“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



lunes, 14 de junio de 2010

Cayendo en Tentación Capitulo 8 La Verdadera Alice



Cayendo en Tentación


Capitulo 8


La Verdadera Alice




Aaaauuuuu!! Mi capitulo 8 estoy muy contenta… bueno este capítulo va dedicado a mi Jazz, gracias por ser mi amiga, mi novia, mi confidente, por compartir tantas locuras juntas, por recordarnos mutuamente que somos las peores…y que hemos REPROBADO, que el día de llegar al infierno estaremos juntas porque somos las peores, y también a la gorda … Yeye amiguita te amooooo, tu eres mi numero uno y yo tu dos.. Estoy contenta porque poco a poco te empapas de mis fic… TE AMOOO GORDA GRACIAS POR AGUANTAR TANTAS LOCURAS… Y SOPORTAR MI TERRIBLE ADICCION POR LA SAGA y por supuesto para mi Bandita… LAS AMOOO AMIGAS



___________________________________________________________________





Una nueva semana iniciaba, una semana más de rutina, no había podido dejar de darle vueltas a aquel sueño, era la segunda vez que veía a este chico misterioso y ahora anhelaba conocerlo; en fin sin muchos ánimos me arregle para dirigirme a la universidad, bueno eso creí porque cuando llegue a la puerta de la calle me choque con mi hermano



- Enana que gusto verte

- Hola Ed., lo mismo digo, si vienes a ve a Bella no está, tenia clase temprano

- lo sé- admitió sonriendo- quería verte a ti!, necesito que me ayudes a escoger algo.

-eeee... claro, te parece después de las 4:00

- No!!! Alice ahora, es urgente

-Ya, ok.



No me dejo llevar mi coche, prometió que él me traería de vuelta, accedí y pronto llegamos a un concesionario, “no! Espera Edward comprara un nuevo auto” pensé, el no cambiaría su flameante volvo plateado, si acaso ese coche tendría dos años, pero se conserva



-Que!!! Vas a cambiar de auto- inquirí, si sonó estúpido que mas podríamos hacer en un concesionario

- No es un regalo para alguien muy especial

- entiendo, entremos- salimos del auto e ingresamos en el local, uno de los vendedores se acerco a nosotros con una gran sonrisa

- buen día, Sr Cullen encantado de verlo de nuevo

-lo mismo digo Jared, ¿cómo has estado?, déjame ver los modelos nuevos

- bien y que has pensado Edward

- pues estaba pensado en una hummer, un jeep, aunque sinceramente para una chica creo que puede ser muy dominante- le daría un auto a bella, vaya que estaba enamorado- Un porsche amarillo canario, es mi mejor opción todo depende de que diga el duende





Quede en shock, juro que casi me desmayo solo pude musitar un – Queeee!, enserio es para mí- mis ojos se pusieron vidriosos, estaba tan emocionada comencé a dar saltos por todo el sitio acompañado de pequeños gritos, Edward y el vendedor reían de mi escena, pero no importaba, los ojos de mi hermano se veían como cuando era pequeña y papa me regalaba un nuevo juguete



-Cálmate Alice o te va a dar algo




Sin pensarlo lo abrace, con todo lo sucedido mis celos, mi mal humor había olvidado mi pequeña tentación, así que mis ansias me comenzaron a llenarme , no podía esperar el día de poderlo tener en mis manos, firmamos algunos papeles, formatos y prometieron que en pocos días tendría a mi bebe, específicamente a mediados de la semana siguiente, aun estaba eufórica, tan eufórica que podía gritar, llorar y mas en un solo momento.



Después fuimos a almorzar con mis otros tres tormentos y pues era hora ya había dejado mis estúpidos celos; al llegar al restaurant vi que ellos se hallaban ordenando, nos acercamos mientras les murmuraba




-Malos amigos, ya vez Ed., como son mejor comemos en otro sitio- tome a mi hermano del brazo y simule que dábamos la vuelta para salir de allí, inmediatamente todos se rieron

-Wow! Por fin volvió Alice, aquella Alice que conocí el primer día de universidad- murmuraba Rose

- Ya déjate de tanto melodrama, tengo hambre

-Y como no vas a tenerla, después de toda esa celebración que has hecho- Edward interpretando su papel de papa.

- Ahora que celebramos Enana- decía Emmett con una gran sonrisa

- Muchas cosas- admití

-Como por ejemplo?- ya sí que les gustaba el chisme

- Hay Rose, pues tengo un auto nuevo, bueno aun no lo tengo pero la próxima semana estará enfrente de nuestra puerta, eso y que por fin estamos juntos

-Qué! a quien Robaste- grito Emmett, mientras todos reian

- A nadie, te recuerdo que no soy tú, es un presente

-d un admirador- afirmó, la cara de mi hermano se torno un poco oscura, frunció el ceño y negaba

-Ella está sola, ¿verdad?- decía mirándome fijamente y más serio de lo normal

-claro tontín o vez a alguien aquí, y no te incumbe quien me dio el coche Emmett- termine mientras me cruzaba de brazos fingiendo estar de mal humor




La comida llego casi al instante de haber terminado la frase, durante el almuerzo mi celular sonó, casi me caigo cuando oí quien era Alec, por Dios que hacia llamándome en estos momentos, me levante, pero la mirada de Edward me indico que era mejor contestar en frente de ellos




-Hola, ¿como estas?- todos estaban atentos, me sentía muy nerviosa- oye me puedes marcar más tarde, ahora estoy ocupada con mi familia- hice un pequeño barrido visual cuando lo vi “Oh mi Dios, estaba aquí cerca a mi”- Bueno nos vemos al rato- termine con una sonrisa.

No dejaron que colgara cuando comenzó mi interrogatorio

-¿Quién es?- indagó Bella con una ceja arqueada

-¿Por qué no dices donde lo conociste?-reía Emmett

-¿no que no tenias novio?- atacaba mi Hermano

- Me indigna que no nos hallas contado nada, es injusto Alice lo sabes- murmuro Rose cruzando sus brazos y mostrando su descontento

- Muy bien, uno no es mi novio, dos no les interesa saber quién es, tres Uds. dos- señale a mis amigas- lo han visto, cuatro no importa donde le conocí, así que no me molesten, no creen que ya soy lo suficientemente grande para salir con alguien- mire desafiante a mi hermano y para rematar hablando del rey de roma y este que se asoma, Alec llego a nuestra mesa, no le importo que estuviésemos algo ofuscados porque desde la puerta se notaria nuestro humor, se acerco y beso mi mejilla mientras susurraba de a manera más coqueta

- Linda, como has estado, llevo tiempo pensándote y como te me niegas- sus ojos revelaban picardía

- Alec, lo siento querido he estado ocupada, te recuerdo que yo si estudio, tu no, eres un niñito mimado y pues no te importa nada- decía mientras todos en la mesa ahogaban sus risas- ah! Pero que descortés he sido, mira te presento a mi familia Emmett, Rose, Edward y Bella

- Mucho gusto Alec Vulturi- la cara de mi hermano era totalmente admirada

- Con razón dice el duende que eres mimado, no se equivoca- aseguro mi dulce hermanito

El solo asintió, mientras se despedida diciéndome que nos veríamos luego

-Vaya que es amable y lindo tu novio- Emmett podía llegar a ser algo molesto, demasiado para mi gusto

- ya supéralo, deja de molestarme termina de comer.- dije con voz firme




El resto de almuerzos fue lo más normal, luego de terminarlo cada uno se dirigió a hacer sus respectivas labores, por ser lunes no tenia clase así que Edward me llevo a mi casa, no dijimos nada mas, ya que podía ver su descontento por lo sucedido con Alec.



La semana transcurrió sin prisas, y con Alec nos vimos prácticamente todos los días, y cuando no podíamos vernos nos hablábamos por teléfono, mis sentimientos por él era solo de amigos, aunque a lenguas se notaba que él no tenía los mismo sentimientos para mi, el sábado quedamos en salir a bailar, eso me sorprendió pues creí que él no sabía Bailar y quien iba a creer.

El sábado llego y pues me dedique a mis labores domesticas la mañana se paso con rapidez, pero la tarde se hacía algo lenta y calmada, fui con Rose al centro comercial, la acompañe a realizar algunas, no en realidad muchas compras, mi pasión número uno, unos vestidos negro, blanco, rojo, todos muy chic, algunos conjuntos de lencería, muy diminutos y sexy, zapatos de tacón del mismo color de los vestidos, bolso para completar el atuendo y por ultimo nos dirigimos a una joyería por algunos accesorios, en realidad caí en la tentación de comprar uno juego de oro con pequeños diamantes, delicado pero bello.




Antes de salir vi un hermoso vestido negro con pequeñas tiras, ceñido hasta la cintura para luego tener un caída de boleros, su altura daba hasta la mitad de la pierna, lo que lo hacía lucir más delicado y glamuroso, mi instinto adictivo hizo que lo comprara sin pensarlo, y pues también recordé que no tenia los zapatos adecuados para lucir tan bello modelo, por tanto volví a arrastrar a Rose hasta la sección de Zapatería para encontrar unas hermosas zapatillas negras altas, no fue difícil decidirme ya que si por mi fuera me llevaría todos los zapatos que vi; luego entramos a un salón de belleza, nos mandamos a peinar y hacer las uñas de manos y pies, luego regresamos a la casa, me termine de arreglar para salir alrededor de las 9:30 P.M, habíamos quedado de vernos en el Parque de Lafayette, un concurrido sitio, de los más populares de la cuidad, llegue me senté en un pequeño café a esperarlo, los minutos pasaban 5, 10, 15, 20, una hora, me había plantado, era oficial había sido plantada por un niñito mimado, y lo peor me sentía totalmente frustrada, al menos me hubiese llamado a cancelar, con la rabia inundando mi cuerpo tome mi auto y puse el pie en el acelerador y en menos de 10 minutos estaba en mi casa, antes de bajar del auto mi móvil sonó, peor no era una llamada , era un mensaje, el muy imbécil ni siquiera se digno a hablarme solo me escribió “lo siento, se me presento algo”, si claro un par de senos y un buen trasero, eso fue lo que se le presento, aun con la ira en mi cuerpo deje mi auto aparcado frente a la casa, y de algo estaba seguro no podía ingresar en ese estado..




Así que inhale profundo, retuve, y exhale, repetí ese ejercicio alrededor de unos 5 minutos, ya un poco más calmada, tome las laves abrí la puerta y mientras la abría puse mi mejor sonrisa, aquella de deslumbra y dice SOY LA GANADORA




-Hola- grite-¿Están o No?- me reí de mi misma, mi pregunta sonaba infantil pero en realidad me hacía sentir mejor.

-¿Qué haces aquí- cuestionaba Bella- no deberías estar bailando?

-pero si puedo bailar aquí- conteste mientras hacía comenzaba a bailar, daba vueltas en el mismo sitio, luego unos paso como si en verdad bailara, movimiento sexy de cadera, bajar sensual y levantarme para alzar la vista y encontrarme con unos hermosos ojos verdes, que me observaban atentamente, sentí como la sangre subía a mis mejillas y me regalaban un hermoso color rojo-Ups!-creí que Bella estaba sola, o por lo menos que estaba con mi hermano y esto no se les hacia raro así era siempre, pero mi amiga reía de mi expresión

-Tú no cambias- me acusaba- nunca te fijas si hay visitas para comenzar a hacer tus payasadas

-que puedo hacer- encogí mis hombros- ya no puedo cambiar, además así me quieres no?

-ya déjate de tanta payasada, te presento a mi buen amigo

-Jasper Whitlock- dijo extendió su mano hacia mí, lo cual correspondí, una corriente eléctrica recorrió mi cuerpo, Dios debía ser una broma, no era posible su voz, su voz era idéntica a la voz de mi chico misterio, de mi hombre de sueños, quede completamente perpleja no pude contestar nada, pero tampoco solté su mano

-Alice! Que paso se te comieron la lengua los ratones- Bella me sacudía suavemente

-Lo siento, yo… me distraje, Encanta Alice Brandon Cullen

-Sabes Jazz es ingeniero, es de mis mejores amigos de infancia, hace mucho no le veía…. Bla, bla, bla, no podía concentrarme en lo que mi amiga decía, no podía dejar de ver esos hermosos ojos verdes y la hermosa figura que estaba frente a mí.

-Excelente-musite, que diablos me estaban diciendo- oye deja me cambio, estoy muy formal para nuestra reunión- asintieron mientras yo salía bailando de la sala, sin querer roce con la piel de Jasper y nuevamente la corriente que sentí cuando nos presentamos me recorrió, no sé como lo hice pero rápidamente me cambie, un short negro, una camisilla verde de tiras y unas zapatillas deportivas, Salí rápidamente para integrarme a la conversación y un pequeño deseo de verlo nuevamente me poseía.




Al llegar a la sala me acomode en uno de los sillones cerca a mi amiga, comenzamos a charlar alegremente, hasta llegue a olvidar que me habían plantado, intercambiamos información, Jasper nació en Texas, pero la mayor parte de su infancia vivió en Phoenix, allí conoció a Bells en la escuela y desde ese entonces son amigos, lleva muchos años viviendo en Detroit, estaba a punto de titular de ingeniero Electrónico, aunque yo juraba que estudiaba música por su estilo descompilado, soltero supongo porque nunca llegamos a tocar ese tema, vivía en un apto solo al otro lado de la cuidad, todo en el era perfecto su sonrisa, sus ojos verdes, su piel tan pálida como la mía, su figura atlética, y es que este Hombre no necesitaba de tener grandes músculos, así era perfecto, su cabello corto dorado… podría perfectamente quedarme toda la vida detallándole para hallar un error y no creo que lo encontraría… nuestras risas inundaban la casa, mis chistes, y comentarios no ayudaban para que tomáramos con seriedad algún tema.



Y cuando menos lo esperábamos un gran estruendo se oyó, de inmediato salte de mi puesto y me acerque a la ventana para observar que había sucedido, mis ojos no captaban o no quería captar lo que veían, mi mal humor regreso y esta vez no se iría tan fácilmente, Salí de la casa como alma que lleva el diablo, hasta llegar a la bahía donde estaba aparcado mi ahora maltrecho auto, Bella y Jass observaban la escena desde la ventana, la verdadera Alice comenzó a salir




-Oooye!!! Estas ebrio o que, imbécil me has estropeado, perdón corrijo me has dejado sin vehículo, ya ni por chatarra me pagarían

- Yo… lo siento- dijo un chico de cabello negro, un poco largo

- y los vas a sentir aun mas, te lo juro, cuando ponga mis manos en ti te arrepentirás de haber tocado mi auto- me acerque más al vehículo azul mientras le propinaba una serie de patadas

- Hey… yo respondo, no te preocupes

- Que .. que no me preocupe, eres un completo idiota y claro que me responderás o que quieres que te deje ir sin que asumas tus responsabilidades, sueña

- Enserio cálmate-

-noo!! No me calmo, y ahora bájate de ese coche ya… dame la cara... haber responde, niñito- el sujeto dejo su auto con un poco de temor, creo que a veces puedo parecer altamente peligrosa, y más cuando he rebosado, con mi mano abierta le di un golpe no muy delicado en la cabeza

- Haber tus papeles, y comienza a llamar al seguro y a todos los que necesites, porque me tienes que devolver mi coche como estaba… o en su defecto por lo que observo comprarme uno nuevo.




No tardo mucho en que la policía llegara hasta el sitio e hicieran los respectivos croquis, planos y pruebas de alcoholemia, porque carajos me hacían esa prueba a mi si estaba en mi casa, ni agua había tomado desde que llegue; y como lo había dicho el muy descarado venia más que ebrio, así que inmediatamente fue llevado a la estación y una grúa se levo los dos autos, cuando le subían a la patrulla no dejaba de gritarle muchas cosas, alguna pesadas para que salieran de la boca de una linda y pequeña damita, me dijo un agente, pero eso no me importo, y si bien pronto tendría mi nuevo auto no implicaba que no amara a mi negrito como le decía a mi BMW M1 Hommage, modelo 2008, todo a mi alrededor pareció desaparecer.. Mis ojos eran de fuego… quería poder volver a golpear a ese niñito.




Bella intento llevarme dentro peo mis músculos no colaboraban, me encontraba totalmente rígida y las lagrimas salían de mis ojos sin parar, ciertamente estaba actuando como una niñita mimada y arrogante, pero así soy y seré ya no puedo cambiar

-Alice ya paso, no te preocupes de igual tu porsche llega la próxima semana

-No Bells, no entiendes amo a mi auto y no me importa que ya tenga uno nuevo, este fue mi primer auto y es mas el sentimiento que otra cosa- decía haciendo puchero

- haces tanto drama porque estrenaras un auto y prácticamente de darán otro nuevo, porque no creo que “tu negrito” sobreviva- comentaba el tan tranquilo, lo único que pude hacer fue rodear los ojos y sacudir los hombros, si una completa niñita estaba siendo en eso momentos, me desplace hasta las escaleras y me senté allí a observar todo, tratando de recobrar la compostura perdida, y ahora caía en cuenta que él había presenciado todo mi show, “perfecto” me repetía interiormente…



Después de unos quince minutos volví a sonreír y a molestar, no valía la pena llorar sobre la leche derramada, por llorar no se iba a arreglar mi coche, si dolía todo pero bueno se pudo haber perdido más que un auto, no había prestado mayor atención a lo que ellos hablaban hasta que le oí despedirse




-Bueno Bells, un placer volver a verte y encantado de conocerte “bipolar”- Bella sonreía, mientras le regale una mirada de no me importa X, jum.si infantil, asi actuaba, no entendia porque

- lo mismo digo- Bella lo abrazaba y le daba un beso en la mejilla



Luego se acercó a donde estaba sentada y me regalo un delicado beso en la mejilla, y nuevamente la maldita corriente recorrió mi cuerpo haciéndome estremecer, mi piel se erizo ante ese contacto, ese roce fue muy delicado, suave y no pude evitar sonrojarme



-Espero verte pronto y deja de ser tan melodramática, un coche no vale mucho y para ti es como comprar una camisa- esas palabras si me ofendieron

-Aja.. Y!!!

-Ya no te enojes, deja que la luna se quede en una sola fase

-No estoy loca-murmure. Buenos si un poco pero a ti que te importa

-No pelees, solo sonríe, Y enserio encantado de conocer a la verdadera Alice, Adiós- y nuevamente me regalo un beso, su aliento recorrieron mi mejilla… y ya sentía que perdía el control… no pude decir nada solo mi mano reacciono … sonrió y se dirigió a su motocicleta, lucia tan apuesto e intimidante… me quede viéndole hasta que se perdió de vista.. Ahora debía concentrarme en tres cosas inesperadas uno resolver mi situación con Alec, dos comenzar el papeleo correspondiente para recuperar a mi negrito y tres averiguar más acerca de este hombre ojos verdes





_____________________________________________________





Espero haya sido de su agrado… y mil gracias por tomarse uno minutos para leer mis locas ideas…. Gracias es muy valioso para mí esto
Con amor



Ada Cullen



2 comentarios:

  1. me gusto mucho el encuentro con jasper muy singular me encanto este capitulo con la actitud de alice por su coche

    ResponderEliminar
  2. wiii porfin aparecio jass!!! q lindo... me gusta!!! sigo leyendooo :)

    ResponderEliminar