“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



jueves, 27 de enero de 2011

One Shoot Algo Inesperado


Algo Inesperado



Este One Shoot fue escrito como regalo de cumpleaños para mi Twins amada. Leymi- yo colabore revisando y con la portada XD- quiso enviarte este pequeño escrito, ella nunca antes había escrito pero lo hizo con todo su amor para mi hermanita, al igual que yo le desea un MUY FELIZ CUMPLEAÑOS a Tiwi, las dos te deseamos una megacumpleaños, que disfrutes, ríes, grites, te embriaguez y sobre todo que este nuevo año de vida te haga una persona más hermosa, más alegra que todos tus sueños se cumplan.


¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TÚ!
¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TÚ!
¡FELIZ CUMPLEAÑOS TIWITHA!
¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TÚ!


Con Amor

Leymi & Ada


Sábado por la noche, me encontraba frente a mi laptop revisando por quinta vez mi tesis, nada podía salir mal tenía que quedar impecable de eso dependía mi beca de posgrado, ¡iría a Europa! Tenía que demostrar que era el mejor de la facultad, que el apellido que acompañaba mi nombre no era el que me haría triunfar, ni que mi padre, ni su posición social lo harían, este logro seria solo mío y de nadie más.

Revisaba incansablemente cada letra, cada párrafo, hoja por hoja.

Mi familia no entendía el porqué de mi dedicación, y sé que nunca lo comprenderían pero yo tampoco me tomaría la molestia de explicarlo.

Alice era la que más se quejaba por mi encierro, como antes era yo quien siempre la acompañaba a todas sus locuras, a cada que me pedía compras, cenas, pub éramos inseparables y divertidos.

Llevaba todo este semestre encerrado sin distracción y no me hacía falta, pero mi cuerpo estaba empezando a mostrar signos de cansancio y eso no era bueno, esta semana eran los finales y tenía que estar mejor que nunca. Siempre ignoraba estos síntomas, el resultado de todo mi esfuerzo seria gratificante y todo mi esfuerzo valdría la pena. Me encontraba en mis ensoñaciones cuando escuche que la puerta se abría de golpe y era atravesada por la imponente figura de mi hermano con su estridente voz.

― Eddy se que hoy no me rechazaras, ya que la próxima semana salimos y tenemos que celebrar desde ahora— me miraba levantando sus cejas subjetivamente.

― ¡Eh!. No lo sé Emmett, sabes que esta es la semana más complicada por los exámenes— sabía perfectamente que él no me comprendía y jamás lo iba hacer con lo descomplicado que era.

― ¡No! no acepto tú rechazo, hazlo aunque sea porque mañana es tú cumpleaños, Alice lo quiere celebrar y si no asistes a quien le cantaremos— me miraba con cara de suplica para persuadirme pero ¡no lo lograras!.

― No Emmett, no iré y no me mires así, ¡ah! y dile a Alice que lo podremos celebrar una vez que hayamos finalizado la universidad – en ese momento tendría mucho que celebrar.

― ¡Ay! ella que ya te había conseguido pareja para esta noche que pesar— dijo en tono lastimero— la realidad es que es un bombón, es la compañera que llego transferida desde los Ángeles a principios de semestre y como el señor perfección ha estado tan ocupado no ha tenido el gran honor de conocerla— se tocaba la barbilla como si tramara algo, esa expresión me ponía nervioso, cada vez que lo hacia se salía con la suya.

― No me interesa conocerla en este momento, mas adelante habrá oportunidad y como siempre pasa con las amigas de Alice, la tendré en la palma de mi mano, así que me da igual ahora o después es lo mismo— arqueo una ceja con incredulidad

― ¡Ah, eso crees! Yo no lo veo de igual forma, ella es mucha mujer para ti, te puedo jurar que no caerá ante tus encantos, la he visto rechazar a mejores hombres, y tú no serás la excepción – me escupió en mi cara, eso hizo que mi sangre hirviera por todo mi cuerpo, como se atrevía a decir eso si hasta el momento ninguna lo hacía.

― ¡Ha! Emmett eso lo veremos, sabes que ninguna se resiste, y esta caerá también y estarás hay para verlo— cuando termine de decir eso ya tenía su mano estira ante mí.
Entonces es un reto y esta noche lo comprobaremos. Que quede claro ella es la que tiene que rendirse a tus pies no tú, ante los de ella, ¡ah! y por cierto allí estaré mirando cómo te derroto y gozare con mi triunfo, para disfrutarlo al máximo; no me puedo perder ver como el Gran Edward cae rendido ante una mujer, ¡eso sí que es digno de ver!— estos eran los momentos en que más odia a mi hermano, sabía perfectamente que si me retaba no lo resistiría y le tomaría el reto y como un estúpido caí en su juego— te esperamos en el porche a las ocho— con esto salió de mi cuarto con una sonrisa de suficiencia.

Emmett era un maldito, sabia como seducirme para que cediera ante sus caprichos y podría jurar que la sonrisa que adornaba su cara era de triunfo, ya él había ganado, no solo con hacerme ceder, podría jurar que también estaba apostando con el Duende y la había derrotado.

¡Sábado, en la noche!, no podía creer que me dejara convencer por este par, ya nos encontrábamos frente a la puerta del pub de moda en Nueva York, este no era mi plan pero estaba emocionado porque después de tanto tiempo volvía a la vida pública, podría disfrutar, gozar y tomar, mañana me concentraría en mis cosas de nuevo.

Alice nos guio hasta la zona VIP donde nuestros amigos nos esperaban en una mesa privada, allí estaba Jasper que miraba a mi hermana como un tonto. Rose ni se percato de nuestra presencia, se encontraba hablando muy animadamente con una castaña que nos daba la espalda, no pude evitar recorrer su parte trasera con la mirada, tenía un mini vestido turquesa que alcanzaba a tapar lo más esencial de su blanca piel, su cabello caía en cascada por su descubierta espalda disimulando el profundo escote que llegaba hasta su espalda baja, sus piernas largas y bien definidas, tenía unas sandalias plateadas y uno de sus tobillos era adornado por una fina pulsera, ¡muy provocativa!.

Ella debía de ser la compañera de Alice y si era así no me resultaría difícil tenerla. Todas caían ante mis encantos muy fácilmente, y esta no se me escurriría.

En ese momento mi hermana avanzo para tocarle el hombro y llamar su atención, cuando la vio se paro rápidamente, se abrazaron en medio de gritos y admiración por sus vestidos, cuando se separaron el Duende volteo a verme tenía una sonrisa picara, prosiguió a presentarme.

― Bella, este es mi hermano, él que aun no conocías—extendimos nuestras manos para presentarnos

― Bella Swan, mucho gusto— su voz era melodiosa, y no apartaba su mirada de mis ojos, no veía ningún rasgo de estar afectada por mi forma de mirarle y sonreírle

― Edward Cullen, el gusto es mío— alce su mano y pose mis labios en su dorso. Me sonrió y muy sutilmente aparto su mano.

Pedimos nuestras bebidas, nos enfrascamos en una conversación un rato comentando como les había ido a todos en este semestre que ya finalizaba, y como siempre Emmett contaba sus anécdotas para que riéramos sin control, luego de un rato de animada charla todos se fueron para la pista, me distraje con algo que Emmett le mostraba a Rose, en ese momento sentí que alguien agarraba mi mano cuando voltee a ver era ella, Bella y me sonreía como en ángel.

― ¡Bailas!— me quede en shock con esa proposición, nunca una mujer era tan decidida delante de mí, no podía ocultar la sorpresa y como un tonto le conteste.

― E-eee… s…siii— me sentía intimidado por la seguridad que irradiaba.

Nos dirigimos a la pista, le tome por la cintura, ella se pego a mi cuerpo y comenzó a restregarse contra mi entrepierna descaradamente. No podía creer que por primera vez yo no sabía cómo reaccionar, sentía vergüenza por mi comportamiento.

En un rápido movimiento quedo dándome la espalda, restregando su trasero en mi zona baja, como si nada. Mi libido traicionero que no quería responder a mis suplicas de que no reaccionara, respondio a los movimientos de ese cuerpo endemoniadamente sexy. Por más que lo intente no lograba conectar mi cabeza con mi parte baja.

Apoyo su cabeza en mi hombro dándonos más intimidad inundando mis sentidos con su embriagante aroma, sin pensarlo arrime mi nariz a su cuello y comencé a recorrerlo lentamente, quería besarlo, chuparlo. No podía controlarme, me estaba volviendo loco con su dulce perfume en ese momento ladeo la cabeza y me miro fijamente a los ojos.

― Oye Cullen, no te he dado permiso para que hagas eso y ni se te ocurra besarme, porque me conocerás – me quede mirándola, sin poder creer que no quería que yo la besara, nunca una mujer me había rechazado.

Asentí con la cabeza sin poder articular una frase coherente y sonrojado porque sentía toda mi sangre arremolinada en esta área de mi cuerpo. Cuando la canción termino nos dirigimos en silencio hacia nuestra mesa, donde los demás ya se encontraban acomodados y platicando.

Mi hermano estaba a un lado conversando animadamente con un chico desconocido, cuando Bella lo vio se apresuro a llegar donde ellos y se fundió en un abrazo con aquel chico quien no dudo ni un momento en alzarla y depositar un beso en su mejilla, cuando la bajo ella lo golpeo pero no dejaba de reír.

Me retire para no escuchar su plática, en ese momento me sentía furioso porque el maldito de Emmett tenía razón no era nada fácil, y por primera vez en mi vida se podría burlar de mi.

La noche siguió su rumbo, y yo me relaje bailando con Rose y mi hermana, hasta ya que la que en un inicio fue mi pareja en este momento no dejaba de bailar con el chico que no conocía. Me dirigía a otra mesa donde se encontraba una chica que no me quitaba el ojo de encima y esta era mi oportunidad para sacarla a la pista, ya solo me faltaban dos pasas para estar en su mesa cuando una pequeña mano agarro la mía, me gire a mirar quien era y mis ojos se abrieron cual grandes los tenia por la sorpresa.

― ¡Ah, no Cullen! No sacaras a nadie más a bailar, es otra vez mi turno— jalo de mi mano y me llevo a la pista como si yo fuera su perro faldero.

― Pero tú si puedes bailar toda la noche con ese chico— reproche señalándolo con el mentón.

― A ¡él!— indico al hombre que no le dejaba ni a capa, ni a espada— te refieres a mi hermano Seth – me sonrió, como su hermano pero si no se parecían en nada— él no cuenta no es cualquiera, como la que tu pretendías invitar a bailar— me dijo en un tono burlón, le arquee una ceja.

La canción en ese momento era movida pero ella no dejaba ni un centímetro entre nuestros cuerpos, se movía muy sensual, rozando con sus manos los costados de mi cuerpo, mientras que yo hacía lo mismo con el de ella, esa cercanía me estaba torturando, ¿qué creía que no sentía?, ¿que era de piedra y que mi cuerpo no respondería ante sus insinuaciones? Estaba sudando pero no por el baile, sino porque tenía que contenerme de no tocarla se veía que era decidida y no quería que me hiciera pasar una vergüenza frente a tanta gente.

El ritmo de la música cambio a uno más suave, más lento, podría decir que intimo, envolvió sus brazos en mi cuello y me apretó duro contra su cuerpo, me tenía que ver patético sin saber cómo acomodar mis manos en su espalda baja, el mero roce con su descubierta piel me excitaba, llevábamos un rato moviéndonos al compas de la música cuando sentí que sus labios recorrían mi mejilla, ante su roce mi cuerpo se estremeció por la anticipación y sin previo aviso poso sus cálidos labios en los míos comenzando un beso lento e inocente que poco a poco se fue convirtiendo en uno lleno de lujuria y pasión, en el momento que nos hacía falta el aire nos separamos, cuando recupere mi control se lo reproche.

― ¡Hey! Dijiste que no te fuera a besar ¿que fue esto?— se burlo de mi

Si te dije que no me podías besar, no que yo no lo podía hacer si me daban ganas— deje de respirar no me esperaba su respuesta, era como si yo fuera un objeto al que ella utilizaba si le nacía, pero lo sentí especial y por no me importo que me utilizara, además ¡no besaba mal!

Nuevamente me agarro del cuello enredo sus dedos en mi cabello y estampo sus labios nuevamente en los míos, invadiendo mi boca con su lengua, el sabor de menta y licor se sentía en su aliento y se mesclaba con el mío. Nuestras manos comenzaron un ritmo desesperado y necesitado, se podía decir que era un espectáculo el que estábamos dando pero no nos importaba, sus manos jalaban mi cabello, encendiendo todo mi cuerpo hasta el punto de no aguantar más, cuando se termino la canción nos separamos, pero ella entre laza nuestros dedos y me saca del lugar con urgencia, lo único que hice fue seguirla en silencio sin saber a dónde nos dirigimos, cuando salimos del local ella le entrego las llaves al balet, y este se va por su carro, a los tres minutos estaba frente a nosotros un audi TT negro mi mandíbula cayo, me indico con la cabeza que entrara.

― ¿Para donde vamos?— le pregunte con sincera curiosidad, mientras me colocaba el cinturón de seguridad y ella ponía en marcha el auto

En su momento te darás cuenta, y si no quieres me lo puedes decir en ese lugar y ya está— la mire con recelo pero asentí, curioso por saber hacia dónde nos dirigíamos.

Nos quedamos en silencio durante el camino, no cruzamos palabra pero tampoco me sentía incomodo a su lado, era agradable verla conducir, no le tenía miedo a la velocidad. Podía contemplar sus facciones mientras ella tenía toda su atención puesta en lo que estaba haciendo. Luego de quince minutos se detuvo frente a un lujoso hotel la mire sorprendido cuando ella hablo.

― Esta es la sorpresa ¿quieres entran conmigo a este lugar?— me miraba mordiéndose el labio inferior como si la situación la tuviera realmente nerviosa.

― Claro, si estás segura que esto es lo que quieres, por mi está bien – no se imaginaba todo lo que la deseaba desde el mismo momento en que la vi delante de mí.

― Bien vamos— Salí primero que ella del auto, me dirigí a su puerta abriéndosela y extendiéndole la mano para ayudarla a salir, me regalo una hermosa sonrisa, entrelazo nuestros dedos y se dirigió a la recepción, dijo algo a la chica de la recepción que le extendió un tarjeta y con esto seguimos nuestro camino sin decir una sola palabra, tomamos el ascensor y nos dirigimos al último piso del ala este.

Cuando las puertas se abrieron dimos de frente a la suite, deslizo la tarjeta abriendo la puerta, y con una seña- lo más sensual- de su dedo índice me invito a entrar, le seguí como un ciego, no podía pensar coherentemente en ese momento y cuando la puerta se cerró tras de mí se arrimo a mí como un felino, podía ver el deseo en sus ojos y ataco mis labios con un hambre voraz.

Mis manos fueron a su espalda baja para atraerla más a mi cuerpo, ella enredo sus dedos en mi cabello tirando de él, cuando el beso se volvió más necesitado, mas hambriento, comencé a deshacer el botón que se posaba en la parte trasera de su cuello dejando libre la parte superior del vestido, luego muy lentamente baje un pequeño cierre que se ubicaba en su espalda baja liberándola de ese vestido, dejándola solo en unas diminutas bragas que hacían juego con su vestido, y que contrastan de una manera endemoniada con su blanca tez, la senté en la cama y la ayude a deshacerse de sus sandalias. Comencé un camino de besos desde sus pies hasta su parte más intima, pero sin deshacerme de sus bragas, en un movimiento rápido ella se levanto y tiro de mi camisa haciendo que los botones de esta salieran volando por todas partes, mi pecho quedo expuesto ante sus ojos, luego con sus habilidosos dedos se deshizo de mi correa y del botón de mi pantalón, cuando lo bajo se llevo en a su paso mis bóxer, dejando completamente expuesta mi erección ante su mirada escudriñadora, me empujo por el pecho para que callera de lleno en mi espalda sobre la cama, se monto a ahorcadas sobre mis muslos y agarro entre sus manos mi erección acariciándola de arriba abajo en movimientos lentos y tortuosos sin apartar sus ojos de los míos, muy sensualmente se la metió a la boca enroscando su lengua en mi glande y succionándola por completo dentro de su boca, le agarre de la cabeza para embestir con mi polla su boca, con cada movimiento que hacia me estaba volviendo loco, siguió torturándome hasta que mi cuerpo se estremeció y en ese momento se separo de mi, dirigiéndose a mi boca para darme un beso apasionado, me sentía encendido con cada beso y caricia que me propinaba en mi acalorado cuerpo.

― ¡Oh Bella!— me queje cuando sentí que su sexo rozaba el mío, queriéndome hundir por completo en ella. Nos giramos y comencé a besarle la línea de la mandíbula, su cuello, el pecho, el abdomen, hasta que llegue a su centro, con habilidosos dedos masajee su centro para luego introducir dos dedos dentro de ella haciéndola gemir audiblemente, con mi boca comencé a succionar su botón haciendo que se retorciera bajo mi toque, así lo hice durante un rato cuando sentí que su respiración era más superficial y audible pare con mis caricias quería que sintiera lo mismo que me hizo sentir un rato atrás.

― Ay Edward te estás cobrando lo que te hice— pronuncio con voz rota. Me miraba fascinada, yo le regale una sonrisa de lado y me dirigí a su boca atacándola con pasión.
Ella giro dejándome por debajo de su cuerpo movía sus manos por todo mi torso luego comenzó a bajar por mi cuello dejando húmedos besos, cuando llego a mi pecho enredo su lengua en el eso me descontrolaba.

― ¿Te gusta? ahora voy hacer que repitas mi nombre tantas veces que no te acordaras ni de el tuyo… Edward— sus ojos oscurecidos por el deseo que irradiaba todo su cuerpo—te deseo dentro de mí en este momento—

Se sentó a horcadas, cogiendo entre sus manos mi erección y dirigiéndola hacia su centro, le vi cerrar sus ojos cuando nuestros sexos hicieron contacto, los dos gemimos por la anticipación del momento, le tome de la cadera para ayudarla a bajar lentamente en el momento que ya estaba completamente en su interior comenzó con movimientos lentos apoyando sus manos en mi pecho, yo le ayudaba marcando el compas de las embestidas, quería que se moviera rápido pero ella me frenaba como disfrutando de mi anhelo por ser él que tuviera el control de la situación, la deseaba tanto pero sabía que esto era lo que ella quería, mostrar que por primera vez me tenía que rendir a lo que una mujer quisiera hacer conmigo pero no me importaba.

― ¡Oh Bella! eres tan estrecha y cálida— me estaba enloqueciendo con sus lentos movimientos— ¡mas rápido! ¡por favor!— me queje a lo que ella solo sonrió como disfrutando de su tortura.

― Relájate siente como me pones, siempre me gusta controlar el momento—su voz era un susurro sensual y caliento, maldita sea estaba jodido por ella.

Comenzó con unos movimientos circulares que me excitaban mucho, hasta el punto de querer enterrarme en ella duro y que gritara por lo caliente del momento, pero aquí estaba yo el gran Edward Cullen, siendo manejado por la mujer más endemoniadamente sexy que había conocido en toda mi vida y eso me ponía frenético, no saber que me esperaba en todo el resto de la noche.

Sus movimientos se aceleraron, ella tiro su cabeza hacia atrás apoyando sus manos un mis muslos y haciendo que la penetración se hiciera más profunda al quedar totalmente sentada sobre mí, sentí como mi cuerpo sucumbía ante esta fricción de su sexo contra el mío, sus paredes se estrecharon haciendo que un escalofrió recorriera mi espalda. Ella comenzó a gemir mas audible hasta el punto de gritar tan fuerte que sabía que si la habitación no fuera tan grande los demás huéspedes la podrían escuchar y en ese momento mi liberación también llego y no pude evitar decir su nombre.

― ¡Edward! ¡Oh!¡Hmm!— se quejo mientras su interior estallaba alrededor de mí, haciéndome llegar junto con ella

― ¡Hay Bella! Te deseo no te imaginas cuanto— dije preso del deseo que se acrecentaba en mi interior.

Se dejo caer en mi pecho recuperándose del orgasmo que habíamos compartido en este momento, cuando nuestras respiraciones se normalizaron y nuestros corazones tomaron un ritmo lento, salí de dentro de ella la gire sobre el costado atrayendo su cabeza a mi pecho, no decíamos nada pero el silencio no era incómodo, se podría decir que era reconfortante y prometedor, comenzó a trazar líneas y círculos en mi pecho, yo acariciaba su espalda y su suave cabello enredando mis dedos en él, este momento era intimo y reconfortante. Luego de un rato ella acerco sus tibios labios a mi pecho depositando húmedos besos en el, mi libido respondió a su contacto con mi piel, la gire tomándola prisionera entre mi cuerpo y el colchón, ella se rio tan angelicalmente que me perdí en ese sonido y sus ojos que me miraban expectantes.

― ¿Qué haces Edward?— su voz era entrecortada porque no paraba de reír, la mire fijamente durante unos minutos y luego estrelle mis labios en los suyos para mostrarle como me hacía sentir, el beso se volvió frenético, hambriento y todo comenzó de nuevo, esta fuego que sentía dentro de mi podría derretir un iceberg.

Me moví entre las sabanas que cubrían mi desnudes, con mi mano estirada busque a tientas su cuerpo pero lo único que encontré fue vacio y frio, apreté fuertemente los ojos e hice que mis dientes rechinaran por el coraje que sentía en ese momento, nadie me había hecho sentir usado en toda mi vida. ¡Y aquí estaba solo y abandonado en este cuarto de hotel!, me sentía como una prostituta barata a la que usaban por un rato y luego le tiraban la paga en su cara, bueno al menos a ellas les pagaban.

Me senté en la cama para revisar el lugar y así ubicar donde estaba mi ropa, me erguí a un lado de la cama para alcanzar mi ropa interior, cuando levante la cabeza para enderezarme allí en medio del cuarto estaba ella, en un diminuto vestido blanco de enfermera, tenía una mano levantado sosteniendo una pequeña torta con una vela encendida, una gran sonrisa en sus labios y una mirada traviesa.

― Feliz Cumpleaños Doctor Cullen, espero le guste y lo disfrute conmigo— no pude evitar devolverle la sonrisa y todo mi mal humor se esfumo.

Mi mente traicionera solo logro articular una realidad ¡OH NO ESTO APENAS COMIENZA!

15 comentarios:

  1. Que puedo decir, primero Ley, amor sabes que me gusto porque lo hiciste con todo tu amor, y de todo corazón, creeme me hiceste feliz. Segundo que bello os se que a Tiwii le encvnatara y pues Amor sabes que sin ti no es lo mismo que res mi luz, mi raza mi flow, el solecito que ilumina mi mundo que llegaste ami vida en un momento oscuro muy, que quiza no lo sepas pero con tu fuerza y tu forma de ser me salvaste, te amooo lo sabes te amo demasiado y auqnue antes cno creyera en estas realciones ahora doy fe.... FELIZ CUMPLEAÑOS MI TIWI HERTMOSA

    ResponderEliminar
  2. guaoo...si que estubo de ataque yo tambien quiero un cumple asii pero que edward me lleve la torta muja muajajaj..!!!!! ayy pero quede super picada..que malvada eres..!!!!!

    ResponderEliminar
  3. FELIZZZZZZZ CUMPLEEEE TIWIIIIII..!!!!

    ResponderEliminar
  4. Excelente ada!!! y estoy segura de que Tiwii va a soñar como nunca con semejante regalo jajajajaj
    Feliz cumple Tiwii!!!
    Cuidate mucho y nos leemos siempre...

    http://miangelpersonal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. OMG !! me mataas grandiosisisisisismo felicidades Kris k lo disfrutes tbn en tu dia besosss

    ResponderEliminar
  6. hay quien tuviera a un doctor cullen...

    ResponderEliminar
  7. hay diosss!! como me gusta este doctorsitooooo diooooooosssssssssssssss

    ResponderEliminar
  8. Feliz cumpleaños Tiwi y q cumplas muchos mas y dios con semejante regalo quien no quisiera cumplir mas años...Besos....

    ResponderEliminar
  9. TIWII!!!!!!!!!!!!!!!!! Feliz Cumpleaños y que cumplas muchos más...............
    este es algo que me nacio hacerte y que Mi Ada corrigio con toda la paciencia del mundo y fuera de eso le realizo esa espectacular portada fue con todo el corazón espero lo hayas disfrutado.
    Que este dia lo goces al maximo Te Amooooooooooooooooooooooooooo Besos

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. WOW! Ada el OS esta fabuloso,me encanto.
    Feliz cumpleaños querida Tiwii y que cumplas muchos mas hermosa, tambien deseo que tengas un dia fabuloso y que Dios te llene de Bendiciones hoy y siempre.
    xoxo
    Angie

    ResponderEliminar
  12. :O ..... crreooo ke to0das keremos un cumpleaños asii hahahaa... estuvo muy bienn para tu primraa vezzz yo tambien escribo pero no mucho estuvo bien

    ResponderEliminar
  13. Wao, quiero tener hermanos como emmet y alice, que me celebren asi el cumple, pero quiero que edward sea mi regalo... uy con esa racion de sexo depronto me dan ganas de perder mi virginidad con él...

    ResponderEliminar
  14. Magnificao OS, y sobre todo es mas magnifico porque lo hs hecho de todo corazón para regalarselo a Tiwi, a la cual vuelvo a felicitar de nuevo.

    Es muy bueno de verdadme encantó

    ResponderEliminar
  15. feliiz qkumple, Tiiwii qk qkumplas muxixixixiximos mas, geniial shoot iiop qkiiero un qkumple asii pero qkon Edward

    ResponderEliminar