“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



lunes, 14 de junio de 2010

Cayendo en Tentacion, Capitulo 14: Descubiertos




Cayendo en Tentación


Capitulo 14:


Descubiertos





Este Capitulo esta como Pan caliente, recién salido del honor, dedicado especialmente a todos los seguidores de Brandon Cullen, hoy hace muchos meses, mentiras son 4 pero para mí son años y en meses es más me recibieron en este ese Bello Blog y ahi comenzo mi historia, gracias Sunny y Tiwii las amo. Espero sea de su agrado.





**********************************************************************







La emoción que sentía se puede comparar con la misma que sientes cuando deseas ir al concierto de tu banda favorita , pero te han dicho que las boletas se han acabado, sin embargo alguien te invita y lo mejor estas en palco, sientes tu corazón latir con más fuerza que antes, además tu rosto está acompañado de una sonrisa que parece grapada, así sentí al despertar, pensaba que todo había sido un sueño un hermoso sueño, abrir los ojos y ver que no estás en tu cuarto puede asustarte, pero sencillamente me sentía tranquila, rodé sobre la cama buscándolo pero estaba completamente sola, el día parecía oscuro, pero seguramente eran más de las 10, trate de sentarme en la cama, después de tomar aliento, comencé a buscar mi ropa, al recordad donde la había dejado, busque el poleron y mis bragas, me los puse y me dirigía al baño cuando ingreso en la habitación con un bandeja, y solo con el pantalón de la pijama, Dios debería considerarse un delito contra la salud de cualquier mujer que el chico que le gusta se ande tan escaso de ropa máxime si esa persona es demasiado apetecible





-¿A dónde vas pequeña Cullen? – musito mientras termina de entra a la habitación- ven, siéntate, come y tomate esto, has estado con fiebre

- Yoo.. eee.., pues, me dirigía al baño a cambiarme, debo ir a casa- me sentía totalmente confusa

- ¿Por qué? ¿Qué sucede? – su actitud y su voz denotaban preocupación, angustia

- nada, no sucede nada, enserio, ha sido la mejor noche de mi vida, solo que ya llevo mucho tiempo fuera de mi casa y no traje celular, deben estar preocupados

-Llámalos, aquí está el teléfono, ven come




No podía negarme ante tal invitación, torpemente me dirigí hasta la cama, me senté, cuidadosamente puso la bandeja en mi regazo, cereales con fresa picada, jugo de naranja, tostadas, y pan, poco a poco fui comiendo todo lo que ocupaba la bandeja, mientras comía él solo observaba, sonreía y acariciaba mi rostro





-Estaba delicioso- vocifere mientras me acariciaba la barriga

- Bien, me da alegría - rápidamente retiro la bandeja de mi regazo, acto seguido me beso con desesperación, como si la vida se fuera por no hacerlo, sentir el roce de su piel caliente y ardiente produjeron que el deseo en mi despertara, mis manos se aferraron fuertemente a sus hombros, empujando contra el colchón, mi lengua luchaba agudamente con la suya, mis labios deseaban saciarse de todo su ser, de toda su esencia, lentamente recorrí su cara dando pequeños besos por toda la cara, al llegar nuevamente a sus boca la viaje por su barbilla y su cuello, sus manos sobre el poleron lisonjeaban mis pechos, mis labios jugaban en su atlético y cenizo pecho, su aroma, su contacto, nublaban todos mis sentidos, las ondas eléctricas se intensificaban tras cada beso o recorrido de mi lengua en su piel, continúe descendiendo hasta chocar con sus pantalón, por encima del mismo me dedique a besar su hombría, pequeños mordisco dejaba en su preciado tesoro, varios jadeos eran la preciada respuesta a mis cariños, mis manos decidieron apoyar a mi traviesa boca, masajeando y recorriendo toda su intimidad, sentir como se estremecía bajo mi contacto simplemente me hacía sentir satisfecha, sin dejar de masajearlo y apretarle subí mi cuerpo para poder besarlo, mis labios buscaron ansiosamente los suyos, necesitaba entretenerlo con algo mientras mis manos seguían trabajando, su respiración se hallaba quebrada, los gemidos que producía su cuerpo eran simplemente hipnóticos





- ¿Te gus…ta?- cuestione tratando de controlar mi respiración y mi voz

-Mmmm… - su respiración se tornaba más pesada- A…li…ce, no….

Me acerque a su oído mientras volvía formular la pregunta con tono más sexy -¿No te gusta Jas?- deslice mi lengua por su oído, haciendo movimientos dentro del, luego juguetee con el lóbulo – vamos Jas, Dime que no te gusta- mi voz Salió un poco mas forzada




Mas jadeos llenaron el espacio, mientras esperaba la respuesta mis manos se dirigieron al orillo de su pantalón y cual víbora rodaron en su interior, un jadeo se escapo de mi al cerciórame que no tenia ropa interior, rápidamente se aferraron a su calor, movimientos decentes y ascendentes lentos se formaron, mis besos no cesaban, eran alternados entre su boca y su cuello




-Jas aun no me res pon des- susurre contra su cuello mientras mi lengua de deslizaba hasta la clavícula- ¿No te gusta, verdad?, creo que debo parar- “si claro como si pudiera” me dije mentalmente, retire mi boca de su cuerpo y poco a poco mi cuerpo de su lado, aun manteniendo los mimos en su virilidad

-¡No!- grito roncamente

-¿seguro? – inquirí mientras me relamía los labios, sin pensarlo dos veces me hinque hasta donde se hallaban mis manos, con una comencé a bajar su pantalón hasta las rodillas, mi boca en un momentos tomo su cabeza proporcionándole sutiles besos, mi mano aun masajeaba su hombría, así alternado movimientos con la mano, besos mas ansiosos y juegos con mi lengua me perdí en el deseo, sus gemidos solo hacían que mi hambre se hiciera más fuerte

-Poor Faaavoor de ten te – suplico entre jadeos

-¿Por qué?- atiene a contestar, en tanto mi lengua recorría la longitud de su erección, y mis ojos lujuriosos le observaban como depredador, su manos se aferraban fuertemente a su cabeza




Luego de tratar de aclararse la voz respondió a mi pregunta – me vas a hacer terminar pronto- oír esa palabras salir de su boca, era como entrar al paraíso, un gesto de dicha me inundo, volví a buscar el calor de sus labios, solo para dejar que se calmara, no deseaba que mi diversión terminara, después de varios besos, retorne a mi oficio esta vez con movimientos más fuertes fueron surgiendo, anhelantes de su calor, mi boca se apodero de su centro de poder chupadas profundas, lentas rápidas, más profundas, l su cuerpo se arqueaba para mi, una de sus manos tomo de mi cabello aferrando mi cabeza a su hombría, provocando que las succión se hiciera más rápida y más fuerte, después de varios segundo o minutos así, soltó su agarre, mi boca volvió a los besos en el inicio de su placer, movimientos con la lengua, mas besos, mas succiones, mas movimientos con mis manos quienes se apoderaron de sus compañeras, retirando mi boca de para darle paso a mis manos las cuales se aferraban fuertemente a él tras cada desplazamiento, Embelesada con sus jadeos y pequeños gruñidos, no me di cuenta en qué momento levanto mi cuerpo de su excitación, para levantarme, apenas se incorporo termino de sacarse el estorboso pantalón ya libre se aferro a mi llevándome hasta el escritorio mi vista se fijo en el frente y mis manos se aferraran a la mesa, en un movimiento rápido saco mi ropa interior, para luego con suma urgencia penetrar fuertemente, no existía sutileza alguna, sus movimientos eran salvajes, mi respiración colapso, mientras entraba y salía de mi cuerpo, el calor desbordaba mi cuerpo, los espasmos electros parecían una tormenta eléctrica amenazando con hacer un gran incendio




-Jaaaas!!!- Grite en medio de un jadeo, sus labios se adueñaron de mi cuello, mientras sus manos se aferraban fuertemente a mis caderas, sus embestidas era más vigorosas y rápidas, unos segundo más tarde un chillido y una sensación enardecedora inundo mi intimidad, entre jadeos y respiraciones s forzadas, se separado de mi, nuestros cuerpos estaban totalmente rojos y sudados.

Al recobrar un poco el aliento me dirigí nuevamente a la cama y me tendí boca arriba, mientras una gran risa surgía, felicidad, si este era el sentimiento

-¿De qué te ríes traviesas?- me observaba, desde el otro lado de la cama, sus ojos se veían aun más claro y su rostro parecía sacado de algún cuento de hadas

Me era imposible contestar, la risa no cesaba al contrario se intensificaba

-Ya Alice deja de reírte, ¿dime qué pasa?

-Yo…- nuevamente una carcajada, tome aire vaias veces antes de continuar- Nada, solo puede decir sencillamente eeespeectaaaculaaaar- volví a reír, girando mi cuerpo para quedar frente a frente y darle un besos- Gracias- dije sinceramente

-te vez sexy con mi ropa puesta, pero te vez aun más sexy sin ropa- aseguro aferrándome a su pecho, el sonido de su corazón aun era rápido, pero relajante mis ojos amenazaban con cerrarse hasta que su teléfono sonó

-Si- respondió, su voz era somnolienta – No, No, No- después de eso se separo bruscamente, salió de la habitación, espere unos minutos en que regresará, un sentimiento de terror me invadió, necesitaba despejarme y necesitaba regresar a casa, me levante rápidamente y me adentre al baño, me duche, enjabone y lave mi cabello varias veces, luego tome la toalla que la noche anterior me había pasado, me cambie, peine y salí, no me sentía capaz de verle a los ojos
-Me voy- dije firmemente, manteniendo la vista media

-¿Por qué?, creí que te quedabas un poco mas

- No, debo regresar a mi casa – mi voz amenazaba con quebrarse

- te llevo- sonó mas a orden que a pregunta

- no, yo tomo un taxi- apresure a responder – nos vemos luego- me encamine rápidamente fuera de esa habitación, al llegar al puerta principal, y antes de poder abrirla, me giro para que le viera a los ojos, tome aire fuertemente

-no pregunto qué sucede, siempre me dirás nada, así que déjame decirte algo esto es serio, entiende no creas que es un jueguito, quiero que entiendas que esto va enserio- simplemente asentí- te molesto que me haya salido a contestar- negué -Alice- hablo en tono más alto

-No me hables así, vale, bájale al tonito y nos hablamos luego, estoy cansada y tengo hambre

-Quédate- suplico, volví a negar con la cabeza, un suspiro de frustración se le escapo, luego beso mis labios y antes de que el deseo volviera, me separe, abrir la puerta y corrí calle arriba, espere un poco mas par tomar el taxi, luego de haberme subido y decirle a la dirección me sumergí en mis pensamientos y los recuerdos de lo sucedido, la mejor noche de mi vida, sencillamente ese era el significado la mejor experiencia, pero aun rodeaba en mi mente que se saliera para hablar, en poco tiempo estuve frente a mi casa, viéndome obligada a tocar ya que había dejado las llaves en la casa de Jasper

- ¿Dónde estabas?- inquiría mi primo

-Por ahí Emm, por ahí- conteste melancólicamente

-Ah no, no, ¿a mí me dices que tienes?- desafío

-Emmett, nada no sucede nada, entendido

-¿Y tus llaves?- inquirió Rose desde el mueble de la sala

- Yo, Yo, creo que las he perdido

-Tú no pierdes nada- aseguro- donde las dejaste

-Por ahí- replique un poco furiosa

- porque tanto misterio Duende

- ah carajos, a ustedes que les importa dónde andaba, con quien o que coños suceda, yo no me ando metiendo en sus vidas, o no cuando no están de ánimos así que déjenme en paz, quiero dormir- no debí desquitarme con ellos, pero después de esa llamada me sentía frustrada

-Te guardamos almuerzo, está en la cocina- murmuro en tono más bajo Rose, me sentí mal de haberle gritado

-Perdón, no quise desquitarme con ustedes- me abalance a Rose, abrazándola, dejando que sus manos rodearan mi cuerpo

-Tranquila enana, todo estará bien- pronto Emmett nos acompañaba, tomo mis piernas para ponerla sobre su regazo y acariciarlas

-Estas empapada-

-Mierda- dije – gracias por consentirme mi Rosita-vocifere sabiendo que mi amiga se enojaría- voy a cambiarme y descansar un rato, mientras diviértanse, va- concluí mientras le guiñaba el ojo, al llegar a mi habitación busque una pijama de pantalón y camisa de tirantes, luego me metí en la cama y sin pensarlo caí profunda en un sueño.

No sé cuanto dormí, solo unos pequeños movimientos en mi brazo, de mala gana entre abrí los ojos

-Vamos a cine, ¿quieres ir?- decía tiernamente mi hermano

Me desperecé un poco - ¿Qué hora es?- pregunte perezosamente

-las 10- contesto mi hermano, acariciándome el hombro - ¿Estás bien?, haz dormido todo el día

-Si estoy bien no te preocupes, solo cansada- me removí en la cama, el sueño me ganaba, volví a cerrar los ojos - voy a seguir durmiendo- manifesté en tanto desplazaba la cobija sobre mi cabeza

- Estas locas hermana

-Ya lo oí antes- asegure dejando escapar una risita

- tu comida esta sobre el refri, come algo te apuesto que en todo el día no lo hiciste, sabes todos nos preguntamos donde te metiste, pero en fin, descansa- antes de salir de mi cuarto hizo un anuncio- mañana vamos a ir a bailar todos, no te comprometas

-Va esperarme, acompáñame hasta la cocina por lo menos ya que me despertaste,y pues no tengo planes, así que cuenta conmigo- le abrace mientras caminábamos por el pasillo- Bella, aquí te dejo a tu esposo- musite entregándole una de sus manos, varias risas acompañaron mi bromita

-Estas muy contenta, que te paso-

-Nada, muchachos, no puedo estar contenta porque si, no necesito una razón para sonreír-





Me gire para desaparecer por la cocina y buscar mi alimentos, mis tripitas comenzaron a sonar cual orquesta sinfónica, rápidamente agarre el plato y en menos tiempo del presupuestado, arregle la cocina, luego me lave los dientes y volví a mi cama, pronto volví a caer en los brazos de Morfeo.





Desperté pasada el mediodía Dios había dormido más de lo acostumbrado, el día transcurrió calmado, en la tarde vi algunos algunas de las mejores pasarelas de Milán, Asia, New York, cuando me canse no porque en verdad me estuviera cansada, sino porque los modelos estaban insípidos y sin sentido, comencé a ver un especial de Nirvana & The Eagles con su inmortal Hotel california, amo esta canción todo en ella me parece perfecta, su ritmo, su sentimiento, todo en ella era completamente perfecta, sin notarlo comence a cantar con sentimiento

…“Up Ahead In The Distance
I Saw A Shimmering Light
My Head Grew Heavy, And My Sight Grew Dim
I Had To Stop For The Night
There She Stood In The Doorway
I Heard The Mission Bell
And I Was Thinking To Myself
This Could Be Heaven Or This Could Be Hell


La canción segui y mi tono se elevaba, cantaba con más pasión que al comienzo, me levante del sofá, con el control en la mano lo use como si fuera un micrófono, cerre los ojos mientras retornaba a la canción




…Last Thing I Remember
I Was Running For The Door
I Had To Find The Passage Back
To The Place I Was Before “



Con la última frase me tire en el sofá, lentamente abrí los ojos hallando con los más hermosos ojos y los labios mas sexys justo encima míos, rápidamente me reincorpore




-Hola, haces mucho llegaste-

- Pues, no se hace cuanto, solo sé que toque durante un buen rato, hasta que un alma caritativa se acordó d abrir la puerta, pero tu ni notaste uno por el volumen del televisor y dos por tu canto-

Mi cara se puso totalmente roja, solo me faltaba eso, no dije nada más y por primera vez agradecía que alguien irrumpiera

-Mary Alice Cullen, ¿Por qué carajos no te has cambiado aun? Has visto la hora, de seguro que no ahora tardaremos más en salir, ve a cambiarte ¡Ya!- Chillaba Rose desde el comedor

- Voy mamá, además ustedes son las que se demoran así que espero ya estén listas

-Ya, Alice, Ya ¡cámbiate Ya!

- Voy, voy pero deja la neura no entiendo ni porque vamos a salir-

- Para despedirnos

-¿Cómo despedirnos?- pregunte con cierta suspicacia no quería parecer la niñita perdida

-Lo olvidaste- “mierda, ¿olvidar que, como cuando?2 grito mi mente. Se cruzo de brazos y me miro como si fuera capaz de romperme – ¡Alice! ¡Alice! ¡Alice!, su viaje es el lunes a primera hora, no recuerdas estamos en vacaciones

-Sí, pero…

-Nada, ve a cambiarte




No alegue, ni porfié nada, me dirigí al cuarto para arreglarme y en menos de 20 minutos ya estaba lista, vestido rojo, con un pronunciado escote en la espalda, y caída en V, ceñido hasta la cintura y un poco más arriba de la rodillas, zapatillas de correas rojas, maquillaje tenue, ya que el vestido hacia mas , me apresure a llegar a la sala, esperando que todos ya estuviesen listos, pero no fue así solo Jasper se hallaba allí

-Ey tanto que me presionaron y aun no están listas- exclame pero nadie contesto-Te lo dije, pero no me crees- musite para mi

-Si te oí, y he de decir que te vez hermosa




Me pregunte si mis mejillas algún día dejaría de ponerse rojas ante sus palabras, mis manos sudaban, las piernas fallaban, temía dar cualquier paso porque de seguro que me caía, las mariposas se despertaron nuevamente, tome aire varias veces

-Gracias - susurre en un movimiento asombrosamente rápido tomo de mi caderas y las aferro a su cuerpo, su aliento caliento me atontaba, suspiré ante el contacto

- ¿Me has pensado?- inquirió




Asentí, nuestros labios se acercaron lentamente para comenzar con la respectiva danza, me aferre a su cuello, mientras nuestras lenguas gozaban de su calor, movimientos tiernos y llenos de amor

-yo te he pensado demasiado- confeso sobre mis labios seguidamente volvió a rozarlos y se separó, mi respiración delataba mi ansia, retrocedí un paso para tratar de despejarme

-Vamos – Grito Emmett apareciendo en la puerta principal, inevitablemente me sobresalte y él lo noto -¿Qué pasa?

-Nada, vamos ¿llevo mi auto?

- Eh! Yo creo que no hay necesidad llevamos los nuestros y Jasper trae su moto, aun que debería dejarla dos coches son suficientes, además el resto de gente nos espera desde hace horas en la discoteca-




No revire, simplemente me encamine hacia los coches, acto seguido me metí en el de mi hermano, el camino fue supremamente corto y como no serlo si mi hermano se jura Michael Schumacher, Detroit Nigth era considerada una de las mejores discotecas de la cuidad, ingresamos al sitio el ritmo del hip hop inundaba el espacio, nos acomodamos en el reservado, tequila limón y sal fueron pedidos, la noche comenzó entre risas, mis familia, mi novio clandestino, algunas amigos Tania, Kate, María, Demetri, Felix y Marco, todos reían y hacían chistes sobre lo acaecido durante la temporada escolar, con el paso del tiempo y del trago todos se fueron animando a salir a bailar, una, dos, ... cuatro, cinco, seis piezas y yo sentada, no porque no pretendiera bailar, si no porque todos los hombres me ignoraban, luego de mucho tiempo Marco me invito a la pista, bailamos dos piezas, pero durante todo el tiempo observaba atento todo su alrededor




-¿Qué sucede?- chille enfadada

- Nada, solo observaba que tu novio no se abalance sobre mí

Me quede totalmente inmóvil – ¿Cual novio?- ladre con más fuerza

-El rubio, no deja de mirarte de manera sobre protectora, y

-y nada, -conteste- me has visto hablar con él o coquetearle, no verdad así que no inventes

- Wow calmada pequeña, pero es obvio que se traen algo, a mi no me pueden mentir-




Que podía decir, seguir negando no era opción, luego de este pequeño descubrimiento todos se acercaron a la pista a mover el bote con Bottle pop de Pussycat Dolls, muchos movimientos sexys, lentos y seductores se percibían en el circulo de mis amigos, todos lucían extremadamente provocadores, mis amigas se aferraban a mis hermanos demostrando que era su territorio, yo baila sola, moviendo mis caderas hacia los lados, quiebre de cadera, descender y luego volver a subir, llevando mis manos al cabello y meneando la cabeza también, desde el sitio donde estaba note como Maria seducía a mi novio, pegaba sus caderas a su cuerpo, la música continuo con Bad Romance de Lady Gaga, y la muy descarada no se despegaba de mi hombre, si porque era mío, que aun no fuera público no impedía que mi sentido de pertenencia salir a floto, gracias a Rosalie me sabia tanto la canción como la coreografía, así que cante, y me moví más sexy ante marco, pasando una de mis manos sobre su hombro, mientras lo más alejada posible bajaba todo lo que mi cuerpo permitiera, movía mis brazos al ritmo de la música y camina alrededor del mi parejo haciendo la musa del video.




Cansada me dirigí a la mesa dejando a todos en la pista, me serví un gran trago de tequila y ni que limón, ni que sal, puro, duro y tajante lo embutí en mi garganta, solo Marcos había observado que me había ido de la pista de resto todos bailan al ritmo Shaggy y su Bombastic los movimientos de María para Jas se tornaron lentos muy lentos, moviendo bruscamente sus cadera, restregando todo su trasero por su tesoro, el estaba fascinado y sonreía le correspondía a algunos movimientos, sin pensarlo volví a servir otro trago de tequila esta vez el doble del anterior y nuevamente sin aperitivo tome, sentir el calor del trago recorriendo mi garganta me relajaba, valía madre si me embriagaba, desvié mi vista del grupo no quería atormentar, no más, me embobe observando a Taylor un compañero de la universidad, su cuerpo simplemente era una puerta abierta para el deseo y la lujuria, sus bien formados músculos, su altura, su color moreno, su cabello corto y sus ojos verdes, y ni que decir de sus movimientos calculados no podía decir que eran sexy, porque no eran sexys eran eróticos, movimientos sin temor rápidos usando con propiedad todo lo que poseía, me hallaba absorta viendo esos sensuales y llamativos movimientos cuando me saco de mis deleite

-¿La estas pasando bien?

- Si, al igual que todos ¿no?-

-¿Que tienes?

-Nada- Taylor se acerco hasta mi mesa para invitarme a bailar, no lo pensé ni dos segundo de un brinco me levante de mi silla, el trago y el movimiento me hicieron tambalear me reincorpore de inmediato pero el mareo era evidente para mi, deje que me arrastrar hasta su mesa





Sexy Robótica se oía al fondo mi cuerpo desinhibido por el alcohol comenzó a contornearse , movimientos fluidos, rápidos, lentos, movimiento del trasero, movimientos con las manos, quiebres rápidos, lentos y marcados que provocaban que mi parejo se acercara mas y mas, me gire para quedar frente a frente mientras me entrelazaba en su cuello y bajábamos al tiempo, antes de que la canción se terminara sentí que alguien jalaba de mi brazo, no puse resistencia, mi mareo aumentaba con los brusco movimientos , además temía vomitar en plena pista, cuando estuvimos cerca de la barra levanta la mirada para ver quién era, Jasper tenía su cara contraída, y una de sus manos cerrada con fuerza

-Un trago de tequila y una botella de agua- pidió al barman – Que pretendías, dime- exigió bruscamente

-Nada, solo bailaba con un amigo de la universidad, no puedo- respondí con un tono burlón

-¿Estas ebria?

-No me vengas a joder- exaspere- o es que acaso yo me ando entrometiendo en tus bailes con Maria

- Es eso ¡ash!, ni la conozco, es tu amiga

-Que no, ni muerta esa zorra es amiga mía, pero parecían muy amigos- esta discusión no iba aparar a ningún lado, además los tragos no me favorecían, respire profundamente, antes de reaccionar tenía sus labios mordiendo los míos, sus manos recorriendo mi espalda, instintivamente me aferre a su cuerpo, ansiaba su calor, deseaba su cuerpo, su alma, su todo, mis labios contestaron frenticos, el sabor del tequila y su aliento me terminaban de emborrachar, mis sentidos estaban completamente desconectados, si hablaba no podía caminar, si caminaba no podía hablar, me deje llevar por la sensación , por el gozo, y por el creciente calor, el aire pero me faltaba no importaba quería devorar sus labios saciarme de ellos hasta hastiarme si fuera posible



Una gran risa y un – Pillados- hizo que nos separaramos- Lo sabia- aseguraba “Dios que no sea Emmett, que no sea Emmett” decía mentalmente mientras me giraba



-¡Marco!!! - dije atónita

-Lo sabia pequeña te dije que ustedes dos se traían algo, pero tranquilos no le voy a decir a nadie, venia por un trago y bueno me voy




Dios el alcohol que inundaba mis venas se evaporo, el resto de noche la pasamos riendo, bailando juntos, cuando nos sacaron de la discoteca nos encaminamos a la casa, he de suponer que por el camino me dormí porque desperté gracias a mi cuñada

-Bells vete a dormir aún es temprano, además no te duele la cabeza- susurre

-No eso se llama resaca enana y además como porque voy a dormir si ya son las 4 de la tarde, vamos levántate, te arreglas y comes algo

-No Bells no quiero- me queje- quiero dormir, siento que el mundo se me cae

-Levantate, si no traigo a Edward, ademas debes dejar listo el equipaje porque viajamos temprano

-Viajamos ¿tu vienes con nosotros?

-Wow genio descubriste que el agua moja- rio, vale si era una pregunta idiota- Si mis padres saldrán del país y no me quedare aquí, adems Rose nos alcanzara luego

-Genial- musite en tono irónico- que comience a destilarse el amor, ¡Cantinero para mi un trago de love!, Seattle prepararte porque Francia a tu lado es un bebe




De mala gana me arregle, prepare mi equipaje y me dirigí a comer algo, mejor dicho a tomar ya que cualquier cosa que tratara de digerir estaba segura lo devolvería, luego de vaciar la jarra con agua me dirigía a mi habitación, antes de poder salir por completo de la estancia el timbre sonó perezosamente arrastre mis pies hasta allá para entra abrirla, temí desmayarme al ver a mi propio ángel frente a mi perfecto inmutable, todo un supermodelo y yo desarreglada, en pijama poco presentable




-Hola corazón- expresó mientras depositaba un tenue beso en la comisura de mi labio, una de mis manos se sentó en este sitio manteniendo el calor del contacto- amaneciste bien

-Pues amanecer, amanecer no, yo diría atardecí bien, y no bien normal

-Hay loquita, no cambias, supuse que dormirás todo el día, bueno yo lo haría después de bajarme media botella de tequila sola

-Están todos - murmuro tenuemente, asentí - Sal solo pasaba un rato a despedirme de ti



Mi corazón dolía, y no precisamente por la resaca, dolía por tener que dejarlo, me lleve la mano al pecho y la apreté fuertemente , frio y vacio sentia, poco me importaba si él notaba dicha acción, solo necesitaba sentir que aun estaba en su puesto, Salí haciendo el menor ruido posible



-Te voy a extrañar mucho, demasiado, Alice enserio no sé que me has hecho me tienes alucinándote, pensándote, deseándote, si sobrevivo estas semana sin ti, no te aseguro que a tu regreso me encuentres cuerdo, quise pasar a despedirme y decirte lo que sentía, y a decirte que te estaré llamando todos los días, así no me extrañaras demasiado, además tres semana se pasan volando ¿verdad?- asentí- solo prométeme disfrutar estos días con tu familia y pensarme vale- tomo mi rostro entre sus manos y deposito un beso delicado y tierno- promételo loquita

-Lo prometo- mi voz sonaba entrecortada, mis ojos se nublaban cual tormenta de Forks- yo- me abalance abrazándolo con fuerza y dejando que las lagrimas corrieran

-Yo sé, yo sé, te cuidas- me separo de su cuerpo y limpio mis lagrimas- ahora sonríe, solo serán unos días- nuevamente rozo sus labios con los míos, un beso corto, lento, inconscientemente mordí fuertemente su labio inferior – calmada caníbal- murmuro sobre mis labios- Te cuidas ,bueno y recuerda te quiero- concluyo con su frente sobre mi nariz, antes de alejarnos beso la punta de mi nariz, luego se marcho en su moto, mi corazón se quedaría con él en tan poco tiempo se lo entregue sin vacilar y no senri temor alguno.




________________________________





Awww! Falta poco para que se acabe a lo mucho serán 4 capis aun no sé bien, pero me siento tan orgullosa de mI Bebe, en fin gracias por leer y Perdón he tratado de corregir a Alice pero ella no se deja, enserio le he dicho que se debe controlar pero no me pela. ¿Creen que alguien mas se dio cuenta de su romance? En fin Me gustaría saber su opinión… miles de besos y abrazos
Con amor


Ada Cullen



No hay comentarios:

Publicar un comentario