“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



lunes, 10 de enero de 2011

Os Te Quiero



Hola a Todas primero desearles una hermosa semana, para muchas este es el fin de las vaciones, para otras una faltan dias de vacaciones asi qeu disfrutenlos... para todas lo mejor del mundo. Esta entradita de hoy tiene un motivo muu especial el 11 de Enero- manaña para nosotras- hoy para las del otro lado del mundo Cumple años una persona que llego a mi vida enseñandome muchas cosas, pocos dias son de neustra amistad, pero son como años, Lolita Bonnita, mi burujita buena FELIZ CUMPLEAÑOS, que el destino, la suerte y el cosmos se una para hacer de tu vida algo s bello, que todo aquello a lo que ahora no le das sentido logre escalrecrse con rpotitud, que el deseo de tu corazón halle la forma de realizarse. Perdón si te hago llorar, sabes lo mucho que me costo no darle un final triste, o solo... bueno lo hice con todo mi amor, Lolita Bonia feliz dia , se feliz, recuerda que tu Ada sabe porque dice las cosas, el destino es mistico, pero hay cosas que poco a poco se dan claro si la madre naturaleza convence a la priam destino te amoo mi Loli
Ada Cullen


¿Qué hace la gente cuando se siente atrapada en una vida ambigua?¿cómo escapar de lo que no se puede escapar? El día transcurre lentamente, a mitad de la tarde la ve sentada frente a la computadora su rostro refleja el anhelo de escapar de aquella vida que le consume, sabe que quiere gritar pero no puede, y ni que decir de quejarse, no, ella no tiene ni voz ni voto. Le oye suspirar resignada y continua tecleando. Sabe que cuando llega a casa, se saca los molestos zapatos de tacón, y arroja la molesta chaqueta en el sofá, luego tomara té con limón y miel y por último se meterá en la cama y a la mañana volverá la molesta rutina.

Sabe que necesita un incentivo, una emoción, algo que le despierte del letargo, algo quela devuelva la chispa y la alegría de vivir, Él sabía lo que aquella hermosa mujer le faltaba, quería dárselo, pero teme que aquello sea demasiado, sabe que si da aquel paso perderá por completo su corazón, sabe que luego de aquello no podrá dejarla ir.

La fachada de amigo titila, no necesitara mucho tiempo para que aquello se convirtiera en la más grande farsa, no la quiere como amiga, no, aquello son solo es una excusa, le quiere como algo mas, como la mujer, la amante, la confidente, añorando noche tras noche poder tener ese cuerpo, esos ojos, su sonrisa, sus palabras solo para él.

Reprimo una maldición, la vida no era justa con él, ni con ella, su amistad no era amistad, su amistad era más amor, pero no podía irrumpir en su mundo y luego dar vuelta

Soñándote despierto, anhelándote dormido, recordante a diario, deseando lo prohibido, queriendo pecar, y pecare si con ello logro que sonría, si con ellos sus hermosos azules brillan como el mismo mar—

Él había tomado la decisión, no se arrepentiría de lo que sucediera, no, se arrepentiría toda la vida de que no sucediera, así que su cumpleaños seria el día propicio para lanzarse al ruedo.


A la mañana se levanto con una gran sonrisa, antes de arreglarse o preparar una buena taza de café, le llamo y aseguro que pasaría a por ella, no le deseo feliz cumpleaños, no le dijo que este día sería el mejor de todos, su conversación fue escueta, vana, noto la desilusión en aquel hermoso tono de voz, pero tenía que fingir.

Camino a su casa se detuvo para hacerse a una hermosas flores, unos girasoles, ya que eran de las pocas flores que no le parecían denotar dolor, la puso con cuidado en el asiento trasero, pocas calles después estaba frente al pórtico de madera blanca de aquella casa, que aunque inmensa parecía estar desolada, presiono varias veces el pito para que ella supiera que él estaba allí, todo su cuerpo comenzó a alterarse, los latidos del corazón se dispararon, las manos le sudaban, en verdad haría, lo que haría, no se arrepentiría, no se lo permitiría, los dos merecían aquello.

Le vio asomarse con un hermoso vestido blanco y holgado, pretendía ocultar su hermoso cuerpo, pero sus ojos eran como los de las águila, veía hasta el más pequeño detalle. Su cabello castaño claro, queriendo ser rubio estaba sujeto en una coleta, sus manos picaron deseando soltarlo y que cayeran libre por sus blancos hombros. Se las apañaba para cargar una pequeña silla donde dormía el pequeño retoño, la pañalera y su bolsa para la oficina

Buen día— saludo caminando hacia, estaba aturdido contemplado como aquella mujer conservaba tan delicada figura, no era una reina- bien para él lo era- se despabilo y rápidamente se bajo del coche para abrir las puertas, y antes de que ella llegara ayudarle con la silla del bebe, se aseguro de sujetar bien aquel preciado tesoro— gracias Jacob—

Literalmente su corazón brinco, tomo el ramo de girasoles y lentamente giro hacia ella, entregando su regalo


― Feliz Cumpleaños preciosa— sus ojos se aguaron


Gracias— contesto con voz queda y débil


― Este día fue hecho para ti— quería decirle muchas cosas, peor las palabras se atrapaban con fuerza en su garganta, negándose a dejarle. Le atrajo en un fuerte abrazo, deseando prolongar más aquel momento, inhalando el duce aroma de su cabello, a manzanilla y su colonia dulce de Victoria Secret, deseando sujetar su rostro y besar sus delgados pero sexy labios.

― Vamos que llegare tarde—


Pide permiso, hoy es un día especial, vamos a pasear, comeremos, si podemos iremos a bailar— propuso él


― E..eh no me lo parece— le respondió con una risilla.

Como buen caballero que era, le ayudo a sentarse. Condujo en silencio bajo aquel bello cielo de enero, y los aires del año nuevo. Cerca al centro de la cuidad se detuvieron para dejar al pequeño con la niñera, aunque veía que le costaba dejar al pequeño lo hizo


Trabaja medio tiempo hoy— suplico

Ella asintió, el resto de camino la pasaron en pequeñas bromas y tarareando las canciones que sonaban en la radio. El camino fue corto a eso le pareció a él, no quería abandonarla.


― Gracias Jacob, sabes lo aprecio mucho— dijo ella soltando el cinturón, le quedaba poco tiempo, era ahora o nunca, puso una de sus manos sobre su antebrazo, tirando un poco para obtener su atención


Sus ojos se encontraron, estaba seguro que de ser espejos, estaría frente a sus propios sentimientos, su respiración se altero nuevamente; la de ella simplemente estaba más colapsada, le miro intensamente mientras inclinaba un poco su rostro hacia ella, sus tibios halitos se fundían

― J…Ja..Jac— antes de que objetara se robo aquellos labios, primero con ternura, con devoción e inocencia, soltó su antebrazo para acunar su bello rostro entre sus manos, y profundizar aquel beso

Ella se dejo llevar, cerró los ojos y correspondió, él también cerró sus ojos para disfrutar de aquel momentos, sus labios haciendo el amor, su lengua irrumpiendo a aquella boca y atrapándole, recorriéndole, un jadeo se ahogo en aquel beso, antes de culminar aquel mágico momento, bordeo aquellos delicados labios con la punta de su lengua, ganándose un gemido por parte de ella.

Habiendo se roto aquel vinculo, le vio parpadear sorprendida y confundida, abrió la boca, sabía que ah venían las excusas, así que se apresuro a poner dos dedos sobre sus labios para acallarla

― Nos veremos a la hora del almuerzo— anuncio, ella asintió, tomo su bolso, le observo con aquellos hermosos y brillantes ojos azules, y sus mejillas sonrosadas, abrió la puerta y se echo a correr

Sujeto el volante grito y rio, lo había hecho, había probado sus labios, ahora a lo que demás.

Durante toda la mañana se la paso yendo y viendo trayendo cosas varias a su departamento, sería una velada memorable para los dos. Al mediodía irían a un pequeño restaurante cerca a su oficina, luego irían a por el bebe, comerían helado y verían algunas películas, quizás una comedia romántica o alguna de vampiros, luego una cena sencilla bajo la luz de unas velas y unas copas de vino tinto, seguido de un pequeño baile. Sonrió.

El medio día llego, fuera del apartamento hacia un sol fortísimo, unas gotitas de sudor comenzaban a bañar su frente. Espero paciente que apareciera, iluminado todo a su paso.

Cuando ella abrió la puerta y se ubico a su lado, su cuerpo reacciono, cediendo por completo a aquello volvió a besarla como lo hiciera en horas de la mañana, empalagándose con aquel dulce sabor a canela, se permitió gemir antes de dar por terminado aquel bello momento. Le sonrió amorosamente, entrelazo sus manos y con la que quedaba libre dio marcha al auto.

― Ja… Jacob…


― Shh… es tu día, hoy nada, ni nadie nos impedirá que seas feliz— que lo dos seamos felices, le corrió su mente— hoy no pensaremos en nadie, hoy no nos arrepentiremos, hoy solo somos tu y yo— declaro solemne, mientras el camino al restaurante se cumplía se dedico a tararearla algunas baladas de manera muy sensual, sabía que ella estaba nerviosa, sabía que tenía mil dudas, pero lo mejor era que las disipara.

Haciendo alarde de su gran educación se esmero en tratarle como a la reina que era, ayudándole a bajar del auto, sujetando su hermoso cuerpo con sus fornidos brazos, quitando unos mechones traviesos que tapaban sus hermoso rostro, ayudándole a sentarse y dejando un cálido beso en los nudillos de sus manos, el almuerzo transcurrió en un ligero y muy hermoso silencio, aquel silencio que te dice que no hacen falta las palabras para que esa persona sepa de tus sentimientos, y en esa mesa estaba claro que los dos sentían los mismo, aunque no lo gritaran los dos se querían, quizá… se amaban en un profundo silencio para no dañar a nadie.


― Gracias te ha quedado todo exquisito, ya estás listo para casarte— musito ella en un tono candoroso, sintió que sus mejillas se volvían del mismo rosa que cubría las de ella

― No creo que me case— sonrió y ayudo nuevamente.


Recoger al bebe y verla como le trataba solo hacían que su corazón revoloteara enérgico, quería estrecharla entre sus brazos y acunar juntos aquel hermoso retoño, apenas el bebe se durmió, llamo a quien le cuidaría muy pesar de las protestas de su amiga, le convenció, luego se sentaron junto en el sofá para ver una de sus películas favoritas lo que el viento se llevo, una historia que de una u otra forma se asimilaba a su propia vida, querer y desear el amor de alguien prohibido, pero sabiendo quien ese alguien en este caso si correspondía a aquel sentimiento, no como en el caso de Scarllett O’hara.

Seis horas , que ayudaron a que el ambiente lentamente se prestara para dar rienda suelta a sus deseos, abrazados en el sofá, acariciando sus cuerpos, suspirando, la tenue luz de la televisión incito a que él se atreviera a besarla una vez más, un beso que despertó el animal en él, y le recordó el hambre que tenia, devoro ansioso su boca, recorrió con sus grandes manos cada centímetro de piel cubierta y descubierta, el calor de aquel cuerpo le provocaba serios calambres, además su entrepierna brincaba impaciente. Sus delicadas manos parecían querer grabar su piel, su cuerpo, las almohadillas de sus dedos acariciaban tiernamente sus mejillas, sus ojos y su nariz, le oyó gemir de la manera mas sensual y erótica del mundo.

Busco su mirada, aquellos hermosos ojos azules refugian en aquella semioscuridad, buscando en ellos alguna pista para detenerse, ya que una vez desatara todo no había marcha atrás

― Te quiero— murmuro sobre sus labios, devorándoles una vez más. Enredo sus dedos en su cabello, deshaciéndose de las horquillas que le sujetaban.

Deslizo sus dedos lentamente por su rostro, para bordear su largo y bello cuello, sus labios siguieron aquel camino dejando besos, mientras su mente repetía una y otra vez lo mucho que adoraba a aquella mujer, y al mismo tiempo se maldecía su suerte. Con sus dientes bajo las tiritas del vestido, aprovechando para acariciarla y besarla.

Ella ya había soltado los botones de su camisa, dejando su torso al descubierto, recorriéndole con sus largas uñas. Sin mediar palabra ella levando un poco su cuerpo permitiéndole sacar aquella prenda, para dejarle solo en aquel sexy conjunto de picardía, contemplo su cuerpo como el escultor admira su obra de arte, el cuerpo de una mujer madura, el cuerpo de una mujer que tiene hijos, el cuerpo de la mujer que amaba y anhelaba en silencio, el cuerpo que tantos pensamientos impuros le había robado, aquel cuerpo que era suyo, y al mismo tiempo no lo era


― Eres hermosa— su voz fue ronca y cargada


― Tú no te quedas atrás— respondió ella sin poder ocultar la agitación y el deseo.

Aquella palabras fueron tomadas como una declaración, con aquello solo basto para culminar aquello, la poca ropa que ambos aun tenían quedo en el suelo o sobre el sofá, o donde que quisiera que quedara.


Una danza sensual y ardientes se levanto entre ellos, besos , caricias, toques ligueros, exploraciones completas, el deseo, la pasión, el verdadero amor, la gloria, su boca besando aquellos maduros senos, sus dedos explorando el tesoro mas grande, masajeando, acariciando, provocando las reacciones más hermosas que alguien pudiese obtener, gemidos, palabras enredadas.

Sus dedos le llevaron a la cima, aquella explosión de placer, le provoco alegría, habiendo logrado su placer, y viendo como su cuerpo yacía desmadejado bajo de él, se levanto, para cargarla hasta su habitación, en aquel bello rostro se dibujaba la más hermosa y sincera sonrisa, el rostro de una mujer amada, y viva, le deposito sobre el colchón, pensando en dejarla descansar un rato, peinaba su cabello cuando sus manos atraparon su glande, despertando el fiero deseo de hacerla suya de todas las manera posibles, los movimientos los de una maestra, los de una mujer con vasta experiencia, los movimientos que le llevarían a la locura si no la detenía en el acto


― Hermosa— Sus palabras torpes apenas fueron audibles, lo que si era evidente era aquel brillo en el rostro de la mujer que amaba

― Jacob— musito ella sensual y dulce. Vio como aquellas largas y espesa pestañas aleteaban de la manera más pecadora— Te deseo…. Tanto—

Sonrió, él no solo la deseaba, la amaba, haría lo imposible para que fuera feliz, lucharía contra medio mundo si aquello lograba recurrir al a mujer fuete y feliz que le acompaño en sus momentos más difíciles

― Te quiero— confeso lo que ya los dos sabían.

Tomo a aquella mujer para ubicarla en su regazo, para besarle y acariciarle, nunca se cansaría de hacer todo eso, nunca se arrepentiría de los que estaban haciendo, aunque para el mundo fuera un agravio, para él solo era la muestra del amor más puro y sincero, la realidad de un amor sin precedente.

Antes de que todo aquello se descontrolara mas, saco una pequeña bolsa de aluminio de debajo de la almohada, rajándole rápidamente, para luego enfundársela en su muy vivida erección, la hermosa dama rio, llegando de júbilo aquel momento, con delicadeza le penetro, una embestida que provoco en ambos un estremecimientos y robo uno de muchos jadeos.

Sus cuerpos se acoplaban, creados para estar juntos, creados para complementasen, la llave y la cerradura, la luz y la sombras, el día y la noche. Movimientos suaves, fuertes, movimientos que denotaban una danza caliente, la expresión máxima de todo aquel amor silenciado, sus cuerpos perlados por las finas gotas de sudor, sus respiraciones erráticas, los besos esporádicos, las embestidas, los jadeos, tocar el cielo juntos, llorar de emoción y pedir al cielo un milagro.

Sus cuerpos cayeron sobre el colchón, en silencio la estrecho contra su cuerpo, reconfortándose mutuamente

― Te quiero— susurro ella, haciendo que su halito erizara su sensible piel

― Lo sé, cariño, nunca te dejare— era una promesa que sellaría con sangre.

Un suspiro melancólico lleno el silencio de la habitación, amar y ser amado, amar y no amar, querrá, desear, pretender, un mundo en el que lo deseado no se obtiene, y lo amado se pierde, un mundo en donde la sociedad no entendió aquel amor, pero que solo los más suertudos lo experimentaban, la amaba y la amaría y siempre estaría a su lado aun sabiendo que antes la sociedad solo era el amigo, pretendiendo mas, claro, pero no cuando podría ocasionarle dolor y sufrimiento

Prefiero ser tu amigo y amarte en silencio, que ser un extraño y sufrir cada momento


― Te amo— murmuro ella con tono más bajo, unas cuantas caricias y aquella hermosa dama descansaba en su lecho.

― Te amo el doble, siempre estará para ti y por ti. Feliz cumpleaños mi niña, vive, ríe, sueña que yo estaré contigo, cuidando y protegiéndote. Te amo— se dejo llevar en el sueño mas pacifico de los últimos meses, sabiendo que a su lado descansaba su verdadero amor.





10 comentarios:

  1. ADA TE QUEDO GENIAL.....ME CALENTE TODA Y HASTA ME MOJE...JAJAJAJAJAJAJA.....LOLITA HERMANA FELIZ CUMPLEAÑOS........ESPERO QUE ESTES FELIZ...TE AMO....

    ResponderEliminar
  2. Ada que maravilla este OS, no soy yo la del cumple pero lo disfrute muchoo jajaja
    detallas tan bien las emociones que gaaauuu uno tiene q dejarse llevar.. Gracias!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Que hermoso te quedó Adita! que romántico.
    Todo para la Reina Loli que hoy es su día, seguro que tienes alguna idea para celebrarlo con tu Jacob particular.
    Que seas muy feliz!!!
    besitos para la cumpleañera y para la escritora

    ResponderEliminar
  4. Ada, hasta una lagrimilla me has sacado con la ultima frase de JAcob, que amor mas pùro y
    prohibido,pero que verdadero.
    Te quedo genial el os. y eso que a mi Jacob no..jejejeje, tu ya me entiendes.

    Me gusto mucho la manera de tratarla, de hacerla celebrar su cumpleaños.
    Precioso mi Ada.
    Bonnie

    ResponderEliminar
  5. feliz cumple brujita.
    manita que buena historia.
    no llore pero si moje calzon

    besos

    ResponderEliminar
  6. Hola chicas aunque no conosca a la cumpleañera le deseo toda felicidad y muchas bendiciones,les confieso chicas q el os estubo genial me encanto tanto q por un momento imagine q era a mi q me hacian todo eso jajaja.Bueno nada cuesta soñar no....Siguan asi..Besos...

    ResponderEliminar
  7. ADA te quedo fantastico...
    LOLI feliz cumpleaños y ya sabes soñar es hermoso nunca dejes de hacerlo
    muakkkk

    ResponderEliminar
  8. Cuantísima ternura mi Ada linda!
    Me encantó el OS, y me parece que es un regalo precioso!!!
    Te adoro amor
    T.

    ResponderEliminar
  9. Ada te quedo precioso, que amor tan puro se me eriza la piel.
    Que regalo tan bello para una bella persona
    Besos

    ResponderEliminar
  10. mi niña esto es realmente lo mas hermoso que he leido, llore,llore llore y llore ,me llego al alma ....mi Loli feliz cumple tqm
    hija mia q Dios bendiga tu cerebrito y tu corazòn
    un beso!!!!

    ResponderEliminar