“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



martes, 25 de mayo de 2010



Claire, sueña con el amor pero el destino no le ha favorecido, tras una visita a su tía Emily conoce a Quil pero teme que lo poco que queda de ella desaparezca tras una nueva desilusión.



SUEÑO DE AMOR

Alguna vez te has preguntado qué sería de tu vida si nunca encontraras a tu media naranja… yo si en muchas ocasiones llegue a pensar que sería una solterona, EXITOSA, pero solterona, tengo casi veinte tres años y aun no he expe


rimentado el verdadero amor, eso sí tampoco soy tan inocente, tan solo he tenido dos novios, si a esas relaciones se les puede catalogar como tal.
Mi primer “novio” se llamo Tyler, guapo si es... hmmm tiene un cuerpo que provoca más de un mal pensamiento, físicamente tiene lo que me gusta en un hombre, Alto, ojos claros, cabello oscuro, y piel canela, … y unas piernas que envidiaría cualquier futbolista lo que más me encantaba eran sus oblicuos … ese hombre es Wow, exótico, si esa es la mejor definición EXOTICO… nuestra “relación “ duro algo más de un año, pero no significo nada, es decir, siempre me trato como su hermanita, y no su novia, hasta le costaba darme besos, las cosas nunca pasaron a otras bases, solo llegaba a primera y una que otra caricia, pero algo lo detenida, en fin .. Era frustrante… Un día llego a mi casa y como dirían mis amigas sin anestesia comenzó a hablar, al principio algo nervioso…. Hasta que lo soltó


-Claire, nena…esto… pues…. Bien lo voy a decir sin más, creo que debemos terminar, lo lamento esto no funciona, ni funcionara, y pues no quiero hacerte daño, ni verte sufrir, no es justo…ya sabes que te quiero mucho, pero no te deseo como mujer… es que….
Estaba sorprendida por lo que me decía, pero aun mas no podía salir de mi asombro cuando dijo que no me deseaba y solo podía pensar, así de mal estoy que no produzco ni un mal pensamiento…. Me quede en silencio, no sabía que decir... pero al fin y dominando mis ganas de llorar logre decir- ¿Cómo?- fue lo único que pude articular en realidad no entendía nada, creía que todo era una broma y una de muy mal gusto…
-Mi niña, el problema de todo está en mi, tengo que decirte algo, pero no sé como lo tomes…. – se quedo en silencio, creo que pensaba como amortiguar el golpe, así de malo era– mira Claire , nunca he querido hacerte daño, y pues ahora no pretendo hacerlo, no quise jugar con tus sentimientos y pues menos dejar que te ilusionaras, tu eres una gran persona, eres una mujer divina, cualquiera que este es su sano juicio desearía poder estar contigo, créeme, pero el problema es que NO ME GUSTAN LAS MUJERES, , entiendes VERDAD?
-Hmmmmm!!!- tal seria mi estado que no lograba hacer que mi garganta produjera palabras, pero de seguro que hice una buena carota, tal vez me haya puesto demasiado blanca al punto de llegar a ser traslucida y mi ojos a punto de salirse de su lugar, diría que mi boca quedo abierta.- Dios estas cosas solo me suceden a mí, pensaba ... pero aun no lograba musitar algo, Tyler me hablaba pero le oía lejano y solo capte cuando dijo
- Lo siento, en verdad lo siento mucho mi linda Claire, tú mereces una persona que te valore y respete mucho, ya verás pronto le encontraras, lamentablemente no seré yo, pero sabes que siempre puedes contar conmigo, espero me puedas perdonar y aceptes mi amistad.
Se marcho luego que reaccionara claro que no logre emitir palabra alguna, solo pasaron unos cuantos meses, cuando note que me hacía falta su amistad y es que eso siempre fue amistad, yo malinterprete su cuidado y cariño y pues aun amigo, mi mejor amigo y como me dijo esa noche siempre puedo contar con él.


Mi vida continuo igual por mucho tiempo solo mis amigas que eran pocas, el estudio y mis trabajos esporádicos, en fin al menos me entretenía con eso, cuando cumplí 22 años y a portas de terminar mi carrera de ingeniera , conocí a un joven deslumbrante, muy inteligente, bien parecido, al inicio me era indiferente y yo aun mas para él, en varias oportunidades fue demasiado descortés y envidioso, si bien era de los mejores de la clase no le agradaba la competencia, muchas veces hizo bromas de mi … Nahuel era algo loco, llegue a creer que tenía problemas mentales, o que le afectaba el cambio de luna, podía ser el más tierno y luego ser un completo patán e ignorarte como si no existieras, en fin.. Físicamente trigueño, cabello castaño, ojos oscuros, y unos labios provocadores… como olvidar esos labios que harían desfallecer a media escuela, su cuerpo bien trabajado, estatura promedio.
Llegando el final de semestre, me pidió que saliera con él, aunque dude mucho termine aceptando, habría que intentarlo llevaba dos años sola, era justo darme una oportunidad; después de varias citas, me pidió que fuésemos novios, acepte algo en el me atraía, en fin podría pavonearme diciendo que tenia novio, uno de verdad, aaah! No lo creía, las vacaciones fueron maravillosas, y su compañía aun más, las cosas marchaban por buen camino, volvimos a la universidad, yo solo veía tres clases, eran pocas las veces que iba al campus, y precisamente en una de esas ocasiones a mediados de noviembre, un día común y corriente, me dirigí a los baños, estaban cerrados pero había muchos ruidos, ya saben que clases de ruidos, toque en varias ocasiones, realmente necesitaba el baño y no podría aguantar para dirigirme a otro edificio, después de unos minutos abrieron y salieron sus ocupantes y cual fue sorpresa que me lleve cuando veo a “MI NOVIO” con mi compañera de apartamento Irina Denali, me sentía la mujer mas estúpida del planeta, nunca había habido mayor contacto entre ellos, e incluso nunca se dirigían la palabra, no dije nada, no hice nada, no quería que la gente anduviera cotorreando de mí y mi fracasada vida sentimental, lo único que logre hacer y eso con dificultad fue darme la vuelta y salir corriendo para mi casa, lloraba como nunca lo había hecho, lloraba porque me sentía una cretina, una ilusa, lloraba por haber sido traicionada, el realmente me gustaba creía que era mi media naranja, lloraba porque mi compañera, mi amiga , la persona en esos momentos más cercana y en quien confiaba traiciono todo por él, porque me sentía impotente… como pude llame a Tyler le conté lo sucedido y le pedí que me ayudara a sacar mis cosas de ese lugar, y me dejara en un hotel, pero él, me ofreció uno de sus apartamentos para que me hospedara por un tiempo, ese día fue el más largo y doloroso de mi vida, nunca les di la oportunidad para que se excusaran, ni les volví a dirigir la palabra, desde ese día era como si no existieran.


Se termino el semestre y yo con mi carrera, solo me aguardaba el grado y ya tenía un empleo estable, el dolor por esa traición aun estaba pero mi vida nuevamente estaba tomando forma, en fin en medio de tanto trabajo y alejada de mi familia, bueno de la poca familia que me quedaba, ya que a mi padre nunca le conocí y mi madre me abandono con mi Tía Emily, decidí programar un viaje a su casa en la Push para Junio ya que para esas fechas tendría mis vacaciones laborales y aprovecharía para conocer su nuevo hogar ya que no hacía mucho se habían mudado desde Phoenix, Emily desea calma y Sam la apoyaba, parecía que solo vivía para ella y sus antojos, en fin a Emily y Sam les dio mucha alegría que les visitara, ellos habían sido tan buenos conmigo, en realidad ellos eran mis padres, siempre me han dado todo lo que necesito.


Los días transcurrían lentos, pero a mes y medio de mi viaje, me rondaba un sueño , algo raro … cada noche se repetía una y otra vez, soñaba con un hombre de color canela, buen cuerpo, no puedo decir su altura porque nunca me fije, y su rostro un total enigma, nunca podía verlo.. pero en mis sueños me trataba como si no existiese nadie más, como si el viviera por mí, me sentía querida, deseada, y aun más feliz , hacía cinco años no experimentaba esa sensación de alegría y paz, me sentía realizada, el sitio donde estábamos no me era familiar, al final del sueño él se marchaba sin decir nada, pero con dolor aunque no lo veía lo sentía y no entendía, total yo siempre corría tras de él sin rumbo conocido, corría como si le necesitara, como si no hubiese vida sin el… llegue a creer que me estaba volviendo loca, tanto fracaso amoroso debía haber hecho algo en mi.


El día del viaje llego y con ellos las ansias por ver a mi familia, desde que me mude a Boston no les visitaba… el viaje fue lo más placido, al llegar a Seattle, me esperaban con una cartel grande que decía: “ Bienvenida a casa Bebe”, sentía mi cara como un tomate, mi tía siempre me trataría como una niña pequeña… aun así solo pude reír y abrazarla, la extrañaba… de ahí a su hogar el viaje fue por tierra, adelantamos todos los sucesos de nuestras vidas, claro que no eran mucho dado que todos los días hablábamos por teléfono.
La Push, es un lugar hermoso, con una magnifica playa y aunque el clima es frio se me hacia tentadora, no hay mucha población pues este lugar es el hogar de los Quileutes, Sam conto que él había nacido en este sitio y estaba contento de volver, se les veía tan felices, eso hizo que me diera envidia, ellos tienen, lo que yo deseaba alguien para amar y mucha felicidad; el hogar de mis tíos parecía de ensueño, Emily siempre había deseado una casa campestre, con un gran jardín, rodeada de bosque, y pues la casa no tan grande ya que solo era para ellos y para mí cuando les visitara pero esta tenía dos alcobas mas, una gran sala, y el comedor no podía creer que tenía más de cuatro puestos, ni porque mi tía cuidase un batallón, eso me daba mucha risa, la casa muy cálida por fuera y por dentro, los primero días fueron como un seño .. Se me olvido todo lo malo que había vivido.


Un día desperté demasiado abrumada y hasta enfadada ya que no lograba comprender mi renuente sueño, me tire de la cama y camine por el bosque un rato, al regresar note que había demasiado ruido y risas, eso me causo curiosidad al entrar me encontré con la mirada de unas diez personas casi todos jóvenes todos con facciones físicas similares, como la piel canela y la altura, además de los cuerpos, enseguida Emily llego a mi lado y exclamo

- Oh! Claire, donde estabas, deja de escaparte Bebe, ya sabes que a Sam le molesta que deambules sola en el bosque… y apropósito te presento al batallón, ya entiendes lo del comedor, no?- me sonroje y mire a todos los presentes, Em. Comenzó a presentarlos y señalarlos- Jacob, Jared, Seth, Embry, Paul,…. -Otros nombre que casi no recuerdo incluidos el unas chicas Raquel y leah.. -y por ultimo - dijo mi tía con una sonrisa como si tramara algo- Quil, todos son nuestros amigos, son como mi familia.
Quede atónita, con Quil, mis ojos se e enfocaron en su cuerpo y luego se quedaron trancados en sus rostro, todos lo notaron porque se rieron, baje mi vista y no pude volver a verle me daba pena que todos estaban atentos a mi reacción, y cuando mi tía dejo de hablar, solo atiene a decir


- Mucho gusto, Claire, permiso –


Salí como pude de la sala, me encerré en mi cuarto, tenía la impresión de conocer a Quil pero de donde? Si era la primera vez que le veía, me arregle y cambie, al salir aun quedaban algunos de los muchachos incluidos Quil, eso me dio cierta alegría. Los pocos que quedaban hablaban entretenidamente, poco a poco me fueron incluyendo en la conversación preguntaban a que me dedicaba, como me iba , si me gustaba la Push... cosas básicas, nada fuera de lo normal, contaron algunas anécdotas e historias, al final de la mañana todos se retiraron, algunos se despidieron muy informal , otros de beso en la mejilla, pero en todo ese tiempo Quil ni me miro y se fue sin despedirse… bah! Ni me hago ilusiones, ni siquiera me determina y no estoy dispuesta a que me lastimen nuevamente, pensaba, pero no podía olvidar su hermoso rostro.


Al día siguiente Sam me pido le colabora yendo al pueblo a comprar algunas cosas que necesitaba para una fiesta que iban a hacer, me dijo que no iría sola que uno de los muchachos me acompañaría, eso no me importo, tome su carro, lo encendí, en ese momento sentí que abrieron la puerta voltee no podía dar crédito era él, se sentó y solo saludo, el camino fue silencioso, simplemente me decía por donde debía ir y ya. Compramos todo, me encamine a mi puesto quería llegar a casa, me sentía frustrada, no entendía que sucedía, tan mal le había caído…sentí que me tomo por el hombro y me invito tomar algo, nos sentamos en un pequeño café, agradable sitio, luego de que nos trajeran nuestras bebidas comenzó a hablarme


-Entonces Claire, cuando volverás a Boston
-No lo sé, aun me quedan unos días de descanso, tal vez en una semana o mas … – trate de sonar indiferente
-Y piensa volver pronto
-Quizás.
-Hmm, me preguntaría si te gustaría salir conmigo, bueno en realidad estar conmigo esta noche en la fiesta que dará tu tío, claro si no tienes compromiso aun.
-Eh! No, no tengo compromiso, y pues si seria grato saber porque te caigo mal-se puso algo serio y trate de enmendar esa última oración- es solo una broma, se nota que eres muy serio
- No me caes mal, porque crees eso y…- se quedo callado por experiencia se que ante esos silencios algo sucede, entonces se me escapo una risita nerviosa
- Jajaja, no te preocupes, solo lo decía como me has ignorado solo pensé, pero si agradezco tu invitación



Me levante y me dirige a l auto, el regreso fue de la misma forma que al comenzar el viaje en silencio, llegamos entregamos las cosas a Sam y me marche para la casa no quería ver a nadie, no entendía la actitud de Quil, a que jugaba, si me quería hablar bien , pero me molesto que volviera a ser el mismo de la mañana.. me quede dormida hasta que sentí a Emily decir que la fiesta iniciaría en una hora, me dirigí a la ducha procurando relajarme, luego me puse un vestido de tirantes rojo, con zapatos bajos de color negro y un pequeño suéter negro que hacia juego con el vestido, no estaba segura de asistir no creía que el viniera.
cuando Salí del cuarto Quil estaba recostado en la pared de pasillo, me detallo, luego se acerco me dedico un ligero beso en la mejilla, sentí que mi estomago se encogía además de que mi temperatura se elevo, y para rematar mi mirada se perdió en sus hermosos ojos oscuros, no sé como sucedió pero poco a poco sus manos se fueron acercando a mi rosto y lo repasaban con delicadeza, cerré mis ojos y pase saliva, realmente su contacto era abrumador, sentía mariposas, y unas ganas inmensas de besarlo y como si el supiese que había pensado tomo mi rosto, puso sus labios en contacto con los míos, fue un ligero roce, sus labios se movían con tal cuidado en los míos provocando cosquillas, al fin mis labios respondieron y ese beso se fue haciendo más placentero, nuestras lenguas moviéndose, luego se retiro para besar mi labio inferior y darle pequeños mordiscos, eso realmente me agrado, el acariciaba mi rosto y me besaba suavemente, pero todo acabo cuando Jacob soltó una carcajada y dijo algo así como Cochinos!!!... eso hizo que abriera mis ojos y me encontrará con una mirada de ira de Quil hacia Jacob, cuando me incorpore del todo y creí tener fuerzas atine a correr hacia el gran jardín, donde estarían todos para sentarme lo más alejada posible, me sentí apenada, pero contenta de lo que había sucedido.
Pocos minutos después aparecieron, Jacob se acerco, me dijo que lamentaba su burla que no era intención hacerme sentir mal y Quil era como un hermano y pues era un buen muchacho, luego se dirigió a donde se encontraban todos y se sentó. Yo aun me sentía apenada y no podía levantar la cara temía encontrarme con esos ojos, entonces me dieron muchas ganas de llorar, aunque habías sido un magnifico beso, no era nada mas, sentí deshacerme, nunca iba a encontrar a alguien que me amara.
Creo que paso mucho tiempo, me estaba levantando para volver a casa, no quiera permanecer cerca de ellos, cuando lo oí expresar



-Perdón, se que crees que me caes mal, que he sido grosero y atrevido al besarte, lo lamento no sé que me sucede contigo, perdón por el comentario de Jake.
- Tranquilo, no te preocupes, el ya se disculpo, ahora discúlpame pero no estoy de ánimos para una fiesta creo que estoy enferma – le dije siempre desviando su mirada iba a caminar cuando su mano agarro mi vestido y me trajo nuevamente hasta la silla.
-Déjame decirte algo, si?
-Dime, pero en verdad que sea rápido no me siento bien- mis deseos de llorar se hacían más fuertes
-Claire, no quiero que pienses que estoy jugando contigo , realmente me gustas, me atraes, por Dios! me siento impotente de saber que pronto te marcharas y pues de imaginarme que has de tener tu vida hecha en Boston, pensar que alguien te espera, no sé que me sucede contigo..


Ante esa palabras no pude evitar que salieran unas cuantas lagrimas el que el pensara que alguien me esperaba me hería, no porque lo pensara, si no porque sabía que al volver a Boston iba a estar muy sola , sin amigos ya que mis pocas amigas se iban a radicar en otros estados, no pude contenerme y comencé a llorar si decir nada me levante y Salí corriendo hacia la playa, quería estar sola, quería desahogarme, gritar, y dejar de sentirme fracasada. Camine un rato por la playa, esa noche no llovía y el cielo estaba despejado, me senté cerca de la orilla y me concentre el agua no sentí cuando se sentó a mi lado, el contacto de su mano en mi hombro fue lo que hizo que volteará a ver y lo apartara rápidamente.
-Claire, en realidad no quise hacerte sentir mal, lamento mi actitud.
-Tú no sabes que dices, déjalo así, no sucede nada
-Pero como no sucede nada, te hice sentir mal, te hice llorar….Interrumpí antes que dijera algo mas- no me has hecho llorar, no seas bobo, mi llanto se debe a otras cosas.



Sentí como se acercaba mas y me envolvía en un abrazo, murmurando- eres muy linda, me gustas mucho, sé que no entiendes mi actitud, lo único que puedo decir a mi favor es que no quiero hacerme ilusiones, mi vida amorosa no es muy buena…- se rio tenuemente, nunca le había oído reír, era magnifico casi como si el sol pudiese salir de noche y un corazón roto pudiese sanar. Correspondí a su risa y murmure


-No creas que la mía ha sido mejor, en realidad no hay nadie, nadie en mi vida, es frustrante, sabes, y pues siendo sincera tu actitud si me ha confundido, pero no es por eso que me he puesto así, solo que pensar en mi desolada vida me entristeció, gracias por venir hasta aquí- nuevamente sentí como su mano acariciaba mi rosto, después de unos minutos en silencio me atreví a verle nuevamente, parecía concentrado en su tarea, pero al fin musite- es hora de volver, quiero descansar- se levanto tendiéndome su mano para que me levantara, cuando estuve de pie me abrazo muy fuerte y me dio un beso en la comisura de mis labios, nuevamente sentí unas cosquillitas en mi cuerpo, caminamos hacia la casa, el contaba algunos chiste y no podía evitar reírme, llevaba mucho tiempo sin hacerlo.


Estando en la puerta de la casa y con todos observándonos detenidamente, nos despedimos, imagino él se incorporo a la fiesta y yo me fui a dormir, esa noche nuevamente volví a soñar con mi hombre misterioso, pero esta vez vi su rosto, me desperté sobresaltada no podía creer que fuese Quil, o bien no quería creer, no era justo, yo no pensaba quedarme mucho y tampoco quería ilusionarme tontamente. No pude dormir mas, al ver el reloj no podía creerlo eran más de las 11, nunca me permitía dormir hasta tal hora, me arregle y me puse unos shorts, quería caminar por la playa un rato, Salí de en mi cuarto, la casa reinaba el silencio, tome una manzana del comedor y me escabullí y lo primero que vi fue el rosto de Quil, iba tocar cuando yo abrí, en seguida le dije


- creo que todos duermen- baje las escaleras del porche y me encamine hacia a la playa, sentí que se volteo y me tomo del brazo para luego musitar
- ya lo sé, pero es que no he venido por ellos, vengo por ti, sabía que ibas a despertar primero y quería invitarte a dar un paseo, que dices.- sinceramente no aspiraba estar a su lado, me sentía rara y más al descubrir el rostro del hombre de mis sueños, con la mirada en el piso me voltee y le indique que deseaba estar sola ya que aun no me sentía bien, antes de poder girarme el me tomo con sus dos brazos, para luego levantar mi rostro y obligarme a verle fijamente en ese momento sentí la necesidad de besarlo, de gritarle que no me dejara, mis ojos se nublaron, pero el aun me observaba, de repente sentí como se acortaba la distancia entre nosotros y sus labios se entregaban nuevamente a los míos y esta vez mis brazos rodearon su cuerpo devolviendo su abrazo, y después pasar una de mis manos por su rostro, este beso fue desenfrenado, como si fuese el último beso de nuestras vidas, más pasional, nuestras lenguas iban y venia de una forma acelerada , nuestros labios se movían cada vez más rápido y de nuevo el mordió mi labio inferior como queriendo decir que lo necesitaba, eso hizo que se me escapara un leve gemido, tuve que forzarme a separarnos. Me pidió que le permitiese acompañara, ahora no tenia deseos que se alejara.


Lo tome de la mano y comenzamos a caminar por la playa, reímos de sus chistes y de las cuantas veces que me enrede o me caí, me sentía en la gloria, la hora del almuerzo paso, ni lo había notado pero de repente ya se me hizo necesario, el lo noto y me invito a su casa a almorzar, su hogar al igual que el de Emily era acogedor y este si pequeño tan solo dos alcobas, una pequeña sala comedero, la cocina y dos baños; mientras me dedique a ver tele el realizo la comida, cuando estuvo lista me cargo hasta el comedor, me sentí rojita de la pena, la comida estuvo maravillosa, me ofrecí a lavar los platos, pero no me lo permitió, cuando intente levantarme me tomo con más fuerza atrapando mis labios y haciendo que perdiera el control de todo mi ser, comencé a acariciar su torso con una mano y con la otra jugaba con su cabello, el acariciaba mis brazos y la espalda, para luego acercarme más a su cuerpo y abrazándome caminamos hacia la sala para derribarnos en el sofá.
No podía resistir los efectos de sus besos en mí, como pude trate de volar su camisa, y de besarlo por el cuello, para volver a subir a sus labios, a estas alturas lo que menos me importaba era detenerme, el tampoco parecía tener intención de hacerlo, así que seguí haciendo lo que creí era correcto, mis manos jugaban con la desnudez de su cuerpo, y llegaban hasta el comienzo de su pantalón, el entre tanto acariciaba mis pechos y los besaba aun con la playera puesta, para luego bajar hasta el final de las misma y con su boca comenzar a levantarla, cuando estuvo a la altura de mis pechos la tomo con sus manos la voló de mi cuerpo, entonces inicio un serie de besos por mis senos y hasta mi estomago, besos tan suaves, tan delicados , tan llenos de amor, de ese amor con el que siempre había soñado, poco a poco me fui armando de valor y ya sintiendo su erección, desabroché su pantalón e intentaba bajarlo, al no ser capaz dado que no se levantaba, me puse de pie y me dirigí hacia su estero, después de ver unos cuantos CD en el suelo, tome uno y puse Buttons, cuando comenzó a sonar la canción comencé a bailar lo más sexy y sensual que podía, nunca había hecho algo así.


Movía mis caderas de lado a lado tratando de hacer un quiebre, entonces se me ocurrió caminar hacia él bajar lo mas que pude y subir rozando con mis pechos todo su cuerpo llegar a su boca, simular que le besaba para alejarme nuevamente, y deshacerme de mis zapatillas deportivas, seguí bailando dándolo la espalda, y mientras movía mi trasero y trataba de bajar iba soltando mi sostén para luego voltear hacia él, quitármelo y tíralo a su lado… mientras la música continuaba movía mis manos por mi cuerpo hasta que legaran al botón de mi short y decidiera desabrocharlo y bajarlo, para luego dedicarme a bajar mi ropa interior, conservando el meneo de mi cuerpo logrando quedar totalmente desnuda, volví a verlo y el deseo de sus ojos hicieron que moviera una de mis manos cerca de mi rostro y pasara uno de mis dedos por mi boca entreabierta para que luego siguiera un camino imaginario hasta mis pechos les acariciara y de ahí bajara hasta quedar en mi ombligo, volví a caminar hacia el y esta vez me senté en su regazo y le besaba, mientras que hacia esto me deslizaba, por sus piernas para seguir besándolo por el estomago y llegar a su pantalón y darle un beso a su elevación , esto hizo que perdiera la poca cordura que tenia y se dejara sacar los pantalones, luego subí besando sus piernas y nuevamente un pequeño beso acompañado de caricias a su virilidad, seguí acariciándole mientras mi boca se dirigía a sus labios y le besara con toda la pasión que podía ciertamente nunca me había sentido así por otra persona y no me importaría que fuese un sueño, debía aprovechar este momento.



Hecho esto el me dejo bajo su cuerpo mientras me detallaba y acariciaba cada rincón de mi cuerpo, me besaba tiernamente y jugaba con mi intimidad, sus besos era aun más apasionados y frenéticos que los míos, esto si era la gloria, poco a poco el ritmo de nuestras respiraciones aumentaban, gracias al deseo, continuábamos con ganas de mas… el besos mi vientre y el principio de mi intimidad, luego me dio un suave beso, introdujo una de sus manos en mi entrepierna y recorrió todo lo que encontraba a su paso, ya cuando no podíamos aguantar más, o bueno por mi parte, sentí como su miembro rosaba con mi botón, en suaves movimientos dirigidos por una de sus manos, sabía que estaba más que húmeda, lo sentía, antes de que su masculinidad bajara a mi intimidad y se introdujera se colocó condón, ya con confianza se introdujo suavemente, para luego comenzar a entrar y salir a un ritmo marcado por la música de fondo, haciéndome gemir en varias ocasiones, mientras seguía besándome y acariciando mi cuerpo.
Me decía lo mucho que le gustaba, lo que le atraía y lo que haría por mi si lo permitiese.. . Sinceramente no dije nada, no quería pensar en nada, solo quería seguir disfrutando de este sueño, me sentía amada por primera vez en mucho tiempo



Después me volteo nuevamente dejándome arriba de él, entonces comenzó el momento en que todo se haría a mi ritmo, comencé lento muy lento, mientras lo miraba le sonreía muy pícaramente, aumentaba un poco el ritmo para volverlo lento, mientras hacía que su miembro entrara y saliera de mí, lo besaba muy apasionadamente e hice un camino de mordeduras suaves por su pecho, seguido por el cuello y oído, para luego descender nuevamente y pasar por los hombros y brazos, como podía con mis piernas acariciaba las suyas, y nuevamente sin darme cuenta y mas que excitada y húmeda, me vi bajo de él, pero esta vez una de mis piernas esta a la altura de su hombro y el entraba y salía con más seguridad de mi, entrando con más fuerza y profundidad, haciendo que gimiera cada vez más fuerte, su ritmo fue aumentando mientras sentía que mis músculos se tensaban y mi respiración se agitaba aun mas, note como su respiración se tornaba mas rápida y sus movimientos más fuertes hasta que sentí que algo estallaba en mi acompañando del calor de su ser y un suspiro sexy en mi oído, me abrazo y nuevamente me beso, me sentía en la gloria, después de unos minutos se levanto y me cargo llevandome a una habitación y acostándome mientras me acariciaba, luego me acerco y me puso encima de suyo, me decía lo mucho que le gustaba y lo mucho que le había gustado poder estar conmigo, no pude sentir un leve dolor en mi destrozado corazón, se me hizo un nudo en la garganta y le abrace con mas ansias, cuando lo noto siseo


-No debes ponerte así, no creas que esto es un juego, ya te dije que tenía miedo de un nuevo fracaso, pero tú me vuelves totalmente demente y me arriesgare si me lo permites
-Solo creo que esto es un sueño y no quiero despertar, solo… shh!!-me callo y continuo diciendo- déjame decirte algo, yo se que nada te detiene aquí se que eres feliz en Boston, pero yo no quiero alejarme de ti y tampoco quiero alejarte de tus sueños, tu ya eres parte de mi, quiero que seas mi mujer, que esto no sea efímero, y mucho menos que pienses que fue un juego y ya, quiero que intentemos una relación juntos…



No supe que decir y más aun no dije nada... No pensaba con claridad, el me acaricio hasta quedar dormida, abrazada junto a él, sintiéndome totalmente feliz, confiada, amada, sintiendo el calor de su cuerpo, en realidad si era un sueño de amor no quería despertar, era tan cálida su compañía. Fuimos despertados cuando mi celular sonó, y la puerta de su casa fue golpeada, mi tía estaba preocupada eran más de las 10 y no había sabido nada de mí... Le dije que me quedaría en Forks y que volvería temprano, me pareció que no creía lo que decía, pero aun así colgó más tranquila.


En la perta de la casa está mi tío Sam, se oía preocupado, confundido, y pues por la pinta de Quil al abrir la puerta le murmuró algo no oí bien pero su voz sonaba llena de ira y desaprobación, luego Quil le hablo algo aun más bajo y mi tío dijo en voz alta, como si supiese que estaba allí -está bien Uds. ya están grandecitos- se marcho golpeando la puerta fuertemente.
Nerviosa me dirigí a la sala por mi ropa, trate de vestirme lo más rápido para salir corriendo no sabía qué hacer, ni pensar, y este no era un sueño, en realidad no quería que terminaran con mi corazón, además mi tío ya le habría dicho a Emily y no quería darle la cara Quil, no sabría que decir, me levantó y me encamine a la puerta antes de abrirla, el puso su mano impidiéndolo me observaba confundido y musito


-¿Qué haces?
-Me voy para la casa de mis tíos, ya están muy preocupados- claro era solo una excusa
-Sam sabe que estas aquí y Emily lo sospecha; además me quieres decir ¿porque huyes? Emily si dijo que te gustaba escabullirte, pero n o dijo ni cuándo ni porque… ¿Que te molesta?
-No, no molesta nada, solo no quiero salir lastimada, ya está bien de sufrir, no quiero que lo poco que queda de mi se evapore, ya sabes mi corazón está solo y creo que es mejor así- me sentí llorar y que un nudo se hacía en mi garganta, porque no me dejaba, total solo nos habíamos dejado llevar por nuestros deseos, sinceramente no creía que el importara.
-Claire, ni lo pienses, no me vas a dejar botado luego de abrirte mi corazón y de haberte dicho que quiero algo serio contigo y que estoy dispuesto a seguirte hasta el fin del mundo, no me va a dejar así-me abrazaba fuertemente y continuaba diciéndome- Bebe tu corazón no está solo, no mientras yo viva, quédate déjame hacerte feliz, nunca más vas a sufrir o a llorar por cosas como las de anoche déjame hacerte la mujer mas feliz del mundo i CLARIE, permíteme ponerle color a nuestras vidas, y vive tu sueño, déjate amar.



Nuevamente me besaba mientras yo le abrazaba y susurraba en sus labios que me haría feliz poder hacerle feliz y aceptaba ser parte de él, de su vida... Por fin realmente era feliz…. Y como en mi sueño, sentía que lo necesitaba y que después de él no habría vida. Así se realizo mi sueño de amor y no temía por mi futuro, realmente solo quería vivir mi presente, sin importar si existía un vivieron felices por siempre, solo el ahora valía, y no cabía de la dicha.





3 comentarios:

  1. k boniito :3 me gusto uchO...siiP!!

    ResponderEliminar
  2. super lindisimo
    y tiernoooooo
    quil me cae mui bien

    ResponderEliminar
  3. Me encanto, es tan tierno, tan bello, es realmente un sueño,
    Me gusto muxo enhorabuena.
    Saludos desde España. Maly

    ResponderEliminar