“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



martes, 22 de junio de 2010

Pasion a Segunda Vista, Capitulo 10: Tiempo a tu Lado




Pasión a Segunda Vista


Capitulo 10:


Tiempo a Tú Lado




POV Edward:




1 Mes Después…




Cada día que paso con Bella es un poco mas de amor que se suma a lo que ya sentimos, desde que somos novios a pasado un mes completo, hoy seria nuestro primer aniversario. En este mes, por lo menos yo he sido el hombre mas feliz del mundo, Bella me completa de una manera excepcional.



Los primeros días que estuvimos juntos fueron muy difíciles, Alice nos ayudo bastante en todo, ella nos cubrió muchas veces y ayudo a que no nos descubrieran.



-Bella Edward rápido escóndanse!- grito con desesperación, era la primera vez que habíamos logrado estar juntos a días de ponernos de novios. Jake estaba llegando al salón y no podíamos permitir que nos viera juntos. Sentía pena por Bella, ella aun decía con mucha convicción que Jake estaba enamorado de ella, cosa que no era así, había sorprendido muchas veces a Jake con esa muchacha que se llamaba Leah, una vez los seguí y descubrí que tenían relaciones en la parte de atrás del campus, mi estomago se contrajo y sentí asco de el, como podía ser tan mentiroso y embustero.




Cada vez que podíamos nos juntábamos ya sea en nuestro mirador o en algún otro lado, debíamos ingeniárnoslas para estar juntos y continuar con nuestros estudios, pero todo desaparecía al momento de juntarnos, parecía que los problemas y el mundo se esfumaban en un segundo. Los días pasaban rápidos, ya estábamos a puertas del primer certamen a nivel de universidad, era donde se hacían las pruebas y exámenes, Bella estaba muy atareada con algunos trabajos al igual que yo, habíamos comenzado a hacer laboratorios y debíamos ir a practicar todos los días en las tardes dejándome menos tiempo para verla.



Jake había comenzado a distanciarse de Bella, pero ella parecía no notarlo, ahora siempre salía con sus amigos, cosa que yo sabia no era cierta, podría haber apostado mi vida a que estaba con Leah, siempre tenia excusas, las cuales se las agradecía porque me dejaba mas tiempo para verme con Bella. En mi casa todo seguía igual Jasper no aparecía por ninguna parte y llamaba de vez en cuando para que supieran que estaba bien, mis padres se comenzaron a inquietar de este cambio tan “repentino” de su actitud, yo sabia que la vergüenza no lo dejaba volver, el había cometido casi una violación y sabia que estaría esperándolo para darle su merecido. Mis padres estaban felices porque papa consiguió el financiamiento y la aprobación para establecerse en la ciudad habían conseguido un hermoso edificio en donde pondrían las oficinas, un día en la cena nos anunciaron que nos quedaríamos una larga temporada en los Ángeles, Alice y yo nos alegramos, pero Rose y Emmett no pudieron evitar sus caras de disgusto, ellos lo único que querían era marcharse de la ciudad.



-Te amo tanto- susurre en su oído, estábamos en un hermoso parque a fueras de la ciudad en donde nadie nos conocía y podíamos ser nosotros mismos, Bella estaba sentada entre mis piernas y su espalda se apoyaba en mi pecho, me sentía tan feliz de tenerla en mis brazos.

-siento que no existe nada en el mundo que pueda separarnos… ¿sabes?, es increíble lo que el tiempo y el amor pueden hacer.

-en lo único que te puedo ayudar es en sanar tus heridas, se que todavía no gozo de tu entera confianza pero confió en que algún día puedas liberarte del dolor y ser tu misma

-es que acaso piensas que te escondo cosas- dijo con una sonrisa

-no… confió demasiado en ti, pero se que aun es difícil confiar 100% en mi, entiendo que cause un daño enorme en tu corazón y que te será difícil superarlo, además todo eso no se puede hacer en un mes.

-pero este mes me ha ayudado mucho sabes, el tenerte conmigo sin restricciones a sido una excelente terapia- comento divertida, se giro y nuestros labios se encontraron.

-ah si?... entonces creo que me pasare a terapeuta en vez de medico

-NO!- dijo muy fuerte- no quiero que nadie mas disfrute de estas terapias, solo yo, eres mi terapeuta personal- se acurruco en mi pecho y sentí que mi corazón brincaba de felicidad, ella me quería.

-sabes que hoy cumplimos un mes de estar juntos?

-claro que si, lo tenia muy presente

-entonces creo que te puedo dar esto- saque de mi bolsillo una caja de terciopelo, Bella me quedo mirando sorprendida se la entregue y sus manos temblaron al recibirla

-Edward, no deberías… yo no te he traído nada-

-Bella… shhh- dije poniendo un dedo en sus labios- tu sola presencia te da para no darme regalos nunca mas, tu eres mi regalo…. Ábrelo quiero ver si te gusta.



Abrió la caja y sus orbes verdes se hicieron más grandes…



POV Bella:



-Es… es Hermosa- dije con la garganta apretada, estábamos en un momento muy especial, quede muy sorprendida por su hermoso gesto, era la primera vez que Edward me hacia un regalo.

-esta es una pulsera muy especial- la saco de la caja y me la puso en la muñeca- tiene pequeños ganchos para ponerle diferentes dijes, por ahora el primero que tiene es el de un corazón, porque cuando nos volvimos a ver te entregue mi amor y mi corazón completo y no quiero que me lo devuelvas jamás, quédate con mi amor… siempre serás la dueña de mi corazón. A medida que pase el tiempo y se den ocasiones especiales iremos poniéndole los demás, espero que el próx. Sea cuando podamos estar sin Jake de por medio, cuando solo seamos tu y yo, cuando al fin podamos estar tranquilos y sin escondernos del mundo- dijo y mi corazón salto de alegría

-Edward! Muchas gracias- le dije con los ojos llenos de lagrimas, nunca nadie me había dado un regalo tan hermoso…

-y este será el primero de muchos… planeo hacer tu vida muy feliz-

-muchas gracias- le dije lanzándome a sus brazos



Jamás había sido materialista pero para mi significaba mucho tener algo de Edward conmigo, me hacia muy feliz, no podía parar de mirar el hermoso dije en forma de corazón, ojala que el tiempo nos favoreciera y pudiéramos pronto poner el próximo. Pasamos toda la tarde sacándonos fotos y grabando videos haciendo diferentes cosas, Edward casi siempre me tumbaba sobre el pasto solo para hacerme reír y grabar mi risa, el decía que era como música para sus oídos.



Los días con Edward eran maravillosos, habían días en los que nos comportábamos como dos adolescentes enamorados y no parábamos de besarnos y acariciarnos, o también en los que nos poníamos a conversar por horas olvidándonos por completo de todo, era una experiencia nueva y maravillosa, nuestra relación tenia de todo, el Amor y la Pasión de dos corazones amándose al máximo, estaba feliz con el solo hecho de tenerlo conmigo



Mi alma y mi mente aun no se sanaban por completo, era verdad que estar con el me había ayudado bastante, Edward había demostrado ser todo un caballero, su presencia a rehabilitado de a poco mi corazón pero aun habían vestigios de ese miedo incontrolable que me azotaba cada vez que me encontraba en frente de sus hermanos. Con la única que ya no tenia esa sensación era con Alice, ella había cambiado por completo su actitud conmigo, ahora era muy amable y me sonreía constantemente nos ayudaba bastante al momento de vernos a escondidas, se ha portado muy bien y siempre se lo agradecía.


La semana paso rápida, era jueves por la mañana, muy temprano, estaba en mi habitación contemplando mi hermoso brazalete cuando una pequeña mano toco mi puerta



-pasa mama- dije sin vacilar

-hola cariño- saludo mi madre entrando por la puerta- quiero que hablemos- dijo sentándose en uno de lo sofás

-si mama que pasa

-bella… la noche de la fiesta, esa que tuvimos hace algunas semanas, yo no quise decirte nada ni tampoco después pero veo que esto cada vez se esta poniendo color de hormiga

-a que te refieres- dije extrañada

-seré directa- afirmo mi madre con el ceño levemente fruncido- Bella, anoche te vi afuera de la casa besándote con el hijo de los Cullen



Mis ojos se entreabrieron dejando ver la enorme sorpresa que esa declaración me producía.



-Mama yo…- dije casi tartamudeando

-Bella… cariño!, siento que estas jugando con fuego, ¿no fueron los Cullen los que te hicieron la vida imposible!, Bella reacciona esos chicos son malos!- termino mi madre con un tono que denotaba su preocupación

-si mama tienes razón- se asombro ante mi respuesta- pero no todos son malos mama, Edward no es como ellos… -sentencie.

-haber Bella… partamos nuevamente- dijo mama alzando sus manos y soltando un suspiro contenido- dime que tienes realmente con Edward y no me mientas por favor

-yo…- titubeé, como podía decirle que estaba locamente enamorada de el- el y yo… salimos

-Salimos?

-si… nos dimos tiempo para conocernos y pensar en las cosas que habían sucedido, ahora estamos… conociéndonos- termine en un susurro, mi madre me miraba sabiendo que mentía… demonios eso me pasaba por ser tan mala en esto.

-Bella… mi amor, yo no voy a juzgarte no soy quien, además se que el corazón no tiene ojos y solo se deja llevar por los sentimientos, en millones de casos no podemos evitar de quien nos enamoramos, pero hija si quieres seguir adelante con esto no pasen a lleva a mas personas.

-Jake- solté bajando la vista hacia mis manos, la mano de mi madre inmediatamente se poso sobre las mías

-si Bella… Jake, el a sido maravilloso contigo todo este tiempo no es justo que se vea traicionado así, si quieres continuar aunque me cueste hacerlo-rodó sus ojos- porque no se que se trae ese chiquillo tienes mi apoyo hija mía, yo no te juzgare- una sonrisa se desplegó por mis labios y supe que mi madre era la mejor del mundo, sin preguntar mucho ya contaba con su apoyo incondicional algo que me era muy importante y me hacia tener mas fuerzas para seguir adelante.

-gracias mama- agradecí abrazándola- te prometo que lo de Jake estará solucionado muy pronto, de pronto mi celular comenzó a sonar, una sonrisa involuntaria se paso por mi cara denotando de inmediato de quien era la llamada

-por esa cara veo que no es Jake- dijo mi madre con un poco de pesar en sus palabras- en fin te dejare sola espero conocer a tu “amigo” mas a fondo algún día- asentí con una sonrisa, mama salio de la recamara no sin antes lanzarme un beso que guarde en mi corazón.



-como estas Hermosa?- me saludo como siempre Edward.

-bien gracias y tu?-

-bien… aquí extrañándote a rabiar

-lo mismo digo

-porque no salimos a alguna parte

-si podríamos ir al centro comercial que esta en las afueras del centro, tengo que recoger unas cosas en una tienda

-genial, entonces paso por ti en 1 hora mas, esta bien?

-claro que si

-bien entonces nos vemos, te amo preciosa- y colgó… el jamás me daba tiempo para responderle, sabia que todavía no estaba lista para contestar esa demostración de amor.



Me levante con mucho mas animo de lo normal, Jake estaba asistiendo a unas clases complementarias en la universidad por lo que casi no nos veíamos mucho, estaba fallando en una materia por lo que debía de tomarlas solo, los chicos no estaban con el. Me decía que servían mucho para su carrera y que necesitaba tomarlas, casi rogó por mi comprensión y que lo perdonara por no pasar más tiempo conmigo. No me sentía triste al contrario agradecía las venditas clases porque así podía verme con Edward en las tardes o cuando fuera necesario.


La hora la pase arreglándome y poniéndome linda para el. Mi corazón latía desbocado al sentir mi celular sonar avisándome que ya estaba cerca, Salí de mi casa y me subí rápidamente al volvo. Cuando estábamos en la intimidad del auto un pequeño pedazo de pasión se desataba dejándonos besarnos como dos locos ansiosos por sentir el contacto del otro. Los labios de Edward eran algo adictivo al igual que todo en el.



-que lindas esculturas- me decía mientras estábamos dentro de una galería de arte dentro del centro comercial.

-si en casa tenemos una parecida a esa- respondí señalándola

-en mi casa igual, pero las detesto siempre cuando voy rápido choco con alguna una vez rompí una que era carícima- bella soltó una risa- mama me quito la mesada por 1 mes.-termino con una sonrisa

Llevábamos horas conversando y dando vueltas por las diferentes tiendas, a veces Edward me daba la mano y caminábamos con los dedos entrelazados, como deseaba poder estar así con el. Sentía pena al estar de esta manera, en el anonimato mama tenia razón mi relación con Jake debía de terminar, a pesar de todo lo que haya hecho Edward en el pasado en mi presente el no se merece ser el segundo en mi vida, de hecho el hace mucho que era el primero.



Llegamos al patio de comidas y me dio antojo por un jugo de fruta natural le di un fugaz beso en su mejilla provocando un hermoso sonrojo que hizo a mi corazón saltar del pecho, el con una pequeña reacción me hacia la mujer mas feliz del mundo.



Estaba comprando los jugos, mire hacia mis espaldas para ver al hombre mas hermoso del mundo pero me lleve una sorpresa estaba hablando por su celular y lo peor de todo es que su rostro estaba pálido y casi desfigurado, recibí los jugos y me fui rápidamente hacia donde estaba el. Su voz era muy tensa



-pero que saben hasta el momento?- decía mientras se pasaba su mano por el cabello desordenándolo- Alice cálmate, ¿pero que dice el doctor?- se cayo y su rostro mostró una mueca de dolor- demonios, yo estoy en un centro comercial con Bella, dime en que hospital están, ¿en el St. Mateéis?, esta bien iré enseguida, no se muevan de allí, yo los alcanzo.- colgó, su rostro parecía estar mas blanco que la cal.



-Edward…Edward que pasa?- pregunte alarmada

-es… es… es Jasper- me dijo y mi cuerpo se tenso de inmediato, trate de componerme para saber lo que pasaba

-pero que ha pasado?

-esta en el hospital, Alice me llamo para decirme que esta… con una sobredosis y tiene peligro de muerte.

Las palabras de Edward calaron con fuerza dentro de mi mente “ Con una Sobredosis… peligro de muerte”, mi cuerpo reacciono de la manera que pensaba… ósea con nada, la noticia no tenia ninguna relevancia para mi, pero el solo hecho de ver a Edward tan afectado hacia mi corazón dolor, no podía culparlo el había sido su hermano toda la vida existía un enorme cariño por el.


-yo… yo debo ir- dijo levantando la vista, sus ojos me examinaron

-entonces yo iré contigo- dije casi sin pensarlo, me daba lo mismo quien fuera si el me necesitaba yo estaría ahí con el.



No tuvo ni la claridad para asentir o para reprobar, lo tome del brazo y bajamos a los estacionamientos, le pedí conducir, el estaba como en estado de Shock y no lo dejaría conducir así. A toda prisa me fui por las carreteras esquivando los autos. Llegamos al St. Mateéis en solo 20 minutos, nos bajamos y preguntamos en la recepción por el hermano de Edward, la recepcionista verifico los datos en el computador y nos indico el piso 10 del enorme edificio, estaba en cuidados intensivos.



Subimos al ascensor, tome una mano de Edward y estaba helada, tenia su mirada perdida y parecía totalmente ausente, a pesar de no estar conmigo rodee su cintura con un brazo y me pegue a su cuerpo, quería que sintiera que estaba allí, acompañándolo y parece que tuvo el efecto que esperaba. Sus manos me rodearon rápidamente e hicieron mas intenso el abrazo, me susurro un débil te amo en mis oídos y una sonrisa sin luz en sus ojos salio en su rostro. Cuando las puertas del ascensor se abrieron salimos abrazados y nos encontramos de inmediato con 4 figuras que nos miraron expectantes.



POV Edward:




Estaba helado… mi mente no conseguía hilar una sola palabra, mi hermano, mi amigo, el bastando en el que se había convertido, todo eso reunido en una sola persona y era la que estaba en ese hospital al borde la muerte. Mi mente aun no concebía organizar tanta información.



-Que hace esa maldita aquí- exclamo una voz iracunda, era Rosalie, en el momento desperté de mi aletargamiento y vi que mis padres, ella y Emmett nos miraban atentos, Bella me apretó su mano en mi cintura dándome apoyo, Rosalie se dirigía directamente a Bella gritándole, mi instinto protector se manifestó. Pase a Bella a mis espaldas y me puse delante de ella protegiéndola de todo y de todos en especial de mi hermana.

-vino conmigo, déjala en paz

-no puedo creerlo Edward, nuestro hermano esta casi muriendo y te atreves a traer a la causa de todo esto

- de que estas hablando Rosalie- exclamo mi papa

-de verdad quieres contarle todo Rose… anda dile de que estamos hablando- dije en un tono en el que ella me pudo escuchar

-vete al demonio Edward- dijo riñendo y corriendo a los brazos de Emmett

-Edward…- susurro Bella

-tranquila, nadie te podrá dañar jamás, antes prefiero morir.- una sonrisa tímida atravesó esos hermosos labios carmesí. Ella era mi único apoyo y no permitiría que nadie la maltratara. Sentí unos pasos acercarse a nuestras espaldas. Me gire y un par de ojos llenos de lagrimas nos observaban atónitos.

-Edward… Bella- dijo Alice con sus ojos revalsando, lo que mas me impresiono fue lo siguiente, ella camino hacia nosotros y se fundió en un abrazo con Bella, ella la recibió como si fueran amigas de toda la vida, acaricio sus cabellos y trato de tranquilizarla mientras Alice soltaba toda la pena contenida

-hay esto es ridículo- dijo Rosalie haciendo un gesto de desagrado, Emmett solo se limitaba a mirar.

-gracias por venir… se lo difícil que es para ti- dijo Alice cuando se separaron, ambas se miraron muy profundamente

-no te preocupes, cualquier cosa que necesites aquí estaré.

-gracias Bella

-Alice que es lo que pasa- pregunte, sentí una mano en mi hombro y me gire para ver la expresión de profundo dolor y preocupación de mis padres, papa tenia su rostro contraído y mama estaba tan blanca que parecía que los colores escaparon de su piel, sus ojos estaban rojos de tanto llorar.

-Hijo tu hermano no esta bien, la policía nos informo que Jasper a sido arrestado en varias oportunidades en estas semanas que desapareció, a sido sorprendido consumiendo drogas, vendiéndolas y peleando con otros sujetos, lo encontraron hoy en la mañana inconciente en un callejón y con una fuerte sobredosis de heroína.



Mi mente quedo en blanco, Bella me sujeto una mano dándome su calor, Alice y mama no paraban de sollozar al igual que Rose que parecía fuerte pero sabia que por dentro estaba sufriendo, Jasper era su único hermano.



-puedo verlo- pregunte en un susurro

-si pero solo unos minutos, su condición es de extrema gravedad dice el doctor.

-esta bien- me gire y Bella me esperaba con una sonrisa, ella me apoyaba ella estaba conmigo, estaba ahí… solo para mi. Eso me hacia amarla aun mas.



La deje con Alice y con papa sabia que Rose no podría dañarla, me vestí con la indumentaria de hospital que me paso la enfermera y entre a las cámaras de cuidados intensivos, al llegar mi boca casi cayo al suelo al ver en el deplorable estado en el que estaba Jasper, su cuerpo no era ni la mitad que el de la ultima vez, aquellos músculos que tanto habíamos trabajado en el gimnasio habían desaparecido, su piel estaba flácida y pegada a sus huesos, su cara era de un fantasma estaba blanco y tenia unas enormes ojeras debajo de sus ojos. Me cruce de brazos a contemplar la escenas, este era el castigo de el por cometer actos tan viles y crueles como intentar violar a una mujer?, ¿estaba siendo Jasper castigado?. Pensé de inmediato en quien seria el siguiente, al paso en el que la vida nos estaba cobrando nuestros errores del pasado no estaríamos mucho tiempo juntos, sin duda algún día todos pagaríamos por lo que hicimos.

Salí de la habitación con la garganta apretada, sentía una pena enorme por todo lo que estaba sucediendo pero no podía evitar tener el sentimiento de justicia, la vida solo nos estaba cobrando caro lo malditos que habíamos sido, nada mas… la vida era misericordiosa al solo cobrarnos y aun así dejarnos vivir.



-como esta- pregunto Bella cuando llegue a su lado

-pagando por todo lo que alguna vez cometió, solo espero que esto le sirva de escarmiento y se salve, esta mal Bella… muy mal- bella hizo una mueca y trato de darme ánimos, Alice comprendió desde lejos lo que quise decir y se hecho a llorar en los brazos de nuestros padres. Sabíamos que seria muy difícil sacar a Jasper de las garras de la muerte pero lo peor seria sacarlo de su adicción, una que sabíamos venia arrastrando de forma demasiado silenciosa por muchos años.



Los minutos cada vez eran más largos y las horas aun mas, cuando dieron las 8 de la noche el hambre y el cansancio por toda la tensión me paso la cuenta. Bella estaba sentada a mi lado y su cabeza se apoyaba en mi hombro, todos habían ido a cambiarse de ropa y a comer algo a casa, solo nos quedamos nosotros.



-Cuando lleguen mis padres y hermanos iré a casa a comer y dormir un poco, te paso a dejar y te llamo si algún cambio

-no quiero- dijo pegándose aun mas a mi cuerpo- quiero quedarme contigo- nuestras miradas se conectaron y el brillo de sus ojos fue algo que me enterneció de manera muy potente

-entonces que sugieres

-yo te acompaño y de vuelta me pasas a dejar- sus ojos seguían brillando y eso fue mas que suficiente para que aceptara, el teléfono de Bella comenzó a sonar resonando en todo el lugar. Su mirada busco la mía al ver el nombre en el identificador, era el maldito de Jake, Bella contesto y puso el altavoz



-Hola Amor

-Hola Jake, como estas

-bien y tu?

-yo bien… donde estas?

-en el taller aun- dijo con una voz que no parecía convencida- tendré que quedarme hasta mas tarde pero tengo tanto que hacer que las horas se me pasaran volando, no podré ir a verte mi amor- mi estomago se apretó al escucharlo

-no te preocupes, te entiendo, ve y estudia otro día nos veremos- contesto Bella con evidente repulsión

-por eso te amo vez, eres la mejor, no puedo esperar a que seas mi mujer- me pare de inmediato y me fui a las ventanas, la rabia salía por mis poros- bueno cariño ya tengo que irme, nos vemos mañana adiós- y se escucho el tono del teléfono.

-Edward lo siento- dijo pasando sus brazos por mi cintura

-no te preocupes…- dije con voz espesa

Casi dos horas mas tarde y sin ningún cambio en la condición de Jasper íbamos a casa en el volvo, Bella tenia su mirada puesta en mi y yo en el camino, no podía evitarme recordar que yo podría haber parado esto hace mucho pero por tener condescendencia con no se quien, no lo había hecho, ante todo seguía siendo un maldito caballero. A veces me daban ganas de olvidar mis modales y enseñarle el video a Bella sin contemplaciones pero sabia que no podría hacerlo.



Llegamos a mi casa, me estacione en la entrada



-Bueno bienvenida a la casa Cullen- le dije al bajar

-muchas gracias



Una de las mucamas salio a recibirnos, le pase las llaves de mi auto y me fui directamente a mi cuarto, no podía dejar a Bella en el salón, si a Rose le ocurría volver no quería que fuera victima de la ira sin sentido de mi hermana.



-será correcto esperarte aquí- dijo con sus mejillas ruborizadas

-claro que si además tengo baño aquí mismo, me daré una ducha, comemos algo y partimos al hospital… a menos…- le dije rodeándola con mis brazos, la pegue instantáneamente a mi cuerpo, ella levanto su cara y sus ojos se fijaron en los míos, ese verde intenso parecía estar mas brillante que de costumbre- no sabes cuanto agradezco tenerte conmigo

-porque lo dices

-porque si no hoy me abría derrumbado al igual que toda mi familia

-pero recuerda que como dijo Rose…

-Bella!- la reprendí- tu no eres la causante de todo esto… te lo digo con conocimiento de causa

-porque lo dices?

-Jasper hace mucho tiempo que era adicto a las drogas, de primera lo hacia por diversión pero luego se convirtió en una adicción permanente y paso a ser lo que es ahora, tarde o temprano pasaría.

-no sabia- dijo con expresión de asombro

-si pero bueno…- cambie el tema- en que estábamos nosotros…

Pregunte haciendo énfasis en sus labios, me acerque a ellos y los bese con todo el amor que sentía por ella.



POV Bella:



Sus labios se posaron sobre los míos y fue una corriente de descargas eléctricas las que se dispersaron por mi cuerpo, el estaba mal y yo solo quería consolarlo.



-Edward- dije entre suspiros entrecortados- báñate recuerda que debemos irnos- el calor comenzaba a recorrer mi cuerpo, dejándome aun mas propensa a sucumbir ante sus encantos, pero debía de ser fuerte, Alice nos necesitaba- vamos… báñate recuerda que Alice necesita de nosotros- le dije separándome un poco, el me sonrió y me miro aun mas intensamente

-son por estos detalles que te amo, ¿sabes?... eres la persona mas especial y maravillosa del mundo, jamás te olvides de eso- depositó un beso en mi frente y se separo. Me sentí vacía y con ganas de lanzármele encima y llenarlo de besos, para liberar sus tensiones pero teníamos que concentrarnos… habían cosas mas importantes como apoyar a su hermana.



-volveré en unos minutos- me dijo, sacos ropa de su closet y dejo las pertenencias de sus bolsillos en su mesa de noche, rápidamente se metió al baño y ce encerró, unos minutos mas tarde se sintió el agua correr. Me tire en su cama, era tan blanda y suave, mis sentidos estaba extasiados al sentir su aroma en todas partes, era algo espectacular, sentirlo en cada parte de la habitación. Me gire y vi sus pertenecías, su reloj, su billetera y su celular. Me pregunte de inmediato si tendría los videos y las fotos que nos sacamos el otro día, tome el celular y comencé a ver su contenido




Las fotos de veían hermosas, las risas, los juegos y todo el amor que demostrábamos se notaba en cada toma, mi emoción subió cuando cambie a la carpeta de videos, si las fotos eran así los videos se verían geniales. Cuando entre tenia alrededor de 10 videos pero ninguno tenia nombre, comencé a verlos todos uno por uno, cuando llegue al numero 4… mi mente quedo completamente en blanco al presenciar el contenido.


-Jake… Jake…ah…-



Mi mundo se detuvo por completo


-no… no puede… ser



A medida que los segundos avanzaban el horror de las imágenes iban calando cada vez mas profundo en mi corazón.


Ese video…



Esas imágenes…


Eran de Jake… follando con otra mujer…



-como es posible… esto…- rápidamente unas manos veloces me quitaron el aparato de mis manos, mire hacia arriba dejando caer las lagrimas de lustración y decepción, me encontré con la mirada atónita de Edward, sujetaba el móvil con fuerza.



-Bella yo….-

-dime que demonio significa eso Edward?

-Bella los siento debería habértelo dicho antes

-NO EDWARD ESO ES MENTIRA- alce la voz- JAKE NO PUEDE ESTARME ENGAÑANDO, EL JAMAS LO HARIA!

-Bella lo siento



Se acerco a mi tratando de contenerme, pero mi cuerpo lo repelió al instante, no quería que me tocara, no quería que nadie se me acercaba, mi mente se comenzó a trastornar, todos mi tiempo con Jake paso delante de mis ojos, en un segundo, mi culpa, mi dolor todo lo que sentía por estarlo engañándolo, el sentirme como una maldita perra… todo… todo lo que sentía y ver esto era como derrumbar toda la imagen que tenia de el.



-como demonios obtuviste eso- pregunte escupiéndolo de mis labios

-el día… el día de la fiesta en la casa del traficante, ese día mientras te buscaba… llegue al baño y cuando abrí la puerta me los encontré follando.

-y no pudiste resistirte a grabarlo verdad?, era el plan perfecto para que termináramos

-confieso que en un principio lo pensé así, pero cuando vi lo importante que era como persona para ti, preferí callar, no quería dañar una imagen tan preciada como la de el

-MALDITA SEA EDWARD PORQUE NO ME LO DIJISTE- le grite con toda la rabia que podía sentir

-bella…

-NO ME TOQUES!- de pronto recordé que Jake iba a estar…. Si tenía que ir, necesitaba una explicación

-a donde vas!- me grito Edward al verme salir

-DEJAME EN PAZ! NO ME SIGAS!- le grite, tome el primer taxi que encontré y le pedí que me llevara al campus, el maldito de Jacob tenia que explicarme porque.



Llegue y como siempre estaba todo iluminado habían muchas carreteras que estudiaban vespertino por lo que estaban hasta altas horas de la noche en el campus, camine a sacadas atravesando los jardines, tenia el corazón arrugado y apretado, desde que deje la casa de Edward las lagrimas no dejaban de salir, sentía rabia, sentía pena, pero me dolía… con un demonio… como me dolía.



Entre en los angares de los talleres, todo estaba encendido pero parecía no haber nadie, camine por entremedio de los autos y comencé a sentir los gemidos que partían mi corazón, atravesé aun mas rápido el hangar al doblar en una caseta vi lo mismo que en el video…



Ahí estaba el que se decía mi novio con otra mujer follando sobre el mesón de su taller.






4 comentarios:

  1. Bueno que bueno que al din se entero a ver si por fin deja de alejar a mi bello bello

    ResponderEliminar
  2. Hay no que manera de enterarse,,,,

    ResponderEliminar
  3. Por fin se enteró!!!
    Pero que manera... me da hasta pena...

    ResponderEliminar
  4. que bueno que se entero de quien es jacob

    ResponderEliminar