“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



lunes, 28 de junio de 2010

Corazón de Hierro, Capitulo 4: Resistencia





Corazón de Hierro


Capitulo 4:


Resistencia




Hola Nenas!, ¿Cómo están?, espero que muy bien. Hoy publico un poco mas contenta que ayer ya que hoy me compre (me compraron ya que yo la pagare en comodas cuotas mensuales jakjakjaa) una Laptop (o Notebook). Asi que ando mas contenta que perro con pulgas, eso significa que cuando viaje podré llevármela y escribir a donde quiera que vaya wiii, eso es genial, cuando me vaya de vacas no tendré que abandonar mi amado pedacito de cielo… wiiii (Tiwii esta muy feliz :D)



En fin, bueno mis amores, esta semana el capitulo esta bueno, pero si me dejan adelantarles algo, el siguiente…. ¡ESTA BUENISIMO! Y saben algo… ya esta escrito, asi que si se portan bien con los Rws esta semana les podría publicar a mitad de semana lalalalalaal… ¿les gusta la idea? Si es así ¡COMENTA!



Cuídense mucho y nos leemos pronto (dependiendo de ustedes).


Con Amor…



Tiwii Cullen



—No puedo creerlo —dijo la asombrada voz de Rosalie, levante mi vista y ella tenía sus puños apretados—. ¡Ese mal nacido te humilló todo el día!

—Lo sé, lo sé —acepté, escondiéndome nuevamente entre mis brazos.

—Bella, pero no puedes permitirlo —dijo, con un tono que demostraba claramente que estaba muy enfadada.

—¿Y qué quieres que haga? ¡Él es mi maldito boleto para salir de esa casa! —le dije, alzando mi voz y conteniendo mis lagrimas—. Aunque sea un maldito… tendré que aguantarlo.

—¡Dios Bella! ¡Caíste en la casa de un vampiro! —dijo con un poco de melodrama.

—Lo sé, pero eso ya no importa —la sola imagen de Carmen maltratando a mi familia me hacía resistir… tenía que resistir.

—¿Y qué vas a hacer?

—Nada ¿qué más? Mañana iré a trabajar y listo, asunto resuelto.

—Demonios Bella, esto más que un remedio parece la misma enfermedad, sales de la casa de una maldita para ir a meterte a la de otro.

—Sí, pero esto no es tan malo, Rose. Sólo tengo que asistirlo y obedecer, nada más.

—¡Dios! —dejo salir Rose con exasperación.

—No te preocupes amiga, estaré bien —mentí.

—Eso espero Bella, si no, te sacare del pelo de esa casa —su broma me hizo reír.


Hablamos un poco mas y cuando vi que el reloj marcaba las siete y media, me levanté precipitadamente, era la hora de cenar y debía hacerlo en casa y con mi familia.



—Llámame cualquier cosa ¿sabes que te apoyo verdad?

—Lo sé amiga, gracias.

—Cuídate Bella.

—Lo hare.



Nos dependimos con un fraternal abrazo y partí hacia el departamento. Las calles de Chicago estaban mas frías, ya entrada la noche el frío hacia estragos en cualquier parte de la ciudad, por una extraña razón me pregunté: ¿qué estará haciendo Edward Cullen en éste momento? Por la mujer que entró cuando yo me fui de su habitación ya podría imaginar lo que estaría pasando. Un escalofrió me recorrió la espalda. Caminé a la deriva por unas cuantas cuadras, llegué a la calle en donde vivíamos y casi palidecí al sentir a Kate gritar.



—Demonios —dije, subiendo rápidamente las escaleras, al subir a nuestro piso los gritos de dolor se hacían más fuertes, llegué a la puerta y la abrí como pude— ¡¡No!! —grité horrorizada—. ¡Déjala!

—¡¡Bella!! —el grito de dolor de Kate me partió el alma, corrí hacia donde estaba y no pude controlar lo que paso. Saqué de encima de mi hermana el cuerpo borracho y drogado de mi madrastra.

—¡¡¿Qué demonios te pasa, mal parida?!! —le grité a Carmen, miré su cara y sus ojos estaban completamente desorbitados

—Vete al demonio hija de puta, estaba pegándole a ésta atrevida porque no me hizo de cenar —me dijo, tambaleándose y poniendo una mano en la muralla.

—¡Te voy a matar! —le dije, abalanzándome contra ella.



Nuestra pelea comenzó con puñetazos y patadas, Carmen me rasguñó los brazos para tratar de soltarse, pero el instinto animal y de supervivencia que vivía dentro de mi se hizo presente, nadie iba a tocar a mi familia, nadie.



—¡Te juro que no volverás a tocarla! —le grité mientras le apretaba el cuello contra la muralla.

—¡Bella! —un grito ahogado salió de la garganta de mi padre. Busqué rápidamente su voz y lo vi tirado en un rincón, su frente estaba partida y había mucha sangre esparciéndose por su rostro.

—¡¡Papá!! —grité sin poder contener las lágrimas de desesperación.

—¡Bella, ya para! Déjala —me pidió mi padre, miré el cuerpo convulsionante de Carme, ella se retorcía en el suelo tosiendo y buscando calmar su respiración.

—¡Maldita perra! —le grité cuando pude sentar a mi padre nuevamente en su silla de ruedas.

—Ésta me las pagas, maldita, te juro que me las pagas.

—Juro que si les vuelves a hacer algo te mato —acorté la distocia que nos separaba y con mi puño bien apretado le di en toda la quijada

—¡¡Puta!! —me gritó, abalanzándose encima, sentí que caímos encima de algo muy duro, a los pocos segundos esa estructura también cedió llevándonos directamente al suelo. Carmen trataba de pegarme y de arañarme la cara constantemente, pero yo no la dejaba. Mientras estabamos forcejeando vi que Kate pasó rápidamente por al lado de nuestra pelea, unos segundos mas tarde sentimos un estruendo y Carmen cayó desmayada encima mío.

—¡Maldita! — grité, sacándomela de encima—. ¿Están todos bien?, ¿papá?, ¿Kate?

—Sí, yo lo estoy —dijo mi pequeña hermana con sus ojos llenos de lágrimas y dejándose caer en una silla.

—¡Dios mío! ¿Hasta cuándo será esto —gritó mi padre al cielo, mordí mi labio pensando en que esto había sido la gota que rebalsó el vaso, si de mi dependía que nos fuéramos, mas pronto que tarde estaríamos fuera de esta ratonera.



Saqué mi celular y marqué rápidamente a la policía, en menos de veinte minutos llegaron a la casa y semi inconciente se llevaron detenida a Carmen. Mi pequeña Kate caminó lentamente a mis brazos para buscar mi apoyo, lo único que pude hacer fue besarle el cabello y susurrarle un «lo siento». ¿Qué más podría hacer?. Después de todo el alboroto y habiéndonos librado de Carmen por algunas semanas les di de cenar y los acosté a dormir, hoy por lo menos tendríamos paz.



A la mañana siguiente le dije a Kate que no fuera a la escuela y que mejor se quedara con papá, ya que si Carmen volvía tendría que salir corriendo hacia la casa, el problema era que excusa daría en mi trabajo, pero de eso me preocupaba después.



A las ocho en punto estaba en la casa Cullen, toqué el timbre y una mucama que no conocía me abrió la puerta.


—Buenos días —me saludó muy educada.

—Buenos días, no nos conocemos, mi nombre es…

—Isabella Swan —terminó con una sonrisa—, no se preocupe señorita Swan, todas las mucamas de la casa hemos sido informadas de su presencia, pase por favor —hizo la pequeña reverencia y me concedió el paso. Me paré en el medio del hall de entrada y parecía más grande que el otro día.

—Gracias.

—Si gusta puede subir de inmediato hacia la habitación del señor, en éste momento se encuentra con el doctor, pero él la estaba esperando.

—Oh, qué bien —respondí con un fingido entusiasmo—, subiré enseguida.



Me encaminé por las largas escaleras de la mansión Cullen, se me hacia muy incomodo todas las formalidades que ocupaban en ésta casa, para ser un plomo de persona, Edward Cullen era un hombre con bastante educación. Acomodé mi ropa antes de entrar, por lo que paso anoche tenía unas cuantas marcas que no se borrarían por algunos días, solté un enorme suspiro, conté hasta diez y golpeé.


—Pase —me dijo la inconfundible voz de mi jefe.



Entré y la habitación seguía igual de lúgubre que el día de ayer, caminé por la sala de estar dejando mis cosas en los sofás, Emmett y Edward estaban sentados en la cama, Emmett examinaba a Edward, éste me quedó viendo con sus penetrantes ojos, muchos escalofríos siguieron la misma trayectoria que tenían sus ojos, produciéndome muchas sensaciones.



—Buenos días —saludó con su aterciopelada y sensual voz, ¡demonios! Su voz no era tan sensual.

—Buenos días —le respondí.

—Buenos días Bella —me saludó el doctor.

—Buenos días Emmett —respondí con un sonrojo, la mirada de Edward me los producía constantemente. Miré de reojo y él tenía sus ojos clavados en mí.

—¿Bella? —dijo, y me giré inconscientemente—. ¿Por qué la llamas así? —preguntó con desdén.

—Es el diminutivo de Isabella, ¿no Bella?

—Si es verdad.

—Oh —soltó con sarcasmo—, veo que se han hecho muy buenos «amigos» —dijo, recalcando la palabra.

—Claro, somos colegas, tú y yo también tenemos una excelente amistad —dijo Emmett, buscando su estetoscopio en el maletín.

—Pero nosotros somos hombres —agregó nuevamente con sarcasmo, Emmett al parecer no lo escucho porque siguió con su tarea, pero yo si lo había oído. Me giré y él estaba mirándome con una expresión bastante seria y tensionada.

—Bueno Edward, comencemos el día. ¿Bella? —me llamó el doctor—. Asísteme por favor.

—Claro.


Hicimos la misma ruina del otro día, Edward me seguía constantemente con sus ojos, sentía sus miradas muy pegadas a mi espalda. Al parecer le daba desconfianza mi trabajo ya que siempre observaba con mucho cuidado todos mis movimientos.



—¿Y todavía no llegan los exámenes? —preguntó de repente.

—No —le contestó Emmett—, e igual me urge verlos, ¿o has tenido ninguna crisis en la noche?

—No, espero no tenerlas, si no, tendré que necesitar los servicios de la señorita Swan todo el día y además en la noche —mi cuerpo de inmediato se tensó por completo.

—Por el momento no lo creo, espero que tu condición no empeore —miré a Edward y a pesar de que estaba sumido en una extraña enfermedad su semblante se veía igual que ayer, impenetrable.

—Esperemos que no —Emmett unos minutos mas tarde terminó el examen y se sentó a hablar con el señor Cullen.

—Bueno Edward, ahora que tenemos la presencia de Isabella no es tan necesario que yo venga todos los días.

—¿Te liberas de responsabilidades Emmett? —rió. ¿Qué le encontraba de chistoso a su comentario?

—Claro que no amigo, lo que pasa es que Isabella es bastante capaz de mantenerte como estas ahora, ¿cierto Bella? —preguntó mirándome.

—Por supuesto —le contesté.

—Bien, si hasta para hablar son un equipo — mis puños se apretaron. ¿Por qué demonios tenía que ser tan prepotente?

—Como te decía, ahora vendré sólo una vez por semana, la comunicación con Bella será por intermedio de un teléfono, así que cualquier cosa me llaman y vendré enseguida.

—Claro doctor —respondí cortés, ganándome una mirada de ¿desprecio? de parte de Cullen.


La mañana pasó rápidamente, Emmett se quedó enseñándome algunas cosas y antes del almuerzo se fue, eran alrededor de las dos de la tarde, de pronto William entró estrepitosamente a la habitación rompiendo el incomodo silencio que se formaba entre los dos.



—¡Señor Cullen! —dijo con voz bastante fuerte desde la sala, caminó rápidamente hasta la cama y se acercó para hablarle a su oído, miré por sobre el libro de medicina que ojeaba las diferentes expresiones que tomaba el rostro de Edward. William le susurraba rápidamente algo al oído, él lo escuchaba con bastante atención.

—¡Maldita sea! ¿Cómo demonios paso esto?

—No lo sé señor —dijo, alzando un poco más la voz.

—Da lo mismo, la gente inepta siempre es igual. Dile a Frederick que me traiga los informes y los balances que los revisare aquí.

—Sí, señor —el hombre desapareció rápidamente de la habitación.

—Espero no se moleste si trabajo un poco —me dijo, enfocándose en mi rostro, mi cuerpo tuvo múltiples reacciones ante su mirada.

—No se preocupe señor Cullen, es su casa.

—Y usted es mi enfermera, sólo le estaba comentando —me respondió y se sentó en la cama para recibir los papeles.



Unos minutos más tarde entró un hombre, tenía aproximadamente unos cuarenta y cinco años de edad, era de estatura media. Su rostro venía completamente desencajado, sus ojos parecían estar en cualquier parte y sus facciones se notaban increíblemente tensas.



—Señor Cullen —dijo con un visible nerviosismo, miré a Edward y él sólo levantó su mano en señal de silencio, soltó un suspiro y comenzó a hablar.

—Respira —le aconsejó—, dime exactamente que pasó.

—Señor, lo lamento… los balances de éste mes no los alcanzaron a llevar a corrección, se presentaron tal cual en la junta de accionistas causando un enorme enojo en ellos.

—¡¡Demonios!! —gritó de repente, haciéndome saltar—. ¿Para qué carajo les pago? ¡Explícame! —insistió.

—Para… para hacer bien nuestro trabajo —respondió en un susurro, el hombre tenía la vista perdida en sus zapatos.

—¡¿Entonces por qué demonios hacen las cosas mal?! ¿Te das cuenta de que hemos perdido tiempo valioso en esto? ¡Exijo saber quién es el responsable! —demandó en un grito, ¡dios!, ¿así era siempre?

—Es… es… uno de los contadores —dijo nervioso.

—Entonces que sea removido de inmediato, no puedo trabajar con incompetentes —dijo finalmente, abrí mis ojos y lo miré, su rostro era tan duro como el concreto de la calle, ninguno de sus músculos se movía, parecía que a él realmente no le importaba lo que pasara con la persona que iba a despedir.

—Sí… sí señor —tartamudeó.

—Ahora déjame los papeles para revisarlos, antes de las cinco quiero que pasen por ellos.

—S…sí señor —sentenció, retirándose. Observé la figura del hombre y estaba completamente nervioso, casi en un estado de stress. Al contrario de su jefe que parecía estar disfrutando de lo que pasaba.

—¿Qué me ve? —me preguntó, sacándome de mis pensamientos, fijé mi vista y estaba observándome.

—Nada —respondí, tratando de distraerme.

—¿Piensa que soy muy duro? —me preguntó, dejándome pasmada con la pregunta.

—¿Las enfermeras podemos opinar —respondí, girándome hacia otro lado buscando la nada.

—Si yo se los pido claro que pueden.

—Siento decepcionarlo, pero eso no está dentro de mis funciones —le respondí, ganadme una mueca de disgusto, pero no me importaba, una pequeña sonrisa triunfal apareció en mis labios.


Minutos mas tarde se concentró en los papeles que le llevaron, pasó unas largas tres horas revisando todo lo que tenía, eran por lo menos unas doscientas hojas que leyó atentamente. Cuando iba casi terminando comenzó a removerse incomodo, constantemente se agarraba el cuello o se tallaba los ojos, creo que eran consecuencias de su enorme concentración, sin duda Edward Cullen era un adicto al trabajo.


—Demonios —dijo con visible frustración.

—¿Sucede algo? —le pregunté desde un rincón en donde leía.

—Mi cabeza y la vista me están matando, necesito terminar, pero me duele demasiado, ¡maldición!

—¿Puedo ayudarle en algo? —ofrecí, al parecer no esperaba mi propuesta ya que en sus ojos vi atisbo de asombro, por primera vez sus labios me mostraron lo que podría ser una sonrisa, una pequeña curvatura en ellos me lo demostraba.

—¿Podría hacerlo? —me contestó con otra pregunta.

—Claro señor, estoy aquí para asistirlo.

—Bien —me dijo visiblemente conforme—, entonces podría leerme estos balances en voz alta.

—Claro.



Cuando me fui a parar del sillón en el que estaba sentada mi torpeza se hizo presente, dejé caer accidentalmente los libros que tenía en el regazo, miré avergonzada al señor Cullen y él me miraba con unos ojos burlones.



—Lo siento —susurré, en menos de lo que pensé se había parado de la cama y estaba en frente mío tomando los libros, me agaché para ayudarle, levanté mi mirada, pero me encontré con sus ojos que miraban atentos mis brazos, mi chaqueta se había subido dejando ver los moretones y rasguños que tenía en mis brazos. Traté de taparme, pero él hablo antes de que lo consiguiera.

—¡Dios! —exclamó, al parecer pensó un momento y prosiguió—. ¡Bah! —Prosiguió con sarcasmo—. Si tiene sexo masoquista y duro con su novio no tiene que avergonzarse, cada loco con su tema. Sólo dígale que no le deje tanta marca —se levantó y dejó los libros en su estante, mis puños se apretaron con violencia, ¿cómo demonios me decía eso?, ¿qué sabia el de mi? ¡Nada! Si le decía que anoche tuve que defender a mi familia de una maldita loca creo que no me creería. ¡Demonios! Mordí fuertemente mi labio conteniendo el impulso de lanzarle lo primero que pillara, ¡como odiaba a la gente burlesca!

—¿Necesita que le lea? —logré articular cegada por la rabia.

—Claro —respondió con una sonrisa burlona—, prosiga.


Me comí toda la rabia que tenía dentro, unas locas ganas de llorar se apoderaron de mi, ¿cómo podía ser tan patán? ¡Es un… un… desgraciado!, ¡¡maldita sea!! Grité en mi mente.


Después de treinta eternos minutos parecía que no aguantaría más. Me excusé y salí al baño del servicio que estaba en ese piso. Entré rápidamente trabando la puerta con el pestillo, me deje resbalar en la puerta tratando de acallar los sollozos que tenía atrapados en mi garganta.



—Demonios —susurré llorando—. ¿Por qué tiene que pasar esto? —pregunté a la nada. ¿Por qué teníamos que vivir en ésta mierda?, ¿por qué éste hombre tenía que ser tan malo?. Lo único que deseaba era salir corriendo de aquí, no verlo nunca más, pero las ganas disminuían de inmediato al recordar la escena de anoche: Kate siendo brutalmente maltratada por Carmen al igual que mi padre, no podía hacerles esto ¡tenía que soportar! Estaba segura de que dentro de poco me haría inmune a sus comentarios.



Lavé mi cara limpiando con cuidado mis ojos, las lágrimas corrieron un poco mi maquillaje, pero nada que no se pudiese arreglar, me compuse y traté de calmarme, si ese hombre se proponía hacerme estallar no lo conseguiría, yo era fuerte, tenía que ser fuerte, dos personas dependían de mi y no las iba a abandonar. Lavé mi rostro y respiré muchas veces antes de encaminarme nuevamente a la habitación. Caminé lentamente y al entrar me encontré con William parado al lado de la cama del señor Cullen hablando con él.



—Entonces dejémoslo así, Will. Ya sabes que hacer —le dijo, y sentí inmediatamente sus ojos en mi, levanté la vista y nuestras miradas se encontraron, por escasos segundos vi sus ojos brillar y una mueca que no pude distinguir apareció en su rostro, desvió sus ojos nuevamente hacia Will ignorándome por completo, vi que el llamaba por teléfono por una red interna que había en la casa. Minutos después él me habló.

—Señorita Swan —me dijo Will, levanté mis ojos y lo miré, de seguro los tenía rojos e hinchados ya que me ardían demasiado—. Ya son las seis, es hora de que se retire —Dios… ¡Al fin! Dije sólo para mí.

—Está bien —tomé mis cosas con mas velocidad que ayer y me despedí.

—Hasta mañana —dije, evitando los ojos de mi jefe.

—Hasta mañana señorita Swan —me dijo él en el mismo tono de siempre.



Salí rápidamente de la recamara, me paré afuera y nuevamente contuve las ganas de llorar, mordí mi lengua para no ceder ante las ganas, bajé lentamente las escalas, al llegar al segundo piso mi sorpresa fue grande. Por el pasillo de la mansión Cullen venía caminando una modelo, sí, lo era. Una mujer de enormes piernas y tan alta como un poste de luz caminaba con paso de pasarela por las dependencias de la casa, tenía unos ojos color verde intenso, jamás vi algo igual. En su enorme altura ni siquiera se dio cuenta de mí ya que paso con la vista fija en frente y subió por las escaleras hacia el tercer piso, mi boca se abrió un poco y no pude disimular la sorpresa. Nuevamente la palabra «amante» repicó en mi mente, ¿se vería todos los días con su amante? La pregunta me generó una enorme curiosidad, pero la mujer de ayer no era la misma de hoy, eso significaba que Edward Cullen tenía más de una amante. Claro… para alguien de su estatus eso se debe comparar a tener perros o coleccionar antigüedades.



Me despedí del servicio y salí casi corriendo del lugar, la casa era completamente hermosa, pero en el interior se veían muchas cosas que no encontrabas afuera. Por ejemplo, un hombre que era completamente hermoso por fuera, era el dios Apolo en versión terrenal, que con una sola mirada podría despertar hasta la mas ínfima de tus conexiones nerviosas, pero por dentro era el ser mas despiadado y cruel del mundo, si compráramos en tamaño ambas partes tenían el mismo peso, su belleza y su maldad eran iguales, coexistían las dos dentro de un solo cuerpo. En otra parte estaban esas mujeres, ¿quiénes serían?, ¿amigas?, ¿subordinadas?, ¿amantes? Quién sabe, quizás algún día sepa quienes son esas afroditas.



La semana pasó lenta y tortuosa, sin duda estar con Edward Cullen cada día era una prueba del cielo, su hermosura y su altanería eran dos enormes contrastes, el día viernes por la noche le imploré a Rose que saliéramos ya que por primera vez en mi vida necesitaba un trago.



—Ahora sí que pienso que estas mal —me dijo con sincero asombro. Estabamos en un pub cerca de la casa de Rose, su nombre era «Highlight». Estaba tan tensa que pedí un martín doble y seco, me lo bebí en unos segundos levantando el dedo para pedir el próximo—. Jamás te he visto beber así y mírate —me señaló—, una semana con ese plomo y estas perdiéndote, ¡demonios Bella!

—Ya no me regañes mas —le dije, mascando la aceituna de mi copa—, sabes que no hay nada mas que pueda hacer.

—Lo sé, pero igual no puedo evitarlo. ¿Cuánto estará Carmen en la cárcel? —me preguntó con duda.

—Por lo que dijo el abogado por lo menos un mes, la encerraron por agredir a una menor y a un minusválido.

—¡Me alegro! —dijo sirviéndose de su vaso—. Yo la habría dejado pudrirse allí

—Yo también —acepté con una sonrisa, miré el contenido de mi vaso y me perdí en el color de la copa. Unos segundos después una voz me sacó de mis pensamientos.

—¿Bella? —me giré hacia donde venía la voz y me sorprendí al ver quien era.

—¿Emmett? ¡Hola! —me paré del asiento a saludarlo, él me dio un beso en la mejilla y un abrazo.

—Espero que no te moleste saludarme así —me dijo con una sonrisa.

—Claro que no, además, no estamos en el trabajo.

—Es cierto —me dijo, pero sus ojos estaban puestos en mis espaldas, seguí la dirección de su mirada y veía a Rosalie, ella ni siquiera se había dado cuenta de su presencia por lo que no se volvió a mirar.

—¡Rose! —la llamé para que mirara, ella nos dedicó una mirada a ambos, le tomé la mano y la llevé a saludar.

—Emmett, quiero que conozcas a mi mejor amiga, Rosalie Hale. Rose el es Emmett McCarty, el doctor de cabecera de la misión Cullen.

—Hola —saludó—, mucho gusto —inclinó su mano y Emmett se la agarró para corresponder al saludo.

—Hola, es un placer conocerte —miré la cara de Emmett y estaba embobado mirando a Rose, sus ojos la recorrieron completamente, pero cuando me giré esperando la misma reacción en Rose, ella retiró la mano y dijo un suave «con permiso» y se fue a sentar nuevamente.

—Perdón, pero no estamos pasando por un buen día.

—No importa, pero ¡wow! Bella… es una belleza.

—¿Te gustó mi amiga? —pregunté divertido.

—¿Qué si no? Mírala, ¡es hermosa!.

—Bueno, tratare de ver si le gustaste, el lunes hablamos de ello.

—Me harías un favor Bella. Oye ¿y como te fue en ésta semana? No pude pasar por la casa Cullen.

—Sí, bien —contesté con el entusiasmo que me daba la situación.

—¿Edward te trata mal?

—¡No! —casi grite—. Es sólo que…. Él es un poco duro para tratar a las personas.

—Lo sé, a mi me pasaba lo mismo cuando lo conocí, pero déjame decirte algo Edward es un hombre muy bueno Bella, de verdad, cuando entras en el corazón o en la cabeza de Edward te darás cuenta de cómo es. Edward sin duda es un súper héroe en un traje Armani.

—Ver para creer —le dije, cruzándome de brazos y apoyándome en una sola pierna.

—Sí… es verdad. Yo tuve que verlo para creerlo, pero te aseguro que no pasara mucho tiempo en que veas algún cambio, sé que te sorprenderás

—Ojala Emmett, ojala.

—Bueno Bella, ya es hora de irme, unos amigos me esperan. ¡Cuídate y que estés bien! ¡Adiós Rosalie, un gusto! —le gritó Emmett, Rose sólo agitó su mano con gentileza, pero en sus ojos veía que no le había gustado Emmett—. Adiós Bella

—Adiós Emmett —le di un beso en la mejilla y volví con Rose.

Volví a donde estábamos sentadas, Rosalie sujetaba su vaso y tenía la vista perdida.

—¿Qué sucede? —le pregunté con un poco de ansia.

—Nada —contestó ella con voz tranquila.

—¿Acaso no te cayó bien Emmett? —le pregunté, conteniendo una risita.

—No —respondió seca—, sus ojos parecían devorarme, odio a los hombres así, me causan escalofríos —abrazó su cuerpo imitando un escalofrió.

—Eso es por lo hermosa que eres —mi amiga parecía una modelo, sus enormes ojos azules y su cabello dorado la hacían verse como un angelito.

—Ya dejemos de hablar de mí, entonces —suspiró—, ¿seguirás aguantando al plomo de Cullen?

—Claro que sí, sabes qué debo hacerlo.

—Lo sé y eso es lo que mas me afecta, que no tienes otra solución por el momento.

—No me interesa, con tal de ayudar a mi familia soy capaz de cualquier cosa.

—Recuerda que siempre tienes disponible mi casa, yo podría ayudarlos mientras se estabilizan.

—Gracias amiga —le agradecí con emoción, la abracé y nos sumergimos en una burbuja de amor fraterno.


Sabía que no podía desistir, mi familia dependía de ello, por el siguiente mes podríamos respirar en paz, Carmen estaba lejos y por lo menos podríamos estar tranquilos. Edward Cullen no debía vencerme, él no traspasaría mi barrera, no dejaría que su sarcasmo tocara mi corazón.



¿Un adelanto?


(Parte del Capitulo 5)


- Ah… Srta. Swan- respiro cerca de mi cabeza- ¿esta nerviosa?

- Sr. Cullen- solté en un susurro, tal vez lo estaba imaginando pero sentía su potente erección palpitar contra mi piel, cuando me di cuenta de ese detalle mi centro comenzó a hacerlo al mismo ritmo, sus ávidas manos me agarraron y me hicieron girar enfrentándome contra sus ojos.



En el capitulo siguiente esta el primer Lime, y en el capitulo 6

¡El Primer Lemmon!

Así que…

¿Te gusto?

¿Quieres más?

¡Comenta!





11 comentarios:

  1. Sin palabras o mejor dichjo con muchas anda apropiadas para decir en publico eso no lo hace uan dama ( jajajaaj) pero por poco me meto a mi compu y agarroa acarmen para golpearla por cabronaa-....
    Ed sigue sineod un pendejoooooooooo
    y Bella o Dios bella pobreee
    Rose la chimba es super Rose asiq eu Tiwiii quiero adelanto pliss!!!!

    ResponderEliminar
  2. AAAaaaaaaaaaaaaaah!!! No sé que pintan todas las chicas en la casa de Cullen y no sé que pasa por su cabeza y me pierde eso...
    Sé que lo sabe y que está enterado de todo, estoy convencida, pero... adivina.
    Genial, puedo escribir yo misma los comentarios?, porque muero por saber que pasará, y encima vas y nos pones el adelanto...
    Venga, chicas, a escribir como locas todas.
    Tiwii, como siempre fantástica.

    ResponderEliminar
  3. tiwiiiii el capitulo buenisimo pero....lo q has hecho?? darnos miel y quietarlo luego de la boca ahhhhhh quiero el proximo ya!!!!
    bssss guapa me encantaaaaa!!!! jijiji

    ResponderEliminar
  4. Madre mía Tiwii!! Menuda bruja....grrrrr...Odio A Carmen! Y las mujeres?? cielos el título del nuevo capi ...quiero saber!!
    Besos
    T.

    ResponderEliminar
  5. el capitulo sin duda estuvo bueno, y el adelanto que nos has dejado creo que me va a matar, como resistirse a ese tipo....
    besosssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  6. hay siiiii!!! no seas malaaaa porfavorrrrrrrrrrrrrr noo no no no nos puedes dejar asi asi no se valeee grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

    ResponderEliminar
  7. Me encanto el capi!!!!!!!!!!!!!! Que estress me causa la actitud de Edward por lo menos por ahora, y la estupida de Carmen que malvada... No puede esperar hasta el proximo

    ResponderEliminar
  8. Tiwii, por dios!! deberían encarcelarte por dejarnos así.
    ¿que si queremos ?..... por favor.. no voy a poder dejar de pensar en el proximo capitulo hasta que lo subas... vas a acabar con mi salud mental...
    Y oye, a mi tambien me intriga ese vaiven de modelos justo cuando sale Bella. ¿quienes son y que hacen? ¿de verdad son sus amantes?
    Ah... que ganas de seguir leyendo.¡¡ME ENCANTA ESTA HISTORIA!!!!

    Anda, se buena y no tardes en subir el proximo.

    Un beso guapa y apiadate de nosotras.....jajajja

    ResponderEliminar
  9. Hola Tiwii, que buen capítulo!!!!
    Este Edward.... ¿Es de lo más antipático o sólo es una careta?..., mira que si es lo segundo... ¿Por qué es así?... me desconcierta.
    Estoy esperando que subas el próximo cap, por lo pronto, un besote y saludines
    Macaries

    ResponderEliminar
  10. estoy de acuerdo este edward es super antipatico odioso.... no se me ocuren mas calificativos....solo espero que poco a poco muestre su verdadero ser....Estoy anciosa por leer el proximo capitulo un abrazo.....

    ResponderEliminar
  11. simplemente genial el capitulo realmente me encanto

    ResponderEliminar