“No Necesito un Cielo si tú no puedes ir a él ",
Bella Swan, Luna Nueva

"Un día escribiré tanto como Estrellas hay en el Cielo" Tiwii Cullen





Debemos aclarar que todas las historias que están en este blog nos pertenecen y son de nuestra autoría pero los personajes de la Saga Crepúsculo y algunas otras cosas más que aparecerán en los Fics que publicaremos aquí son propiedad de Stephanie Meyer, también existen personajes que son sacados nuestra imaginación.



martes, 16 de julio de 2013

Scort, capitulo 16: Sangre Sucia



Scort

Capitulo 16

Sangre Sucia

(Mezzosangue)





Hola niñas, aquí está el nuevo capítulo, espero les guste y me den sus comentarios, un beso enorme y se los dedico a todas ustedes, GRACIAS POR AÚN QUERER LEERME a pesar de que no publico nunca, de verdad me inspiran a escribir.



Con Amor



Tiwii Cullen



Bella POV:



    Tranquila cariño ella solo es una amiga de la familia de tu papá— le susurre
    ¡Ángela! ¡Hola! Tanto tiempo— exclamó la tintineante voz de Alice al final de la enorme sala, sus rápidos pasos se acercaron hacia donde estaba parada la mujer para saludarla.
    Hola— le respondió secamente y con una mirada que destilaba desprecio— veo que ha pasado mucho desde que visite esta casa por última vez.
    ¡Claro que sí!— dijo Esme caminando hacia donde estaba la mujer— quiero que conozcas a alguien— saludó a la mujer con dos besos, uno en cada mejilla y se acerco a donde estábamos parados— te presento a mis nietos, ellos son Reneesme y Anthony Cullen, los primogénitos de Edward— el tono que ocupo Esme era de un orgullo que no cabía en su pecho lo cual me hizo sentir bastante especial a pesar de que el ambiente estaba para ser cortado con una cuchilla.
    No sabía que tenias hijos en tu vida caro mío— un sentimiento asesino surgió en mi pecho creo que si lo volvía a llamar así no me podría aguantar.
    Los tengo y son lo mejor que podría haberme pasado, ya conoces a Isabella ¿verdad? Ella es la madre de mis Mellizos— Edward en un movimiento que no esperaba me tomo por la cintura y me pego a su cuerpo, los niños quienes parecían un poco intimidados por la mirada de Ángela pronto comenzaron a recobrar su confianza y se pasaron al lado de Edward, creo que dándole su apoyo al gesto que había tenido conmigo
    Hola Ángela— la saludé con cortesía, ella solo me miro con desdén y cambio el foco de su mirada hacia Edward.
    Es una agradable noticia el saber que ahora posees una familia… de la nada— terminó tirando veneno.
    Ellos siempre han sido mi familia Angela, desde el día que nacieron y desde ahora formaran parte de mi vida, espero te alegres por nuestra felicidad.


Ángela que siempre había sido una mujer cizañera en cuanto a Edward se refería prefirió callar, mordió la punta de sus labios y entrecerró sus ojos para darnos la espalda y dirigir sus pasos al mismo lugar por donde había entrado.



    Cariño ¿Ya te vas?— pregunto la matriarca de la familia con un tinte de ingenuidad.
    Si Esme, nos vemos pronto— sentencio la mujer y salió del salón



Edward a quien había visto tranquilo soltó un sonoro suspiro, se acerco a sus hijos y beso sus frentes indicándoles que fueran a jugar, los niños quienes eran un poco ajenos al real motivo del odio de Ángela accedieron de inmediato olvidando en momentos lo que había sucedido. Repase mis manos por mis piernas dirigiéndome a sentar.



    Esa Ángela de verdad estaba tirando rayos por sus ojos— comento Emmett con una nota de humor.
    La pequeña Angela siempre ha sido igual— agrego Carlisle— al ver algo que no le gusta tiende a enfurecerse de manera caótica, creo que hablare con su padre para que la aconseje y guíe en este momento.
    Desde que rompiste con ella se ha comportado como una loca.
    Si, de hecho en San Francisco no dejo de perseguirme, me hizo la vida imposible— Edward llevo la taza de café a sus labios— pero no hablemos de ella… ¿En que iban con lo de la fiesta?— Alice dio pequeños aplausos
    Mi tema favorito en este momento… bueno Bella—



Después de aquel impasse el momento fue muy tranquilo, seguirnos desayunando entre risas y platicas convirtiendo la mañana en algo muy agradable. Alice de lo único que hablo todo el día fue de la famosa fiesta, al ver los “preparativos” que ya habían puesto en marcha casi me caí de espaldas, sin duda esto sería por todo lo alto, cosa que no me agradaba mucho pero creo que iba a tener que acostumbrarme.  



Los días pasaron rápidos, a Edward lo veía muy poco, mientras estaba en la casa se dedicaba a jugar con los mellizos y solo en esos momento se me permitía verlo porque la mayor parte del tiempo estaba en la oficina o encerrado en el estudio con su padre, uno de esos días mientras una de las mucamas me servía un te me señalo



    No se sienta mal signora, el Sr. Cullen siempre ha sido así— la mujer termino el comentario con una pequeña sonrisa, en ese momento no supe que hacer, si reír o llorar, Edward era un hombre de negocios y eso no iba a cambiar nunca, nosotros tendríamos que adecuarnos a sus tiempos, lo bueno es que vivía dentro de la misma casa y los mellizos podían verlo siempre que él estuviera aquí.



Con respecto a la fiesta Alice estaba que desbordaba de alegría, estuvo toda una semana acompañada de Rosalie y Esme preparando todo, a pesar de que ellas me dieron libre albedrio para tomar decisiones me sentía un poco apartada y fuera de lugar, tanta opulencia me hacía sentirme disminuida y algo alejada. Por un momento tuve ganas de irme, de tomar a mis hijos e irme muy lejos pero no podía hacerlo, debía quedarme y hacer frente a lo que tendría que haber pasado hace años, además era imposible apartar a mis hijos de su familia ya que quisiera o no ellos ya comenzaban a encariñarse.



    Signora— una voz me llamo a lo lejos— Signora Isabella— volvió a llamar, parpadee unas cuantas veces para salir del letargo en el que me encontraba, solía sentarme en el jardín de la casa Cullen a tomar el sol por la tarde, los niños siempre jugaban con sus primos en ese lugar, mientras los mellizos revoloteaban yo ponía mi mente en orden
    Dígame— respondí con un susurro aún un poco aletargada.
    Signora, si ha una chiamata da Jacksonville, è suo padre—
    ¡Mi papá! Gracias— tomé rápidamente el teléfono y conteste— ¿Papá? ¿Papá?
    ¡Bella! Hija mía ¡Bella! Que añoranza tengo de ti ¿Cómo estas pequeña? ¿Cómo están mis nietos?— de pronto mis ojos se llenaron de lágrimas las cuales no pude controlar y rodaron por mis mejillas, desde el fondo se escuchaba a los mellizos reír y a la misma vez la voz de mi mamá diciéndole a mi papá que le diera el teléfono, fue demasiado.
    Bien papá, estamos muy bien— dije con la voz entrecortada y tratando de secarme las lágrimas de las mejillas, aunque pareciera más solo había pasado 1 mes desde que llegamos aquí, un mes que parecía un año o tal vez más.
    ¿por qué hablas así hija? ¿estás llorando? ¿te sientes bien?
    Si papá, estoy muy bien, cuéntame ¿Cómo han estado?
    Acá todos bien, extrañándote  tu mamá…



Comenzamos una charla que duró aproximadamente una hora, fue un momento lleno de emoción, con cada palabra que ellos me decían se me escapaban las lágrimas de mis ojos, traté de contarles todo lo que habíamos estado haciendo, la felicidades de los mellizos y de todas las atenciones que tenían Edward y su familia hacia ellos, mis papas se quedaron más tranquilos con escuchar mi relato. Cuando llego el momento de despedirme un nudo se formo en mi garganta nuevamente mi cara se vio bañada por gotas de liquido salado que escurrían por mis ojos, no podía evitar las lágrimas.



    Cuídate Bella, cuida de nuestros nietos
    Claro que si papá— prometí con la voz entrecortada.
    Espero que todo en la fiesta salga bien y que  te diviertas
    Yo también, dale mas saludos a mi mamá
    Lo haré, cuando deje de llorar en la cocina— comentó con una risa— adiós hija, te amo
    Y yo a ti papá, Adiós— me saque el auricular del oído y colgué, solo segundos pasaron antes de que un sollozo desde lo más profundo de mi pecho se arrancara arrastrando toda la pena que tenia dentro. Tapé mi cara con mis manos, ni siquiera podía dejar que los niños me vieran, no iba a causarles un problema a ellos. Sin abrir mis ojos los refregué con mis manos para exprimir todo lo que tenía guardado en ellos, comencé a abrirlos y pegué un brinco al ver lo que estaba en frente
    ¿Por qué estas llorando Bella?— pregunto la voz de Edward mirándome directamente a los ojos, creo que me impresiono tanto verlo ahí que las palabras se quedaron atascadas en mi garganta sin poder salir.



Fue un momento incomodo, baje mi vista para que el no me siguiera mirando, ¿Cómo podía decirle que me sentía sola? Que lo extrañaba a él, a mi familia, que me sentía sola en un país que no era el mío, que no podía irme, que tendría que estar aquí sola, sola enfrentando al mundo para defender a mis hijos.



    Edward…— susurré tontamente,  Si Bella, es Edward ¡convéncete! Exclamó una voz en mi cabeza, la agite suavemente e intenté responder— por nada
    Hablaste con tus padres ¿Verdad?— de pronto comencé a pensar ¿Desde cuándo había estado ahí? ¿Habrá escuchado todo lo que dije?
    Si— respondí suavemente— pero no es nada, los extraño, creo que es normal para alguien que ha vivido toda su vida ligada a ellos.
    Si es verdad, en todo caso no te queda mucho para seguirlos extrañando así que no llores, por favor—  la sola mención de esa frase m hizo erizar ¿No quedaba mucho para seguirlos extrañando? Eso significaba que…
    ¿Me vas a mandar de vuelta a mi país?— pregunte casi con alarma, ni siquiera pensé en los Mellizos porque sabía que ellos no iban a ser una opción
    Claro que no— respondió enarcando una ceja— creo que ha quedado más que claro que no puedo separar a mis hijos de su madre, aunque anteriormente esa haya sido mi idea— nuevamente mi cuerpo se erizo— corresponde que tus padres vengan a ver sus nietos, no creo que nos movamos de aquí en unos cuantos meses por lo que traeré a tus padres el próximo mes, cuando los niños ya se adapten mejor, no quiero generar un desequilibrio debido a que están llevándose bien con todos.



Mis ojos se abrieron de par en par, no podía creerlo Edward iba a traer a mis padres, esto era algo maravilloso pero a la vez me aterraba, ¿Qué pasaría cuando mis papas llegaran aquí? Sentía miedo por mi reacción y por la de los Mellizos. Edward me pidió que lo acompañara adentro estaba cayendo la helada y ya era casi hora de cenar, mientras los mellizos se bañaban me arregle para bajar, los Cullen tenían como tradición cenar todos juntos y siempre bien vestidos por lo que use uno de mis maravilloso diseños que Alice me había regalo hace algunas semanas, aun podía recordar cuando me los trajo “es solo una pequeña muestra de cuanto me agradas, y a toda la familia Bella, que Edward este enojado contigo a nosotros no nos importa, el solo hecho de que sola saliste adelante en todos estos años nos hace ver lo valiosa que eres, lo de Edward es solo cuestión de tiempo, ya verás”
Nunca esperé algo así de Alice pero tampoco me sorprende, el tiempo pasa y las relaciones se van estrechando cada vez más, Edward es el único que no sede y aunque Alice me haya dicho eso yo no haré nada para que él se acerque nuevamente, ese sería como un premio, uno que no merezco.



Mientras me subía el cierre me di cuenta que la próxima semana era la fiesta, Alice había instalado un calendario gigante en una de las paredes marcando la fecha con rojo, estábamos a Jueves y la fiesta estaba programada para el Sábado a las 15:00 hrs. Los nervios me consumían pero ya era hora que me diera valor, el mismo que tendría que infundirles a mis hijos para conocer a cientos de personas aquel día, la lista de invitados sobrepasaba los 400.



    ¿En qué piensas mami?— la voz de Antho resonó en mis pensamientos, me giré y estaba parado justo atrás mío, se veía hermoso en uno de sus smokings nuevos, sus brillantes ojos me observaban cautelosos
    En nada hijo, solo en que ya faltan dos días para la fiesta— una mueca me hizo ver que la idea no era del todo de su agrado— ¿Qué pasa? ¿no quieres ir?
    No es eso… es solo que odio las fiestas, además no conozco a nadie y no soporto saludar a muchas personas— se tiro encima del sillón suspirando largamente.
    Antho…— intente decirle algo pero ¿Qué diría? Yo estaba acostumbrada a las fiestas y sabia desenvolverme muy bien, hasta las disfrutaba de alguna manera pero no podía obligar a mi hijo a disfrutarlas. De pronto la puerta se abrió y esos penetrantes ojos verdes me observaron de arriba hacia abajo, Edward entro en la habitación cerrando la puerta a sus espaldas, nos observo rápidamente y enarco una ceja.
    ¿Qué sucede?— pregunto acercándose— Hijo mío ¿te pasa algo?— yo miré a Antho y por su expresión supe de inmediato que no le había dicho nada a Edward sobre lo que pensaba pero estaba segura de que en algo podía ayudar su opinión.
    Anthony dice que no le gustan las fiestas, está un poco disgustado por la fiesta del sábado— Edward lo miro y sonrió amablemente, se sentó a su lado y apoyo su cabeza en la de él, un gesto que me derritió el corazón
    ¿Qué pasa hijo? ¿Por qué no te agradan las fiestas?
    No es que no me agraden Edward es solo…
    ¿Te molesta estar con gente que no conoces? ¿Odias saludar a gente que tal vez jamás volverás a ver?— la expresión de Anthony cambio radicalmente, Edward levantó la cabeza y ambos se quedaron mirando
    ¿Cómo supiste?— preguntó asombrado
    Porque también tuve tu edad, también soy parte de esta familia y por lo tanto viví la mayoría de mi infancia en fiestas y reuniones sociales, al igual que tu siempre las deteste pero debía hacerme a la idea.
    Ah…— un sonido de resignación salió de la boca de mi hijo
    Pero eso no es excusa para que yo te obligue a quedarte— los ojos de Antho se volvieron a abrir— si a ti no te gustan las fiestas yo no seré el que te obligue y me imagino que tu madre tampoco— asentí— ¿Ves? Si en cualquier momento de la fiesta tu o Nessie se aburren pueden venir a la casa o salir del salón.
    ¿De verdad?— preguntó mi hijo con asombro
    Claro que si hijo, yo jamás te obligaría a hacer algo que no te guste, bueno además de estudiar creo que nada mas— comentó con una dulce sonrisa, Antho se puso feliz, fue tanto que se paro y le dio un abrazo, era el primer gesto de cariño que él le daba a su padre, fue tanta la sorpresa de Edward que me miro casi con pánico al no saber cómo reaccionar. Paso sus brazos por la espalda de su hijo pegándolo de inmediato a su pecho, sus ojos se cerraron lentamente disfrutando el momento.  Una voz estruendosa se escucho en el pasillo, segundos después entro Nessie diciendo que la cena estaba servida, Antho soltó a Edward y nos sonrió, los mellizos salieron corriendo de la habitación perdiéndose juntos en los pasillos de la gran mansión Cullen.
    Que poderoso sentimientos ¿No crees?— le dije al verlo con la mirada perdida
    Si— comento soltando un suspiro— es impresionante sentir el abrazo de un hijo, este es…
    … el primero que él te da, lo sé, me fije en tu expresión, es el primero de manera espontanea y sincera— alise mi vestido  y comencé a caminar hacia la puerta— Vamos, no hagamos esperar a los demás
    Bella, espera— pidió, de repente y sin previo aviso se acerco hacia mí, sus manos se extendieron buscando el contacto con mi cintura, rápidamente me sentí presa de sus brazos y pegada a su cuerpo, un abrazo era lo que se había generado en ese momento ¿el motivo? Creo que ni siquiera Dios podría saberlo.
    Ed… Edward— susurré atropelladamente
    Solo quería decirte gracias, he sido un poco ingrato y a pesar de que ambos sabemos que no te lo mereces— todo no iba a ser bueno, debí suponerlo­ – te quería dar las gracias, sin ti creo que nuestros hijos jamás me habrían aceptado tan rápido.
    De nada— le dije separándome un poco de él, su cercanía comenzaba a hacer estragos, mi piel se erizo y por un momento sentí que la de él también, las respiraciones se hicieron notar— Edward— susurré presa del miedo y de las ganas que tenia de pegarme a su cuerpo, me separé de él para poder observar sus ojos, tal vez era mi imaginación pero parecían más oscuros que de costumbre.



Comenzaron los segundos más largos de mi vida, creo que había pasado por esto antes pero siempre que Edward era el protagonista de mis pensamientos la vida se transformaba en otra cosa, mi mente, mi cuerpo, mi alma estaban completamente alineadas en este momento no sabía que sucedería pero estaba segura que aunque fuera una mirada bastaría para saciar la necesidad que tenia de estar a su lado, no podía negar lo que sentía, no en este momento. Sus dedos se presionaron contra mi cintura pegándome cada vez más, el momento tomo tintes eróticos cuando me excite solo por ese movimiento, ¿Estaba mal? No me importaba en lo mas mínimo, solo cerré mis ojos y disfruté de aquella sensación.


    Edward— gemí bajito cuando su frente se pegó a la mía, ¿Qué demonios estaba pasando aquí? Hace algunas semanas el me odiaba, me quería lejos, con sus acciones quedaba claro que había perdido el interés en mi pero ahora me estaba pegando a su cuerpo y provocándome de esta manera tan descarada. Su respiración se volvió más rápida y sus labios estaban a solo centímetros de los míos, sentí su hálito caliente en mi cara y eso me excito de una manera que jamás esperé, sus manos aun enterradas en mi cintura comenzaron a bajar a la base de mi espalda, de pronto mi cadera se pego firmemente a la de él, si eso era lo que estaba buscando se lo iba a hacer un poco más fácil.
    Bella— salió de sus labios un suspiro con sabor a gemido, su cabeza se elevó un poco y con sus ojos cerrados soltó el aire que estaba comprimido en sus pulmones por ese abrazo, definitivamente el estaba igual o peor que yo.


La excitación ya se podía palpar en su cuerpo, tenía mi cadera pegada a la de él y estaba a punto de cometer una locura, quería estar con él, lo necesitaba. Sin previo aviso y sin darle oportunidad para arrepentimientos me lance a su boca, sus labios se abrieron rápidamente para recibirme y sumergirnos en un apasionante beso, ¡Cuánto había extrañado sus labios! Desde la vez que estuvimos juntos y Edward se marcho pensé que jamás podría volver a besarlo pero ahí estábamos nuevamente ahondando en nuestras almas. Me abrazo fuertemente elevándome un poco, mi espalda chocó contra la muralla y ese fue el final, ambos nos rendimos ante la excitación.



    ¡Edward!— gemí sonoramente cuando sus besos bajaron a mi cuello, su sexo se pego a mi entrepierna rozándola salvajemente, ahí estaba la prueba más tangible de que el también me necesitaba, sus manos rápidas buscaban mas contacto por lo que una de ellas bajo hacia mi pierna elevándola y dejando mi pelvis más cerca de la suya, el porta ligas se hizo presente siendo acariciado por sus suaves dedos.
    Te necesito— susurro contra mi piel intentando subir el vestido, los segundos cada vez eran más lentos y el momento se prolongaba mas, estaría así de por vida si de mí dependiera.
    Y yo a ti— le respondí, su cadera se movía como queriendo atravesar la tela y penetrarme salvajemente, mi  entrepierna palpitaba con vida propia esperando ansiosa ese momento, seguí sus movimientos creando un ambiente en donde el erotismo se podía palpar, los besos furtivos y las caricias nos descontrolaban cada vez más rápido queriendo estar solos una vez más. Entre besos, lamidas y caricias escuche una voz cantarina a lo lejos
    ¡Edward!— dije rápidamente separándome con pánico de el— ¡Alice viene!— le dije y al segundo se escucho la voz de Alice llamándonos.
    ¡Edward! ¡Bella! Voy caminando a buscarlos— anuncio desde el pasillo como sabiendo que algo sucedía— estoy a 3 pasos de la puerta— canturreo nuevamente, en un abrir y cerrar de ojos ya estábamos compuestos, Edward paso sus manos por su cabello y arreglo su ropa, sus pasos lo llevaron lejos de mi a encerrarse en el baño, claramente el necesitaba un poco más de espacio para calmarse.
    ¡Aquí estoy Alice!— le grité para que entrara
    Hola Bella— saludo Alice mientras se asomaba por la puerta— estamos listos para comenzar— anunció la hermana de Edward quien venía vestida con un hermoso vestido de color marfil, sus lindos ojos resaltaban cada vez mas.
    Gracias— respondí sonriendo, el palpitar aun no cesaba de solo pensar que Edward estaba aun en el baño intentando calmarse me hacia querer irrumpir en el espacio y avivar lo que habíamos dejado pendiente
    ¡Bella!— me llamó Alice haciéndome respingar— sal de ese bosque Bella— comento con una risa— deja de pensar en lo que estas pensando y vamos a cenar ¿Si?
    Está bien— respondí pasando mis manos por mis brazos, se me erizo la piel.



Salí de la habitación pensando en Edward, el aún estaba encerrado en el baño y no sabía si iba a bajar, esperaba que sí. Llegamos al comedor y los mellizos conversaban animadamente con sus abuelos y primos, Pablo y Camillo se habían hecho muy amigos de mis hijos por lo que me sentía feliz de que contaran con mas amistades que las de la escuela.



    Buenas noches— salude a todos, me senté en el lugar de siempre, al lado de Edward y junto a mis hijos, la mesa de los Cullen tenía capacidad para 20 o más personas, siempre comían todos juntos, padres, hijos, nietos, todos como una gran familia.



Las mucamas comenzaron a servir la comida, mientras destapaban los carritos con las bandejas apareció Edward en el salón, sus mejillas sonrojadas, sus ojos aun ennegrecidos y su vista fija en mi, creo que esto no había terminado. Se sentó a mi lado y su pierna rozo por casualidad la mía haciéndome estremecer.



    Edward— lo llamó su madre, el levanto la vista pero ni siquiera respondió, la mucama puso el plato frente a él— ¿Cuándo tienes que salir de viaje?
    No lo sé mamá, espero que no muy pronto, me gustaría estar más tiempo con mis hijos, creo que en este mes que llevan acá los he descuidado un poco.
    Si hijo, tienes razón— comento Carlisle mientras bebía un sorbo de su copa— arreglaré todo para que uno de los vicepresidentes de nuestra empresa haga las gestiones por ti, sería bueno que te tomaras un año sabático, eso va para ti también Bella— el hombre dejo la copa en la mesa.
    Muchas gracias Carlisle pero a mí me queda tan poco para titularme que preferiría seguir con mis estudios, además eso no impide que vea a mis hijos porque mis clases son en las horas que ellos están en el colegio.
    Ella tiene razón papá— intervino Edward sorpresivamente— Además acordamos con Bella que ella tendría que nivelarse antes de comenzar, hay tiempo, no tenemos porque apurarnos. Lo de mi año sabático lo considerare seriamente.
    Si hijo, hazlo—



El momento fue reemplazado por una alegre conversación de los pequeños Camillo y Pablo, nos relataban como les había ido en la escuela. Los mellizos estaban deseos por ir pero por el momento solo recibían nivelación de idiomas y pedagógicas con profesores privados, Edward había dejado que fueran de oyentes algunos días solo para ver su reacción y había sido muy positiva. En un momento de la conversación me perdí y comencé a divagar nuevamente en mis pensamientos, la pierna de Edward aún estaba a mi lado, el calor de su piel traspasaba la tela y me hacia erizar hasta el mas mínimo de mis cabellos. Cada vez se sentía más la tensión entre nosotros, la cena paso y todos se retiraron a sus habitaciones.



    Tengo sueño— dijo Nessie mientras subíamos las escaleras
    Yo también— anunció Antho, entramos en la sala de estar mientras Edward nos seguía de atrás.
    Entonces vayan a dormir pequeños— Edward tomó a Nessie en brazos y como era costumbre cuando estaba cerca me ayudaba a hacerlos dormir, nunca costaba mucho porque los mellizos generalmente se acostaban exhaustos.



Mientras yo les abría las camas, Edward los ayudo a ponerse los pijamas y a lavarse, mi mente estaba dispersa y sin rumbo aparente. Los niños entraron corriendo en la habitación dándonos las buenas noches a ambos y metiéndose rápidamente a la cama, creo que esta noche el proceso de dormir seria más corto que de costumbre, Edward cerró la puerta del baño y se acerco a las camas.

    Buenas noches hijos míos
    Buenas noches Edward— respondieron al unísono y con una sonrisa en sus labios
    Buenas noches mellizos— me despedí
    Buenas noches mami, que duerman bien— terminó Nessie y mi piel convulsionó, de solo pensar en dormir con Edward… no, mejor no pensaba.



Como por arte de magia los niños cerraron sus ojos y se sumieron en un profundo sueño, el silencio se hizo presente en la habitación, la respiración acompasada de nuestros hijos fue el único estímulo que me saco de mis ensoñaciones de golpe, con un poco de nerviosismo me puse de pie y sin mirar a Edward salí de la habitación. Cruce con una velocidad sobrenatural el estar y me metí en mi habitación, al cerrar la puerta lo primero que se me paso por la mente fue una imagen que revivió todo lo que había sentido solo una hora antes, mi respiración se agito y mi cuerpo sintió estragos con el calor que se genero en la parte baja de mi estomago, estaba pasando nuevamente, la sensación estaba ahí otra vez. Repasé rápidamente mis manos en mi piel como queriendo sacar todo lo que estaba pasando, pero no podía, cada vez que cerraba mis ojos las imágenes estaban ahí.



    Demonios— dije mientras me sentaba en la cama— ¿Qué diablos me pasa? ¡No tengo 15 años! – me cuestioné.



Para acallar mis pensamientos y mí cuerpo me puse rápidamente el pijama y me metí a la casa, con las cubiertas hasta la cabeza ni el aire me podía perturbar, creo que en un momento de tanto pensar mi mente se tranquilizo y pude conciliar el sueño.  El día de la fiesta no tardó mucho en llegar, después de aquel beso con Edward era poco y nada lo que lo había visto, se encerraba en su oficina y trabajaba todo el día, escuche cuando le dijo a los mellizos que solo le quedaba esta semana de trabajo y que la próxima iniciaría el año sabático que le había propuesto Carlisle, iniciaría un año de tormentos teniéndolo tan cerca a y la vez tan lejos.



    ¿Dónde pongo este florero Signora?— pregunto una de las criadas, estábamos en la enorme  carpa que se había instalado para la fiesta, yo con mis brazos cruzados y con una ropa completamente casual dirigía a los empleados en los quehaceres de hoy, Alice, Esme y Rose estaban distribuidas por otros lados haciendo lo mismo, habían confirmado más de 350 invitados por lo que esperábamos tener Full House.
    Signora Bella— Cristina la mujer que estaba a cargo del servicio del piso en donde vivíamos llego a mi lado
    Dimmi
    Signora, ya han llegado sus vestidos y la ropa de los Mellizos, necesitamos que apenas pueda suba a cambiarse, el traje del señor también ha llegado.
    Bene, yo les avisaré a todos, Gracias por todo Cristina— la mujer asintió con la cabeza y se retiro, di un enorme suspiro y me encaminé a la casa, Alice ya me había ordenado que me fuera a cambiar de ropa faltaba solo 1 hora para que los invitados comenzaran a llegar.



A los 40 minutos estaba sentada en el tocador de mi pieza, lista, perfectamente peinada, maquillada y vestida. Miré a mí alrededor y mis hijos lucían hermosos en sus ropas de fiesta, Nessie estaba usando un vestido que le llegaba a las rodillas de color azul marino que contrastaba perfectamente con el fulgor de sus ojos. Anthony usaba un perfecto Smoking de color negro, se veía precioso e igual a su padre, mi hijo cada día perdía los rasgos que lo hacían parecer a mí, me daba cuenta que en cada momento la presencia y esencia de Edward se hacía presente en su rostro.



    Están listos— llamó la voz de Edward desde el estar
    Si— le respondí— vamos enseguida— Reneesme corrió hacia la puerta para juntarse con Edward cuando él la vio extendió una enorme sonrisa en sus labios
    Figlia,  que hermosa te ves, tu también hijo mío, luces como todo un caballero.
    Grazie— respondieron los Mellizos al unísono, la vista de Edward se levanto y se poso sobre mi figura, no puedo decir que mi vestido era normal porque creo que Alice se había empecinado en que además de los niños yo también fuera el centro de atención en esta celebración, tenía un vestido muy ceñido a mi figura, de color rojo y decorado con algunas piedras negras que le daban un toque bastante sensual, mis tacones eran aguja y me hacían ver mucho mas estilizada, Alice tiene estilo.
    Quanto è bella la nostra mamma, vero? – dijo Nessie en los brazos de Edward, él le dio una gran sonrisa
    E vero— le respondió haciéndome sonrojar
    Bueno pero basta de hablar de mí, ya es hora de bajar, recuerden niños que el lugar estará lleno de gente así que no se separen mucho, pueden andar con quien ustedes quieran de la familia.
    Si mamá, entendemos— respondió Antho
    Y si en algún momento se aburren pueden venir y jugar en su habitación— agregó Edward con una sonrisa en la cara y un guiño en sus ojos. Los mellizos asintieron con una sonrisa, para ellos esa era la mejor salida de la fiesta que podían recibir.
    Bien vamos entonces— Tomé a mis hijos de las manos y salimos los 4 de la habitación, en el pasillo nos encontramos con Alice quien venía con una enorme sonrisa
    ¡Wow! Se ven hermosos, ustedes son una familia de modelos, las fotos saldrán hermosas.
    Ya lo creo— respondió Edward con una enorme sonrisa— ¿Ya está todo listo?
    ¿Listo? Los invitados ya están todos aquí, llegaron antes y todos juntos, creo que la expectación de esta fiesta es alta por lo que tenemos la casa llena de gente.
    Me lo imaginaba, bueno es hora de bajar entonces.
    Sí, mi papá los está esperando.



Llegamos al primer piso y salimos de la mansión, numerosos ojos que aguardaban afuera nos comenzaron a observar, Nessie quien iba de mi mano me la apretó fuertemente.



    ¿Por qué todos nos miran mami?— preguntó con asombro
    Porque ustedes son los niños más hermosos del mundo y nadie puede dejar de mirarlos— le respondí con una sonrisa.




Entramos a la enorme carpa y más de 350 ojos se posaron sobre nosotros, los medios de comunicación invitados comenzaron a fotografiarnos, yo estaba acostumbrada a esto así que levante mi cabeza y sonreí abiertamente, Signora Cullen una foto, bambini guardano qui, Un'intervista prego Signore Cullen, eran las frases que se escuchaban más fuertes, entre toda la multitud se apareció Carlisle Junto a Esme ambos con una sonrisa en sus labios, Besaron mis dos mejillas y las de las niños para situarse a nuestro lado dándonos su apoyo. Después de una ronda de fotografías Carlisle pidió un micrófono para hablar.



    Benvenuti a tutti di questo evento— Estábamos sobre una bajada por lo que a fin de cuentas estábamos en alto, todos podían vernos, el silencio que había en esa carpa era sepulcral— creo que hablare en un idioma más general, tenemos muchos invitados de otros países que no hablan nuestra lengua, Sean todos bienvenidos esta tarde a nuestro hogar, nos hemos reunido aquí para presentarles formalmente a tres nuevos integrantes de nuestra amada Familia.



Podía ver las caras de asombro de todos, mis hijos quienes estaban tomados de mis manos tenían caras de espanto al ver tanta gente, Edward sujetaba a la vez la mano de Reneesme.



    Como familia hemos decidido que es hora de presentar a nuestros primogénitos, con orgullo y con una enorme emoción les presento a Anthony Cullen Swan y a Reneesme Cullen Swan, primogénitos y futuros herederos de la Familia Cullen.



El salón en su mayoría aplaudió a mis pequeños, yo me sentía muy feliz de que ellos estuvieran viviendo esta experiencia, a pesar de todo en sus rostros se reflejaba la emoción del momento.



    Y sin olvidar a la madre y futura Esposa de mi hijo Edward, les presento a la futura Sra. Cullen, Isabella Swan.



Los aplausos continuaron pero mi mente se paralizo por un momento,  mis ojos se ensancharon en el instante por la sorpresa, ¿Había dicho esposa? ¡ESPOSA!, mi boca se entreabrió por un momento, giré mi cabeza y la expresión de Edward me desconcertó aún más, una sonrisa atravesaba su boca, su postura era bastante casual por lo que si la noticia le cayó como un balde de agua no había forma que lo demostrara, Carlisle pidió nuevamente silencio y volvió a hablar.



    Así disfruten de esta celebración y acompáñennos en este hermoso día, con Esme estamos felices de por fin poder estar con nuestros nietos y nuera, esperamos que compartan esta alegría con nosotros y como siempre nos deseen lo mejor, muchas gracias.



Carlisle nuevamente nos beso y abrazo a todos, los medios se abalanzaron sobre nosotros por lo que los guardias de seguridad tuvieron que hacer un cordón para dejarnos pasar al centro del salón, cuando llegamos donde estaba la demás familia todos sonrían alegremente.



    ¡Qué discurso Papá!— exclamó Rosalie— Sin duda mañana seremos noticia en todos los diarios.
    Solo dije la verdad hija mía, la verdad de lo felices que estamos con nuestros nietos y Bella— una paternal sonrisa se extendió por su cara.
    Bueno Bella, ya es hora de saludar— como por arte de magia la gente llego a saludarnos, Edward quien estaba siempre a nuestro lado, tomó la mano de Antho y se posiciono a nuestro lado, creo que si saludé a mas de 200 personas en 2 horas habrá sido poco.



En un momento miré la cara de mi hija y estaba fatigada, Nessie ya no sonreía y miraba hacia todos lados como queriendo correr en cualquier momento hacia afuera.



    ¿Quieres ir un rato a la casa?— le pregunté y ella asintió rápidamente— tomé la mano de mi hija y salimos rumbo a la casa, Antho ya se había venido hace mucho y estaba jugando en la habitación
    Me preguntaba cuando Ness se cansaría de saludar gente— Anthony solo aguantó media hora en la fiesta— ¿Cómo estas Ness?
    Mal— le dijo entrando a la habitación y sentándose en un sillón, lanzó un dramático suspiro y se puso la mano en la frente— creo que me tomará tiempo acostumbrarme a ser famosa— me reí.
    Quédense aquí y le diré a las chicas que les traigan algo para comer.



Salí de la habitación de los niños y presione el comunicador de la pieza, la mucama apareció en solo dos segundos, le hice el pedido y ella accedió inmediatamente a alimentar a mis hijos y a cuidar de ellos mientras no estaba. La noche ya estaba cayendo y el frio comenzó a hacer estragos en mi vestido, baje hacia el primer piso sobando la piel de mis brazos, estaba tiritando cuando vi una figura avanzar en el pasillo, no era Edward por lo que me erguí y actué como la dama que soy.



    Buenas Noches Srta.— me saludó la voz del hombre
    Buenas noches— respondí
    No había tenido la oportunidad de saludarla, estaba esperando encontrármela sola para poder decirle cuanto la admiro, es usted muy hermosa— la voz del hombre me molestó pero había algo en el que me era muy familiar.
    Gracias— le dije totalmente seria, sus cumplidos me parecían fuera de lugar y no quería seguirlo escuchando— si me disculpa— comencé a caminar
    Un gusto verte, Lúcia Bicallo— me detuve en ese mismo instante, el hombre me había llamado por mi nombre de Scort, de pronto una angustia comenzó a recorrerme, no quería que medio Italia se enterara de que era una dama de compañía antes de llegar aquí, además los Cullen al parecer no lo sabían por lo que sentí pánico.
    Creo que me está confundiendo Señor— le dije intentando disipar el miedo, pero ni yo misma me lo creía, en mi país natal no había magnate que no hubiera escuchado mi nombre.
    Estoy seguro que no, te vi en muchas fiestas, eras la mujer más cotizada siempre, ahora veo que sentaste cabeza y te quedaste con el pez más gordo.
    Insisto que usted me confunde con alguien más, creo que es mejor que me retire, permiso.
    ¿tienes miedo que esta gente se entere?— dijo con sarcasmo— pobre Lúcia pero creo que podríamos solucionarlo de una manera más pacifica ¿No crees?— se comenzó a acercar
    ¡No se acerque!— le dije y me eche unos cuantos pasos hacia atrás
    ¿Por qué no? ¿Por qué no he puesto dinero sobre la mesa, ¡Vamos Luúcia! Yo siempre te tuve ganas, lástima que nunca te vendiste como prostituta— el hombre inicio una carrera a paso agigantado, cerré mis ojos y temí lo peor.
    ¡Aléjate de ella!— grito una voz enfurecida a mis espaldas, me giré y Edward venia caminando furico hacia donde estábamos, corrí hacia donde estaba y lo abrace, el me correspondió pegándome a su cuerpo, me dio una rápida mirada y se separo de mi— ¿Qué demonios piensas que estás haciendo con mi mujer?
    Sr. Cullen yo… yo es un mal entendido— dijo el hombre muy nervioso
    ¿Mal entendido? Maledetto  escuche toda la conversación, oye bien lo que te voy a decir, lárgate de esta fiesta y no vuelvas a llamar nunca más a Isabella de esa manera, si lo haces te las verás conmigo— el tono que uso fue amenazante, ni yo sería capaz de oponerme a él.
    Si… si… si señor— tartamudeo el hombre, inicio su marcha rápidamente y se perdió en la salida en solo unos segundos, Edward suspiró largamente y levantó su cabeza hacia el cielo con los ojos cerrados.
    Edward, lo siento— le dije con lágrimas en los ojos. El me miró por un momento y comenzó a caminar nuevamente hacia el salón
    Vamos, la fiesta aún no ha terminado.



Salimos nuevamente al salón, la fiesta estaba muy animada, la música era buenísima, el ambiente grato y todo lo comestible estaba delicioso por lo que los invitados estaban muy contentos. Traté de olvidar el mal momento y me puse a conversar con unos cuantos invitados, todos sentían curiosidad de hablar conmigo me preguntaban de todo sobre lo que hacía, que cosas me gustaban, como me sentía con Edward y si me gustaba vivir en Italia, Alice amablemente me rescataba cuando la conversación se ponía incomoda y me cambiaba de foco de atención a otro grupo, contar con ella en estos casos era genial.



La fiesta paso tranquila, eran alrededor de las 9 de la noche cuando ya todo estaba comenzó a terminar, los invitados se iban retirando de a poco esperando el momento para pasar a despedirse de nosotros, todos preguntaban ¿Y los niños? Edward solo respondía con una sonrisa y una frase “Son niños, deben estar jugando en su habitación”,  a él le divertía mucho que nuestros hijos no quisieran estar en la fiesta, mientras me despedía de unas señoras muy simpáticas Antho y Nessie aparecieron corriendo, como ya todo estaba acabando sintieron curiosidad de bajar a mirar, mientras le arreglaba la corbata a Antho escuche mi nombre a mis espaldas pero provenía de un grito, un grito con aroma a problemas.



    ¡Isabella!— escuché, al girarme estaba Angela a unos cuantos metros, sujetando su vaso y su bolso, estaba borracha se podía ver a leguas. Los niños se pusieron detrás mío intimidados por el tono que había ocupado, todas las personas que quedaban en el salón se dieron vuelta a mirar la que sería la peor de las actuaciones.
    Angela ¿vienes a despedirte?— le dije estrechando mis ojos
    Claro que sí, he venido a despedirme de ti y de tus bastardos, ¡Mírenlos todos!— gritó— ¡Los hijos bastardos de Edward Cullen!— Mis ojos se ensancharon y mis manos inmediatamente se fueron a los hombros de mis hijos de la nada aparecieron todos los Cullen detrás de mí, Alice y Rosalie tomaron a los niños y los sacaron donde Angela no pudiera ofenderlos ni ellos escuchar lo que esta arpía iba a decirme
    ¿Cómo te atreves a hablar así de mis hijos?— la reprendí con voz dura, Edward se paró a mi lado con su rostro transformado
    ¡me atrevo!— grito con toda sus fuerzas— jamás esta sociedad etilitista va  a aceptar a los hijos bastardos de Edward Cullen, hijos de una prostituta, hijos con Sangre Sucia, ¡Escuchen todos estos son Mezzosangue! ¡ MEZZOSANGUE!— vociferó aun más fuerte— ¡Malditos Sangre Sucia!.



Mi corazón comenzó a palpitar fuertemente, mi respiración se aceleró y por un momento me sentí sofocada, ¿me sentía disminuida ante esta mujer?, sentí la figura de Edward contraerse a mi lado, apretó los puños y sus dientes rechinaron con la rabia.



    ¿Quién demonios eres tú para tratar a mi mujer así?— grito Edward a mi lado, avanzó unos pasos y Angela retrocedió unos cuantos con miedo.
    Tu eres el culpable ¿Por qué tenias que acostarte con esta?— le dijo apuntándome, se veía en sus ojos que le temía a Edward.
    Tú no eres nadie en mi vida como para pedirme explicaciones.
    Soy tu prometida
    Eras— le aclaró rápidamente— y lo eras solamente porque mis padres quisieron comprometerme, yo jamás te quise como mujer y nunca lo haré, ahora más que nunca me das asco y repulsión— sentencio dándole una mirada de desprecio— no quiero que nunca más vuelvas a referirte a mis hijos o a mi mujer  de esa manera si no me vas a conocer realmente, cuidado Angela no llegues a ese extremo
    Eres un maldito
    Y tu una arpía que ya no es bien recibida en esta casa, ahora lárgate de aquí pero antes que te vayas— extendió su mano llamándome, por un momento dudé de lo que iba a hacer, sus ojos demostraban cosas que jamás pensé volver a ver, lo sentía protector a mi lado, tomé su mano fuertemente y me paré orgullosa de lo que él me había proclamado, Su mujer— esta señorita ha sido mi único amor por más de 10 años, sin Bella mi vida no tiene sentido, ella y mis hijos son lo más importante para mí en este momento, no hay cabida para nadie más, ahora que sabes esto vete de mi casa.
    Te odio— le grito la mujer cerrando sus ojos y aprensando sus puños, la gente murmuraba como loca, gracias a Dios los medios se habían ido si no ella sería el festín de la prensa en la mañana.
    ¡YA LARGATE!— le grito enfurecido.




Angela Webber estaba dando el espectáculo de su vida, lo peor es que escogió el lugar menos indicado para debutar como una borracha estrella italiana.

15 comentarios:

  1. oh por dios casi muero por encuentro que tuvieron bella y Edward...
    de paso el hombre que descubrió a bella y casi logra amenazarla sobre su pasado..
    que hara angela sobre la humillación que le hizo pasar Edward se vengara...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Tiwii por tan fabuloso capítulo.
    Alice pasó a mi lista negra de momento por haber interrumpir a Edward y Bella mientras se daban el lote y no saldrá de ahí en un buen rato. No se quién era ese tipo y esperó que no les de problemas a Edward y Bella, aunque tengo mis sospecha de que se imbécil se aliara con la zorra abría de Angela y les harán pasar un mal rato.

    ResponderEliminar
  3. Oh cielos, no cabe duda la espera valio la pena, no cabe duda que las cosas no les van a ser faciles, a Edward, a Bella y a los mellizos, solo espero que no sufran demaciado, maldita Angela destila veneno y la verdad que pena medio su espectaculo, Tiwii, espero que no tardes mucho en actualizar, porque literalmente estoy impaciente por continuar leyendo esta historia y las demas

    ResponderEliminar
  4. Me encantó el capítulo, la espera valió la pena, felicitaciones Tiwii, eres de lo mejor.

    ResponderEliminar

  5. La espera ha valido la pena, el capitulo estuvo genial y ni se diga ese acercamiento entre Edward y Bella, pero quiero golpear a Alice por interrumpir, jaja. Yo tambien creo que Angela no se quedara con los brazos cruzados despues de esto.

    ResponderEliminar
  6. Me gusto mucho, valio la pena.. cuanto tiempo sin tener esta historia.. me da un poco de nostalgia, pero estoy feliz porque ests de vuelta, ojala tengamos un cap mas seguido.. Besos Linda

    ResponderEliminar
  7. Muchisimas gracia de verdad valio la pena la espera y porfis no te olvides de nosotras.
    Adriana Quiroz

    ResponderEliminar
  8. Aaaaaahhhhhh :O !!!!!! Como supuse, capi de infarto! Como bien dijiste en el capi pasado la vida de Bella en Cerdeña no va a ser fácil y como dicen las chicas ese infeliz seguro hace alianza con la perra de Ángela, jajajaja pero la echada de Edward se la tuvo que comer calladita XDDDDDD
    Gracias de verdad por el capi, y aún con el conocimiento de que tenes una vida real, espero que puedas actualizar prontito, esta historia me gusta mucho y no me quiero perder el final =D
    Besitos Tiwii

    ResponderEliminar
  9. AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH.... q alegria tan grande tiwi leer nuevamente un capitulo de este fin q me encanta y extrañaba mucho, me alegra mucho que hallas podido escribir nuevamente a darnos este regalo...El capitulo como siempre ME ENCANTO lo adore ahhh mori como edward defendio a bella y le dio su lugar delante de la arpia esa, ademas casi convulciono cuando carlisle dijo FUTUTA ESPOSA hayy q emocion.
    por favor tiwi no tardes tanto en actualizar porq ya me volviste a enganchar con esta historia..
    besistos y cuidate mucho

    ResponderEliminar
  10. haaa por fin siii he estado esperando por este capitulo mija y la verdad la espera valio la pena estuvo excelente dios mio
    como la defendio de ese patan y de angela me ha encantado
    dios la presento como su prometida guaooo jejeje
    y alice gritando que ya iba jeje
    pero me temos que esta angela no se ba a quedar con los brazos cruzados dios mio de verdad
    me ha encantado la verdad que bueno tiwi que actualizastes que estes bien besos y abrazos

    ResponderEliminar
  11. Hola tiwii q bueno saber de ti y mas q has publicado un capi de esta historia!,
    muy buen capi y q bueno q ya Edward esta cambiando su forma de comportarse con Bella ahora la trata mas mejor y hasta la besa mmm se espera una noche muy buena para ellos jaja,ojala el pasado de Bella no les traiga problemas xq ya alguien la reconocio no hay duda q habra otros q lo hagan y me gusto q Edward pusiera en su lugar a esa bruja de Angela bien merecido se lo tenia,y muchas gracias x el capi ojala pronto tengamos otro!!,saludos y te cuidas mucho! :)

    ResponderEliminar
  12. hola tiwi que bueno saber de ti y como siempre es un placer leerte grcias x actualizar..... no tardes mucho

    yuc beltran

    ResponderEliminar
  13. hola tiwiiii
    por diios tu si que te das a desear mujer pero que capitulo tan hermoso valio la pena la espera pero no tardes tanto porfis porfis en continuar por lo que mas quieraa esta historia tan hermosa dios permita y ya no nos abandones tanto tiempo mira que te extrañamos gracias por escribir y gracias por este capi.......

    ResponderEliminar
  14. hola que bien ya me tenias comiendome la piel y rogandoa dios que se apiadara de nosotras tus ectoras gracias gracias

    ResponderEliminar
  15. periódicamente reviso el blog y que alegría tan inmensa haber encontrado un cap ademas asi de largo no saben la falta que me hacen sus historias estuvo magnifico parece q ya esta arreglándose todo . gracias

    ResponderEliminar