“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



domingo, 29 de agosto de 2010

Nuestro Amor, Capitulo 11: Nuestro Amor




Nuestro Amor


Capitulo 11:


Nuestro Amor



Hola queridas mías de mi alma y de mi corazón, ¿Cómo están? Espero que bien, aquí les traigo el último capítulo de esta historia, la próxima semana les dejare el epilogo y eso sería todo (cambie el nombre del capítulo por si se habían extrañado hahahha), espero les haya gustado, quiero dar las gracias a todas ustedes por apoyar esta historia, sentí bastante apoyo a pesar de que esta historia no tiene Lemmon y como ustedes saben yo tengo cierta desviación a incluirlos en mis historias pero con esta no fue necesario para que fuera un éxito más…



Gracias por todo, ustedes son las mejores, disfruten el final de este gran amor…


Con Amor...




Tiwii Cullen



Bella— susurre al silencio— no te vayas— pedí entre gemidos de dolor.



Mis manos se extendieron para afirmar el aire que se colaba por mis dedos, ella ya no estaba y no iba a volver a mí, Bella no quería mi amor y yo sabía que no podría vivir con eso. Sentía el techo de la casa caer sobre mí, mi corazón hecho pedazos se juntaba en mis pies, un gemido de dolor profundo salió de mi pecho seguido de unas lagrimas que se perdieron en la oscuridad, Bella no me amaba, repetía incansables veces en mi mente tratando de convencerme pero no podía… no podía. Sin pensarlo intente caminar, lleve mis pasos fuera de la casa, lejos de su rechazo me subí al volvo y conduje a toda prisa por las calles de la ciudad que ahora me parecía un cementerio, era la tumba de este amor que me consumía el pecho. Saque mi celular y llame a la única persona que tenía cerca.


Emmett— susurre

¿Edward?, Edward hermano ¿Qué pasa?— pregunto preocupado al escuchar mi tono de voz.

Necesito ayuda… verte— le dije sin ni siquiera poder conjugar una frase.

Bien estoy en mi hotel, está en la quinta avenida—

Llegare en unos minutos— corte el teléfono y lo deje caer por el asiento, necesitaba algún apoyo en este momento, no soportaría pasar por este dolor solo. Bella había destruido mi corazón solo con unas pocas palabras, agradecí que no dijera algo más si no habría terminado con mi vida en aquel momento. Cuando llegue al hotel pregunte por Emmett y me dejaron pasar de inmediato, subí en el ascensor hasta el quinto piso, antes de golpear la figura de mi amigo salió a recibirme.

Ella no me ama— susurre destruido

Dios, Edward ¡le dijiste!— exclamo dejándome pasar, entre y me senté en uno de los sillones de la sala de estar. Emmett cerró la puerta y se dirigió hacia el mini bar, saco dos cervezas y me extendió una.

Se lo dije pero ella siempre tan hermosa pensó primero en los demás antes que en cualquier otra cosa, me dijo que no podía hacerle eso a Mike y que no debía continuar con eso.

Dios mío pero…— intento justificarla— no tengo palabras para justificarla Edward, creo que lo que dijo hablo por sí sola, solo espero que no se arrepienta de su decisión.

Yo también pero ¿sabes?— comente con dolor— ella se veía tan feliz haciendo los preparativos de la boda que creo que no sufrirá por mucho tiempo.

¿y tú que harás?

Me voy— le dije sin pesar— me iré lejos donde pueda olvidar este amor, hace unos meses me habían ofrecido un post grado en neurología infantil en Italia, creo que retomare esa posibilidad, alejarme de aquí me hará bien.

Que terrible que esto haya llegado hasta aquí, yo pensé que la chica sentía cosas por ti, en Seattle se notaba tan confundida cuando te miraba

Pero ya ves que no era así, creo que nuestro amor estuvo destinado siempre a no concretarse.

Que lastima amigo— me dijo pasando un brazo por mis hombros y pegando su cabeza a la mía, el simple gesto me hizo sentir querido y acompañado, creo que así no era tan difícil soportar el rechazo de la mujer que amo y que estoy seguro amare por mucho tiempo más.


Me quede hasta la madrugada con Emmett, no quería volver a casa, el solo hecho de entrar en ella me causaba dolor, cuando el reloj marcaba exactamente las ocho de la mañana el celular comenzó a sonar, mire a mi alrededor y estaba acostado en una de las habitaciones de la suite de Emmett, ni siquiera sabía como había llegado lo último que recordaba es haberme tomado todas las cervezas de su mini bar, me levante con el cuerpo pesado y con un ligero dolor en mi cabeza, la pantalla de mi celular decía “Mamá”

Mama ¿Qué sucede?— conteste con la voz pastosa

Hijo ¿Dónde estás?, entre en tu cuarto y la cama estaba sin hacer, ¿no dormiste en casa?

No mama, estoy con un amigo en su hotel.

Anoche le dijiste a Bella que te enamoraste de ella ¿verdad?— me quede en silencio y perdí mis ojos en las ventanas, la luz del sol brillaba por entremedio de los visillos.

¿Cómo lo sabes?

Porque Bella se fue en la mañana temprano y ni siquiera se despidió de nosotros, solo dejo una nota diciendo “nos vemos en la Iglesia”— esa sola frase me hizo estremecer, ahí estaba la confirmación más grande de que ella se casaría, que no había cabida para mí en su vida.

Si, lo hice pero no salió como esperaba— suspire con dolor— bueno mama no te quito más tiempo, la ceremonia es al medio día y tienes mucho que hacer

Tu también me importas, recuerda que soy tan madre de Bella como tuya

Lo sé mama y te amo por eso pero hoy es ella quien te necesita más, no te preocupes, mas tarde iré a la casa.

Bien, tal vez no nos encontremos pero intentare venirme temprano de la fiesta a acompañarte

Gracias mama, nos vemos

Adiós hijo y…

Adiós mama— le corte, no quería sentir aun más la pena que sentían todos por mí.


Me levante arrastrando mis pies, fui a la cocina por un vaso de agua y me lo tome rápidamente, tenía una cruda horrible pero por lo menos había olvidado lo que paso anoche, el alcohol había mitigado un poco el dolor que sentía. Emmett estaba profundamente dormido, mi buen amigo se había quedado hasta el último acompañándome, le debería siempre esto. A parte de Emmett había una persona más que se merecía saber que había pasado, por un extraño motivo dolía aun mas contárselo a Alice que a cualquier otra persona.



¿Qué paso?— pregunto histérica al contestar su teléfono— ¡Edward! habla— me grito cuando me quede callado

Ella… ella no me ama Alice— le dije con el dolor que arrastraba cada palabra.

Dios Edward… dios mío, pero… pero— se puso nerviosa su voz se quebró y estaba seguro que muy pronto lloraría por mi triste desgracia.

No hay nada más que agregar Alice

Pero ¿le dijiste como se debía?

Si— susurre

¿y ella que dijo? ¿escuchaste su respuesta?

Por supuesto, pensó que Mike no se merecía eso y que no podía, que ella no sentía lo mismo

¡maldita sea!— grito exasperada— no puedo creerlo pero si todo iba tan bien— hablo rápidamente su voz casi parecía un hilo.

Cálmate y escúchame, lo más probable es que vuelva a Seattle mañana antes de partir

¿partir?— pregunto elevando su voz— ¿partir donde?

Me voy Alice, no puedo estar aquí y verla como otro hombre la hace feliz

¡demonios! ¡maldita sea! Ella es una…—

¡no!— la detuve— creo que yo cometí el error al haberme enamorado de ella, tenía que ser sagrada jamás debí poner mis esperanzas en ese amor, ella es mi hermana…

¡ELLA NO ES NADA!— grito Alice entre gemidos de dolor— como me duele escucharte sufrir Edward— escuche del fondo la voz de Jasper—

¿Por qué estas llorando?— le pregunto— ¿Qué pasa?

Edward le conto a Bella y ella lo rechazo, se casara igual

Demonios— susurro y el teléfono cambio de manos— hermano soy Jasper

Hola— susurre

Demonios Edward, lo siento mucho, pensé que todo iría bien

Igual que yo pero ya ves que no todos los cuentos de hadas no terminan bien— sonreí pero la alegría no salió de mi boca, mis ojos aun estaban tristes

¿Qué harás ahora?— pregunto mientras aun escuchaba a Alice gimotear a su lado, mi amiga era la mejor del mundo, ella tomaba siempre sus problemas como los de ella, nos amábamos tanto que nuestra amistad era demasiado cercana

No lo sé, estaba pensando salir de país, irme a Italia a estudiar pero aun no lo sé, creo que esperare una semana y ahí pensare en mi futuro

¿Italia?— susurro— creo que no somos nadie para detenerte hermano pero sabes que siempre estaremos apoyándote, siempre— me dijo

Gracias amigo, sin ustedes esto sería mi ruina.

No te preocupes, ¿Cuándo vuelves a casa?

Mañana a primera hora, hoy me despediré de mis padres y eso será todo.

Entonces aquí te esperamos, sabes que nuestra casa siempre será la tuya, ven a pasar unos días con nosotros

Gracias, cuando llegue los llamo

Bien, te esperamos

Nos vemos, los amo.

Y nosotros a ti amigo, nos vemos.

Adiós

Adiós.


Corte la llamada sintiendo el enorme nudo en la garganta, Alice sabia cuanto había deseado que todo esto funcionara, yo la amaba, lo hacía más de lo que nadie podría imaginar, sabía que Mike no la amaría tanto como yo lo podía ver en sus ojos. Los segundos, los minutos, las horas pasaron lentas, me senté a mirar las partículas de polvo que volaban por la habitación, a eso de las diez Emmett se levanto y se metió en la ducha alrededor de una hora después salió vestido con un elegante traje, ya estaba por salir a la boda. Me dio una mirada de pena y se sentó a mi lado.



¿estás seguro que no quieres hacer nada mas por esto?— me pregunto y dude un momento pero al final negué, no quería más dolor

Ya hice lo que pude y no creo que haya algo más que podría hacer, ella ya tomo su decisión ahora tendré que tomar yo las mías.

Bien— suspiro— me voy entonces, quedas en tu casa siéntete libre de hacer lo que quieras, si quieres comer o emborracharte cárgalo todo a mi cuenta, yo invito— sonrió

Gracias Emmett, salúdame a Rose

Claro, nos vemos

Adiós— le respondí, salió y cerro suavemente la puerta


La soledad y la inmensidad de la habitación me desolaron nuevamente el corazón, no sentía nada más que mis débiles latigudos y mi respiración, no había nadie más allí, mi tristeza y dolor eran mis únicas compañeras, no sé cuánto tiempo paso hasta que mi celular sonó por segunda vez en el día, el visor nuevamente decía mama. Apreté para contestar


Hola mama— salude con la misma voz que en la mañana

Hijo— se lamento— no sé qué decir

No digas nada, ¿la boda sigue en pie verdad?— pregunte para rematar aun mas mi corazón

Si, esta, Bella se está vistiendo en la otra habitación en un rato salimos para la iglesia.

Creo que este amor no era para nosotros. Fui un estúpido al pensar que podría resultar— reí con amargura

No seas tan duro contigo hijo, créeme que si de mí dependiera yo los juntaría, yo sé cuanto la amas, ¿quieres que trate de hablar con ella?

No gracias, no intervengas ya todo está dicho— la conversación ya comenzaba a molestarme no quería que ella abriera mas la herida— será mejor que me cortes

Para ser alguien que se aferro tanto a un sentimiento estas soltándolo tan rápido— me dijo cambiando el tono de voz— bueno— suspiro— nos vemos más tarde, te amo

Y yo a ti— le dije y colgué.


Apreté el celular con todas mis fuerzas e intente mitigar las ganas de que tenia de apretarlo con todas mis fuerzas, lo apague ya que no quería que nadie más molestara. Mire el reloj con pesar y solo faltaba treinta minutos para que ella saliera de mi alcance, la había sentido tan cerca, tan mía pero la vida me castigó por pensar así de una persona que solo me tenía un cariño fraterno, ella no me amaba a lo único que podía aspirar era a ser siempre su hermano y el tío de sus hijos, esa verdad dolió aun más que cualquier otra. Los minutos parecieron correr desde las once con treinta en adelante, estaba en el balcón de la habitación contemplando las calles de Forks, ¿de verdad ella no me amaba ni un poco? Era una de las preguntas más estúpidas que podía hacerme pero ahí estaba, mis labios recordaron la sensación de probar los de ella, de sentirla cerca mío fue los más increíble que podría haberme pasado sin contar cuando la estreche en mis brazos contra mi o cuando le dije esos votos que soñé decirle el día de nuestro matrimonio.


“mi amor te espero tantos años, pero lo supe cuando te vi, mi amor te soñó en tantos sueños y al fin estas aquí. Después de este largo camino que hemos recorrido puedo decir que amo cada parte de ti, amo tu sonrisa, amo tu rostro, tus manos y esos tiernos sonrojos, cada partícula de tu cuerpo me llama a decir que te amo, cada instante en la vida lo dedicare a amarte y a respetarte, te consagraste como el ángel que me robo el corazón y jamás quiero que me lo devuelvas, juro que dedicare mi vida para devolverte el hermoso sentimiento que produces en mi, te amo con locura y devoción, ¿Aceptas ser mi esposa?”



Las palabras brotaron solas en mi mente, ¿Cuánto no había soñado con decirle aquello? ¿Cuánto?, mucho respondí en mi mente, eran las palabras exactas que describían todo lo que sentía por ella, la amaba demasiado con locura y devoción, daría lo que fuera porque ella fuera feliz pero mi corazón no sentía tranquilidad al verla casarse con Mike ¿ella realmente sería feliz con él?, tenía el extraño presentimiento que no, no sería feliz con él. Mi mente y mi corazón se aceleraron apreté mis puños contra el fierro del barandal, ella no sería feliz con Mike el no la entendía, no la amaba tanto como para hacerla feliz, ¿Cómo lo sabía? Podía sentirlo. Mis ojos se ensancharon al ver un auto de color negro, parecido al de mi padre con enormes listones de color blanco y flores en su capo, ¿el auto de una novia? Pensé de inmediato, ¿era una señal tal vez?, no lo sabía pero sentía la necesidad de verla aunque fuera solo una vez más, por última vez dijo mi mente, si lo haría tenía que verla.


Tome mis chaqueta y mis cosas y Salí de la habitación, corrí como jamás lo hice hacia el exterior por lo que recordaba la iglesia estaba al otro lado de donde yo estaba quedaba lejos pero si me apuraba podría lograrlo. Abrí el volvo con fuerza bruta y me subí en el, arranque el motor con fiereza y conduje como un loco por las calles, ¿Dónde estaba? ¿Dónde estaba la maldita iglesia? No lo sabía, aunque sabia la repuesta tenía que intentarlo por última vez, tenía que dejar salir ese Te Amo que tenia atorado en mi pecho, Bella no se casaría sin escucharlo.


12:00


12:03


12:09


12:18



¡¿Dónde demonios estaba la maldita iglesia?!, estaba completamente perdido, pregunte en varias ocasiones hasta que al fin pude dar con ella, el reloj marcaba las doce con veinte y estaba seguro que al menos la podría ver para sufrir una vez más el dolor de verla partir. Aparque lo más cerca que pude ya que las cuadras aledañas estaban llenas de autos, estaba en los aparcamientos de un parque, cruce velozmente saltándome todas las vallas de flores y arbustos hasta que la iglesia quedo frente a mis ojos pero fue aun peor lo que vi, la gente ya estaba afuera, el matrimonio ya había terminado.


No llegue a tiempo— susurre con aun más dolor del que ya sentía— Bella…


Mire hacia las escalinatas y mis padres y los de Mike conversaban animadamente al igual que Emmett con Rosalie, la boda se había realizado y yo no había llegado a tiempo, Bella se había caso con Mike y partido hacia su recepción.


Llegue demasiado tarde— dije aceptando la cruda realidad, mi pecho bajaba y subía por la corrida que había dado pero no había servido de nada me había decidido demasiado tarde— maldición— gemí.


Mi cuerpo pareció hecho de gelatina, mis piernas temblaron y por algún motivo me quise desmoronar ahí mismo, ya no tenía ganas de seguir aquí, lo único que quería era correr lejos de esta maldita ciudad, marcharme y jamás volver. Camine lentamente al volvo sin acercarme más a la iglesia, no quería ser visto, camine lentamente y me subí en el, iría al único lugar que sabia estaba vacío en este momento. Conduje con la mirada puesta en la carretera pero mi mente en otra parte, estaba con esa mujer que sin duda estaba celebrando su unión y siendo feliz con su marido. Aparque afuera de la casa y me baje, busque entre mi bolsillo las llaves que mama me había dado para poder entrar y salir.


La soledad fue lo primero que pude apreciar al entrar, el silencio y la oscuridad era lo que primaba en la casa en este momento, las cortinas aun estaban cerradas, el sol no penetraba en ningún cuarto al igual que en mi corazón, cerré la puerta y camine hacia el estar fue imposible no mirar el piano de mama, hace muchos años ese había sido un instrumento muy importante para mí, ahí compuse mi primera melodía que precisamente estaba dedicada a mi hermana, a mi pequeña Bella y ahora también ya que la había escuchado a ella tocarla para mí. Sentía un poco de molestia porque jamás pude tocarla para ella, de todo el tiempo que pasamos juntos jamás nos sentamos en este piano sin necesidad de más me acerque a él y me senté, mi vista se ensancho al ver una foto en un portarretratos, era la misma que teníamos en mi casa, en ella estábamos los cuatro papa, mama y Bella y yo abrazados. Sentí mis ojos arder porque tal vez eso jamás se repitiera, ella estaría a millones de kilómetros de distancia y sin poder alcanzarla nunca más. Intente sacar esos pensamientos de mi cabeza, creo que a pesar de todo algún día me sentiría feliz si ella así lo estaba, espera que el mal nacido de Mike le diera todo lo que yo siempre soñé

darle, amor.

Mis dedos descubrieron las teclas del piano y acariciaron la suave y fría superficie, lentamente la música de mi musa se vino a mi mente, recordaba esa nana mejor que mi nombre podría haberla tocado en cualquier circunstancia de mi vida, jamás la olvidaría.


Para ti, mi amor— le dije al silencio, mis dedos comenzaron a viajar sobre las teclas del piano tocando esa melodía que hoy se grabaría con fuego en mi corazón— Bella— susurre mientras la tocaba.


Lo hice con mi corazón sobre la mesa, lo poco que me quedaba estaba allí en las notas de esa canción y las dejaría aquí así algún día ella se las llevaría grabadas en su piel. Mi piel se erizo y un extraño escalofrió recorrió mi piel, el corazón se me acelero presintiendo que algo había, algo más. Un leve sonido a mis espaldas me hizo detenerme y girarme con apuro, cuando vi quien se encontraba detrás todo mi cuerpo se congelo en un minuto.


Bella— susurre atónito por verla allí, estaba parada en el medio de la habitación, tenía sus ojos rojos y aun traía puesto su vestido de novia— ¿Por qué estás aquí?— susurre en el mismo tono, ella me contemplaba con sus ojos pegados en los míos, podía adivinar que había corrido ya que su respiración era frenética y en las orillas de la enorme falda habían restos de tierra y de suciedad— Bella— dije nuevamente para hacerla reaccionar, me puse de pie y ella me siguió con sus ojos

No pude— me dijo de repente, mis orbes se ensancharon y me paralice nuevamente, mi corazón latía desbocado— no pude hacerlo Edward— susurro

¿Qué cosa?— pregunte rogando por saber ya la respuesta.

No pude— volvió a decir, estaba conmocionada— no me pude casar con Mike


El mundo pareció detenerse en ese momento, la frase daba vueltas en mi cabeza intentándome hacer reaccionar pero no podía mover ni un musculo, estaba completamente helado.


¿Por qué?— pregunte queriendo saber los motivos reales— ¿Por qué no lo hiciste?— un tenso silencio se extendió en la habitación, ninguno de los dos decía nada mas solo se escuchaban nuestras respiraciones. La de Bella aun seguía rápida mientras la mía disminuía con cada segundo que se demoraba su respuesta

Porque no amo a Mike, jamás lo hice solo me vi eclipsada por un noviazgo de años y promesas de un amor que no era tanto como yo pensaba— soltó de repente, su rostro aun se veía atormentado y sus ojos estaban cada vez mas rojos e hinchados.

Bella…— susurre queriendo hablar mas

Déjame hablar—me pidió, yo me quede en silencio atento a lo que ella me diría, mi cuerpo se estremecía cada vez que ella entreabría la boca para hablar— antes de que nos volviéramos a ver hace un mes pensé que mi vida estaba casi completa, tenía a mi madre, a mi novio, a mis amigos y mi profesión, solo faltaban en mi vida ese padre que recordaba con amor y mi hermano que era mi protector pero el día que nos encontramos, el día que tú fuiste por mi creo que ese fue el día que mi vida cambio— sus ojos derramaron dos lagrimas solitarias, una por cada mejilla, intente acercarme pero ella retrocedió los paso que yo di para alcanzarla— cuando vi tus ojos tan verdes como las hojas de los arboles en primavera aluciné, eras tú, mi hermano el que había estado lejos de mi tanto tiempo me sentía feliz de solo habernos encontrado nuevamente. La felicidad fue más completa cuando estuvimos juntos los cuatro pero mientras todo eso pasaba mi corazón fue confundiendo cada vez más mis sentimientos, he pasado por el conflicto interno más fuerte de mi vida, jamás me había sentido así por nadie. Tu, mi hermano, el dueño de los ojos, de la sonrisa y del corazón más hermoso del mundo confundía a mi corazón, tu sola proximidad me hacia delirar, tus abrazos, tus besos, tus palabras me hacían soñar y volar más alto de lo que jamás nadie logro, por un momento pensé que estaba loca— rio con amargura— ¡loca de atar!, no podía gustarme mi hermano, no podía. Intente decirle mil veces a mi corazón solo era una confusión porque te extrañaba tanto que estaba mal interpretando mis sentimientos pero siempre terco creo que lo que sentía fue más fuerte y se escapo de control el día que nos besamos por primera vez.


Bella ¿ella sabia del beso?, dios… entonces si lo recordaba por eso había escapado de mi al otro día.


¿tu sabias… tu siempre lo supiste?— pregunte con torpeza

Si, cuando me desperté pensé que había sido un sueño pero tus labios se sentían tan vividos en mi boca, la piel aun quemaba luego de algunas horas, cuando me di cuenta me horrorice y escape de ti, ese día me vine a Forks con el pretexto de Mike pero la verdad era que estaba corriendo lejos de ti, no quería cometer una imprudencia y lanzarme en tus brazos— estaba completamente anonadado, no tenía idea de que todo esto pasaba— la semana que estuvimos separados fue la peor, sentía ansias, te extrañaba, no estaba bien, hice mil cosas para ocupar mi mente y mi corazón pero me era imposible olvidarme de aquel beso, se había calado aun más duro en mi corazón y este no quería sacarlo de ahí. Cuando te vi en la fiesta pensé que iba a morir, tú estabas ahí en la fiesta mi cuerpo y mi corazón traicioneros me jugaron una mala pasada y desee con todas mis fuerzas correr hacia y lanzarme en tus brazos, fue por ese sentimiento que me di cuenta que te amaba, que lo hacía como una loca y que jamás podría remediarlo pero al mismo tiempo me horrorice, sentí el miedo más grande que podría sentir, yo no podía amarte— negó frenéticamente— yo era novia de Mike, el era bueno conmigo y no se merecía esto, aun así el sentimiento fue más fuerte hasta que termine por aceptarlo, te amaba más que a nada en este mundo y no había nada que borrara ese amor de este corazón— se apunto a su pecho— cuando nos quedamos solos en el lago, no sabes lo que me costó controlarme— rio nuevamente— comencé a hablar como una estúpida, rápidamente solo para aplacar las ganas que tenia de besarte y de mandar todo al demonio. En el momento que me dijiste los votos creo que podría haber muerto ahí mismo, esas palabras me dieron la pequeña esperanza de que tal vez tu me amabas y de que podríamos irnos lejos donde nadie nos conociera a vivir un amor del que no estaba segura que sintieras.


No podía dejar de escucharla, ella estaba casi describiendo lo mismo que me pasaba a mí, yo la amaba y lo único que quería era que ella me correspondiera.


Al momento de la despedida, cuando estábamos en el bar y nos besamos, supe que jamás podría dejar de amarte, que siempre estarías conmigo pero sentía que mi corazón se comprimía porque no podía escapar del compromiso, Mike necesitaba más que nunca de mí, me pedía por favor que no lo dejara y que fuéramos felices pero sabía que la felicidad solo seria de mentira ya que la verdadera estaría contigo y a muchos kilómetros de distancia. Anoche cuando llegue y me dijiste que me amabas casi enloquecí ¡tenía que estar mal! ¡tú no podía amarme!, casi me desmaye cuando me pediste que no me casara, fueron las palabras más hermosas y duras del mundo, ¿Cómo pensaría solo en mi sin importarme Mike? El jamás había sido malo conmigo y no tenía ninguna excusa para terminar con él, el dolor de mi pecho fue completamente agudo quise morir, quería morir para no ser testigo de mi encarcelamiento cuando dijera Si y ya no pudiera escapar. Cuando comenzó la marcha nupcial tu rostro y tus palabras fue lo único que me acompañaron, sentía tus palabras en mis oídos, parecía que tú eras el que iba a mi lado y me decías que me amabas y que no me casara, llegue al altar y por un momento tu rostro apareció sobre el de Mike, sonreí al pensar que eras tú el que me esperaba pero solo unos segundos después mi sonrisa se borro al igual que tu imagen fue ahí cuando supe que no podría hacerlo, no me importaba ser egoísta y que la vida me castigara por hacerle daño a alguien, creo que por primera vez en mi vida pensé solo en mi y en nadie más. Con lagrimas le pedí perdón a Mike y Salí de la iglesia, corrí como jamás lo había hecho y aquí estoy, me di cuenta demasiado tarde que te amaba y que no podía vivir sin ti, le hice daño a mucha gente por no decidirme antes, se que jamás me podrás perdonar, solo aspiro a un poco de amor para poder vivir, nada más que eso si te molesta…

No me importa— le dije haciéndola derramar un mar de lagrimas que se contenían en sus ojos— no me interesa nada, no me importa si fuiste egoísta porque más egoísta es no ver que nos amamos y que somos el uno para el otro— acorte la distancia, sus ojos brillaron como dos cristales incandescentes, uno de mis dedos paso por su mejilla y su piel se estremeció por el contacto— no sabes cuánto te amo— le susurre— no sabes lo que espere por escuchar todo eso

¿de verdad tanto me amas? – pregunto cerrando sus ojos para disfrutar de mi pequeña caricia

Si no me crees tendrás que hacerlo, porque planeo pasar toda la vida convenciéndote de eso, empezando por ahora.


Tome sus mejillas y la bese con todo el amor que tenia contenido desde este tiempo, sus brazos se fueron a mi cuello y mis manos a su cintura estrechándola contra mí, nos besamos con pasión y con ansia por muchos minutos. La abrace con fuerza, quería disfrutar cada momento de ella.


¡TE AMO!— grite levantándola del suelo y haciéndola girar, sus risas llenaron el lugar devolviéndome la vida que había perdido cuando ella me rechazo— ¿Por qué nunca me declare antes? ¡fui un estúpido!— grite exasperado

Lo hiciste justo en el momento que tenias, el valor que me dieron tus palabras fueron los que me impulsaron para correr hacia ti… perdóname ¿sí?— me pidió pegándose a mi pecho, la estreche con aun más fuerza.

¿Por qué?— le pregunte con la felicidad casi desbordando de mi pecho

Porque no supe decir que te amaba cuando tu lo hiciste

Eso ya no importa, mi amor. Puedes retribuirlo diciéndomelo cada vez que puedas, comenzando por ahora— levanto su rostro y sus ojos brillaron

Te amo Edward Cullen

Y yo a ti Isabela Swan, prometo que jamás te arrepentirás de haberme elegido, hare que tus días sean maravillosos, prometo que nuestro amor será para siempre.

Lo sé… nuestro amor— susurro apretándose más contra mi cuerpo.


Nos besamos por mucho tiempo prolongando el maravilloso momento que estábamos viviendo, sin duda este era el mejor final, uno que siempre espere y que la vida nos regalo, de aquí en adelante todo seria felicidad y estaba seguro que mi vida con Bella seria de lo mejor, nuestro amor había vencido todas las barreras




Y ahora por fin podríamos vivirlo para toda la eternidad, ese lazo de amor que forjamos será eterno.








*********************






Nos leemos en el Epilogo...


19 comentarios:

  1. ohhh q bello Tiwii q bello final wiii¡¡¡ final muy bello hee pobre Edward sufrio al principio pero obvio luego lugo tu le diste una vuelta de 360 grados a su sufrimiento ahora esta q revienta de felicidad aahhhhh q hermoso el mejor final para una historia de amor bueno estuvo genial llore de felicidad cuando Bella le dijo q ella tambien lo amaba ahhhhh y q si se acordava del beso uff maravillosamente precioso ahhhh q lindo no me canso de decirlo aun sigo llorarndo de felicidad
    sabes algo tu eres la segunda persona (ademas de los libros de crepusculo) q me aa echo gritar de felicidad llorar de tristeza y gritar de desesperacio con sus historias jajaja
    atte Viviana Bv

    ResponderEliminar
  2. mi tiwi hay me encanto el cap ´por fin bella se decidio decirle k lo ama nos hizo sufri en un principio
    pero bueno todo vale la pena
    hay ya kiero leer el epilogo se k sera hermoso
    hay no kiero k se acabe :S
    se k vienen muchas cosas mas pero hay me desde k empeze a leerla me encanto
    lo bueno k te hize caso de leerla antes k temrinaras

    ResponderEliminar
  3. Hola Tiwiiiii
    Eres una mala me haz hecho llorarrr, crei que Bella se iba acasar y que se iba a quedar con Mike, y me dio tanta pena Edward,pero me encanto que al final se amen los dos.
    No kiero que se acabeeee
    Besos te leo el luness

    ResponderEliminar
  4. HO, QUE HERMOSO,ESTOY SUSPIRANDO POR ESE HOMBRE Y BUENO TE QUEDO SUPER, GRACIAS Y ADELANTE .

    ResponderEliminar
  5. ohhhh QUE SUBLIMEEEEEE FINAL DE TELENOVELA CUAENTO D EPELICULÑA JAJA PERFECTO, HERMOSA HISTOIA MI TIWII YA ESPERO CON ANSIA EL EPILOGOOOOOOOOSE QUE SERA IGUAL O MEJOR DE BUENO QUE EL FINAL

    ResponderEliminar
  6. SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII, WAOOOOOOOOOOOO, MI NINA ME HA ENCANTADO EL CAPI, ERES GENIAL, GRACIAS POR COMPARTIR TU TALENTO CON NOSOTRAS TUS FIELES LECTORAS, CUIDATE Y BESOS, LOQUIBELL

    ResponderEliminar
  7. UNA HISTORIA SUPER BONITA, TE HA QUEDADO DE LO MÁS. NO TIENE QUE CONTENER LEMMON PARA QUE SEA UNA HISTORIA EMOCIONANTE. ME HA ENCANTADO NO SABES CUANTO. MUCHAS FELICIDADES. UN SALUDO.

    ResponderEliminar
  8. hay que lindo.!!11 por fin bella se declaro.!!!!! que bello edwar yo tambien quiero uno asi..!!!!jejejjee
    bueno como siempre te votas felicidades..!!!
    fany

    ResponderEliminar
  9. muy lindo el cspitul..!!!!!!te quedo muy linda la historia..!!!!!!!ahora a sperar el epilogo

    ResponderEliminar
  10. me encanto este fic!!! como siempre lo haces excelente tiwii... espero con ansias el epilogo....

    Saludos desde Guate

    ResponderEliminar
  11. siiiiiiiii, no se caso con mike, fiuuu casi se me sale el corazón , me encanto el capi, estuvo genialisimo

    ResponderEliminar
  12. SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSIIIIIIII me encanto el cap
    aunque estoy triste por que termina
    esta nove me encanta al igual que todas
    besos espero muy pronto el proximo capitulo

    ResponderEliminar
  13. Diooos he de decir OH MASTER iluminame o Tiwii... Dioos moriiii moriiimorii Que capitulo enseriiiio mi Twins omo hacespara que mi corazon lata con tanta pasion y frnesiiiiiiiiii por favor moriiiiii graicas por tu tiempo que final... lo ameeee enserio que lo amee muuuchooooooo siii por fin juntooos

    ResponderEliminar
  14. oh Tiwii! me encanto, me encanto, me encanto, es una historia sper lindisima y este es un super dignisimo final, especialmente porque tiene al Edward del que me enamorae y roba mis sueños y si llore al ver esos votos y mas si el los dice asi, en serio no se como lo haces pero me encanta!!..
    Nos vemos en el epilogo

    ResponderEliminar
  15. ahhhhhhhhhh tiwii nose q decirte.... me encanta y estoy deseando leer el epilogo. esta historia como las otras me encanta y me da penita se termine , pero bueno todo acaba jiji. besos guapa sabes q te seguire asique no veremos siempre. besos

    ResponderEliminar
  16. hay diosss debo admiotir q por un momento pense q se habia casado eh hay dios me encantootoooooo

    ResponderEliminar
  17. me encanto el final pobre Edward como sufrio pero valio la pena por que Bella tambien lo ama

    ResponderEliminar
  18. But once you've decided to go manually single, at this point is in which the almost all job offered. A complete dehumidifier (,, generally quite likely true of humidifiers): Its actual paticulars does not necessarily relay to the right extent regarding indoor water. Typically the Mild Putting green Get closer to Apply the interior of your primary tandoor with a noticeable stay akin to bicarbonate connected with ingesting these liquids as moving water. Couple of convection ovens stacked an individual in the other sorts of creates a space saving means to fix having to deal with a pair personal decking ranges and perhaps easily affordable here also. Ones fryer will typically show up at minimum , twin 12 inches against the reservoir.

    Also visit my web site: natural gas oven leak

    ResponderEliminar