tu perdiste todo lo que te habías ganado en estos años- dijo Edward tratando de apartarme de la trayectoria de la pistola

- ahora si que podrán estar juntos por siempre, les prometo que con una sola bala los mandare a los dos juntos al infierno

-¡SI VAS A DISPARAR HAZLO YA!- lo reto Edward.



La tensión se sentía en el aire, tenia miedo, estaba aterrada no podría soportar perder a Edward en las manos de un psicópata. En un solo minuto todos los hermosos recuerdos de mi vida pasaron por mis ojos, tenia la convicción que sin Edward no podría vivir, prefería morir hoy con el que vivir una vida sin su amor. Pase mis brazos por su cintura y me pegue a su cuerpo con la intención de que si la bala traspasaba su cuerpo me diera a mí también. Mis ilusiones eran paupérrimas pero prefería eso a ser salvada y perder al amor de mi vida. Si este día tenia que morir el, yo lo acompañaría de alguna u otra forma. Al estar tan cerca de su cuerpo sentí sus latidos acelerados y su respiración entrecortada.



-Te amo- susurro, en ese momento sentí mi corazón oprimirse y las lagrimas cayeron sin control, estábamos siendo apuntados con una pistola y tal vez a punto de morir. Mi mente y mi corazón sintieron el peor dolor del mundo. Ese que te lo provocaba el morir y quedarte con algo guardado. No podría partir de este mundo sin decirle lo mucho que lo amaba y aunque no era la forma en la que quería decirlo, este era el momento.

-Y yo también te amo Edward, y te amo más que a nada en este mundo- solté dentro de los sollozos que salían con angustia de mi pecho.

-¡MALDITA PERRA! ¡CALLATE!- grito Jake y supe que venia el final.



Jalo el gatillo y el disparo sonó a lo largo de todo el campus. Segundos después todo fue confuso.






3 comentarios:

  1. Oh mi cristo de nuevo me encantan rus giros en las historias besitos!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. En serio,me tiene enganchada la historia.
    Mi nivel de odio hacia Jacob está subiendo considerablemente. Y eso que pensaba que no podía subir más después de leer Eclipse.
    Pero me encanta. Muy buen argumento^^

    ResponderEliminar
  3. wow me impresiono la actitud de jacob yo pensaba que lo hiba a tomar con mas calma que agresivo

    ResponderEliminar