“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



viernes, 28 de mayo de 2010

La Testigo, Capitulo 8: Un Amor del Pasado


La Testigo


Capitulo 8:


Un Amor del Pasado



- no me gusta- dijo Alice después del veinteavo vestido que me probaba, eran las 6 de la tarde y habíamos estado todo el día en el centro comercial, me dolía cada partícula de mi cuerpo después de probarme tanta ropa, Alice estaba sentada en una silla y tenia a su lado (literalmente) un cerro de bolsas y cajas, prácticamente se había comprado toda la tienda.

- Alice no seas tan dura, dale tregua- dijo Rosalie lanzándome una mirada de piedad.

- Hay rose ¡tu siempre tan condescendiente!

- Y tu siempre tan psicópata- dijo Rose entre risas- Alice Bella no esta en condiciones de ser presionada

- Bueno bueno… ya, dejemos esto para después. Nos llevamos todo lo que se probo.- dijo Alice, a la vendedora le brillaron los ojos y la dorada tarjeta nos hizo acreedoras de un cerro de ropa.


Salimos de esa tienda y pedí por favor que nos fuéramos a casa, la visita mas engorrosa había sido a la tienda de lencería, ahí casi ni participe. Solo di mi talla, las chicas se encargaron de comprarme todo pero abría mis ojos como platos al ver las prendas que pretendían que me pusiera ¡casi no dejaban nada a la imaginación! Me ruborice violentamente cuando vi algunas, si alguien me veía con eso puesto moriría de la vergüenza.



Llegamos a casa a eso de las 8 de la noche, Esme y Emmett me dieron miradas de compasión y comprensión, caí rendida en el sofá y ni siquiera fui capaz de pararme a comer. Alice me había dejado exhausta lo único que necesitaba era descansar. Creí que iba a morir del cansancio, reuní las pocas fuerzas que me quedaban, comí algo y me fui a dormir.

Estaba sola en mi habitación, todo estaba oscuro, solo la débil luz de la luna me acompañaba. Mi mente viajo hacia un terreno que desconocía, me pregunte que estaría haciendo él en este momento, quería saberlo, era algo como una necesidad, no sabia porque después de estar casi 1 mes y medio sin verlo parecía que cada día respiraba menos. Marque un número que ya me era conocido.



- Whitlock- contesto la voz varonil de mi amigo

- Jasper

- ¿Bella?, hola cariño ¿Cómo estas?

- Digamos que viva

- Wow… Alice me contó ayer el plan, siento no haberte podido advertir- desde que llegue a esta casa las visitas de Jasper eran muy seguidas por lo que se unió de sobre manera con todos los integrantes de la casa Cullen en especial con Alice.

- No te preocupes querido amigo- dije con sarcasmo.

- Pero dime la verdad ¿estas bien?

- No lo estoy- dije con la voz pesada

- Entonces cuéntame ¿Qué es lo que sucede?

- Quiero saber Jasper… quiero saber porqué

- Bella, ya hemos hablado de esto.

- No jasper lo único que escucho siempre es “Bella, Edward esta de viaje” o “Bella Edward esta en un caso muy importante”, por todos los cielos Jasper no soy estupida, no entiendo porque si el era el que dirigía mi caso ya ni siquiera me llama para saber como estoy

- Bella…- dio un suspiro- esta bien te lo diré, pero espero que no le comentes a nadie, Edward me mataría por revelar esto, además no podemos compartir tanto con los protegidos. Es riesgoso.

- Esta bien dime por favor-dije casi en suplica

- A Edward le tienen prohibido verte

- ¿Qué? ¿Cómo que prohibido?

- Fue una orden directa del director de la brigada, lo siento Bella.

- Pero no entiendo- dije en un susurro

- La cosa es así, nuestro alto mando supo de la relación cercana que tenían tu y Edward, ellos consideran y con toda razón que no te puedes involucrar mas de la cuenta con nuestros protegidos. Alguien tiene que haberlos vendido

- Pero como sabían, además ni siquiera tenemos una relación cercana- dije casi llorando- solo éramos… amigos- sabia que eso no era verdad, mis sentimientos por Edward no eran precisamente de amigos.

- Bella… tú no ves todo lo que pasa por aquí, Edward se evoco completamente a este caso. El quiere que quedes libre, quiere luchar por tu libertad- mi corazón salto y toda la pena que sentía parecía haberse esfumado, el a pesar de estar lejos me estaba cuidando, sentía una extraña felicidad solo por el hecho.- además si tu caso es resuelto tu ya no estarás bajo nuestra custodia… volverás a ser una ciudadana mas.



A pesar de estas un poco atontada por las palabras entendí perfectamente la frase, si mi caso terminaba y todo se solucionaba bien… tal vez, Edward y yo podríamos comenzar una amistad.


- dile que… solo dile que se cuide- le dije a Jasper con voz suave, el soltó una risita

- claro Bella yo le diré.

- Ya me voy, cuídate mucho y mañana te llamo

- Esta bien, nos hablamos pequeña.

- Adiós.

Y colgué. Mi mundo se arreglo con solo escuchar esas palabras, pero aun así mi pecho se contraía cada vez que pensaba en él, sus ojos, su sonrisa su piel… pero a pesar de todo habían tantas cosas que tenia que averiguar de el. Ya estaba decidido aunque no lo pudiera ver tenia que averiguar, tengo que saber como es Edward Cullen.



A la mañana siguiente me desperté con mucha energía, como era de imaginarse el cielo estaba nublado y muy gris. Mire a mi lado y Alice estaba profundamente dormida, para tener bastante energía dormía placidamente. Me metí al baño y me di una ducha con agua muy caliente, al salir tuve que obligatoriamente ir al armario casi me morí al ver que Alice había ordenado todo y ahora era una pared de ella y una mía. Eso tenía que haberlo hecho ayer mientras dormía. Escogí unos Jeans y una polera blanca que me quedaba un poco ajustada, tome uno de los chalecos y tenis. Cuando baje al comedor Esme estaba sentada en la mesa tomando su desayuno.



- Buenos días Esme.

- Buenos días cariño. ¿Cómo dormiste?

- Bien gracias

- Que bueno… ayer parecías agotada

- La verdad es que si. Alice me dejo casi sin energía.

- Mi hija es un una fuerza sobrenatural, se detiene ante poco. Antes Edward era el que la acompañaba en sus locuras pero ahora que no esta todos nos turnamos para seguirle al juego de las barbies humanas- soltamos una larga carcajada y asentimos al darnos cuenta de que pensábamos lo mismo, Alice estaba un poco loca pero era un amor.

- ¿Edward y Alice son muy unidos?

- Como un rompecabezas, ellos se necesitan mutuamente… siempre fueron muy amigos pero se unieron mucho mas después de la muerte de Caroline.

- ¿Caroline?- pregunte con la duda

- Si, ella fue muy importante para nosotros, pero creo que no debería meterme en eso, sufrimos mucho en ese episodio.

- ¿Ella era amiga de Alice?

- Si y además era la novia de Edward. Fue su primera novia.



Un sentimiento extraño se posesiono de mi, un vació tremendo anudo mi cuerpo, ¿Quién era ella?, ¿había sido importante para todos? ¿Había sido importante para Edward?

- después de su muerte todo cambio, en especial con los chicos, Alice se fue recuperando poco a poco pero Edward no demostró mejoras.

- Pero…-

- ¡Hola familia!- la voz estridente de Emmett recorrió todo el lugar, Esme me sonrió y me dedico una dulce mirada, ¡Dios!, entonces Edward había tendió una novia a la cual había amado mucho y lo peor era que estaba muerta.

- ¡hola mi pequeño!- saludo Esme con entusiasmo- ¿Cómo dormiste?

- Bien mama, siento mi cuerpo muy bien, además como ahora Alice encontró a alguien con quien jugar a las muñecas me siento aun mas relajado

- ¡Hey!- le dije en son de reprimenda- no te burles, mira que quede bastante molida

- Bienvenida al mundo de Alice- respondió una voz femenina a mis espaldas, me gire y Rose estaba atrás mió con una sonrisa.

- ¿pasaste por lo mismo?- ella me dedico una sonrisa

- Si pero la diferencia es que yo amo las compras, así que digamos que fue un regalo- levanto su vista y seguí la trayectoria de sus ojos, ella y Emmett se miraban bastante extraño desde hace tiempo.

- Bueno chicos tomemos desayuno que pronto tendremos que comenzar el día.



Todos asentimos nos sentamos a comer. Los días en la casa Cullen eran excelentes, cada vez me sentía mas a gusto estando allí, las torturas de Alice llegaban a un punto soportable pasando rápidamente a algo intolerable. Las cosas que supe en este desayuno sobre Edward me dejaron pensando. ¿Quién era realmente Caroline? Camine por los jardines de la casa como lo hacia a diario, medite todo lo que había averiguado. Sabia que en la vida de Edward había existido una mujer y que había sido importante para todos. Pero lo que no sabía es hasta que punto habría sido tan trascendental, eso creo que me costaría más. Subí a mi habitación y Alice estaba ordenando las compras que “hicimos” ayer.



- veo que no pierdes el tiempo- le dije entrando

- vez bien entonces y da gracia que no te llevamos a comprar mas lencería- mi cuerpo se estremeció por completo al pensar en esa experiencia.

- Alice- la llame y me senté muy cerca de ella- se que tal vez te sonara extraño pero quiero preguntarte algo

- Que cosa Bella, tu sabes que puedes preguntar lo que sea

- Bien- respire- Alice… ¿Quién es Caroline?- vi el cuerpo de Alice tensarse inmediatamente, se giro y solo toda la ropa que tenia, se dejo caer en la cama y me miro unos ojos tristes que no conocía.

- ¿Quién te ha contado sobre ella?

- Tu madre me dijo algunas cosas- agache mi cabeza- siento haber preguntado por algo tan delicado

- No te preocupes, sabia que algún día averiguarías o alguien te contaría lo de Caroline- suspiro- creo que llego ese día.

Se paro de la cama y se fue en dirección a unos cajones, comenzó a buscar dentro de ellos, recorrió cada uno con una calma que me estaba volviendo loca, luego de unos minutos parece haber encontrado lo que buscaba, en sus manos tenia un álbum de fotos.

- mira… ella es Caroline Ann Lockheart- tome el álbum de sus manos y comencé a ojearlo, mis ojos se abrieron de par en par al ver el contenido

- ella… es…- dije en un susurro

- te contare…- suspiro- yo conocí a Caroline cuando iba en primaria, nos hicimos muy amigas desde el principio, éramos totalmente diferentes es por eso que creo encajamos muy bien, una complementaba a la otra. Fuimos muy amigas durante muchos años, un día cuando teníamos 15 años traje a Caroline a la casa. Mis padres cuando la conocieron se encariñaron de inmediato con ella, como vez en las fotografías ella tenia el cabello color oro y unos ojos azules que destellaban en la oscuridad, toda una preciosidad- pensó con pesar- en ese tiempo éramos solo Emmett y yo, Edward estaba en un conservatorio de música en Londres.

- ¿Conservatorio de Música?- pregunte totalmente sacada de mis pensamientos

- Si, esa es una de las partes de la historia espérame- pidió

- Esta bien.

- Edward volvió de su curso a los 16 años, en esos tiempos Caroline ya era casi parte la familia, se llevaba de maravilla con mis padres y en especial con Emmett eran casi hermanos, al momento de llegar Edward lo primero que vio en la casa fue a Caroline, yo le había hablado infinidad de veces de ella pero jamás había tenido la oportunidad de conocerla ni siquiera por fotos. Cuando ellos se vieron creo que no hubo nadie mas en el mundo, creo que se enamoraron a primera vista.



Un retortijón recorrió mi estomago y me hizo llevarme una mano a mi vientre. La sola idea de que Edward aun amara el recuerdo de su amada me hacia doler todo el cuerpo.



- los días pasaron y ellos cada vez eran mas unidos, cuando yo cumplí los 16 años hicimos una gran fiesta en esta casa, Edward hace poco había entrado nuevamente a la prepa a terminar todos los cursos así que invitamos a medio colegio a la fiesta. Ese día fue cuando Caroline y Edward se hicieron novios, desde allí nadie los pudo separar, creo que ellos se amaban más de lo que alguien podía comprender. Pasó un año y todo era aun mejor, ellos eran novios y se amaban demasiado y además eran mis mejores amigos, no podía estar más feliz, siempre quise una cuñada con la que me llevara bien, pero todo término ese día.

- ¿ese día?, ¿el día que ella murió?

- Si…

- ¿pero que paso?

- A Caroline la asesinaron.

- ¿la asesinaron?

- Si… fue por “accidente” creo… pero eso nos marco para toda la vida y dejo un gran vació en nuestros corazones.

- Porque dices “creo”

- Porque una bala no es una cosa de accidentes.

- ¿Qué paso ese día?

- Estábamos en un día como cualquiera habíamos salidos los 4, Emmett, Caroline, Edward y yo, íbamos al cine a ver una película pero antes de irnos a la función nos sentamos en una cafetería a comernos un helado. Estábamos hablando de cosas sin sentido cuando todo sucedió. Se escucho un estruendo que atravesó toda la calle, el cuerpo de Caroline cayo inerte en el piso ante la mirada atónita y horrorizada de todo el mundo. Como estábamos en unas mesas en la calle todo el que pasaba se dio cuenta de lo sucedido, luego de unos minutos los gritos de histeria y de horror se propagaron por toda la avenida, Edward estaba arrodillado en frente de el cuerpo de Caroline, yo estaba detrás de el llorando como loca y muda por todo lo que había acontecido. A Ella le llego un balazo justo en la cabeza, le atravesó la frente y salio por la parte de atrás.

- OH por dios- dije llevándome las manos a la boca

- Edward le tomo varias horas comprender lo que pasaba, cuando sucedió casi se volvió loco del dolor y de la rabia, no podía creer que Caroline estuviera muerta. El forense dijo que ella había muerto instantáneamente. Desde ese día han pasado casi 5 años, nosotros con el paso del tiempo pudimos recuperarnos pero Edward se quedo sumido en el dolor. Su cambio fue drástico, dejo de tocar música, el estaba estudiando piano en Londres, dejo todo lo que tuviera que ver con la música y se encerró en si mismo.

- Ya veo- admití en un susurro

- Edward llevado por la pena y el dolor se enlisto para la policía, entro en la academia y rápidamente logro escalar puesto convirtiéndose en jefe del departamento de protección a testigos, el siempre quiso encontrar al maldito que había matado a Caroline pero el caso jamás se pudo resolver, teníamos la sospecha que había sido mas que un asesinato accidental y en cambio había sido algo totalmente planificado.

- ¿Por qué lo dices?

- Caroline era hija de Demetrio Lockheart, un importante político de la zona, el tenia negocios con muchas de las empresas de aquí, era un hombre increíblemente poderoso y con mucha influencia. Edward siempre pensó que había sido un ajuste de cuentas el asesinato de Caroline.

- Dios… que terrible

- Así es… todo fue horrible, pasamos años yendo a Psicólogos y a terapias, quedamos traumatizados con lo que vivimos. Desde su partida Edward y yo nos hicimos increíblemente unidos y es hasta el día de hoy que lo somos, el perderla significo una pérdida para ambos y creo que fue eso lo que más nos unió.


Miraba atónita las fotos, en todas ellas se veían a una mujer completamente hermosa, parecía un ángel caído del cielo. Edward estaba en la mayoría de ellas, era un chico hermoso, sus ojos verdes destellaban al lado de los de Caroline, se veían completamente enamorados. Un vació en mi corazón y en gran parte de mi cuerpo se apodero de mi, sentía un dolor en mi pecho que no pida controlar. Edward había tenido el gran amor de su vida y yo no tenia espacio en ella, el se había metido en la policía solo para conseguir al maldito que la había matado, eso daba de cuenta que aun después de su muerte la seguía amando y el que aun siguiera en lo mismo me lo confirmaba.

- Edward aun la ama ¿no es cierto?- admití con una sonrisa, en la fotos eran las personas mas enamoradas que pudiera imaginar.

- No lo sé, te mediría si te lo negara o confirmara, lo único que puedo decirte es que Edward aun busca al culpable, además de que desde el momento que la perdió su corazón se sello a cualquier sentimiento de amor y a cualquier mujer.



Un vuelco nuevamente me dejo más adolorida, Edward no quería a nadie consigo, el saber esto me dolió, era por eso que me había rechazado, el que le hayan prohibido verme tal vez le sirvió para mantenerme mejor a raya. Había sido la mujer más imbecil del mundo al creer que un hombre como Edward podría fijarse en mí. El lo único que tenia conmigo era un sentimiento de protección, el mismo que habría tenido de haber sabido que su amor estaba en peligro, el solo quería cuidar de mi como no lo pudo hacer con ella. El darme cuenta que no era más que una testigo en aprietos me dolió bastante.

- pero ¿sabes?- dijo Alice mirándome fijamente a los ojos

- que cosa

- creo que Edward esta cambiando…

- porque lo dices

- porque tu estas aquí-

- ¿a que te refieres?

- A que el a protegido a miles de testigos, hombres o mujeres y puedo asegurarte que jamás trajo uno a aquí a su casa. Te aseguro que tu eres mas importante que los demás, por lo menos para el.

- Eso tiene explicación- dije a mi pesar- el solo me protege mas porque a mi me persigue un asesino maniático y muy peligroso. Esa es la razón

- Cree lo que quieras, pero te puedo asegurar que jamás vi a Edward tan preocupado por alguien como lo esta contigo, ojala pudieras penetrar en la coraza de mi hermano.- me dijo con una sonrisa en sus labios



Asentí débilmente y me salí de la habitación, ver que Edward tenia a un amor pasado me hizo darme cuenta que yo era solo una persona mas con la que se iba a encontrar en su vida, lamentablemente así era y tenía que aceptarlo.



4 comentarios:

  1. hay que ver como son las cosas.
    Cuando te enamoras de alquien, que antes de conocerte tuvo una vida, no puedes dejar de sentirte mal. Es como un estigma que se marca.
    ¿verdad?
    Que tragico lo que le pasó. Pobre Caroline..
    Espero que Bella pueda devolverle la alegria a EDward.
    Ahora se entiende un poco su ausencia. Seguro que se siente mal por sentir algo por ella.
    Ah!! que ganas tengo de que se reencuentren.
    Te sigo leyendo...

    ResponderEliminar
  2. sssuuupeerr el kap
    me enkantooo
    aaiii inpasientre
    por k bella y ed
    se vuelban a ver
    buenisimo ficcc
    aki ioopppp

    ResponderEliminar
  3. Awwwwwwwwwwww pobre bella y pobre de mi edward que sufrio por caroline, debio ser traumatico, edward chiquito vente yo te quito el trauma jajajajajaja Me gusto el capitulo
    BESOS DESDE GUANAJUATO MEXICO

    ResponderEliminar